martes, 23 de septiembre de 2014

Los Espíritus se Moralizan no se sacan con Limpias Espirituales, ni "Ritos", ni con amoniaco, alcanfor, ni velas, ni se Moralizan con el Libro de "Nosso lar" - Soy Espírita

El Espiritismo postula la "Moralización de Los Espíritus", tanto Encarnados como Desencarnados. Es una responsabilidad que todo médium tiene, pero que no hace con Los Espíritus desencarnados, Impuros e Imperfectos, y que debe ser nuestra mayor preocupación como Médiums, que todos somos.Los Espíritus se Moralizan no se sacan con Limpias Espirituales, ni con "Ritos", ni con amoniaco, ni con alcanfor, ni velas, ni se Moralizan con el Libro de "Nosso lar", los Espíritus se Moralizan según lo indicado en el Libro de los Mediums, uno de los Libros Codificados.

Sin embargo los llamados Espiritistas Religiosos, y también los que se autodenominan como Espiritas Kardecistas", han establecido en sus Casas Espiritas, actividades de rituales, que no están de ningún modo indicado en ninguno de los Libros Codificados. Se realizan "Regresiones de vidas pasadas", violando una ley natural contenida en el Libros de Los Espíritus, sobre el "Olvido del Pasado". Esta ley natural, se constituye una directriz esencial para la expiación de faltas cometidas, el cumplir con la misión de a través del Libre Albedrío, todos los Espíritus Encarnados logran adelantar sus espíritus.

Para atraer a nuevos adeptos al Espiritismo, se han inventado que hay que realizar "Limpias" en los Centros Espiritas, olvidándose que esas actividades, son en contra a lo que el Espiritismo enseña. 

Primero, los Espíritus son inmateriales, no tienen organos fisicos para ser influenciados por olores o ritos, porque ningún "Ritual" es conforme a preservar e intervienen con el "Libre Albedrío", segundo, esas actividades en nada contribuyen a la Moralización de Los Espíritus Sufrientes, Impuros e imperfectos.

¡Son los Médiums, los llamados a Moralizar a los Espíritus Inferiores, no son los Espíritus Buenos, puros o elevados en el astral o Andre luis y Emmanuel en el mundo Espiritual, sino los Médiums  en vida los que deben y tienen que hacerlo. Y ¿qué es la Moralización? 

Este articulo pretende explicar lo que el Libro de Los Médiums, nos ilustra qué se debe hacer como Espiritistas para “Moralizar los Espíritus”.  He aprovechado la oportunidad para incluir información relevante sobre este tema, de manera que podamos tener a la disposición temas relacionados que no está demás saberlo.
Moralización = Proceso por el cual se logra modificar el comportamiento enfocado en el Bien Común.
Los Espíritus Impuros no se Moralizan en el Espacio Astral término Metafísico para referirse al espacio sideral , que muchos centros Espiritas pretenden hacer sanidades espirituales). La Codificación Espírita nos ilustra claramente que estos Espíritus Impuros deben ser moralizados aquí en la tierra, según dicho por los Espíritus a Allan Kardec, donde los Espíritus Puros y Elevados no pueden Moralizar Espíritus  Impuros.  Tampoco puede explicase entonces, porque están estos espíritus aquí alrededor nuestro. 

Este articulo aunque parezca ser extenso, tiene mucha informaci
ón relevante que los Libros Codificados nos proveen y nos educan en el tema de la Moralización de los Espíritus sufrientes.

¿Cómo ENTONCES SE MORALIZAN? Esto lo contestamos mas adelante. Veamos primero como se clasifican los Espíritus de acuerdo la Escala Espirita como se indica a continuación:




Orden Clase y Características de los Espíritus
Grado
Clasificación de Los Espíritus
Características de los Espíritus
Puros
Puros
Ministros de Dios
Superiores
Buenos
Ciencia + sabiduría + bondad
Prudentes
Buenos
Conocimiento + buen juicio
Sabios
Buenos
Conocimiento científico
Benévolos
Buenos
Bondad + conocimiento limitado
Golpeadores
Impuros
Aptitud para efectos materiales
Neutros
Impuros
Ni buenos ni malos
Seudo-sabios
Impuros
Conocimiento + orgullo
Ligeros
Impuros
Ignorancia + malicia
10°
Impuros
Impuros
Inclinación por el mal






Es a partir de aquí que específicamente nos indica el El Libro de Los Médiums lo que los Espíritus indicaron, con relación a la responsabilidad del Médium en la Moralización de Espíritus Impuros.

Libro de los Mediums:


254. Terminaremos este capítulo con las respuestas dadas por los Espíritus a algunas preguntas, viniendo en apoyo de lo que hemos dicho.

1. ¿Por qué ciertos Médiums no pueden desembarazarse de los Espíritus malos que se unen a ellos, y cómo los Espíritus buenos que evocan no son bastante poderosos para alejar a los otros y comunicarse directamente?
No es el poder el que falta al Espíritu Bueno; muchas veces es el médium que no es bastante fuerte para secundarle; su naturaleza se presta mejor a ciertas relaciones; su fluido se identifica más bien con un Espíritu que con otro; esto es lo que da mucho imperio a los que quieren mortificar.
2. ¿Nos parece, sin embargo, que hay personas muy meritorias, de una moralidad irreprochable, y con todo se ven imposibilitadas de comunicarse con los Espíritus buenos?
Esta es una prueba; ¿y quién os ha dicho que su corazón no esté manchado con un poco de mal, que el orgullo no domine un poco la apariencia de bondad? Estas pruebas, mostrando al obseso su debilidad, deben conducirle a la humildad.¿Hay alguno sobre la Tierra que pueda llamarse perfecto?Habrá quien tenga todas las apariencias de la virtud, y aun puede tener muchos defectos ocultos, un antiguo germen de imperfección.Por ejemplo, vosotros decís de aquel que no hace mal y que es leal en sus relaciones sociales: es un hombre bueno y digno. ¿Pero sabéis vosotros si sus buenas cualidades están empañadas por el orgullo, si no hay en él un fondo de egoísmo, si es avaro, celoso, rencoroso, maldiciente y cien otras cosas que vosotros no apercibís, porque vuestras relaciones con él no os han puesto en este caso? El medio más poderoso para poder combatir la influencia de los Espíritus malos es el acercarse todo lo posible a la naturaleza de los buenos.
3. La obsesión que se opone a que un médium obtenga las comunicaciones que desea, ¿es siempre una señal de ser indigno por su parte?
Yo no he dicho que esta fuese una señal de poca dignidad, sino que puede ponerse un obstáculo a ciertas comunicaciones; lo que debe procurar es quitar el obstáculo que está en él; sin esto, sus oraciones y sus súplicas nada hacen. No basta que un enfermo diga a su médico: Dadme la salud, yo quiero estar bueno; el médico no puede nada si el enfermo no hace lo que es necesario.
4. ¿La privación de comunicarse con ciertos Espíritus sería, acaso, una especie de castigo?
En ciertos casos esto podría ser un verdadero castigo, así como la posibilidad de comunicarse con ellos es una recompensa que debéis esforzaros en merecer. (Véase “Pérdida y suspensión de la Mediúmnidad”, número 220). 
5. ¿Pueden combatirse las influencias de los Espíritus malos, moralizándoles?
Sí, esto es lo que no se hace y es lo que no debe olvidarse de hacer, porque a menudo es una tarea que se os ha dado y que vosotros debéis cumplir caritativa y religiosamente. Por sabios consejos puede excitarse al arrepentimiento y activar su adelantamiento.
— ¿Cómo puede un hombre, con relación a esto, tener una influencia que no tienen los mismos Espíritus?
Los Espíritus perversos se aproximan más bien a los hombres que procuran atormentar, que a los Espíritus, de los que se alejan todo lo posible. En este contacto con los humanos, cuando encuentran quien los moraliza, en un principio no le escuchan, se ríen; después, si se les sabe conducir, concluyen por dejarse conmover. Los Espíritus elevados no pueden hablarle sino en nombre de Dios, y esto les asusta. El hombre no tiene, ciertamente, más poder que los Espíritus superiores, pero su lenguaje se identifica mejor con su naturaleza, y viendo el ascendiente que puede ejercer en los Espíritus inferiores, comprende mejor la solidaridad que existe entre el Cielo y la Tierra. Por lo demás, el ascendiente que el hombre puede ejercer sobre los Espíritus está en razón de su superioridad moral. No domina a los Espíritus superiores, ni aun a aquellos que, sin ser superiores, son buenos o benévolos, pero puede dominar a los Espíritus que le son inferiores en moralidad. (Véase número 279).
279. El ascendiente sólo se ejerce sobre los Espíritus inferiores por la superioridad moral. Los Espíritus perversos reconocen a los hombres de bien como sus señores; frente a frente de aquellos que no les oponen sino la energía de la voluntad, especie de fuerza brutal, luchan y a menudo son los más fuertes. Uno que quería de este modo dominar a un Espíritu rebelde, por su voluntad, el Espíritu le contestó: Déjame tranquilo con tu aspecto de matamoros; tú, que no vales más que yo, ¿no se diría que un ladrón moraliza a otro ladrón? Nos asombramos de que el nombre de Dios que se invoca contra ellos sea, a menudo, impotente; San Luis ha dado la razón en la respuesta siguiente: El nombre de Dios no tiene influencia sobre los Espíritus imperfectos sino en la boca de aquel que puede servirse de él con autoridad por sus virtudes; en la boca del hombre que no tuviera sobre el Espíritu ninguna superioridad moral, es una palabra como otra cualquiera. Lo mismo sucede con las cosas santas que se les opone. El arma más terrible es inofensiva cuando está en manos inhábiles para poderse servir de ella o incapaces de llevarla.

6. ¿La subyuganción corporal, llevada hasta cierto grado, podría tener por consecuencia la locura?
Sí, una especie de locura cuya causa no es conocida de la gente, pero que no tiene relación con la locura ordinaria. Entre los que se tienen por locos hay muchos que no son más que subyugados; les sería necesario un tratamiento moral, mientras que se les vuelve verdaderamente locos con los tratamientos corporales. Cuando los médicos conozcan bien el Espiritismo, sabrán hacer esta distinción y curarán más enfermos que con los baños de chorro (221).
Ítem # 221.1. ¿La facultad Mediúmnica es indicio de un estado patológico cualquiera o simplemente anómalo? - Anómalo algunas veces, pero no patológico; hay Médiums de una salud robusta; los que están enfermos lo están por otras causas.
7. ¿Qué debemos pensar de aquellos que, viendo algún peligro en el Espiritismo, creen que el medio de evitarlos es prohibir las comunicaciones espiritistas?
Si pueden impedir a ciertas personas el comunicarse con los Espíritus, no pueden impedir las manifestaciones espontáneas, hechas a estas mismas personas, porque no pueden suprimir los Espíritus ni impedir su influencia oculta. Esto se parece a los niños que se tapan los ojos y creen que nadie les ve. Sería locura el querer suprimir una cosa que ofrece grandes ventajas, porque los imprudentes pueden abusar; el medio de evitar estos inconvenientes, es al contrario, el hacer conocer el fondo de esta cosa.

Número 280: Ir al segundo párrafo y citamos:
En cuanto a los espíritus inferiores, su carácter nos traza el lenguaje que conviene tener con ellos. Entre ellos los hay que, aunque inofensivos y aun benévolos, son ligeros, ignorantes y atolondrados; tratarlos del mismo modo que a los espíritus formales, como lo hacen ciertas personas, sería igual que si nos inclináramos delante de un aprendiz o de un asno cubierto con el birrete de doctor. El tono familiar es el más adecuado para ellos, y no se formalizan por esto; al contrario se prestan a ello con gusto.
Entre los espíritus inferiores los hay que son infelices. Cualesquiera que puedan ser las faltas que expían, sus sufrimientos son títulos tanto más grandes para nuestra conmiseración, pues ninguna persona puede vanagloriarse de evadirse de esta palabra de Jesús: "Que el que esté sin pecado le tire la primera piedra". La benevolencia que les manifestamos es un consuelo para ellos; a falta de simpatía, deben encontrar la indulgencia que quisiéramos que se tuviera con nosotros.
Los espíritus que revelan su inferioridad por el cinismo de su lenguaje, sus mentiras, la bajeza de sus sentimientos, la perfidia de sus consejos, seguramente son menos dignos de nuestro interés que aquellos cuyas palabras manifiestan su arrepentimiento; al menos les debemos la piedad que concedemos a los más grandes criminales, y el medio de reducirlos al silencio es manifestarse superior a ellos. No se dedican sino a la persona de la que creen que nada tienen que temer, porque los espíritus perversos reconocen a sus señores tanto en los hombres de bien como a los espíritus superiores.
En resumen, seria irreverencia tratar de igual a igual a los espíritus superiores como ridículo tener una misma deferencia para todos sin excepción. Tengamos veneración para los que lo merecen, y reconocimiento para los que nos protegen y nos asisten; para el resto, una benevolencia que necesitaremos, puede ser, nosotros, nosotros mismos un día. Penetrando en el mundo incorpóreo, aprendemos el modo de conocerlo, y este conocimiento debe arreglar nuestras relaciones con aquellos que lo habitan. Los antiguos, en su ignorancia, les levantaron altares; para nosotros solo son criaturas más o menos perfectas y no elevamos altares solo a Dios.
____________________
Veamos lo que dijeron los Espíritus en el Libro de Los Espíritus.

II.- Mundo normal primitivo
84.¿Constituyen los Espíritus un mundo aparte, fuera del que vemos nosotros?
- Sí, el Mundo de los Espíritus, o de las Inteligencias incorpóreas.
85.En el orden de las cosas ¿cuál de los dos es el principal: el Mundo Espírita o el mundo corporal?
- El Mundo Espírita. Es preexistente y sobreviviente a todo.
86.¿Podría el mundo corporal cesar de existir, o no haber existido nunca, sin alterar la esencia del Mundo Espírita?
- Sí. Son independientes, y sin embargo su correlación es incesante, pues reaccionan sin cesar el uno sobre el otro.
87.¿Ocupan los Espíritus una región determinada y circunscrita en el espacio?
- Los Espíritus se encuentran por doquier. Los espacios infinitos se hallan poblados por ellos. Los hay que están sin cesar al lado de vosotros, observándoos y obrando sobre vosotros sin que lo advirtáis, pues los Espíritus son una de las potencias de la Naturaleza y los instrumentos de que Dios se sirve para el cumplimiento de sus designios providenciales. Pero no todos van a todas partes, porque hay regiones que están prohibidas a los menos adelantados.
Aquí nuevamente los Espíritus de la Codificación Espírita, nos muestran que el Mundo Espiritual es incorpóreo, es espiritual.

MUNDO ESPÍRITA O DE LOS ESPÍRITUS
CAPÍTULO I
DE LOS ESPÍRITUS

IV.- Periespíritu – Soy Espírita

93.El Espíritu propiamente dicho ¿se halla descubierto –como algunos pretenden- o está rodeado de una sustancia determinada?
- El Espíritu se encuentra revestido de una sustancia vaporosa para ti, pero todavía muy grosera para nosotros: lo bastante vaporosa, sin embargo, para que pueda elevarse en la atmósfera y transportarse adonde quiera.
Así como el germen de un fruto se halla circundado por el periespermo, así también el Espíritu propiamente dicho está rodeado de una envoltura que, por comparación, podemos denominarla periespíritu.

94.¿De dónde toma el Espíritu su envoltura semi-material?
- Del fluido universal de cada globo. De ahí que no sea idéntica en todos los mundos. Al pasar de un mundo a otro el Espíritu muda de envoltura, como cambiáis vosotros de vestimenta.

94 a. ¿De manera, pues, que cuando los Espíritus que moran en los mundos superiores vienen aquí, a la Tierra, toman un periespíritu más grosero?
- Precisa que se revistan con vuestra materia: lo hemos dicho ya.

95.La envoltura semi-material del Espíritu ¿adopta formas determinadas? Y ¿puede ser perceptible?
- Sí, una forma que plazca al Espíritu, y así se os aparece en ocasiones, ya sea durante vuestros sueños o cuando os halláis en estado de vigilia, y así también puede adoptar una forma visible e incluso palpable.

**************************

Libros de los Espíritus tambien indica lo siguiente:

El Universo se define en una tríada, similar a las tríadas druídicas: Dios, espíritu y materia. Lo vemos en el párrafo 27, cuando Kardec pregunta si existe dos elementos generales, el espíritu y la materia, y los Espíritus le responden: “Oui, et pardessus tout cela, Dieu, le créateur, le père de toutes choses; ces trois choses sont le principe de tout ce qui existe, la trinité universelle”. [“Sí, y por encima de todo está Dios, el Creador y Padre de todo. Esas tres cosas constituyen el principio de cuanto existe, la trinidad universal”.] La materia, empero, no es sólo el elemento palpable, pues hay en ella el fluido universal, su lado fluídico, que desempeña el rol de intermediario entre el plano espiritual y el propiamente material.
Ante esa concepción surge un problema de carácter teológico y escriturístico. Si Dios no se asemeja al hombre, ¿cómo interpretar el pasaje bíblico según el cual Él creó al hombre a su imagen y semejanza? La explicación se provee en el parágrafo 88, cuando Kardec pregunta sobre la forma del Espíritu, no de aquel que aún se halla revestido de su cuerpo espiritual o periespíritu, sino del Espíritu puro 6
“Les Esprits ont-ils une forme déterminée, limitée et constante? – À vous yeux, non; aux nôtres, oui; c´est, si vous le voulez, une flame, une lueur, ou une étincelle éthérée”. [“¿Tienen los Espíritus una forma determinada, limitada y constante? – Para vuestros ojos, no, pero sí para los de nosotros. Esa forma es, si así lo queréis, una llama, un fulgor o una chispa etérea”.] Según se advertirá, el hombre en su esencia – sólo en aquello en que puede parecerse a Dios - no es un animal de carne y hueso, ni incluso una forma humana en cuerpo espiritual, sino una chispa etérea. Así lo hizo Dios a su imagen y semejanza.
6 Entendamos, tal como lo afirma con claridad la respuesta del parágrafo 186 de este libro, que el periespíritu acompaña permanentemente al Espíritu. [Nota de la Editora.] 
186. ¿Hay mundos en que el Espíritu, dejando de habitar un cuerpo material, sólo tiene ya por envoltura al periespíritu?
- Sí, y esa envoltura misma se torna tan etérea que para vosotros es como si no existiera. Se trata entonces del estado de Espíritus puros.

186 a. De ello parece resultar que no hay una demarcación neta entre el estado de las últimas encarnaciones y el de Espíritu puro.
- Tal demarcación no existe. Puesto que las diferencias se van borrando poco a poco, aquélla se torna imperceptible, como la noche que se esfuma ante las primeras claridades del alba.

187. La sustancia del periespíritu ¿es idéntica en todos los globos?
No, es más o menos etérea. Al pasar de un mundo a otro, el Espíritu se reviste de la materia propia de cada uno de ellos, lo que se opera con la rapidez del relámpago.

188. Los Espíritus puros ¿habitan mundos especiales o se hallan en el espacio universal sin estar más ligados a un globo que a otro?
- Los Espíritus puros residen en ciertos mundos, pero no se encuentran confinados en ellos, como sucede a los hombres en la Tierra. Con más facilidad que los otros pueden trasladarse a todas partes. 42 
42 Según los Espíritus, de todos los cuerpos celestes que integran nuestro sistema planetario está la Tierra entre aquellos cuyos habitantes se hallan menos adelantados en lo físico y en lo moral. Marte le sería aún inferior y Júpiter muy superior, desde todos los puntos de vista. El Sol no sería un astro habitado por seres corpóreos, sino un lugar de reunión de los Espíritus superiores, quienes irradian desde allí mediante el pensamiento hacia los otros mundos, a los que dirigen por intermedio de Espíritus menos elevados, con los cuales se comunican sirviéndose del fluido universal. Como constitución física, el Sol sería un foco de electricidad. Todos los soles parecerían estar en una situación idéntica.
El volumen de cada mundo y la distancia que los separa del Sol no tienen ninguna relación necesaria con su grado de progreso, puesto que, a lo que parece, Venus se hallaría más adelantado que la Tierra, y Saturno, menos que Júpiter.

Muchos Espíritus que animaron a personas conocidas en la Tierra dijeron haber reencarnado en Júpiter*, uno de los mundos más cercanos a la perfección, y ha habido oportunidad de asombrarse al ver en ese globo tan adelantado a hombres que la opinión humana no consideraba en la Tierra como de la misma categoría. Esto no ha de sorprendernos en modo alguno. Primero, si se considera que ciertos Espíritus que habitaban aquel planeta han podido ser enviados a la Tierra para cumplir en ella una misión que, a nuestro entender, no los colocaba en el primer rango. Segundoporque entre su existencia terrestre y la desarrollada en Júpiter han podido tener otras intermedias, en las cuales hayan mejorado. Y tercero, en suma, porque en aquel mundo, igual que en el  nuestro, hay diferentes grados de desarrollo, y de uno a otro grado es posible que exista la distancia que separa entre nosotros al salvaje [aborigen] del hombre civilizado. Así pues, por el hecho de vivir en Júpiter no se inferirá que se esté en el nivel de los Seres más perfeccionados, como tampoco se deduce que alguien que vive en París deba hallarse al nivel de un sabio del Instituto.

Las condiciones de longevidad no son tampoco en todas las partes las mismas que en la Tierra y la edad de los individuos no se puede comparar. Una persona que falleció algunos años atrás, al ser evocada manifestó que había encarnado seis meses antes en un mundo cuyo nombre nos es desconocido. Interrogada acerca de la edad que tenía entonces en ese mundo, respondió: “No puedo precisarla, porque no contamos el tiempo como vosotros. Además, la forma de vida no es la misma: nos desarrollamos aquí con mucha mayor rapidez. Por tanto, aunque no haga más de seis de vuestros meses que yo me encuentro aquí, puedo deciros que en lo tocante a la inteligencia tengo treinta años de la edad que contaba en la Tierra”.

Muchas respuestas análogas han dado otros Espíritus, y ello no tiene nada de inverosímil. ¿No vemos acaso en la Tierra a muchísimos animales que adquieren en pocos meses su desarrollo normal? ¿Por qué no ha de acontecer lo mismo con el hombre, en otras esferas? Subrayemos, por otra parte, que el desarrollo alcanzado por el hombre en nuestro mundo a la edad de treinta años quizá no es sino una especie de infancia si se le compara con el que debería alcanzar. Es preciso tener la visión muy limitada para considerarnos en todo los prototipos de la Creación, y es rebajar a la Divinidad creer que fuera de nosotros no haya más nada que crear. [N. de A. Kardec.]

* En la actualidad resulta chocante pensar en la posibilidad de vida en planetas como Júpiter, Marte o Venus, por carecer ellos de las condiciones ambientales necesarias. Pero hay que recordar al lector, que al igual que no vemos a los Espíritus, y sin embargo podemos dar testimonio de su realidad, un caso análogo ocurriría con los habitantes de dichos planetas, en donde la materia puede estar vibrando en distintas coordenadas vibratorias a las nuestras. Además puede tratarse de mundos transitorios, en donde la vidasólo sea espiritual y no física. (Véase la pregunta nº 236 y ss.)

II.- Mundos transitorios
234. ¿Existen, como se ha afirmado, mundos que sirven a los Espíritus errantes como estaciones y lugares de descanso?
- Sí, mundos hay dedicados en particular a los Seres errantes y en los cuales pueden éstos residir en forma temporaria; especie de vivacs o campamentos donde puedan reposar en una prolongada erraticidad, período este que es siempre un tanto penoso. Se trata de situaciones intermedias entre los otros mundos, graduadas conforme a la naturaleza de los Espíritus que pueden ir allí, y éstos disfrutan en esos lugares de un bienestar más o menos intenso.

234 a. Los Espíritus que en esos mundos habitan ¿pueden dejarlos a voluntad?
- En efecto, los Espíritus que se encuentran en tales globos pueden marcharse para ir a donde deban. Imaginadlos como aves de paso que descienden en una isla, a la espera de recobrar sus fuerzas y reanudas la marcha hacia su destino.

235. ¿Progresan los Espíritus durante esas estaciones en mundos transitorios?
- Por cierto que sí. Los que de esta manera se reúnen lo hacen con el propósito de instruirse y poder, con más facilidad, obtener permiso para ir a lugares mejores, llegando a la posición que alcanzan los elegidos.

236. Los mundos transitorios ¿están perpetuamente, por su especial naturaleza, dedicados a los Espíritus errantes?
No, su situación es sólo temporaria.

236 a. ¿Son ellos habitados al mismo tiempo por seres corporales?
No, puesto que es estéril su superficie. Los que allí residen no tienen necesidad de nada.

236 b. Esa esterilidad ¿es permanente y deriva de su naturaleza especial?
- No, son estériles en forma transitoria.

236 c. Dichos mundos ¿deben entonces hallarse desprovistos de bellezas naturales?
- La Naturaleza se traduce en las bellezas de la inmensidad, que no son menos admirables que lo que llamáis vosotros bellezas naturales.

236 d. Puesto que el estado de tales mundos es transitorio, nuestra Tierra ¿se contará algún día entre ellos?
-Ya lo fue.

236 e. ¿En qué época?
- Durante su formación.

Nada en la Naturaleza es inútil. Cada cosa tiene su finalidad y su destino. Nada está vacío, sino todo habitado, y la vida se encuentra por doquier. Así, durante la larga secuela de siglos que transcurrieron antes de la aparición del hombre en la Tierra, en el curso de esos lentos períodos de transición atestiguados por las capas geológicas, incluso antes de la formación de los primeros seres orgánicos, sobre aquella masa informe, en ese árido caso en que los elementos se hallaban confundidos, la vida no estaba ausente. Seres que no tenían ni nuestras necesidades ni nuestras sensaciones físicas encontraban aquí un refugio. Dios ha querido que, aun en ese imperfecto estado, sirviera ella para algo. ¿Quién se atrevería a decir, pues, que entre esos miles de millones de mundos que en la inmensidad circulan, uno solo, uno de los más pequeños, perdido entre la multitud de ellos, tuviese el privilegio exclusivo de estar poblado? ¿Cuál sería en tal caso la utilidad de los demás? ¿Sólo los habría hecho Dios para que recrearan nuestra vista? Suposición absurda, incompatible con la sabiduría que de todas sus obras dimana, e inadmisible si se piensa en todos aquellos mundos que no podemos percibir. Nadie negará que hay en esta idea de los mundos todavía inadecuados para la vida material, y sin embargo poblados por seres vivientes que se adaptan a ese medio, algo de grande y de sublime, donde se encuentra quizá la solución de más de un problema.

Kardec recibió múltiples comunicaciones donde los Espíritus afirmaban vivir en Júpiter, entre ellas, famosas son las del espíritu de Mozart (Véase Revue Spirite año 1858 y 1859, meses de mayo), en donde da testimonio de su estancia en dicho planeta, dictando además una sonata como prueba de identidad; o de los dibujos a través del médium V. Sardou (Véase Revue Spirite, año 1858, mes de agosto) de las diferentes casas de los Espíritus que afirmaban habitar ahí, entre ellos el mismo Mozart, Zoroastro o Palissy. [N. del copista.]

La naturaleza de los Espíritus

…. El vínculo –o periespíritu- que une a cuerpo y Espíritu es una especie de envoltura semi-material. La muerte acarrea la destrucción de la envoltura más grosera: el cuerpo, pero el Espíritu sigue conservando la segunda: el periespíritu, que constituye para él un cuerpo etéreo, invisible para nosotros en su estado normal, pero que puede tornarse accidentalmente visible e incluso tangible, según ocurre en el fenómeno de las apariciones o materializaciones. De manera que el Espíritu no es en modo alguno un ser abstracto e indefinido, que sólo la mente puede concebir. Es un Ser real y circunscrito, que en ciertos casos se vuelve perceptible para los sentidos de la vista, el oído y el tacto.

Los Espíritus pertenecen a diferentes clases y no son iguales ni en poder ni en inteligencia, ni en saber ni en moralidad. Los de primer orden son los Espíritus superiores, que se distinguen de los demás por su perfección, conocimientos y proximidad a Dios; por la pureza de sus sentimientos y su amor al bien; son los ángeles o Espíritus puros. Las otras clases se alejan cada vez más de dicha perfección: los de los rangos inferiores son propensos a la mayoría de nuestras pasiones: odio y envidia, celos y orgullo, etcétera. Éstos se complacen en el mal. Entre ellos los hay asimismo que no son ni muy buenos ni muy malos: más revoltosos y embrollones que ruines; la malicia y las inconsecuencias parece ser su dote. Son los duendes, Espíritus traviesos o frívolos.

DE LOS ESPÍRITUS
I.- Origen y naturaleza de los Espíritus

76.¿Qué definición se puede dar de los Espíritus?
- Podemos decir que los Espíritus son los Seres inteligentes de la Creación. Pueblan el Universo fuera del mundo material.
Nota: La palabra Espíritu se emplea aquí para designar a las individualidades de los Seres extra-corpóreos y no al elemento inteligente universal.
77.Los Espíritus ¿son Seres distintos de la Divinidad, o bien constituirían tan sólo emanaciones o parcelas de Ella, llamándoseles por tal razón hijos o criaturas de Dios?

- ¡Dios mío! Son su obra, exactamente como un hombre que construye una máquina. Esa máquina es la obra del hombre y no él mismo. Bien sabes que cuando el hombre hace una cosa bella y útil la denomina su criatura o su creación. Pues bien, lo propio acontece con Dios: somos sus hijos, puesto que somos su obra.

78.Los Espíritus ¿han tenido un principio o existen, como Dios, de toda eternidad?
- Si no hubieran tenido un principio sería iguales a Dios, pero constituyen su creación y se hallan sometidos a su voluntad. Dios existe de toda eternidad, y esto es incontestable, pero en lo que se refiere a saber cuándo y cómo Él nos creó, no sabemos nada al respecto. Puedes decir que no hemos tenido comienzo si entiendes por ello que, siendo Dios eterno, debió crear sin tregua pero cuándo y cómo fue hecho cada uno de nosotros, te lo repito, nadie lo sabe: allí reside el misterio.

79.Puesto que dos elementos generales hay en el Universo –el elemento inteligente y el material- ¿se podría afirmar que los Espíritus están formados del elemento inteligente, así como los cuerpos inertes se hallan integrados por el elemento material?
- Es evidente: los Espíritus son la individualización del principio inteligente, del modo que los cuerpos constituyen la individualización del principio material; lo que desconocemos es la época y la manera de esa formación.
80.¿Es permanente la creación de Espíritus, o sólo tuvo lugar en el principio de los tiempos?

- Es permanente, o sea que Dios no ha cesado jamás de crear.

81.¿Se forman los Espíritus espontáneamente, o proceden los unos de los otros?
- Dios los crea, como a todas las demás criaturas, por su voluntad. Pero, una vez más lo repito, su origen es un enigma.

82. ¿Es exacto expresar que los Espíritus son inmateriales?

- ¿Cómo se podría definir algo cuando se carece de términos de comparación, y con un lenguaje insuficiente? Un ciego de nacimiento ¿puede acaso definir la luz? “Inmaterial” no es la palabra. “Incorpóreo” sería más exacto, porque debes comprender bien que, siendo el Espíritu una creación, debe ser algo. Es una materia quintaesenciada, pero sin analogía para vosotros, y tan etérea que no puede se percibida por vuestros sentidos. 

Decimos que los Espíritus son inmateriales porque su esencia difiere de cuanto conocemos con el nombre de materia. Un pueblo de ciegos no dispondría de términos para expresar la luz y sus efectos. El que es ciego de nacimiento cree tener todas las percepciones mediante el oído, el olfato, el gusto y el tacto. No comprende las ideas que le daría el sentido de que carece. Así también, en lo que concierne a la esencia de los seres suprahumanos, somos nosotros verdaderos ciegos. Sólo podemos definirlos mediante comparaciones siempre imperfectas, o esforzando nuestra imaginación. 34
34 Objeto de esta referencia son los Espíritus revestidos de su periespíritu. Sin el periespíritu nada tienen ellos de material, conforme vemos en la respuesta dada al parágrafo 79. [N. de J. H. Pires.]
79.Puesto que dos elementos generales hay en el Universo –el elemento inteligente y el material- ¿se podría afirmar que los Espíritus están formados del elemento inteligente, así como los cuerpos inertes se hallan integrados por el elemento material?
- Es evidente: los Espíritus son la individualización del principio inteligente, del modo que los cuerpos constituyen la individualización del principio material; lo que desconocemos es la época y la manera de esa formación.

¿Hay algo de verdad en la opinión de quienes piensan que el alma es exterior y circunda al cuerpo? 

- El alma no se encuentra encerrada en el cuerpo, como el pájaro en la jaula. Ella irradia y se manifiesta fuera de aquél, al modo de la luz a través de un globo de vidrio, o como el sonido en torno de un centro sonoro. Así pues, se puede decir que el alma es externa, pero no por ello será la envoltura del cuerpo. El alma posee dos envolturas: la primera sutil y leve, que tú llamas periespíritu. La otra grosera, material y pesada, que es el cuerpo. El alma constituye el centro de las dos envolturas, así como la pepita o almendra en el carozo, según ya manifestamos.

¿Hay algo de verdad en la opinión de quienes piensan que el alma es exterior y circunda al cuerpo?
- El alma no se encuentra encerrada en el cuerpo, como el pájaro en la jaula. Ella irradia y se manifiesta fuera de aquél, al modo de la luz a través de un globo de vidrio, o como el sonido en torno de un centro sonoro. Así pues, se puede decir que el alma es externa, pero no por ello será la envoltura del cuerpo. El alma posee dos envolturas: la primera sutil y leve, que tú llamas periespíritu. La otra grosera, material y pesada, que es el cuerpo. El alma constituye el centro de las dos envolturas, así como la pepita o almendra en el carozo, según ya manifestamos.

RETORNO DE LA VIDA CORPÓREA A LA VIDA ESPIRITUAL

I.- El alma después de la muerte 

149. ¿En qué se transforma el alma en el instante de la muerte?
Vuelve a ser Espíritu, vale decir, reingresa al Mundo de los Espíritus, que temporariamente había dejado.

150. ¿Conserva el alma su individualidad después de la muerte?
- Sí, jamás la pierde. ¿Qué sería si no la conservara?

150 a. ¿Cómo comprueba el alma su individualidad, puesto que ya no tiene cuerpo material?
- Posee todavía un fluido que le es propio, que toma de la atmósfera de su planeta y que tiene la apariencia de su última encarnación: su periespíritu.

150 b. ¿No se lleva el alma nada de este mundo?
- Sólo el recuerdo, y el deseo de ir a un mundo mejor. Aquel recuerdo está pleno de dulzura o de amargura, según sea el empleo que haya hecho de la vida. Cuanto más pura es, mejor comprende la futilidad de lo que en la Tierra ha dejado.

151. ¿Qué pensar de la opinión de que, después de la muerte, el alma vuelve a entrar en el todo universal?
- ¿Acaso el conjunto de los Espíritus no constituye un todo? ¿No son todo un mundo? Cuando te encuentras en una asamblea formas parte integrante de ella, y sin embargo sigues teniendo tu individualidad.

152. ¿Qué prueba podemos obtener acerca de la individualidad del alma después de la muerte?
- ¿No tenéis esa prueba mediante las comunicaciones que lográis? Si no sois ciegos, veréis, y si no sois sordos, oiréis, porque con sobrada frecuencia os habla una voz que os revela la existencia de un Ser que está fuera de vosotros.

Los que piensan que con la muerte del cuerpo el alma reingresa al todo universal están equivocados si con esto entienden que, a la manera de una gota de agua que cae al mar, aquélla pierde su individualidad. Pero se hallan en lo cierto si entienden por el todo universal al conjunto de los Seres incorpóreos del que cada alma o Espíritu es un elemento.

Si las almas se confundieran con la masa no tendrían sino cualidades del conjunto y nada las distinguiría a unas de otras. No poseerían inteligencia ni cualidades propias, en tanto que, en todas las comunicaciones mediúmnicas, denotan la conciencia del yo y una voluntad distinta. La infinita diversidad que presentan, desde todos los puntos de vista, es consecuencia misma de las individualidades. Si después de la muerte sólo hubiera lo que se llama Gran Todo, absorbiendo a la totalidad de las individualidades, ese Todo sería uniforme y, por tanto, cuantas comunicaciones se recibieron del Mundo Invisible resultarían idénticas. Puesto que encontramos en ellas Seres buenos y malos, sabios e ignorantes, venturosos y desdichados; que los hay de todos los caracteres: alegres y tristes, frívolos y profundos, etcétera, salta a la vista que se trata de Seres diferentes. La individualidad se torna más ostensible todavía cuando dichos Seres prueban su identidad por medio de indicios indiscutibles, detalles personales relativos a su vida terrena y que se pueden verificar. Y ya no es posible la duda cuando se manifiestan ellos a la vista, durante las apariciones. La individualidad del alma se nos enseñaba, en teoría, como un artículo de fe, pero el Espiritismo la hace evidente y, en cierto modo, material. 41
41 Las teorías psicológicas, metapsíquicas, parapsicológicas y demás, referentes a las apariciones, son hipótesis personales y parciales que no comprenden a la totalidad de los hechos, lo que es suficiente para probar su fragilidad e insustentabilidad científica. [N. de J. H. Pires.]

153. ¿En qué sentido se debe entender la vida eterna?
- Es la vida del Espíritu, el cual es eterno. La del cuerpo, en cambio, es transitoria, pasajera. Cuando el cuerpo muere, el alma regresa a la vida eterna.

153 a. ¿No sería más exacto denominar vida eterna a la de los Espíritus puros, aquellos que, habiendo alcanzado la suma perfección, no han de sufrir más pruebas?
- Esa es más bien la dicha eterna. Pero se trata de una cuestión de palabras. Llamad a las cosas como mejor os plazca, con tal que os entendáis.

Por el otro lado de la balanza tienes el mundo no moralizado, que lucha en cada instante en satisfacer sus bajos instintos y pierden el tiempo en lo que nunca va a lograr la activación del ascenso espiritual. Pero no veamos eso como que no tiene propósito en el plan de Dios para la humanidad. Esto es parte esencial, porque ese proceso de practicar la inmoralidad que induce al mal, es el proceso inicial de los que logran llegar al bien. Para nada digo que estoy de acuerdo con eso, pues debemos apenarnos de ver tanto mal, aunque sabemos que ese es el preámbulo hacia el bien.

En unos de mis vídeos publicados en Youtube, alguien comentó despectivamente sobre lo que había publicado con relación a que el Diablo ni Satanás existen. Su argumento fue diría yo espontaneo, diciendo: “que yo no sabía lo que decía, y que eso de espíritus inferiores le daba risa”,”¿qué de dónde sacaba eso de los Espíritus? (obviamente estos comentarios denotan un total desconocimiento de lo que es el mundo espiritual).

Percibí como que de momento el dejó de escribir sus argumentos. Y me dí claramente la idea, de que esa persona no sabía exactamente lo que decía y que de pronto realizó, que él no estaba preparado para argumentar de un tema que no conocía. Medite, y preferí no contestar su argumento todavía, para darle tiempo, porque sé, que hay cosas que se deben aprender antes de establecer una discusión de debate sobre estos temas espirituales. Siento que esa persona está pensando en lo que yo dije. Y tal vez está tratando de conocer más del tema para regresar y argumentar nuevamente. Pero ya yo hice mi parte en despertar el interés.

Digo esto porque a los no moralizados les hace falta el llevarle la educación para que como opción en su libre albedrío puedan considerar que una modificación de comportamiento hacia la Moral, es lo que puede lograr la activación del ascenso espiritual y así dirigirse hacia la práctica de bien común que es hacer el bien o la Moral.

¿Donde serán ubicados los que desencarnan en cada instante hoy día?, esto será determinado en lo adelantado que se pueda estar, en el comportamiento que implica los pensamientos e intensiones hacia el bien común de todos sus semejantes que haya realizado.

Veamos que nos dijeron los espíritus en el Libro El Evangelio Según El Espiritismo, donde nos habla de las impurezas del alma que son las que determinan donde estarán las almas de los desencarnados en el momento que transitan hacia el mundo espiritual.

"VIII. Si el alma es inmaterial, debe pasar después de esta vida a un mundo igualmente invisible e inmaterial, del mismo modo que el cuerpo, cuando se descompone vuelve a la materia. Sólo que conviene mucho distinguir bien el alma pura, verdaderamente inmaterial, que se alimenta como Dios de la ciencia y de los pensamientos, del alma más o menos manchada de impurezas materiales, que la impiden elevarse hacia lo divino y la retienen en los lugares de su morada terrestre."
EL EVANGELIO
SEGÚN
EL ESPIRITISMO

Esto explica porque los espíritus inferiores o no moralizados permanecen cerca de lo que fueron sus moradas terrestres. Esto puede explicar en resumen que cuando un alma encarnada se moraliza al desencarnar va a un lugar completamente diferente a donde se ubica aquellas que al no ser moralizadas desencarnan y no pueden elevarse por sus impurezas materiales que le impiden elevarse hacia lo divino.

El Libro de Los Espíritus tambien nos dice:

155. ¿Cómo se opera la separación del alma y el cuerpo?
- Habiéndose roto los vínculos que la retenían, ella se desprende.

"UMBRAL" No Existe
155 a. La separación ¿se lleva a efecto de manera instantánea, por una transición brusca? Entre la vida y la muerte ¿hay una línea de demarcación netamente trazada?
- No. El alma se desprende en forma gradual, no escapa como un pájaro cautivo que ha sido devuelto súbitamente a la libertad. Los dos estados se tocan, confundiéndose. Así, el Espíritu se desprende poco a poco de sus ataduras: éstas se sueltan, no se quiebran.

Comentario de A.K.: Durante la vida el Espíritu se halla ligado al cuerpo por su envoltura semi-material, o periespíritu. La muerte destruye sólo al cuerpo y no a esa segunda envoltura, la cual se separa del cuerpo cuando cesa en éste la vida orgánica. La observación ha probado que en el proceso de la muerte el desprendimiento del periespíritu no se opera súbitamente por completo. Sólo se realiza en forma gradual y en un plazo muy variable, según los individuos. En algunos es bastante rápido, y se puede afirmar que tal proceso de liberación, se cumple en unas pocas horas. Pero en otros –sobre todo en aquellos cuya vida ha sido enteramente material y sensual- el desprendimiento es mucho menos rápido y en ocasiones se prolonga por días, semanas y hasta meses, lo que no implica que haya en el cuerpo la menor vitalidad ni la posibilidad de un retorno a la vida, sino que persiste una simple afinidad entre el cuerpo y el Espíritu, afinidad que siempre se halla en relación con la preponderancia que el Espíritu dio a la materia en el transcurso de la vida. En efecto, es razonable pensar que cuanto más se haya identificado el Espíritu con la materia tanto más laborioso le será el separarse de ella, mientras que la actividad intelectiva y moral y la elevación de pensamientos operan un principio de desprendimiento, incluso durante la vida del cuerpo, y cuando llega la muerte, la separación es rápida. Este es el resultado de los estudios hechos sobre todos los individuos observados en el momento de la muerte. Esas observaciones prueban, inclusive, que la afinidad que en algunas personas subsiste entre el alma y el cuerpo es a veces sobremanera penosa, por cuanto el Espíritu puede sentir el horror de la descomposición de la materia. Este caso es excepcional y propio de ciertos géneros de vida y de algunos tipos de muerte. Se presenta en ciertos suicidas.


165. El conocimiento del Espiritismo ¿ejerce influencia sobre la duración más o menos prolongada de la turbación?
- Una influencia muy grande, por cuanto el Espíritu comprende de antemano su situación. Pero, lo que más influye es la práctica del bien y la conciencia pura.En el momento de la muerte todo es al principio confuso. Hace falta al alma algún tiempo para recobrarse. Se halla como aturdida, al igual que el estado de un hombre que saliera de un sueño profundo y que tratara de darse cuenta de su situación. La lucidez de las ideas y el recuerdo del pasado le vuelven conforme se va borrando el influjo de la materia de que acaba de desembarazarse, y a medida que se disipa la especie de niebla que oscurece sus pensamientos.

La duración de la turbación que sigue a la muerte es muy variable. Puede ser de unas pocas horas como de varios meses, y hasta de muchos años. Aquellos en quienes es más breve son los que se han identificado en vida con su estado futuro, por cuanto comprenden de inmediato su situación.

La turbación presenta circunstancias particulares, de acuerdo con el carácter de cada individuo y, sobre todo, según el tipo de muerte experimentada. En las violentas, producidas por suicidio o suplicio, accidente, apoplejía o heridas, etcétera, el Espíritu se encuentra sorprendido, asombrado, y no cree haber muerto. Así lo sostiene con terquedad. No obstante, ve su cuerpo, sabe que ese cuerpo es el suyo, y no comprende que se haya separado de él. Acude junto a las personas a quienes profesaba afecto, les habla y no comprende por qué ellas no le oyen. Esa ilusión dura hasta que el desprendimiento del periespíritu se ha consumado. Sólo entonces el Espíritu se recobra y comprende que ya no forma parte de los vivientes. Este fenómeno se explica con facilidad. Sorprendido de improviso por la muerte, el Espíritu está aturdido por el brusco cambio que en él se ha operado. Para él, la muerte sigue siendo sinónimo de destrucción, de aniquilamiento. Ahora bien, como quiera que piense, ve y entiende, en su opinión no está muerto. Lo que aumenta su ilusión es que se ve dueño de un cuerpo similar al anterior, por su forma, pero cuya etérea naturaleza no ha tenido todavía tiempo de estudiar. Lo cree sólido y compacto como lo era el primero, y cuando se le llama la atención sobre este punto se asombra de no poder palparlo. Este fenómeno es análogo al de los sonámbulos noveles, que no creen estar dormidos. Para ellos, el sueño es sinónimo de suspensión de las facultades. Y puesto que piensan libremente y ven, en su concepto no se hallan dormidos. Algunos Espíritus presentan esta particularidad, aun cuando la muerte no los haya sorprendido en forma imprevista. Pero sigue siendo una particularidad más general en aquellos que, aunque enfermos, no pensaban que morirían. Se ve entonces el singular espectáculo de un Espíritu que asiste a su funeral como si se tratara del de un extraño, y hablando de él como de una cosa que no le concierne, hasta el momento en que comprende la verdad.

La turbación que sigue a la muerte no tiene nada de penoso para el hombre de bien. Es tranquila y semejante en todo a la que acompaña a un despertar apacible. En cambio, para aquel cuya conciencia no es pura, está llena de ansiedad y de angustias, que aumentan a medida que va comprendiendo su situación.

En los casos de muerte colectiva se ha observado que todos los que perecen al mismo tiempo no siempre se vuelven a ver de inmediato. En la turbación que sigue a la muerte, cada cual va por su lado, preocupándose tan sólo de aquellos que le interesan.

961. En el instante de la muerte, ¿cuál es el sentimiento que prevalece en la gran mayoría de los hombres: la duda, el temor o la esperanza?
- La duda, para los escépticos empedernidos. El temor, para los que son culpables. La esperanza, para los hombres de bien.

Veamos ademas que ocurre con el Alma desencarnada cuando esta en Turbación:

¿Qué significa  la Turbación Espírita?

163. El alma, al dejar el cuerpo, ¿tiene de inmediato conciencia de sí misma?
- Conciencia inmediata no es el término adecuado. Permanece algún tiempo en estado de turbación.

164. ¿Todos los Espíritus experimentan en el mismo grado y durante un lapso idéntico la turbación que sigue a la separación del alma y el cuerpo?
- No, ello depende de su elevación. El que está ya purificado vuelve en sí casi inmediatamente, porque se ha desprendido de la materia durante la vida del cuerpo, al paso que el hombre carnal, cuya conciencia no es pura, conserva durante mucho más tiempo la impresión de esa materia.

165. El conocimiento del Espiritismo ¿ejerce influencia sobre la duración más o menos prolongada de la turbación?
- Una influencia muy grande, por cuanto el Espíritu comprende de antemano su situación. Pero, lo que más influye es la práctica del bien y la conciencia pura.

En el momento de la muerte todo es al principio confuso. Hace falta al alma algún tiempo para recobrarse. Se halla como aturdida, al igual que el estado de un hombre que saliera de un sueño profundo y que tratará de darse cuenta de su situación. La lucidez de las ideas y el recuerdo del pasado le vuelven conforme se va borrando el influjo de la materia de que acaba de desembarazarse, y a medida que se disipa la especie de niebla que oscurece sus pensamientos.

La duración de la turbación que sigue a la muerte es muy variable. Puede ser de unas pocas horas como de varios meses, y hasta de muchos años. Aquellos en quienes es más breve son los que se han identificado en vida con su estado futuro, por cuanto comprenden de inmediato su situación.

La turbación presenta circunstancias particulares, de acuerdo con el carácter de cada individuo y, sobre todo, según el tipo de muerte experimentada. En las violentas, producidas por suicidio o suplicio, accidente, apoplejía o heridas, etcétera, el Espíritu se encuentra sorprendido, asombrado, y no cree haber muerto. Así lo sostiene con terquedad. No obstante, ve su cuerpo, sabe que ese cuerpo es el suyo, y no comprende que se haya separado de él. Acude junto a las personas a quienes profesaba afecto, les habla y no comprende por qué ellas no le oyen. Esa ilusión dura hasta que el desprendimiento del periespíritu se ha consumado. Sólo entonces el Espíritu se recobra y comprende que ya no forma parte de los vivientes. Este fenómeno se explica con facilidad. 

Sorprendido de improviso por la muerte, el Espíritu está aturdido por el brusco cambio que en él se ha operado. Para él, la muerte sigue siendo sinónimo de destrucción, de aniquilamiento. Ahora bien, como quiera que piense, ve y entiende, en su opinión no está muerto. Lo que aumenta su ilusión es que se ve dueño de un cuerpo similar al anterior, por su forma, pero cuya etérea naturaleza no ha tenido todavía tiempo de estudiar. Lo cree sólido y compacto como lo era el primero, y cuando se le llama la atención sobre este punto se asombra de no poder palparlo. Este fenómeno es análogo al de los sonámbulos noveles, que no creen estar dormidos. Para ellos, el sueño es sinónimo de suspensión de las facultades. Y puesto que piensan libremente y ven, en su concepto no se hallan dormidos. 

Algunos Espíritus presentan esta particularidad, aun cuando la muerte no los haya sorprendido en forma imprevista. Pero sigue siendo una particularidad más general en aquellos que, aunque enfermos, no pensaban que morirían. Se ve entonces el singular espectáculo de un Espíritu que asiste a su funeral como si se tratara del de un extraño, y hablando de él como de una cosa que no le concierne, hasta el momento en que comprende la verdad. La turbación que sigue a la muerte no tiene nada de penoso para el hombre de bien. Es tranquila y semejante en todo a la que acompaña a un despertar apacible. En cambio, para aquel cuya conciencia no es pura, está llena de ansiedad y de angustias, que aumentan a medida que va comprendiendo su situación. En los casos de muerte colectiva se ha observado que todos los que perecen al mismo tiempo no siempre se vuelven a ver de inmediato. En la turbación que sigue a la muerte, cada cual va por su lado, preocupándose tan sólo de aquellos que le interesan.

Estos comportamientos del Alma al desencarnar, son muy predecibles, puesto que todo se basa en cuan Desmoralizados o cuan desprendida ha sido la vida al momento de la desencarnación con relación al apego material de la persona y de esta Alma.  Puede preverse que los comportamientos en el mundo espiritual tomaran su curso de acuerdo a esta situación de materialidad del Alma.

Para los que nos dedicamos a esta misión de educar para lograr ofrecer una alternativa de vida y progreso espiritual, muchas veces tenemos que pagar con sufrimientos, vejaciones, de los orgullosos que no aceptan excepto sus propias conclusiones y también soportar las vejaciones de familiares y amigos que no concuerdan con nuestras predicas de Moral o Bien Común porque sus religiones pueden más que la verdad que exponemos.

La gran responsabilidad de llevar la educación de aquellos que si son religiosos, y que si son orgullosos tiene un precio alto. Y lo percibimos cuando en momentos de angustias o pesares que todos pasamos en la vida, ni un pésame te dan porque es más importante la religiosidad o los criterios preconcebido que se tienen que del amor fraternal que hay que tener.

El llevar la educación no es convencerse a uno mismo que estamos actuando bien, sino poner un granito de arena en seguir llevando la información a quien no la conoce. Pues hemos visto cuan importante es la condición material al momento de la muerte orgánica y el desprendimiento del Alma desencarnada.

Es una misión hermosa el llevar este mensaje de restauración y de progreso espiritual, a veces pensamos que nos da pena el decir que si somos Espiritas. Pero cuando evaluamos la importancia de que este mensaje de bien común  sea dado a conocer, luchamos con el miedo a declararnos abiertamente como Espíritas, temiendo al que dirán.  Si todavía estas pensando que ser Espíritas es solo sentirlo solamente, tengo noticias para tí, el ser Espíritas conlleva también la responsabilidad de declararlo sin temor a lo que lo eres.

Pero estos espíritus deben ser ayudados y rescatados, logrando que se moralicen y se arrepientan, para que continúen su proceso evolutivo.  De eso se trata esta reflexión. Las indicaciones las encontramos en el Libro de Los Médiums  específicamente en el Ítem # 258, sección 5

He incluido un Vídeo complementario de este tema, donde te hablo de no permitir la Incorporación de Los Espíritus Impuros, con los propósitos de Moralización, pues podrías ser victima de una Obsesión ESPIRITUAL.  La Moralización de los Espíritus  no tiene que hacerse mediante incorporaciones.  Solo se pretende tener Méritos Morales o sea Ascendencia Moral con relación del Espíritu Manifestado.  Se deberá indicar que usted no es un juguete al que se le pueda engañar, se deberá tratar con severidad, pero con compasión para lograr su moralización.

Para comenzar, me gustaría indicar los siguiente: El Diablo, Satanás o el Demonio no existen , pero existen espíritus inferiores o Impuros que procuran practicar la maldad e influyen en las vidas de los seres humanos mucho más de lo que nos imaginamos.1
 1Libro de Los Espíritus dice: 
459. ¿Influyen los Espíritus sobre nuestros actos y pensamientos?- A ese respecto su influjo es mayor de lo que creéis, porque son sobrada frecuencia son ellos los que os dirigen.
En las comunicaciones Mediúmnidad en que se evoca y se habla con espíritus sufrientes en erraticidad, estos se encuentran en lugares nada agradable para ellos. Estos ambientes son más que mencionados por ellos mismos. Estos espíritus que sufren y que se podría hablar de Billones en número de desencarnados, logran arribar al conocimiento necesario luego de mucho tiempo. Pues al desencarnar su fuente de información sera los ejemplos de los seres vivos.  Si el comportamiento es en Bien Común  estos espíritus se sirven de esas experiencias. En la Biblia Pablo hablaba de una "Nube de Testigos".

Los Médiums  pueden ayudar a estos espíritus desencarnados siguiendo los procedimientos que nos enseña el Espiritismo.
Digo esto porque a los no moralizados les hace falta el llevarle la educación para que como opción en su libre albedrío puedan considerar que una modificación de comportamiento hacia la Moral o el Bien Común, es lo que puede lograr la activación del ascenso espiritual y así dirigirse hacia la luz o sea el conocimiento de Dios, mediante la práctica de Bien Común que es hacer el bien o la Moral.
¿Donde serán ubicados o donde están estos espíritus impuros, los que desencarnan en cada instante hoy día?, esto será determinado en lo adelantado que estos espíritus hayan alcanzado en términos Morales, se pueda estar, en el comportamiento que implica los pensamientos e intensiones hacia el bien común de todos sus semejantes que haya realizado en su vida corporea.
Veamos que nos dijeron los espíritus en el Libro El Evangelio Según El Espiritismo, donde nos habla de las impurezas del alma que son las que determinan donde estarán las almas de los desencarnados en el momento que transitan hacia el mundo espiritual.
"VIII. Si el alma es inmaterial, debe pasar después de esta vida a un mundo igualmente invisible e inmaterial, del mismo modo que el cuerpo, cuando se descompone vuelve a la materia. Sólo que conviene mucho distinguir bien el alma pura, verdaderamente inmaterial, que se alimenta como Dios de la ciencia y de los pensamientos, del alma más o menos manchada de impurezas materiales, que la impiden elevarse hacia lo divino y la retienen en los lugares de su morada terrestre."
Esto explica porque los espíritus inferiores o no moralizados permanecen cerca de lo que fueron sus moradas terrestres. Esto puede explicar en resumen que cuando un alma encarnada se moraliza al desencarnar va a un lugar completamente diferente a donde se ubican aquellas que al no ser moralizadas desencarnan y que por sus impurezas materiales le impiden elevarse hacia lo divino.
El hombre perverso cuyo espíritu desencarnado lo es también, es un ser pensante y siente todo el mal que hizo, solo se requiere hacerle ver que debe mediar arrepentimiento de su parte a fin de activar su adelantamiento, veamos lo que dice el Libro de Los Espíritus sobre esto:
994. El hombre perverso, que no ha reconocido de ninguna manera sus faltas en el transcurso de su vida ¿las admite siempre después de su muerte?- Sí, siempre las reconoce, y entonces sufre más porque siente todo el mal que ha hecho o del que ha sido causante voluntario. Sin embargo, no en todos los casos el arrepentimiento es inmediato. Hay Espíritus que se empecinan en seguir el falso camino a despecho de sus sufrimientos. Pero, tarde o temprano admitirán haber tomado por una ruta equivocada, y sobrevendrá en ellos el arrepentimiento. Para iluminarlos trabajan los buenos Espíritus, y también podéis hacerlo vosotros mismos. 
997. Vemos que ciertos Espíritus, cuya inferioridad es notoria, son accesibles a los buenos sentimientos y se conmueven por las plegarias que se hacen en su beneficio. ¿Cómo explicar, entonces, que otros Espíritus, que debiéramos suponer más esclarecidos, manifiesten un empedernimiento y un cinismo a toda prueba?- La oración sólo produce efecto cuando se pronuncia en favor del Espíritu que se ha arrepentido. Aquellos otros que, impulsados por el orgullo, se sublevan contra Dios y persisten en sus extravíos, exagerándolos incluso, como algunos Espíritus desventurados lo hacen, ningún beneficio obtienen con la plegaria, y no lo tendrán hasta el día en que un atisbo de arrepentimiento se haya manifestado en ellos. (Véase el parágrafo 664).
664. ¿Es útil orar por los difuntos y por los Espíritus sufrientes? Y en caso afirmativo, ¿cómo pueden nuestras preces llevarles alivio y abreviar sus padecimientos? ¿Tienen ellas el poder de hacer que ceda o se apiade la justicia de Dios?
- La oración no puede tener por efecto el cambiar los designios de Dios, pero el alma por la cual se está orando experimenta alivio con ello, porque es un testimonio de interés que se le ofrece, y a causa de que el desdichado se alivia siempre que encuentra almas caritativas que se compadecen de sus dolores. Por otra parte, mediante la plegaria se le induce al arrepentimiento y al deseo de hacer lo necesario para ser dichoso. En este sentido se puede abreviar su pena, si por su lado ayuda con su buena voluntad. Ese deseo de mejorar, intensificado por la oración, atrae junto al Espíritu sufriente a otros Espíritus más evolucionados que acuden a instruirlo, confortarlo e infundirle esperanzas. Jesús oraba por las ovejas descarriadas. Con esto os mostró que seríais culpables si no lo hicierais vosotros por aquellos que más lo necesitan.
998. La expiación ¿se cumple en el estado corporal, o en el de Espíritu?- Se cumple durante la existencia corpórea por medio de las pruebas a que se ha sometido el Espíritu, y en la vida espiritual, por los padecimientos morales propios de su estado de inferioridad.
999. El arrepentimiento sincero en el curso de la vida ¿es suficiente para borrar las culpas y obtener la gracia de Dios?El arrepentimiento ayuda al Espíritu a mejorarse, pero el pasado debe ser expiado.

999 a. Según esto, si un criminal argumenta que, visto que de cualquier modo debe expiar su pasado no necesita arrepentirse, ¿qué resultaría de ello para él?- Si se endurece en la idea del mal, su expiación será prolongada y penosa.
1000. ¿Podemos, ya en la vida presente, rescatar nuestras culpas?- Sí, reparándolas. Pero no creáis que las rescataréis tan sólo con unas pocas privaciones pueriles o legando a los demás vuestros bienes, para después de vuestra desencarnación, cuando ellos no los necesitéis. Dios no toma en cuenta en manera alguna un arrepentimiento estéril, siempre fácil y que no cuesta otro esfuerzo que el de golpearse el pecho. Perder el dedo meñique mientras se presta un servicio borra más culpas que el tormento del cilicio sufrido a lo largo de los años, sin otro objetivo que el bien de sí mismo. (Ver párrafo 726).
726. Si los sufrimientos de este mundo nos elevan según el modo como los soportemos, ¿nos elevamos también por aquellos otros que nos creamos voluntariamente?- Los únicos padecimientos que elevan son los naturales, porque proceden de Dios. Los sufrimientos voluntarios no sirven para cosa alguna cuando no hacen nada por el bien de los demás. ¿Crees que los que acortan su vida mediante rigores sobrehumanos, como lo hacen los bonzos, faquires y algunos fanáticos de tantas sectas, adelantan en su camino? ¿Por qué no trabajan, más bien, en pro de sus semejantes? Vistan al indigente, consuelen al que llora, ayuden al enfermo, soporten privaciones para alivio de los desdichados, y entonces sí su vida será útil y agradable a Dios. Cuando, en los dolores voluntarios que arrostramos, sólo pensamos en nosotros mismos, es egoísmo. Si se sufre por el prójimo, en cambio, es caridad. Tales los preceptos de Cristo.
El mal sólo es rescatado por el bien, y la reparación no reviste ningún mérito si no afecta al hombre ni en su orgullo ni en sus intereses materiales.
¿De qué le vale, para su justificación, el restituir después de su muerte los bienes mal habidos, cuando ya le son inútiles y les ha sacado provecho?
¿De qué le vale privarse de algunos placeres fútiles y unas pocas cosas superfluas, si la injusticia que ha cometido contra otros sigue siendo la misma?
¿De qué le vale, por último, humillarse ante Dios si sigue siendo orgulloso ante los hombres? (Véanse los parágrafos 720 y 721).
Aquí hemos reiterado cuán importante es nuestra labor e interacción con estos seres de la creación. No debemos dudar que el derrotero es inducir al arrepentimiento, y que tanto en el mundo físico como en el espiritual las reglas son las mismas y debemos solo realizar que ese es el modo que Dios ha determinado, y debemos ser nosotros los que tenemos la oportunidad el lograr con nuestros esfuerzos lograr esto. Para muchos esta es una tarea monumental, pues para que debemos inmiscuirnos en estos asuntos. Y yo les contesto, No pensarían igual si estuvieran en este estado espiritual de sufrimiento por no haber hecho lo que debían hacer y alguien pensara como piensas hoy y te dejaran a la deriva en sufrimiento, cuando lo que se necesita es que alguien te indique el camino que es uno de arrepentimiento, si solo eso es lo que se necesita para lograr la activación del adelantamiento espiritual.
La gran responsabilidad de llevar la educación de aquellos que si son religiosos, y que si son orgullosos tiene un precio alto. Y lo percibimos cuando en momentos de angustias o pesares que todos pasamos en la vida, ni un pésame te dan porque es más importante la religiosidad o los criterios preconcebido que se tienen que del amor fraternal que hay que tener. Si esto ocurre con nuestros familiares que por el solo hecho que no pensemos igual nos rechazan y nos vejan, entonces visualizamos lo importante que ha sido que tengamos ese adelanto espiritual que nos permite ver esta realidad. Pues si actuamos como aquellos que dicen amarnos y porque no pensamos igual, que podría esperarles aquellos que están esperando de personas como nosotros que nos movemos en caridad y compasión. La vida es complicada, ¿No Crees? ¡Y lo mucho que aún nos falta en nuestro conocimiento para realizar estas verdades espirituales!
El llevar la educación no es convencerse a uno mismo que estamos actuando bien, sino poner un granito de arena en seguir llevando la información a quien no la conoce. Si todavía estas pensando que ser espirita es solo sentirlo, tengo noticias para ti,

Todos sabemos la existencia del Umbral y de los espíritus que lo habitan, sabemos que si se viene a la encarnación para expiar las faltas cometidas, para lograr activar nuestro crecimiento espiritual mediante este proceso de pruebas que nos hacen ascender en el mundo espiritual. También sabemos que mediante la transformación Moral del individuo, se logra que seamos recibidos por espíritus buenos cuando desencarnamos pero nunca nos preguntamos, que pasa con los billones de Almas que desencarnan, que al no ser confrontados con la Transformación Moral o si se les ha dado esa oportunidad la desechan y entonces se dirigen al Umbral, que pasa con ellos,
Pues tengo noticias para ti, los únicos que pueden intervenir en el proceso de moralización de espíritus inferiores o Impuros, somos los humanos Moralizados, los encarnados tenemos esa responsabilidad. Y hay que tener mucha compasión para ejecutar esa misión. Porque muchos tardan bastante tiempo en adaptarse a su nueva vida de espiritus, y lo ven todo tan hermoso, su felicidad siempre es contagiosa. Pero a estos espíritus nadie se les puede acercar del mundo espiritual para ayudarlos. Vemos en esta reflexión de que se trata. Vamos rápidamente a ver lo que dicen los espíritus de la codificación a Allan Kardec.





 He considerado prudente llevarte por todas las citas anteriores que pueden ser útil el conocer para tratar este tema, hasta llegar al ítem #254, objeto de esta reflexión.
El Libro de Los Médiums nos indica lo siguiente:


CAPÍTULO XXIII
DE LA OBSESIÓN
Obsesión simple. – Fascinación. – Subyugación. –
Causas de la obsesión. – Medios de combatirla.

237. En el número de escollos que presenta la práctica del Espiritismo, es menester poner en primera línea la obsesión, es decir, el imperio que algunos Espíritus saben tomar sobre ciertas personas. Esta nunca tiene lugar sino por Espíritus inferiores que procuran dominar; los Espíritus buenos no hacen experimentar ninguna contrariedad; aconsejan, combaten las influencias de los
malos, y si no se les escucha se retiran. Los malos, por el contrario, se unen a aquellos sobre los cuales pueden hacer presa; si llegan a tomar imperio sobre alguno, se identifican con su propio Espíritu y le conducen como a un verdadero niño. La obsesión presenta caracteres diversos que es muy necesario distinguir, y que resultan del grado de opresión y de la naturaleza de los efectos que produce. La palabra obsesión es de algún modo un término genérico por el cual se designa esta especie de fenómeno cuyas principales variedades son: la obsesión simple, la fascinación y la subyugación.

238. La obsesión simple tiene lugar cuando un Espíritu malhechor engaña a un médium, se mezcla contra su voluntad en las comunicaciones que recibe, le impide comunicarse con otros Espíritus y sustituye a aquellos que se evocan.
No se está obseso por el sólo hecho de ser engañado por un Espíritu mentiroso; el mejor médium está expuesto a esto, sobre todo al principio, cuando aun la falta la experiencia necesaria, de la misma manera que entre nosotros las gentes más honradas pueden ser engañadas por los tunantes. Se puede, pues, ser engañado sin estar obseso; la obsesión está en la tenacidad del Espíritu, del cual no se puede desembarazar. En la obsesión simple, el médium sabe muy bien que tiene que habérselas con un Espíritu mentiroso, y éste no se oculta, no disimula sus malas intenciones y su deseo de contrariar. El médium reconoce sin pena la artimaña, y como está preparado, rara vez es engañado. Esta especie de obsesión es simplemente desagradable, y no tiene otro inconveniente que el oponer un obstáculo a las comunicaciones que se quisieron tener con espíritus formales o con aquellos por quienes se tiene afección. Se pueden  colocar en esta categoría los casos de obsesión física, es decir, la que consiste en las manifestaciones ruidosas y obstinadas de ciertos Espíritus que hacen oír espontáneamente golpes u otros ruidos. Nos remitimos sobre este fenómeno al capítulo de las “Manifestaciones físicas espontáneas”. (Núm. 82).

239. La fascinación tiene consecuencias mucho más graves. Es una ilusión producida por la acción directa del Espíritu sobre el pensamiento del médium, y que de algún modo paraliza su juicio, con respecto a las comunicaciones. El médium fascinado no se cree engañado; el Espíritu tiene la maña de inspirarle una confianza ciega que le impide ver la superchería y comprender cuán absurdo es lo que escribe, aun cuando todo el mundo lo conozca; la ilusión
puede ir hasta hacerle ver lo sublime en el lenguaje más ridículo. Se estaría en error si se creyera que este género de obsesión no puede alcanzar sino a personas sencillas, ignorantes y desprovistas de juicio; los hombres más discretos, más instruidos y más inteligentes bajo otros conceptos no están exentos de esto, lo que prueba que esta aberración es efecto de una causa extraña, de la que sufren la influencia. Ya hemos dicho que las consecuencias de la fascinación son mucho más graves; en efecto, a favor de esta ilusión que es el resultado, el Espíritu conduce aquel a quien ha logrado dominar como lo haría con un ciego, y puede hacerle aceptar las doctrinas más extravagantes y las teorías más falsas como si fuesen la única expresión de la verdad; aún más: puede excitarle a que haga acciones ridículas, de compromiso y aun perniciosas. Se comprende fácilmente toda la diferencia que hay entre la obsesión simple y la fascinación; se comprende también que los Espíritus que producen estos dos efectos deben diferir de carácter. En la primera, el Espíritu que se une a vosotros sólo es un ser importuno por su tenacidad, y se desea con impaciencia poderse desembarazar de él. En la segunda es otra cosa; para llegar a tales fines es necesario un Espíritu hábil, vivo y profundamente hipócrita, porque no puede chasquear y hacerse aceptar sino con ayuda de la máscara que sabe tomar y de un falso semblante de virtud; las grandes palabras de caridad, humildad y de amor de Dios son para él como credenciales; pero a través de todo esto deja penetrar las señales de inferioridad, que es necesario estar fascinado para no ver, teme también a todas las personas que ven demasiado claro; así es que su táctica es casi siempre la de inspirar a su intérprete el alejamiento de cualquiera que pudiera abrirle los ojos; por este motivo, evitando toda contradicción, siempre tiene la seguridad de tener razón.



240. La Subyugación es una restricción que paraliza la voluntad del que la sufre y le hace obrar a pesar suyo. En una palabra, es su verdadero yugo. La Subyugación puede ser moral o corporal. En el primer caso, el subyugado es solicitado a tomar determinaciones muchas veces absurdas y comprometidas, que por una especie de ilusión las cree sensatas; es una especie de fascinación. En el segundo caso el Espíritu obra sobre los órganos materiales y provoca los movimientos involuntarios. Se traduce en el médium escribiendo por una necesidad incesante de escribir, aun en los momentos más inoportunos. Nosotros los hemos visto que, a falta de pluma o de lápiz, escribían con el dedo por todas partes en donde se encontraban, en las mismas calles, en las puertas y en las paredes. 



La Subyugación corporal va algunas veces más lejos; puede conducir a los actos más ridículos. Hemos conocido a un hombre que no era joven ni hermoso, que bajo el imperio de una obsesión de esta naturaleza se veía obligado por una fuerza irresistible a ponerse de rodillas ante una joven, con la cual no había tenido ninguna intención y pedirla en matrimonio. Otras veces sentía en las espaldas y en las piernas una presión enérgica, que los forzaba contra su voluntad a pesar de la resistencia que hacía al ponerse de rodillas y besar el suelo en los parajes públicos y en presencia de la multitud. Este hombre pasaba por loco entre sus relaciones; pero nosotros nos hemos convencido de que no lo era, porque tenía el pleno convencimiento del ridículo, de lo que hacía contra su voluntad, por lo que sufría horriblemente.



241. En otro tiempo se daba el nombre de posesión al imperio ejercido por malos Espíritus, cuando su influencia llegaba hasta la aberración de las facultades. La posesión sería para nosotros sinónima de Subyugación.  Si no adoptamos este término es por dos razones: la primera porque implica la creencia de seres creados para el mal entregados perpetuamente a él, mientras que solo hay seres más o menos imperfectos y que todos pueden mejorarse. La segunda, porque implica igualmente la idea da la toma de posesión de un cuerpo por un Espíritu extraño, de una especie de cohabitación, mientras que sólo hay una sujeción, La palabra Subyugación expresa perfectamente el pensamiento. De este modo para nosotros no hay poseídos en el sentido vulgar de la palabra: sólo hay obsesossubyugados y fascinados.



242. La obsesión, como ya lo hemos dicho, es uno de los más grandes escollos de la Mediúmnidad; es también uno de los más frecuentes; así es que todos los cuidados serían pocos para combatirla, porque además de los inconvenientes personales que pueden resultar de esto, es un obstáculo absoluto para la bondad y la veracidad de las comunicaciones. 



La obsesión, en cualquier grado que esté, es siempre el efecto de una sujeción y esta sujeción, no pudiendo nunca ser ejercida por un Espíritu bueno, resulta de esto que toda comunicación dada por un médium obseso es de origen sospechoso y no merece ninguna confianza. Si alguna vez se encuentra algo bueno, es menester tomarlo y arrojar todo lo que es simplemente dudoso.



243. Se conoce la Obsesión Espiritual con los caracteres siguientes:

1.º Persistencia de un Espíritu en comunicarse contra la voluntad del médium, por la escritura, el oído, la typtología, Esto es, hablando con propiedad, la semasiología o lenguaje de los signos, como la typtología es el lenguaje de los golpes. )(etc., oponiéndose a que otros Espíritus puedan hacerlo.

2.º Ilusión, que no obstante la inteligencia del médium, le impide reconocer la falsedad y la ridiculez de las comunicaciones que recibe.
3.º Creencia en la infalibilidad y en la identidad absoluta de los Espíritus que se comunican y que, bajo nombres respetables y venerados, dicen cosas falsas o absurdas.
4.º Confianza del Médium en los elogios que hacen de él los Espíritus que se le comunican.
5.º Propensión a separarse de las personas que pueden darle avisos útiles.
6.º Tomar a mal la crítica con respecto a las comunicaciones que reciben.
7.º Necesidad incesante e inoportuna de escribir.
8.º Sujeción física dominando la voluntad de cualquiera y forzándole a obrar o a hablar a pesar suyo.
9.º Ruidos y trastornos de cosas persistentes a su alrededor y de los que se es la causa o el objeto.  

244. En presencia del peligro de la obsesión se dice uno que el ser médium será una cosa desagradable; ¿no es esta facultad la que la provoca, en una palabra, no es esto una prueba inconveniente de las comunicaciones espíritas? Nuestra contestación es fácil y rogamos que se medite con cuidado. No son los Médiums ni los espiritistas los que han creado a los Espíritus, sino que los Espíritus son la causa de que haya espiritistas y Médiums  no siendo los Espíritus otra cosa que las almas de los hombres, hay, pues, Espíritus desde que hay hombres, y por consiguiente han ejercido en todo tiempo su influencia saludable o perniciosa sobre la Humanidad. La facultad Mediúmnica solo es para ellos un medio para manifestarse; en defecto de esta facultad lo hacen de mil maneras distintas más o menos ocultas. Sería, pues, un error creer que los Espíritus ejercen su influencia sólo por las comunicaciones escritas o verbales; esta influencia es de todos los instantes, y aquellos que no se ocupan de los Espíritus que ni creen en ellos están expuestos como los otros y aún más porque no tienen contrapeso. La Mediúmnidad es para el Espíritu un medio de hacerse conocer; si es malo se hace siempre traición por hipócrita que sea; puede, pues, decirse, que la Mediúmnidad permite que se vea a su enemigo frente a frente si uno puede expresarlo así, y combatirle con sus propias armas; sin esta facultad obra en la oscuridad y al favor de su invisibilidad puede hacer, y hace en realidad, mucho mal. ¡A cuántos actos no está uno impulsado por su desgracia, y que se hubieron evitado si hubiese habido un medio de ilustrarse! Los incrédulos no creen decir tanta verdad cuando dicen de un hombre que se extravía con obstinación: “Un mal genio le empuja hacia la perdición”. De este modo el conocimiento del Espiritismo, lejos de dar imperio a los malos Espíritus, debe tener por resultado en un tiempo más o menos próximo, cuando se habrá propagado, el destruir este imperio dando a cada uno los medios de ponerse en guardia contra sus sugestiones, y el que sucumba a nadie podrá culpar sino sí mismo. Regla general: cualquiera que tenga malas comunicaciones espiritistas, escritas o verbales, está bajo una mala influencia; esta influencia se ejerce sobre él, que escriba o deje escribir, es decir, que sea o no médium, que crea o no crea. La escritura da el medio de asegurarse de la naturaleza de los Espíritus que obran sobre él y de combatirles si son malos, lo que se hace aún con más éxito cuando viene a conocer el motivo que les hace obrar. Si es demasiado ciego para comprenderle, otros podrán hacerle abrir los ojos.

En resumen, el peligro no está en el mismo Espiritismo, puesto que puede, por el contrario, servir de comprobante y preservarnos del que corremos sin cesar, sin que los sepamos; está en la orgullosa propensión de ciertos Médiums en creerse, con demasiada ligereza, los instrumentos exclusivos de Espíritus Superiores, y en la especie de fascinación que no les permite comprender las tonterías de las que son los intérpretes. Aquellos mismos que no son Médiums pueden dejarse engañar. Citemos una comparación. Un hombre tiene un enemigo secreto que no conoce y que esparce contra él, por bajo mano, la calumnia y todo lo que la más negra maldad puede inventar; ve perder su fortuna, alejarse sus amigos, turbada su felicidad interior, no pudiendo descubrir la mano que le hiere, no puede defenderse y sucumbe; pero viene un día que este enemigo secreto le escribe, y a pesar de su astucia se hace traición. He aquí, pues, a su enemigo descubierto y puede confundirle y remontarse. Tal es el papel de los Malos Espíritus, que el Espiritismo nos da la posibilidad de conocer y descubrir.

245. Los motivos de la obsesión varían según el carácter del
Espíritu; muchas veces es una venganza que ejerce sobre un individuo de quien ha tenido que quejarse durante su vida o en otra existencia; a menudo no tienen otra razón que el deseo de hacer mal; como sufre, quiere hacer sufrir a los demás; halla una especie de gozo en atormentarles, en vejarles; de este modo la impaciencia que se demuestra le excita, porque tal es su objeto, mientras que se le cansa por la paciencia; irritándose, demostrando despecho, se hace precisamente lo que él quiere. Estos Espíritus obran algunas veces por ira y por celos del bien; por esto dirigen sobre las gentes honradas sus intenciones maléficas. Uno de ellos se ha unido como una polilla a una honrada familia conocida nuestra, que por lo demás no tiene la satisfacción de tomarla por juguete; preguntando por el motivo que tenía para atacar a las buenas gentes, más bien que a los hombres malos como él, contestó: estos no me causan envidia. Otros están guiados por un sentimiento de maldad que les conduce a aprovecharse de la debilidad moral de ciertos individuos que saben que son incapaces de resistirles. Uno de estos últimos que subyugaba a un joven de inteligencia muy limitada, preguntando por los motivos de la elección, nos contestó: Tengo una necesidad muy grande de atormentar a alguno; una persona razonable me rechazaría; me arrimo a un idiota que no me opone ninguna virtud.

246. Hay Espíritus Obsesores sin malicia, que son algo buenos, pero que tienen el orgullo del falso saber; tienen sus ideas y sus sistemas sobre la ciencia, la economía social, la moral, la religión, la filosofía; quieren hacer prevalecer su opinión y al efecto buscan Médiums bastante crédulos para que les acepten con los ojos cerrados, a quienes fascinan para impedirles que puedan distinguir lo verdadero de lo falso. 
Estos son los más perjudiciales, porque los sofismas no les cuestan nada y de este modo pueden acreditar las utopías más ridículas; como conocen el prestigio de los grandes nombres no tienen ningún escrúpulo en servirse de aquellos ante los cuales uno se inclina con respeto, y tampoco retroceden por el sacrilegio de nombrarse Jesús, Virgen María o un santo venerado. Procuran deslumbrar por un lenguaje pomposo, más pretencioso que profundo, erizado de términos técnicos y adornado de grandes palabras de caridad y de moral: se guardarán de dar un mal consejo, porque saben bien que serían despedidos; además, los que son sus víctimas les defienden porfiadamente diciendo: ya veis que nada dicen de malo. Pero la moral no es para ellos sino un pase; es el menor de sus cuidados; lo que quieren ante todo es dominar e imponer sus ideas aunque estén desprovistas de razón.
________________________________
REFLEXIÓN FINAL

No existe para mi acto más compasivo que la misión de lograr armonizar y moralizar a los espíritus errantes. Estos espíritus al desencarnar continúan con sus mismas costumbres y actitudes que tenían en vida. 

Muchos, tardan en darse cuenta del cambio que han experimentado y se encuentran en un laberinto que parece no tener fin, pues sus Almas Desencarnadas se encuentran en Turbación temporera. Muchos son nuestros familiares más cercanos ya desencarnados, hijos, maridos, esposas, nuestros padres y que gesto más hermoso es el de brindarles no solo apoyo y comprensión sino la oportunidad que no tuvieron cuando estaban encarnados, porque no quisieron saber sobre la realidad espiritual o porque nunca se les brindó la oportunidad.


Entonces porque tanto marullo que nos formamos a no querer mirar hacia esa realidad. Que misión más grande que poder ayudar a tus mismos familiares a ascender en el mundo espiritual. Y ese deseo de compasión no se obtiene sino a través de la Transformación Moral. Siendo así una razón más para motivarnos en comenzar cuanto antes ese proceso personal de la Transformación Moral. 


Imagina ese hijo que tanto extrañas, a esa madre que acaba de fallecer, a ese amigo del alma que tanto apreciaste y quisiste, que puedas tener el privilegio de introducir tu mano y alcanzarle para que puede allegarse a la Luz o Conocimiento de Dios, oh eso es maravilloso, amigo mío que lees esta reflexión hoy.
Por lo antes mencionado, ningún espíritu inferior o perverso se moraliza en el mundo espiritual o en el llamado Astral por los Metafísicos esto sería un acto de crueldad dejarlos a la deriva y ya sabemos como mencioné anteriormente, que estos espíritus no moralizados no pueden ascender a menos que se arrepientan, por que se quedan no solo errantes, sino en el entorno donde vivieron encarnados.


Muchos movimientos que se han creado que dicen que ellos ayudan en la cura de la obsesión de las personas a la distancia, enviando estos espíritus impuros a otras esferas en el llamado Astral, (El Espiritismo no habla del Astral, este es un termino metafísico  , para que allá sean ayudados por espíritus superiores, pero eso indica que nunca consideraron lo que Los Espíritus de La Codificación Espirita habían dicho con relación a este asunto.


El Movimiento de Apometría defiende este punto, y específicamente en La Ley de La Apometría, en la parte de comentarios dice y cito:
“En los trabajos de desobsesión, a menudo nos encontramos con espíritus vengativos e incluso malignos, que no aceptan el diálogo o quieren modificar sus conductas a través de adoctrinamiento, por lógica, ética y por amor. En estos casos tenemos que sentir el medio ambiente, es decir, entrar en línea con las vibraciones negativas que envían, en este o en resonancia con las vibraciones opresivas que provocó en el pasado. Tan pronto como la energía en forma de pulsos, que hemos diseñado por Contacto, se establece la línea, causando gran vergüenza para el espíritu agresor. En estas condiciones el espíritu, que esta tan avergonzado, permanecerán en esta situación hasta que el campo vibratorio se deshace o se pone fin por el operador. Así tratando estos espíritus consternados, se pacifican o se esclarecen.
Nota de Frank: Pues claro te vas a encontrar con espíritus vengativos y malignos, pues son espíritus impuros por definición, por eso es importante que debemos moralizarnos primero,para que con nuestra ascendencia moral podamos lograr que se arrepientan y puedan activar su adelantamiento. 
En el tiempo de la esclavitud, los amos por medio de maltratos y de latigazos lograban avergonzar a los esclavos y claro que los sometían a ellos. Pero esos esclavos nunca iban a cambiar a menos que nos se les tratara como seres también de la creación y a razón de ese cambio se logró que todos fuéramos iguales, y es lo mismo con los espíritus. Los mismos espíritus de la Codificación Espírita nos indicaron lo importante de moralizar a los espíritus Impuros. A estos espíritus impuros se les debe tratar con decoro y nunca humillarlos, pues esto no logra el arrepentimiento de ellos sino que solo por sabios consejos puede excitarse al arrepentimiento y activar su adelantamiento.


Esto que expongo no tiene el propósito de contención con los que creen en La Apometría  pero si algo tan delicado se publica abiertamente tratando de entenderse como parte del Espiritismo que no lo es; lo justo y razonable es argumentar y exponer una posición de lógica y razón de contrapunto. 

Porque los que leen estas leyes de la Apometría, asumen que eso es lo correcto. Tal vez sería lo correcto para su punto de vista, pero para los espiritistas de la Codificación Espírita no lo es. Se debe tener mucho cuidado en lo que se publica abiertamente sobre un tema que si nosotros los espiritas podemos y debemos opinar.
El movimiento Apómetra, ha estado por muchos anos ayudando a miles de personas en sus aflicciones, y nobles seres humanos han dedicado sus vidas por el bien común, y eso es lo que a Dios importa, el bien común; pero se han equivocado en cuanto al trato de los espíritus impuros. Sus técnicas para lidiar con otros aspectos que no sean la desobsesión, no están en ningún modo mencionadas y respetamos su noble contribución al bien común.
Solo le pido que evalúen lo que publican con un tema tan serio, El Libre albedrío y el tratamiento de humillación y/o avergonzar a los espíritus (Según publicado por ellos mismos en la ley # 7 de la Apometría) es algo que debe tratarse con una visión diferente. Esta reflexión se refiere a la moralización de los espíritus. Si los Apómetras consideran que están en lo correcto, no podemos decir nada, porque todos tienen derecho a decir o hacer como ellos consideran es lo correcto, y entonces se deja a la discreción del que lee los artículos donde se exponen temas de obsesiones espirituales poder evaluar por medio de la razón, que es lo justo y razonable.
Reiteramos, los espíritus fueron bien claros en decir que estos espíritus errantes, inferiores, inmorales o perversos tienen que ser moralizados en este plano físico, no en el plano espiritual y deben ser moralizados por nosotros los médiums que estamos en ascendencia moral.

El Movimiento de Apometría, nunca tomaron en consideración a Los Espíritus de La Codificación Espirita, cuando definieron sus 14 Leyes de La Apometría. Menciono esto con insistencia, porque los amigos espiritas que están comenzando, se tienden a confundir, pues los Apómetras defienden que estos procedimientos vienen a ser parte de la actualización del espiritismo que Allan Kardec se refirió y esto es totalmente incorrecto.


Mientras esta aseveración persista y sea incluida como parte de la información que los Apómetras difunden para justificar que sus procedimientos son parte de La Codificación Espirita, debemos pues, seguir aclarando el asunto con nuestros hermanos Espiritas.


De manera que movimientos como la Apometría que no es Espiritismo, según los Apómetras ellos no moralizan los espíritus y los envían a otras esferas según dice sus enunciados. Yo no soy Apómetras, yo Soy Espírita, y como Espírita modelo mi función de divulgación de acuerdo a la codificación.


De manera que esto es parte de nuestro progreso espiritual y de nuestras responsabilidades como Médiums, a la misma vez que nos transformamos, debemos mirar a aquellos espíritus inferiores que están esperando que alguien les ayude y esta ayuda debe brindarse con decoro y respeto y consideración.


Sé que hoy día grupos religiosos que ven diablos y demonios en cada esquina, blasfeman el nombre de Jesús diciendo: “Diablo te tengo pisado bajo mis pies” que barbaridad es esa, que falta de decoro y para colmo usan el nombre de Jesús para sustentar sus actos, Como si Jesús se alegrara de este acto de cobardía y de ignorancia. Todos somos espíritus en potencia, cuando desencarnamos somos espíritus. Y no todos los espíritus desencarnados han tenido culpa de no haber sido moralizado en su previa reencarnación. De manera que esos espíritus que se tratan con desprecio y sin ningún decoro, no se les debe tratar de ese modo. Esto porque primero, se convierte en una falta grave que detiene el progreso espiritual de cualquiera. Y se constituye en doble falta por la intensión de maltratar a otro ser viviente, y por maltratarlos, porque el espíritu es inmortal.


Estas son las cosas que constituyen faltas en nuestro (Ley de Causa y Efecto)*, porque no es otra cosa que sinónimo de estancamiento y atraso espiritual, porque su Ascenso espiritual se detiene, se atrasa, no tornando atrás, porque sabemos que los espíritus progresan pero no retroceden.

*Nota: Para los que dicen que Karma no está en La Codificación Espirita, lo cual es correcto, lo que se refiere es a la Ley de Causa y Efecto, que si esta explicado en la Codificación Espirita.

A los Espíritus SIEMPRE SE LES RESPETA Y SE LES TRATA CON DECORO.

Usted no logra que un enemigo suyo cambie de comportamiento aplicándole violencia, sino que está probado que con cuerdas de amor todos los seres ceden, el amor todo lo puede. Estos comportamientos religiosos lejos de estar conforme a la Moral de Jesús, la denigra,

Como ya hemos visto lo que los espíritus nos han indicado en la codificación. Los Espíritus Buenos y Puros nada pueden hacer en este proceso, porque los espíritus imperfectos no pueden estar en el mismo lugar que están los espíritus buenos y elevados. Se repelen entre sí, y tiene mucha lógica, por que una persona que ha logrado activar su transformación Moral, no puede tener espíritus buenos e inferiores a la misma vez en su entorno.
Eso es así, y así determinado por Dios, y yo digo, que así sea. Por lo tanto los espíritus inferiores si se acercan a nosotros, aunque estemos moralizados, si, nos escuchan, y ese es el momento de lograr que escuchen y cambien su comportamiento para activar su crecimiento espiritual. 
Algunos críticos, podrían decir que no hay manera de que se puedan moralizar los espíritus impuros, debido a que se asume que si el Médium esta moralizado, solo espíritus buenos y puros están a su lado por afinidad. Entonces mi contestación a esto es que si es correcto los espíritus se acercan por afinidad, pero los espíritus impuros e inferiores se acercan por evocación o por algún interés innato de búsqueda de ayuda espiritual, a lo cual debemos estar preparados a recibirlos y a Moralizarlos.
Muchos me llaman a decirme Frank, los problemas en mi caso siguen, ¿qué hago?, sigo triste y apesadumbrado, y cuando a base de preguntas que les hago descubro, que siguen teniendo apego a espíritus inferiores, prendiéndole velas, haciendo rituales, apegados a lo material, apegados a la mentira, orgullo y egoísmo, Digo a viva voz" BINGOOO", eso es lo que NO te permite progresar, por un lado dices que si has cambiado, pero resulta que todavía estas apegado a lo anterior que sabíamos era lo que provocaba todo lo malo de que te acontecía. Ese comportamiento ha ocasionado que espíritus buenos y elevados, que incluye al Espíritu Protector, que siempre es un espíritu Superior se alejen y te dejen a expensas de espíritus impuros. 

Y claro cómo quieres que cambie su vida, si todavía los espíritus inferiores dominan sus vidas. Si persiste en no desprenderte de todo aquello que sabes debes dejar, les impides el paso a que sean los espíritus buenos y puros los que puedan a cercarse a ti por afinidad de nuevo. Para que todo obre para bien en tu vida debes cambiar tu modo de pensar y actuar. Nunca Jamás volver a lugares que se manejen espíritus impuros. Debe siempre asistir a casas espiritas cuyas actividades sea de consecuencias Morales.

Tan pronto caminan en moral y bloqueando las influencias de espíritus inferiores, entonces es que se logran los cambios esperados y aflora la felicidad de sentirse haciendo el bien común y caminado por el camino de verdad.

Termino mi reflexión indicándote que el mejor acto de compasión y caridad se hace, es cuando los esfuerzos se dirigen a la Moralización de Espíritus inferiores que incluye la Almas de los encarnados y los espíritus desencarnados.

________________________________________
Referencias:
· El Evangelio Según El Espiritismo – Allan Kardec
· El Libro de Los Espíritus – Allan Kardec
· El Libro de Los médiums – Alan Kardec
· Génesis – Allan Kardec
· Artículo de este Blog: La Apometría no es Espiritismo
· Artículo de este Blog: Los Espíritus de La Codificación Espirita
· Artículo de este Blog: El Diablo, Satanás o el Demonio no existe
· Artículo de este Blog: Reforma Íntima
· Artículo de este Blog: ¿Qué es La Transformación Moral?

Revisado en: 9/23/14

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago