jueves, 18 de abril de 2013

Mozart, el famoso MÚSICO, reencarnó en el Planeta Júpiter y psicografío dibujos de su casa con detalles – Soy Espírita


Hace 157 años no existía la tecnología que hoy tenemos. Los telescópios tenían un alcance si consideramos desde el tiempo de Galileo una significación de 20 – 50 veces el tamaño de los objetos, cuando se observaban desde un rudimentario telescopio de la época. Hoy día con toda la tecnología que creemos tenemos con telescopios en órbita o transitando en nuestro sistema solar, aún no tenemos la constancia de lo que pueda existir en Júpiter en detalle, pero los Espíritus si lo saben. 



Este articulo es para ilustrarles lo publicado en La Revista Espírita de 1858 relacionado a este tema. El Espíritu desencarnado de Mozart narró cómo había sido asignado a vivir como espíritu en una comuna en Júpiter.  Es una información muy interesante, donde se ilustra la morada que le tocó cuando desencarnó.


Vídeo en Español explicativo sobre el Planeta Júpiter:



http://youtu.be/k74Q-Mz8jrQ


Veamos primero información del Planeta Júpiter, según publicada, luego iremos a lo que La Revista Espirita del 1858 nos habla sobre Jupitereste tema. Despoues presento informacion de Saturno, que es noticia hoy porque nuevas fotos de la NASA, muestran con bastante nitidez fotos de lagos en este. planeta.

Información de Júpiter (planeta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Imagen de Júpiter y los satélites galileanos:
 Ío, Europa, Ganímedes y Calisto
Júpiter Símbolos astronómico de Júpiter (planeta)
Hubble Spies Jupiter Eclipses.jpg
Imagen de Júpiter tomada con eclipses de Ganímedes, Io y Calisto (no se muestra en la imágen) por el Telescopio Espacial Hubble.
Elementos orbitales
Inclinación1,30530°
Excentricidad0,04839266
Elementos orbitales derivados
Período orbital sideral11a 315d 1,1h
Período orbital sinódico398,9 días
Velocidad orbital media13,0697 km/s
Radio orbital medio
778.412.026 km
5,20336301 UA
Satélites67 conocidos[1]
Características físicas
Masa1,899×1027 kg
Densidad1,33 g/cm3
Área de superficie6,41×1010 km2
Diámetro142.984 km
Gravedad24,79 m/s2[2]
Velocidad de escape59,54 km/s
Periodo de rotación9h 55,5m
Inclinación axial3,12°
Albedo0,52
Características atmosféricas
Presión70 kPa
Temperatura
Mínima110 K
-163,15 °C
Media152 K
-121,15 °C
Máxima198 K
-75,15 °C
Composición
Hidrógeno>81%
Helio>17%
Metano0,1%
Vapor de Agua0,1%
Amoníaco0,02%
Etano0,0002%
Fosfina0,0001%
Sulfuro de hidrógeno<0,0001%
Cuerpo celeste
AnteriorMarte
SiguienteSaturno
Jupiter Earth Comparison.png

Comparación con la Tierra
Júpiter es el quinto planeta del Sistema Solar. Forma parte de los denominados planetas exteriores o gaseosos. Recibe su nombre del dios romano Júpiter (Zeus en la mitología griega).
Se trata del planeta que ofrece un mayor brillo a lo largo del año dependiendo de su fase. Es, además, después del Sol, el mayor cuerpo celeste del Sistema Solar, con una masa casi dos veces y media la de los demás planetas juntos (con una masa 318 veces mayor que la de la Tierra y 3 veces mayor que la de Saturno).

Júpiter es un cuerpo masivo gaseoso, formado principalmente por hidrógeno y helio, carente de una superficie interior definida. Entre los detalles atmosféricos destacan la Gran mancha roja, un enorme anticiclón situado en las latitudes tropicales del hemisferio sur, la estructura de nubes en bandas oscuras y zonas brillantes, y la dinámica atmosférica global determinada por intensos vientos zonales alternantes en latitud y con velocidades de hasta 140 m/s (504 km/h).




Características principales

Júpiter es el planeta con mayor masa del Sistema Solar: equivale a unas 2,48 veces la suma de las masas de todos los demás planetas juntos. A pesar de ello, no es el planeta más masivo que se conoce: más de un centenar de planetas extrasolares que han sido descubiertos tienen masas similares o superiores a la de Júpiter. Júpiter también posee la velocidad de rotación más rápida de los planetas del Sistema Solar: gira en poco menos de 10 horas sobre su eje. Esta velocidad de rotación se deduce a partir de las medidas del campo magnético del planeta. La atmósfera se encuentra dividida en regiones con fuertes vientos zonales con periodos de rotación que van desde las 9h 50m 30s, en la zona ecuatorial, a las 9h 55m 40s en el resto del planeta.

El planeta es conocido por una enorme formación meteorológica, la Gran Mancha Roja, fácilmente visible por astrónomos aficionados dado su gran tamaño, superior al de la Tierra. Su atmósfera está permanentemente cubierta de nubes que permiten trazar la dinámica atmosférica y muestran un alto grado de turbulencia.


Tomando como referencia la distancia al Sol, Júpiter es el quinto planeta del Sistema Solar. Su órbita se sitúa aproximadamente a 5 UA, unos 750 millones de km del Sol.

Masa

La masa de Júpiter es tal, que su baricentro con el Sol se sitúa en realidad por encima de su superficie (1,068 de radio solar, desde el centro del Sol). A pesar de ser mucho más grande que la Tierra (con un diámetro once veces mayor) es considerablemente menos denso. El volumen de Júpiter es equivalente al de 1.317 Tierras, pero su masa es sólo 318 veces mayor. La unidad de masa de Júpiter (Mj) se utiliza para medir masas de otros planetas gaseosos, sobre todo planetas extrasolares y enanas marrones.
Si bien Júpiter necesitaría tener 80 veces su masa para provocar las reacciones de fusión de hidrógeno necesarias y convertirse en una estrella, la enana roja más pequeña que se conoce tiene sólo un 30 por ciento más de radio que Júpiter (aunque tiene mucha más masa). Júpiter irradia más calor del que recibe de la escasa luz solar que le llega hasta esa distancia. La diferencia de calor desencadenada es generada por la inestabilidad Kelvin-Helmholtz mediante contracción adiabática (encogimiento). La consecuencia de este proceso es la contracción del planeta unos dos centímetros al año. Después de su formación, Júpiter era mucho más caliente y tenía un diámetro casi el doble del actual.
Si fuese unas cuatro veces más masivo, el interior podría llegar a comprimirse mucho más a causa de fuerzas gravitacionales mayores, lo que podría dar lugar a una disminución de su volumen, independientemente de que su masa aumentase. Como resultado, se especula que Júpiter podría alcanzar uno de los diámetros más amplios que un planeta de estas características y evolución puede lograr. El proceso de reducción del volumen con aumento de masa podría continuar hasta que se alcanzara una combustión estelar, como en las enanas marrones con una masa 50 veces la de Júpiter. Esto ha llevado a algunos astrónomos a calificarlo como “estrella fracasada”, aunque no queda claro si los procesos involucrados en la formación de planetas como Júpiter se asemejan a los procesos de creación de sistemas estelares múltiples.















Usted lo evalúa y verifica que dijeron los libros de la Codificación Espiritas.

Ellos nos dieron en el Libro de Los Espíritus lo siguiente.

III.- Encarnación en los diferentes mundos ¿Qué dijeron Los Espíritus sobre vida en otros Planeta hace 156 años?

El Libro de Los Espíritus dice:

III.- Encarnación en los diferentes mundos
172. Nuestras diversas existencias corporales ¿se cumplen todas en la Tierra?

- No, no todas, sino en los distintos mundos. Las de la Tierra no son las primeras ni las últimas, y son de las más materiales y alejadas de la perfección.
173. En cada nueva existencia corpórea, ¿pasa el alma de un mundo a otro, o puede cumplir varias en un mismo globo? 
- Puede encarnar muchas veces en un mismo globo, si no está lo bastante adelantada para pasar a un mundo superior.
173 a. Así pues, ¿podemos reaparecer varias veces en la Tierra. 
- Ciertamente. 
173 b. Y después de haber vivido en otros mundos ¿podemos volver aquí?
- Seguro. Es posible que hayáis vivido ya en otras partes y también en la Tierra.
174. Reencarnar en la Tierra, ¿constituye una necesidad?
- No. Pero si no adelantáis podréis ir a otro mundo que no sea mejor que la Tierra, o que sea aún peor.
175. ¿Existe una ventaja en volver a vivir aquí?
- Ninguna ventaja en particular, a menos de estar cumpliendo una misión. Entonces se adelanta, aquí como en otras partes.
175 a. ¿No seríamos más dichosos si permaneciéramos en el estado de Espíritus?
- ¡No, no! Se quedaría estacionario, y lo que se quiere es adelantar hacia Dios.
176. Tras haber encarnado en otros mundos, ¿pueden los Espíritus hacerlo en éste, si no encarnaron nunca aquí?
- Sí, como vosotros en los demás globos. Todos los mundos son solidarios. Lo que no se realiza en uno se cumple en otro.
176 a. De esta manera ¿hay hombres que están en la Tierra por primera vez?
- Los hay, muchos y en diversos grados. 
176 b. ¿Se puede reconocer por cualquier indicio cuándo un Espíritu está por vez primera reencarnado en la Tierra?
- Eso no tendría ninguna utilidad.
177. Para llegar a la perfección y a la ventura suprema, que es la meta postrera de todos los hombres, ¿debe el Espíritu pasar por la serie de pruebas de todos los mundos que en el Universo existen?
- No, porque hay muchos mundos que están en el mismo grado y donde el Espíritu no aprendería nada nuevo.
177 a. ¿Cómo explicar entonces la pluralidad de sus existencias en un mismo globo?
- Tal vez se encuentre en cada ocasión en situaciones muy diferentes, que son para él otras tantas oportunidades para adquirir experiencia.
178. ¿Pueden los Espíritus volver a vivir corporalmente en un mundo relativamente inferior a aquel en que han residido ya?

- Sí, cuando deben realizar una misión para ayudar al progreso, y en tal caso aceptan con alegría las tribulaciones de esa existencia, porque les proporcionan un medio para adelantar.
178 a. ¿No puede ocurrir esto también por expiación, y no es posible que Dios envíe a Espíritus rebeldes a mundos inferiores?- Los Espíritus pueden permanecer estacionarios, pero no retroceden, y entonces su castigo consiste en no seguir adelantando y en recomenzar las existencias mal empleadas en el medio que a su naturaleza conviene. 
178 b. ¿Cuáles son los que deben recomenzar una misma existencia?- Los que fallen en su misión o en sus pruebas. 
179. Los Seres que habitan cada mundo ¿han llegado todos a un mismo grado de perfección?

- No, es como en la Tierra: los hay más o menos adelantados.
180. Al pasar de este globo a otro ¿conserva el Espíritu la inteligencia que en la Tierra tenía?
- Sin duda alguna. La inteligencia no se pierde, aunque acaso no posea los mismos medios de manifestarla. Esto depende de su superioridad y del estado del cuerpo que tome. (Véase “Influencia del Organismo”, parágrafo 367).
181. Los Seres que habitan los diferentes mundos ¿tienen cuerpos similares a los nuestros?
- Desde luego, poseen cuerpos, puesto que es necesario que el Espíritu esté revestido de materia para obrar sobre ella. Pero esa envoltura es más o menos material, según sea el grado de pureza a que hayan llegado los Espíritus, y es eso lo que constituye la diferencia entre los mundos que debemos recorrer. Porque hay muchas moradas en la casa de nuestro Padre y, en consecuencia, muchos grados. Unos lo saben y tienen conciencia de ello en la Tierra, al paso que otros no están en modo alguno en las mismas condiciones.
182. ¿Podemos conocer con exactitud el estado físico y moral de los diversos mundos? 
- Nosotros, los Espíritus, no podemos responder sino conforme al grado en que vosotros os halláis. Vale decir que no debemos revelar esas cosas a todos, por cuanto todos no están en situación de comprenderlas, y esto los turbaría.
A medida que el Espíritu se purifica el cuerpo de que se halla revestido se va acercando igualmente a la naturaleza espírita. La materia se torna menos densa, ya no se arrastra penosamente por el suelo, las necesidades físicas son menos groseras, los seres vivos no tienen ya necesidad de destruirse unos a otros para nutrirse. El Espíritu es más libre y posee, para las cosas distantes, percepciones que nos son desconocidas; y lo que nosotros vemos con los ojos del cuerpo, él lo percibe mediante el pensamiento.

La purificación de los Espíritus se refleja en el perfecciona-miento moral de los seres en que se han encarnado. Las pasiones animales se debilitan, el egoísmo cede su lugar al sentimiento fraternal. Así pues, en los mundos superiores al nuestro no se conocen las guerras. Los odios y las discordias no tienen objeto allí, porque nadie piensa en dañar a sus semejantes. La intuición que poseen acerca de su porvenir, la seguridad que les otorga una conciencia libre de remordimientos, hacen que la muerte no les cause la menor aprensión. La ven llegar sin temor, como una mera transformación.
 
La duración de la vida, en los diversos globos, parece estar proporcionada al grado de superioridad física y moral de los mismos, y esto es perfectamente razonable. Cuanto menos material sea el cuerpo, tanto menos sujeto estará a las vicisitudes que lo desorganizan. Y cuanto más puro el Espíritu, menos pasiones lo minarán. Es ese un beneficio más de la Providencia, que de este modo quiere abreviar los sufrimientos.
183. Al pasar de un mundo a otro ¿pasa también el Espíritu por una nueva infancia? 
- La infancia es dondequiera una transición necesaria, pero no en todas partes es tan torpe como entre vosotros.
184. ¿Puede el Espíritu escoger el nuevo mundo en que ha de residir?
- No siempre, pero le cabe solicitarlo, y podrá obtenerlo si lo ha merecido. Porque los mundos sólo son accesibles a los Espíritus de acuerdo con su grado de elevación.
184 a. Si el Espíritu no pide nada, ¿qué es lo que determina el mundo en que habrá de reencarnar?
- Su grado de elevación.
185. El estado físico y moral de los seres vivos ¿es perpetuamente el mismo en cada globo?
- No. También los mundos se encuentran sometidos a la ley del progreso. Todos han comenzado como el vuestro, en un estado inferior, y la misma Tierra experimentará una transformación similar. Se convertirá en un paraíso terrenal cuando los hombres se hayan hecho buenos.
De modo que las razas que en la hora actual pueblan la Tierra desaparecerán un día, siendo sustituidas por seres cada vez más perfectos. Esas razas transformadas sucederán a la de hoy, así como ésta ha reemplazado a otras más groseras todavía.
186. ¿Hay mundos en que el Espíritu, dejando de habitar un cuerpo material, sólo tiene ya por envoltura al periespíritu?
- Sí, y esa envoltura misma se torna tan etérea que para vosotros es como si no existiera. Se trata entonces del estado de Espíritus puros.
186 a. De ello parece resultar que no hay una demarcación neta entre el estado de las últimas encarnaciones y el de Espíritu puro. - Tal demarcación no existe. Puesto que las diferencias se van borrando poco a poco, aquélla se torna imperceptible, como la noche que se esfuma ante las primeras claridades del alba.
187. La sustancia del periespíritu ¿es idéntica en todos los globos?

- No, es más o menos etérea. Al pasar de un mundo a otro, el Espíritu se reviste de la materia propia de cada uno de ellos, lo que se opera con la rapidez del relámpago.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
188. Los Espíritus puros ¿habitan mundos especiales o se hallan en el espacio universal sin estar más ligados a un globo que a otro?
- Los Espíritus puros residen en ciertos mundos, pero no se encuentran confinados en ellos, como sucede a los hombres en la Tierra. Con más facilidad que los otros pueden trasladarse a todas partes. 42
42 Según los Espíritus, de todos los cuerpos celestes que integran nuestro sistema planetario está la Tierra entre aquellos cuyos habitantes se hallan menos adelantados en lo físico y en lo moral. Marte le sería aún inferior y Júpiter muy superior, desde todos los puntos de vista. El Sol no sería un astro habitado por seres corpóreos, sino un lugar de reunión de los Espíritus superiores, quienes irradian desde allí mediante el pensamiento hacia los otros mundos, a los que dirigen por intermedio de Espíritus menos elevados, con los cuales se comunican sirviéndose del fluido universal. Como constitución física, el Sol sería un foco de electricidad. Todos los soles parecerían estar en una situación idéntica.

El volumen de cada mundo y la distancia que los separa del Sol no tienen ninguna relación necesaria con su grado de progreso, puesto que, a lo que parece, Venus se hallaría más adelantado que la Tierra, y Saturno, menos que Júpiter.

Muchos Espíritus que animaron a personas conocidas en la Tierra dijeron haber reencarnado en Júpiter*, uno de los mundos más cercanos a la perfección, y ha habido oportunidad de asombrarse al ver en ese globo tan adelantado a hombres que la opinión humana no consideraba en la Tierra como de la misma categoría. Esto no ha de sorpren-dernos en modo alguno. Primero, si se considera que ciertos Espíritus que habitaban aquel planeta han podido ser enviados a la Tierra para cumplir en ella una misión que, a nuestro entender, no los colocaba en el primer rango. Segundo, porque entre su existencia terrestre y la desarrollada en Júpiter han podido tener otras intermedias, en las cuales hayan mejorado. Y tercero, en suma, porque en aquel mundo, igual que en el   nuestro, hay diferentes grados de desarrollo, y de uno a otro grado es posible que exista la distancia que separa entre nosotros al salvaje [aborigen] del hombre civilizado. Así pues, por el hecho de vivir en Júpiter no se inferirá que se esté en el nivel de los Seres más perfeccionados, como tampoco se deduce que alguien que vive en París deba hallarse al nivel de un sabio del Instituto.Las condiciones de longevidad no son tampoco en todas las partes las mismas que en la Tierra y la edad de los individuos no se puede comparar. Una persona que falleció algunos años atrás, al ser evocada manifestó que había encarnado seis meses antes en un mundo cuyo nombre nos es desconocido. Interrogada acerca de la edad que tenía entonces en ese mundo, respondió: “No puedo precisarla, porque no contamos el tiempo como vosotros. Además, la forma de vida no es la misma: nos desarrollamos aquí con mucha mayor rapidez. Por tanto, aunque no haga más de seis de vuestros meses que yo me encuentro aquí, puedo deciros que en lo tocante a la inteligencia tengo treinta años de la edad que contaba en la Tierra”.Muchas respuestas análogas han dado otros Espíritus, y ello no tiene nada de inverosímil. ¿No vemos acaso en la Tierra a muchísimos animales que adquieren en pocos meses su desarrollo normal? ¿Por qué no ha de acontecer lo mismo con el hombre, en otras esferas? Subrayemos, por otra parte, que el desarrollo alcanzado por el hombre en nuestro mundo a la edad de treinta años quizá no es sino una especie de infancia si se le compara con el que debería alcanzar. Es preciso tener la visión muy limitada para considerarnos en todo los prototipos de la Creación, y es rebajar a la Divinidad creer que fuera de nosotros no haya más nada que crear. [N. de A. Kardec.]* En la actualidad resulta chocante pensar en la posibilidad de vida en planetas como Júpiter, Marte o Venus, por carecer ellos de las condiciones ambientales necesarias. Pero hay que recordar al lector, que al igual que no vemos a los Espíritus, y sin embargo podemos dar testimonio de su realidad, un caso análogo ocurriría con los habitantes de dichos planetas, en donde la materia puede estar vibrando en distintas coordenadas vibratorias a las nuestras. Además puede tratarse de mundos transitorios, en donde la vida sólo sea espiritual y no física. (Véase la pregunta nº 236 y ss.)Kardec recibió múltiples comunicaciones donde los Espíritus afirmaban vivir en Júpiter, entre ellas, famosas son las del espíritu de Mozart (Véase Revue Spirite año 1858 y 1859, meses de mayo), en donde da testimonio de su estancia en dicho planeta, dictando además una sonata como prueba de identidad; o de los dibujos a través del médium V. Sardou (Véase Revue Spirite, año 1858, mes de agosto) de las diferentes casas de los Espíritus que afirmaban habitar ahí, entre ellos el mismo Mozart, Zoroastro o Palissy. [N. del copista.]
_______
Observaciones sobre los dibujos de Júpiter
Así como lo habíamos anunciado,203 con este número de nuestra Revista damos un dibujo de una vivienda de Júpiter, ejecutado y grabado por el Sr. Victorien Sardou –como médium–, y nosotros le agregamos el artículo descriptivo que él ha tenido a bien hacernos llegar sobre este asunto. Acerca de la autenticidad de esas descripciones, cualquiera que fuere la opinión de aquellos que podrían acusarnos de ocuparnos de lo que sucede en los mundos desconocidos, mientras que hay tanto por hacer en la Tierra, rogamos a nuestros lectores que no pierdan de vista que nuestro objetivo –así como lo anuncia nuestro título– es ante todo el estudio de los fenómenos y que, desde este enfoque, nada debe descuidarse. Ahora bien, como hecho de manifestaciones, esos dibujos son indiscutiblemente los más notables, considerándose que el autor no sabe dibujar, ni grabar, y que el dibujo que ofrecemos ha sido grabado por él en agua fuerte, sin modelo ni ensayo previo, en nueve horas. Incluso suponiendo que ese dibujo sea una fantasía del Espíritu que lo ha hecho trazar, el solo hecho de su ejecución no sería un fenómeno menos digno de atención y, por esta razón, cabe a nuestra Compilación darlo a conocer, así como la descripción que sobre el mismo ha sido dada por los Espíritus, no para satisfacer la vana curiosidad de las personas fútiles, sino como tema de estudio para las personas serias que quieran profundizar todos los misterios de la ciencia espírita. Se estaría en un error si se creyera que hacemos de la revelación de los mundos desconocidos el objeto capital de la Doctrina; esto no será siempre sino un accesorio que creemos útil como complemento de estudio; para nosotros, lo principal será siempre la enseñanza moral, y en las comunicaciones del Más Allá buscamos sobre todo lo que puede esclarecer a la Humanidad y conducirla al bien, único medio de asegurar su felicidad en este mundo y en el otro. ¿No se podría decir lo mismo de los astrónomos que también sondan los espacios, y preguntarse en qué puede ser útil para el bien de la Humanidad saber calcular con una precisión rigurosa la parábola de un astro invisible? No todas las Ciencias tienen, pues, un interés eminentemente práctico, y sin embargo no viene al pensamiento de nadie tratarlas con desdén, porque todo lo que ensancha el círculo de las ideas contribuye al progreso. Lo mismo ocurre con las comunicaciones espíritas, aun cuando salen del estrecho círculo de nuestra personalidad. 223

Las viviendas del planeta Júpiter
Un gran motivo de asombro para ciertas personas, convencidas además de la existencia de los Espíritus (no voy aquí a ocuparme de las otras), es que éstos tengan –como nosotros– sus viviendas y sus ciudades. No me han evitado críticas: «¡Casas de Espíritus en Júpiter!... ¡Qué broma!...» –Broma si así lo desean; yo no tengo nada que ver con eso. Si el lector no encuentra aquí, en la verosimilitud de las explicaciones, una prueba suficiente de su veracidad; si no está sorprendido, como nosotros, de la perfecta concordancia de estas revelaciones espíritas con los datos más positivos de la Ciencia astronómica; en una palabra, si no ve más que una hábil mistificación en los próximos detalles y en el dibujo que los acompaña, los invito a pedirles explicaciones a los Espíritus, de los cuales soy solamente el instrumento y el eco fiel. Que evoquen a Palissy, a Mozart o a otro habitante de esa dichosa morada; que los interroguen, que controlen mis afirmaciones con las suyas; en fin, que discutan con ellos: porque –por mi parte– no hago más que presentar aquí lo que me han dado y repetir lo que me han dicho, y, por este papel absolutamente pasivo, me creo al abrigo de la censura como también del elogio.

Hecha esta salvedad, y una vez admitida la confianza en los Espíritus, si se acepta como verdadera a la única doctrina realmente bella y sabia que la evocación de los muertos nos ha revelado hasta aquí, es decir, la migración de las almas de planetas en planetas, sus encarnaciones sucesivas y su progreso incesante a través del trabajo, las viviendas en Júpiter no tendrán más motivos para asombrarnos. Desde el momento en que un Espíritu se encarna en un mundo como el nuestro, sometido a una doble revolución, es decir, a la alternativa de los días y de las noches y al regreso periódico de las estaciones; desde el momento en que él posee un cuerpo, esa envoltura material –por más frágil que sea– no requiere solamente alimentación y vestimenta, sino también una residencia o al menos un lugar de reposo, por consiguiente una morada. En efecto, es esto lo que nos han dicho. Como nosotros, y mejor que nosotros, los habitantes de Júpiter tienen sus hogares comunes y sus familias, grupos armoniosos de Espíritus simpáticos, unidos en el triunfo después de haberlo estado en la lucha: es por esto que a esas moradas tan espaciosas se les puede dar el justo nombre de palacios. También como nosotros, esos Espíritus tienen sus fiestas, sus ceremonias, sus reuniones públicas: de ahí que ciertos edificios sean especialmente destinados a estos usos. En fin, es preciso esperar en esas regiones superiores el encuentro con toda una Humanidad activa y laboriosa como la nuestra, sujeta como nosotros a sus leyes, a sus necesidades, a sus deberes, pero con la diferencia de que el progreso –rebelde a nuestros esfuerzos– se vuelve una conquista fácil para los Espíritus liberados de nuestros vicios terrestres, como ellos lo están. 224

No debería ocuparme aquí sino de la arquitectura de sus viviendas, pero para mejor comprensión de los siguientes detalles, una palabra explicativa no será inútil. Si sólo los Espíritus buenos pueden acceder a Júpiter, no resulta de esto que sus habitantes sean todos excelentes en el mismo grado: entre la bondad del simple y la del hombre de genio, pueden contarse muchos matices. Ahora bien, toda la organización social de ese mundo superior reposa precisamente sobre esa variedad de inteligencias y de aptitudes; y, por efecto de leyes armoniosas que sería demasiado largo explicar aquí, es a los Espíritus más elevados –a los más depurados– que pertenece la alta dirección de su planeta. Esta supremacía no se detiene allí; se extiende hasta los mundos inferiores, donde esos Espíritus, por sus influencias, favorecen y activan sin cesar el progreso religioso, que engendra todos los otros. Es necesario agregar que para esos Espíritus depurados no sería sino cuestión de trabajos de inteligencia, ya que sus actividades sólo se ejercen en la esfera del pensamiento al haber conquistado bastante dominio sobre la materia, siendo apenas entorpecidos débilmente por ésta en el libre ejercicio de su voluntad. El cuerpo de todos esos Espíritus, y además de todos los Espíritus que viven en Júpiter, es de una densidad tan leve que solamente puede encontrar término de comparación con la de los fluidos imponderables: un poco mayor que el nuestro, del cual reproduce exactamente la forma –pero más pura y más bella–, él se presentaría a nosotros bajo la apariencia de un vapor (empleo a disgusto esta palabra que designa una substancia aún demasiado grosera), de un vapor –decía yo– muy etéreo y luminoso... sobre todo luminoso en los contornos del rostro y de la cabeza, porque aquí la inteligencia y la vida irradian como un foco ardiente; y efectivamente es este resplandor magnético el vislumbrado por los visionarios cristianos y que nuestros pintores han traducido por el nimbo o aureola de los santos.

Se concibe que tal cuerpo no dificulte sino débilmente las comunicaciones extramundanas de esos Espíritus, y que les permite en su propio planeta un desplazamiento rápido y fácil. Él se sustrae tan fácilmente a la atracción planetaria, y su densidad difiere tan poco con la de la atmósfera, que puede allí moverse, ir y venir, subir o bajar, al capricho del Espíritu y sin otro esfuerzo que el de su voluntad. También algunos personajes que Palissy ha tenido a bien hacerme dibujar son representados rasando el suelo, la superficie de las aguas o muy elevados en el aire, con toda la libertad de acción y de movimientos que atribuimos a nuestros ángeles. Esta locomoción es más fácil para el Espíritu que es más depurado, y esto se comprende sin dificultad; también nada es más fácil a los habitantes del planeta que conocer a primera vista el valor de un Espíritu que pasa; dos señales hablarán por sí: la altura de su vuelo y la luz más o menos brillante de su aureola. 225

En Júpiter, como en todas partes, aquellos que vuelan más alto son los más raros; por debajo de ellos es preciso contar varias clases de Espíritus inferiores, en virtud como en poder, pero naturalmente libres de igualarlos un día a través del perfeccionamiento. Escalonados y clasificados según sus méritos, éstos son consagrados más particularmente a los trabajos que interesan al propio planeta, y no ejercen sobre nuestros mundos inferiores la autoridad todopoderosa de los primeros. Es verdad que responden a una evocación con revelaciones sabias y buenas; pero por la prontitud que tienen en dejarnos, y por el laconismo de sus palabras, es fácil comprender que tienen mucho que hacer en otra parte, y que todavía no están lo suficientemente liberados como para irradiar a la vez en dos puntos tan distantes uno del otro. En fin, después de estos Espíritus menos perfectos, pero separados de ellos por un abismo, vienen los animales que, como únicos servidores y únicos obreros del planeta, merecen una mención enteramente especial.

Si designamos con el nombre de animales a esos seres singulares que ocupan la parte más baja de la escala, es porque los propios Espíritus lo han puesto en uso y, además, nuestra lengua no tiene un término mejor para ofrecernos. Esta designación los rebaja demasiado, pero llamarlos hombres sería hacerles demasiado honor; en efecto, son Espíritus consagrados a la animalidad, quizá durante mucho tiempo, quizá para siempre, ya que no todos los Espíritus están de acuerdo sobre este punto, y la solución del problema parece pertenecer a los mundos más elevados que Júpiter; pero cualquiera que sea su futuro, no hay que equivocarse sobre su pasado. Antes de ir hacia allá, esos Espíritus han emigrado sucesivamente en nuestros mundos inferiores, del cuerpo de un animal al de otro, a través de una escala de perfeccionamiento totalmente gradual. El estudio atento de nuestros animales terrestres, sus costumbres, sus caracteres individuales, su ferocidad lejos del hombre y su domesticación lenta pero siempre posible, todo esto testimonia suficientemente la realidad de esta ascensión animal.
Así, de cualquier lado que se lo mire, la armonía del Universo se resume siempre en una sola ley: el progreso por todas partes y para todos, para el animal como para la planta, para la planta como para el mineral; al principio, un progreso puramente material en las moléculas insensibles del metal o de la piedra, y cada vez más inteligente a medida que nos remontamos a la escala de los seres y al paso que la individualidad tiende a liberarse de la masa, a afirmarse, a conocerse. –Pensamiento elevado y consolador como jamás lo hubo, porque prueba que nada se sacrifica, que la recompensa es siempre proporcional al progreso realizado: por ejemplo, que la devoción del perro que muere por su dueño no es estéril para su Espíritu, porque tendrá su justo salario más allá de este mundo. 226

Es el caso de los Espíritus animales que pueblan Júpiter; ellos se perfeccionaron al mismo tiempo que nosotros, con nosotros y con nuestra ayuda. La ley es aún más admirable: hace tan bien de su devoción al hombre la primera condición de su ascensión planetaria, que la voluntad de un Espíritu de Júpiter puede llamar para sí a todo animal que, en una de sus vidas anteriores, le haya dado pruebas de afecto. Esas simpatías, que allá en lo alto forman familias de Espíritus, también agrupan alrededor de las familias todo un cortejo de animales consagrados. Por consecuencia, el vínculo que tenemos con un animal en este mundo, el cuidado que ponemos en domesticarlo y en humanizarlo, todo tiene su razón de ser, todo será pagado: es un buen servidor que formamos con anticipación para un mundo mejor.

Ha de ser también un obrero, porque a sus iguales les está reservado todo el trabajo material y todo el esfuerzo corporal: carga o construcción, siembra o cosecha. Y para todo esto la Inteligencia Suprema ha provisto un cuerpo que a la vez tiene las ventajas de la bestia y las del hombre. Eso podemos juzgarlo por un croquis de Palissy, que representa algunos de estos animales jugando a las bochas con mucha atención. La mejor comparación que podría hacer sería con los faunos y con los sátiros de la Fábula; entretanto, el cuerpo ligeramente peludo es erguido como el nuestro; en algunos, las patas han desaparecido para dar lugar a ciertas piernas que recuerdan todavía la forma primitiva, al igual que los dos brazos robustos, singularmente ligados y terminados en verdaderas manos, si consideramos la oposición de los pulgares. Una cosa peculiar: ¡la cabeza no está tan perfeccionada como el resto! De esta manera, la fisonomía bien refleja algo de humano, pero el cráneo, las mandíbulas y sobre todo las orejas, en nada difieren sensiblemente del animal terrestre; por lo tanto, es fácil distinguirlos entre sí: éste es un perro, aquél un león. Apropiadamente vestidos con blusas y ropas bastante semejantes a las nuestras, sólo les falta la palabra para recordarnos de muy cerca algunos hombres de este mundo; pero he aquí precisamente lo que les falta y lo que no podrían hacer. Hábiles para comprenderse entre sí por un lenguaje que no tiene nada que ver con el nuestro, no se engañan más sobre las intenciones de los Espíritus que los dirigen: una mirada, un gesto bastan. A ciertos impulsos magnéticos, cuyo secreto nuestros domadores de animales ya saben, el animal adivina y obedece sin murmurar, y lo que es más: de buen grado, porque está bajo su encanto. Es así que se le impone toda la tarea pesada, y con su ayuda todo funciona normalmente de un extremo al otro de la escala social: el Espíritu elevado piensa, delibera; el Espíritu inferior aplica con su propia iniciativa, y el animal ejecuta. De este modo la concepción, la puesta en obra y el hecho se unen en una misma armonía y llevan todas las cosas a su debida finalidad, por los medios más simples y más seguros. 227

Pido disculpas por esta digresión: era indispensable para el tema que ahora puedo abordar.

Mientras esperamos los mapas prometidos, que facilitarán singularmente el estudio de todo el planeta, podemos –por las descripciones escritas de los Espíritus– hacernos una idea de su gran ciudad, de la ciudad por excelencia, de ese foco de luz y de actividad que concuerdan extrañamente en designar con el nombre latino de Julnius.

«En el mayor de nuestros continentes –dice Palissy–, en un valle de setecientas a ochocientas leguas de ancho, para contar como vosotros, un río magnífico desciende de las montañas del norte y, aumentado por una multitud de torrentes y afluentes, forma en su recorrido siete u ocho lagos, de los cuales el menor merecería entre vosotros el nombre de mar. Ha sido sobre la ribera del mayor de esos lagos, bautizado por nosotros con el nombre de La Perla, que nuestros antepasados han puesto los primeros cimientos de Julnius. Esta ciudad primitiva todavía existe, venerada y guardada como una preciosa reliquia. Su arquitectura difiere mucho de la vuestra. Todo esto te lo explicaré a su tiempo: debes saber solamente que la ciudad moderna está a unos cientos de metros más abajo que la antigua. El lago, situado en las montañas altas, se vierte en el valle en ocho cataratas enormes que forman otras tantas corrientes aisladas y dispersas en todos los sentidos. Con la ayuda de estas corrientes nosotros mismos hemos cavado en la llanura una multitud de arroyos, canales y estanques, reservando la tierra firme sólo para nuestras casas y nuestros jardines. De esto resulta una especie de ciudad anfibia, como vuestra Venecia, y de la cual no se podría decir, a primera vista, si está construida en la tierra o en el agua. Hoy nada te digo sobre los cuatro edificios sagrados construidos en la propia vertiente de las cataratas, de manera que el agua brota a raudales de sus pórticos: son éstas las obras que os parecerían increíbles por su grandeza y audacia.

«Es la ciudad terrestre que describo aquí, la ciudad de cierto modo material, la de las ocupaciones planetarias, en fin, la que llamamos Ciudad Baja. Ésta tiene sus calles o, mejor dicho, sus caminos trazados hacia el servicio interior; tiene sus plazas públicas, sus pórticos y sus puentes tendidos sobre los canales para el pasaje de los servidores. Pero la ciudad inteligente –la ciudad espiritual–, en fin, la verdadera Julnius, no está en el suelo, sino que es necesario buscarla en el aire.
«El cuerpo material de nuestros animales, incapaces de volar,XVIIprecisa de
XVII Es preciso, sin embargo, exceptuar a ciertos animales provistos de alas y reservados para el servicio aéreo y para los trabajos que entre nosotros exigirían el empleo de carpinteros. Son una transformación del ave, como los animales descriptos anteriormente son una transformación de los cuadrúpedos. [Nota del Espíritu Palissy, a través del médium Victorien Sardou.] 228

tierra firme; pero lo que nuestro cuerpo fluídico y luminoso requiere es una vivienda aérea como él, casi impalpable y móvil a merced de nuestra voluntad. Nuestra habilidad ha resuelto ese problema con la ayuda del tiempo y de las condiciones privilegiadas que el Gran Arquitecto nos había dado. Bien comprendes que esta conquista de los aires era indispensable a Espíritus como los nuestros. Nuestro día es de cinco horas, y la noche también de cinco horas; pero todo es relativo, y para seres prontos a pensar y a obrar como nosotros, para Espíritus que se comprenden por el lenguaje de los ojos y que se saben comunicar magnéticamente a la distancia, nuestro día de cinco horas ya igualaría en actividad a una de vuestras semanas. Esto era aún muy poco en nuestra opinión; y la inmovilidad de la morada, el punto fijo del hogar era una traba para todas nuestras grandes obras. Hoy, por el fácil desplazamiento de esas moradas de pájaros, por la posibilidad de transportarnos –a nosotros y a los nuestros– a cualquier lugar del planeta y a cualquier hora del día que nos plazca, nuestra existencia está por lo menos duplicada, y con ella todo lo que puede producir de útil y de grande.
«En ciertas épocas del año –agrega el Espíritu –, en algunas fiestas, por ejemplo, verías aquí el cielo oscurecido por la nube de viviendas que vienen de todos los puntos del horizonte. Es un curioso conjunto de moradas esbeltas, graciosas y leves, de todas las formas, de todos los colores, equilibradas en las alturas y continuamente a camino de la Ciudad Baja hacia la Ciudad Celestial. Algunos días después, el vacío se hace poco a poco y todos esos pájaros vuelan.» 

«Nada falta a esas moradas flotantes, ni siquiera el encanto del verdor y de las flores. Hablo de una vegetación inaudita entre vosotros, de plantas, incluso de arbustos que, por la naturaleza de sus órganos, respiran, se alimentan, viven y se reproducen en el aire.

«Nosotros tenemos –dice el mismo Espíritu– esas matas de flores enormes, de las cuales vosotros no podríais imaginar las formas ni los matices, y con una fineza de textura que las vuelve casi transparentes. Balanceadas en el aire –donde anchas hojas las sostienen– y dotadas de zarcillos parecidos a los de la vid, se reúnen en nubes de mil tonos o se dispersan al capricho del viento, preparando un espectáculo encantador a los transeúntes de la Ciudad Baja... ¡Imagina la gracia de esas balsas de verdor, de esos jardines flotantes que nuestra voluntad puede hacer o deshacer y que algunas veces duran toda una estación! Amplios conjuntos de lianas y de ramas floridas se destacan de esas alturas y penden hasta el suelo; enormes racimos se agitan expandiendo sus perfumes y sus pétalos que se deshojan... Los Espíritus que atraviesan el aire se detienen a su paso: es un lugar de reposo y de reencuentro y, si se quiere, un medio de transporte para terminar el viaje sin fatiga y en compañía.» 229

Otro Espíritu estaba sentado sobre una de esas flores en el momento en que yo lo evoqué.

«En este momento –me dijo él– es de noche en Julnius y estoy sentado en un lugar apartado sobre una de esas flores del aire que aquí sólo se abren a la claridad de nuestras lunas. Bajo mis pies toda la Ciudad Baja duerme; pero sobre mi cabeza y a mi alrededor, hasta donde la vista se pierde, sólo hay movimiento y alegría en el espacio. Nosotros dormimos poco: nuestra alma está demasiado desprendida como para que las necesidades del cuerpo sean tiránicas; y la noche es más bien hecha para nuestros servidores que para nosotros. Es la hora de las visitas y de las largas charlas, de los paseos solitarios, de los ensueños y de la música. Sólo veo moradas aéreas resplandecientes de luz o balsas de hojas y de flores que llevan a grupos alegres... La primera de nuestras lunas ilumina toda la Ciudad Baja: es una luz suave comparada con la de vuestros claros de luna; pero, al lado del lago, la segunda se eleva, y tiene reflejos verdosos que dan a todo el río el aspecto de un gran césped...»

Es sobre la ribera derecha de este río, «cuya agua –dice el Espíritu– te ofrecería la consistencia de un leve vapor»,XVIII que está construida la Casa de Mozart,204 que Palissy ha tenido a bien hacerme dibujar en cobre. Solamente doy aquí la fachada sur. La entrada grande está a la izquierda, sobre la llanura; a la derecha está el río; al norte y al sur están los jardines. He preguntado a Mozart quiénes eran sus vecinos. «–Arriba y abajo, ha dicho él, hay dos Espíritus que tú no conoces; pero a la izquierda, sólo estoy separado por una pradera grande del jardín de Cervantes».

Por lo tanto, la casa tiene cuatro lados como las nuestras; sin embargo, sería un error hacer una regla general. Ella está construida con una cierta piedra que los animales sacan de las canteras del norte, cuyo color el Espíritu compara con esos tonos verdosos que a menudo toma el azul del cielo en el momento en que el Sol se pone. En cuanto a su dureza, podemos hacernos una idea por esta observación de Palissy: que ella se disolvería tan rápidamente bajo nuestros dedos humanos como si fuese un copo de nieve; mientras tanto, ¡ésta es una de las materias más resistentes del planeta! Sobre sus paredes los Espíritus han esculpido o incrustado los extraños arabescos que el dibujo busca reproducir. Estos son ornamentos grabados en piedra y luego coloreados, o incrustaciones reproducidas en la solidez de la piedra verde a través de un procedimiento que ahora es de gran estima y que conserva en los vegetales toda la gracia de sus contornos, toda la fineza de sus tejidos y toda la riqueza

XVIII Al ser de 0,23 la densidad de Júpiter, es decir, un poco menos de un cuarto que la de la Tierra, el Espíritu nada ha dicho aquí que no sea muy verosímil. Se concibe que todo es relativo y que en ese globo etéreo, todo sea etéreo como él. [Nota de Allan Kardec.] 230

de su colorido. «Un descubrimiento –agrega el Espíritu– que haréis algún día y que entre vosotros cambiará muchas cosas.»

La gran ventana de la derecha presenta un ejemplo de ese género de ornamentación: uno de sus bordes no es otra cosa que una enorme caña de la cual se han conservado las hojas. Sucede lo mismo con el coronamiento de la ventana principal, que toma la forma de claves de sol: son plantas sarmentosas enlazadas y petrificadas. Es a través de este procedimiento que ellos obtienen la mayoría de los coronamientos de edificios, rejas, balaústres, etc. A menudo, inclusive, la planta está ubicada en la pared, con sus raíces y en condiciones de crecer libremente. Ésta crece, se desarrolla; sus flores se abren al azar y el artista no las fija en el lugar sino cuando han adquirido todo el desarrollo deseado para la ornamentación del edificio: la Casa de Palissy está casi enteramente decorada de esta manera.

Destinado en principio sólo a los muebles, después a los marcos de las puertas y de las ventanas, este género de ornamentos se ha perfeccionado poco a poco y ha terminado por invadir toda la arquitectura. Hoy no son solamente las flores y los arbustos que se petrifican de este modo, sino el propio árbol, de la raíz hasta la copa; y los palacios, como los edificios, casi no tienen otras columnas.
Una petrificación de la misma naturaleza sirve también para la decoración de las ventanas. Flores u hojas muy grandes son hábilmente despojadas de su parte carnosa: sólo queda la nerviación de las fibras, tan fina como la más fina muselina. Son cristalizadas, y de esas hojas unidas con arte se construye toda una ventana, que sólo deja filtrar hacia el interior una luz muy tenue: o bien se las recubre con una especie de vidrio líquido y coloreado con todos los matices, que se endurece en el aire y que transforma a la hoja en una especie de cristal. ¡De la unión de esas hojas en las ventanas resultan encantadores ramilletes transparentes y luminosos!
En cuanto a las propias dimensiones de esas aberturas y a mil otros detalles que en un primer momento pueden sorprender, me veo obligado a posponer la explicación: la historia de la arquitectura en Júpiter exigiría un volumen entero. Igualmente dejo de hablar del moblaje, para no detenerme aquí más que en la disposición general de las viviendas.

Después de todo lo anteriormente dicho, el lector debe haber comprendido que la casa del continente no debe ser para el Espíritu sino una especie de vivienda de paso. La Ciudad Baja solamente es frecuentada por los Espíritus de segundo orden, encargados de los intereses planetarios, por ejemplo, de la agricultura o de los intercambios y del buen orden a ser mantenido entre los servidores. También todas las casas que están en el suelo, generalmente sólo tienen planta baja y primer piso: uno destinado a los Espíritus que obran bajo la dirección de su señor,231

y accesible a los animales; el otro, reservado únicamente al Espíritu, que allí sólo vive ocasionalmente. Esto es lo que explica el por qué vemos en varias casas de Júpiter –por ejemplo en ésta y en la de Zoroastro– una escalera e incluso una rampa. Aquel que pasa rasando el agua como una golondrina y que puede correr sobre los tallos de trigo sin curvarlos, prescinde muy bien de la escalera y de la rampa para entrar en su casa; pero los Espíritus inferiores no tienen el vuelo tan fácil: ellos sólo se elevan por sacudidas, y la rampa no siempre les es inútil. En fin, la escalera es de absoluta necesidad para los animales servidores, que caminan como nosotros. Estos últimos también tienen sus habitaciones, y además muy elegantes, que hacen parte de todas las grandes residencias; pero sus funciones los llaman constantemente a la casa del señor: es preciso facilitarles la entrada y el trayecto interno. De ahí esas construcciones singulares que, por su base, se parecen a nuestros edificios terrestres y de los cuales difieren absolutamente en la parte superior.

Ésta se distingue sobre todo por una originalidad que seríamos incapaces de imitar. Es una especie de flecha aérea que se balancea sobre lo alto del edificio, por encima de la gran ventana y de su singular coronamiento. Esta frágil gavia, fácil de desplazar, está entretanto destinada –en el pensamiento del artista– a no salir del lugar que se le ha designado, porque sin reposar sobre nada en lo alto, completa la decoración, y lamento que la dimensión de la plancha no le haya permitido encontrar lugar en la misma. En cuanto a la morada aérea de Mozart, apenas he de constatar aquí su existencia: los límites de este artículo no me permiten extenderme sobre el asunto.

Sin embargo, no terminaré sin explicar, de paso, el género de ornamentos que el gran artista ha elegido para su morada. Es fácil reconocer en ellos el recuerdo de nuestra música terrestre: la clave de sol está allí frecuentemente repetida y, cosa singular, ¡nunca la clave de fa! En la decoración de la planta baja, encontramos un arco de violín, una especie de tiorba o mandolina, una lira y un pentagrama musical. Más arriba se encuentra una ventana grande que vagamente recuerda la forma de un órgano; las otras tienen la apariencia de notas grandes, y las notas pequeñas abundan en toda la fachada.

Sería un error deducir que la música de Júpiter sea comparable a la nuestra, y que se escriba con los mismos signos: Mozart se ha explicado sobre ella de manera que no deja ninguna duda al respecto; pero, en la decoración de sus casas, los Espíritus recuerdan de buen grado la misión terrestre que les ha merecido la encarnación en Júpiter y que mejor resume el carácter de su inteligencia. Así, en la Casa de Zoroastro, son los astros y el fuego que componen la decoración. 232

Hay más: parece que ese simbolismo tiene sus reglas y sus secretos. Todos esos ornamentos no están dispuestos al azar: ellos tienen su orden lógico y su significado preciso; pero éste es un arte que los Espíritus de Júpiter se abstienen en hacernos comprender –al menos hasta ahora– y sobre el cual no dan explicaciones de buen grado. Nuestros viejos arquitectos también empleaban el simbolismo en la decoración de sus catedrales; la Torre de Saint-Jacques no es nada menos que un poema hermético, si uno cree en la tradición. Por lo tanto, nada hay de qué sorprendernos en la singular decoración arquitectónica en Júpiter: si ésta contradice nuestras ideas sobre el arte humano, es porque, en efecto, hay todo un abismo entre una arquitectura que vive y que habla, y una construcción como la nuestra, que nada muestra. En esto, como en otras cosas, la prudencia nos preserva de ese error de lo relativo que quiere reducir todo a las proporciones y a los hábitos del hombre terrestre. Si los habitantes de Júpiter tuviesen residencias como las nuestras, si comiesen, viviesen, durmiesen y caminasen como nosotros, no habría gran provecho en subir hacia allá. ¡Es porque su planeta difiere absolutamente del nuestro que anhelamos conocerlo y que soñamos con él como nuestra futura morada!

Por mi parte, no habré perdido el tiempo –y sería muy feliz que los Espíritus me hayan elegido como su intérprete– si sus dibujos y sus descripciones inspiraren a un solo creyente el deseo de subir más rápidamente a Julnius, y el coraje de hacer todo para lograrlo.
VICTORIEN SARDOU
_______
El autor de esta interesante descripción es uno de esos adeptos fervorosos y esclarecidos que no temen en reconocer abiertamente sus creencias, y que se ponen por encima de la crítica de las personas que no creen en nada de aquello que salga del círculo de sus ideas. Vincular su nombre a una nueva Doctrina, arrostrando sarcasmos, es de un coraje que no es dado a todo el mundo, y felicitamos al Sr. V. Sardou por tenerlo. Su trabajo revela al escritor distinguido que, aunque joven todavía, ya ha conquistado un lugar honorable en la literatura, y une al talento de escribir, los profundos conocimientos del sabio; ésta es una nueva prueba de que el Espiritismo no se encuentra entre los tontos y los ignorantes. Hacemos votos para que el Sr. Sardou complete, lo más pronto posible, su trabajo tan felizmente comenzado. Si por sus eméritas investigaciones los astrónomos nos revelan el mecanismo del Universo, los Espíritus, por sus revelaciones, nos hacen conocer el estado moral, y es –como ellos dicen– con el objetivo de inclinarnos al bien para merecer una existencia mejor.
ALLAN KARDEC
Paris. – Typ. de Cosson et Comp.,205 rue du Four-Saint-Germain, 43. (París – Tipografía de Cosson y Compañía: calle de la Fábrica San Germán, Nº 43.) 233

La Casa de Mozart, en Júpiter

(Véase la Revista Espírita de agosto de 1858, págs. 222-232.)
[Ver tb. la N. del T. Nº 204]











Ahora veamos a Saturno, otro planeta de nuestro sistema solar.

Saturno (planeta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegaciónbúsqueda
Saturn (planet) large.jpg
Saturno Símbolo astronómico de Saturno

Saturno acompañado de varios de sus satélites
Elementos orbitales
Inclinación2,48446°
Excentricidad0,05415060
Elementos orbitales derivados
Período orbital sideral29a 167d 6,7h
(~9,3·108 s)
Período orbital sinódico378,1 días (~3,27·107 s)
Velocidad orbital media9672,4 m/s
Radio orbital medio9,53707032 UA
1,4267254·1012 m
Satélites~200 observados (61 con órbitas seguras)
Características físicas
Masa5,688·1026 kg
Volumen8,27·1023 
Densidad690 kg/
Área de superficie4,38·1016 
Diámetro1,20536·108 m
Gravedad10,44 m/s²
Velocidad de escape35490 m/s
Periodo de rotación
Ecuatorial10h 13m 59s 
Interno10h 39m 25s 
Inclinación axial26,73°
Albedo0,47
Características atmosféricas
Presión1,4·105 Pa
Temperatura
Mínima82 K
Media143 K
Máxima?
Nubes93 K
Composición
Hidrógeno>93%
Helio>5%
Metano0,2%
Vapor de agua0,1%
Amoníaco0,01%
Etano0,0005%
Fosfina0,0001%
Cuerpo celeste
AnteriorJúpiter
SiguienteUrano
Saturn Earth Comparison.png
Comparación con la Tierra
Saturno es el sexto planeta del Sistema Solar, el segundo en tamaño y masa después de Júpiter y el único con un sistema de anillos visible desde nuestro planeta. Su nombre proviene del dios romano Saturno. Forma parte de los denominados planetas exteriores o gaseosos, también llamados jovianos por su parecido a Júpiter. El aspecto más característico de Saturno son sus brillantes anillos. Antes de la invención del telescopio, Saturno era el más lejano de los planetas conocidos y, a simple vista, no parecía luminoso ni interesante. El primero en observar los anillos fue Galileo en 1610,[1] pero la baja inclinación de los anillos y la baja resolución de su telescopio le hicieron pensar en un principio que se trataba de grandes lunas. Christiaan Huygens con mejores medios de observación pudo en 1659 observar con claridad los anillos. James Clerk Maxwell en 1859 demostró matemáticamente que los anillos no podían ser un único objeto sólido sino que debían ser la agrupación de millones de partículas de menor tamaño. Las partículas que habitan en los anillos de Saturno giran a una velocidad de 48 000 km/h, 15 veces más rápido que una bala.

Origen del nombre del planeta Saturno

Debido a su posición orbital más lejana que Júpiter, los antiguos romanos le otorgaron el nombre del padre de Júpiter al planeta Saturno. En la mitología romana, Saturno era el equivalente del antiguo titán griego Crono, hijo de Urano y Gea que gobernaba el mundo de los dioses y los hombres devorando a sus hijos en cuanto nacían para que no lo destronaran. Zeus, uno de ellos, consiguió esquivar este destino y finalmente derrocó a su padre para convertirse en el dios supremo.

Los griegos y romanos, herederos de los sumerios en sus conocimientos del cielo, habían establecido en siete el número de astros que se movían en el firmamento: el Sol, la Luna, y los planetas MercurioVenusMarteJúpiter y Saturno, las estrellas «errantes» que, a distintas velocidades, orbitaban en torno a la Tierra, centro del Universo. De los cinco planetas, Saturno es el de movimiento más lento, emplea unos treinta años (29,457 años) en completar su órbita, casi el triple que Júpiter (11,862 años) y respecto a Mercurio, Venus y Marte la diferencia es mucho mayor. Saturno destacaba por su lentitud y si Júpiter era Zeus, Saturno tenía que ser Crono, el padre anciano, que paso a paso deambula entre las estrellas.

Características generales

Saturno es un planeta visiblemente achatado en los polos con un ecuador que sobresale formando un esferoide ovalado. Los diámetros ecuatorial y polar son de 120 536 y 108 728 km, respectivamente. Este efecto es producido por la rápida rotación del planeta, su naturaleza fluida y su relativamente baja gravedad. Los otros planetas gigantes son también ovalados pero no en tan gran medida. Saturno posee una densidad específica de 690 kg/m3, siendo el único planeta del Sistema Solar con una densidad inferior a la del agua (1 000 kg/m3). El planeta está formado por un 90 % de hidrógeno y un 5 % de helio. El volumen del planeta es suficiente como para contener 740 veces la Tierra, pero su masa es sólo 95 veces la terrestre, a causa de la ya mencionada densidad media.

El periodo de rotación de Saturno es incierto dado que no posee superficie y su atmósfera gira con un periodo distinto en cada latitud. Desde la época de los Voyager se consideraba que el periodo de rotación de Saturno, basándose en la periodicidad de señales de radio emitidas por él, era de 10 h 39 min 22,4 s (810,8°/día). Las misiones espaciales Ulysses y Cassini han mostrado que este periodo de emisión en radio varía en el tiempo, siendo en la actualidad de 10 h 45 m 45 s (± 36 s). La causa de este cambio en el periodo de rotación de radio podría estar relacionada con la actividad criovolcánica en forma de géiseres del satélite Encélado, que libera material en órbita de Saturno capaz de interaccionar con el campo magnético externo del planeta, utilizado para medir la rotación del núcleo interno donde se genera. En general se considera que el periodo de rotación interno del planeta puede ser conocido tan sólo de forma aproximada.

Estructura interna

El interior del planeta es semejante al de Júpiter, con un núcleo sólido en el interior. Sobre él se extiende una extensa capa de hidrógeno líquido, debido a los efectos de las elevadas presiones y temperaturas. Los 30 000 km exteriores del planeta están formados por una extensa atmósfera de hidrógeno y helio. El interior del planeta probablemente contenga un núcleo formado por materiales helados acumulados en la formación temprana del planeta y que se encuentran en estado líquido en las condiciones de presión y temperatura cercanas al núcleo. Éste se encuentra a temperaturas en torno a 12 000 K —aproximadamente el doble de la temperatura de la superficie del Sol—.
Por otro lado, y al igual que Júpiter y Neptuno, Saturno irradia más calor al exterior del que recibe del Sol. Una parte de esta energía está producida por una lenta contracción del planeta que libera la energía potencial gravitacional producida en la compresión. Este mecanismo se denomina mecanismo de Kelvin-Helmholtz. El calor extra generado se produce en una separación de fases entre el hidrógeno y el helio relativamente homogéneos que se están diferenciando desde la formación del planeta liberando energía gravitatoria en forma de calor.

Atmósfera

La enorme tormenta aparecida en diciembre 2010 (foto NASA)
La atmósfera de Saturno posee un patrón de bandas oscuras y zonas claras similar al de Júpiter aunque la distinción entre ambas es mucho menos clara en el caso de Saturno. La atmósfera del planeta posee fuertes vientos en la dirección de los paralelos alternantes en latitud y altamente simétricos en ambos hemisferios a pesar del efecto estacional de la inclinación axial del planeta. El viento está dominado por una intensa y ancha corriente ecuatorial al nivel de la altura de las nubes que llegó a alcanzar velocidades de hasta 450 m/s en la época de los Voyager. A diferencia de Júpiter, no son aparentes grandes vórtices estables, aunque sí los hay más pequeños.
Es probable que las nubes superiores estén formadas por cristales de amoníaco. Sobre ellas parece extenderse una niebla uniforme sobre todo el planeta, producida por fenómenos fotoquímicos en la atmósfera superior —alrededor de 10 mbar—. A niveles más profundos —cerca de 10 bar de presión—, el agua de la atmósfera podría condensarse en una capa de nubes de agua que aún no ha podido ser observada.
Al igual que en Júpiter, ocasionalmente se forman tormentas en la atmósfera de Saturno, y algunas de ellas han podido observarse desde la Tierra. En 1933 se observó una mancha blanca situada en la zona ecuatorial por el astrónomo aficionado W.T. Hay. Era lo suficientemente grande como para ser visible con un refractor de 7 cm, pero no tardó en disiparse y desvanecerse. En 1962 empezó a desarrollarse una nueva mancha, pero no llegó nunca a destacar. En 1990 se pudo observar una gigantesca nube blanca en el ecuador de Saturno que ha sido asimilada a un proceso de formación de grandes tormentas. Se han observado manchas similares en placas fotográficas tomadas durante el último siglo y medio a intervalos de aproximadamente 30 años. En 1994 se pudo observar una segunda gran tormenta de aproximadamente la mitad de tamaño que la producida en el año 1990.
La sonda Cassini ha podido captar varias grandes tormentas en Saturno. Una de las mayores tormentas, con rayos 10 000 veces más potentes que los de cualquier tormenta de la Tierra, apareció el día 27 de noviembre de 2007, habiendo durado 7 meses y medio —lo que fue por un tiempo el récord de duración de una tormenta en el Sistema Solar—.[2] Esta tormenta apareció en el hemisferio S de Saturno, en una zona conocida como «callejón de las tormentas» por la elevada frecuencia con la que aparecen allí estos fenómenos.[3] Este récord, sin embargo, ha sido batido por otra tormenta aparecida en la misma zona, que fue detectada en enero de 2009 y que a mediados de septiembre aún continuaba activa,[4] durando hasta octubre de ese año.[5]
Característica nube hexagonal en el polo norte, descubierta por Voyager 1 y confirmada en 2006 por Cassini.[9]

Una enorme tormenta, tan grande que rodeó el planeta, apareció en diciembre de 2010 en el hemisferio N de Saturno desarrollando un vórtice central de color oscuro de 5 000 kilómetros de ancho similar a la Gran Mancha Roja de Júpiter, siendo tan potente —mucho más que cualquier tormenta terrestre— que dragó nubes de cristales de amoniaco de las profundidades de la atmósfera del planeta. Durante los aproximadamente 200 días que duró,[6] siendo estudiada con ayuda de la sonda Cassini y de telescopios terrestres,[7] creció y se expandió hasta alcanzar un área 8 veces superior al de la Tierra, y pudieron captarse las ondas de radio producidas por el aparato eléctrico asociado a ella.[8]


Las regiones polares presentan corrientes en chorro a 78ºN y 78ºS. Las sondas Voyager detectaron en los años 80 un patrón hexagonal en la región polar norte que ha sido observado también por el telescopio espacial Hubble durante los años 90. Las imágenes más recientes obtenidas por la sonda Cassini han mostrado el vórtice polar con gran detalle. Saturno es el único planeta conocido que posee un vórtice polar de estas características si bien los vórtices polares son comunes en las atmóferas de la Tierra o Venus.
En el caso del hexágono de Saturno, los lados tienen unos 13 800 kilómetros de longitud —algo más del diámetro de la Tierra— y la estructura rota con un periodo idéntico al de la rotación planetaria, siendo una onda estacionaria que no cambia su longitud ni estructura, como hacen el resto de nubes de la atmósfera. Estas formas poligonales entre tres y seis lados se han podido replicar mediante modelos de fluidos en rotación a escala de laboratorio.[10] [11]
Al contrario que el polo norte, las imágenes del polo sur muestran la presencia de una corriente de chorro, pero no vórtices ni ondas hexagonales persistentes.[6] Sin embargo, NASA informó en noviembre del 2006 que la sonda Cassini había observado un huracán en el polo sur, con un ojo bien definido.[12] Ojos de tormenta bien definidos solo habían sido observados en la Tierra —incluso no se ha logrado observarlo en la Gran Mancha Roja de Júpiter por la sonda Galileo—.[13] Ese vórtice, de aproximadamente 8 000 kilómetros de diámetro, ha podido ser fotografiado y estudiado con gran detalle por la sonda Cassini, midiéndose en él vientos de más de 500 kilómetros por hora.[14]
En abril de 2010, la NASA hizo públicos unos vídeos e imágenes en los que se puede apreciar el aparato eléctrico asociado a las tormentas que se producen en la atmósfera de Saturno, la primera vez que se consigue esto.[15]

Órbita

Saturno gira alrededor del Sol a una distancia media de 1 418 millones de kilómetros en una órbita de excentricidad de 0,056, que sitúa el afelio a 1 500 millones de km, y el perihelio a 1 240 millones de km. Saturno se encontró en el perihelio en 1974. El periodo de traslación alrededor del Sol es de 29 años y 167 días, mientras que su período sinódico es de 378 días, de modo que, cada año, la oposición se produce con casi dos semanas de retraso respecto al año anterior. El período de rotación sobre su eje es corto, de 10 horas y 14 minutos, con algunas variaciones entre el ecuador y los polos.
Los elementos orbitales de Saturno son modificados en una escala de 900 años por una resonancia orbital de tipo 5:2 con el planeta Júpiter, bautizado por los astrónomos franceses del siglo XVIII como la grande inégalité (Júpiter completa 5 vueltas por cada 2 de Saturno). Los planetas no se encuentran en una resonancia perfecta, pero están lo suficientemente cercanos a ella como para que las perturbaciones a sus respectivas órbitas sean apreciables.

Satélites


Mapa del sistema de satélites y anillos de Saturno
Saturno tiene un gran número de satélites, el mayor de los cuales, Titán es el único satélite del Sistema Solar con una atmósfera importante.

Titán, el satélite más grande de Saturno
Los satélites más grandes, conocidos antes del inicio de la investigación espacial son: MimasEncéladoTetisDioneReaTitánHiperiónJápeto y Febe. Tanto Encélado como Titán son mundos especialmente interesantes para los científicos planetarios ya que en el primero se deduce la posible existencia de agua líquida a poca profundidad de su superficie a partir de la emisión de vapor de agua en géiseres y el segundo presenta una atmósfera rica en metano y similar a la de la primitiva Tierra.
Otros 30 satélites de Saturno tienen nombre pero el número exacto es incierto por existir una gran cantidad de objetos que orbitan este planeta. En el año 2000, fueron detectados 12 nuevos satélites, cuyas órbitas sugieren que son fragmentos de objetos mayores capturados por Saturno. La misión Cassini-Huygens también ha encontrado nuevos satélites, la última de ellas anunciada el 3 de marzo de 2009 y que hace la número 61 del planeta.[16]
El disco aparente de Titán —un borroso círculo anaranjado de bordes algo más oscuros— puede verse con telescopios de aficionados a partir de los 200 mm de abertura, utilizando para ello más de 300 aumentos y cielos estables: en sus mayores aproximaciones llega a medir 0,88 segundos de arco. El resto de los satélites son mucho menores y siempre parecen estrellas, incluso a gran aumento.
Los satélites más internos pueden capturarse, sin embargo, con cualquier cámara CCD empleando focales superiores a los 2 m.

Sistema de anillos



Vista panorámica de los anillos en color verdadero obtenida por la misión Cassini. Son claramente    apreciables los diferentes anillos y las divisiones entre ellos.

La característica más notable de Saturno son sus anillos, que dejaron muy perplejos a los primeros observadores, incluido Galileo. Su telescopio no era tan potente como para revelar la verdadera naturaleza de lo que observaba y, por error de perspectiva, creyó que se trataba de dos cuerpos independientes que flanqueaban el planeta. Pocos años después, Saturno presentaba los anillos de perfil, y Galileo quedó muy sorprendido por la brusca desaparición de los dos hipotéticos compañeros del planeta. Por fin, la existencia del sistema de anillos fue determinada por Christiaan Huygens en 1659, con la ayuda de un telescopio más potente.

Los anillos de Saturno se extienden en el plano ecuatorial del planeta desde los 6630 km a los 120 700 km por encima del ecuador de Saturno y están compuestos de partículas con abundante agua helada. El tamaño de cada una de las partículas varía desde partículas microscópicas de polvo hasta rocas de unos pocos metros de tamaño. El elevado albedo de los anillos muestra que éstos son relativamente modernos en la historia del Sistema Solar. En un principio se creía que los anillos de Saturno eran inestables a lo largo de períodos de decenas de millones de años, otro indicio de su origen reciente, pero los datos enviados por la sonda Cassini sugieren que son mucho más antiguos de lo que se pensaba en un principio (n:Los anillos de Saturno son mucho más antiguos que lo antes pensado y [7]). Los anillos de Saturno poseen una dinámica orbital muy compleja presentando ondas de densidad, e interacciones con los satélites de Saturno (especialmente con los denominados satélites pastores). Al estar en el interior del límite de Roche, los anillos no pueden evolucionar hacia la formación de un cuerpo mayor.

Imagen de los anillos de Saturno marcando los anillos principales.
Los anillos se distribuyen en zonas de mayor y menor densidad de material existiendo claras divisiones entre estas regiones. Los anillos principales son los llamados anillos A y B, separados entre sí por la división de Cassini. En la región interior al anillo B se distinguen otro anillo más tenue aunque extenso: C y otro anillo tenue y fino: D. En el exterior se puede distinguir un anillo delgado y débil denominado anillo F. El tenue anillo E se extiende desde Mimas hasta Rea y alcanza su mayor densidad a la distancia de Encelado, el cual se piensa lo provee de partículas, debido a las emisiones de unos géiseres que se encuentran en su polo sur.



Spokes en los anillos de Saturno observados por la sonda Voyager 2 en 1981.
Hasta los años 1980 la estructura de los anillos se explicaba por medio de las fuerzas gravitacionales ejercidas por los satélites cercanos. Las sondas Voyager encontraron sin embargo estructuras radiales oscuras en el anillo B llamadas cuñas radiales (en inglés: spokes) que no podían ser explicadas de esta manera ya que su rotación alrededor de los anillos no era consistente con la mecánica orbital. Se considera que estas estructuras oscuras interactúan con el campo magnético del planeta, ya que su rotación sobre los anillos seguía la misma velocidad que la magnetosfera de Saturno. Sin embargo el mecanismo preciso de su formación todavía se desconoce. Es posible que las cuñas aparezcan y desaparezcan estacionalmente.
El 17 de agosto de 2005 los instrumentos a bordo de la nave Cassini desvelaron que existe algo similar a una atmósfera alrededor del sistema de anillos, compuesta principalmente de oxígeno molecular. Los datos obtenidos han demostrado que la atmósfera en el sistema de anillos de Saturno es muy parecida a la de las lunas de JúpiterEuropa y Ganímedes.

El 19 de septiembre de 2006 la NASA anunció[8] el descubrimiento de un nuevo anillo en Saturno, por la nave espacial Cassini durante una ocultación solar, cuando el Sol pasa directamente detrás de Saturno y Cassini viaja en la sombra dejada por Saturno con lo que los anillos tienen una iluminación brillante. Habitualmente una ocultación solar puede durar una hora pero el 17 de septiembre de 2006 duró 12 horas, siendo la más larga de la misión Cassini. La ocultación solar dio la oportunidad a Cassini de realizar un mapa de la presencia de partículas microscópicas que no son visibles normalmente, en el sistema de anillos.

El nuevo anillo, apenas perceptible, está entre el Anillo F y el Anillo G. Esta ubicación coincide con las órbitas de las lunas de Saturno Jano y Epimeteo, dos satélites coorbitales de Saturno cuyas distancias al centro de Saturno se diferencian menos que el tamaño de dichos satélites, por lo que describen una extraña danza que los lleva a intercambiar sus órbitas. Los investigadores de la NASA aseguraron que el impacto de meteoros en esas lunas ha hecho que otras partículas se unan al anillo.
Las cámaras a bordo de la nave Cassini captaron imágenes de un material helado que se extiende decenas de miles de kilómetros desde Encélado, otra confirmación de que la luna está lanzando material que podría formar el E. El satélite Encélado pudo ser visto a través del anillo E con sus chorros saliendo de su superficie semejando "dedos", dirigidos al anillo en cuestión. Estos chorros están compuestos de partículas heladas muy delgadas, que son expulsadas por los géiseres del Polo Sur de Encelado y entran en el anillo E.
«Tanto el nuevo anillo como las estructuras inesperadas del E nos dan una importante pista de cómo las lunas pueden lanzar pequeñas partículas y esculpir sus propios ambientes locales», dijo Matt Hedman, un investigador asociado a la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York.
 
Representación artística del anillo difuso en la órbita de Febe
La nave también tomó una fotografía en color de la Tierra, a cerca de 1 500 millones de kilómetros de distancia, en la que parece una esfera azul claro. En otra imagen, tomada en la misma fecha, puede apreciarse también la Luna[9].
Carolyn Porco, responsable del equipo que opera las cámaras de la sonda Cassini en el Instituto de Ciencia Espacial de Boulder, en Colorado, dijo al respecto:
«Nada tiene tanto poder para alterar nuestra perspectiva de nosotros mismos y de nuestro sitio en el cosmos como esas imágenes de la Tierra que obtenemos de lugares tan lejanos como Saturno.»
Las imágenes pueden verse en Internet en http://www.nasa.gov/cassini; en http://saturn.jpl.nasa.gov o en http://ciclops.org.
La NASA también anunció el 24 de octubre de 2007 el descubrimiento de un cinturón de microlunas en el borde exterior del anillo A y cuyo tamaño varía desde el de un camión pequeño al de un estadio, probablemente causado por la destrucción de una luna pequeña [10] y [11]
En octubre de 2009 el telescopio espacial Spitzer descubre un nuevo y enorme anillo alrededor de Saturno, mucho más grande de los que le rodean. Después de muchos siglos, éste había pasado desapercibido hasta ahora, porque está tan enrarecido que resulta casi invisible. Este nuevo cinturón se despliega en el confín del sistema saturniano. Su masa comienza a unos seis millones de kilómetros del planeta y se extiende hasta alcanzar 13 millones de kilómetros de diámetro. Uno de los más lejanos satélites de Saturno, Febe, orbita dentro del nuevo anillo, y probablemente sea la fuente de su composición. [12]

Magnetosfera

 
Fenómenos de tipo aurora producidos en la atmósfera superior de Saturno y observados por el HST.
El campo magnético de Saturno es mucho más débil que el de Júpiter, y su magnetosfera es una tercera parte de la de Júpiter. La magnetosfera de Saturno consta de un conjunto de cinturones de radiación toroidales en los que están atrapados electrones y núcleos atómicos. Los cinturones se extienden unos 2 millones de kilómetros desde el centro de Saturno, e incluso más, en dirección contraria al Sol, aunque el tamaño de la magnetosfera varía dependiendo de la intensidad del viento solar (el flujo desde el Sol de las partículas cargadas). El viento solar y los satélites y anillos de Saturno suministran las partículas que están atrapadas en los cinturones de radiación. El periodo de rotación de 10 horas, 39 minutos y 25 segundos del interior de Saturno fue medido por el Voyager 1 mientras atravesaba la magnetosfera, que gira de forma sincrónica con el interior de Saturno. La magnetosfera interactúa con la ionosfera, la capa superior de la atmósfera de Saturno, causando emisiones aurorales de radiación ultravioleta; recientes estudios muestran que en el polo norte del planeta existe en vez de un anillo de varias auroras menores cómo en Júpiter ó la Tierra una única gran aurora de forma anillada.[17]
Rodeando la órbita de Titán, y extendiéndose hasta la órbita de Rea, se encuentra una enorme nube toroidal de átomos de hidrógeno neutro. Un disco de plasma, compuesto de hidrógeno y posiblemente de iones oxígeno, se extiende desde fuera de la órbita de Tetis hasta casi la de Titán. El plasma gira en sincronía casi perfecta con el campo magnético de Saturno.

Exploración espacial de Saturno

 
Concepción artística de la maniobra de inserción orbital de la misión Cassini/Huygens y su paso por los anillos del planeta.
Visto desde la Tierra, Saturno aparece como un objeto amarillento, uno de los más brillantes en el cielo nocturno. Observado a través de un telescopio, los anillos A y B se ven fácilmente, mientras que los D y E sólo se ven en condiciones atmosféricas óptimas. Con telescopios de gran sensibilidad situados en la Tierra se distinguen, en la niebla de la envoltura gaseosa de Saturno, pálidos cinturones y estructuras de bandas paralelas al ecuador.
Tres naves espaciales estadounidenses incrementaron enormemente el conocimiento del sistema de Saturno: la sonda Pioneer 11 y las Voyager 1 y 2, que sobrevolaron el planeta en septiembre de 1979, noviembre de 1980 y agosto de 1981, respectivamente. Estas naves espaciales llevaban cámaras e instrumentos para analizar las intensidades y polarizaciones de la radiación en las regiones visible, ultravioleta, infrarroja y de radio del espectro electromagnético. También estaban equipadas con instrumentos para el estudio de los campos magnéticos y para la detección de partículas cargadas y granos de polvo interplanetario.
 
Fotografía real de la Tierra vista desde Saturno. Fue tomada por la nave Cassini en 2013 a más de 1400 millones de kilómetros de nuestro planeta.
En octubre de 1997 fue lanzada la nave Cassini, con destino a Saturno, que incluía también la sonda Huygens para explorar Titán, la mayor y más interesante de las lunas del planeta. Se trata del último proyecto de gran presupuesto de la NASA, en colaboración con la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana. Tras un viaje de casi siete años, está previsto que la Cassini recoja datos sobre Saturno y sus satélites durante otros cuatro años. En octubre de 2002 la nave obtuvo su primera fotografía del planeta, tomada a una distancia de 285 millones de kilómetros, y en la que aparece también Titán. En junio de 2004 la Cassini sobrevoló Febe, otro satélite de Saturno (el más alejado), obteniendo imágenes espectaculares de su superficie, llena de cráteres. En julio del mismo año, la nave entró en órbita de Saturno. En enero de 2005 la sonda Huygens atravesó la atmósfera de Titán y alcanzó su superficie, enviando a la Tierra datos e imágenes de gran interés del satélite.
Fechas importantes en la observación y exploración de Saturno
  • 1610: Galileo observa a través de su telescopio los anillos de Saturno.
  • 1655: Titán fue descubierto por el astrónomo holandés Christiaan Huygens.
  • 1659: Christiaan Huygens observa con mayor claridad los anillos de Saturno y describe su verdadera apariencia.
  • 1789: las lunas Mimas y Encélado son descubiertas por William Herschel.
  • 1979: sobrevuelo por la Pioneer 11. El 1 de septiembre de 1979 la sonda norteamericana Pioneer 11 se aproximó a una distancia de 20,000 km de las nubes superiores.
  • 1980: acelerada por el campo gravitatorio de Júpiter, la sonda Voyager 1 alcanzó Saturno el 12 de noviembre a una distancia de 124 200 km. En esta ocasión descubrió estructuras complejas en el sistema de anillos del planeta y consiguió datos de la atmósfera de Saturno y de su mayor satélite, Titán de la que pasó a menos de 6500 km.
  • 1982: Voyager 2 se acerca a Saturno.
  • 2004: Cassini/Huygens alcanza Saturno. Se convirtió en el primer vehículo en orbitar el lejano mundo y acercarse a sus anillos. La misión espacial tiene programado su término durante el año 2017.
  • 2009: gracias al telescopio espacial Spitzer se descubre otro anillo, alrededor de Saturno, que era invisible desde nuestro planeta, que a su vez es el más grande de nuestro Sistema Solar.

Observación de Saturno


Oposiciones de Saturno: 2001-2029
Saturno es un planeta fácil de observar, pues es visible en el cielo la mayor parte del tiempo y sus anillos pueden observarse con cualquier telescopio de aficionado. Se observa mejor cuando el planeta está cerca o en oposición, es decir, la posición de un planeta cuando está a una elongación de 180°, por lo que aparece opuesto al Sol en el cielo. En la oposición del 13 de enero de 2005, Saturno pudo verse con un máximo que no será igualado hasta 2031, debido a una orientación de sus anillos con respecto a la Tierra bastante favorable.

Saturno se observa a simple vista en el cielo nocturno como un punto luminoso (que no parpadea) brillante y amarillento cuyo brillo varía normalmente entre la magnitud +1 y la 0, toma aproximadamente 29 años y medio en realizar una traslación completa en su órbita con respecto a las estrellas de fondo pertenecientes al zodiaco. Con apoyo óptico, como con grandes binoculares o un telescopio, se necesita una magnificación de al menos 20x para que la mayoría de las personas puedan distinguir claramente los anillos de Saturno.

Saturno en varias culturas

En la astrología hindú, hay nueve planetas, conocidos como Navagrahas. Conocen a Saturno como Sani o Shani, el Juez entre todos los planetas, y determina a cada uno según sus propios hechos realizados malos o buenos.
La Cultura china y japonesa designan a Saturno como la estrella de la tierra dentro del esquema tradicional oriental de utilizar cinco elementos para clasificar los elementos naturales.
En el hebreo, llaman Shabbathai a Saturno. Su Ángel es Cassiel. Su Inteligencia, o el espíritu beneficioso, son Agiel (layga), y su espíritu (el aspecto más oscuro) es Zazel (lzaz). Ver: Cábala.
En turco y malayo, su nombre es Zuhal, sacado del árabe زحل.
Saturno fue también conocido como Φαίνων por los griegos.

Véase también

Referencias

Bibliografía

  • La exploración del espacio. Lain Nicolson. Editorial Bruguera, (1980). ISBN 8402044578
  • Historia breve del Universo. Ricardo Moreno Luquero. Ediciones Rialp (1998). ISBN 84-321-3202-0
  • Historia de los espejos. Mark Pendergrast. Ediciones B - México (2003). ISBN 84-666-1351-X
  • The New Solar System, J.K. Beatty, C. Collins Petersen y A. Chaikin, Cambridge University Press y Sky Publishing Corporation (1999). ISBN 0-933346-86-7.
  • Mission to Saturn. David M Harland. Springer (2002). ISBN 1-85233-656-0.
  • Nasa's Voyager Missions. Ben Evans, David M Harland. Springer (2003). ISBN 1-85233-745-1.
  • Solar System Dynamics. Carl D. Murray, Stanley F. Dermott. Cambridge University Press (2000). ISBN 0521575974.
  • Planets Beyond. Mark Littmann. Courier Dover Publications (2004). ISBN 0486436020.

Enlaces externos


Comentario Final:

Este conocimiento dado por los Espíritus y por Allan Kardec nos muestra algo muy importante dado a conocer por los Espíritus. Que si existe vida en otros planetas, y que los espíritus tienen asignaciones en su modo de vida. Un Mozart fue un gran artista, y ese artista de algún modo sigue desplegando su talento en comunas en otros planeta. Este relato de Mozart, se refiere a un mundo habitado y reencarnatorio, no debe confundirse con el Mundo Espiritual, incorpóreo e inmaterial.

Allan Kardec dijo que el no lo decía, sino los mismos Espíritus y que cada cual evaluara lo dicho.

Yo lo creo y lo evaluó como algo que me ocurrirá cuando desencarne. Si te interesa este tema, debes continuar tu educación mediante la lectura de los libros codificados y las revistas Espiritas publicadas y que las puedes conseguir en mi blog.


4/15/14
Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:


  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.
  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.
  • Oración Magnética Mental. (Grupales),
  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.
  • Educación Espirita.
Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.

Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.
Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.
REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN
  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
  • Obras Póstumas, Allan Kardec
  • Génesis – Allan Kardec
  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec
  • Revista Espirita - 1858

Frank Montañez
No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

NOTA Importante:
Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado.  Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.
Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:
Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com
Nombre del Artículo:
Fecha Publicado:
Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.


Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:


5 Libros de La Codificación Espírita escritos por Allan Kardec, son los siguientes
  • Los Espíritus – (18 abril 1857)
  • Los Médiums – (Enero 1861)
  • Evangelio Según El Espiritismo (Abril 1864)
  • Cielo y el Infierno (1° Agosto 1865)
  • Génesis (Enero 1868)
Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.

Audio Libros en Español GRATUITOS
Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación. 

¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.
________________________________________
NOTA ACLARATORIA:

Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec.  Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto.  Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:
  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html
  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html
No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet.  Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión.  Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.

Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.

Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago