miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fraudes Espíritas, esta bien explicado y tambien es ilustrado en el Libro de Los Mediums, y es simple de descubrir a los falsos Mediums y a los falsos Espiritistas, solo con apegarnos a los buenos Espíritus

El Espiritismo, es una "Doctrina de los Espíritus", no le pertenece a ninguna organización ni individuo. Los mismos Espíritus, nos dan el conocimiento necesario para descubrir y desenmascarar a los Mediums embusteros, mistificadores, o a los "Charlatanes", a través de las enseñanzas contenidas en los Libros Codificados. 

El tema de los Fraudes Espíritas, esta bien explicado y tambien es ilustrado en el Libro de Los Mediums, y es simple de descubrir a los falsos Mediums y a los falsos Espiritistas, solo con apegarnos a los buenos Espíritus, lograremos enfrentar a esos impostores de la verdad. A continuación expongo lo que dijeron los Espíritus a Allan Kardec sobre los Fraudes en el Espiritismo.

Fraudes espíritas
314. Quienes no admiten la realidad de las manifestaciones físicas, por lo general atribuyen al fraude los efectos producidos. Se basan en el hecho de que los prestidigitadores hábiles hacen cosas que parecen prodigios para quien no conoce sus secretos. De ahí concluyen que los médiums no son más que escamoteadores.  Ya hemos refutado ese argumento, o mejor dicho, esa opinión, principalmente en nuestros artículos sobre el Sr. Home, y en los números de la Revista Espírita de enero y febrero de 1858. Por consiguiente, aquí sólo diremos algunas palabras, antes de pasar a algo más serio. Por lo demás, hay una consideración que no escapará a quien reflexione un poco. No cabe duda de que existen prestidigitadores de una prodigiosa habilidad, aunque son raros. Si todos los médiums practicaran el escamoteo, sería preciso admitir que ese arte ha logrado progresos increíbles en poco tiempo, y que súbitamente se ha hecho muy común, además de que sería innato en personas que nunca sospecharon de su existencia, e incluso en los niños. Por el hecho de que haya charlatanes que suministran medicamentos en las plazas públicas, e incluso que haya médicos que, sin concurrir a las plazas públicas, traicionan la confianza de sus pacientes, ¿se sigue de ahí que todos los médicos sean charlatanes y que la comunidad médica haya perdido la consideración que merece? Por el hecho de que haya personas que venden agua coloreado en vez de vino, ¿se sigue de ahí que todos los comerciantes de vino sean falsificadores, y que no exista el vino puro? Se abusa de todo, hasta de las cosas más respetables, y se puede decir que el fraude también requiere talento. Pero el fraude siempre tiene un objetivo, un determinado interés material. Donde no haya ninguna ganancia, no habrá ningún interés en engañar. Por eso dijimos, en alusión a los médiums mercenarios, que la mejor garantía es el desinterés absoluto.

315. Entre todos los fenómenos espíritas, los que más se prestan al fraude son los fenómenos físicos, por motivos que es conveniente considerar. Primero, porque impresionan más a la vista que a la inteligencia, de modo que son los que la prestidigitación puede imitar con mayor facilidad. Segundo, porque como estimulan más que los otros la curiosidad, ejercen mayor atracción sobre las multitudes y, por eso mismo, son más productivos. Por consiguiente, desde estos dos puntos de vista, los charlatanes tienen gran interés en simular ese tipo de manifestaciones. Los espectadores, que en su mayoría ignoran la ciencia espírita, por lo general recurren a esos fenómenos mucho más en busca de una distracción que de una instrucción seria, pues es sabido que siempre se paga más por lo que divierte que por lo que instruye. Por otra parte, existe otro motivo no menos decisivo. Si bien la prestidigitación puede imitar efectos materiales, para los cuales no necesita más que habilidad, hasta la fecha no le conocemos el don de improvisar, que requiere una dosis de inteligencia poco común, ni el don de producir esos bellos y sublimes dictados, a menudo tan oportunos, que los Espíritus brindan en sus comunicaciones. Esto nos hace recordar el hecho siguiente:
Cierto día, un escritor bastante conocido vino a vernos y nos manifestó que era un excelente médium escribiente intuitivo, y que se ponía a disposición de la Sociedad Espírita de París. Como tenemos por hábito sólo admitir en la Sociedad a médiums cuyas facultades conozcamos, le pedimos a nuestro visitante que primero nos diera pruebas de su facultad en una reunión particular. En efecto, él concurrió. Durante la reunión, varios médiums experimentados ofrecieron disertaciones y respuestas de notable precisión a preguntas que se les formularon y acerca de temas que ignoraban. Cuando llegó el turno de ese señor, escribió unas pocas palabras sin sentido, dijo que ese día no se encontraba bien dispuesto, y nunca más lo vimos. No cabe duda de que comprendió que el rol de médium de efectos inteligentes era más difícil de representar de lo que él había imaginado.

316. En todas las situaciones, las personas a las que se engaña con mayor facilidad son aquellas que no pertenecen al oficio. Lo mismo ocurre con el espiritismo. Las que no lo conocen se dejan engañar fácilmente por las apariencias, mientras que un estudio previo y atento las inicia no sólo en las causas de los fenómenos, sino también en las condiciones normales en que suelen producirse, proveyéndoles de ese modo los medios para reconocer el fraude, en caso de que exista.

317. Los médiums embusteros son condenados, como lo merecen, en la siguiente carta que hemos publicado en la Revista Espírita del mes de agosto de 1861:
“París, 21 de julio de 1861. “Señor, “Se puede estar en desacuerdo sobre ciertos puntos, así como en perfecto acuerdo sobre otros. Acabo de leer, en la página 213 del último número de vuestra revista, algunas reflexiones acerca del fraude en materia de experiencias espiritualistas (o espíritas), a las cuales tengo la satisfacción de adherir con todas mis fuerzas. Allí, las disidencias a propósito de teorías y doctrinas desaparecen como por encanto.
“Tal vez no soy tan severo como vos lo sois en relación con los médiums que, en una forma digna y decente, aceptan un pago como indemnización por el tiempo que consagran a las experiencias, a menudo prolongadas y cansadoras. Pero sí lo soy, tanto como vos –y nadie lo sería más– en lo atinente a los que, en un caso semejante, cuando se les presenta la ocasión, suplen con trampas y fraude la ausencia o la insuficiencia de los resultados prometidos y esperados. (Véase el § 311.)
“Mezclar lo falso con lo verdadero, cuando se trata de fenómenos obtenidos mediante la intervención de los Espíritus, es simplemente una infamia, y el médium que considere que puede hacerlo sin escrúpulo tiene anulado el sentido moral. Conforme lo habéis observado con exactitud, eso significa lanzar el descrédito sobre la cuestión en el espíritu de los indecisos, a partir del momento en que el fraude se descubre. Agregaré que eso significa comprometer del modo más deplorable a los hombres honrados, que prestan a los médiums el apoyo desinteresado de sus conocimientos y sus luces, y que se constituyen en garantes de la buena fe de esos médiums, a quienes en cierta forma patrocinan. También significa cometer para con ellos una verdadera traición. “El médium que sea sorprendido en maniobras fraudulentas; que sea descubierto, para valerme de una expresión un tanto trivial, con las manos en la masa, merecería ser proscripto por todos los espiritualistas o espíritas del mundo, para quienes constituiría un riguroso deber desenmascararlos o reprobarlos. “Si considerase conveniente, señor, insertar estas breves líneas en vuestra revista, quedan a vuestra entera disposición. “Recibid, etc. – Mathieu”

318. No todos los fenómenos espíritas son igualmente fáciles de imitar. No cabe duda de que hay algunos que desafían la habilidad de los prestidigitadores. Tales son, evidentemente, el movimiento de objetos sin contacto, la suspensión de cuerpos pesados en el espacio, los golpes en diferentes lugares, las apariciones, etc., que requieren el empleo de trucos y cómplices. Por eso decimos que en esos casos es necesario observar atentamente las circunstancias y, sobre todo, tener en cuenta el carácter y la posición de las personas, el objetivo y el interés que pudieran tener en engañar. Ese es el mejor de los controles, pues hay circunstancias que disipan cualquier motivo de sospecha. Consideramos, pues, en principio, que se debe desconfiar de cualquiera que convierta a esos fenómenos en un espectáculo, o en un objeto de curiosidad y entretenimiento, y que pretenda producirlos a voluntad y en una fecha determinada, conforme ya lo explicamos. Nunca estará de más repetir que las inteligencias ocultas que se manifiestan tienen su susceptibilidad e insisten en demostrarnos que gozan también de libre albedrío, de modo que no se someten a nuestros caprichos. (Véase el § 38.)

Basta con que señalemos algunos subterfugios que se emplean, o que es posible emplear en ciertos casos, a fin de prevenir contra el fraude a los observadores de buena fe. En cuanto a las personas que se obstinan en juzgar sin antes haber profundizado en el asunto, sería tiempo perdido que tratáramos de modificar su opinión.

319. Uno de los fenómenos más comunes es el de los golpes que se escuchan en la sustancia misma de la madera, con o sin movimiento de la mesa, o de otros objetos que se empleen. Ese efecto es uno de los más fáciles de imitar, ya sea mediante el contacto de los pies, ya provocando mínimos crujidos en el mueble. Hay, sin embargo, un pequeño artificio especial, que conviene revelar. Basta con que una persona coloque las dos manos aplanadas sobre la mesa, lo suficientemente próximas como para que las uñas de los pulgares se apoyen con fuerza la una contra la otra. Entonces, por medio de un movimiento muscular imperceptible, se provoca entre ellas un frotamiento que produce un ruidito seco, que presenta gran analogía con el de la  tiptología interna. Ese ruido repercute en la madera y produce una ilusión completa. Nada es más fácil que hacer que se escuchen todos los golpes que se quiera, o el redoble del tambor, etc., o la respuesta a ciertas preguntas mediante un sí o un no, con números, o incluso con la indicación de las letras del alfabeto.

Es muy simple descubrir el fraude, siempre que se esté prevenido. El engaño se vuelve imposible si las manos se mantienen separadas una de otra y si se tiene la certeza de que ningún otro contacto podrá producir el ruido. Por otra parte, los golpes reales presentan la característica de que cambian de lugar y de tono a voluntad, lo que no sucede cuando se deben a la causa que hemos señalado, o a cualquier otra causa semejante. Tanto es así, que los golpes dejan la mesa para hacerse escuchar en otro mueble con el que nadie está en contacto, en las paredes, en el techo, etc., y además responden a preguntas imprevistas. (Véase el § 41.)

320. La escritura directa es todavía más fácil de imitar. Sin que aludamos a los conocidos agentes químicos que se emplean para hacer que en un momento determinado la escritura aparezca en una hoja en blanco –lo que se puede frustrar con las precauciones más comunes–, existe la posibilidad de que alguien sustituya un papel por otro, mediante una hábil maniobra. Además, podría suceder que el interesado en cometer el fraude supiera desviar la atención de los demás mientras escribe hábilmente algunas palabras. Incluso, alguien nos dijo que vio a una persona escribiendo de esa manera con un trozo de la mina de un lápiz escondida debajo de la uña.

321. El fenómeno de aportes también se presta a las artimañas. Cualquier persona puede ser engañada fácilmente por un escamoteador más o menos hábil, aunque no sea un profesional de la especialidad. En el artículo especial que incluimos más atrás (Véase el § 96), los Espíritus mismos determinaron las condiciones excepcionales en que se producen los aportes, y de ahí podemos inferir que su obtención fácil y facultativa puede, al menos, ser considerada sospechosa. La escritura directa se encuentra en el mismo caso.

322. En el capítulo referido a los “Médiums especiales” hemos mencionado, de acuerdo con los Espíritus, las aptitudes Mediúmnicas comunes y las que son raras. Así pues, es conveniente desconfiar de los médiums que pretendan poseer estas últimas con demasiada facilidad, o que ambicionen disponer de múltiples facultades, pretensión que muy raramente se justifica.

323. Las manifestaciones inteligentes son, conforme a las circunstancias, las que ofrecen más garantías. Sin embargo, tampoco esas escapan a la imitación, al menos en lo que se refiere a las comunicaciones banales y vulgares. Algunos creen que están más seguros con los médiums mecánicos, no sólo en lo que respecta a la independencia de las ideas, sino también como prevención de los engaños. Por esa razón, ciertas personas prefieren los intermediarios materiales. ¡Pues bien! Es un error. El fraude se insinúa en todas partes, y sabemos que con cierta práctica se puede dirigir a voluntad incluso una cesta o una tablilla escribiente, dándole todas las apariencias de los movimientos espontáneos. Lo que disipa todas las dudas son los pensamientos que se expresan, ya provengan de un médium mecánico o de un médium intuitivo, auditivo, parlante o vidente. Hay comunicaciones que superan de tal modo las ideas, los conocimientos e incluso el alcance intelectual del médium, que sólo por efecto de una extraña ilusión alguien podría atribuirlas al intermediario. Reconocemos que los charlatanes disponen de gran habilidad y vastos recursos, pero todavía no hemos descubierto en ellos el don de conferir saber a un ignorante, ni talento a quien no lo posee.

En resumen, repetimos que la mejor garantía contra el fraude radica en la moralidad notoria de los médiums y en la ausencia de todas las causas de interés material o de amor propio, pues esas causas podrían estimular en ellos el ejercicio inadecuado de las facultades Mediúmnicas que poseen, así como inducirlos a simular las que no poseen. (No evaluemos en el Libro de los Médiums  al Médium Parlante, solo leyendo el Ítem #166, sino añada el Ítem #180.  Es aquí donde se explica que las comunicaciones son por la mente de Espíritu a Espíritu, esto no implica Incorporación de Espíritus de forma espontánea. Cada cual puede, mediante su voluntad, permitir o no, que el Espíritu que trata de manifestarse pueda usar sus órganos físicos, la voz, el oído, la vista, o la mano del Médium, y no la voz del Espíritu manifestado).


EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO
CAPÍTULO XXVI
Dad gratuitamente lo que recibís gratuitamente
Don de curar. - Oraciones pagadas.
- Mercaderes echados del templo. – Mediúmnidad gratuita.

Mediúmnidad gratuita
7. Los médiums modernos - porque los apóstoles poseían también la Mediúmnidad  - han recibido igualmente de Dios un don gratuito, que consiste en ser los intérpretes de los espíritus para la instrucción de los hombres, para enseñarles el camino del bien y conducirles a la fe, y no para vender palabras que no les pertenecen, porque no son producto "de su concepción, ni de sus investigaciones, ni de su trabajo personal". Dios quiere que la luz llegue a todo el mundo, y no quiere que el más pobre quede desheredado y pueda decir: No tengo fe porque no he podido pagarla; yo no he tenido el consuelo de recibir la ayuda y los testimonios de afecto de los que lloro, porque soy pobre. Por esta razón la mediumnidad no es un privilegio, sino que se halla en todas partes y hacerla pagar sería desviarla de su objeto providencial.


8. El que conozca un poco las condiciones en que se comunican los buenos espíritus y su repulsión por todo lo que es de interés y de egoísmo, sabe cuán poca cosa se necesita para alejarles; nunca podrá admitir que los espíritus superiores estén a disposición del primero que llegue y les llame, a tanto la sesión, pues el buen sentido rechaza tal pensamiento. ¿Acaso no sería una profanación evocar a precio de oro a los seres que nosotros respetamos o que queremos? Sin duda que de este modo pueden obtenerse manifestaciones; pero, ¿quién podría garantir su sinceridad? Los espíritus ligeros, mentirosos, traviesos y toda la cohorte de espíritus inferiores, muy poco escrupulosos, vienen siempre a responder y están dispuestos a lo que se les pregunta, sin que les dé ningún cuidado mentir. Luego, el que quiere comunicaciones formales, debe, desde luego pedirlas formalmente, y después penetrarse bien de la naturaleza de las simpatías del médium con los seres del mundo espiritual. La primera condición para adquirir la benevolencia de los buenos espíritus, es la humildad, el sacrificio la negación y el desinterés "moral y material" más absoluto.

9. Al lado de la cuestión moral se presenta una consideración efectiva no menos importante, que tiene relación con la misma naturaleza de la facultad. La Mediúmnidad formal no puede ser ni será nunca una profesión, no sólo porque sería desacreditada moralmente y muy pronto asimilada a la de los que dicen la buenaventura, sino porque se opone a ella un obstáculo material: el de ser una facultad esencialmente movible, fugitiva y variable, y sobre cuya permanencia nadie puede tener una completa seguridad. Luego, para explotarla, sería un recurso del todo incierto, toda vez que podría faltar en el momento que fuese más necesaria. Otra cosa sucede con un talento adquirido por el estudio y el trabajo y que por lo mismo, siendo una propiedad, naturalmente se permite sacar partido de él. Pero la Mediúmnidad ni es un arte ni es un talento, por lo cual no puede ser una profesión; sólo existe por el concurso de los espíritus, y si éstos hacen falta, ya no hay Mediúmnidad; la aptitud puede subsistir, pero el ejercicio está anulado. Así es que no hay ningún médium en el mundo que pueda asegurar la producción de un fenómeno espiritista en un momento dado. Explotar la Mediúmnidad, es pues, disponer de una cosa que realmente no se tiene, y afirmar lo contrario sería engañar al que la pagara; hay más aún, y es que el médium no dispone de "sí mismo", sino de los espíritus de las almas de los muertos, cuyo concurso se pone a precio. Este pensamiento repugna instintivamente. El tráfico degenerado en abuso y explotado por el charlatanismo, la ignorancia, la credulidad y la superstición, motivó la prohibición de Moisés. El espiritismo moderno, comprendiendo lo formal del asunto, por el descrédito que ha echado sobre esta explotación, ha elevado la Mediúmnidad al rango de misión. (Véase el "Libro de los
Médiums", capítulo XXVIII. - Y el "Cielo a Infierno", cap. XII.)

10. La Mediúmnidad es una cosa santa que debe practicarse santa y religiosamente. Si hay una clase de Mediúmnidad que requiere esta condición y de un modo más absoluto, es la Mediúmnidad curativa. El médico da el fruto de sus estudios, que ha hecho a costa de sacrificios, a menudo muy penosos; el magnetizador da su propio fluido y muchas veces su salud: éstos pueden poner precio a sus facultades; pero el médium que cura, sólo transmite el fluido saludable de los buenos espíritus, y por lo tanto no tiene derecho de venderlo, Jesús y los apóstoles, aunque pobres, no hacían pagar las curaciones que operaban. Así, pues, el que no tenga de qué vivir, que busque recursos por otra parte y no en la Mediúmnidad; que no consagre en ello, si es necesario, sino el tiempo de que pueda disponer materialmente. Los espíritus ya tomarán en cuenta su sacrificio y abnegación, mientras que se retirarán de los que esperan hacer de esto un negocio.

El Médium que abusa de su mediumnidad, ha sido apercibido en el Libro de los Mediums por importantes Espíritus desencarnados.

Sobre los médiums
Libro de Los Médiums, Capítulo XXXI
Disertaciones espíritas

X
Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo.
35 Compárese esta comunicación con la que Allan Kardec transcribe en el Capítulo VI, § 5, de
El Evangelio según el espiritismo, Brasilia: CEI, 2009. (N. del T.)
Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una Mediúmnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos.

Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.
Channing
_______________________________
XI
El don de la Mediúmnidad es tan antiguo como el mundo. Los profetas eran médiums. Los misterios de Eleusis se basaban en la Mediúmnidad. Los caldeos y los asirios tenían médiums a su disposición. Sócrates era guiado por un Espíritu que le inspiraba los admirables principios de su filosofía, y cuya voz escuchaba. Todos los pueblos han tenido sus médiums, y las inspiraciones de Juana de Arco no eran otras que las voces de los Espíritus benévolos que la orientaban. Ese don, que se difunde en la actualidad, llegó a ser más raro en la época medieval, pero nunca desapareció.  Swedenborg y sus adeptos constituyeron una escuela numerosa. La Francia de los últimos siglos, irónica y ocupada con una filosofía que, con el propósito de extinguir los abusos de la intolerancia religiosa, sofocó bajo el ridículo todo lo que fuera ideal, tenía que hacer a un lado al espiritismo, que progresaba incontenible en el Norte. Dios había permitido esa lucha de las ideas positivas contra las ideas espiritualistas, porque el fanatismo se había constituido en el arma de estas últimas. Ahora, que los progresos de la industria y de la ciencia han desarrollado el arte del bienestar, a tal punto que las tendencias materiales se han tornado dominantes, Dios quiere que los Espíritus sean reconducidos hacia los intereses del alma.  Quiere que el perfeccionamiento del hombre moral llegue a lo que debe ser, es decir, al fin y el objetivo de la vida. El Espíritu humano sigue un camino necesario, que es la imagen de la gradación experimentada por todo lo que puebla el universo visible e invisible. Todo progreso llega a su momento, y la hora de la elevación moral ha sonado para la humanidad. Esa elevación todavía no se hará efectiva en vuestros días. De todos modos, agradeced al Señor que ha permitido que presenciéis esa bendita aurora.
Pierre Jouty (padre del médium)
___________________________________
XII
Dios me ha encomendado el desempeño de una misión relacionada con los creyentes a quienes Él favorece con el mediumnato . Cuantas más gracias reciben del Altísimo, más peligros corren, y esos peligros son mayores aún cuando tienen origen precisamente en los favores que Dios les concede. Las facultades de que gozan los médiums atraen hacia ellos los elogios de los hombres.  Las felicitaciones, las adulaciones: ahí están los escollos. Esos médiums se olvidan de su incapacidad primitiva, cuando deberían tenerla siempre presente en el recuerdo. Hacen más aún, pues lo que sólo le deben a Dios, lo atribuyen a su propio mérito. ¿Qué ocurre entonces? Los Espíritus buenos los abandonan, y ellos se convierten en juguete de los malos, para quedarse sin una brújula que los oriente. Cuanta mayor capacidad adquieren, tanto más son impulsados a atribuirse un mérito que no les pertenece, hasta que finalmente Dios los castiga mediante el retiro de la facultad, que a partir de entonces sólo habría de resultarles nefasta.
Nunca dejaré de recomendaros que os pongáis en manos de vuestro ángel de la guarda, a fin de que os ayude a permanecer en constante vigilancia para defenderos de vuestro más cruel enemigo: el orgullo. Tened muy presente, vosotros que tenéis la dicha de ser intérpretes entre los Espíritus y los hombres, que sin el amparo de nuestro divino Maestro seríais más severamente castigados, porque habéis sido más favorecidos. Confío en que esta comunicación produzca sus frutos, y deseo que pueda ayudar a los médiums a mantenerse prevenidos contra el escollo que podría hacerlos naufragar.  Ese escollo, ya os lo dije, es el orgullo.
Juana de Arco
__________________________
XIII
Cuando queráis recibir comunicaciones de Espíritus buenos, debéis prepararos para ese favor mediante el recogimiento, las intenciones sanas y el deseo de hacer el bien con miras al progreso general. Recordad que el egoísmo es una de las causas de retraso para el progreso. Recordad que si Dios permite que algunos de vosotros reciban el soplo de aquellos de sus hijos que, por su conducta, han sabido hacerse merecedores de la dicha de comprender su infinita bondad, es porque Él desea –pues se lo hemos solicitado en atención a vuestras buenas intenciones– proveeros de los medios para que avancéis en el camino que conduce hacia Él.
Por consiguiente, médiums, emplead correctamente esa facultad que Dios ha tenido a bien otorgaros. Tened fe en la mansedumbre de nuestro Maestro; poned siempre en práctica la caridad; no os canséis jamás de ejercitar esa sublime virtud, al igual que la de la tolerancia. Estén vuestras acciones en constante armonía con vuestra conciencia, pues esa es una manera segura de centuplicar vuestra felicidad en esa vida transitoria, y de preparar para vosotros mismos una existencia mil veces más grata aún. Entre vosotros, el médium que no se sienta con fuerzas para perseverar en la enseñanza espírita, que se abstenga de ejercer su facultad; pues si no utiliza debidamente la luz que lo ilumina será menos excusable que cualquier otro, y deberá expiar su ceguera.
Pascal
__________________________
XIV
Hoy os hablaré acerca del desinterés, pues este debe ser una de las cualidades esenciales de los médiums, tanto como la modestia y la devoción. Dios les concedió esa facultad a fin de que colaboren en la propagación de la verdad, y no para que hagan de ella un comercio. No me refiero sólo a los que pretenden utilizarla del mismo modo que lo harían con cualquier aptitud, es decir, a los que son médiums como otros son bailarines o cantantes, sino a todos los que pretenden servirse de ella con el objetivo de satisfacer algún interés. ¿Es racional creer que los Espíritus buenos y, menos aún, los Espíritus superiores, que condenan la codicia, consientan en prestarse a espectáculos y, como si fueran comparsas, se pongan a disposición de un empresario de manifestaciones espíritas? Tampoco es racional suponer que los Espíritus buenos puedan asistir a quienes buscan satisfacer el orgullo y la ambición. Dios les permite que se comuniquen con los hombres para sacarlos del lodazal terrestre, y no para que sirvan de instrumentos a las pasiones mundanas. Por consiguiente, Él no puede ver con beneplácito a los que desvían de su verdadero objetivo el don que les concedió, y os aseguro que ellos recibirán su castigo, incluso en ese mundo, mediante las más amargas decepciones.
Delphine de Girardin
_______________________________

XV

No hay duda de que todos los médiums están llamados a servir a la causa del espiritismo en la medida de sus facultades, pero muy pocos son los que no se dejan atrapar en las celadas del amor propio. Es una piedra de toque que raramente deja de producir efecto. Por eso, de cien médiums encontraréis a lo sumo uno que, por muy insignificante que sea, en los primeros tiempos de su Mediúmnidad no haya creído que estaba llamado a obtener resultados superiores, y predestinado a importantes misiones. Los que sucumben ante esa vanidosa expectativa, y grande es el número de ellos, se convierten inevitablemente en víctimas de Espíritus obsesores, que no tardan en subyugarlos lisonjeando su orgullo y atacándolos por su lado flaco. Cuanto más pretendan elevarse, tanto más ridícula será su caída, toda vez que no les resulte desastrosa.  Las misiones importantes sólo se confían a los mejores hombres, y Dios mismo los coloca, sin que ellos se lo hayan propuesto, en el ambiente y en la posición en que puedan prestar una colaboración eficaz. Nunca estará de más recomendar, a los médiums carentes de experiencia, que desconfíen de lo que ciertos Espíritus les dicen acerca del supuesto rol que están destinados a desempeñar, porque si lo toman en serio sólo cosecharán contrariedades en la Tierra, y una severa sanción en el otro mundo. Convénzanse bien de que, en la modesta y oscura esfera en la que están ubicados, pueden prestar grandes servicios, ya sea ayudando a convertir a los incrédulos, o brindando consuelo a los afligidos. En caso de que deban salir de esa situación, una mano invisible los conducirá y les preparará los caminos, y serán puestos en evidencia, por así decirlo, a pesar suyo.  Tengan presentes estas palabras: “Aquel que se eleve será rebajado, y el que se rebaje será elevado”. 

El Espíritu de Verdad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago