domingo, 26 de enero de 2014

LEY DE SOCIEDAD I.- Necesidad de la vida social - Grupos de Estudio buen comienzo - Soy Espírita

LEY DE SOCIEDAD

Te invito a formar tu grupo de Estudio en tu casa con 2 o más personas interesadas en aprender sobre los Libros Codificados.  Es muy fácil realizar una reunión de personas interesados en tu hogar. Invita a los que se interesen para el Estudio de esta Bella Filosofía. Se están desarrollando en muchas partes y motivados a esta dinámica de grupo.  Es lindo cuando se desea aprender y educar el Espíritu, que es lo que adelanta tu Espíritu junto al deseo de hacer el Bien.

Ya estamos en muchas partes, y la información que me está llegando es que se sienten muy felices al leer juntos la Codificación y descubren las verdades espirituales que los Espíritus le compartieron a Allan Kardec. Tu puedes formar un grupo de 2 o más personas. Yo te ayudo. Esto no es una invitación a una religión, ni con propósitos de recoger ofrendas o diezmos. Es el de confraternizar, y cumplir con la Ley de Sociedad.

Te invito a formar tu Grupo.

Grupos de Estudios de la Filosofía Espírita - Recomendaciones


GRUPOS DE ESTUDIOS DE LA CODIFICACIÓN ESPIRITA

Muchos se comunican con nuestra página, “Soy Espirita” y han manifestado su interés en comenzar a reunirse en grupos de 2-3 personas para estudiar los libros de La Codificación Espírita. Pero no saben cómo hacerlo. Muchos creen que haciendo esto se tienen que ver en la necesidad de hablar inmediatamente con los espíritus.Y no debe ser interpretado así. Pues el conocer nuestra filosofía requiere de conocer primero lo que los espíritus de la codificación nos dijeron. 

EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS 

Capítulo XXIX
M
Reuniones y
sociedades espíritas
• Reuniones en general. • Sociedades propiamente dichas.
• Temas de estudio. • Rivalidad entre las sociedades.
Reuniones en general

324. Las reuniones espíritas ofrecen grandes ventajas, pues
permiten que las personas que participan en ellas se esclarezcan
mediante el intercambio de ideas, a través de las preguntas y las
observaciones que cada uno puede hacer, y de las cuales todos se
benefician. No obstante, para que produzcan los frutos deseados,
estas reuniones requieren condiciones especiales que vamos a analizar,
pues cometería un error quien las comparase con las de cualquier
otro tipo. Por otra parte, dado que cada reunión constituye
un todo colectivo, también le atañen las consecuencias naturales
de las instrucciones precedentes. Así pues, una reunión espírita
debe adoptar las mismas precauciones y preservarse de los mismos
escollos que un individuo. Por eso hemos colocado este capítulo
entre los últimos de la presente obra.
Las reuniones espíritas presentan características muy diferentes,
según el objetivo con que se realizan. Por eso mismo, sus condiciones
intrínsecas también deben diferir. Conforme a la naturaleza
de cada una, pueden ser frívolas, experimentales o instructivas.
325. Las reuniones frívolas están compuestas por personas que
sólo ven el aspecto divertido de las manifestaciones y se entretienen
con las bromas de los Espíritus ligeros. Estos aprecian considerablemente
ese tipo de reuniones y no faltan a ellas, pues ahí gozan de
completa libertad para exhibirse. En esas reuniones se hacen preguntas
banales de toda clase, se pide a los Espíritus que digan la buenaventura,
se pone a prueba la perspicacia de estos para que adivinen la edad
de las personas o lo que cada una lleva en el bolsillo, o para que revelen
pequeños secretos y otras mil cosas tan importantes como esas.
Las reuniones de esta clase no tienen mayores consecuencias.
Sin embargo, como los Espíritus frívolos son a veces muy
inteligentes y, en general, tienen buen humor y jovialidad, a menudo
ocurren en ellas fenómenos bastante curiosos, de los cuales
el observador atento puede extraer provecho. Quien sólo haya presenciado
esas sesiones, y juzgue al mundo de los Espíritus según
esa muestra, se formará de él una idea tan falsa como la de quien
juzgase a toda la sociedad de una gran ciudad por los habitantes
de algunos de sus barrios. El simple buen sentido indica que los
Espíritus elevados no se hacen presentes en las reuniones de esa índole,
en las que los espectadores no son más serios que los actores.
Quien pretenda ocuparse de cuestiones fútiles debe, sin dudarlo,
evocar a los Espíritus frívolos, del mismo modo que para divertir
a un grupo social se contratan payasos. Con todo, cometería una
profanación quien invitase allí a personas y Espíritus venerables,
porque equivaldría a mezclar lo sagrado con lo profano.
326. Las reuniones experimentales tienen por objeto, más especialmente, la producción de manifestaciones físicas. Para Reuniones y sociedades espíritas muchas personas se trata de un espectáculo más curioso que instructivo.
Los incrédulos salen de esas reuniones más asombrados que convencidos, salvo que hayan visto otra cosa, y se dedican por completo a descubrir artimañas, tales como hilos ocultos, etc. Como no entienden nada de lo que han visto, imaginan naturalmente la existencia de algún subterfugio. Todo lo contrario sucede con aquellos que han estudiado el asunto con antelación, porque,
como comprenden la posibilidad de los fenómenos, los hechos positivos
que observan determinan o completan su convicción. Si hubiera algún subterfugio, estarían en condiciones de descubrirlo. No obstante, las experiencias de esa clase tienen una utilidad que nadie se atrevería a negar, dado que son las que condujeron al descubrimiento de las leyes que rigen el mundo invisible, y para muchas personas constituyen, sin duda, un poderoso medio de convicción. De todos modos, sostenemos que por sí solas no pueden
iniciar a una persona en la ciencia espírita, del mismo modo que la simple observación de un ingenioso mecanismo no permite conocer la mecánica a quien no haya estudiado sus leyes. Con todo, si esas experiencias fueran dirigidas con método y prudencia, se obtendrían de ellas resultados mucho mejores. Volveremos en breve sobre este punto.
327. Las reuniones instructivas presentan un carácter muy diferente, y como en ellas se obtiene la verdadera enseñanza, insistiremos especialmente sobre las condiciones que deben cumplir. La primera de todas es que sean serias, en la más completa extensión de la palabra. Es preciso que todos se convenzan de que los Espíritus a quienes desean dirigirse son de una naturaleza especialísima.
Dado que lo sublime no puede aliarse a lo trivial, ni el bien con el mal, para obtener buenas cosas hay que dirigirse a los Espíritus buenos. No basta, sin embargo, con pedir que esos Espíritus acudan. Es preciso, como condición expresa, hallarse en condiciones propicias para que ellos quieran asistir. Ahora bien, Espíritus superiores no se presentan en las reuniones de hombres
frívolos y superficiales, así como jamás lo hubieran hecho cuando estaban encarnados.
Una reunión no es verdaderamente seria si no se ocupa de cosas útiles, con exclusión de todas las demás. Si sus integrantes aspiran a obtener fenómenos extraordinarios, por mera curiosidad o pasatiempo, los Espíritus que los producen podrán presentarse, pero los otros se marcharán. En una palabras, sea cual fuere el carácter de una reunión, siempre habrá Espíritus dispuestos a
secundar las tendencias de quienes la componen. Así pues, una reunión seria se aparta de su objetivo tan pronto como la enseñanza es sustituida por el entretenimiento. Las manifestaciones físicas, como ya hemos dicho, tienen su utilidad. Aquellos que quieran ver, deben participar de las reuniones  perimentales, y los que quieran estudiar deben dirigirse a las reuniones de estudio. De esa manera, unos y otros podrán completar su instrucción espírita, del mismo modo que lo hacen los estudiantes de medicina: mientras unos van a los cursos teóricos, otros realizan la práctica clínica.
328. La instrucción espírita no incluye tan sólo la enseñanza moral que los Espíritus imparten, sino también el estudio de los hechos. Abarca la teoría de todos los fenómenos, la investigación de las causas y, como consecuencia, la comprobación de lo que es y de lo que no es posible. En suma, la observación de todo lo que pueda contribuir al avance de la ciencia espírita. Ahora bien, sería un error si se creyera que los hechos se limitan a los fenómenos
extraordinarios, y que los únicos dignos de atención son aquellos que impresionan con mayor intensidad a los sentidos. A cada paso los encontramos en las comunicaciones inteligentes, de modo que no pueden ser despreciados por los hombres que se reúnen para estudiar. Esos hechos, cuya enumeración sería imposible, surgen de una cantidad de circunstancias fortuitas. Aunque menos sorprendentes, no dejan de ser del más alto interés para el observador,
Reuniones y sociedades espíritas que encontrará en ellos la confirmación de un principio conocido, o la revelación de un principio nuevo, que lo hacen penetrar más aún en los misterios del mundo invisible. Eso también es filosofía.
329. Por otra parte, las reuniones de estudio son de gran utilidad para los médiums de manifestaciones inteligentes, sobre todo para aquellos que desean seriamente perfeccionarse, y que
no concurren a ellas dominados por una tonta presunción de la
infalibilidad. Como ya hemos tenido ocasión de manifestar, algunos
de los grandes escollos de la mediumnidad son la obsesión y
la fascinación. Por consiguiente, esos médiums pueden engañarse
de muy buena fe acerca del mérito de lo que obtienen, y fácilmente
se concibe que los Espíritus embusteros tienen plena libertad
de acción cuando están tratando con ciegos. Por eso apartan a su
médium de todo control y, si fuera preciso, lo llevan incluso a que
tome aversión a quien pudiera esclarecerlo. Mediante el aislamiento
y la fascinación consiguen sin dificultad que el médium termine
por aceptar todo lo que ellos quieran.
Nunca nos cansaremos de repetir que ahí reside no solamente
un escollo, sino un peligro. En efecto, lo ratificamos: un verdadero
peligro. La única manera de que el médium lo eluda consiste
en el control realizado por personas desinteresadas y benévolas,
que juzguen las comunicaciones fríamente y con imparcialidad, a
fin de que le abran los ojos y le hagan percibir lo que no puede ver
por sí mismo. Ahora bien, todo médium que tema a ese juicio está
en el camino de la obsesión. Aquel que crea que la luz se ha hecho
sólo para él se halla completamente subyugado. Si toma a mal las
observaciones, si las rechaza y se irrita al oírlas, no cabe la menor
duda de que el Espíritu que lo asiste posee una naturaleza maligna.
Ya hemos dicho que el médium puede carecer de los conocimientos
necesarios para comprender sus errores, y que puede dejarse
engañar por palabras ampulosas y un lenguaje presuntuoso,
así como ser seducido mediante sofismas, y todo eso con la mejor
Capítulo XXIX
458
buena fe del mundo. Por esa razón, a falta de luces propias, el
médium debe recurrir con humildad a las luces de los demás, de
acuerdo con estos dos proverbios: “cuatro ojos ven más que dos” y
“nadie es buen juez en su propia causa”. Desde ese punto de vista,
las reuniones son de gran utilidad para el médium, siempre que
se muestre lo bastante sensato para escuchar los consejos que se le
dan, porque allí habrá personas más esclarecidas que él, y que captarán
los matices, a menudo sutiles, mediante los cuales el Espíritu
deja traslucir su inferioridad.
Por consiguiente, todo médium que sinceramente se proponga
no convertirse en instrumento de la mentira debe tratar de
trabajar en las reuniones serias, así como presentar en ellas lo que
obtenga en forma particular. Además, debe aceptar agradecido,
e incluso solicitar, el análisis crítico de las comunicaciones que
recibe. Si se expuso a la influencia de Espíritus embusteros, ese es
el medio más seguro para liberarse de ellos y demostrarles que no
pueden engañarlo. Por otra parte, el médium que se irrita con la
crítica no tiene ningún motivo para proceder de ese modo, pues
lo que manifiesta no proviene de él. Así, no hay razón para que
su amor propio se vea comprometido. El médium tiene en eso
la misma responsabilidad que tendría si leyera los versos de un
mal poeta.
Insistimos sobre ese punto porque, así como representa un
escollo para los médiums, también lo es para las reuniones, en las
que es importante no confiar a la ligera en los intérpretes de los
Espíritus. La colaboración de un médium obseso o fascinado sería,
para las reuniones, más perjudicial que útil. Así pues, no debe ser
aceptado. Creemos que hemos desarrollado el tema con suficiente
amplitud, a fin de que los integrantes de la reunión no puedan
equivocarse en lo relativo a las características de la obsesión, en
caso de que el propio médium no la reconozca por sí mismo. Una
de las características más evidentes es, sin duda, que el médium
Reuniones y sociedades espíritas
459
pretenda ser el único que tiene razón, contra la opinión de los
demás. Los médiums obsesos que se resisten a admitir su situación
se asemejan a esos enfermos que se engañan respecto a su propia
salud y se perjudican por no aceptar un tratamiento saludable.
330. Una reunión seria debe proponerse apartar a los Espíritus
mentirosos. Sus integrantes cometerían un error si se considerasen
libres de la influencia de esos Espíritus por el solo hecho
de enunciar el objetivo de la reunión y de disponer de buenos
médiums. No podrán llegar a la meta mientras la reunión no haya
alcanzado las condiciones necesarias.
A fin de que se comprenda adecuadamente lo que sucede
en esas circunstancias, rogamos al lector que se remita a lo que
hemos dicho en el § 231, sobre la “Influencia del ambiente”. Se
debe tomar en cuenta que cada individuo está rodeado de un cierto
número de acompañantes invisibles, que se identifican con su
carácter, sus gustos y sus tendencias. De esa manera, cada persona
que ingresa en una reunión lleva consigo a los Espíritus que simpatizan
con ella. Esos acompañantes, de acuerdo con su cantidad
y su naturaleza, pueden ejercer sobre la reunión y sobre las comunicaciones
una influencia buena o mala. Una reunión perfecta
sería aquella en la que todos sus miembros, animados por idéntico
amor al bien, estuvieran acompañados exclusivamente por Espíritus
buenos. A falta de la perfección, la mejor reunión será aquella
en la que el bien prevalezca sobre el mal. Esto es tan lógico que no
es preciso que insistamos más en ello.
331. Una reunión es un ser colectivo cuyas cualidades y
propiedades son la resultante de las de sus miembros, y forman
una especie de haz. Ahora bien, cuanto más homogéneo sea ese
haz, tanto más fuerza tendrá. Si se entendió bien lo expuesto en
el § 282, pregunta 5, acerca de la manera en que los Espíritus son
advertidos de nuestro llamado, se comprenderá con facilidad el
Capítulo XXIX
460
poder de la asociación del pensamiento de los asistentes. Dado que
el Espíritu, en cierto modo, es alcanzado por el pensamiento, así
como nosotros somos alcanzados por la voz, veinte personas que se
unan con la misma intención tendrán necesariamente más fuerza
que una sola. No obstante, para que todos esos pensamientos concurran
al mismo objetivo, es preciso que vibren al unísono, que se
confundan, por así decirlo, en uno solo, y eso no puede lograrse
sin recogimiento.
Por otro lado, cuando llega a un ambiente que le es por
completo simpático, el Espíritu se siente más a gusto. Como sólo
encontrará amigos, acudirá de buen grado y estará más dispuesto
a responder. Quien haya acompañado con alguna atención las manifestaciones
espíritas inteligentes ha podido convencerse de esta
verdad. Si los pensamientos son discordantes, resulta de ello un
choque de ideas desagradable para el Espíritu y, por consiguiente,
perjudicial para la manifestación. Lo mismo sucede con un hombre
que debe hablar ante una asamblea: si siente que todos los
pensamientos le son simpáticos y benévolos, la impresión que eso
le causa repercute sobre sus propias ideas y le aporta mayor inspiración.
La unanimidad de ese auxilio ejerce sobre él una especie
de acción magnética que multiplica sus recursos, mientras que la
indiferencia o la hostilidad lo perturban y lo paralizan. También de
ese modo los actores son electrizados por los aplausos. Ahora bien,
los Espíritus, mucho más impresionables que los humanos, experimentan
con mayor intensidad aún la influencia del ambiente.
Las reuniones espíritas deben, pues, proponerse la máxima
homogeneidad posible. Nos referimos, por supuesto, a aquellas en
las que se desea llegar a resultados serios y en verdad útiles. Si sólo
se pretende obtener comunicaciones de cualquier tipo, sin preocuparse
por las cualidades de aquellos que las proporcionan, es evidente
que todas esas precauciones son innecesarias. Con todo, en
ese caso, que nadie se queje de la calidad del producto.
Reuniones y sociedades espíritas
461
332. Puesto que las condiciones esenciales de toda reunión
seria son el recogimiento y la comunión de los pensamientos, se
comprende que la cantidad excesiva de asistentes constituye una
de las causas que más atentan contra la homogeneidad. Por cierto,
no existe ningún límite absoluto para ese número, y es lógico
pensar que cien personas, suficientemente concentradas y atentas,
estarán en mejores condiciones que diez personas distraídas y
bulliciosas. No obstante, también es evidente que cuanto mayor
sea el número, tanto más difícil será satisfacer esas condiciones.
Por otra parte, es un hecho comprobado por la experiencia que
los círculos íntimos, de pocas personas, son siempre más propicios
a las comunicaciones elevadas, debido a los motivos que
acabamos de exponer.
333. Existe todavía otro punto no menos necesario: la regularidad
de las reuniones. En todas ellas siempre están presentes
Espíritus a los que podríamos denominar concurrentes habituales.
No nos referimos a esos que se encuentran en todas partes y en
todo se entrometen, sino a los Espíritus protectores y a aquellos
a los que se interroga con mayor frecuencia. No hay que suponer
que esos Espíritus no tienen otra cosa que hacer más que respondernos.
Ellos tienen sus propias ocupaciones y, además, pueden
encontrarse en condiciones desfavorables para que se los evoque.
Cuando las reuniones se realizan en días y horas determinados,
esos Espíritus se preparan con anticipación, y es raro que falten.
Algunos incluso llevan la puntualidad al extremo, y se molestan
cuando se produce un cuarto de hora de retraso. Además, si ellos
mismos han establecido el horario de la reunión, será inútil llamarlos
unos minutos antes de ese momento. Agreguemos, sin embargo,
que aunque los Espíritus prefieran la regularidad, los realmente
superiores no son tan meticulosos en ese sentido. La exigencia de
una puntualidad rigurosa es un signo de inferioridad, como todo
lo que es pueril. No cabe duda de que ellos pueden acudir fuera
Capítulo XXIX
462
de las horas fijadas para la reunión, e incluso presentarse de buen
grado si el objetivo que se ha propuesto es útil. Con todo, nada es
más perjudicial para las buenas comunicaciones que llamarlos a
tontas y a locas para satisfacer una fantasía y, en especial, cuando
no existe un motivo serio. Como esos Espíritus no están sometidos
a nuestros caprichos, probablemente no se molesten en responder
a nuestro llamado, situación que otros Espíritus aprovechan para
usurpar su lugar y sus nombres.

De las sociedades propiamente dichas
334. Todo lo que hemos dicho sobre las reuniones en general, naturalmente se aplica a las sociedades regularmente constituidas; éstas, sin embargo, tienen que luchar contra algunas dificultades especiales que nacen del mismo lazo que une los Miembros.  Habiéndosenos pedido algunas veces consejos sobre suorganización, los reasumiremos a continuación con pocas palabras. El Espiritismo que apenas acaba de nacer se aprecia aun diversamente, y es aun poco comprendido en su esencia por un gran número de adeptos, para ofrecer un lazo poderoso entre los miembros de lo que podría llamarse una asociación. Este lazo sólo puede existir entre aquellos que ven en él un objeto moral, lo comprenden y se lo aplican a sí mismos. Entre aquellos que sólo ven en sí hechos más o menos curiosos, no podría establecerse nada formal; poniendo los hechos sobre los principios, una simple divergencia  en el modo de verlos pudiera dividirles. No sucede lo mismo con los primeros, porque sobre la cuestión moral no puede haber dos modos de ver; también es de notar que por todas partes en donde éstos se encuentran, una confianza recíproca atrae los unos hacia los otros; la benevolencia mutua que reina entre ellos destierra el disgusto y la violencia que nacen de la susceptibilidad, del orgullo que se resiente de la menor contradicción y del egoísmo, que todo se lo atribuye. Una sociedad en la que reinasen tales sentimientos sin división, en donde se fuera únicamente con el fin de instruirse en la enseñanza de los Espíritus, y no con la esperanza de ver las cosas más o menos interesantes, o para hacer prevalecer su opinión, una sociedad así, decimos, no sólo sería viable, sino que sería indisoluble. 
La dificultad también de reunir numerosos elementos homogéneos desde este punto de vista, nos obliga a decir que, en interés de los estudios, y por el bien de la doctrina misma, las reuniones espiritistas deben procurar multiplicarse por pequeños grupos, más bien que constituirse en grandes aglomeraciones. 
Estos grupos correspondiéndose entre sí, visitándose y transmitiéndose sus observaciones pueden desde luego formar el núcleo de la grande familia espirita, que un día fusionará todas las opiniones y unirá a los hombres en un mismo sentimiento de fraternidad sellado por la caridad cristiana. 
335. Hemos visto la importancia de la uniformidad de sentimientos para obtener buenos resultados; esta uniformidad necesariamente es tanto más difícil de obtener cuanto más grande es el número. En las pequeñas reuniones se conoce uno mejor, se está más seguro de los elementos que se introducen en ellas, el silencio y recogimiento son más fáciles; y todo se pasa allí como entre familia. Las grandes asambleas excluyen la intimidad por la variedad de los elementos de que se componen; exigen locales especiales, recursos pecuniarios y un aparato administrativo inútil en los grupos pequeños; la divergencia de caracteres, de ideas y de opiniones se manifiesta mejor y ofrece a los Espíritus enredadores más facilidad para sembrar la discordia. Cuanto más numerosa es la reunión, más difícil es poder contentar a todo el mundo; todos quisieran que los trabajos fuesen dirigidos a su gusto, que con preferencia se ocupasen de los asuntos que más les interesan; algunos creen que el título de asociado les da el derecho de imponer su manera de ver las cosas; de aquí se sigue la tirantez, una causa de malestar que conduce tarde o temprano a la desunión, después a la disolución: suerte de todas las sociedades, cualquiera que sea su objeto. Las pequeñas reuniones no están sujetas a las mismas fluctuaciones; la caída de una grande sociedad sería una desgracia aparente para la causa del Espiritismo y sus enemigos no dejarían de aprovechar la ocasión; la disolución de un grupo pequeño pasa   desapercibida, además que si uno se dispersa, al lado de él se forman otros veinte; así, pues, veinte grupos de quince a veinte personas, obtendrán más y harán más para la propagación, que una asamblea de tres a cuatrocientas. Sin duda se dirá que los miembros de una sociedad que obrasen del modo que acabamos de manifestar no serían verdaderos espiritistas, puesto que el primer deber que impone la doctrina, es la caridad y la benevolencia. Esto es perfectamente justo; también aquellos que piensan de este modo son más bien espiritistas de nombre que de hecho; seguramente no pertenecen a la tercera categoría (véase número 28). ¿Pero quién dice que éstos sean ni siquiera espiritistas? Aquí se presenta una consideración que no deja de tener alguna gravedad.  
336. No olvidemos que el Espiritismo tiene enemigos interesados en contrarrestarle y que ven su buena marcha con despecho; los más peligrosos no son los que atacan abiertamente, sino los que trabajan en secreto; éstos con una mano lo acarician, y con otra lo destrozan. Estos seres mal intencionados se introducen por todas parte en donde puedan hacer mal; como saben que la unión es la fuerza, procuran destruirla poniendo la tea de la discordia. ¿Quién no pensará, pues, que aquellos que en las reuniones siembran turbación y cizaña no sean los agentes provocadores que procuran el desorden? Seguramente éstos no son ni verdaderos ni buenos espiritistas; nunca pueden hacer bien y pueden hacer mucho mal. Se comprende que tienen mucha más facilidad en insinuarse en las reuniones numerosas que en los pequeños grupos en los que todo el mundo se conoce; a favor de sordos manejos que pasan desapercibidos, siembran la duda, la desconfianza y la defección; bajo la apariencia de un hipócrita interés por la cosa, todo lo critican, forman conciliábulos y corrillos que muy pronto rompen la armonía del conjunto; esto es lo que ellos quieren. Con respecto a estas personas, acudir a los sentimientos de caridad y de fraternidad es como si se hablase a sordos voluntarios, porque su objeto es precisamente el destruir estos sentimientos, que son el más grande obstáculo para sus manejos. Este estado de cosas, fastidioso en todas las sociedades, lo es aun más en las sociedades espiritistas, porque si no conduce a un rompimiento, causa una preocupación incompatible con el recogimiento y la atención. 
337. Si la reunión, se dirá, está en mal camino, ¿los hombres sensatos y bien intencionados no tienen el derecho de la crítica, y deben dejar pasar el mal sin decir nada y aprobarlo con su silencio?Sin duda están en su derecho: además es un deber; pero si su intención es verdaderamente buena, admiten su parecer con prudencia y benevolencia, abiertamente y no ocultamente; si no se les secunda, se retiran; porque no se podría concebir que aquel que no tuviese una segunda intención, se obstinase en quedarse en una sociedad en la que se hicieran cosas que no le convinieran. Pueden, pues, establecerse en principio que cualquiera que en una reunión espiritista provocase el desorden o la desunión, ostensiblemente o bajo mano, por cualesquiera medios, o es un agente provocador, o al menos muy mal espiritista del que debe desembarazarse muy pronto; pero las mismas obligaciones que atan a todos los miembros a menudo son un obstáculo para ello; por esto conviene evitar las obligaciones indisolubles; los hombres de bien siempre está bastante obligados, los mal intencionados lo son siempre demasiado.
338. Además de las personas notoriamente malévolas que se entrometen en las reuniones, hay aquellos que por carácter, llevan tan turbación en sí mismos por todas partes en donde se encuentran: no se podía pues ser bastante circunspecto sobre los elementos nuevos que se introducen en ellas. Los más incómodos en este caso, no son los ignorantes en la materia, ni tampoco losque no creen: la convicción no se adquiere sino por la experiencia, y hay personas que quieren ilustrarse de buena fe. De los que uno debe guardarse es de las gentes que tienen un sistema preconcebido; de los incrédulos que dudan de todo, aun de la evidencia; de los orgullosos, que pretendiendo tener ellos solos la ciencia infusa, quieren imponer en todo su opinión y miran con desdén a cualquiera que no piense como ellos. No os dejéis seducir por su pretendido deseo de ilustrarse; hay más de uno que se incomodaría si se le forzara en convenir que se le engaña; guardaos sobre todo de esos peroradores insípidos que quieren ser siempre los últimos y de aquellos que sólo se complacen en la contradicción; los unos y los otros hacen perder el tiempo sin provecho para ellos mismos; los Espíritus no quieren palabras inútiles.
339. Vista la necesidad de evitar toda causa de turbación y de distracción, una sociedad espiritista que se organice debe llamar toda su atención sobre los medios propios para quitar a los promovedores de desórdenes los medios de incomodar y en dar la más grande facilidad para separarlos. Las reuniones pequeñas sólo tienen necesidad de un reglamento disciplinario muy sencillo para el orden de las sesiones; las sociedades regularmente constituidas exigen una organización más completa; la mejor será aquella cuyo mecanismo sea menos complicado; las unas y las otras encontrarán aquello que les será aplicable, o lo que creerán útil, en el reglamento de la Sociedad Parisiense de Estudios Espíritas, que damos más adelante.
340. Las sociedades, pequeñas o grandes, y todas las reuniones, cualquiera que sea su importancia, tienen que luchar contra otro escollo. Los promovedores de disturbios no sólo están en su seno, están también en el mundo invisible. De la misma manera que hay Espíritus protectores para las sociedades, las ciudades y los pueblos, los Espíritus malhechores se unen a los grupos lo mismo que a los individuos; primeramente atacan a los más débiles, a los más accesibles, de los cuales procuran hacer sus instrumentos, y poco a poco intentan invadir las masas; porque su alegría perversa están en razón del número de aquellos que tienen bajo su yugo. Todas las veces, pues, que en un grupo, una persona cae en un lazo, es preciso decir que hay un enemigo en el campo, un lobo en el redil, y que debe un prevenirse, porque es más que probable que multiplicará sus tentativas; si no se le corta el vuelo por una resistencia enérgica, la obsesión viene a ser entonces un mal contagioso que se manifiesta en los médiums por la perturbación de la mediumnidad, y en los otros por la hostilidad de sentimientos, la perversión del sentido moral y la turbación de la armonía. Como el más poderoso antídoto de este veneno es la caridad, tratan de sofocarla. Es preciso, pues, no esperar que el mal sea incurable para poner remedio, tampoco es menester esperar los primeros síntomas, es preciso saberlo precaver; para esto hay dos medios eficaces si se emplean bien: la oración de corazón y el estudio atento de las menores señales que revelan la presencia de los Espíritus mentirosos; el primero atrae a los buenos Espíritus que solo asisten con celo a los que les secundan por su confianza en Dios; el otro prueba a los Espíritus malos que tienen que habérselas con personas que ven bastante claro para que se dejen engañar. Si uno de los miembros sufre la influencia de la obsesión, todos los esfuerzos deben dirigirse, desde los primeros indicios, a abrirle los ojos por temor de que el mal se agrave, a fin de convencerle de que es engañado y con el deseo de secundar a los que quieren desembarazarle.
341. La influencia del centro es consecuencia de la naturaleza de los Espíritus y de su modo de acción sobre los seres vivientes; de esta influencia cada uno puede deducir las condiciones más favorables para una sociedad que aspira a conciliar a la simpatía de los buenos Espíritus, y a no obtener sino buenas comunicaciones separando las malas. Estas condiciones están todas en las disposiciones morales de los asistentes; se resumen en los puntos siguientes:Perfecta comunidad de miras y de sentimientos; Benevolencia recíproca entre todos los miembros; Ausencia de todo sentimiento contrario a la verdadera caridad cristiana; Deseo único de instruirse y mejorarse por la enseñanza de los buenos Espíritus y sacar provecho de sus consejos. Cualquiera que se persuada que los Espíritus superiores se manifiestan con el objeto de hacernos progresar y no para nuestro placer, comprenderá que deben retirarse de aquello que se limitan a admirar su estilo sin sacar de él ningún fruto, y no toman el atractivo de las sesiones, sino por el mayor o menor interés que les ofrecen según sus gustos particulares; Exclusión de todo lo que en las comunicaciones pedidas a los Espíritus, sólo tendrían un objeto de curiosidad; Recogimiento y silencio respetuosos durante la conversación con los Espíritus; Asociación de todos los asistentes, por el pensamiento, al llamamiento que se hace de los Espíritus que se evocan; Concurso de los médiums de la asamblea con ausencia de todo sentimiento de orgullo, de amor propio y de supremacia y por el único deseo de hacerse útiles. ¿Son tan difíciles de llenar estas condiciones que no se puedan encontrar? No lo creemos así; esperamos, por el contrario, que las reuniones verdaderamente formales, como las que existen ya en diferentes partes se multiplicarán, y no nos escondemos para decir que a ellos deberá el Espiritismo su más poderosa propagación; reuniendo a los hombres de bien y de conciencia, impondrán silencio a la crítica y cuanto más puras sean sus intenciones, más respetadas serán también de sus adversarios; cuando la burla ataca lo bueno, cesa de hacer reír: se vuelve despreciable. Entre las reuniones de este género un verdadero lazo simpático, una solidaridad mutua, se establecerá por la fuerza de las cosas y contribuirán al progreso general.
342. Sería un error el creer que las reuniones que se ocupan especialmente de manifestaciones físicas, estén fuera de este concierto fraternal, y que excluyen todo pensamiento formal; si no requieren condiciones tan rigurosas, tampoco se asiste a ellas impunemente cuando hay ligereza, y se engañaría cualquiera si creyera que el concurso de los asistentes sea absolutamente nulo; si tiene la prueba de lo contrario en el hecho de que a menudo las manifestaciones de este género, aun cuando sean provocados por excelentes médiums, no pueden producirse en ciertas reuniones. Hay, pues, también influencias contrarias para esto, y estas influencias sólo pueden estar en la divergencia o en la hostilidad de los sentimientos que paralizan los esfuerzos de los Espíritus. Las manifestaciones físicas, como hemos dicho, son de gran utilidad, abren un vasto campo al observador, porque es todo un orden de fenómenos insólitos que se desarrollan ante sus ojos, y cuyas consecuencias son incalculables. Una asamblea, puede, pues, ocuparse de ellos con miras muy formales, pero no podría conseguir su objeto, sea como estudio, sea como medio de convicción, si no se coloca en condiciones favorables; la primera de todas es, no la fe de los asistentes, sino su deseo de recibir la luz sin segunda intención, sin haber tomado el partido de rechazar la misma evidencia; la segunda es la restricción de su número para evitar la mezcla de elementos heterogéneos. Si las manifestaciones físicas son producidas en general por los Espíritus menos avanzados, no por esto tienen un objeto menos providencial, y los Espíritus buenos las favorecen todas las veces que pueden tener un resultado útil.Objetos de estudio  
343. Cuando evocamos a nuestros parientes y amigos, y a algunos personajes célebres para comparar sus opiniones de ultratumba con las que tenían cuando vivían, se halla uno embarazado para continuar la conversación sin que se caiga en las ligerezas y en las fruslerías. Muchas personas creen también, que El libro de los Espíritus ha agotado la serie de preguntas de moral y de filosofía; esto es un error; por esto puede ser útil indicar el manantial de donde pueden sacarse motivos de estudio, por decirlo así, ilimitados.
344. Si la evocación de los hombres ilustrados, de los Espíritus superiores, es eminentemente útil para la enseñanza que nos dan, la de los Espíritus vulgares no lo es menos, bien que sean incapaces de resolver las cuestiones de alta importancia; por su inferioridad se pintan ellos mismos, y cuanto menos es la distancia que nos separa, más relaciones encontramos con nuestra propia situación, sin contar que muchas veces nos ofrecen rasgos característicos de la más alta importancia, como lo hemos explicado antes, (número 281), hablando de la utilidad de las evocaciones particulares. Es, pues, una mina inagotable de observaciones solo tomando los hombres cuya vida presenta alguna particularidad con respecto al género de muerte, a la edad, a las buenas o malas cualidades, a su posición, feliz o infeliz sobre la tierra, a sus costumbres, al estado mental, etc. Con los Espíritus elevados, el cuadro de estudios se ensancha; además de las cuestiones psicológicas que tienen un límite, se les pueden proponer una multitud de problemas morales que se extienden hasta el infinito sobre todas las posiciones de la vida, sobre la conducta mejor que puede observarse sobre tal o cual circunstancia dada, sobre nuestros deberes recíprocos, etc. El valor de la instrucción que se recibe sobre algún asunto moral, histórico, filosófico, científico, depende enteramente del estado del Espíritu a quien se pregunta; a nosotros toca el juzgar. 
345. Además de las evocaciones propiamente dichas, los dictados espontáneos, ofrecen objetos de estudio hasta el infinito. Consisten en esperar el asunto que quieran tratar los Espíritus. Muchos médiums pueden en este caso trabajar simultáneamente. Alguna vez puede llamarse a un Espíritu determinado; lo más regular es esperar a los que quieran presentarse, y algunas veces vienen del modo más imprevisto. Estas comunicaciones pueden dar lugar en seguida a una multitud de cuestiones, cuyo tema se encuentra de este modo preparado. Deben ser comentadas con cuidado para estudiar todos los pensamientos que encierran y juzgar si llevan el sello de la verdad. Este examen hecho con severidad es, como hemos dicho, la mejor garantía contra la instrucción de los Espíritus mentirosos; con este motivo y también para la instrucción de todos, podrá darse conocimiento de las comunicaciones obtenidas fuera de la reunión. Hay en esto, como se ve, un manantial inagotable de elementos eminentemente formales e instructivos. 
346. Las ocupaciones de cada sesión pueden arreglarse del modo que sigue:

  • 1º Lectura de las comunicaciones espiritistas obtenidas en la última sesión, puestas en limpio. 

  • 2º Noticias diversas. – Correspondencia. – Lectura de las comunicaciones obtenidas fuera de las sesiones. – Relación de los hechos interesantes del Espiritismo. 

  • 3º Trabajos de estudio – Dictados espontáneos. – Cuestiones diversas y problemas morales propuestos a los Espíritus. –Evocaciones. 

  • 4º Conferencia – Examen crítico y analítico de las diversas comunicaciones. – Discusión sobre los diferentes puntos de la ciencia espiritista.

347. Los grupos que empiezan tienen que pararse muchas veces por falta de médiums. Los médiums son seguramente uno de los elementos esenciales de las reuniones espiritistas, pero no son elementos indispensables, y no se tendría razón en creer que en defecto de ellos nada haya que hacer. Sin duda aquellos que no se reúnen, sino con el objeto de hacer experimentos, no pueden hacerlo sin médiums, como los músicos en un concierto, sin instrumentos; pero aquellos que llevan la mira de un estudio formal tienen mil motivos de ocupación tan útiles y provechosos, como si pudiesen obrar con los mismos. Además las reuniones que tienen médiums pueden accidentalmente encontrarse sin ellos y sería enojoso que creyesen, en este caso, no tener que hacer otra cosa que retirarse. Los mismos Espíritus pueden, de tiempo en tiempo, dejarles en esta posición, con el fin de enseñarles a pasarse sin ellos. Diremos más; es necesario para aprovecharse de su enseñanza, consagrar algún tiempo en meditarla. Las sociedades científicas no siempre tienen los instrumentos de observación a la vista, y sin embargo encuentran objetos de discusión; en ausencia de poetas y oradores, las sociedades literarias, leen y comentan las obras de autores antiguos y modernos; las sociedades religiosas meditan sobre las Escrituras; las sociedades espiritistas deben hacer lo mismo, y sacarán un gran provecho para su adelantamiento, estableciendo conferencias en las cuales se lea y comente todo lo que pueda tener relación con el Espiritismo en pro o en contra. De esta discusión en la que cada uno lleva el tributo de sus reflexiones, brotan rayos de la luz que pasan desapercibidos en la lectura individual. Al lado de estas obras especiales, los periódicos abundan de hechos, relaciones, acontecimientos, rasgos de virtudes o vicios que suscitan grandes problemas morales, que sólo el Espiritismo puede resolver, y éste es también un medio de probar que tiene relación con todos los ramos del orden social. Aseguramos que una sociedad espiritista que organizase sus trabajos en este sentido, procurándose los materiales necesarios, no tendría bastante tiempo para las comunicaciones directas de los Espíritus; por lo que llamamos la atención sobre este punto de las reuniones verdaderamente formales, de aquellas que toman más empeño en instruirse que en buscar un pasatiempo. (Véase el núm. 207, capítulo de la “Formación de los médiums”). 
Rivalidad entre las sociedades
348. Las reuniones que se ocupan exclusivamente de comunicaciones inteligentes y las que se entregan al estudio de las manifestaciones físicas, tienen cada una su misión; ni las unas ni las otras estarían en el verdadero espíritu del Espiritismo si se mirasen con mal ojo, y la que lanzase piedras a la otra, probaría por esto solo la mala influencia que la domina; todas deben concurrir, aunque por caminos diferentes, al objeto común que es la investigación y la propagación de la verdad; su antagonismo, que sería un efecto de orgullo sobrexcitado, entregando armas a los detractores, sólo haría daño a la causa que pretenden defender.
349. Estas últimas reflexiones se aplican igualmente a todos los grupos que pudiesen diferir sobre algunos puntos de la doctrina. Como lo hemos dicho ya en el capítulo de las Contradicciones, estas divergencias se refieren, en la mayoría de los casos a los accesorios y muchas veces a simples palabras; habría, pues, puerilidad en formar opinión aparte, porque no se pensase exactamente del mismo modo. Sería aun peor que esto, si los diferentes grupos o sociedades de una misma población se mirasen con envidia. La envidia se comprende entre las gentes que se hacen competencia y pueden acarrearse un perjuicio material; pero cuando no hay especulación, la envidia puede ser una rivalidad mezquina de amor propio. Como en definitiva, no hay sociedad que pueda reunir en su seno a todos los adeptos, los que están animados por un verdadero deseo de propagar la verdad y cuyo objeto es únicamente moral, deben ver con placer multiplicarse las reuniones, y si hay en ellas competencia debe ser para ver quien hará más bien. Las que pretendieran estar en lo verdadero con exclusión de las otras deberían probarlo tomando por divisa el amor y la caridad; porque tal es el sello de todo verdadero espiritista. ¿Quieren prevalecerse de la superioridad de los Espíritus que les asisten? Que lo prueben por la superioridad de las enseñanzas que reciben, y por la aplicación que se hace de las mismas; este es un criterio infalible para distinguir a los que marchan por el mejor camino. Ciertos Espíritus más presuntuosos que lógicos, prueban algunas veces imponer sistemas extraños e impracticables a favor de nombres venerados de los que se amparan. El buen sentido hace muy pronto justicia a estas utopías, pero esperando, pueden sembrar la duda y la incertidumbre entre los adeptos; de aquí viene a menudo una causa de disentimiento momentáneo. Además delos medios que hemos dado para apreciarles, hay otro criterio que da la medida de su valor; es el número de partidarios que reclutan. La razón dice que el sistema que encuentra más eco en las masas, debe estar más cerca de la verdad que aquel que es rechazado por la mayoría y ve disminuir sus filas; así, pues, tened por cierto que los Espíritus que rehúsan la discusión de su enseñanza es porque comprenden su debilidad.
350. Si el Espiritismo debe, así como está anunciado, conducir a la transformación de la Humanidad, esto sólo será posible por el mejoramiento de las masas, y no llegará sino gradualmente y poco a poco por el de sus individuos. ¿Qué importa creer en la existencia de los Espíritus, si esta creencia no hace mejor, más benévolo, más indulgente para con sus semejantes, más humilde y más paciente en la adversidad? ¿Para qué le sirve al avaro el ser espiritista, si siempre es avaro; al orgulloso, si siempre está lleno de sí mismo; al envidioso, si siempre tiene celos? Todos los hombres podrían, pues, creer en las manifestaciones, y la Humanidad quedar estacionada pero no son estos los designios de Dios. Todas las sociedades espiritistas formales deben dirigirse hacia el objeto providencial agrupándose alrededor de ellas los que tienen unos mismos sentimientos; entonces habrá unión entre ellas, simpatía, fraternidad, y no un vano y pueril antagonismo de amor propio, de palabras más bien que de cosas; entonces serán fuertes y poderosos, porque se apoyarán sobre una base inalterable: el bien para todos; entonces serán respetadas e impondrán silencio al torpe sarcasmo, porque hablarán en nombre de la moral evangélica respetada por todos. Tal es el camino por el cual nos esforzamos en hacer entrar al Espiritismo. El estandarte que enarbolamos muy alto, es el del Espiritismo cristiano y humanitario y nos consideramos felices al ver reunirse a su alrededor tantos hombres en todos los puntos del globo, porque comprenden que aquí está el áncora de salvación,la salvaguardia del orden público, la señal de una era nueva para la Humanidad. Invitamos a todas las sociedades espiritistas a que concurran a esta grande obra; que de una a otra parte del mundo se tiendan la mano fraternal y confundirán el mal encerrándole en confusas redes.







Hemos mencionado anteriormente, que la Filosofía Espírita no es una religión, es una filosofía donde conceptos de nuestro diario vivir unidos con la información del bien común y la interrelación al mundo espiritual redunda en una dinámica que energiza y activa nuestro crecimiento espiritual.

Es muy agradable el comenzar reuniones pequeñas, y lograr desarrollar esa dinámica de grupo. Les daré a continuación algunas recomendaciones que sé; les será de mucha ayuda. Pero debo indicarles que los espíritus buenos y elevados que nos guían y nos acompañan les gusta la puntualidad. Si luego de tomar la decisión de comenzar reuniones una vez por semana y se determina que por ejemplo cada Miércoles a las 7:00 pm se reunirán por 1 hrs – 1hr ½, se debe cumplir con el compromiso. A menos que no se establezca de antemano que será un periodo de prueba, digamos un mes (4 reuniones), esto permitirá que los buenos espíritus de buena gana acepten unirse a estos esfuerzos, porque ante ellos existe un sentido de responsabilidad moral. Pues ya sabes que la moral es muy importante, y el solo hecho de fallar en esto tan simple, no le da la seriedad que se necesita. 





"FORMA TU GRUPO HOY"
“Soy Espírita”
Activando La Moral
Programa Radial

La Moral Adelanta El Espíritu
Invitación a formar tu Grupo de 
Estudio Espírita HOY
http://youtu.be/zRNt_Be4aUs






Algunos consejos para aquellos que sienten el reunirse en grupos pequeños en sus hogares para estudiar La Codificación Espirita:

1.A los Espíritus es muy importante cumplir con un horario que ustedes mismos establecen. Pues ellos contraen un compromiso serio de asistirlos y estar presente en cada reunión, para oir lo que se desarrolla.  Ellos no están con el propósito de que se les invoque, pues es una reunión educativa no es para invocar Espíritus, estarán ahí para que sea un ambiente en armonía conducente a la educacion de nuestra Filosofía Espírita. 
2.De surgir la situación que cuando se es tiempo de la reunión por una u otra razón no se presentan los invitados, entonces es un excelente momento de meditación para la persona que se quedo esperando.Es un momento hermoso, donde los espíritus buenos que están esperando junto a usted puedan compartir en armonía. En mi caso cuando esto sucede, me lleno de mucha paz y siento los mensajes de amor de ellos.
3.Estas deben ser reuniones de confraternización de un momento de felicidad de hablar sobre un tema común. Los problemas y las preocupaciones deben dejarse fuera de la reunión, pues lograrían desviar el tema de la educación que es el propósito de estas reuniones.
4.La reunión en si debe ser muy democrática, donde exista un ambiente cordial y que haya oportunidad a que todos puedan expresar sus experiencias, aunque por respecto a los demás del grupo, cada cual que desee expresarse, debe ser lo más conciso posible.
5.Aquellos que ya hayan tenido experiencias con los espíritus, deben ser los que al inicio ayuden a que el tiempo de la reunión sea de mucha armonía y orden.
6.Discusiones doctrinarias que levanten el ánimo o que tiendan a motivar discusiones o disensión, no es recomendable darle cabida, pues se abre una puerta a espíritus no moralizados hacer de las suyas, tratando de interrumpir. No se pretende que se motive al grupo a contender, nunca; y nunca se debe dar lugar a un ambiente tirante.
7.Si esto ocurriera, es a clara luz una muestra de que se debe trabajar en la armonía y en erradicar el orgullo o egoísmo de hacer la reunión como a algunas personas fuercen hacerlo. Todo debe fluir de una manera armoniosa. A la menor duda de que hacer; recomiendo volver a leer la codificación o preguntar a alguien de más alta ascendencia moral para orientación.
8.Recomiendo dar comienzo a las reuniones con una oración de protección siempre a Dios, y solicitar que Espíritus Buenos y Elevados sean parte de la reunión. En esta oración al inicio, deben requerir que los espíritus inferiores no deben interferir en esta reunión de carácter serio. Deben ser bien claros en que no se permiten ningún tipo de interrupción de algún espíritu gracioso o molestoso. Al mínimo momento que se perciban toques, ruidos o movimientos de objetos o sillas. El líder del grupo les requerirá que esta es una reunión seria y que no se permiten interrupciones de esa naturaleza, puesto que el propósito es la educación. No debe haber ningún temor en decirle a ese espíritu perturbador que no interrumpa.

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO
6. Oración. - (Al empezar la reunión).


- Rogamos al señor Dios omnipotente que nos envíe buenos espíritus para asistirnos, aleje a los que pudieren inducirnos en error, y que nos dé la luz necesaria para distinguir la verdad de la impostura. Separad también a los espíritus malévolos, encarnados o desencarnados, que intentaran poner la discordia entre nosotros y desviarnos de la caridad y amor al prójimo. Si alguno pretendiere introducirse aquí, haced que no encuentre acceso en ninguno de nosotros. Espíritus buenos que os dignáis venir a instruirnos, hacednos dóciles a vuestrosconsejos, y desviad de nosotros el egoísmo, el orgullo, la envidia y los celos; inspiradnos indulgencia y benevolencia para nuestros semejantes presentes y ausentes, amigos y enemigos; haced, en fin, que en los sentimientos de caridad, humildad y abnegación de que nos sintamos animados, reconozcamos vuestra saludable influencia. A los médiums a quienes encarguéis de transmitirnos vuestras enseñanzas, dadles la conciencia de la santidad del mandato que les ha sido confiado y de la gravedad del acto que van a cumplir, con el fin de que tengan el fervor y el recogimiento necesarios.

Si en esta reunión se encontrasen personas que fuesen atraídas por otro sentimiento que no sea el del bien, abridles los ojos a la luz, y que Dios les perdone si vienen con malas intenciones. Rogamos muy parcialmente al espíritu de N...  nuestro guía espiritual, que nos asista y vele sobre nosotros.


7. (Al fin de la reunión).


- Damos gracias a los buenos espíritus que han querido venir a comunicarse con nosotros; les rogamos que nos ayuden a poner en práctica las instrucciones que nos han dado, y que hagan que al salir de aquí, cada uno de nosotros se sienta fortificado en la práctica del bien y del amor del prójimo.  Deseamos igualmente que estas instrucciones sean provechosas a los espíritus que sufren, ignorantes o viciosos que hayan asistido a esta reunión, y sobre las cuales imploramos la misericordia de Dios.

Nota: No se les debe tratar mal, a los espíritus inferiores nunca se les debe tratar mal, aunque se les indica que no deben interrumpir la reunión  pero usted los invita a que también aprendan lo que se está discutiendo y aprendiendo. De esa manera comienza el proceso de moralización a estos espíritus errantes y sufrientes, pero se deben comportar con cordura. Ustedes siempre establecen las reglas. No se debe confundir el interferir o interrumpir la reunión con que esos espíritus en necesidad puedan oír el mensaje y la educación a la cual todos deben tener derecho. Recuerden que Kardec dijo : "Es a través de la educación, incluso más que por la instrucción que se transformará la humanidad". No tienen por qué tener ningún temor, porque no se está evocando ningún espíritu, pero si se cuela un charlatán o un duende que se cree gracioso, lo enfrentan y le exigen a que no es el momento apropiado y que no dan el permiso para ninguna interrupción. También le dicen que están en ascendencia Moral y protegidos por buenos espíritus y por el mismo Dios. Esto hará desistir a cualquier espíritu malo o impuro a interrumpir la reunión.
9.El libre albedrío de decidir qué o que no se permite es de los miembros del grupo. Si un muchachito se presenta ante ustedes a interrumpir la reunión y no se comporta bien, usted inmediatamente lo controla, y es lo mismo con los espíritus. Hay que educarlos, pues estamos rodeados de espíritus en todo lugar, esto es una realidad. Allan Kardec dijo: "Vosotros, los que negáis la existencia de los Espíritus, ¡Llenad, pues, el vacío que ellos ocupan! Y vosotros, los que de ellos reís, ¡atreveros, entonces a reír de las obras de Dios y de su omnipotencia!". Ningún espíritu bueno o puro crea ni interrupciones ni molestias. Nota: La oración de protección al principio nos ayuda mucho a este menester.
10.Estas reuniones son y deben ser de carácter educativo, cuando el grupo vaya madurando, entonces dedican reuniones separadas para tratar obsesiones.
11.Los temas deben ser variados y de acontecimientos actuales que es bueno analizarlos desde el punto de vista Espírita,
12.Se Puede y debe Magnetizar el agua por pases espiritas, y consumirla en algún momento de la reunión y luego lo hacen en sus casas todo el tiempo. (Pueden utilizar las técnicas que incluyo en mi blog para aprender cómo hacerlo)
13.Pueden ustedes mismos magnetizarse o permitir que alguien del grupo lo haga. Recomendable seria cada semana. Pueden ver mis vídeos para que sepan cómo hacerlo. No teman hacerlo, pues con estos pasos dados les acompañaran buenos espíritus pues se acercan por afinidad.
14.Dediquen al menos a 1 - 1 ½ horas en cada reunión. Y a la misma hora siempre, pues los Espíritus Buenos son muy puntuales y esperan cada cita con mucho esmero.Si han decido que una reunión se realice, es importante haber meditado y armonizado a esos propósitos para asegurarse que es lo correcto y es lo que todos desean hacer, pues si no se cumple con este compromiso, fallamos a la Moral, pues seriamos mentirosos y la mentira es un una condición inmoral.
15.Tengan un cuaderno y registren los presentes con día y hora, y todo lo que surja importante en la reunión lo anotan. No tiene que ser muy elaborado.
16.El tema del día puede o no ser relacionado a la lectura. Pero es importante que cada cual exprese sus experiencias espirituales durante la semana o días antes de la reunión en algún momento de la reunión. Para esto el líder del grupo indicara cuando será el momento de que cada cual se exprese.
17.El ambiente se notará ser uno de paz y armonía.
18.Sugiero que los que experimenten experiencias con espíritus buenos lo comuniquen al grupo, cuando la persona líder lo solicite. Poco a poco estos buenos espíritus irán dando mensajes hermosos al grupo. Experiencias con malos espíritus no ayudan al crecimiento, es mejor hablar de lo bueno y no darle preponderancia a lo malo, que todos sabemos hacen los espíritus impuros. No le de promoción a eso, pues es lo que esos malos espíritus mas desearían.
19.Dediquen una ½ hora al menos para la lectura de los libros de La Codificación Espirita.
20.Al concluir la reunión, permitan que un buen espíritu le comunique algún mensaje consolador. Para esto deberían ya haber estado desarrollando esta facultad Mediúmnica. Esto no es necesario hacerlo en la etapa inicial de las reuniones de grupo al principio, pero al cabo del tiempo puede ocurrir.
21.Pueden terminar la reunión indicando que si un espíritu impuro ha estado oyendo la reunión, que desean hayan aprendido algo nuevo que conduce al bien. Y los motivan a que se arrepientan de los errores cometidos para poder ascender. Cuando estén preparados, al final también pueden dar una oportunidad que cualquier espíritu sufriente se quiera comunicar, lo haga en ese momento y con mucha compasión lo escuchan por medio del médium del grupo.
22.Nuestra filosofía no es una religión, pero todos son bienvenidos a compartir de la educacion. La oración si es importante y es el modo correcto de invocar a espíritus buenos y hacerle peticiones a Dios. Recomiendo en esta parte, no unir nada religioso al proceso de la oración, pues no todos tienen las mismas convicciones religiosas. Para evitar conflictos recomiendo no unir dogmas, santos o vírgenes o ritos o cualquier actividad que los aleje de la educación espirita, para lo cual es el propósito de estas reuniones. Las personas que tienen sus convicciones religiosas, deben ser prudentes y no traer eso al grupo, pues el propósito es el de educarse en lo que debe ser de consecuencias morales, que es bien común o sea La Moral.
23.No deben haber rezos, solo conversaciones derivadas de lo que los libros de la codificación nos refieren. Creo que si se puede controlar lo que sean rasgos religiosos es lo más saludable al desarrollo del grupo.  Pues ningun rito o dogma religioso es acorde a nuestra Filosofía Espírita

Deben recordar que estas reuniones son mayormente de carácter educativo, pero naturalmente abalados por espíritus buenos y Espíritus Elevados en Moral, para evitar que malos espíritus interrumpan. Temas relacionados a lo que cada cual profesa en sus religiones, no vienen a aportar nada a la educación, puesto que puede interferir con los propósitos de aprender. Luego de algún tiempo en que se sientan bastantes conformes deben entonces hacer el grupo mas organizado, que puede incluir ser registrado en sus comunidades.  Recomiendo a que se comuniquen con organizaciones cuya misión es las consecuencias morales, y así poder seguir desarrollándose como grupo. 

No se debe descartar que espíritus inferiores o impuros, puedan estar presentes, aunque se haya realizado una oración de protección. Pero esta oración de protección es dedicada para prevenir interrupciones no autorizadas de estos espíritus. Lo ideal es que los Médiums que ya se hayan ido desarrollando y perciban estos espíritus en el entorno, deberá notificarlo al líder, para que se tomen cartas en el asunto. El líder deberá indicarle al espíritu que no le prohíben su presencia, pero no se le debe prohibir el que escuchen las instrucciones y la educación. Es una gran oportunidad para moralizar los espíritus. A fin de que tenga lugar su adelantamiento lo más pronto posible. El Libro de Lo Médiums tenemos una pregunta de Allan Kardec aborda este tema: 

CAPÍTULO XXI
INFLUENCIA DEL CENTRO

231. 1. ¿El centro en el cual se encuentra el médium, ejerce alguna influencia sobre las manifestaciones?

#4 de esta sección. ¿La entrada en las reuniones formales está prohibida a los Espíritus inferiores? 
No, algunas veces permanecen en ellas para aprovecharse de las enseñanzas que allí se dan; pero se callan como los atolondrados en las asambleas de los sabios. 

Por lo tanto de notarse la presencia de un espíritu inferior, luego de apercibirlo de que no se aceptan interrupciones en una reunión seria, se les debe decir que están invitados a que escuchen la clase de educación, lo cual les ayudará en su adelantamiento por medio del proceso de moralización, que no es otra cosa a groso modo de que comprendan su situación espiritual, y que su adelantamiento dependerá de su disposición al arrepentimiento, con esto activarán su adelantamiento espiritual.
Estas son solo recomendaciones, que no pretenden bajo ninguna circunstancias de una manera sacramental definir el orden de estas actividades de bien común. Mi propósito es solo ayudarles a su desarrollo de grupo y que su ascenso espiritual se active lo antes posible.


Deben considerar esto como una reunión social, y como algo que les facilite su educación espirita.

Si tiene sugerencias de cómo ayudar en estas actividades me lo dejan saber y así yo lo seguiré añadiendo a estas sugerencias.




Mi comentario final a este tema:

Muchos de los nuevos en La Filosofía Espírita, quisieran aprender más, y se encuentran imposibilitados de encontrar una Casa Espíritaaccesible a donde residen. Esta es una opción muy oportuna para motivarse a continuar creciendo en conocimientos de nuestra filosofía. De esta manera una vez a la semana pueden dedicar 1 hr al menos para aprender y educarse.  Estoy muy interesado que puedas continuar logrando obtener educación.

En combinación con mi pagina de Facebook de “Soy Espírita” y los artículos que publico en mi blog trato de ayudar a todos aquellos que están interesados en nuestra filosofía.  Además, con nuestro programa de Radio, les daré apoyo con educación de los Libros de la Codificación para motivar el estudio. Los programas que por ahora son grabados se dedicaran la primera ½ hora para ayudar a los grupos de estudio.  De esta manera incentivar a continuar estudiando.

Tal vez, la Programación Radial que los programas ya están grabados,no sea lo exhaustiva que debería ser en términos de que tu grupo solo dependa de lo que expongo, pues es necesario que interaccionen como un grupo normal de amigos con un propósito, en este caso la Educación Espírita una ayuda complementaria. Comenzare con el Libros de Los Espíritus, y pretendo discutir 2-3 capítulos por programa. Estos programas estarán también disponibles en mi blog en el siguiente enlace: Estudio Libro de los Espíritus.

Iremos caminando de la Mano, y creo que les ayudará a motivarse, pues esta filosofía de bien común es una muy dinámica, y requiere que nos mantengamos con nuestros oídos espirituales sintonizados a fin de lograr continuar con nuestro desarrollo de crecimiento espiritual.

No deben olvidarse que todo este proceso de educación, debe ir acompañado de la Transformación Moral, que hemos explicado y también añadido unos videos ilustrativos del tema.  Este proceso moralizador ha dado comienzo desde el momento que has decidido continuar en tu Educación Espírita mediante la formación de estos grupos de Estudio.  Muchos son retirados y se les hace muy fácil invitar algún familiar o amigo a participar de estos grupos de estudio.  

He publicado además para su beneficio las Técnicas de Pases Espiritas, donde magnetizas el agua, te puedes magnetizar tu mismo y también te ilustro como magnetizar a los otros miembros de tu grupo.  Estos recursos son muy apropiados para tu desarrollo espiritual. Los buenos espíritus estarán a tu lado para asirlos.

Espero me dejen saber si de algún modo les puedo ayudar más a este proceso de educación.

Libro de Los Espíritus
CAPÍTULO VII
6.- LEY DE SOCIEDAD
I.- Necesidad de la vida social
766. La vida social ¿es una cosa natural?
- Por cierto que sí. Dios ha hecho al hombre para vivir en sociedad. No en vano le ha concedido la palabra y todas las demás facultades necesarias a la vida de relación.

767. El aislamiento completo ¿es contrario a la ley natural?
- Sí, puesto que por instinto buscan los hombres la sociedad y deben todos colaborar en el progreso ayudándose mutuamente.

768. El hombre, al buscar la sociedad, ¿obedece tan sólo a un sentimiento personal, o hay en ese sentimiento un objetivo más general de la Providencia?
- El hombre debe progresar. Solo, no puede hacerlo, porque no posee todas las facultades. Necesita el contacto con los demás. En el aislamiento, se embrutece y se marchita.
Ningún ser humano tiene facultades completas. Mediante la unión social los hombres se complementan recíprocamente a fin de asegurarse su bienestar y progresar. De ahí que, por necesitarse los unos a los otros, estén hechos para vivir en sociedad y no aislados.

II.- Vida de aislamiento. – Voto de silencio
769. Se concibe que, como principio general, la vida en sociedad sea una cosa natural. Pero, como también están en la Naturaleza todos los gustos, ¿por qué habría de ser condenable el del aislamiento absoluto, si algunos hombres encuentran satisfacción en él?
- Satisfacción de egoístas. Hay asimismo individuos que se complacen en embriagarse. ¿Los apruebas? Dios no puede considerar grata una vida mediante la cual uno se condena a no ser útil a nadie.

770. ¿Qué pensar de los hombres que viven en absoluta reclusión con el objeto de sustraerse al contacto pernicioso del mundo?
- Doble egoísmo.

770 a. Pero, si ese enclaustramiento tiene por finalidad una expiación, al imponerse ellos una privación penosa, ¿no es meritorio su acto?
- Hacer mayor bien que el mal que se haya hecho, he ahí la mejor de las expiaciones. Con su aislamiento, al evitar un mal, incurre en otro, puesto que pone en olvido la ley de amor y caridad.

771. ¿Qué debemos pensar de aquellos otros que huyen del mundo para consagrarse al alivio de los desdichados?
- Ésos se elevan al rebajarse. Tienen el doble mérito de colocarse por encima de los placeres materiales y hacer el bien por medio del cumplimiento de la ley del trabajo.

771 a. Y ¿aquellos otros que buscan en el retiro del mundo la tranquilidad que exigen ciertos trabajos?
- Ese no es el enclaustramiento absoluto del egoísta. No se aíslan de la sociedad puesto que por ella trabajan.

772. ¿Qué pensar del voto de silencio que prescriben ciertas sectas, desde la más remota antigüedad?
- Preguntaos más bien si el don de la palabra está en la Naturaleza y por qué Dios lo ha concedido. Él condena el abuso y no el uso de las facultades que ha otorgado. Sin embargo, el silencio es útil. Porque en el silencio te recoges. Tu Espíritu se torna más libre y puede entonces entrar en comunión con nosotros. Pero el voto de silencio es una tontería. Sin duda alguna, los que conceptúan esas privaciones voluntarias como actos virtuosos tienen buena intención, pero se equivocan, porque no comprenden suficientemente las auténticas leyes de Dios.
El voto de silencio absoluto, así como el voto de aisla-miento, privan al hombre de las relaciones sociales, que pueden proporcionarle ocasiones de realizar el bien y cumplir la ley del progreso.

 III.- Lazos de familia

773. ¿Por qué entre los animales los padres y los hijos no se reconocen más cuando estos últimos no tienen ya necesidad de cuidados?

- Los animales llevan una existencia material y no una vida moral. La ternura de la madre para con sus pequeños tiene por principio el instinto de conservación de los seres que dio a luz. Cuando esos seres pueden bastarse a sí mismos la tarea de aquélla ya ha sido cumplida y la Naturaleza no le pide más. De ahí que los deje a fin de dedicarse a sus nuevas crías.

774. Hay personas que, del abandono que hacen de sus hijos los animales, deducen que en el hombre los lazos de familia son sólo un resultado de las costumbres sociales y no una ley natural. ¿Qué debemos pensar de esto?
- El hombre tiene un destino diferente al de los animales. ¿Por qué pretender siempre equiparar a aquél con éstos? En él hay algo más que necesidades físicas: existe la necesidad del progreso. Los vínculos sociales son necesarios al progreso y los lazos de familia estrechan esos vínculos sociales. He aquí por qué los lazos familiares constituyen una ley de la Naturaleza. Dios ha querido que los hombres aprendieran así a amarse como hermanos. (Ver párrafo 205).105



105 HERBERT SPENCER incluyó a la familia entre las instituciones que dan forma a la vida social. MARX y ENGELS, por su parte, la conceptuaron como el primer grupo histórico, la primera forma de interacción humana. AUGUSTO COMTE, como la célula básica de la sociedad, el embrión y modelo de ésta, de manera que la sociedad perfecta será aquella que funcione como una familia. Actualmente, la sociología de la familia y la psicología social, bien así como las mismas escuelas de psicología del individuo, reconocen la importancia básica de la familia. Lo propio acontece en los estudios de psicología educacional y de filosofía de la educación. JOHN DEWEY, en Democracia y educación, subraya la importancia del hogar en la organización social y en la preparación de la vida social. Según se advertirá, la afirmación de los Espíritus, de que “los lazos de familia estrechan los vínculos sociales”, es confirmada inclusive por los estudios materiales de la sociedad. [N. de J. H. Pires.]



4/15/14

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:
  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.
  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.
  • Oración Magnética Mental. (Grupales),
  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.
  • Educación Espirita.
Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folklóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.

Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.
Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.
REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN
  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
  • Obras Póstumas, Allan Kardec
  • Génesis – Allan Kardec
  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec

Frank Montañez
No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

NOTA Importante:
Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado.  Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.
Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:
Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com
Nombre del Artículo:
Fecha Publicado:
Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.




Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:



5 Libros de La Codificación Espírita escritos por Allan Kardec, son los siguientes
  • Los Espíritus – (18 abril 1857)
  • Los Médiums – (Enero 1861)
  • Evangelio Según El Espiritismo (Abril 1864)
  • Cielo y el Infierno (1° Agosto 1865)
  • Génesis (Enero 1868)
Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.

Audio Libros en Español GRATUITOS
Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación. 

¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.
________________________________________
NOTA ACLARATORIA:

Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec.  Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto.  Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:
  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html
  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html


No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet.  Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión.  Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.

Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.

Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago