viernes, 5 de agosto de 2011

El Diablo, Satanás o el Demonio no existe



El Diablo, Satanás o el Demonio no existe.
La Existencia del Diablo o Satanás es un tema muy controversial pues los religiosos creen en la existencia del mismo.  Y eso precisamente perpetúa la superstición de los que no conocen el Mundo de los Espíritus. Se utiliza por los que creen en la existencia del Diablo la Biblia, sin dar lugar a la reflexión razonada y lógica. La Divina comedia de Dante Alighieri sí; existe, pero el Infierno NO EXISTE, la Biblia se equivoca con este Dogma, el Infierno, el Paraíso, el Purgatorio, el Juicio Final, la Trinidad Sagrada, el Padre, el Hijo y Espíritu Santo, todos términos católicos cristianos adoptados de la Divina Comedia de Dante Alighieri e introducidos en la Biblia.

A la luz de esas realidades, es muy difícil cambiar la creencia, pues están tan entronizadas en las tradiciones y las supersticiones que además de que la Biblia lo dice, muchos dicen haberlo visto.  Los llamados Exorcistas, utilizando argumentos no sostenidos por el mundo espiritual hacen creer que tienen el poder de enfrentarse al Diablo y vencerlo.

Sin embargo, todo lo que dicen, acontece en los momentos que hay apariciones o supuestas posesiones demoníacas son manifestaciones de Espíritus Impuros e Imperfectos en nuestra filosofía Espirita.  TODAS las manifestaciones espirituales tienen una explicación espiritual.  El Espiritismo tiene una contestación para cada una de ellas.

Los llamados Diablos son Espíritus Imperfectos que por su nivel de maldad se confunden con demonios por aquellos que no conocen el mundo espiritual.  Este artículo pretende dar luz a este conocimiento, armonizando lo que dijeron los Espíritus.

Si los lectores quieren seguir pensando que el Diablo existe, luego de ver este articulo, pues es simplemente su Libre Albedrío en función, pues cada cual puede pensar como desee.

Todas las manifestaciones espirituales son provocadas por los Espíritus en las apariciones, las transfiguraciones, y los comportamientos de los llamados poseídos son en realidad obsesiones subyugantes que tienen cura en el Espiritismo.

Los invito a ver mi vídeo sobre este tema, y a leer lo que dijeron los Espíritus  y al final usted decide.  No debe ser motivo de enojo ni de contrariedad en este tema. Los Espíritus nos dijeron que no existe el Diablo o Demonio y si usted considera de que si existe, pues no debe haber ningún problema, cada cual es libre expresarse.

En mi artículo sobre este tema te presento un vídeo mío y también te presento los primeros 10-12 vídeos que aparecen en Youtube, cuando haces una busque diciendo: "El Diablo no Existe".  Entonces te aparece mi vídeo sobre este tema y los que defienden el Diablo, que son los religiosos y los documentales producidos sobre el tema por los medios de comunicación.

Notarás que los que defienden el Diablo no conocen el mundo espiritual, solo conocen las supersticiones, las tradiciones de la iglesia y los argumentos que presenta la biblia. 

No hay un análisis razonable, como el Espiritismo presenta este tema. Con lógica y razón.  Durante los últimos 2,000 años los que desean que el diablo exista se han preocupado de sustentar sus posiciones con las manifestaciones espirituales que ya El Espiritismo ha explicado.

Sería una infructuosa odisea tratar de convencer a un religioso de que el diablo no existe. Si el Alma es Inmortal, no hay necesidad de un ser diabólico que trate de dañar el Alma, pues el Alma nunca morirá.  Por lo tanto, no puede existir el infierno que es parte de la creencia del diablo, porque el Alma no puede morir. No puede haber juicio, pues el Alma no pasará por ningún juicio, pues está siendo expiada en cada existencia. 

Del mismo modo como el Alma es Inmortal, existe la reencarnación, con el propósito de permitir que el Alma mejore en cada existencia. En fin, el Espiritismo tiene todas las contestaciones lógicas a este tema.

Los vídeos a que presentan los que defienden a que el Diablo existe, no prueban que el diablo exista, ni aún citando la Biblia que se contradice por haber sido escrita por los hombres y un documento como la biblia no podría equivocarse si hubiera sido inspirada por un Dios Perfecto e inmutable.

Usted deberá llegar a su propia opinión. Si quiere progresar en su espíritu, verá que el Espiritismo le indica como usted adelanta su espíritu y le indica que no crea en esas fabulas diseñada para ocasionar miedo a sus feligreses con la existencia de una fabula llamada Diablo o Satanás


Los Espíritus Elevados de La Codificación Espírita le contestaron a Kardec, en el Libro de Los Espíritus lo siguiente:

Allan Kardec preguntó:

131. ¿Hay demonios, en el sentido que se da a esta palabra?
Los Espíritus contestaron lo siguiente:
- Si los hubiera, serían obra de Dios, y ¿sería Dios justo y bueno si hubiese creado Seres eternamente consagrados al mal y desdichados? Sí; existen demonios, los hay en tu mundo inferior y en otros similares donde ellos residen. Han sido los hombres hipócritas los que hicieron de un Dios justo un Dios ruin y vengativo, y que creen serle agradables mediante las abominaciones que en su nombre se cometen.
Han sido los mismos espíritus que han negado la existencia del Diablo, Satanás, o los Demonios, solo a gente perversa e hipócritas se le pudo haber ocurrido tal idea de la existencia del Diablo.

En nuestro vídeo de este tema exponemos nuestra posición al respecto, para el beneficio de los adherentes a nuestra filosofía. No deseamos contender con nadie, cada cual tiene el derecho a pensar lo más que le convenga. Nuestra posición se basa en la lógica, y rotundamente creemos que esto es una falacia y una mentira diseñada por siglos y no podemos acreditar ningún poder al diablo a Satanás, eso no existe, solo existen espíritus impuros que tiene las mismas características en cuanto a maldad se refiere, pero que pueden ser moralizados y lograr su arrepentimiento y activar su adelantamientos. 


Dios nos ha dado ese derecho, porque no existen seres 100% malos creados para hacer solo el mal. Si usted le quiere creer a esa falacia, usted lo puede seguir haciendo. Pero nuestra filosofía esta clara que eso es una mentira.


El mundo espiritual está dotado de reglas, que si las sabemos interpretar bien, nos permiten tener una experiencia muy fructífera en nuestro crecimiento espiritual.


He desarrollado este tema basándome principalmente en estas premisas mencionadas por Kardec, debemos aprender, comprender y practicar bien, pero cuando tratamos de hacerlo, siempre aparecen espíritus impuros que nos lo interrumpen. Y algunos creen que el diablo o Satanás tienen que ver con eso, pero el diablo o Satanás no existen y de eso me propongo desarrollar este tema hoy.

¿Cómo podía comprender que el mal no es más que un estado momentáneo de donde puede salir el bien, y que los males que le afligen deben conducirle a la dicha auxiliando su adelanto?
Los límites de su horizonte moral nada le permitían ver fuera de la vida presente. No podía comprender ni que hubiera progresado, ni que progresaría individualmente. Y aún menos que las vicisitudes de la vida fuesen resultado de la imperfección del ser espiritual que está en él, que preexiste y sobrevive al cuerpo, y que se depura en una serie de existencias, hasta que haya alcanzado la perfección. Para comprender el bien que puede salir del mal, no debe mirarse una sola existencia. Es preciso abrazar el conjunto, sólo entonces aparecen las verdaderas causas y sus efectos.

Los invito a ver nuestro vídeo donde resaltamos los argumentos básicos de nuestra opinión en esta reflexión, pero les invitamos que luego de ver este video, también lean toda la reflexión donde explico en detalles las referencia que utilizo de cada uno de los Libros de La Codificación Espírita.



A continuación puedes ver vídeos publicados para tratar de definir la existencia o la creación de diablo o Demonio. Concuerdo en algunas areas, pero no en todas. Nunca han mencionado la posición de nuestra filosofía Espírita, lo cual demuestra el total desconocimiento de lo que los espíritus de  La Codificación Espírita habían dicho sobre este tema.



Ahora bien, Como se puede sacar un mal Espiritu que se comporta como un Diablo y provoca obsesiones. Todo esto esta muy bien explicado en los Libros Codificados por Allan Kardec.  Para lograr erradicar cualquier mal Espiritu se requiere hacer el bien primero y con el poder de la Voluntad, un espiritu impuro se desprende de un obsesado.

Las siguientes referencias nos muestran los Espíritus, lo importante de hacer el Bien y la Voluntad para desprender espíritus. Veamos el Libro de Los Espíritus, las preguntas de Allan Kardec y la contestación de los Espíritus.
469. ¿Por qué medio se puede neutralizar el influjo de los malos Espíritus?

- Realizando el bien, y poniendo en ello toda vuestra confianza en Dios, rechazaréis la influencia de los Espíritus inferiores y destruiréis el imperio que querrían tener sobre vosotros. Guardaos de prestar oídos a las sugestiones de aquellos Espíritus que despiertan en vosotros malos pensamientos, que fomentan la discordia entre los hombres y excitan en vosotros todas las pasiones viles. Desconfiad, sobre todo, de aquellos que halagan vuestro orgullo, porque os están tomando por vuestro lado débil. He ahí por qué Jesús os hace exclamar en la oración dominical: “Señor, no nos dejéis caer en tentación, mas líbranos del mal”. 
470. Los Espíritus que tratan de inducirnos al mal y que de este modo ponen a prueba nuestra firmeza en el bien, ¿han recibido la misión de hacerlo? Y si es una misión la que están cumpliendo ¿les cabe la responsabilidad de ella?

- Ningún Espíritu recibe la misión de hacer el mal. Cuando lo acomete, es por su propia voluntad y, por tanto, sufre sus consecuencias. Dios puede permitirle que lo haga para probaros, pero no se lo ordena, y a vosotros toca rechazarlo.
477. ¿Tienen las fórmulas de exorcismo alguna eficacia contra los malos Espíritus?

- No. Cuando esos Espíritus ven que alguien toma en serio tales fórmulas, ríen de él y se obstinan en su propósito.Los Espiritas no creemos en el Exorcismo, pues nada puede hacerle a los malos sino el hacer el Bien, y rechazar los malos Espíritus con Voluntad.
De manera que no debemos tener dudas en lidiar con las influencias de los malos Espíritus, considerados como Diablos por la mayoría.

En este artículo sobre este tema te presento un vídeo mío y también te presento los primeros 10-12 vídeos que aparecen en Youtube, cuando haces una busque diciendo: "El Diablo no Existe".  Entonces te aparece mi vídeo sobre este tema y los que defienden el Diablo, que son los religiosos y los documentales producidos sobre el tema por los medios de comunicación, que solo han considerado la opinión de los Religiosos y los Católicos.

Notarás que los que defienden la existencia del Diablo no conocen el mundo espiritual, solo conocen las supersticiones, las tradiciones de la iglesia y los argumentos que presenta la biblia. Que por cierto se nutre de los conceptos esbosados en la Divina Comedia, de Dante.


Divina comedia
(Redirigido desde «Divina Comedia»)
Comincia la Comedia, 1472
Comincia la Comedia, 1472
Dante y Beatriz a orillas del Leteo(1889), de Cristóbal Rojas.

La Divina comedia (en italiano: Divina Commedia)? es un poema escrito por Dante Alighieri. Se desconoce la fecha exacta en que fue escrito aunque las opiniones más reconocidas aseguran que el Infierno pudo ser compuesto entre1304 y 1307 o 1308, el Purgatorio de 1307 o 1308 a 1313 o 1314 y por último, el Paraíso de 1313 o 1314 a 1321, fecha del fallecimiento del poeta.

Libro más famoso de su autor, es una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval (teocentrista) al renacentista (antropocentrista). Es considerada la obra maestra de la literatura italiana y una de las cumbres de la literatura universal. Se considera por tanto que la redacción de la primera parte habría sido alternada con la redacción del Convivium y De Vulgari Eloquentia, mientras que De Monarchiapertenecería a la época de la segunda o tercera etapa, a la última de las cuales hay que atribuir sin duda la de dos obras de menor empeño: la Cuestión de agua y la tierra y las dos églogas escritas en respuesta a sendos poemas de Giovanni de Regina.

Características

Dante y Beatriz a orillas del Leteo(1889),
de 
Cristóbal Rojas.
Dante Alighieri llamó sencillamente Comedia a su libro, pues, de acuerdo con el esquema clásico, no podía ser una tragedia, ya que su final es feliz. Fue el escritor y humanista Giovanni Boccaccio quién añadió el adjetivo "divina" durante la época en la que se encargó de leerla y comentarla públicamente por diferentes ciudades italianas, también por ser un poema que canta a la cristiandad. El libro suele presentarse actualmente con un gran cuerpo de notas que ayudan a entender quiénes eran los personajes mencionados. Estos comentarios incluyen interpretaciones de las alegorías o significados místicos que contendría el texto, que otros prefieren leer como un relato literal. Esta tendencia se acentuó en el siglo XX entre los exégetas y críticos de la Divina comedia, muchos de los cuales sostienen que Dante narró una historia en el mundo material de ultratumba tal como se lo concebía en su tiempo.[cita requeridaMiguel Asín Palacios, por otra parte, destacó la importancia de la escatología musulmana en la estructura del Infierno dantesco.1

La Divina Comedia se considera una de las obras maestras de la literatura italiana y universal. Dante resume en ella todo el amplio conocimiento acumulado durante siglos, desde los antiguos clásicos hasta el mundo medieval; su fe religiosa y sus convicciones morales y filosóficas. El estilo de la obra posee un rico lenguaje lleno de símbolos y frecuentes referencias a personajes históricos y de la antigua mitología. Numerosos artistas de todos los tiempos crearon ilustraciones sobre ella; destacan entre ellas las de BotticelliGustave DoréDalíWilliam Adolphe Bouguereau y Miquel Barceló. Dante Alighieri la escribió en dialecto toscano, matriz del italiano actual el cual se usó entre los siglos XI y XII.

Estructura
Detalle de infierno: Mosaico que representa el Juicio Final por Coppo di Marcovaldo, Museo Baptisterio de San Juan.2 El poeta Dante Alighierifue bautizado en este lugar.

Detalle de infierno: Mosaico que
representa el 
Juicio Final por Coppo di
Marcovaldo
, Museo Baptisterio
de San Juan
.2 El poeta Dante
 Alighieri
fue bautizado en este lugar
Cada una de sus partes, o cánticas (Infierno, Purgatorio y Paraíso), está dividida en cantos, cada parte consta de treinta y tres cantos, más el canto introductorio suman 100 cantos en total. Cada canto fue compuesto por estrofas de tres versos endecasílabos o terza rima, que se dice él mismo inventó (tercetos)

El poema se ordena en función del simbolismo del número tres, que evoca la Trinidad Sagrada, el Padre, el Hijo y Espíritu Santo, el equilibrio y la estabilidad, y el triángulo, las tres proposiciones que componen el silogismo, se sumaba al cuatro, que representaba los cuatro elementos: Tierra, aire, fuego y agua, dando como resultado el número siete, como siete son los pecados capitales. Finalmente, el Infierno está dividido en nueve círculos, el Purgatorio en siete y el Paraíso queda formado por nueve esferas que giran como los planetas en torno al sol.

Toda la obra está llena de símbolos que remiten al conocimiento y al pensamiento medievales; religión, astronomía, filosofía, matemáticas, óptica, etc; encarnan en personajes, lugares y acciones.
El poema cuenta con tres personajes principales: Dante, que personifica a la humanidad, representa la tentación del pecado, Beatriz, que personifica la Fe y llevara a Dante a cada una de las esferas del paraíso, hasta el Empíreo, espacio inmóvil, donde contemplará la Rosa mística formada por Dios y sus elegidos. Y Virgilio, que hace otro tanto con la razón.

El paraíso representa el saber y la ciencia divina. El Infierno representa al ser humano frente a sus pecados y sus funestas consecuencias. El Purgatorio, la lenta purificación de sus culpas hasta la liberación. En esta obra el autor nos narra con extraordinario realismo un maravilloso viaje durante el que se encuentra con las almas de grandes y terribles personajes de la historia; es un canto a la humanidad que sólo en la fe en Dios encontrará su felicidad.

La estrofa por su parte está compuesta por tres versos, y cada una de las cánticas cuenta con treinta y tres cantos, más el canto introductorio, de manera que la obra completa se compone de cien cantos. Se usa un tipo de rima original, la "terza rima"
Nel mezzo del cammin di nostra vita
mi ritrovai per una selva oscura,
ché la diritta via era smarrita.
Ahí quanto a dir qual era è cosa dura
esta selva selvaggia e aspra e forte
che nel pensier rinova la paura!

Dante también utiliza el número diez como cabalístico como número pitagórico, que vemos en los cien cantos de la comedia, compuestos por los treinta y tres de cada reino, más el de introducción. También se puede apreciar la importancia decimal en los diez niveles del infierno, que son nueve círculos más el anteinfierno, donde se encuentran los ignavi, es decir, los indiferentes.
La estructura matemática de la Divina comedia, por otra parte, es mucho más compleja de lo que aquí se esboza. El poema puede leerse según los cuatro significados que se atribuyen a los textos sagrados: literalmoralalegórico y anagógico. En este poema, Dante hace gala además de un gran poder de síntesis que es característico de los grandes poetas.
La estructura también afecta a los registros lingüísticos: en el infierno se utiliza un lenguaje vulgar, el texto del "Purgatorio" está lleno de citas bíblicas y el del "Paraíso", de himnos y cantos litúrgicos.
Antes de emprender el viaje hacia los tres mundos, Dante despierta en una selva oscura sin saber por qué llegó ahí. Cuando hablamos de selva oscura nos referimos a algo malo, a lo contrario a Dios, esa selva era oscura, era mala. En esa selva se describe un paisaje inicial en el cual vemos el sol, las estrellas, la playa y la colina. El sol en representación de la divinidad, de Dios, la colina es el camino que debe subir para llegar a Dios, Dante no puede llegar a esa luz porque en el camino se encuentra con 3 fieras que son obstáculos para él. Cada fiera representa un pecado... Ahí se encuentra con Virgilio y después de una conversación con éste, comienza su viaje.

Infierno
Artículo principal: Infierno (La Divina Comedia)
Infierno, Canto I (por Gustave Doré)
Infierno, Canto I (por Gustave Doré).
La primera parte narra el descenso del autor al Infierno, acompañado por el poeta latino Virgilio, autor de la Eneida, a quien Dante admiraba. Acompañado por su maestro y guía, describe al infierno que tenía una forma de un cono con la punta hacia abajo y los nueve círculos que poseía en los que los condenados son sometidos a castigo, según la gravedad de los pecados cometidos en vida, en el último círculo "judesco", Dante describe que había una especie de palacio en el cual se hallaban los que traicionaban a sus bienhechores y allí se encontraba Lucifer. Él lo describe como un demonio de tres cabezas y dentro de la boca de la principal se hallaba Judas, al cual mordía con sus filosos colmillos como un juguete, mientras este gritaba de dolor.
Dante encuentra en el Infierno a muchos personajes antiguos, pero también de su época, y cada uno de ellos narra su historia brevemente a cambio de que Dante prometa mantener vivo su recuerdo en el mundo; cada castigo se ajusta a la naturaleza de su falta y se repite eternamente. Es particularmente recordada la historia de Paolo y Francesca, amantes adúlteros que se conocieron al leer en el libro de Lanzarote, los amores de la reinaGinebra y esta persona, que fue motivo de inspiración y homenaje por poetas románticos y contemporáneos, así como la historia del conde Ugolino da Pisa, el último viaje de Ulises, tránsito por el bosque de los suicidas, la travesía del desierto donde llueve el fuego y la llanura de hielo de los traidores, estos últimos, considerados los peores pecadores entre todos.

Purgatorio
Artículo principal: Purgatorio (La Divina Comedia)

En esta segunda parte, Dante y Virgilio atraviesan el Purgatorio, una montaña de cumbre plana y laderas escalonadas y redondas, simétricamente al Infierno. En cada escalón se redime un pecado, pero los que lo redimen están contentos porque poseen esperanza. Dante se va purificando de sus pecados en cada nivel porque un ángel en cada uno le va borrando una letra de una escritura que le han puesto encima. Allí encuentra a famosos poetas, entre ellos a Publio Papinio Estacio, autor de la Tebaida.

El primer canto del Purgatorio ilustrado
 por 
Gustave Doré.
El primer canto del Purgatorio ilustrado por Gustave Doré.
Esta parte comienza propiamente con la salida Infierno a través de la natural burella. Dante y Virgilio llegan así alhemisferio sur terrestre (que se creía por completo bajo las aguas), donde en medio de las aguas se halla la montaña del Purgatorio, creada con la tierra utilizada para crear el abismo del Infierno, cuando Lucifer fue expulsado del Paraíso tras rebelarse contra Dios. Tras salir del túnel llegan a una playa, donde encuentran a Catón el Joven, que se desempeña como guardián del Purgatorio. Teniendo que emprender el ascenso de la empinada montaña, que resulta imposible escalar, es tan empinada que Dante tiene que preguntar a algunas almas cuál es el pasaje más cercano; pertenecen al grupo de los negligentes, los muertos en estado de excomunión, que viven en el Ante-purgatorio. Un personaje notable de este lugar es Manfredo de Sicilia. Junto a los que por pereza tardaron en arrepentirse, los muertos violentamente y a los principios negligentes, de hecho, esperan el tiempo de purificación necesario para poder acceder al Purgatorio propiamente dicho. En la entrada del valle donde se encuentran los principios negligentes, Dante, siguiendo las indicaciones de Virgilio, pide indicaciones a un alma que resulta ser el guardián del valle, un compatriota de Virgilio, Sordello, que será su guía hasta la puerta del Purgatorio.
Tras llegar al final del Antepurgatorio, tras un valle florecido, los dos cruzan la puerta del Purgatorio, que custodia un ángel con una espada de fuego, que parece tener vida propia. Está precedido por tres jardines, el primero de mármol blanco, el segundo de una piedra oscura y el tercero y último de pórfido rojo. El ángel, sentado en el solio de diamante y apoyando los pies en el escalón rojo, marca siete "p" en la frente de Dante y abre la puerta con dos llaves, una de plata y otra de oro, que San Pedro le dio, y los dos poetas se adentran en el segundo reino.
Dante y la montaña del Purgatorio.
El Purgatorio se divide en siete cornisas, donde las almas expían sus pecados para purificarse antes de entrar al Paraíso. Al contrario del Infierno, donde los pecados se agravan a medida que se avanza en los círculos, en el Purgatorio la base de la montaña, es decir la cornisa I, alberga a quienes padecen las culpas más graves, mientras que en la cumbre, cerca del Edén, se encuentran los pecadores menos culpables. Las almas no son castigadas para siempre, ni por una sola culpa, como en el primer reino, pero expían una pena equivalente a los pecados durante la vida.
Dante y la montaña del Purgatorio.
En la primera cornisa, Dante y Virgilio encuentran a los orgullosos, en la segunda a los envidiosos, en la tercera a los iracundos, en la cuarta a los perezosos, en la quinta a los avaros y a los pródigos. En esta encuentran el alma de Cecilio Estacio tras un terremoto y un canto Gloria in excelsis Deo. En vida este personaje fue en exceso pródigo. Tras años de expiación siente el deseo de guiarlos hasta la cumbre, a través de la sexta cornisa, donde expían sus culpas los golosos, que lucen delgadísimos, y la séptima, donde se encuentran los lujuriosos, envueltos en llamas. Dante recuerda que Estacio se convirtió gracias a Virgilio y a sus obras, en particular la Eneida y las Bucólicas, que le mostraron la importancia de la fe cristiana y el error de su vicio. En ese sentido, Virgilio lo iluminó permaneciendo él en la oscuridad. Virgilio fue un profeta sin saberlo, pues llevó a Estacio a la fe pero él, pudiendo tan solo entreverla, no pudo salvarse, y deberá habitar hasta la eternidad en el Limbo. En la séptima cornisa, los tres tienen que atravesar un muro de fuego, tras la cual hay una escalera, por la que se entra al Paraíso terrestre. Dante se muestra asustado y es confortado por Virgilio. Allí, donde vivieron Adán y Eva prima del pecado, Virgilio y Dante tienen que despedirse, porque el poeta latino no es digno de conducirlo en el Paraíso. Pero Beatriz sí.

Aquí Dante se encuentra con Santa Matilde, la personificación de la felicidad perfecta, precedente al pecado original, que le muestra los dos ríos, Lete, que hace olvidar los pecados, y Eunoe, que devuelve la memoria del bien realizado, y se ofrece a reunirlo con Beatriz, que pronto llegará. Beatriz le llama severamente la atención a Dante y después le propone verla sin el velo. El poeta, por su parte, busca a su maestro Virgilio, que ya no se encuentra con él. Tras beber las aguas del Lete y del Eunoe, que hacen olvidar las cosas malas y recordar las buenas, el poeta sigue a Beatriz hacia el tercer y último reino, el del Paraíso.

Paraíso

Artículo principal: Paraíso (La Divina Comedia)
Paraíso III, 16. Dante y Beatriz en el cielo de la Luna. Grabado de la serie de Gustave Doré.

Paraíso III, 16. Dante y Beatriz
en el cielo de la
Luna.
Grabado de la serie de 
Gustave Doré.
Libre de todo pecado, Dante puede ascender al Paraíso, lo que hace junto a Beatriz en condiciones que desafían las leyes físicas, encadenando milagros, lo cual es más bien natural dado el lugar en el cual se desarrolla el poema. Dentro del recorrido será de hecho de gran importancia que el nombre de Beatriz signifique "dadora de felicidad" y "beatificadora", pues en esta sección de la Comedia ella releva a Virgilio en la función de guía. En efecto, a través de este personaje, el autor expresa en los treinta y tres cantos de la sección varios razonamientos teológicos y filosóficos de gran sutileza.
Sin embargo, el poeta expresa desde un principio la gran dificultad que significa transmitir el recorrido emocional y físico detrashumanar, es decir ir más allá de las condiciones de la vida terrena. Sin embargo, confía en el apoyo del Espíritu Santo (el buen Apolo) y en el hecho de que pese a sus falencias, su esfuerzo descriptivo será emulado y continuado por otros (canto I, 34). En la introducción del canto II, el autor reitera que para entender las alegorías de la obra es indispensable tener de antemano muy amplios conocimientos en las materias que se van a tratar (II, 1-15).

Canto XIV, 85-87.
El cielo de 
Marte.
El Paraíso está compuesto por nueve círculos concéntricos, en cuyo centro se encuentra la tierra. En cada uno de estos cielos, en donde se encuentra cada uno de los planetas, se encuentran los beatos, más cercanos a Dios en función de su grado de beatitud. Pero las almas del Paraíso no están mejor unas que otras, y ninguna desea encontrarse en mejores condiciones que las que le corresponden, pues la caridad no permite desear más que lo que se tiene (II, 70-87). De hecho, a cada alma al nacer Dios le dio cierta cantidad de gracia según criterios insondables, en función de los cuales gozan aquellas de los diferentes grados de beatitud. Antes de llegar al primer cielo el poeta y Beatriz atraviesan la Esfera de fuego.
Canto XIV, 85-87. El cielo de Marte.
En el primer cielo, que es el de la Luna, se encuentran quienes no cumplieron con sus promesas (Angeli), como la madre deFederico IIConstanza I de Sicilia. En el segundo, el de Mercurio, residen quienes hicieron el bien para obtener gloria y fama, pero no dirigiéndose al bien divino (Arcangeli). En el tercero, de Venus, se encuentran las almas de los "espíritus amantes" (Principati). En el cuarto, del Sol, los "espíritus sabios" (Potestà). En el quinto, de Marte, los "espíritus militantes" de los combatientes por la fe (Virtù). En el sexto, de Júpiter, los "espíritus gobernantes justos" (Dominazioni).
En el séptimo cielo, de Saturno, de los "espíritus contemplativos" (Troni), Beatriz deja de sonreír, como lo había hecho hasta entonces. Desde ese punto en adelante su sonrisa desaparece, pues por la cercanía de Dios su luminosidad resultaría imposible de contemplar. En este último cielo residen los "espíritus contemplativos". Desde allí Beatriz eleva a Dante hasta el cielo del las estrellas fijas, donde no están más repartidos los beatos, sino las "almas triunfantes", que cantan en honor a Cristo y María, a quien Dante alcanza a ver. Desde ese cielo, además, el poeta observa el mundo debajo de sí, los siete planetas, sus movimientos, y la Tierra, muy pequeña e insignificante en comparación con la grandeza de Dios (Cherubini). Antes de continuar Dante debe sostener una especie de "examen" de Fe, Esperanza, Caridad, por parte de tres profesores particulares: San PedroSantiago y San Juan. Por lo tanto, después de un último vistazo al planeta, Dante y Beatriz ascendieron al cielo, el Primo Mobile o Cristallino, el cielo más externo, origen del movimiento y del tiempo universal (Serafini).
Canto XXXI. Llegada del protagonista al Empíreo. Por Gustave Doré.
Canto XXXI. Llegada del
protagonista al Empíreo.
Por Gustave Doré.
En este lugar, tras levantar la mirada, Dante ve un punto muy luminoso, rodeado por nueve círculos de fuego, girando alrededor de ella; el punto, explica Beatriz, es Dios, y a su alrededor se mueven los nueve coros angelicales, divididos por cantidad de virtud. Superado el último cielo, los dos ascienden a el Empíreo, donde se encuentra la "rosa de los beatos", una estructura en forma de anfiteatro, en el cual, sobre la grada más alta está la Virgen María. Aquí, en la inmensa multitud de los beatos, están los más grandes de los santos y las figuras más importantes de la Biblia, como San AgustínSan Benito de NursiaSan Francisco, y también EvaRaquelSara y Rebeca.
Desde aquí Dante observa finalmente la luz de Dios, gracias a la intervención de María a la cual San Bernardo (guía de Dante de la última parte del viaje) había pedido ayuda para que Dante pudiese ver a Dios y sostener la visión de lo divino, penetrándola con la mirada hasta que se une con él, y viendo así la perfecta unión de toda la realidad, la explicación de toda la grandeza. En el punto más central de esa gran luz Dante ve tres círculos, las tres personas de la Trinidad, el segundo del cual tiene imagen humana, signo de la naturaleza humana, y divina al mismo tiempo, de Cristo. Cuando trata de penetrar aún más el misterio su intelecto flaquea, pero en un excessus mentis3 su alma es tomada por la iluminación, la armonía que se da la visión de Dios, en el canto XXXIII (145), del amor que mueve el sol y las otras estrellas (L'amor che move el sole e l'altre stelle). Por la grandiosa luz del último cielo, Dante queda ofuscado, concluyendo así la Divina Comedia.

Traducciones
Como clásico de la literatura universal la Divina Comedia ha tenido traducciones en varias épocas en 25 lenguas. Cabe destacar:
La primera traducción al castellano fue la medieval de Enrique de Villena. La primera impresa la hizo Pedro Fernández de Villegas y fue parcial: solo elInfierno (Burgos: Fadrique de Basilea, 1515). Después hubo que esperar hasta el siglo XIX, cuando se vertió ocho veces completa y directamente del italiano al español (Manuel Aranda San JuanPedro PuigbóCayetano RosellJosé María Carulla, J. Sánchez Morales, Juan de la Pezuela, J. A. R. yEnrique de Montalbán). En tercetos lo hizo Juan de la PezuelaConde de Cheste, y Ángel Crespo en el XX; lo menos dieciocho nuevas se hicieron al español en los siglos XX y XXI a fecha de 2013. Son las traducciones más recientes y de nota la de Ángel Crespo, galardonada con el premio nacional de traducción, la de Luis Martínez de Merlo para Editorial Cátedra, en endecasílabos blancos, y la de Abilio Echeverría para Alianza Editorial, en tercetos encadenados. Son beneméritas también la de Bartolomé Mitre, en tercetos, pero incompleta y decimonónica, y la de Nicolás González Ruiz. En prosa acaso la mejor y más actual es la del romanista Ángel Chiclana. En catalán se dispone de varias versiones, la primera la de 1429, en verso, por Andreu Febrer, y las modernas de Josep Maria de Sagarra y Joan Francesc Mira.

Antoine de Rivarol (1753-1801) y Lamennais (1782-1854) hicieron sus respectivas traducciones al francés.4 5
Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882) fue el primer estadounidense en traducirla al inglés, completando su obra en 1867.6
Giovanni Peterlongo (1856–1941) la ha traducido al esperanto.7
Mons. Pádraig de Brún (1889-1960) logró una versión en gaélico irlandés, publicada póstumamente.8
La primera traducción al latín fue la de Giovanni Bertoldi da Serravalle, obispo de Fermo y de Fano, durante el Concilio de Constanza. La traducción se culminó en 1417 y su primera impresión recién en 1891.9
Mihály Babits (1883-1941) hizo la primera traducción al húngaro entre 1913 y 1923.
El estadista argentino Bartolomé Mitre (1821-1906) hizo una traducción al castellano.10
El italianista español Ángel Chiclana (1935-1998) realizó una traducción en prosa al castellano.11
Julio Úbeda Maldonado: traducción de la obra al castellano en verso, por primera vez en la historia, utilizando tercetos de rima asonante. Primera edición realizada en diciembre de 1983 y la segunda en ese mismo mes de 1996.

Influencia en otras obras literarias.
El poemario Siete caminos para Beatriz de Ernesto Pérez Zúñiga (Fundación José Manuel Lara-Vandalia) está basado en la figura de Beatriz de la Divina Comedia de Dante.12

Referencias.
Volver arriba↑ Asín Palacios, Miguel, La escatología musulmana en la "Divina Comedia". Seguida de Historia y crítica de una polémica, Madrid, Ediciones Hiperión, 1984 (1ª ed. RAE, 1919), ISBN 84-7517-131-1.
Volver arriba↑ «The Museeums of Florence: Mosaico que representa el Juicio Final».Baptistery (en inglés). Consultado el 18 de septiembre de 2011. «Detail of the ceiling - Mosaic XIIth century, Image 2 of 14».
Volver arriba↑ "...éxtasis que viene a la mente y se llega a una auto-mejora" (T. Di Salvo,Paradiso, Zanichelli, 1988, p. 622)
Volver arriba↑ Dante Alighieri (traducción de Lamennais). Wikisource, ed. La Divine Comédie. Consultado el 27 de octubre de 2008.
Volver arriba↑ Dante Alighieri (traducción de Antoine de Rivarol). Wikisource, ed. La Divine Comédie. Consultado el 27 de octubre de 2008.
Volver arriba↑ Dante Alighieri (traducción de Henry Wadsworth Longfellow). Wikisource, ed.The Divine Comedy. Consultado el 27 de octubre de 2008.
Volver arriba↑ Dante Alighieri, La Divina Commedia-La dia komedio. Testo esperanto a fronte (traducción di Giovanni Peterlongo), SIEI1980.
Volver arriba↑ Dainté Ailígiéiri (trad. de Pádraig de Brún) (1997). An Clóchomhar, ed. An Choiméide Dhiaga (en irlandese). Dublino. pp. 380 p.
Volver arriba↑ Fratris Johannis de Serravalle translatio et comentum totius libri Dantis Aldigherii cum textu italico fratris Bartholomæi a Colle eiusdem ordinis nunc primum edita, a cura di Marcellino da Civezza M.O. e Teofilo Domenichelli M.O., Prato, Giachetti, 1891, 3 volumi.
Volver arriba↑ Juan Cobos Wilkins: «Anillos de Saturno», Mercurio, n.º 165, noviembre de 2014, pág. 28.
Enlaces externos[editar]
 Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Divina comedia.
 Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Divina comedia.
 Wikisource contiene una copia de La Divina Comedia.
Texto italiano en Wikisource.
Audiolibro Lectura de Veniero Jenna
______________________________________________

No hay un análisis razonable que compare con lo que el Espiritismo presenta sobre este tema, con toda lógica y razón.  

Durante los últimos 2,000 años los que desean que el diablo exista se han preocupado de sustentar sus posiciones con las manifestaciones físicas que es parte real de los Espíritus, y que ya El Espiritismo ha explicado.

Sería una infructuosa odisea tratar de convencer a un religioso de que el diablo no existe. Pero se comienza con indicar que el Alma es Inmortal, no hay necesidad de un ser diabólico que trate de dañar el Alma, pues el Alma nunca morirá.  Por lo tanto, no puede existir el infierno que es parte de la creencia del diablo, porque el Alma no puede morir. No puede haber juicio, ya que el Alma no pasará por ningún juicio, pues está siendo expiada en cada existencia. 

Del mismo modo como el Alma es Inmortal, existe la reencarnación, con el propósito de permitir que el Alma mejore en cada existencia. En fin, el Espiritismo tiene todas las contestaciones lógicas a este tema.

Los vídeos que presentan y que defienden a que el Diablo existe, no prueban que el diablo exista, ni aún citando la Biblia que se contradice por haber sido escrita por los hombres y un documento como la biblia no podría equivocarse si hubiera sido inspirada por un Dios Perfecto e inmutable.

Usted deberá llegar a su propia opinión. Si quiere progresar en su espíritu, verá que el Espiritismo le indica, como usted adelanta su espíritu y le indica que no crea en esas fabulas diseñada para ocasionar miedo a sus feligreses con la existencia de una fabula llamada Diablo o Satanás

La siguiente lista de Vídeos, nos presentan vídeos de religiosos que si creen en el diablo pero que no prueban sus existencia. Veamos estos vídeos.






Ahora bien, Qué nos dice,

Los Espíritus pertenecen a diferentes clases y no son iguales ni en poder ni en inteligencia, ni en saber ni en moralidad. Los de primer orden son los Espíritus superiores, que se distinguen de los demás por su perfección, conocimientos y proximidad a Dios; por la pureza de sus sentimientos y su amor al bien; son los ángeles o Espíritus puros. Las otras clases se alejan cada vez más de dicha perfección: los de los rangos inferiores son propensos a la mayoría de nuestras pasiones: odio y envidia, celos y orgullo, etcétera. Éstos se complacen en el mal. Entre ellos los hay asimismo que no son ni muy buenos ni muy malos: más revoltosos y embrollones que ruines; la malicia y las inconsecuencias parece ser su dote. Son los duendes, Espíritus traviesos o frívolos.

102. Décima clase: Espíritus impuros.

- Son propensos al mal y éste constituye el objeto de sus preocupaciones. En cuanto Espíritus, dan consejos pérfidos, alientan la discordia y la desconfianza y adoptan todos los disfraces para engañar mejor. Se apegan a las personas de carácter lo bastante débil para ceder a sus sugestiones, y hacen esto a fin de empujarlas hacia su perdición, satisfechos de poder retrasar su progreso haciéndolas sucumbir ante las pruebas que sufren. Durante las comunicaciones se les reconoce por su lenguaje: trivialidad y grosería de las expresiones, tanto entre los Espíritus como entre los hombres, denotan siempre inferioridad moral, si no intelectiva. Sus comunicaciones denuncian la bajeza de sus inclinaciones, y si quieren inducir a engaño expresándose de una manera sensata no pueden prolongar mucho tiempo su comedia y terminan siempre por dejar traslucir su origen.

Algunos pueblos han hecho de ellos sus divinidades maléficas y otros los designan con los nombres de demonios, genios malos o Espíritus del mal.

Los seres vivientes a quienes animan, cuando se han encarnado, son propensos a cuantos vicios engendran las pasiones viles y degradantes: sensualidad y crueldad, bellaquería e hipocresía, avidez y sórdida avaricia. Practican el mal por el mero placer de hacerlo, casi siempre sin motivos para ello, y por odio al bien escogen las más de las veces a sus víctimas entre las personas honradas. Son plagas para la humanidad, sea cual fuere su clase social a que pertenezcan, y su barniz de civilizados no les exime del oprobio y la ignominia.

XI.- Ángeles y demonios

128. Los Seres que denominamos ángeles, arcángeles y serafines ¿integran una categoría especial, de naturaleza diferente a la de los otros Espíritus?
- No: son los Espíritus puros, los que se hallan en el peldaño más alto de la escala y reúnen todas las perfecciones.

Allan Kardec comentó: La palabra ángel despierta generalmente la idea de la perfección moral. Sin embargo, a menudo suele aplicarse a todos los Seres buenos y malos que están fuera de la humanidad. Se dice: el ángel bueno y el ángel malo; el ángel de la luz y el ángel de las tinieblas. En este caso, es sinónimo de Espíritu o de genio. Nosotros lo tomamos aquí en su buena acepción.

129. Los ángeles ¿han recorrido todos los grados?
- Los recorrieron todos, pero, como hemos dicho ya, unos aceptaron su misión sin protestar y han llegado más pronto. Otros, cambio, pusieron un tiempo más o menos prolongado para alcanzar la perfección.
Demonios No Existen si no que son Espíritus Impuros los que son.

130. Si la opinión que admite la existencia de Seres creados perfectos y superiores a todas las demás criaturas es errónea, ¿cómo se explica que esté en la tradición de casi todos los pueblos?
- Debes saber que tu mundo no existe de toda eternidad y que, mucho tiempo antes que él existiera, ya había Espíritus que habían alcanzado el grado supremo. Así pues, los hombres han podido creer que aquéllos habían sido siempre perfectos.

131. ¿Hay demonios, en el sentido que se da a esta palabra?
- Si los hubiera, serían obra de Dios, y ¿sería Dios justo y bueno si hubiese creado Seres eternamente consagrados al mal y desdichados? Si existen demonios, los hay en tu mundo inferior y en otros similares donde ellos residen. Han sido los hombres hipócritas los que hicieron de un Dios justo un dios ruin y vengativo, y que creen serle agradables mediante las abominaciones que en su nombre se cometen.

La palabra demonio sólo implica la idea de Espíritu malo en su significado moderno, pues el vocablo griego daimôn, del que deriva, significa “genio, inteligencia”, y se aplicaba a los Seres incorpóreos, buenos o malos, sin distinción.

Los demonios, conforme a la significación vulgar de la palabra, se supone que son Seres esencialmente malévolos. Como todas las cosas, constituirían una creación de Dios. Ahora bien, Dios, que es soberanamente justo y bueno, no puede haber creado Seres dedicados al mal por su propia naturaleza y condenados eternamente. Y si no fueran obra de Dios, serían por tanto eternos como Él, en cuyo caso habría muchas Potencias Soberanas.

La primera condición de toda doctrina consiste en ser lógica. Y la de los demonios, en el sentido absoluto, carece de esa base esencial. Que en las creencias de los pueblos atrasados, que no conocen los atributos de Dios y admiten divinidades maléficas, se admitan asimismo los demonios, es concebible. 


Pero, para cualquiera que considere a la bondad de Dios como un atributo por excelencia será ilógico y contradictorio suponer que Él haya podido crear Seres consagrados al mal y destinados a practicarlo a perpetuidad, porque esto equivale a negar su bondad. Los partidarios de los demonios se apoyan en las palabras de Cristo, y por cierto que no seremos nosotros quienes discutamos la autoridad de su enseñanza, la cual querríamos ver en el corazón más que en los labios de los hombres. Pero ¿están bien seguros del sentido que Cristo da a la palabra demonio? ¿No saben acaso que la forma alegórica es una de las características que distinguen su lenguaje? ¿Todo lo que el Evangelio contiene debe ser tomado al pie de la letra? Nos limitamos, para prueba, con el siguiente pasaje:

“Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán removidas. […] De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”. 35
35 San Marcos. Cap. XIII: 24, 25 Y 30. Traducción citada. [N. del T. al cast.]

¿No hemos visto la forma del texto bíblico contradicha por la ciencia en la que toca a la creación y el movimiento de la Tierra? ¿No puede suceder lo propio con ciertas figuras empleadas por Cristo, quien debía hablar según los tiempos y lugares? Cristo no pudo decir a sabiendas una cosa falsa. Si en sus palabras, pues, hay cosas que parecen chocar a la razón, es porque no las comprendemos o estamos interpretándolas mal.

Los hombres han hecho con los demonios lo mismo que hicieron en relación a los ángeles: así como creyeron en Seres perfectos de toda eternidad, de la misma manera han tomado a los Espíritus inferiores por Seres perpetuamente malos. En consecuencia, la palabra demonio debe entenderse como refiriéndose a los Espíritus impuros, que muchas veces no son mejores que los designados con aquel nombre, pero con la diferencia de que su estado es sólo transitorio. Son Espíritus imperfectos que murmuran contra las pruebas que sufren y que, por lo mismo, han de padecerlas durante más tiempo, pero llegarán a su vez a la perfección cuando tengan la voluntad de lograrla. Así pues, podríamos aceptar el vocablo demonio con esa restricción. Pero, como en la actualidad se le entiende en un sentido exclusivo, pudiera inducir a error, llevando a creer en la existencia de Seres especiales, creados para el mal.

En lo tocante a Satán, salta a la vista que es la personificación del mal bajo una forma alegórica, por cuanto no se podría admitir que haya un Ser malo luchando de igual a igual con la Divinidad y cuya única preocupación consistiría en oponerse a sus designios. Como necesita el hombre figuras e imágenes que impresionen su imaginación, ha descrito él a los Seres incorpóreos con una forma material y con atributos que recuerdan sus propias cualidades buenas o malas. 


De esta manera los antiguos, al querer personificar el Tiempo, lo pintaron con la figura de un anciano portando una hoz y un reloj de arena. En este caso, representarlo como un hombre joven hubiera sido un contrasentido. Y lo mismo acontece con las alegorías de la Fortuna, la Verdad, etcétera. Los modernos han representado a los ángeles o Espíritus puros con un semblante radioso y blancas alas, emblemas de pureza. A Satanás, con cuernos, zarpas y los atributos de la bestialidad, símbolos de pasiones viles. El vulgo, que interpreta las cosas literalmente, ha visto en esos emblemas a un individuo real, como otrora había visto a Saturno en la alegoría del Tiempo.36
36 Esta teoría espírita sobre los demonios se va imponiendo hoy en los propios religiosos que más obstinadamente la combatieron. En su obra El Diablo, el escritor católico GIOVANI PAPINI la apoyó, basándose en los Padres de la Iglesia. El sacerdote PIERRE TEILHARD DE CHARDIN, cuya doctrina acerca la teología católica a la concepción espírita, conceptúa al Infierno como “polo negativo del mundo”, integrado en el Pleroma (el mundo divino unido al cuerpo místico de Cristo) y así se refiere a los demonios en estos términos: “El condenado no es excluido del Pleroma, sino tan sólo de su faz luminosa y de su beatitud. Lo pierde, pero no está perdido para él” (Oeuvres, Le Milieu Divin, pág. 191. Éditions du Seuil, París, 1957). [N. de J. H. Pires.]
Veamos que nos indica El Libro de Los Médium

Demonio
46. Sistema pesimista, diabólico o demoníaco.Aquí entramos en otro orden de ideas. Estando acreditada la intervención de una inteligencia extraña, se trataba de saber cuál era la naturaleza de esta inteligencia. El medio más sencillo era, sin duda, el preguntárselo; pero ciertas personas no han encontrado en eso una garantía suficiente, y sólo han querido ver en todas las manifestaciones una obra diabólica. Según ellas, tan sólo los demonios o el diablo pueden comunicarse. Aunque este sistema encuentra poco eco hoy, no ha dejado de gozar de algún crédito por algunos momentos por el carácter de aquellos que han tratado de hacerle prevalecer. Sin embargo, haremos observar que los partidarios del sistema demoníaco, no deben estar colocados entre los adversarios del Espiritismo, antes al contrario. Que los seres que se comunican sean demonios o ángeles, siempre son seres incorpóreos; luego, admitir la manifestación de los demonios, siempre es admitir la posibilidad de comunicarse con el mundo invisible, o al menos con una parte de este mundo.
La creencia en la comunicación exclusiva de los demonios, por irracional que sea, podía no parecer imposible cuando se miraba a los Espíritus como seres creados fuera de la Humanidad; pero desde que se sabe que los Espíritus no son otra cosa que las almas de aquellos que han vivido, ha perdido todo su prestigio, y se puede decir toda verosimilitud; porque se seguiría que todas estas almas son demonios, aunque fuesen de un padre, de un hijo o de un amigo, y que nosotros mismos muriendo, venimos a ser demonios, doctrina poco lisonjera y poco consoladora para muchas gentes. Será muy difícil persuadir a una madre de que el niño querido que ha perdido, y que viene a darle, después de su muerte, pruebas de su afecto y de su identidad, sea un dependiente de Satanás. Es verdad que entre los Espíritus, los hay muy malos, y que no valen más que aquellos que se llaman demonios, por una razón muy sencilla: porque hay hombres muy malos, y que la muerte no les hace inmediatamente mejores, la cuestión está en saber si éstos son los únicos que puedan comunicarse. A los que lo crean así, les dirigimos las preguntas siguientes:

1ª ¿Hay buenos y malos Espíritus?

2ª ¿Dios es más poderoso que los malos Espíritus, o que los demonios, si así los queréis llamar?

3ª Afirmar que sólo los malos se comunican, es decir que los buenos no lo pueden; si esto es así, una de dos: esto tiene lugar por la voluntad, o contra la voluntad de Dios. Si es contra su voluntad, es que los malos Espíritus son más poderosos que él; si es por su voluntad, ¿por qué en su bondad, no lo permitiría a los buenos para contrabalancear la influencia de los otros?
4ª ¿Qué prueba podéis dar de la impotencia de los buenos Espíritus en comunicarse?

5ª Cuando se nos opone la sabiduría de ciertas comunicaciones, respondéis que el demonio toma todas las apariencias para seducir mejor. Sabemos en efecto, que hay Espíritus hipócritas que dan a su lenguaje un falso barniz de sabiduría; ¿pero admitís acaso que la ignorancia pueda falsificar el verdadero saber, y una mala naturaleza remendar la verdadera virtud, sin dejar penetrar nada que pudiese descubrir el fraude?
6ª Si sólo el demonio se comunica, puesto que es enemigo de Dios y de los hombres, ¿por qué recomienda orar a Dios, someterse a su voluntad, sufrir sin murmurar las tribulaciones de la vida, no ambicionar honores ni riquezas, practicar la caridad y todas las máxima de Cristo; en una palabra, hacer todo lo que es necesario para destruir su imperio? Si es el demonio quien da tales consejos, es preciso convenir que siendo tan astuto es poco diestro al suministrar armas contra sí mismo. (1)
(1) Esta cuestión ha sido tratada en El libro de los Espíritus (número 128 y siguientes); pero recomendamos a este objeto, como sobre todo lo que toca a la parte religiosa, la obrita titulada: “Carta de un católico sobre el Espiritismo”, por el doctor Grand, antiguo cónsul de Francia (casa Ledoyen, In-18; precio. Ifr.), así como la que nosotros vamos a publicar bajo el título de: “Los contradictores del Espiritismo, al punto de vista de la religión, de la ciencia y del materialismo”.
7ª Si los Espíritus se comunican, es porque Dios lo permite; viendo buenas y malas comunicaciones, ¿no es más lógico pensar que Dios permite unas para probarnos y otras para aconsejarnos el bien?

8ª ¿Qué pensarías de un padre que dejase a su hijo a merced de los ejemplos y consejos perniciosos, que apartase de él, y le prohibiese ver personas que pudiesen desviarle del mal? Lo que un buen padre no haría, ¿debe creerse que Dios, que es la bondad por excelencia, haga menos de lo que haría un hombre?

9ª La Iglesia reconoce como auténticas ciertas manifestaciones de la virgen y otros santos, en apariciones, visiones, comunicaciones orales, etc.; ¿acaso esta creencia no es contraria a la doctrina de la comunicación exclusiva de los demonios? Creemos que ciertas personas han profesado esta teoría de buena fe; pero también creemos que muchas lo han hecho únicamente con el objeto de que no se ocupasen de estas cosas, a causa de las malas comunicaciones que se exponen a recibir; diciendo que sólo el diablo se manifiesta, han querido asustar, como se le dice a un niño: no toques esto, porque quema. La intención puede ser laudable, pero el fin es erróneo; porque la sola prohibición excita la curiosidad, y el miedo al diablo retiene a muy pocas gentes: se le quiere ver, aunque solo sea para saber cómo está hecho, y se quedan admirados de no encontrarlo tan negro como se creían. ¿No se podría ver también otro motivo en esta teoría exclusiva del diablo? Creen algunas gentes que todos los que no son de su opinión van mal; así pues, aquellos que pretenden que todas las comunicaciones son obra del demonio, ¿acaso no estarían dominados por el miedo de que los Espíritus no fuesen de su mismo parecer sobre todos los puntos, principalmente sobre los que tocan a los intereses de este mundo, más que a los del otro? No pudiendo negar los hechos, han querido presentarlos de una manera pavorosa; pero este medio no ha contenido más que los otros. Cuando el miedo al ridículo es impotente, es preciso resignarse que las cosas sigan su curso. El musulmán que oyera a un Espíritu hablar contra ciertas leyes del Corán, pensaría seguramente que éste era un mal Espíritu; lo mismo sería de un judío por lo que mira a ciertas prácticas de la ley de Moisés. En cuanto a los católicos, hemos oído afirmar a uno que el Espíritu que se comunicaba solo podía ser el diablo, porque se había permitido pensar de otro modo que él sobre el poder temporal, aunque por otra parte sólo hubiese predicado la caridad, la tolerancia, el amor al prójimo, y la abnegación de las cosas de este mundo, máximas todas enseñadas por el Cristo.

Los Espíritus, no siendo otros que las almas de los hombres, y los hombres no siendo perfectos, resulta de esto que hay Espíritus igualmente imperfectos, y cuyo carácter se refleja en sus comunicaciones. Es un hecho incontestable que los hay malos, astutos, profundamente hipócritas, y contra los cuales es preciso ponerse en guardia; pero, porque haya en el mundo hombres perversos, no es una razón para huir de la sociedad. Dios nos ha dado la razón y el juicio para apreciar a los Espíritus, así como a los hombres. El mejor medio de precaverse contra los inconvenientes que puede presentar la práctica del Espiritismo, no es el prohibirle, sino el hacerle comprender. Un miedo imaginario sólo impresiona un instante y no afecta a todo el mundo; la realidad claramente demostrada se comprende por todos.

251. La subyugación corporal quita a menudo al obseso la energía necesaria para dominar al Espíritu malo; por esto es necesaria la intervención de una tercera persona, obrando sea por el magnetismo, sea por el imperio de su voluntad. En defecto del concurso del obseso, esta persona debe tomar el ascendiente sobre el Espíritu; pero como este ascendiente no puede ser sino moral, sólo es dado el ejercerlo a un ser moralmente superior al Espíritu, y su poder será tanto más grande cuanto mayor será su superioridad moral, porque impone al Espíritu que se ve forzado a inclinarse ante él; por esto Jesús tenía tan grande poder para sacar lo que entonces llamaban demonios, es decir, los malos Espíritus obsesores.
El Libro de Génesis

30. El Espiritismo, teniendo su punto de partida en las mismas palabras de Cristo, como Cristo partió de las de Moisés, es una consecuencia directa de la doctrina cristiana. A la vaga idea de la vida futura agrega la revelación de la existencia del mundo invisible que nos rodea y que puebla el espacio, con lo cual contribuye a fortalecer la fe, dándole un cuerpo, una consistencia y una realidad en nuestros pensamientos. Define los lazos que unen al cuerpo con el alma y levanta el velo que ocultaba a los hombres los misterios del nacimiento y de la muerte. Gracias al Espiritismo el hombre sabe de dónde viene, hacia dónde va, por qué está sobre la Tierra, por qué sufre en esta vida temporalmente y comprende que la justicia de Dios todo lo penetra.Sabe que el alma progresa sin cesar, al pasar de una a otra existencia, hasta el instante en que logra el grado de perfección necesario para acercarse a Dios.Sabe que todas las almas tienen un mismo origen, que son creadas iguales y con idénticas aptitudes para progresar, en virtud de su libre albedrío. Que todas son de la misma esencia, y que entre ellas la única diferencia es la del progreso alcanzado. Todas tienen el mismo destino y lograrán igual meta, en mayor o menor lapso, según el trabajo y la buena voluntad que pongan en la tarea.

Sabe que no hay criaturas desheredadas o menos dotadas que otras, que Dios no crea seres privilegiados exentos del trabajo que les es impuesto para progresar; que no hay seres perpetuamente destinados al mal y al sufrimiento; que los que son designados demonios son espíritus atrasados e imperfectos que dañan en el estado de espíritus como lo hacían cuando eran hombres, pero que adelantarán y mejorarán; que los ángeles, o espíritus puros, no son seres privilegiados en la Creación, sino espíritus que han alcanzado su meta, después de haber recorrido el camino del progreso; que no hay creaciones múltiples ni categorías diferentes entre los seres inteligentes, sino que toda creación surge de la ley de unidad que gobierna al Universo y que todos los seres gravitan hacia una meta común: la perfección, sin que unos sean favorecidos a expensas de los demás, pues todos son hijos de sus obras.

CAPÍTULO III


1. Dios es el principio de todo, y ese principio es una trilogía de cualidades: sabiduría, bondad y justicia. Por lo tanto, todo lo que de Él emane debe estar impregnado de esos atributos. Siendo sabio, justo y bueno no puede producir nada irracional, malo o injusto. El mal que vemos no se ha originado en Él.

2. Si el mal se encontrase en los atributos de un ser especial, llamado Ahrimán o Satanás, llegaríamos a la encrucijada siguiente: o bien ese ser sería igual a Dios y, en consecuencia, tan poderoso como Él desde el inicio de los tiempos, o bien sería inferior. De acuerdo con el primer supuesto, tendríamos dos poderes rivales en la lucha incesante, cada uno intentando malograr lo que el otro hace y atacándose mutuamente. Esta hipótesis es inconciliable con la unidad que revela el orden universal. Según el segundo supuesto, ese ser estaría subordinado a Dios debido a su inferioridad. En ese caso, no sería su igual desde el comienzo, sino que debió ser creado. Pues bien, sólo Dios pudo hacerlo, pero esa creación sería incompatible con su infinita bondad, ya que habría dado vida al espíritu del mal (El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina según el Espiritismo, cap. IX “Los demonios”).

3. Sin embargo, el mal existe y tiene una causa. Los diferentes males, físicos o morales, que afligen a la Humanidad, pertenecen a categorías distintas que es necesario diferenciar: unos, son los males que el hombre puede evitar; los otros, son independientes de su voluntad. Entre estos últimos, debemos incluir a las catástrofes naturales. Las facultades del hombre son limitadas, motivo por el que no le es posible penetrar o comprender las razones del Creador. Juzga a las cosas de acuerdo a su personalidad, en razón de intereses ficticios y prejuicios que él mismo ha creado, y que no son parte del orden natural. Por eso encuentra a menudo injusto y oscuro lo que consideraría admisible y justo si conociese la causa, la finalidad y el resultado definitivo. Al buscar la utilidad y la razón de ser de cada cosa, verá que todo está saturado de sabiduría infinita, ante la que se inclinará, aun mismo en cosas que no alcanza a comprender.

VI. Los demonios llenan el intervalo que separa el cielo de la tierra; son el lazo que une el gran todo con el mismo. No entrando nunca la Divinidad en comunicación directa con el hombre, por la mediación de los demonios es como los dioses se comunican y hablan con él, sea en estado de vela o durante el sueño.

La palabra Daimón, de la que se ha formado demonio, no se tomaba en mal sentido en la antigüedad, como entre los modernos; no se aplicaba exclusivamente a los espíritus malhechores, sino a todos los espíritus en general, entre los cuales se distinguían a los espíritus superiores, llamándoles dioses; y a los espíritus menos elevados o demonios, propiamente dichos, que comunicaban directamente con los hombres. El Espiritismo dice también que los espíritus pueblan el espacio; que Dios no se comunica con los hombres sino por mediación de los espíritus puros, encargados de transmitir su voluntad; y que los espíritus comunican con ellos durante la vela y durante el sueño. Substituid la palabra demonio por espíritu, y tendréis la doctrina espiritista; poned la palabra ángel, y tendréis la doctrina cristiana.

____________________________________________
Reflexión Final:

La discusión de este tema está alejado de considerarse que no es controversial. Algunos nunca aceptarán que el Diablo o Satánas no existen, para estas personas que tienen el libre albedrío de pensar y aceptar lo que quieran aceptar, no es para ellos esta reflexión, pues nunca aceptaran que el Diablo no existe. Y esa postura le da validez en sus mentes que un ser maligno como es la representación del Diablo es más creible que la palabra de Dios que esta presentada en los Libros codificados. Si; los Libros Codificados contienen la Palabra de Dios. Véase Génesis escrito por Allan Kardec. Aquí te refiero la cita:

Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis:

·         10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).

De modo que yo creo en la Palabra de Dios y no en un Demonio que no existe sino en las mentes de los que no conocen el Mundo Espiritual.

Esta reflexión hoy está dirigida para aquellos que quieran abrir los ojos y oídos de la razón a fin de entender que hay cosas que aunque se hayan practicado o creído por más de 2,016 años, resultan ser falsas de toda falsedad.  Es tiempo de un despertar. 

Los Religiosos que sustentan que el Diablo Existe, indican que el mismo diablo utiliza las mentes de aquellos para que lo nieguen, y eso es lo más absurdo del mundo que se haga creer en el Diablo porque los que lo niegan le dan la supremacía solo a Dios. ¿Como entenderlos?, los que negamos la existencia del Diablo, le damos todo honor a Dios que si existe, y predicamos un Dios justo y Bueno que jamás la figura del Diablo querría decir. ¿Como el Diablo hablaría bien de DIOS?. Si crees en la existencia del Diablo, ejercerás tu libre albedrío, y eso se respeta, pero serás tu mismo que lograrás detener tu adelantamiento Espiritual. 

Y eso me pasó a mí, que nunca lo había analizado, y creía que como la Iglesia lo decía tenía que ser cierto, siendo una gran mentira siempre.


Claro que EXISTE la "Verdad Eterna Espiritual", por consiguiente, la "Verdad Absoluta", en términos Espirituales, porque los conceptos espirituales dados a Allan Kardec, son una Inspiración Divina, y para cambiarse se requiere que se convoquen los Espíritus que nos dieron esa información, y ellos retractarse de lo dicho. Pero esto no ocurrirá, porque Dios en su inspiración es inmutable y los Espíritus Puros y Perfectos no podrían transmitir lo que no fuera una "Verdad Eterna", inspiración de DIOS. Por lo tanto, el Contenido espiritual en los Libros Codificados, debe ser considerado Absoluto. Pero esto fue aclarado en el Libro de Génesis en el Primer Capitulo. 

Por lo cual, es menester que en el Libro del Evangelio según el Espiritismo, en que se hace referencia que las opiniones de los Espíritus eran de acuerdo a su nivel Moral, por lo cual no podían considerarse como verdades absolutas, sino como opiniones personales. Pero, cuando hablamos que el Espiritismo se constituye como la tercera revelación Espirita, estamos hablando de inspiración divina y por consiguiente verdad eterna o absoluta, pues fue transmitida por Espiritu Puros, cuya misión es transmitir la palabra de Dios a la humanidad. [Génesis Espiritual, Capitulo I, "Caracteres de la Revelación Espirita".]

[Por favor verifique la introducción del Libro de Génesis Espiritual por Allan Kardec, aquí, en este contenido, ha sido copiado textualmente para tu conveniencia]
Nadie posee la verdad absoluta de todo lo existente en el universo, pero las enseñanzas espirituales del Espiritismo contenidos en la “Revelación Espírita entregada a Allan Kardec”, ; es absoluto, pues no está propenso a ningún cambio o modificación, bajo este punto de vista el contenido espiritual es “ABSOLUTO”.  
___________________

El Evangelio según el Espiritismo, nos habla de que los Espíritus de diferentes categorías, no podían ser vinculados con la Verdad Absoluta, pero no se refería a los Espíritus Puros y Perfectos, que se había explicado, son los únicos que tienen la misión de transmitir la Palabra de Dios. 

En el Capitulo I, en el Libro de Génesis, se explica que los Espíritus Puros y Perfectos eran los únicos que se comunicaban con Dios y eran responsables del mensaje del Espiritismo en su doctrina.

II. - Autoridad de la doctrina espiritista - Evangelio Según El Espiritismo, Introducción, veamos toda la sección donde se habla de la Verdad Absoluta:

COMPROBACION UNIVERSAL DE LA ENSEÑANZA DE LOS ESPÍRITUS
Nota de Frank Montanez: Si la doctrina espiritista fuese una concepción puramente humana no tendría otra garantía que las luces del que la hubiera concebido, y nadie en la tierra podría tener la pretensión fundada de poseer él solo la verdad absoluta. (Por lo tanto la Verdad Absoluta, debe ser basada en la inspiración de Dios, que se constituye en una Verdad Eterna.

Si los espíritus que la han revelado se hubiesen manifestado a un solo hombre, nada garantizaría su origen, porque sería menester creer bajo su palabra al que dijera que había recibido sus enseñanzas. Concediéndole una completa sinceridad, a lo más, podría convencer a las personas que le rodeasen; podría tener secretarios, pero nunca conseguiría reunir a todo el mundo.

Dios ha querido que la nueva revelación llegase a los hombres por un camino más rápido y más auténtico, por esto ha encargado a los espíritus el llevarla de uno a otro polo, manifestándose en todas partes, sin conceder a  nadie el privilegio exclusivo de oír su palabra. Un hombre puede ser engañado puede engañarse a sí mismo, más no podría suceder lo mismo cuando millones de ellos ven y oyen la misma cosa: esto es una garantía para cada uno y para todos. Por otra parte, puede hacerse desaparecer a un hombre, pero no puede hacerse que desaparezcan las masas; pueden quemarse los libros, pero no se pueden quemar los espíritus; pues si se quemaran todos los libros, el origen de la doctrina no sería menos invulnerable, por lo mismo que no está en la tierra, sino que surge de todas partes y que todos pueden obtenerla. A falta de hombres para explicarla, habrá siempre espíritus que alcanzan a todo el mundo y a quienes nadie puede alcanzar.

En realidad, los mismos espíritus son los que hacen la propaganda, con el auxilio de innumerables médiums que ellos mismos suscitan en todas partes: Si no hubiesen tenido más que un intérprete, por favorecido que se viera, apenas se conocería el Espiritismo; este mismo intérprete, a cualquier clase que perteneciese, sería objeto de prevención de muchas gentes, no le hubieran aceptado todas las naciones; mientras que comunicándose los espíritus en todas partes, a todos los pueblos, a todas las sectas y a todos los partidos, son aceptados por todos. El Espiritismo no tiene nacionalidad y está fuera de todos los cultos particulares; no se ha impuesto por ninguna clase de la sociedad, puesto que cada uno puede recibir instrucciones de sus parientes y de sus amigos de ultratumba. Así debía ser para que pudiese llamar a todos los hombres a la fraternidad, pues de no colocarse en un terreno neutral, hubiera mantenido las discusiones en vez de aclamarlas.

Esta universalidad en la enseñanza de los espíritus constituye la fuerza del Espiritismo y esta es también la causa de su rápida propagación; mientras que la voz de un solo hombre, aun cuando hubiese tenido el auxilio de la prensa, hubiera tardado siglos en ser oída de todos. Ahora tenéis millares de voces que se hacen oír simultáneamente en todas partes para proclamar los mismos principios y transmitirlos, tanto a los más ignorantes como a los más sabios a fin de que nadie quede desheredado. De esta ventaja no ha gozado ninguna de las doctrinas que han aparecido hasta hoy. Sí, pues, el Espiritismo es una verdad, no teme ni la mala voluntad de los hombres, ni las revoluciones morales; ni los cataclismos físicos del globo, porque nada de todo esto puede alcanzar a los espíritus.

Pero no es esta la sola ventaja que resulta de semejante posesión excepcional: el Espiritismo encuentra en ella una garantía muy poderosa contra los cismas que podrían suscitarse, ya por la ambición de algunos, ya por las contradicciones de ciertos espíritus. 

Seguramente que estas contradicciones son un escollo; pero llevan consigo el remedio al lado del mal. Se sabe que los espíritus, a consecuencia de la diferencia que existe entre sus capacidades, individualmente están lejos de poseer la verdad absoluta; que no a todos les está dado el penetrar ciertos misterios; que su saber es proporcionado a su purificación, que los espíritus vulgares no saben más que los hombres, y menos que ciertos hombres; que hay entre ellos, como entre estos últimos, presumidos y sabios de falsa instrucción, que creen saber lo que no saben; sistemáticos que toman sus ideas por la verdad, y, en fin, que los espíritus de un orden más elevado, los que están completamente desmaterializados, son los únicos que se han despojado de las ideas y de las preocupaciones terrestres; pero también se sabe que los espíritus mentirosos no tienen reparo en tomar nombres supuestos para hacer aceptar sus utopías. Resulta de esto, que todo lo que está fuera de la enseñanza exclusivamente moral, las revelaciones que cada uno puede obtener, tienen un carácter individual sin autenticidad, que deben ser consideradas como opiniones personales de tal o cual espíritu y que se cometería una imprudencia aceptándolas y promulgándolas ligeramente como verdades absolutas.

*Nota de Frank: Obviamente se refiere a Espíritus que no han llegado a la pureza espiritual aún, y su comportamiento estaría lejos de ser la de Espíritus Puros y Perfectos, que fueron los responsables de dictar la tercera revelación a Allan Kardec. Frank Montañez

La primera comprobación, sin duda, es la de la razón, a la que es preciso someter, sin excepciones, todo lo que viene de los espíritus; toda teoría en contradicción manifiesta con el buen sentido, con una lógica rigurosa, y con los datos positivos que se poseen, sea quien quiera el que la firme, debe ser rechazada. Pero esta comprobación, es incompleta en muchos casos, a consecuencia de la insuficiencia de las luces de ciertas personas, y de la tendencia de muchos a tomar su propio juicio por único árbitro de la verdad. En caso semejante ¿qué hacen los hombres que no tienen confianza absoluta en sí mismos? Toman consejos del mayor número, y la opinión de la mayoría en su guía; así debe ser respecto a la enseñanza de los espíritus, cuyos medios nos proporcionan ellos mismos.

La concordancia en la enseñanza de los espíritus es, pues, la mejor comprobación; pero es menester también para ello que tenga lugar en ciertas condiciones. La menos segura de todas es la de un médium que pregunta a muchos espíritus sobre un punto dudoso, es evidente que, si está bajo el imperio de una obsesión y si tiene que habérselas con un espíritu mentiroso, este espíritu puede decirle la misma cosa bajo nombres diferentes. Tampoco hay una garantía suficiente en la conformidad que se puede obtener por los médiums de un solo centro, porque todos pueden estar bajo la misma influencia. "La única garantía formal de la enseñanza de los espíritus, está en la concordancia que existe entre las revelaciones dadas espontáneamente con la intervención de un gran número de médiums desconocidos los unos de los otros y en diversos países". Se concibe que no hablamos ahora de las comunicaciones relativas a intereses secundarios, sino de lo que hace referencia a los mismos principios de la doctrina. La experiencia prueba que cuando un principio nuevo debe recibir su solución, se enseñe espontáneamente en diferentes puntos a la vez, y de una manera idéntica, sino en la forma, al menos en el fondo. Sí, pues, le place a un espíritu formular un sistema excéntrico, basado sólo en sus ideas y fuera de la verdad, puede tenerse por seguro que este sistema quedará circunscrito y caerá ante la unidad de las instrucciones dadas en las demás partes, como  ha habido ya diferentes ejemplos. Esa unanimidad es la que ha hecho caer todos los sistemas parciales, nacidos en el origen del Espiritismo, cuando cada cual explicaba los fenómenos a su modo y antes de que se conociesen las leyes que rigen las relaciones del mundo visible con el mundo invisible.

Tal es la base en que nos apoyamos cuando formulamos un principio de la doctrina, sin que lo demos como verdadero porque esté conforme con nuestras ideas; de ninguna manera queremos ser árbitros supremos de la verdad, y no decimos a nadie: "Creed tal cosa porque la decimos nosotros". Nuestra opinión sólo es una opinión personal, que puede ser justa o falsa, porque no somos más infalibles que los otros, ni tampoco es verdadero para nosotros un principio porque se nos ha enseñado, sino porque ha recibido la sanción de la concordancia. En nuestra posesión, recibiendo las comunicaciones de cerca de mil centros espiritistas formales, diseminados por todas las partes del globo, estamos en el caso de ver los principios en que se establece esta concordancia; esta observación es la que nos ha guiado hasta hoy, y la que nos guiará en los nuevos campos que el Espiritismo está llamado a explotar. 

Así es que, estudiando atentamente las comunicaciones que vienen de diferentes partes, tanto de Francia como del extranjero, notamos por las revelaciones de una naturaleza enteramente especial, que hay una tendencia a entrar en una nueva senda y que ha llegado el momento de dar un paso más.

Estas revelaciones, hechas a menudo con palabras encubiertas, han pasado desapercibidas para muchos de aquellos que las han recibido; otros creen que sólo ellos las han recibido. Obtenidas aisladamente, no tendrían ningún valor para nosotros; pero su coincidencia les da mucha gravedad; cuando llegue el momento de darlas toda la publicidad, cada uno se acordará de haber recibido instrucciones en el mismo sentido. Este es el movimiento general que observamos, que estudiamos con asistencia de nuestros guías espirituales, y que nos ayuda a juzgar de la oportunidad que hay para nosotros de hacer una cosa o  abstenernos de ella.

Esta comprobación universal es una garantía para la unidad futura del Espiritismo, y anulará todas las teorías contradictorias. En esto se buscará en el porvenir el criterio de la verdad. Lo que ha contribuido a que tuviera buen éxito la doctrina formulada en el Libro de los Espíritus y en el Libro de los Médiums, es que, en todas partes, todos han podido recibir directamente de los espíritus la confirmación de lo que esos libros contienen. Si en todas partes los espíritus los hubiesen contradicho, hace tiempo que esos libros hubieran sufrido la suerte de todas las concepciones fantásticas. 

Ni aún el apoyo de la prensa les hubiera salvado del naufragio, al paso que, privados de él, no por esto han dejado de hacer un camino rápido; porque han tenido el apoyo de los espíritus, cuya buena voluntad compensa con ventaja la mala voluntad de los hombres. Lo mismo sucederá con todas las ideas que, viniendo de los espíritus o de los hombres, no puedan soportar esta comprobación, cuyo poder nadie puede negar.

Supongamos, pues, que ciertos espíritus quieran dictar, bajo cualquier título, un libro en sentido contrario; supongamos además que con una intención hostil y con la mira de desacreditar la doctrina, suscitase la malevolencia de comunicaciones  apócrifas; ¿qué influencia podrían tener estos escritos, si son desmentidos en todas partes por los espíritus? Es menester asegurarse de la adhesión de estos últimos antes de lanzar un sistema en su nombre. Del sistema de uno solo al sistema de todos, hay la misma distancia que de la unidad al infinito. ¿Qué pueden todos los argumentos de los detractores sobre la opinión de las masas, cuando millares de voces amigas, salidas del espacio, van a todas las partes del universo, al seno de cada familia, a batirlos en brecha?

La experiencia, con respecto a este asunto, ¿no ha confirmado ya la teoría? ¿En qué han venido a parar todas esas publicaciones que debían, digámoslo así, anonadar al Espiritismo? ¿Cuál es la que tan siquiera ha detenido su marcha? Hasta hoy no se había mirado esta cuestión bajo este punto de vista, cuestión de las más graves sin duda; todos han contado consigo mismo, pero no con los espíritus. El principio de la concordancia es también una garantía contra las alteraciones que podrían hacer experimentar al Espiritismo las sectas que quisieran apoderarse de él en provecho suyo y acomodarlo a sus miras. 

Cualquiera que intentase desviarlo de su objeto providencial, fracasaría, por la sencilla razón de que los espíritus con la universalidad de su enseñanza, harían desaparecer toda modificación que se apartase de la verdad.

De todo esto resulta una verdad capital, y es, que cualquiera que pretenda poner trabas al curso de las ideas establecido y sancionado, podrá muy bien causar una pequeña perturbación local y momentánea, pero nunca dominará el conjunto, ni en el estado presente, ni en el porvenir.

También se desprende de esto que las instrucciones dadas por los espíritus sobre les puntos de la doctrina, que aún no se han dilucidado, no pueden tener fuerza de ley mientras permanezcan aisladas, y que, por consiguiente, no pueden ser aceptadas sino con todas las reservas y a título de reseña.

De aquí la necesidad de tener en su publicación la mayor prudencia; y en el caso en que se creyese deber publicarlas, conviene no sean presentadas sino como opiniones individuales más o menos probables, pero teniendo en todo caso necesidad de confirmación. Esta confirmación es la que es necesario esperar antes de presentar un principio como verdad absoluta, si no se quiere ser acusado de ligereza o de credulidad irreflexiva.

Los espíritus superiores en sus comunicaciones, proceden con extremada prudencia y no abordan las grandes cuestiones de la doctrina sino gradualmente, a medida que la inteligencia es apta para comprender verdades de un orden más elevado y cuando las circunstancias son propicias para la emisión de una nueva idea. Por esta razón no lo han dicho todo desde un principio ni tampoco lo han dicho todo hoy, no cediendo jamás a las instigaciones de las personas demasiado impacientes que quieren coger el fruto antes de estar sazonado. 
[Nota de Frank: Es a esto que se adhiere la elaboración del hombre con los ingredientes espirituales, publicados en los 5 libros codificados, nótese que esta nota surge en el Libro del Evangelio según El Espiritismo, todavía faltaba de publicar el Cielo y el Infierno y el libro de Génesis. En este último, con el Capitulo I, Caracteres de la Revelación Espírita]. 
Sería, pues, superfluo querer precipitar el tiempo designado a cada cosa por la Providencia, porque entonces los espíritus verdaderamente formales niegan positivamente su concurso, y los espíritus ligeros, importándoles poco la verdad, contestan a todo; por esta razón, sobre todas las preguntas prematuras, siempre hay respuestas contradictorias.
[Nota de Frank Montanez: Los principios emitidos más arriba no son producto de una teoría personal, sino consecuencia forzosa de las condiciones en que se manifiestan los espíritus. Es evidente que si un espíritu dice una cosa por un lado, mientras que millones de espíritus dicen lo contrario por otro, la presunción de verdad no puede hallarse de parte del que está solo, ni siquiera aproximarse a su parecer; por lo demás, pretender que uno solo tenga razón contra todos, sería tan ilógico de parte de un espíritu como de parte de los hombres. Los espíritus verdaderamente sabios, si no creen estar bastante ilustrados sobre una cuestión, no la resuelven jamás de una manera absoluta; declaran que sólo la tratan desde su punto de vista, y aconsejan ellos mismos que se espere la confirmación. [Pero la tercera revelación Espírita de origen divino, es una Verdad Eterna, porque era inspiración divina, Frank Montanez].
Por grande, hermosa y justa que sea una idea, es imposible que desde su principio cuente con todas las opiniones. Los conflictos que de ello resultan son consecuencia inevitable del movimiento que se opera; son hasta necesarios para hacer resaltar más la verdad, y es útil que tenga lugar en su principio para que las ideas falsas se gasten más pronto.

Los espiritistas que concibiesen sobre ello algún temor, deben estar bien tranquilos. Todas las pretensiones aisladas caerán por la fuerza de las cosas, ante el grande y poderoso criterio de la comprobación universal. No se unirán a la opinión de un hombre, sino a la voz unánime de los espíritus; no será un hombre, y mucho menos yo, el que funde la ortodoxia espiritista; tampoco será un espíritu el que venga a imponerse a cualquiera que sea; será la universalidad de los espíritus, comunicándose en toda la tierra por orden de Dios; este es el carácter esencial de la doctrina espiritista, y ésta es su fuerza, ésta es su autoridad. Dios ha querido que su ley fuese asentada en una base indestructible; por esto no ha querido que se apoyasen en la frágil cabeza de uno solo. Ante este poderoso areópago, que no conoce ni espíritu de corporación, ni rivalidades celosas, ni sectas, ni naciones, vendrán a  estrellarse todas las oposiciones, todas las ambiciones, todas las pretensiones a la superchería individual, "si nosotros quisiéramos substituir nuestras propias ideas a sus decretos soberanos, nosotros mismos nos estrellaríamos"; El solo es el que resolverá todas las cuestiones litigiosas; el que acallará las disidencias y dará la razón a quien de derecho la tenga.

Ante este imponente concierto de todas las voces del cielo, ¿qué puede la opinión de un solo hombre o de un espíritu? Menos que una gota de agua que se pierde en el Océano, menos que la voz del niño que la tempestad sofoca.

La opinión universal es el juez supremo, la que habla en definitiva y se forma de todas las opiniones individuales; si una de ellas es verdadera, sólo tienen en la balanza su peso relativo; si es falsa, no puede sobrepujar a las otras. En este inmenso concurso las individualidades desaparecen, y este es un nuevo jaque al orgullo humano. Ese conjunto armonioso se dibuja ya, y no concluirá este siglo sin que brille en todo su esplendor de una manera que fije todas las incertidumbres, porque de aquí a entonces, voces poderosas habrán recibido la misión de hacerse oír para reunir a los hombres bajo un mismo estandarte, apenas el campo esté suficientemente cultivado.

Mientras tanto, el que fluctúa entre dos sistemas opuestos, puede observar en qué sentido se pronuncia la opinión general; este es el indicio cierto del sentido en que se manifiestan la mayoría de los espíritus en los diferentes puntos en que se comunican, y esta es también la señal no menos cierta del sistema que vencerá.
______________________
Nota de Frank: Allan Kardec en un gesto de humildad dejó en claro, que el mensaje espiritual, no podía ser basado en la opinión personal de Allan Kardec, sino la de los Espíritus. Los Espíritus que no fueran Perfectos y Puros, siempre podrían ser cuestionados porque expresaron solo lo que sabían. No es lo mismo cuando se trata de las comunicaciones de Espíritus Puros y Perfectos.  La verdad absoluta que se le adjudica al Espiritismo es, la verdad eterna que surge como una inspiración divina, ampliamente explicada en el Libro de Génesis Espiritual. Frank Montanez
________________________________________ 
Veamos que significa el término "Absoluto"  con relación a la Verdad Espiritual contenida en los Libros codificados.

Absoluto [Según Wikipedia]
De Wikipedia,
El término absoluto puede referirse a:
  • FILOSOFÍA Absoluto (metafísica), lo que no está sujeto a nada.
  • Absolutismo moral, una doctrina ética según la cual los mandatos morales son incondicionales.
Entonces, cuando conceptos filosóficos o morales, no pueden cambiarse, se consideran absolutos. Una Verdad Absoluta Moral, solo Dios la puede cambiar.
_________________________
La Evolución de los Espíritus, es separado a la verdad espiritual entregada por los Espíritus a Allan Kardec, sí; es absoluto el conocimiento Espiritual inspirado por Dios, porque Dios es perfecto, por lo tanto, no se puede cambiar, Dios es inmutable.

Los contenidos de la Revelación Espírita, no son contenidos creados por el intelecto de Allan Kardec. Kardec, solo fue el secretario, el bibliotecario, el codificador, no puede haber sido el "sistematizador", porque el contenido pertenece a los Espíritus que fueron comisionados en revelar la información espiritual.

Los Espíritus Sí; evolucionan y progresan con este contenido Espiritual, pero la verdad espiritual revelada, no necesita de los Espíritus que van evolucionando. El contenido es inmutable, no está susceptible a ningún cambio por los humanos, y no necesita evolucionar, porque ya fue dada por la inspiración divinaDios no cambia es inmutable.

Y para poderse cambiar, se necesita la autorización de DIOS y los Espíritu que la revelaron. Cuando algo es “absoluto” es porque no se puede cambiar, y si el espíritu adelanta y progresa, no puede cambiar la verdad absoluta espiritual ya dada. 



10. Sólo los Espíritus puros reciben la palabra de Dios con la misión de transmitirla. No obstante, hoy se sabe que no todos los Espíritus son perfectos, y que existen algunos que se presentan bajo falsas apariencias, lo que llevó a san Juan a decir:
“No creáis en cualquier Espíritu; ved antes si los Espíritus son de Dios”. (Primera Epístola, 4:1.)

Puede haber, pues, revelaciones serias y verdaderas, como hay revelaciones apócrifas y mentirosas. El carácter esencial de la revelación divina es el de la eterna verdad. Toda revelación contaminada de errores o sujeta a modificaciones no puede emanar de Dios. Es por eso que la ley del Decálogo tiene todos los caracteres de su origen, mientras que las otras leyes mosaicas, esencialmente transitorias, muchas veces en contradicción con la ley del Sinaí, son obra personal y política del legislador hebreo. Con el ablandamiento de las costumbres del pueblo, esas leyes cayeron en desuso por sí mismas, mientras que el Decálogo permaneció siempre en pie como faro de la humanidad. Cristo hizo de él la base de su edificio, y abolió las otras leyes. Si estas fuesen obra de Dios, las habría conservado intactas. Cristo y Moisés son los dos grandes reveladores que cambiaron la faz del mundo, y en eso está la prueba de su misión divina. Una obra puramente humana no habría tenido ese poder.
“En suma: lo que caracteriza a la revelación espírita es el hecho de que su origen es divino, la iniciativa es de los Espíritus, y su elaboración es fruto del trabajo del hombre.” [Libro de Génesis espiritual, “Carácteres de la Revelación Espírita”, Capitulo # I] .
Por lo tanto, La revelación Espírita, fue entregada completa a Allan Kardec, en los 5 Libros Básicos:
pero faltaba la elaboración del hombre que con esta información espiritual ya revelada, nos toca a ti y a mi desarrollar y elaborar. 

Nunca se pretendió que los Libros Codificados estuvieran constituidos con todo el conocimiento científico de la humanidad, pero la información Espiritual, no se puede cambiar sin el consentimiento de los Espíritus que  dieron a conocer esta información a Allan Kardec a partir del año 1857 en la publicación del Libro de Los Espíritus. Esta información de los Espíritus no puede ser cambiada, actualizada o modificada sin el aval de los Espíritus que la dictaron. El Libro de Génesis Espiritual, en su  introducción, vemos lo siguiente: […]. “Sin perjuicio de la parte que toca a la actividad humana en la elaboración de esta doctrina, la iniciativa pertenece a los Espíritus, pero no constituye la opinión personal de ninguno de ellos. La doctrina no es, ni puede dejar de ser, más que el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de los Espíritus. Sólo bajo esta condición podemos denominarla doctrina de los Espíritus. De lo contrario, sería apenas la doctrina de un Espíritu, y sólo tendría el valor de una opinión personal. Generalidad y concordancia en la enseñanza, tal es el carácter esencial de la doctrina espírita, la condición misma de su existencia, de donde resulta que todo principio que no haya recibido la consagración del control de la generalidad no puede ser considerado parte integrante de esa misma doctrina, sino una simple opinión aislada cuya responsabilidad el espiritismo no puede asumir. Esa concordancia colectiva de la opinión de los Espíritus, sometida además al criterio de la lógica, constituye la fuerza de la doctrina espírita y asegura su perpetuidad. Para que ella cambiara, sería necesario que la universalidad de los Espíritus cambiara de opinión, y que ellos acudieran un día para decir lo contrario de lo que dijeron anteriormente. Dado que la doctrina tiene su fuente de origen en la enseñanza de los Espíritus, para que desapareciera sería necesario que los Espíritus dejaran de existir. Eso es también lo que hará que el espiritismo prevalezca sobre los sistemas personales, pues estos no poseen raíces en todas partes.” […]. Bajo esta consideración, podemos decir que el contenido espiritual del Espiritismo es “Absoluto”, y no propenso a ningún cambio sin mediación de los Espíritus que dictaron la Revelación Espírita. Si no fuera absoluto, podría ser modificada por cualquiera.









Por lo tanto La Verdad Espiritual contenida en los Libros Codificados es "Absoluta", no depende de la evolución de la ciencia o de los Espíritus para ser cambiados los conceptos espirituales que se contiene.
___________________________
La Evolución de los Espíritus, es separado a la verdad espiritual entregada por los Espíritus a Allan Kardec, sí; es absoluto el conocimiento Espiritual inspirado por Dios, porque Dios es perfecto, por lo tanto, no se puede cambiar y Dios es inmutable.

Pero resumo mis argumentos con lo siguiente:

1.Si piensas que el diablo fue una criatura creada por Dios, entonces porque tanto marullo en no pensar que Dios, nunca se prestaría para tal barbaridad. Como crearía Dios un ser de naturaleza malévola sin ninguna oportunidad de convertirse en bueno y que no crearía a su vez Espíritus Buenos y Puros para que fuera contraparte, pues Dios es uno inmensamente justo y bueno.

2.Si crees la mentira de que este era un Ángel de luz que decidió convertirse en malo y que el orgullo venció en su pureza, y pudo más que su posición espiritual de pureza. No tiene lógica pensar que un ser bueno y puro de pronto tuviera envidia de Dios que fue su creador y en vez de dedicarse a pelear en contra de Dios, para lo cual debería tener los atributos y la fuerza para hacerlo se dedicara a tratar de destruir la humanidad con su maldad, entonces ¿cómo iba a reinar si su propósito seria el destruir lo creado por Dios?.

3.La Iglesia dice y afirma que existe la comunicación con el diablo porque los Espiritistas se comunican con el Diablo y que eso lo prohíbe, pero porque no se podría aceptar que debería haber un contrapeso que seria espíritus buenos con derecho también de hablar y comunicarse.  Esto es incorrecto, puesto que la palabra Espiritismo, Espiritista o la palabra Espírita, fueron creadas por Allan Kardec en el 1857 en el Libro de Los Espíritus, pues es imposible que la Biblia pueda referirse al espiritismo en esos términos, puesto que los 72 libros que componen la Biblia fueron escritos hace mas de 2,000 años. Pero como no se quiere aceptar abiertamente de la existencia de los espíritus, pues se contradicen, porque sí; aceptan los santos de la iglesia y las vírgenes que sí; a ellos les invocan pidiéndoles indulgencias. Pues esto es claramente una gran contradicción. Si; existe el diablo, pero no los espíritus.No se puede hablar con espíritus buenos, pero si se le puede pedir a los santos y a las vírgenes, ¿en qué quedamos? Pero son nuestras Comunicaciones con Los Espíritus Buenos y Puros: Creemos en la comunicaciones porque el mismo Jesús nos enseña que la comunicación con los espíritus es aceptable y es necesaria, por eso el mismo lo hizó y si lees en la Biblia En Mateo, Capitulo 17, encuentras lo siguiente. Y cito:
“Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.”
Aquí vemos a Jesús que habló con los espíritus de Moisés y de Elías que habían muerto o desencarnado mucho tiempo antes, y si Jesús que debe ser nuestro guía y ejemplo, habló con ellos, ¿por qué no lo prohibió? No lo hizo, porque nos estaba enseñando que esto estaba permitido, y que era necesaria la comunicación con los Espíritus para poder entender el mundo espiritual y poder darnos a entender La Codificación Espírita por medio de Allan Kardec.

Si existiera una prohibición en las comunicaciones espirituales, nunca jamás podríamos haber descubierto lo que Dios nos quería comunicar por Espíritus Buenos y Elevados y así lograr que pudiéramos enderezar nuestros caminos y activar nuestro ascenso espiritual a lo cual todos aspiramos. Veamos aquí más claro aún como Saúl habló con Samuel y tuvo una conversación con él, estando Samuel desencarnado y por ende en el mundo espiritual:

1 Samuel Cap. 28:14-20

1 Samuel 28:14 Y ella respondió: Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Saúl entonces entendió que era Samuel, y humillando el rostro a tierra, hizo gran reverencia.
1 Samuel 28:15 Y Samuel dijó a Saúl: ¿Por qué me has inquietado haciéndome venir? Y Saúl respondió: Estoy muy angustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más, ni por medio de profetas ni por sueños; por esto te he llamado, para que me declares lo que tengo que hacer. Entonces Samuel dijo:

1 Samuel 28:16 ¿Y para qué me preguntas a mí, si Jehová se ha apartado de ti y es tu enemigo?
1 Samuel 28:17 Jehová te ha hecho como dijo por medio de mí; pues Jehová ha quitado el reino de tu mano, y lo ha dado a tu compañero, David.
1 Samuel 28:18 Como tú no obedeciste a la voz de Jehová, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso Jehová te ha hecho esto hoy.


Esta alusión de Samuel: ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso Jehová te ha hecho esto hoy. Es debatible puesto que Dios ni castiga ni premia ni tampoco podría haber ordenado esto contra Amalec, pues Dios siempre ha sido justo.Un claro ejemplo de malinterpretación de lo que quiso decir Moisés en el texto original.

1 Samuel 28:19 Y Jehová entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos; y Jehová entregará también al ejército de Israel en mano de los filisteos.

1 Samuel 28:20 Entonces Saúl cayó en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Samuel; y estaba sin fuerzas, porque en todo aquel día y aquella noche no había comido pan.
En ningún momento Dios prohibió comunicarse con los espíritus como lo expresó Moisés, si así hubiese sido, Saúl nunca hubiese sabido lo que le comunicó Samuel que ya había muerto y era un espíritu, pero si es claro, que si prohibió consultar a los adivinos, esto constituye una gran diferencia de lo que Dios quería decir.
De manera que podemos concluir diciendo que la comunicación con los Espíritus si es aprobada por Dios, según el ejemplo mismo de Jesús y que la prohibición del antiguo testamento en la Biblia, se refiere a la comunicación de personas ignorantes que sin poseer el conocimiento espiritual de Moral como eran los Encantadores, Magos, hechiceros y Pitonisas se comunicaban con los Muertos o espíritus inferiores, y estas por ser comunicaciones con espíritus inferiores o inmorales, Dios no lo aprobaba, además de que para estas personas, estas entidades espirituales que evocaban se constituían dioses para ellos, en contraposición con la naturaleza de Dios mismo y usurpando el lugar de Dios.
4.Como concebir que alguien que ha llegado al nivel de pureza espiritual, como se le clasifica al demonio o Satanás que donde todas los flagelos del ser humano fueron vencidos como lo son el egoísmo, el orgullo, la avaricia, la codicia, la lujuria, la traición, la maldad en todas sus fases y que de pronto vuelva atrás, y no tan solo eso, sino que no demostrara ninguna posición para lograr convencer la humanidad para que aceptaran el mal por bien como alternativa hacia la eternidad.  Eso tampoco tiene lógica.Pero para los que concibieron esta idea, nunca consideraron esta incongruencia si no fuera por el solo hecho de crear miedo como el de una fabula que nadie se la cree.

5.Aunque entendemos que los diablos y demonios son en realidad Espíritus Impuros, estos sí tienen la oportunidad de lograr ir cambiando a través del tiempo hacia una conversión de hacer el mal en su principio a lograr moralizarse y experimentar su progreso hacia el bien a lo cual todos los espíritus tienen derecho. La creación del diablo lo coloca como un ser creado por Dios que solo se dedica al mal y nunca lograra cambiar hacia el bien.Esta concepción sustenta que el diablo no puede existir en estas bases.


Para la Iglesia, existen los diablos o demonios, existen los santos y las vírgenes aparecidas, pero no aceptan el mundo espiritual de acuerdo a la codificación donde existe una jerarquía espiritual que los más bajos de la escala son los espíritus impuros y lo más alto de la escala los espíritus puros. Es tiempo de ver que la escala espirita creada por el mismo Dios hace sentido y las ambivalencias creadas por el hombre no. Nuestra Doctrina, expone de acuerdo a la información dada por los espíritus a Allan Kardec, que todo espíritu, no importa su posición en la escala espirita tienen y se merecen la oportunidad de moralizarse para progresar hasta alcanzar la pureza espiritual.

Trabajemos aquellos que consideramos la moralización de los espíritus tanto encarnados como desencarnados en educarlos de acuerdo a nuestras posibilidades, para continuar con el progreso de la humanidad.Dediquemos nuestros esfuerzos a lograr ser mejores seres humanos y no perder el tiempo en defender un concepto, una fabula de cuentos de niños tan absurdo, pero tan potente que ha logrado engañar a innumerable cantidad de seres humanos a través de los tiempos.

A veces pienso que nuestra filosofía ha sido vejada por alguna razón, tal vez se necesita más divulgación o simplemente, Dios ha querido que sea así, hasta que llegue el momento apropiado. La mayoría no ha querido mirar hacia nosotros, pero poco a poco iremos tornando las miradas hacia lo que los espíritus nos han dicho y ese será el momento de que muchos puedan tener la oportunidad de una vida en abundancia y con sentido espiritual.


BASTA YA DE CEDER NUESTRO LIBRE ALBEDRÍO A FABULAS E HISTORIAS DE NIÑOS Y BUSQUEMOS SER MAS CONSCIENTES Y MAS CAUTOS.


REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN
  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
  • Obras Póstumas, Allan Kardec
  • Génesis – Allan Kardec
  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec


Revisado en: 8/19/14

6 comentarios:

  1. Queridos hermanos: recordemos que Jesús es el Guía de todos, esto quiere decir que ni los cristianos, ni los budistas, ni los espiritas (yo también soy espírita, tienen toda la sabiduría que Jesús nos lego en su encarnación por la tierra, por tal motivo creo que debemos de ser tolerantes y aceptar lo que los HOMBRES, sí los hombres, no el cristianismo, ni el budismo, ni etc. etc.., crean ya que es parte del aprendizaje o elevación de los mismos espíritus. Tengo tres NOOS; No Criticar, No condenar y No quejarse, sino entónces que Hermandad estamos queriendo implantar.

    ResponderEliminar
  2. yo creo en Jesus mi MAESTRO .Señor De Señores.

    ResponderEliminar
  3. entonces diganm o expliquenme lo del codex gigas
    grasias por su atencion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo la pregunta Acayetl, puedes repetirla?

      Eliminar
  4. Los llamados Diablos son Espíritus Imperfectos que por su nivel de maldad se confunden con demonios por aquellos que no conocen el mundo espiritual. Este artículo pretende dar luz a este conocimiento, armonizando lo que dijeron los Espíritus
    ??¡¡??¡¡¡?????¡¡¡¡¡¡???=?==&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
    Porque dicen que el demonio no existe, y después dicen que los espiritus se confunden con demonios?...entonces que es demonio para ustedes?

    ResponderEliminar
  5. Los demonios son los mismos espíritus impuros de los que habla el artículo. Obstinados en el mal, su voluntad se ha deformado y de ahí que causen daños a los seres humanos.
    Respecto a Satanás(que rechazo escribir hasta su nombre) el propio JesuCristo habla de él ¿qué tiene más validez, la Palabra de Dios o la de cualquier hombre o espíritu?

    ResponderEliminar

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body



1/15/16
Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:

  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.

  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.

  • Oración Magnética Mental. (Grupales),

  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.

  • Educación Espirita.
Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.

Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.

Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:

Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.



Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.





REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN
  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
  • Obras Póstumas, Allan Kardec
  • Génesis – Allan Kardec
  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec



Frank Montañez
“Soy Espírita”
Director de la Página
Soy Espirita en Facebook
Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube
Blog de Soy Espirita
soyespirita@yahoo.com
"Soy Espirita" en Twitter
"Soy Espirita" en Google +
    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

NOTA Importante:

Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.

Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:

Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com

Nombre del Artículo:
Fecha Publicado:
Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.

Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:


Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.

Audio Libros en Español GRATUITOS

Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.

¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!
Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.
Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS

Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.
________________________________________

NOTA ACLARATORIA:

Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:

  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html
  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html


No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.

Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.

Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.


Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:

Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).

De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".

Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.
“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta


Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.
Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”
Firmado por Allan Kardec.


El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:
Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.
La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1
1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]


Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.

En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:

EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…

El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.
Obras Póstumas – Allan Kardec


TODOS SOMOS MÉDIUMS

Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X
Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.
Channing


Libro de Los Mediums - Capt. XVII
Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.
Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.
"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".
San Luis

Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago