domingo, 7 de agosto de 2016

Existen Espíritus Superiores, impregnados de mucha Bondad, conocimiento y Sabiduría, nuestros Espíritus Guías. Lo que no existe es el Diablo o Satanás que es un personaje creado en la obra teatral de Dante, La divina Comedia del siglo 3ro de nuestra era.

Los Buenos Espíritus Protectores son SIEMPRE, Espíritus Superiores (Los identifica la Bondad, Sensatez y Conocimientos)


Casper o Gasparín en Español, el Fantasma Bueno

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Se ha sugerido que este artículo sea renombrado como Casper the Friendly Ghost .Motivo: tiene dos traducciones al español.

Casper

Escena de Casper en la película There's Good Boos To-Night (1948).
Primera aparición
The Friendly Ghost (libro infantil de historieta de 1939)
The Friendly Ghost (dibujo animado de Famous Studios de 1945)
Creador(es)
Seymour Reit y Joe Oriolo
Información
Nombre original
Casper McFadden (película de 1995)
Estatus actual
Activo

Casper the Friendly Ghost (En español: 'Gasparínel fantasma bueno' o 'Gasparín el fantasma amigable') es el personaje principal de una serie animada de Famous Studios. Gasparín es un espectro tamaño infantil que no está interesado en asustar a la gente, sino más bien en hacer amigos.


Los que no conocen el Espiritismo Moral, que surge de La Codificación Espírita, te dicen que no es bueno hablar con los espíritus de los Muertos, pero su ignorancia no les deja ver que no hay muertos, que el Alma es inmortal, por lo tanto no hay muertos. Y que esos Buenos Espíritus, que pueden ser nuestros familiares desencarnados lo que desean es hacernos bien. Es tiempo de que le digas que LOS BUENOS ESPÍRITUS NO ESTAN MUERTOS y que viven para siempre y que tu deseas que estén a tu lado para protegerte y para que sigan amándote, Dile NO a los incrédulos, No a los ignorantes, No a los insensibles, No a los calumniadores, No a los Escépticos que son los maestros de la Negación, y dile no a los religiosos que ven un Diablo en cada esquina, y sabemos que el Diablo no existe, ni existió Jamás, pero un buen Espíritu está deseoso en hacerte bien… Vivan los Buenos Espíritus…

Historia
Casper fue creado a finales de la década de 1930 por Seymour Reit y Joe
Oriolo.1 Ambos vendieron los derechos de Casper a Famous Studios por 200 dólares.1 El 16 de noviembre de 1945, Famous Studios estrenó The Friendly Ghost, el primer dibujo animado en donde aparece Gasparín. Posteriormente Casper protagoniza dos nuevas películas animadas: There's Good Boos To-Night (1948) y A Haunting We Will GoEn 1950 comienza la serie animada Gasparín el fantasma amigable que duraría hasta 1959.

Vea la famosa escena de la Película: 




Casper fue publicado también en forma de historieta, primero por St. John Publications (en 1949) y luego por Harvey Comics a partir de 1952. En 1959 Alfred Harvey, fundador de Harvey Comics, compró los derechos de Casper. Una nueva serie animada de Casper fue difundida por ABC desde 1963 hasta 1969.

En 1995 Universal Studios creó el largo metraje Casper en la que se combina la presencia de actores reales y de imágenes hechas con animación por computadora. Dos nuevas películas derivadas de Casper son Casper, la primera aventura (1997) y Casper y la mágica Wendy (1998).
Otra serie animada de Casper, The Spooktacular New Adventures of Casper, fue creada por Amblin Entertainment y Universal Cartoon Studios en 1996. También se hicieron dos películas totalmente animadas por computadora: Casper's Haunted Christmas (2000) y La escuela del terror de Casper (2006). Este último film fue base para la serie animada del mismo nombre que salió al aire en 2009.

En 2001, la empresa Classic Media adquirió de Harvey Entertainment los derechos sobre Casper y otros personajes.2

En 2009 se publicó Casper and the Spectrals, una nueva historieta por Arden Entertainment.

Disfruta de la consola de videos de Soy Espírita con los videos de Gasparin o “Casper”, algunos en español, pero la mayoría son en inglés. DISFRUTALOS COMO LOS HE DISFRUTADO YO. 


Puedes verlos ininterrumpidamente o simplemente escoger el que quieras individualmente.




Personalmente me gustan los "Cartoons", puedo pasar horas viendo “Muñequitos”, como dicen en mi Puerto Rico.  Nunca le puse atención a esta caricatura del Espíritus Gasparin, el Espíritu bueno o “Casper” en ingles, hasta que me doy cuenta de que Gasparin representa de una manera muy certera las características de un buen Espíritu.  


Cuando el personaje fue creado hace 82 años, tal vez se tenía el mismo estigma de hoy, que los espíritus no son buenos y que son relacionados con el demonio por la mayoría de los religiosos y de los que desconocen el mundo espiritual.  


Hoy dia persisten los prejuicios, y si supieras que los espíritus buenos son incapaces de hacer ningún mal a nadie. Los seres humanos necesitan tanto de ser bombardeados con el bien común. Que la moral sea el todo en sus vidas, para que la tristeza, las preocupaciones sean quitadas o al menos no sean mayores que los goces que nos causan los buenos espíritus.


Hoy día que conozco esta realidad en carne propia, no tengo palabras para describir lo cuidadoso que ha sido Dios en darnos seres adelantados buenos que llenan nuestro interior con un profundo amor; el amor de Dios a nuestras vidas.

Quita ese velo de tus ojos y comienza a descubrir lo maravilloso que es actuar en Moral o en Bien Común.  Cuando damos amor y ocasionamos bien a nuestros semejantes,  una miríada de buenos espíritus se acercan a nuestro lado y nos apoyan y nos hacen sentir mucha felicidad. 

Cuando recibo la visita de mis buenos espíritus todos los días, la influencia de bien, la dulce sensación de una felicidad indescriptible, inunda mi ser.  Y es que el potencial del bien impregnados en esos buenos espíritus es insustituible, es algo tan abarcante y contundente que nos envolvemos en un éxtasis de amor inmenso en cada una de sus visitas.

El personaje de Gasparin, me emociona mucho, porque aunque veo la reacción peculiar de los que al ver un fantasma y les ocasiona pánico, lo que Gasparin hace es continuar buscando quien le acepte como amigo y quien juegue con él, si es que el es un niño en sus actitudes. 

Entonces vemos que son lo niños que no tienen malicia alguna que los consideran su amigo incapaz de ocasionarles ningún mal. Y eso de por sí es una gran enseñanza en esta reflexión hoy. Hay que ser como niños para comprender las grandezas del mundo espiritual, porque son los niños los que no están contaminados por las influencias de los mayores que ven un demonio en cada esquina y sus mentes y sus ojos están vedados por un velo que no les permite entender el mundo espiritual. Son los mayores que ya tienen acuñados en sus mentes que en el mundo espiritual solo hay demonios. Y en realidad el diablo, el demonio o Satanás son inventos humanos para engañar y para manipular los seres humanos, pues el demonio o diablo no existe ni ha existido jamas.

Les invito a comenzar una nueva etapa en vuestras vidas, donde el aceptar el mundo espiritual está muy acorde con todo lo que Jesús nos vino a enseñar cuando había encarnado en el mundo hace 2,000 años.

Las cualidades del alma son las del Espíritu que se halla encarnado. Así pues, el hombre de bien constituye la encarnación de un Espíritu bueno, en tanto el hombre perverso es la de un Espíritu impuro.

El Espíritu encarnado se halla bajo la influencia de la materia. El hombre que supera ese influjo mediante la elevación y la depuración de su alma se acerca a los Buenos Espíritus con los cuales estará algún día. En cambio, el que se deja dominar por las pasiones viles y cifra todas sus alegrías en la satisfacción de los apetitos groseros se acercan a los Espíritus impuros, al dar preponderancia a la naturaleza animal.

Los Espíritus encarnados habitan los diferentes globos del Universo. Los Espíritus desencarnados, o errantes, no ocupan en modo alguno una región determinada o circunscrita. Están por doquiera en el espacio y a nuestro lado mismo, viéndonos y codeándose con nosotros sin cesar: es toda una población invisible que en torno de nosotros se agita. El apóstol Pablo en la Biblia mencionó que estábamos rodeados de una nube de testigos. Los espíritus nos han comunicado que existen aproximadamente 5 espíritus desencarnados por cada alma encarnada. Si utilizamos la información que se publico en el 2011, donde se indicaba que la población Mundial ya había sobrepasado los 7,000 millones de habitantes y si lo proyectamos a la cifra de 5 x 1, entonces concluimos que aproximadamente nos circundan unos 35,000 millones de Espíritus Desencarnados.

Esto nos dice muchas cosas, que estamos ante unos espectadores perennes a nuestro alrededor observando nuestros comportamientos, que el ejemplo que le demos con nuestros comportamientos los inducirán a ellos hacia sus adelantamiento espiritual mediante su moralización.

Mucho más importante aun es que por ley de afinidad estos espíritus observadores se congregaran donde son más afines. Si desplegamos actitudes egoísta y de orgullo, por seguro que los espíritus que estarán allí serán de esa misma actitud. Pero si nos dedicamos a practicar la Moral o el bien común, serán los buenos espíritus agolpados a nuestro alrededor.

Entonces deberíamos enseñarles a Gasparin que no se preocupe más en sentirse solo y apesadumbrado, pues sus buenos amigos estarán muy cerca para darle compañía y socializar con él.  Aprendamos a ser niños espirituales, sin maldad y sin ideas preconcebidas por ningún religioso que lo que ven son demonios en cada esquina y que nuestra idea preconcebida sea la de ver espíritus buenos y nobles que lo que desean es el bien y la bondad a todos los seres humanos.

Veamos lo que nuestra Codificación Espírita nos tiene que ilustrar en este tema de Espíritus Buenos.  

(Nota- He incluido toda la sección literalmente como se encuentra en El Libro de Los Espíritus, así no tendrás que detener la lectura, sino puedes leer todo el tópico, y luego buscar más si es necesario)

El Libro de los Espíritus dice:

391. La antipatía entre dos personas ¿nace primero en aquella cuyo Espíritu es peor, o en la otra, cuyo Espíritu es mejor?
- En una y en otra, pero las causas y efectos son diferentes. Un Espíritu malo siente antipatía por cualquiera que pueda juzgarlo y desenmascararlo. Al ver a una persona por primera vez, sabe que va a ser desaprobado por ella. Su distanciamiento se trueca en odio, en envidia, y le inspira el deseo de hacer el mal. El Espíritu bueno experimenta repulsión hacia el malvado, porque sabe que éste no le comprenderá y que no comparten iguales sentimientos. Pero, apoyado en su superioridad, no siente hacia el otro ni odio ni envidia. Se limita a evitarlo y compadecerle.

VI.- Ángeles de la guarda. Espíritus protectores, familiares o simpáticos

489. ¿Hay Espíritus que se apegan a un individuo en particular, con el objeto de protegerlo?
- Sí, el hermano espiritual. Es el que llamáis Espíritu bueno o genio bueno.

490. ¿Qué se ha de entender por “ángel de la guarda”?
- El Espíritu protector de un orden elevado.


El Libro El Evangelio Según El Espiritismo nos dice en el Ítem #11

A los ángeles guardianes y espíritus protectores
11. Prefacio - Todos tenemos un buen espíritu que se une a nosotros desde nuestro nacimiento y nos ha tomado bajo su protección. Llena, con respecto a nosotros, la misión de un padre para con su hijo: la de conducirnos por el camino del bien y del progreso a través de las pruebas de la vida. Es feliz cuando correspondemos a sus cuidados, y gime cuando nos ve sucumbir. Su nombre nos importa poco, porque puede ser que no tenga nombre conocido en la tierra; lo invocamos como a nuestro ángel guardián, nuestro buen genio; podemos también invocarlo con el nombre de un espíritu superior cualquiera por el que sintamos más simpatía. Además de nuestro ángel guardián, que siempre es un espíritu superior, tenemos a los espíritus protectores, que no porque estén menos elevados, son menos buenos y benévolos; éstos son parientes o amigos, o algunas veces personas que nosotros no hemos conocido en nuestra existencia actual. Nos asisten con sus consejos, y muchas veces con su intervención en los actos de nuestra vida.

491. ¿Cuál es la misión del Espíritu protector?
- La de un padre para con sus hijos: conducir a su protegido por la buena senda, ayudarle con sus consejos, consolarlo en sus aflicciones, sostener su valor en las pruebas de la vida.

492. El Espíritu protector ¿está apegado al individuo desde el nacimiento de éste?
- Desde su nacimiento hasta su muerte, y con frecuencia le sigue después de ella en la vida espíritu, e incluso durante muchas existencias corporales, porque tales existencias no son sino fases muy cortas con relación a la vida del Espíritu. 

493. La misión del Espíritu protector ¿es voluntaria u obligatoria?
- El Espíritu está obligado a velar por vosotros porque aceptó esa tarea, pero le cabe elegir a aquellos seres que le son simpáticos. Para unos es un placer. Para otros, una misión o deber.

493 a. Al dedicarse a una persona determinada ¿renuncia el Espíritu a proteger a otras?
- No, pero lo hace con ellas de una manera menos exclusiva.

494. El Espíritu protector ¿está inevitablemente unido al ser confiado a su guarda?
- Con frecuencia suele suceder que ciertos Espíritus abandonen su posición para cumplir diversas misiones. Pero en tal caso son sustituidos.

495. El Espíritu protector ¿abandona a veces a su protegido, cuando éste se muestra rebelde a sus consejos?
- Se aleja de él si comprueba que sus consejos son inútiles y que la voluntad del individuo es proclive a someterse al influjo de los Espíritus inferiores. Pero de ningún modo lo abandona por entero, sino que siempre se hace escuchar. Entonces es el hombre quien cierra sus oídos. Y el Espíritu vuelve tan pronto como se le llama.

Una doctrina hay que debiera convertir a los más incrédulos, por su encanto y dulzura: es la del ángel de la guarda. Pensar que tenéis junto a vosotros a seres que os son superiores y que están permanentemente ahí para aconsejaros y sosteneros, para ayudaros a ascender la áspera montaña del bien; que son amigos más seguros y abnegados que las amistades más íntimas susceptibles de ser contraídas en esta Tierra, ¿no es acaso una idea muy confortadora? Tales seres se encuentran allí por orden de Dios. Él les ha puesto cerca de vosotros y ahí permanecen por amor a Él, cumpliendo a vuestro lado una bella aunque penosa misión. Sí, sea donde fuere que os halléis, él estará con vosotros: prisiones, hospitales, antros del vicio, soledad, nada de esto os separa de ese amigo a quien no podéis ver pero cuyos más tiernos impulsos y sabios consejos siente y escucha vuestra alma.

¿Por qué no conocéis mejor esta verdad? ¡Cuántas veces os ayudaría en los instantes de crisis! ¡Cuántas veces os salvaría de los malos Espíritus! ... Pero en el día supremo este ángel del bien tendrá que manifestaros: “¿No te lo dije? Y tú no lo has hecho. ¿No te señalé el abismo? Y tú te despeñaste por él. ¿No te hice escuchar en tu conciencia la voz de la verdad? Y ¿no seguiste, en cambio, los consejos de la mentira?” ¡Ah! Interrogad a vuestros ángeles de la guarda. Estableced entre ellos y vosotros esa tierna intimidad que entre los mejores amigos reina. No penséis en ocultarles nada, porque ellos tienen la vida de Dios y no podréis engañarlos. Pensad en el porvenir: tratad de avanzar por ese camino, y con ello vuestras pruebas serán más cortas, vuestras vidas más dichosas. ¡Ea, hombres, tened valor! Arrojad lejos, de una vez por todas, los prejuicios y las segundas intenciones. Tomad por la nueva senda que ante vosotros se extiende. ¡Marchad, marchad! Tenéis guías: seguidlos… No puede faltaros la meta, puesto que esa meta es Dios mismo.

A aquellos que pensaran que es imposible para los Espíritus realmente elevados sujetarse a una tarea tan laboriosa y de todos los instantes, les diremos que nosotros influimos sobre vuestras almas aun estando a muchos millones de leguas de vosotros. Porque para nosotros el espacio nada significa, y aunque residamos en otro mundo nuestros Espíritus conservan su relación con el vuestro. Disfrutamos de facultades que no estáis en condiciones de comprender, pero tened la certeza de que Dios no nos ha impuesto una tarea que exceda a nuestras energías, y que no os ha abandonado a vosotros mismos en la Tierra sin amigos ni amparo.

Cada ángel de la guarda tiene su protegido, por el cual vela, como vela un padre por su hijo, y es feliz cuando le ve marchar por el buen camino. En cambio, solloza si son desdeñados sus consejos.
No temáis cansarnos con vuestras preguntas. Antes bien, permaneced siempre en relación con nosotros. Seréis con ello más fuertes y más dichosos. Son esas comunicaciones de cada hombre con su Espíritu familiar las que hacen médiums a todos los individuos, médiums ignorados en la hora actual, pero que se manifestarán más adelante, y se derramarán como un océano sin límites para rechazar la incredulidad y la ignorancia. Hombres instruiros: instruid… Hombres talentosos: educad a vuestros hermanos… No os imagináis qué obra cumpliréis de ese modo: la obra de Cristo, la que Dios os impone. ¿Por qué os ha concedido Dios inteligencia y conocimientos si no es para que hagáis partícipes de ellos a vuestros hermanos, a fin de hacer que avancen por la senda de la felicidad y de la ventura eterna?SAN LUIS. SAN AGUSTÍN.
Comentario de A.K. La doctrina de los ángeles de la guarda, que velan por sus protegidos a despecho de las distancias que separan los mundos, no tiene nada que deba sorprender. Por el contrario, es grande y sublime. ¿No vemos acaso en la Tierra a un padre que vela por su hijo, aunque esté lejos de él, ayudándolo con sus consejos por correspondencia? ¿Qué habría de extraño, pues, en que los Espíritus puedan guiar a aquellos a quienes toman bajo su protección, de un mundo a otro, puesto que para ellos la distancia que separa los mundos es menor que la que, en la Tierra, separa los continentes? ¿No disponen ellos, además, del fluido universal, que liga a todos los mundos, tornándolos solidarios: vehículo inmenso de la transmisión de los pensamientos, así como el aire es para nosotros el vehículo de la transmisión del sonido?
496. El Espíritu que abandona a su protegido, al no hacerle ya bien, ¿puede hacerle mal?
- Los buenos Espíritus jamás hacen el mal. Dejan que lo comentan aquellos otros que toman su lugar. Entonces acusáis vosotros a la mala suerte de los infortunios que os agobian, cuando en realidad vuestra es la culpa.

497. El Espíritu protector ¿puede dejar a su protegido a merced de un Espíritu que podría tener malas intenciones hacia él?
Los Espíritus malos suelen unirse para neutralizar la acción de los buenos. Pero si el protegido lo quiere, contará con toda la fuerza del Espíritu bueno. De no ser así, éste quizá encuentre a alguien a quien ayudar, aprovechando la oportunidad para ello mientras aguarda el momento de regresar junto a su protegido.

498. Cuando el Espíritu protector permite que su protegido se extravíe en la vida, ¿sucede esto por impotencia suya para luchar contra otros Espíritus que son malévolos?
- No se trata de que no pueda, sino que no quiere, puesto que su protegido sale de las pruebas más perfecto y más instruido. Lo asiste con sus consejos, mediante los buenos pensamientos que le sugiere pero que, por desgracia, no siempre son escuchados. Sólo la debilidad, indolencia y el orgullo del hombre dan fuerza a los Espíritus malos. Su poder sobre vosotros procede únicamente del hecho de que no les oponéis resistencia.

499. El Espíritu protector ¿está constantemente con su protegido? ¿No existe alguna circunstancia en que, sin abandonarlo, lo pierda de vista?
- Existen circunstancias en que la presencia del Espíritu protector junto a su protegido no es necesaria.

500. ¿Llega el momento en que el Espíritu no tiene ya necesidad del ángel de la guarda?
- Sí, cuando ha alcanzado el grado en que puede guiarse a sí mismo, así como llega el momento en que el escolar ya no necesita maestro. Pero no ocurre ello en vuestra Tierra.

501. ¿Por qué la acción de los Espíritus sobre nuestra vida es oculta y por qué, cuando nos protegen, no lo hacen de una manera ostensible?
- Si contarais con tal apoyo no obraríais por vosotros mismos, y vuestro propio Espíritu no progresaría. Para que pueda él adelantar necesita experiencia y a menudo es preciso que la adquiera a sus expensas. Es menester que emplee sus fuerzas, sin lo cual sería como un niño al que no permiten que camine solo. La acción de los Espíritus que os quieren está siempre bien regulada, de modo de dejaros ejercer vuestro libre albedrío, por cuanto si no tuvierais responsabilidad no avanzaríais en el camino que debe conduciros hacia Dios. Al no ver el hombre a su sostén, se confía en sus propias fuerzas. No obstante, su guía vela por él, y de tiempo en tiempo le advierte que desconfíe del peligro.

502. El Espíritu protector que consigue llevar a su protegido por la buena senda ¿experimenta por ello algún bien para sí mismo?
- Es un mérito que se le toma en cuenta, ya sea para su propio adelanto o bien para su felicidad. Es dichoso cuando ve que sus esfuerzos son coronados por el buen éxito. Triunfa con esto, así como un preceptor triunfa con los buenos logros de su alumno.

502 a. Si no obtiene un resultado positivo, ¿es responsable de ello?
- No, puesto que hizo lo que de él dependía.

503. El Espíritu protector que ve a su protegido seguir el camino falso a pesar de sus advertencias, ¿siente pena por eso? ¿No es este hecho un motivo de perturbación para su felicidad?
- Sufre por esos errores, y los lamenta. Pero la aflicción no equivale a las angustias de la paternidad terrestre, porque él sabe que el mal tiene remedio y que lo que no se hace hoy se hará mañana.

504. ¿Podemos saber, en todos los casos, el nombre del Espíritu protector o ángel de la guarda?

- ¿Cómo queréis saber nombres que para vosotros no existen? ¿Creéis, pues, que no haya entre los Espíritu más que los que conocéis?

504 a. ¿Cómo invocarlo, entonces, si no le conocemos?
- Dadle el nombre que queráis: por ejemplo, el de un Espíritu superior, al que profeséis simpatía o veneración. Vuestro Espíritu protector acudirá a ese llamado. Porque todos los Espíritus buenos son hermanos y se asisten mutuamente.

505. Los Espíritus protectores que adoptan nombres conocidos ¿son siempre realmente los de las personas que llevaban esos nombres?
- No, sino de Espíritus que les son simpáticos y que con frecuencia vienen por mandato suyo. Os hacen falta nombres: entonces, ellos toman uno que os inspire confianza. Así vosotros, cuando no podéis cumplir en persona una misión, enviáis a otro que actúa en vuestro nombre.

506. Cuando nos hallemos en la vida espírita ¿reconoceremos a nuestro Espíritu protector?
- Sí, porque muchas veces ya le conocíais antes de vuestra encarnación.

507. ¿Todos los Espíritus protectores pertenecen a la clase de Espíritus superiores? ¿Puede haber entre aquéllos los que pertenezcan a grados intermedios? Un padre, por ejemplo, ¿podrá llegar a ser el Espíritu protector de su hijo?
- Es posible, pero la protección supone cierto grado de elevación, y un poder o virtud suplementaria concedida por Dios. El padre que protege a su hijo puede ser él mismo asistido por un Espíritu más elevado.

508. Los Espíritus que han dejado la Tierra en buenas condiciones ¿pueden siempre proteger a aquellos a quienes aman y que les sobreviven?
- Su poder está restringido en mayor o menor grado. La posición en que se hallan no les deja siempre toda la libertad de acción.

509. Los hombres en estado salvaje o de inferioridad moral ¿poseen asimismo sus Espíritus protectores? Y en caso afirmativo ¿son esos Espíritus de un orden tan elevado como los que asisten a los hombres muy adelantados?
- Cada hombre tiene un Espíritu que vela por él, pero las misiones son relativas a su objeto. No daréis un profesor de filosofía a un niño que está aprendiendo a leer. El progreso del Espíritu familiar sigue al del Espíritu protegido. Aun teniendo un Espíritu superior que vele por vosotros, podéis por vuestra parte pasar a ser el protector de un Espíritu que os sea inferior, y los progresos que le ayudéis a lograr cooperarán a vuestro propio adelanto. Dios no pide al Espíritu más de lo que corresponda, según sus fuerzas y el grado que haya alcanzado.

510. Cuando el padre que asiste a su hijo reencarna, ¿sigue velando por él?
- Es más difícil, pero en un instante de desprendimiento ruega a un Espíritu simpático que le ayude en esa misión. Por lo demás, los Espíritus sólo aceptan aquellas misiones que puedan llevar a feliz término.
El Espíritu encarnado, sobre todo en los mundos en que la existencia es material, está demasiado sometido a su cuerpo para poder consagrarse por entero a otro, es decir, asistirlo personalmente. De ahí que los que no son lo bastante elevados sean ellos mismo ayudados por Espíritus que les son superiores, de manera que si uno falta por cualquier causa, es sustituido por otro.

511. Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal?
- “Unido” no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue.

512. ¿Podemos tener muchos Espíritus protectores?
- Cada hombre tiene siempre Espíritus simpáticos más o menos elevados que le profesan afecto y por él se interesan, como existen también otros que lo secundan en el mal.

513. Los Espíritus simpáticos ¿obran en virtud de una misión?
- A veces pueden desempeñar una misión temporaria, pero casi siempre no son solicitados sino por la similitud de pensamientos y sentimientos, así en el bien como en el mal.

513 a. ¿De ello parece resultar que los Espíritus simpáticos pueden ser buenos o malos?
- Sí, el hombre encuentra siempre Espíritus que con él simpatizan, sea cual fuere su carácter.

514. Los Espíritus familiares ¿son los mismos Espíritus simpáticos y Espíritus protectores?
- Hay muchos matices en la protección y en la simpatía. Dadles los nombres que queráis. En cuanto al Espíritu familiar, es más bien el amigo de la casa.

De las explicaciones expuestas y de las observaciones consignadas acerca de la naturaleza de los Espíritus que se apegan al hombre, es posible deducir lo que sigue:
El Espíritu protector, ángel de la guarda o genio bueno, es aquel cuya misión consiste en seguir al ser humano en la vida y ayudarle a progresar. Es siempre de una naturaleza superior respecto de la de su protegido.
Los Espíritus familiares se apegan a ciertas personas mediante vínculos más o menos duraderos, con miras a serles útiles dentro del límite de sus posibilidades, con frecuencia bastante limitadas. Son buenos, pero a veces poco adelantados e incluso un tanto frívolos. Se ocupan de buena gana de detalles concernientes a la vida íntima y sólo obran por orden o con el permiso de los Espíritus protectores.
Los Espíritus simpáticos son aquellos que se sienten atraídos por nosotros a causa de afectos particulares y de cierta semejanza de gustos y sentimientos, en el bien tanto como en el mal. La duración de sus relaciones está casi siempre subordinada a las circunstancias.
El genio malo es un Espíritu imperfecto o perverso, que se acerca al hombre con el propósito de desviarlo del bien. Pero obra por propio impulso y no en virtud de una misión. Su tenacidad depende de las mayores o menores facilidades de acceso que encuentre. El hombre es siempre libre de atender su voz o desoírla.

515. ¿Qué debemos pensar de esas personas que parecen apegarse a ciertos individuos para empujarlos inevitablemente a su perdición o, por el contrario, guiarlos por el recto camino?
- Sí, algunas personas ejercen sobre otras una especie de fascinación, que pareciera irresistible. Cuando esto sucede para el mal, se trata de Espíritus malos de los cuales se sirven otros malos Espíritus con el objeto de subyugar mejor a su víctima. Dios puede permitirlo para probaros.

516. Nuestro genio bueno y nuestro genio malo ¿podrían encarnar, a fin de acompañarnos en la vida de una manera más directa?
- Esto a veces ocurre. Pero a menudo también encomiendan esa misión a otros Espíritus encarnados que les son simpáticos.

517. ¿Hay Espíritus que se apegan a una familia entera con el objeto de protegerla?
- Ciertos Espíritus se ligan a los miembros de una misma familia que viven juntos y están unidos por el afecto, pero no creáis en la existencia de Espíritus protectores del orgullo de los linajes o castas.

518. Puesto que los Espíritus son atraídos hacia los individuos por sus simpatías, ¿lo son igualmente hacia las reuniones de personas, por causas particulares?
Los Espíritus acuden con preferencia a los lugares donde hay semejantes suyos. En estos sitios se hallan más cómodos y están más seguros de que se les escuchará. El hombre atrae hacia él a los Espíritus en virtud de sus tendencias, ya se encuentre solo o forme un todo o ente colectivo, como pueden serlo una sociedad, una ciudad o un pueblo. Hay, pues, sociedades, ciudades y pueblos que son asistidos por Espíritus más o menos elevados, según el carácter y las pasiones en ellos dominantes. Los Espíritus imperfectos se alejan de aquellos que les rechazan. De lo que resulta que el perfeccionamiento moral de un todo colectivo, así como el de los individuos aislados, tiende a ahuyentar a los malos Espíritus y atraer a los buenos, los cuales alientan y mantienen el sentimiento del bien en las masas, de la manera que los otros pueden inspirar en ellas las bajas pasiones.

519. Las aglomeraciones de personas, tales como sociedades, ciudades y naciones, ¿tienen sus Espíritus protectores especiales?
- En efecto, porque esos conglomerados constituyen individualidades colectivas que marchan movidas por un objetivo común y que necesitan de una dirección superior.

520. Los Espíritus protectores de las masas ¿son de una naturaleza más elevada que aquellos otros que se apegan a los hombres aislados?
- Todo es conforme al grado de adelanto, así de las muchedumbres como de los individuos.

521. Ciertos Espíritus ¿pueden coadyuvar al progreso de las artes al proteger a los seres humanos que de ellas se ocupan?
Hay Espíritus protectores especiales y que asisten a aquellos que los invocan, cuando los juzgan dignos de esto. Pero ¿qué queréis que hagan con los que creen ser lo que no son? No pueden lograr que los ciegos vean ni que los sordos oigan.

Comentario A. K. Los antiguos habían hecho de esos Espíritus divinidades especiales. Las Musas no eran otras que la personificación alegórica de los Espíritus protectores de las ciencias y artes, de la misma manera que designaban ellos con los nombres de lares y penates a los Espíritus protectores de la familia. Entre los modernos, las artes, las diversas industrias, las ciudades y comarcas tienen también sus patronos o protectores, que no son sino Espíritus superiores, pero bajo nombres diferentes.
Puesto que cada hombre tiene sus Espíritus simpáticos, de ello resulta que, en los todos colectivos, la generalidad de los Espíritus simpáticos están en relación con la generalidad de los individuos; que los Espíritus extraños son atraídos hacia aquéllos por la identidad de gustos y pensamientos; en suma, que tales aglomeraciones de personas (así como ocurre con los individuos aislados) están más o menos bien rodeadas, asistidas e influidas, según sea la naturaleza de los pensamientos de la multitud.
En los pueblos, las causas de atracción de los Espíritus son las costumbres y hábitos, el carácter dominante y, sobre todo, las leyes, porque el carácter de una nación se refleja en el conjunto de sus leyes. Los hombres que hacen que reine entre ellos la justicia están combatiendo el influjo de los malos Espíritus. En todas partes donde la legislación apoye las cosas injustas, contrarias a la humanidad, los Espíritus buenos estarán en minoría y la muchedumbre de los malos que allí afluyen mantiene a la nación en sus ideas y paralizan las influencias bienhechoras de carácter parcial, que se pierden en la multitud, como una espiga aislada en medio de las malezas. Estudiando las costumbres de los pueblos, o de todo conglomerad humano, es fácil formarse, pues, una idea de la población oculta que interviene en sus pensamientos y acciones. 74  

74 En este comentario a las respuestas de los Espíritus nos ofrece Kardec dos indicaciones importantes: la primera de ellas se refiere a la interpretación espírita de la mitología, que modifica cuanto hasta hoy han afirmado al respecto los estudios de la cuestión puramente humanos, pues muestra que los dioses mitológicos existían en realidad, como Espíritus. La segunda es, relativa a la sociología, que a la luz del Espiritismo se reviste también de un nuevo aspecto, exigiendo el estudio de la interacción de las colectividades espirituales y humanas, para la buena comprensión de los procesos sociales. [N. de J. H. Pires.]
- Estudiad el asunto. Los Espíritus buenos sólo aconsejan el bien. A vosotros cabe distinguir.

464. ¿Cómo distinguir si un pensamiento que nos es sugerido procede de un Espíritu bueno o de uno malo?
- Estudiad el asunto. Los Espíritus buenos sólo aconsejan el bien. A vosotros cabe distinguir.




Reflexión Final
Concluyo indicando que esta reflección tiene el propósito de enfatizar las bondades y los propósitos de los Buenos Espíritus. Se ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo en definir y resaltar la maldad de los Malos Espíritus, pero los buenos Espíritus es lo más importante en nuestra activación espiritual.  

Debemos aprender de Gasparin en que los espíritus buenos, son de nobles sentimientos y que son muy amigables. Pero no se mezcla con los malos espíritus, de ahí que no debemos temerles y si buscar que estén a nuestro alrededor ocasionando que seamos mejores seres humanos al cuidado de Dios.




REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN

El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec


Referencias de Wikipedia
1.      ↑ a b «Seymour Reit, The man behind the genius of Casper the Friendly Ghost» (en inglés)The Guardian (24 de diciembre de 2001). Consultado el 19 de agosto de 2011.
2.       «Harvey Sells Casper, Changes Classic Brand Name» (en inglés). allbusiness.com (26 de junio de 2001). Consultado el 19 de agosto de 2011.




Frank Montañez
“Soy Espírita”
Director de la Página

No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

widgeo.net


Revisado en: 8/7/16
visitas

1 comentario:

  1. Gracias. He visto videos de usted y leído sus comentarios. Empiezo a leer los libros de Allan Kardec. El de los mediums. Le pido me agrege a su face. De Francisco Montañez. Ya le mande solicitud. Gracias.

    ResponderEliminar

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago