martes, 13 de mayo de 2014

¿Qué son las Pruebas en el Espiritismo?

En la Carta de Posicionamiento de la organización Espiritista, Confederación Espírita Panamericana (CEPA Brasil), en su artículo # 4.5, publicado (Año  2010) y ratificado (Año  2012), no reconocen lo que los Libros Codificados nos indicaron con relación a las pruebas, y la piedad que deben tener los Espiritista, la Consolación y el adelanto Moral de las personas, el no saldar sus deudas o faltas contraídas del pasado. Específicamente en su publicación dicen lo siguiente. 
4.5 - La CEPA no aprueba los rumbos tomados por el movimiento espiritista, que desarrolla enfáticamente actividades de consolación, piedad, asistencialismo, persecución de la salvación moral de las personas, preocupándose en evitar el mal y preparar el individuo para “no volver a este valle de lágrimas” y saldar sus deudas con La Justicia Divina, repitiendo los fundamentos judeo-cristianos de la culpa y del castigo;
_____ 
Los Espiritistas que estudiamos los libros Codificados nos encontramos que estas posturas de “Simples Opiniones”, aisladas que el Espiritismo no puede ser responsable [Introducción del libro de Génesis Espiritual].

Veamos:

Las Pruebas

Las Pruebas, es el proceso en que las faltas cometidas en el pasado se constituyen lo que hay que expiar o reparar. Ejemplo, una persona Orgullosa, ha de tener pruebas para demostrar que repara ese comportamiento mediante la expiación. La expiación seria cambiar un comportamiento orgulloso en un comportamiento de hacer el Bien Común, erradicando su orgullo.

El Libro de los Espíritus

118. ¿Pueden los Espíritus degenerar?

- No, ya que conforme avanzan van comprendiendo lo que les alejaba de la perfección. Cuando el Espíritu ha superado una prueba, adquiere el conocimiento de ella y no lo echa al olvido. Puede permanecer estacionario, mas no retrocede.




CAPÍTULO IV
PLURALIDAD DE LAS EXISTENCIAS
I.- De la reencarnación

166. ¿Cómo puede acabar de depurarse el alma que no ha alcanzado la perfección durante la vida corporal?- Sufriendo la prueba de una nueva existencia.



166 a. ¿De qué manera realiza el alma esta nueva existencia? ¿Por su transformación como Espíritu?

- Al depurarse, el alma experimenta sin duda una transformación, pero para ello necesita la prueba de la vida corporal.


171. ¿En qué se funda el dogma de la reencarnación?

- En la justicia de Dios y en la revelación, porque sin cesar os lo repetimos: Un buen padre deja siempre a sus hijos una puerta abierta para el arrepentimiento. ¿No te dice la razón que sería injusto privar para siempre de la dicha eterna a todos aquellos de quienes no ha dependido mejorar? ¿Acaso todos los hombres no son hijos de Dios? Sólo entre los humanos egoístas se encuentra la iniquidad, el odio implacable y los castigos sin perdón.
Todos los Espíritus tienden a la perfección y Dios les provee los medios de obtenerla mediante las pruebas de la vida corporal. Pero, en su justicia, les reserva que cumplan en nuevas existencias lo que no pudieron hacer o perfeccionar en una primera prueba.



199. a. ¿Por qué muchas veces se ve interrumpida la vida en la niñez?
- La duración de la vida del niño puede ser, para el Espíritu en él encarnado, el complemento de una existencia interrumpida antes del término debido, y su muerte es a menudo una prueba o una expiación para los padres.


210. ¿Pueden los padres, mediante sus pensamientos y plegarias, atraer hacia el cuerpo de su hijo a un Espíritu bueno más que a uno inferior?

- No, pero podrán mejorar al Espíritu del hijo que han engendrado y que les es confiado. Tal es su deber. Malos hijos constituyen una prueba para sus progenitores.


260. ¿Cómo es posible que el Espíritu quiera nacer entre personas de mala vida?

- Precisa ser enviado a un medio en el que pueda someterse a la prueba que ha pedido. Es necesario que haya analogía: para luchar contra el instinto del bandolerismo tiene que encontrarse entre personas de esa laya.


265. Si ciertos Espíritus eligen como prueba entrar en contacto con el vicio, ¿los hay también que lo escojan por simpatía y por el deseo de vivir en un ambiente acorde con sus gustos, o para poder entregarse a tendencias materiales?

- Los hay, esto es verdad, pero sólo entre aquellos cuyo sentido moral se encuentra todavía poco desarrollado. La prueba viene por sí misma y la sufren durante más tiempo. Tarde o temprano comprenden que el saciar las pasiones brutales les acarrea consecuencias deplorables, que habrán de sufrir durante un tiempo que se les antojará eterno. Y podrá Dios tenerlos en ese estado hasta que hayan comprendido su culpa y pidan por sí mismos rescatarla mediante pruebas beneficiosas.


267 a. Muchas personas desean grandeza y riquezas, y ciertamente que no las buscan como expiación ni como prueba…
 - No cabe duda: es en la materia en la que se anhela esa grandeza, para disfrutar de ella, y el Espíritu la desea para conocer las vicisitudes que genera.


269. ¿Puede el Espíritu equivocarse respecto a la eficacia de la prueba que ha escogido?

- Podrá haber elegido una que sobrepase sus fuerzas, en cuyo caso sucumbe a ella. Puede también optar por una que no le aproveche en manera alguna, como, por ejemplo, si busca un género de vida ociosa e inútil. Pero entonces, una vez vuelto al Mundo de los Espíritus, cae en la cuenta de que no ganó nada y pide recuperar el tiempo perdido.


332. ¿Puede adelantar o retrasar el Espíritu el instante de su reencarnación?

- Podrá adelantarlo mediante sus oraciones, y alejarlo si retrocede ante la perspectiva de la prueba que le aguarda, porque entre los Espíritus los hay también cobardes e indiferentes; pero no queda impune si lo hace, sino que sufre por ello, así como el que se rehúsa a tomar un medicamento que podrá curarlo.


334. La unión del alma con tal o cual cuerpo ¿está predestinada, o sólo a último momento se hace la elección?

- El Espíritu se designa siempre con anterioridad. Al aceptar la prueba que desea sufrir, el Espíritu pide encarnarse. Y Dios, que ve y sabe todo, ha sabido y visto de antemano que tal alma se uniría a determinado cuerpo.


335. El Espíritu ¿elige el cuerpo en que ha de encarnar, o únicamente el género de vida que debe servirle de prueba?

- También puede escoger el cuerpo, por cuanto las imperfecciones de ese cuerpo, que son pruebas para él, lo han de ayudar en su adelanto si supera los obstáculos que en él encuentra; pero la elección no siempre depende del Espíritu: puede pedirla.


335 a. ¿Podría el Espíritu, a último momento, rehusarse a entrar en el cuerpo escogido para él?

- Si se negara, sufriría mucho más que aquel que no hubiera intentado ninguna prueba.


345. La unión entre Espíritu y cuerpo ¿es definitiva desde el momento de la concepción? Durante ese período inicial ¿podría el Espíritu renunciar a habitar el cuerpo que se le asignó?

- La unión es definitiva, en el sentido de que otro Espíritu no podría sustituir al que ha sido designado para ese cuerpo. Pero, como los vínculos que los unen son muy débiles, se quiebran con facilidad, y esto puede suceder por voluntad del Espíritu, que retrocede ante la prueba que ha escogido. En tal caso, el niño no vive.


347. ¿Qué beneficio podrá reportar a un Espíritu su reencarnación en un cuerpo que fallece pocos días después de su nacimiento?
- El Ser no tiene suficientemente desarrollada la conciencia de su existencia. La importancia de la muerte es casi nula. Constituye a menudo, como ya lo hemos dicho, una prueba para los padres.


348. ¿Sabe el Espíritu de antemano que el cuerpo que escogió no tiene posibilidades de vivir?

- Algunas veces lo sabe, pero si lo ha elegido por ese mismo motivo, es por ello que se echa atrás ante la prueba.


355. ¿Hay, como la ciencia lo indica, niños que desde el seno materno no tienen posibilidades de vivir? Y ¿con qué objeto sucede esto?

- Ocurre a menudo, y Dios lo permite a título de prueba, ya sea para los progenitores, o bien para el Espíritu asignado para ocupar ese cuerpo.


374. El idiota, en estado de Espíritu, ¿tiene conciencia de su estado mental?

- Sí, muy a menudo. Comprende que las cadenas que traban su vuelo son una prueba y una expiación.


418. Una persona que creyera muerto a uno de sus amigos, cuando en realidad éste se hallara con vida, ¿podría encontrarse con él en Espíritu y comprobar así que estaba vivo? Y en tal caso, ¿puede tener esa persona la intuición del hecho, al despertar?

- Como Espíritu podrá, por cierto, verle y conocer su suerte. Si el creer muerto a su amigo no le es impuesto como prueba, dicha persona tendrá un presentimiento de que el amigo está vivo, así como puede tener el presentimiento de su muerte.


470. Los Espíritus que tratan de inducirnos al mal y que de este modo ponen a prueba nuestra firmeza en el bien, ¿han recibido la misión de hacerlo? Y si es una misión la que están cumpliendo ¿les cabe la responsabilidad de ella?

- Ningún Espíritu recibe la misión de hacer el mal. Cuando lo acomete, es por su propia voluntad y, por tanto, sufre sus consecuencias. Dios puede permitirle que lo haga para probaros, pero no se lo ordena, y a vosotros toca rechazarlo.


533. ¿Pueden los Espíritus hacer que obtengamos los dones de la fortuna, si se lo pedimos?

- A veces, y con carácter de prueba, pero casi siempre se rehúsan, como negamos a un niño un pedido que nos haga y que está fuera de razón.


580. El Espíritu que encarna para cumplir una misión ¿tiene el mismo temor que el que lo hace como prueba?

- No, pues posee experiencia.


644. El medio en el cual ciertos hombres se hallan ubicados ¿no es para ellos el motivo principal de muchos vicios y delitos?

- Sí, pero incluso en ello hay una prueba escogida por el Espíritu en estado de libertad. Él ha querido exponerse a la tentación a fin de ganarse el mérito de resistirla.


708. ¿No hay situaciones en que los medios de subsistencia no dependen en modo alguno de la voluntad humana, y en que la privación de lo más indispensable es un resultado de la fuerza de las circunstancias?

- Se trata de una prueba, frecuentemente cruel, que debe sufrir, y a la que sabía que iba a estar expuesto.


755. ¿Cómo se explica que en el seno de la más adelantada civilización se encuentren a veces seres tan crueles como los salvajes?

- De igual manera que en un árbol cargado de buenos frutos hallamos algunos que no han alcanzado su pleno desarrollo. Estos últimos son –si así lo quieres- salvajes102 que sólo tienen la vestimenta de la civilización, o lobos en medio de un rebaño de ovejas. Ciertos Espíritus de orden inferior y muy atrasados pueden encarnar entre hombres evolucionados con la esperanza de adelantar ellos mismos. Pero, si la prueba les resulta demasiado pesada, su índole primitiva predomina.


816. Si bien es cierto que el rico está sujeto a más tentaciones, ¿no es verdad asimismo que posee más medios para realizar el bien?

- Precisamente es lo que no siempre hace. Se torna egoísta, orgulloso e insaciable. Sus necesidades aumentan con su fortuna y cree no tener jamás lo bastante para sí.
Una alta posición en el mundo y el gozar de autoridad sobre los semejantes son pruebas tan grandes y difíciles como la desgracia. Porque cuanto más rico y poderoso se sea, tanto más obligaciones se tendrán y mayores son los medios disponibles para realizar el bien o cometer el mal. Dios prueba con la resignación al pobre y al rico por medio de uso que haga de sus bienes y de su poder.


VI.- Fatalidad
851. ¿Existe una fatalidad en los acontecimientos de la vida, según el sentido que se da a esta palabra? Es decir, todos los sucesos que se producen ¿son determinados de antemano? En tal caso, ¿qué es del libre albedrío?

- La fatalidad sólo existe por la elección que ha hecho el Espíritu, al encarnar, aceptando afrontar tal o cual prueba. Al escogerla, se traza una especie de destino, que es la consecuencia misma de la situación en que se encuentra. Estoy hablando de las pruebas físicas, porque en lo que toca a las pruebas morales y a las tentaciones, el Espíritu, al conservar su libre albedrío respecto del bien y el mal, es siempre dueño de ceder o resistir. Un Espíritu bueno, viéndole flaquear, podrá acudir en su ayuda, pero no puede influir sobre él de manera de adueñarse de su voluntad. Un Espíritu malo, esto es, inferior, mostrándole y exagerándole un peligro físico puede conmoverlo y espantarlo. Pero la voluntad del Espíritu encarnado no deja por ello de estar libre de todo impedimento.


 865. ¿Cómo explicar la suerte que favorece a algunas personas en circunstancias en que no intervienen de ningún modo ni la voluntad ni la inteligencia: en el juego, por ejemplo?
- Ciertos Espíritus han escogido de antemano determinados tipos de placer. La suerte que se les muestra propicia constituye una tentación. El que como hombre gane, perderá como Espíritu. Es una prueba para su orgullo y su codicia.


 866. Así pues, la fatalidad que pareciera presidir los destinos materiales de nuestra vida, ¿sería también un efecto de nuestro libre albedrío?
- Tú mismo has elegido tu prueba. Cuanto más ruda sea y mejor la soportes, tanto más te elevarás. Aquellos que pasan su vida en medio de la abundancia y de la dicha humana son Espíritus cobardes que permanecen estacionarios. Por eso, el número de infortunados es muy superior al de los felices de este mundo, puesto que los Espíritus en su mayoría buscan la prueba, que les será más fructífera. Demasiado bien se les demuestra la futilidad de vuestras grandezas y placeres. Por otra parte, la vida más venturosa es siempre agitada y perturbada: no es sólo el dolor quien produce contrariedades. (Ver párrafos 525 y siguientes).


 871. Visto que Dios todo lo sabe, sabrá igualmente si un hombre debe fracasar o no ante determinada prueba. Pues bien, ¿para qué se necesita esa prueba, si no puede mostrar a Dios nada que ya no sepa acerca de esa persona?
- Tanto valdría preguntar por qué Dios no creó al hombre perfecto y realizado (párrafo 119); o por qué pasa el hombre por la niñez antes de llegar a la edad adulta (párrafo 379 y siguientes). La prueba no tiene por objeto instruir a Dios respecto al mérito de ese individuo, por cuanto Dios sabe perfectamente lo que vale, sino dejar a ese hombre toda la responsabilidad de su acción, puesto que es él libre de realizarla o no. Sabiendo que el ser humano posee la facultad de optar entre el bien y el mal, la prueba tiene por efecto el de confrontarlo con la tentación del mal y dejarle todo el mérito de resistirse a él. Ahora bien, aunque Dios sepa perfectamente, de antemano, si fracasará o no, no puede en su justicia ni penarlo ni recompensarlo por un acto que no ha realizado. (Ver párrafo 258).
Lo mismo acontece entre los hombres. Por muy capaz que sea un aspirante, por mucha que fuere la certidumbre que tenga de que triunfará, no se le confiere ningún grado sin examen previo, esto es, sin someterlo a prueba. De igual manera, el juez sólo condena al acusado sobre la base del acto consumado y no por la presunción de que pueda o deba cometer ese acto.


VIII.- Resumen teórico del móvil de las acciones humanas
872. La cuestión del libre arbitrio puede resumirse así: El hombre no es inevitablemente conducido al mal. Los actos que realiza no “están escritos” de antemano. Los delitos que comete no constituyen el resultado de un decreto del destino. 
Puede –con el carácter de prueba o con el de expiación- escoger una existencia en la que se verá arrastrado hacia el crimen, ya sea por el ambiente mismo en que se encuentre, o bien por las circunstancias que sobrevengan; pero siempre es libre de hacer o no hacer. Así pues, el libre albedrío existe en el estado de Espíritu en la elección de la existencia y de las pruebas, y en el estado corporal en la facultad de ceder o resistir a las solicitaciones a las que nos hemos voluntariamente sometido. Cabe a la educación combatir esas malas tendencias. Y lo hará con provecho cuando esa educación se base en el estudio profundizado de la naturaleza moral del hombre. Mediante el conocimiento de las leyes que rigen esa naturaleza moral se llegará a modificarla, del modo que se modifica la inteligencia por medio de la instrucción y el estado físico por la higiene. 


Fatalidad: Sin embargo, la fatalidad no es una palabra vana. Existe en la situación en que está el hombre en la Tierra y en las funciones que cumple, como consecuencia del tipo de vida que eligió su Espíritu, ya sea con carácter de prueba, de expiación o de misión. Sufre invariablemente todas las vicisitudes de esa existencia y todas las inclinaciones, buenas o malas, que le son inherentes. Pero hasta ahí no más llega la fatalidad, porque de su voluntad depende que ceda o no a esas tendencias. El detalle de los acontecimientos se halla subordinado a las circunstancias que él mismo provoca por medio de sus actos, sobre los cuales pueden también influir los Espíritus, por los pensamientos que le sugieran. (Ver párrafo 459).


Expiación

Expiación significa reparar o limpiar las faltas cometidas previamente. Todo espíritu encarnado, reencarna para reparar o limpiar las faltas que cometió. Entonces Expiación es un proceso voluntario de reparar su comportamiento o reparar en una prueba lo que había hecho mal en el pasado. La expiación limpia las impurezas del Alma.
Los Espíritus no pertenecen perpetuamente a un mismo orden. Todos evolucionan al pasar por los diversos grados de la jerarquía espírita. Tal mejoramiento se opera mediante encarnación, que es impuesta a unos como expiación y a otros como misión. La vida material constituye una prueba que deben sufrir repetidas veces, has que hayan alcanzado la perfección absoluta. Es una especie de tamiz o de depuratorio del que salen más o menos purificados.


Pág. 37Pero también nos enseñan que no hay faltas irremisibles que no puedan ser borradas mediante la expiación. El hombre encuentra el medio de hacerlo en las diversas existencias, que le permiten adelantar, conforme su deseo y sus esfuerzos, por la senda del progreso y hacia la perfección, que es su meta final.”


113. Primera y única clase.- Han recorrido todos los peldaños de la escala y se han despojado de la totalidad de las impurezas de la materia. Habiendo alcanzado el máximo de perfección de que es susceptible la criatura, no han de sufrir más pruebas ni expiaciones. Como no se hallan ya sujetos a la reencarnación en cuerpos perecederos, les corresponde la vida eterna en el seno de Dios. Gozan de una dicha inalterable, por cuanto no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material, pero esa felicidad no es en modo alguno la de una ociosidad monótona vivida en perpetua contemplación. Son los mensajeros y ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para el mantenimiento de la armonía universal. Dirigen a todos los Espíritus que son inferiores a ellos, ayudándoles a perfeccionarse y asignándoles su misión. Asistir a los hombres en su desconsuelo, incitarlos al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la ventura suprema, es para ellos una grata labor. A veces son designados con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines.


CAPÍTULO II
ENCARNACIÓN DE LOS ESPÍRITUS
I.- Finalidad de la encarnación
132. ¿Qué objeto tiene la encarnación de los Espíritus?

- Dios se la impone con el propósito de hacerlos alcanzar la perfección. Para unos constituye una expiación; para otros, una misión. Pero, para llegar a esa perfección deben sufrir todas las vicisitudes de la existencia corporal: en ello reside la expiación. La encarnación tiene asimismo otra finalidad, consiste en poner al Espíritu en condiciones de afrontar la parte que le cabe en la obra de la Creación. Para cumplirla, toma en cada mundo un instrumento de acuerdo con la materia esencial de ese globo a fin de ejecutar, desde ese punto de vista, las órdenes de Dios. De modo que, cooperando a la obra general, progrese él mismo. 
La acción de los seres corpóreos es necesaria a la marcha del Universo. Pero con su sabiduría quiso Dios que en esa acción misma aquéllos encontraban un medio de progresar y acercarse a Él. Así, por una ley admirable de su providencia, todo se eslabona, todo es solidario en la Naturaleza.


 167. ¿Cuál es el objetivo de la reencarnación?
- Expiación, mejoramiento progresivo de la humanidad. Sin esto, ¿dónde estaría la justicia?


178 a. ¿No puede ocurrir esto también por expiación, y no es posible que Dios envíe a Espíritus rebeldes a mundos inferiores?

- Los Espíritus pueden permanecer estacionarios, pero no retroceden, y entonces su castigo consiste en no seguir adelantando y en recomenzar las existencias mal empleadas en el medio que a su naturaleza conviene.


 199. a. ¿Por qué muchas veces se ve interrumpida la vida en la niñez?
- La duración de la vida del niño puede ser, para el Espíritu en él encarnado, el complemento de una existencia interrumpida antes del término debido, y su muerte es a menudo una prueba o una expiación para los padres.


 246. ¿Necesitan los Espíritus que haya luz para ver?
- Ven por sí mismos y no precisan luz exterior. Para ellos no hay tinieblas, excepto aquellas en que puedan encontrarse por expiación.


Moral

Sea lo que fuere, es un hecho indiscutible –pues se trata de
un resultado de la observación– que los seres orgánicos tienen en
sí una fuerza íntima que produce el fenómeno de la vida mientras
esa fuerza existe; que la vida material es común a todos los seres orgánicos e independiente de la inteligencia y del pensamiento; que
tanto la inteligencia como el pensamiento son facultades propias
de ciertas especies orgánicas; por último, que entre las especies orgánicas dotadas de inteligencia y de pensamiento una de ellas está provista de un sentido moral 8 especial que le da una incontestable superioridad sobre las otras: la especie humana.

8 [sens moral: conciencia de la existencia de Dios y de una realidad espiritual, así como de la 
idea del bien y de la necesidad de llevarlo a la práctica. (Véanse los §§ 11, 265, 669 y 754.)]

La moral de los Espíritus superiores se resume, como la 
de Cristo, en la máxima evangélica que recomienda actuar para 

con los otros como quisiéramos que los otros actuasen para con 
nosotros mismos 21; es decir, hacer el bien y no el mal. El hombre 
encuentra en este principio la regla universal de conducta, incluso 
para sus más insignificantes acciones. 
las personas que lo acompañan en el ejercicio de su facultad.]

21 [Véase la “Regla de Oro”: San Mateo 7:12 y San Lucas 6:31. Cf. §§ 632, 822 y 876.]

Introducción
”Nos enseñan que el egoísmo, el orgullo y la sensualidad 
son pasiones que nos acercan a la naturaleza animal y nos sujetan a la materia; que el hombre que, desde este mundo, se desapega de la materia mediante el desprecio a las futilidades mundanas y la práctica del amor al prójimo, se acerca a la naturaleza espiritual; que cada uno de nosotros debe hacerse útil según las facultades y los recursos que Dios ha puesto en nuestras manos para probarnos; que el fuerte y el poderoso deben apoyo y protección al débil, pues quien abusa de su fuerza y de su poder para oprimir al semejante transgrede la ley de Dios. Enseñan, por último, que en el mundo de los Espíritus, donde nada se puede ocultar, el hipócrita será desenmascarado y sus torpezas habrán de ser descubiertas; que la presencia inevitable y constante de aquellos para con los cuales hemos actuado mal, es uno de los castigos que se nos reservan; que al estado de inferioridad y superioridad de los Espíritus le corresponden penas y goces que desconocemos en la Tierra. ”Con todo, también nos enseñan que no hay faltas irremisibles que no puedan ser borradas mediante la expiación. El hombre encuentra el medio de lograrlo en las diferentes existencias, que le permiten avanzar conforme a su deseo y sus esfuerzos por la vía del progreso, hacia la perfección que es su objetivo final.”
Este es el resumen de la doctrina espírita, tal como resulta de la enseñanza impartida por los Espíritus superiores. Veamos ahora las objeciones que a ella se oponen.


Primer orden. – Espíritus puros

112. Caracteres generales. – Influencia nula de la materia. Superioridad

intelectual y moral absoluta en comparación con 
los Espíritus de los otros órdenes.


113. Primera y única clase. – Han recorrido todos los grados de la 
escala y se han despojado de todas las impurezas de la materia. 

Alcanzaron la suma de la perfección de que es capaz la criatura, 

razón por la cual ya no habrán de sufrir pruebas ni expiaciones. 
Como no se encuentran sujetos a la reencarnación en cuerpos 
perecederos, realizan la vida eterna en el seno de Dios.

Gozan de una dicha inalterable, porque no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material. Con todo, esa dicha no consiste en una ociosidad monótona que transcurre en perpetua contemplación. Son los mensajeros y los ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para mantener Acerca de los Espíritus la armonía universal. Dirigen a los Espíritus inferiores a ellos, los ayudan a perfeccionarse y les asignan su misión. Asistir a los hombres en sus padecimientos, incitarlos al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la felicidad suprema, es para ellos una grata ocupación. Se los designa a veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos, pero muy presuntuoso sería el que pretendiese tenerlos constantemente a sus órdenes.


625. ¿Cuál es el ejemplo más perfecto que Dios ha ofrecido al hombre

para que le sirva de guía y modelo?

“Ved a Jesús.”
Jesús es para el hombre el ejemplo de la perfección moral a la que
puede aspirar la humanidad en la Tierra. Dios nos lo ofrece como el
modelo más perfecto. La doctrina que Jesús enseñó es la más pura
expresión de la ley de Dios, porque estaba animado del espíritu divino
y es el ser más puro que ha aparecido en la Tierra.
Si algunos de los que han pretendido instruir al hombre en la ley
de Dios hicieron que a veces aquel se extravíe con principios falsos,
ha sido porque ellos mismos se dejaron dominar por sentimientos
demasiado terrenales, y porque confundieron las leyes que rigen las
condiciones de la vida del alma con las que rigen la vida del cuerpo.
Muchos presentaron como leyes divinas las que sólo eran leyes humanas,
creadas para servir a las pasiones y dominar a los hombres.
626. Las leyes divinas o naturales, ¿sólo fueron reveladas a los hombres
por Jesús? Antes de él, ¿sólo por intuición tuvieron ellos
conocimiento de dichas leyes?
“¿No hemos dicho que están escritas en todas partes? Los
hombres que han meditado acerca de la sabiduría pudieron,
pues, comprenderlas y enseñarlas desde los siglos más
remotos. Mediante sus enseñanzas, aunque incompletas,
Ley Divina o Natural
363
ellos prepararon el terreno para recibir la simiente. Dado
que las leyes divinas se encuentran inscriptas en el libro de
la naturaleza, el hombre pudo conocerlas cuando se propuso
buscarlas. Por esa razón los preceptos que esas leyes
consagran han sido proclamados en todos los tiempos por
los hombres de bien, y también por eso encontramos sus
elementos en la doctrina moral de todos los pueblos que
salieron de la barbarie, aunque incompletos o alterados
por la ignorancia y la superstición.”
627. Puesto que Jesús enseñó las verdaderas leyes de Dios, ¿cuál es la
utilidad de la enseñanza impartida por los Espíritus? ¿Tienen
estos que enseñarnos algo más?
“La palabra de Jesús solía ser alegórica y en forma de parábolas,
porque hablaba conforme a los tiempos y lugares.
Ahora es necesario que la verdad sea inteligible para todos.
Hace falta explicar y desarrollar esas leyes, puesto que hay
muy pocas personas que las comprenden, y menos aún
que las practican. Nuestra misión consiste en impresionar
los ojos y los oídos, para confundir a los orgullosos y desenmascarar
a los hipócritas, que presentan las apariencias
de la virtud y de la religión para encubrir sus bajezas. La
enseñanza de los Espíritus debe ser clara e inequívoca, a
fin de que nadie pueda alegar ignorancia y que cada uno
la juzgue y la aprecie con su propia razón. Estamos encargados
de preparar el reino del bien que Jesús anunció. Por
eso es necesario que nadie pueda interpretar la ley de Dios
con arreglo a sus pasiones, ni falsear el sentido de una ley
que es por completo de amor y caridad.”



El bien y el mal

629. ¿Qué definición se puede dar de la moral?

“La moral es la regla para conducirse bien, es decir, para
distinguir el bien del mal. Se basa en la observancia de
la ley de Dios. El hombre se comporta bien cuando hace
todo con miras al bien y para el bien de todos, porque en
ese caso observa la ley de Dios.”
630. ¿Cómo se puede distinguir el bien del mal?
Ley Divina o Natural
365
“El bien es todo aquello que está de acuerdo con la ley de
Dios; y el mal, todo lo que de ella se aparta. Así, hacer el
bien es conformarse a la ley de Dios; hacer el mal es infringir
dicha ley.”
631. El hombre, ¿tiene, de por sí, los medios para distinguir lo que
está bien de lo que está mal?
“Sí, cuando cree en Dios y quiere saberlo. Dios le ha dado
la inteligencia para discernir lo uno de lo otro.”
632. Dado que el hombre se encuentra sujeto al error, ¿no puede
equivocarse en la apreciación del bien y del mal, y creer que
hace bien cuando en realidad hace mal?
“Jesús os lo dijo: Ved lo que quisierais que se os hiciese o
no se os hiciese. Todo se basa en eso.92 No os equivocaréis.”
633. La regla del bien y del mal, que podríamos llamar de reciprocidad
o de solidaridad, no se puede aplicar a la conducta
personal del hombre para consigo mismo. ¿Encuentra él, en la
ley natural, la regla de esta conducta y un guía seguro?
“Si coméis demasiado, eso os hace mal. En efecto, Dios
os da la medida de lo que os hace falta. Si la rebasáis, sois
castigados. Lo mismo ocurre con todo. La ley natural traza
al hombre el límite de sus necesidades. Si lo rebasa, es castigado
mediante el sufrimiento. Si el hombre escuchara en
todas las cosas esa voz que le dice basta, se evitaría la mayor
parte de los males de que acusa a la naturaleza.”
634. ¿Por qué el mal está en la naturaleza de las cosas? Me refiero al
mal moral. ¿No podía Dios crear a la humanidad en mejores
condiciones?
“Ya te lo hemos dicho: los Espíritus han sido creados simples
e ignorantes (Véase el § 115). Dios deja que el hombre
92 [Véase la “Regla de Oro”: San Mateo 7:12 y San Lucas 6:31. Cf. Int. VI y §§ 822 y 876.]
Libro Tercero – Capítulo I
366
elija el camino. Tanto peor para él si toma el del mal, pues su
peregrinaje será más largo. Si no hubiera montañas, el hombre
no comprendería que se puede ascender y descender; si
no hubiese rocas, no comprendería que existen cuerpos duros.
Es preciso que el Espíritu adquiera experiencia, y para
eso necesita conocer el bien y el mal. Por esa razón existe la
unión del Espíritu con el cuerpo.” (Véase el § 119.)






La Misión, es el propósito que se tiene al encarnar. Cada uno tiene una Misión.

Moral significa hacer el BIEN COMÚN. Esto es basado en las enseñanzas de Jesús en su mensaje a la Humanidad: “No le hagas a otro lo que no te gustaría te hagan a ti”. Cuando cambias tu comportamiento cada día a ser mejor persona, logras realizar que es necesario hacer el bien. Cuando haces el bien demuestras un comportamiento Moral. 

Moralizar se refiere a promover que otra persona cambie su comportamiento en hacer el BIEN COMÚN. Que esa persona que se Moraliza comience a cambiar su comportamiento en hacer el Bien en vez de hacer el mal. Los médiums tienen una hermosa labor de Moralizar a los Espíritus Sufrientes y desencarnados. Cuando se logra mediante las comunicación Mediúmnica a que el Espíritu decida hacer el bien, eso es lo que se le llama Moralizar. No es una imposición, es un comportamiento que surge voluntariamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago