viernes, 5 de julio de 2013

Esquizofrenia - Método para Curar esta Obsesión Subyugante de acuerdo al Espiritismo.

El Espiritísmo, tiene mucho que decir sobre la Llamada enfermedad “Esquizofrenia”, según la Ciencia, es un "Trastorno Mental" y en muchos casos se considera como “Locura”.  esta condición es catalogada como una Obsesión Subyugante, según el Espiritismo. 

Si estas bajo tratamiento medico con un régimen de medicamentos psiquiatricos, lee esta nota:

Nota Importante: 
No deje sus medicamentos de súbito, es muy perjudicial hacerlo, deberá seguir instrucciones de su médico. Es muy peligroso desengancharse de repente. No soy médico, No puedo intervenir en tu tratamiento médico, ni tus medicamentos. Pero la forma más segura de lograr tener éxito y retomar tu vida de un régimen de drogas psicotrópicas es lograr por tu propia voluntad el desengancharte. La Oración es un gran recurso y nos ha dado muy buenos resultados.
Este video es muy instructivo sobre la información disponible de los medicamentos psiquiátricos.
IMPORTANTE : Desengancharse de solo una droga, puede llevar meses, ver minuto 2:42:46 de este vídeo


En este vídeo se prueba que aun hoy no se sabe nada de la Esquizofrenia.



Veamos a continuación la información relacionada a este tema con temas contenidos en el Libro de Los Espíritus, El Libro de Los Espíritus y lo publicado en el Internet.

También incluyo un vídeo complementario que nos ayuda a tratar de presentar este tema de una manera coherente. Para un tema tan importante es menester que exponga todas las referencias de los Libro codificados que tienen que ver de un modo u otro con la Esquizofrenia según el Espiritismo.

Los profesionales de la salud que se interesen por lo que la Filosofía tiene que decir, aquí encontraran las referencias contenidas en la Codificación Espírita.  Los invito a considerar el Espiritismo que con mucho amor ayudamos y logramos la cura de casos de Anorexia y de Esquizofrenia todos los días, sin necesidad de fármacos psiquiátricos. 



La Ciencia no sabe que produce estas condiciones mentales que le llaman trastornos mentales, pero que el Espiritismo las llama OBSESIONES SUBYUGANTES. Tampoco la Ciencia por muy adelantada que este hoy día, puede curar estas condiciones de la Mente, pero el Espiritismo si logra rescatar a los afectados y más aún a sus familiares que sufren mucho por pacientes que solo los consideran locos y los invaden con medicamentos de por vida. Es tiempo de la compasión de la lógica y la razón. 

El Espiritismo tiene la Cura a estas condiciones de Obsesión desde hace más de 156 años, ¿Que esperas, tu que eres un profesional de la salud, para que hagas uso de tu juramento de Hipócrates, y mires la salud, en preponderancia a lo económico?.

Presento la descripción de como es definida la Obsesión, como se define la Locura, lo que dice WIKIPEDIA y finalmente los pasos sugeridos para tratar esta enfermedad sin necesidad de fármacos adictivos cuyos efectos secundarios pueden inducir al suicidio.

Todo lo que presento tiene una explicación espiritual, lo cual presenta una alternativa viable en contraposición a lo que la ciencia ofrece para el tratamiento de esta enfermedad.

La Voluntad del obsesado es esencia para lograr algún progreso en el tratamiento que podemos sugerir sin necesidad de fármacos.

Una obsesión es definida por nuestra Filosofía en los siguientes términos:

El Libro de Los Médiums, escrito por Allan Kardec y publicado en el 1861, indica lo siguiente:
_________________________________________________
Allan Kardec se encargó de dejar en claro la diferencia entre la locura patológica y la Obsesión Subyugante. En su libro ¿Qué es el Espiritismo?, lo estableció sin lugar a dudas.

“No debe confundirse la locura patológica, con la obsesión Subyugante". Ésta no procede de ninguna lesión cerebral, sino de la subyugación ejercida por los espíritus maléficos sobre ciertos individuos, y tiene, a veces, las apariencias de la locura propiamente dicha. Esta afección, que es muy frecuente, es independiente de la creencia en el Espiritismo y ha existido en todos los tiempos. En este caso, la medicina general es impotente y hasta nociva. El Espiritismo, haciendo conocer esta nueva causa de turbación en el estado del ser, ofrece, al mismo tiempo, el medio de curarla obrando no en el enfermo, sino en el Espíritu obsesor. Es el remedio y no la causa de la enfermedad.
 _________________________________________


70. Uno de los mayores escollos de la Mediúmnidad es la obsesión, es decir, el dominio que pueden ejercer ciertos espíritus sobre los médiums, imponiéndoseles con nombres apócrifos e impidiéndoles comunicar con otros espíritus. Es al mismo tiempo un escollo para el observador novicio e inexperto que, no conociendo los caracteres de este fenómeno, puede ser engañado por las apariencias, como el que, no sabiendo medicina, puede hacerse ilusiones sobre la causa y la naturaleza del mal. Si en este caso es inútil el estudio anticipado al observador, al médium le es indispensable, porque le proporciona medios de prevenir un inconveniente que podría tener para él consecuencias desagradables. Por esta razón no recomendaremos nunca bastante el estudio, antes de entregarse a la práctica. (El Libro de los Médiums, cap. XXIII.)

71. La obsesión presenta tres grados bien caracterizados: la obsesión simple, la fascinación y la subyugación. En la primera, el médium tiene conciencia perfecta de que no obtiene nada bueno; no se hace ilusión alguna sobre la naturaleza del Espíritu que se obstina en manifestársele y de quién desea deshacerse. Este caso no ofrece ninguna gravedad: es un sencillo contratiempo y el médium queda libre cesando de escribir momentáneamente. El Espíritu, cansado de que no se le oiga, acaba por retirarse. La fascinación obsesional es mucho más grave, porque el médium está completamente fascinado. El Espíritu que le domina se apodera de su confianza hasta paralizar su propio juicio respecto de las comunicaciones, y hasta hacerle encontrar sublime lo más absurdo. El carácter distintivo de este género de obsesión es el de provocar en el médium una excesiva susceptibilidad, haciéndole que no encuentre bueno, justo y verdadero, más que lo que él escribe, y rechazar, hasta tomar con desagrado, todo consejo u observación crítica. Le induce también a malquistarse con sus amigos antes de convenir en que es engañado, a concebir celos de los otros médiums, cuyas comunicaciones son juzgadas mejores que las suyas, a querer imponerse en las reuniones espiritistas, de las que se aleja cuando no puede dominar. Llega en fin a sufrir una dominación tal, que el Espíritu puede arrastrarle a las más ridículas y comprometedoras determinaciones.

72. Uno de los caracteres distintivos de los malos espíritus es el de imponerse; dan órdenes y quieren ser obedecidos. Los buenos no se imponen nunca: dan consejos, y si no se les escucha, se retiran. De esto resulta que la impresión de los malos espíritus es casi siempre penosa, fatiga y produce una especie de malestar; a menudo provoca una agitación febril, movimientos bruscos y desenfrenados; la de los buenos espíritus es, por el contrario, apacible, suave y produce un verdadero bienestar.

73. La subyugación obsesional, designada en otro tiempo con el nombre de posesión, es una coacción física producida siempre por espíritus de la peor especie y que puede hasta neutralizar el libre albedrío. Se limita, a menudo, a simples impresiones desagradables; pero provoca a veces movimientos desordenados; actos de insensatez, gritos y palabras incoherentes o injuriosas cuya ridiculez conoce de vez en cuando, aunque sin poder evitarlas, aquel que es víctima de semejante situación. Este estado difiere esencialmente de la locura patológica, con la cual se la confunde sin motivo, porque no presentan ninguna lesión orgánica, y siendo diferente la causa, los medios curativos deben ser otros. Aplicando gárgolas y tratamientos corporales, se logra hacer a menudo una verdadera locura de lo que era una causa moral.

74. En la locura propiamente dicha la causa del mal es interior. Es preciso, pues, procurar restablecer el organismo a su estado normal; en la subyugación la causa del mal es exterior, y es preciso librar al enfermo de un enemigo invisible, oponiéndole no remedios, sino una fuerza moral superior a la suya. La experiencia prueba que en semejante caso los exorcismos no han producido nunca ningún resultado satisfactorio, y que más bien han agravado que mejorado la situación. Indicando la verdadera causa del mal, sólo el Espiritismo puede dar los medios para combatirlos. Es preciso, en cierto modo, educar moralmente al espíritu obsesor, y por consejos sabiamente dirigidos se logra hacerle mejor y renunciar voluntariamente a atormentar al enfermo, quedando así libre el paciente. (El Libro de los Médiums, núm. 279.)

279. El ascendiente sobre los Espíritus inferiores sólo se ejerce a través de la superioridad moral. Los Espíritus perversos reconocen la autoridad de los hombres de bien. En cambio, contra quien sólo les opone la energía de la voluntad, que es una especie de fuerza bruta, los Espíritus perversos luchan y suelen ser los más fuertes. En cierta ocasión, alguien trataba de dominar a un Espíritu rebelde mediante la exclusiva acción de su voluntad, y recibió la siguiente respuesta: Déjame en paz con esos aires de fanfarrón, pues no vales más que yo. ¿Qué se diría de un ladrón que predicase moral a otro ladrón? Algunos se asombran de que el nombre de Dios, invocado contra los Espíritus malos, por lo general no produzca ningún efecto.

San Luis explicó la causa de ese hecho en la respuesta siguiente:
“El nombre de Dios sólo ejerce influencia sobre los Espíritus imperfectos cuando aquel que lo pronuncia puede valerse de ese nombre con autoridad, en función de las virtudes que posee. Cuando lo pronuncia alguien que no tiene ninguna superioridad moral, es una palabra como cualquier otra. Lo mismo sucede con las cosas sagradas, con las que se trata de dominar a esos Espíritus. El arma más poderosa se vuelve inofensiva en manos inexpertas o incapaces de manejarla.”

75. Ordinariamente la subyugación obsesional es individual; pero cuando una muchedumbre de malos espíritus se cierne sobre una población, puede tener un carácter epidémico. Un fenómeno de esta naturaleza tuvo lugar en tiempo de Cristo. Sólo una poderosa superioridad moral podía abatir aquellos seres malhechores, designados entonces con el nombre de demonios, y devolver la calma a sus víctimas. (1)

76. Un hecho importante, que debemos considerar, es que la obsesión es independiente de la Mediúmnidad, y que se la encuentra en todos los grados, principalmente en el último, en una multitud de individuos que nunca han oído hablar de Espiritismo. En efecto, habiendo existido en todo tiempo los espíritus, han debido ejercer en todo tiempo la misma influencia. La Mediúmnidad no es una causa, sino una manera de manifestarse aquélla, por lo cual puede decirse con certeza, que todo el médium obsesado ha debido sufrir de algún modo, y a menudo en los actos más vulgares de la vida, los resultados de esta influencia, y que sin la Mediúmnidad se traduciría por otros efectos atribuidos a menudo a esas enfermedades misteriosas, que resisten a todas las investigaciones de la medicina. Por la Mediúmnidad el Espíritu malhechor descubre su presencia; sin la Mediúmnidad es un enemigo oculto del que no se sospecha.

77. Los que no admiten nada fuera de la materia no pueden admitir causas ocultas; pero cuando la ciencia haya salido de la vía materialista, reconocerá en la acción del mundo invisible que nos rodea y en medio del cual vivimos, una potencia que reacciona tanto sobre las cosas físicas como sobre las morales. Este será un nuevo sendero abierto al progreso y la clave de una multitud de fenómenos mal comprendidos.

78. Como la obsesión no puede ser nunca producto de un buen Espíritu, es punto esencial el de saber conocer la naturaleza de los que se presentan. El médium no instruido puede ser engañado por las apariencias, mientras que el que está prevenido espía las señales menos sospechosas, y el Espíritu concluye por alejarse cuando ve que nada consigue. El conocimiento anticipado de los medios de distinguir los buenos de los malos espíritus es, pues, indispensable al médium que no quiere exponerse a ser cogido en el lazo. No lo es menos para el simple observador, que puede por este medio apreciar el valor de lo que ve u oye. (El Libro de los Médiums, cap. XXIV.)
1. Una epidemia semejante se cebó durante muchos años en un lugar de la Alta Saboya.

RESUMEN: En la locura propiamente dicha la causa del mal es interior. Es preciso, pues, procurar restablecer el organismo a su estado normal; en la subyugación la causa del mal es exterior, y es preciso librar al enfermo de un enemigo invisible, oponiéndole no remedios, sino una fuerza moral superior a la suya.

Nota de Frank:
“El mejor antidepresivo es hacer ejercicio, así que levántese de su silla y haga ejercicio que ese es el mejor antidepresivo. No cuesta nada, es saludable y no tiene efectos secundarios. Nos han engañado toda la vida, Has malgastado tu dinero, y hoy estas peor tomando pastillas anti depresivos. Mira lo que dice una profesional de la Salud, Doctora que trabajó por 15 años con la industria farmacéutica, exponiendo el fraude. No seas más una víctima. Haz ejercicio y cúrate tu mismo.”


 


Frank Te consulto:

·         Los amuletos...como la cruz de san benito ...la cruz de caravaca...la cruz orlada ....y el pentagrama... Es verdad que estos talismanes ahuyentan a los malos espíritus...es que con tu voluntad fuerte en dios y en uno más la magnetización esto se puede lograr alejar a estos espíritus.....Te consulto necesito levantar mi voluntad y creer fuerte en dios ...

Contestación de Frank:
Los amuletos, crucifijos o talalismanes, ahuyentan a los Buenos Espíritus, y atrae a los malos Espíritus.

“Los Espíritus Buenos no se acercan a los amuletos o ritos, pues ellos ya saben que esas actividades supersticiosas intervienen con el Libre Albedrio”


¿Estás adelantando tu Espíritu, hoy?, 2015 Educación y Adelanto Espiritual,  Soy Espírita





  CAPÍTULO XXIII
DE LA OBSESIÓN
Obsesión simple. – Fascinación. – Subyugación. –
Causas de la obsesión. – Medios de combatirla.

237. En el número de escollos que presenta la práctica del Espiritismo, es menester poner en primera línea la obsesión, es decir, el imperio que algunos Espíritus saben tomar sobre ciertas personas. Esta nunca tiene lugar sino por Espíritus inferiores que procuran dominar; los Espíritus buenos no hacen experimentar ninguna contrariedad; aconsejan, combaten las influencias de los malos, y si no se les escucha se retiran. Los malos, por el contrario, se unen a aquellos sobre los cuales pueden hacer presa; si llegan a tomar imperio sobre alguno, se identifican con su propio Espíritu y le conducen como a un verdadero niño. La obsesión presenta caracteres diversos que es muy necesario distinguir, y que resultan del grado de opresión y de la naturaleza de los efectos que produce. La palabra obsesión es de algún modo un término genérico por el cual se designa esta especie de fenómeno cuyas principales variedades son: la obsesión simple,
la fascinación y la subyugación.

238. La obsesión simple tiene lugar cuando un Espíritu malhechor engaña a un médium, se mezcla contra su voluntad en las comunicaciones que recibe, le impide comunicarse con otros Espíritus y sustituye a aquellos que se evocan. No se está obseso por el sólo hecho de ser engañado por un Espíritu mentiroso; el mejor médium está expuesto a esto, sobre todo al principio, cuando aun la falta la experiencia necesaria, de la misma manera que entre nosotros las gentes más honradas pueden ser engañadas por los tunantes. Se puede, pues, ser engañado sin estar obseso; la obsesión está en la tenacidad del Espíritu, del cual no se puede desembarazar. En la obsesión simple, el médium sabe muy bien que tiene que habérselas con un Espíritu mentiroso, y éste no se oculta, no disimula sus malas intenciones y su deseo de contrariar. El médium reconoce sin pena la artimaña, y como está preparado, rara vez es engañado. Esta especie de obsesión es simplemente desagradable, y no tiene otro inconveniente que el oponer un obstáculo a las comunicaciones que se quisieron tener con espíritus formales o con aquellos por quienes se tiene afección. Se pueden colocar en esta categoría los casos de obsesión física, es decir, la que consiste en las manifestaciones ruidosas y obstinadas de ciertos Espíritus que hacen oír espontáneamente golpes u otros ruidos. Nos remitimos sobre este fenómeno al capítulo de las “Manifestaciones físicas espontáneas”. (Núm. 82).


82.¿Es exacto expresar que los Espíritus son inmateriales?
- ¿Cómo se podría definir algo cuando se carece de términos de comparación, y con un lenguaje insuficiente? Un ciego de nacimiento ¿puede acaso definir la luz? “Inmaterial” no es la palabra. “Incorpóreo” sería más exacto, porque debes comprender bien que, siendo el Espíritu una creación, debe ser algo. Es una materia quintaesenciada, pero sin analogía para vosotros, y tan etérea que no puede se percibida por vuestros sentidos.
Decimos que los Espíritus son inmateriales porque su esencia difiere de cuanto conocemos con el nombre de materia. Un pueblo de ciegos no dispondría de términos para expresar la luz y sus efectos. El que es ciego de nacimiento cree tener todas las percepciones mediante el oído, el olfato, el gusto y el tacto. No comprende las ideas que le daría el sentido de que carece. Así también, en lo que concierne a la esencia de los seres suprahumanos, somos nosotros verdaderos ciegos. Sólo podemos definirlos mediante comparaciones siempre imperfectas, o esforzando nuestra imaginación. 34
34 Objeto de esta referencia son los Espíritus revestidos de su periespíritu. Sin el periespíritu nada tienen ellos de material, conforme vemos en la respuesta dada al parágrafo 79. [N. de J. H. Pires.]

239. La fascinación tiene consecuencias mucho más graves. Es una ilusión producida por la acción directa del Espíritu sobre el pensamiento del médium, y que de algún modo paraliza su juicio, con respecto a las comunicaciones. El médium fascinado no se cree engañado; el Espíritu tiene la maña de inspirarle una confianza ciega que le impide ver la superchería y comprender cuán absurdo es lo que escribe, aun cuando todo el mundo lo conozca; la ilusión puede ir hasta hacerle ver lo sublime en el lenguaje más ridículo. Se estaría en error si se creyera que este género de obsesión no puede alcanzar sino a personas sencillas, ignorantes y desprovistas de juicio; los hombres más discretos, más instruidos y más inteligentes bajo otros conceptos no están exentos de esto, lo que prueba que esta aberración es efecto de una causa extraña, de la que sufren la influencia. Ya hemos dicho que las consecuencias de la fascinación son mucho más graves; en efecto, a favor de esta ilusión que es el resultado, el Espíritu conduce aquel a quien ha logrado dominar como lo haría con un ciego, y puede hacerle aceptar las doctrinas más extravagantes y las teorías más falsas como si fuesen la única expresión de la verdad; aún más: puede excitarle a que haga acciones ridículas, de compromiso y aun perniciosas. Se comprende fácilmente toda la diferencia que hay entre la obsesión simple y la fascinación; se comprende también que los Espíritus que producen estos dos efectos deben diferir de carácter. En la primera, el Espíritu que se une a vosotros sólo es un ser importuno por su tenacidad, y se desea con impaciencia poderse desembarazar de él. En la segunda es otra cosa; para llegar a tales fines es necesario un Espíritu hábil, vivo y profundamente hipócrita, porque no puede chasquear y hacerse aceptar sino con ayuda de la máscara que sabe tomar y de un falso semblante de virtud; las grandes palabras de caridad, humildad y de amor de Dios son para él como credenciales; pero a través de todo esto deja penetrar las señales de inferioridad, que es necesario estar fascinado para no ver, teme también a todas las personas que ven demasiado claro; así es que su táctica es casi siempre la de inspirar a su intérprete el alejamiento de cualquiera que pudiera abrirle los ojos; por este motivo, evitando toda contradicción, siempre tiene la seguridad de tener razón.

Esquizofrenia puede ser clasificada como una Obsesión Subyugante

240. La subyugación es una restricción que paraliza la voluntad del que la sufre y le hace obrar a pesar suyo. En una palabra, es su verdadero yugo. La subyugación puede ser moral o corporal. En el primer caso, el subyugado es solicitado a tomar determinaciones muchas veces absurdas y comprometidas, que por una especie de ilusión las cree sensatas; es una especie de fascinación. En el segundo caso el Espíritu obra sobre los órganos materiales y provoca los movimientos involuntarios. Se traduce en el médium escribiendo por una necesidad incesante de escribir, aun en los momentos más inoportunos. Nosotros los hemos visto que, a falta de pluma o de lápiz, escribían con el dedo por todas partes en donde se encontraban, en las mismas calles, en las puertas y en las paredes. La subyugación corporal va algunas veces más lejos; puede conducir a los actos más ridículos. Hemos conocido a un hombre que no era joven ni hermoso, que bajo el imperio de una obsesión de esta naturaleza se veía obligado por una fuerza irresistible a ponerse de rodillas ante una joven, con la cual no había tenido ninguna intención y pedirla en matrimonio. Otras veces sentía en las espaldas y en las piernas una presión enérgica, que los forzaba contra su voluntad a pesar de la resistencia que hacía al ponerse de rodillas y besar el suelo en los parajes públicos y en presencia de la multitud. Este hombre pasaba por loco entre sus relaciones; pero nosotros nos hemos convencido de que no lo era, porque tenía el pleno convencimiento del ridículo, de lo que hacía contra su voluntad, por lo que sufría horriblemente.

241. En otro tiempo se daba el nombre de posesión al imperio ejercido por malos Espíritus, cuando su influencia llegaba hasta la aberración de las facultades. La posesión sería para nosotros sinónima de subyugación. Si no adoptamos este término es por dos razones: la primera porque implica la creencia de seres creados para el mal entregados perpetuamente a él, mientras que solo hay seres más o menos imperfectos y que todos pueden mejorarse. La segunda, porque implica igualmente la idea da la toma de posesión de un cuerpo por un Espíritu extraño, de una especie de cohabitación, mientras que sólo hay una sujeción, La palabra subyugación expresa perfectamente el pensamiento. De este modo para nosotros no hay poseídos en el sentido vulgar de la palabra: sólo hay obsesos, subyugados y fascinados.

242. La obsesión, como ya lo hemos dicho, es uno de los más grandes escollos de la Mediúmnidad; es también uno de los más frecuentes; así es que todos los cuidados serían pocos para combatirla, porque además de los inconvenientes personales que pueden resultar de esto, es un obstáculo absoluto para la bondad y la veracidad de las comunicaciones. La obsesión, en cualquier grado que esté, es siempre el efecto de una sujeción y esta sujeción, no pudiendo nunca ser ejercida por un Espíritu bueno, resulta de esto que toda comunicación dada por un médium obseso es de origen sospechoso y no merece ninguna confianza. Si alguna vez se encuentra algo bueno, es menester tomarlo y arrojar todo lo que es simplemente dudoso.

243. Se conoce la obsesión con los caracteres siguientes:
1.º Persistencia de un Espíritu en comunicarse contra la voluntad del médium, por la escritura, el oído, la typtología, etc., oponiéndose a que otros Espíritus puedan hacerlo.2.º Ilusión, que no obstante la inteligencia del médium, le impide reconocer la falsedad y la ridiculez de las comunicaciones que recibe.3.º Creencia en la infalibilidad y en la identidad absoluta de los Espíritus que se comunican y que, bajo nombres respetables y venerados, dicen cosas falsas o absurdas.4.º Confianza del médium en los elogios que hacen de él los Espíritus que se le comunican.5.º Propensión a separarse de las personas que pueden darle avisos útiles.6.º Tomar a mal la crítica con respecto a las comunicaciones que reciben.7.º Necesidad incesante e inoportuna de escribir.8.º Sujeción física dominando la voluntad de cualquiera y forzándole a obrar o a hablar a pesar suyo.9.º Ruidos y trastornos de cosas persistentes a su alrededor y de los que se es la causa o el objeto.
244. En presencia del peligro de la obsesión se dice uno que el ser médium será una cosa desagradable; ¿no es esta facultad la que la provoca, en una palabra, no es esto una prueba inconveniente de las comunicaciones espíritas? Nuestra contestación es fácil y rogamos que se medite con cuidado. No son los médiums ni los espiritistas los que han creado a los Espíritus, sino que los Espíritus son la causa de que haya espiritistas y médiums; no siendo los Espíritus otra cosa que las almas de los hombres, hay, pues, Espíritus desde que hay hombres, y por consiguiente han ejercido en todo tiempo su influencia saludable o perniciosa sobre la Humanidad. La facultad medíanímica solo es para ellos un medio para manifestarse; en defecto de esta facultad lo hacen de mil maneras distintas más o menos ocultas. Sería, pues, un error creer que los Espíritus ejercen su influencia sólo por las comunicaciones escritas o verbales; esta influencia es de todos los instantes, y aquellos que no se ocupan de los Espíritus que ni creen en ellos están expuestos como los otros y aún más porque no tienen contrapeso. La Mediúmnidad es para el Espíritu un medio de hacerse conocer; si es malo se hace siempre traición por hipócrita que sea; puede, pues, decirse, que la Mediúmnidad permite que se vea a su enemigo frente a frente si uno puede expresarlo así, y combatirle con sus propias armas; sin esta facultad obra en la oscuridad y al favor de su invisibilidad puede hacer, y hace en realidad, mucho mal. ¡A cuántos actos no está uno impulsado por su desgracia, y que se hubieron evitado si hubiese habido un medio de ilustrarse! Los incrédulos no creen decir tanta verdad cuando dicen de un hombre que se extravía con obstinación: “Un mal genio le empuja hacia la perdición”. De este modo el conocimiento del Espiritismo, lejos de dar imperio a los malos Espíritus, debe tener por resultado en un tiempo más o menos próximo, cuando se habrá propagado, el destruir este imperio dando a cada uno los medios de ponerse en guardia contra sus sugestiones, y el que sucumba a nadie podrá culpar sino sí mismo.

Regla general: cualquiera que tenga malas comunicaciones espiritistas, escritas o verbales, está bajo una mala influencia; esta influencia se ejerce sobre él, que escriba o deje escribir, es decir, que sea o no médium, que crea o no crea. La escritura da el medio de asegurarse de la naturaleza de los Espíritus que obran sobre él y de combatirles si son malos, lo que se hace aún con más éxito cuando viene a conocer el motivo que les hace obrar. Si es demasiado ciego para comprenderle, otros podrán hacerle abrir los ojos.

En resumen, el peligro no está en el mismo Espiritismo, puesto que puede, por el contrario, servir de comprobante y preservarnos del que corremos sin cesar, sin que los sepamos; está en la orgullosa propensión de ciertos médiums en creerse, con demasiada ligereza, los instrumentos exclusivos de Espíritus superiores, y en la especie de fascinación que no les permite comprender las tonterías de las que son los intérpretes. Aquellos mismos que no son médiums pueden dejarse engañar. Citemos una comparación. Un hombre tiene un enemigo secreto que no conoce y que esparce contra él, por bajo mano, la calumnia y todo lo que la más negra maldad puede inventar; ve perder su fortuna, alejarse sus amigos, turbada su felicidad interior, no pudiendo descubrir la mano que le hiere, no puede defenderse y sucumbe; pero viene un día que este enemigo secreto le escribe, y a pesar de su astucia se hace traición. He aquí, pues, a su enemigo descubierto y puede confundirle y remontarse. Tal es el papel de los malos Espíritus, que el Espiritismo nos da la posibilidad de conocer y descubrir.

245. Los motivos de la obsesión varían según el carácter del Espíritu; muchas veces es una venganza que ejerce sobre un individuo de quien ha tenido que quejarse durante su vida o en otra existencia; a menudo no tienen otra razón que el deseo de hacer mal; como sufre, quiere hacer sufrir a los demás; halla una especie de gozo en atormentarles, en vejarles; de este modo la impaciencia que se demuestra le excita, porque tal es su objeto, mientras que se le cansa por la paciencia; irritándose, demostrando despecho, se hace precisamente lo que él quiere. Estos Espíritus obran algunas veces por ira y por celos del bien; por esto dirigen sobre las gentes honradas sus intenciones maléficas. Uno de ellos se ha unido como una polilla a una honrada familia conocida nuestra, que por lo demás no tiene la satisfacción de tomarla por juguete; preguntando por el motivo que tenía para atacar a las buenas gentes, más bien que a los hombres malos como él, contestó: estos no me causan envidia. Otros están guiados por un sentimiento de maldad que les conduce a aprovecharse de la debilidad moral de ciertos individuos que saben que son incapaces de resistirles. Uno de estos últimos que subyugaba a un joven de inteligencia muy limitada, preguntando por los motivos de la elección, nos contestó: Tengo una necesidad muy grande de atormentar a alguno; una persona razonable me rechazaría; me arrimo a un idiota que no me opone ninguna virtud.

246. Hay Espíritus obsesores sin malicia, que son algo buenos, pero que tienen el orgullo del falso saber; tienen sus ideas y sus sistemas sobre la ciencia, la economía social, la moral, la religión, la filosofía; quieren hacer prevalecer su opinión y al efecto buscan médiums bastante crédulos para que les acepten con los ojos cerrados, a quienes fascinan para impedirles que puedan distinguir lo verdadero de lo falso. Estos son los más perjudiciales, porque los sofismas no les cuestan nada y de este modo pueden acreditar las utopías más ridículas; como conocen el prestigio de los grandes nombres no tienen ningún escrúpulo en servirse de aquellos ante los cuales uno se inclina con respeto, y tampoco retroceden por el sacrilegio de nombrarse Jesús, Virgen María o un santo venerado. Procuran deslumbrar por un lenguaje pomposo, más pretencioso que profundo, erizado de términos técnicos y adornado de grandes palabras de caridad y de moral: se guardarán de dar un mal consejo, porque saben bien que serían despedidos; además, los que son sus víctimas les defienden porfiadamente diciendo: ya veis que nada dicen de malo. Pero la moral no es para ellos sino un pase; es el menor de sus cuidados; lo que quieren ante todo es dominar e imponer sus ideas aunque estén desprovistas de razón.

247. Los Espíritus sistemáticos generalmente son bastante aficionados a escribir; por esto buscan los médiums que escriben con facilidad y de los que procuran hacerse instrumentos dóciles y sobre todo entusiastas, fascinándoles. Son casi siempre habladores, muy prolijos, procurando compensar la calidad por la cantidad. Se complacen en dictar a sus intérpretes escritos voluminosos e indigestos y a menudo poco inteligibles, que felizmente tienen por antídoto la imposibilidad material de ser leídos por las masas. Los Espíritus verdaderamente superiores son sobrios de palabras; escriben poco y dicen mucho; además esta prodigiosa fecundidad debe ser siempre sospechosa.

No podríamos ser bastante circunspectos cuando se trata de publicar estos escritos; las utopías y las excentricidades, de las que abundan mucho, y que chocan con el buen sentido, producen una molesta impresión sobre las personas novicias, dándoles una idea falsa del Espiritismo, sin contar que estas son armas de las cuales se sirven sus enemigos para ponerlo en ridículo. Entre estas publicaciones las hay que sin ser malas y sin dimanar de una obsesión pueden ser miradas como imprudentes, intempestivas o poco hábiles.

248. Acontece muchas veces que un médium solo puede comunicarse con un Espíritu, que se une a él y responde por aquellos que son llamados por su mediación. Esta no es siempre una obsesión, porque puede dimanar de una falta de flexibilidad del médium y de una afinidad especial de su parte por tal o cual Espíritu. No hay obsesión propiamente dicha sino cuando el Espíritu impone y aleja a los otros por su voluntad; lo que nunca es el hecho de un Espíritu bueno. Generalmente el Espíritu que se apodera del médium con la idea de dominarle, no sufre el examen crítico de sus comunicaciones; cuando ve que no son aceptadas y que se discuten, no se retira pero inspira al médium el pensamiento de aislarse y muchas veces se lo manda. Todo médium que se resiente de la crítica de las comunicaciones que recibe es el eco del Espíritu que le domina, y este Espíritu no puede ser bueno desde el momento que le inspira un pensamiento ilógico, el de rehusar su examen. El aislamiento del médium es siempre una cosa mala para él, porque no tiene ninguna comprobación para sus comunicaciones. No solamente debe cerciorarse por el aviso de un tercero, sino que le es necesario estudiar todas las clases de comunicaciones para compararlas; aislándose en las que obtiene, por muy buenas que les parezcan, se expone a hacerse ilusión sobre su valor sin contar que no puede conocerlo todo y que versan siempre, poco más o menos, sobre un mismo asunto. (Núm. 192; “Médiums exclusivos”).

249. Los medios de combatir la obsesión varían según el carácter que reviste. El peligro, realmente, no existe para todo médium que está bien convencido de que debe habérselas con un Espíritu mentiroso, como esto tiene lugar en la obsesión simple; para él no es más que una cosa desagradable. Pero por lo mismo que esto le es desagradable con tanta más razón el Espíritu se encarniza con él para vejarle. Dos cosas esenciales deben hacerse en este caso. Primero, probar al Espíritu que uno no es su juguete, y que le es imposible el engañarnos; segundo, gastar su paciencia, mostrándose más paciente que él; si está bien convencido que pierde el tiempo, concluirá por retirarse, como lo hacen los importunos cuando no se les escucha. Pero no siempre basta esto, y el proceso puede ser largo porque los hay que son tenaces, y para ellos los meses y los años son poca cosa. En tal caso el médium debe hacer una evocación ferviente a su buen ángel guardián, lo mismo que a los buenos Espíritus que le son simpáticos, y rogarles que le asistan. Con respecto al Espíritu obsesor, por malo que sea, es menester tratarle con severidad, pero con benevolencia, y vencerle con buenos procederes, rogando por él. Si realmente es perverso, se burlará al principio; pero moralizándole con perseverancia, finalizará por enmendarse: es la empresa de una conversión, tarea muy a menudo penosa, ingrata, aun repugnante, pero cuyo mérito está en la dificultad, y que si se cumple bien queda siempre la satisfacción de haber llenado un deber de caridad y muchas veces el haber conducido al buen camino a un alma perdida. Conviene igualmente interrumpir toda comunicación escrita desde el momento que se reconoce que viene de un Espíritu malo que no quiere entender la razón, a fin de no darle el placer de ser escuchado. Aun en ciertos casos puede ser útil el dejar de escribir por algún tiempo; cada uno debe conducirse según las circunstancias. Pero si el médium escribiente puede evitar estas conversaciones, absteniéndose de escribir, no sucede lo mismo con el médium auditivo que el Espíritu obsesor persigue algunas veces a cada momento con sus palabras groseras u obscenas, y que ni siquiera tiene el recurso de taparse los oídos. Por lo demás es menester reconocer que ciertas personas se divierten con el lenguaje trivial de esta clase de Espíritus, que animan y provocan, riéndose de sus necesidades en lugar de imponerles silencio y moralizarles. Nuestros consejos no pueden aprovechar a los que quieren perderse.

250. No hay, pues, peligro, sino fastidio, para todo médium que no se deja dominar, porque no puede ser engañado; todo lo contrario sucede en la fascinación, porque entonces el imperio que toma el Espíritu sobre aquel de quien se apodera no tiene límites. Lo único que puede hacerse con él es procurar convencerle porque está supeditado, y hacer que su obsesión venga a ser simple; pero esto no es siempre fácil, y algunas veces es imposible. El ascendiente del Espíritu puede ser tal que haga sordo al fascinado a toda clase de reflexiones y puede llegar hasta hacerle dudar, cuando el Espíritu comete alguna grosera herejía científica, si no se engaña la ciencia. Como lo hemos dicho ya, generalmente acoge muy mal los consejos; la crítica le fastidia, le irrita y le hace aborrecer a los que no toman parte en su admiración. Sospechar de su Espíritu es casi una profanación a sus ojos y esto es, precisamente, lo que quiere el Espíritu; porque lo que él desea es que doblen la rodilla ante su palabra. Uno de ellos ejercía una fascinación extraordinaria sobre una persona de nuestras relaciones; lo evocamos, y luego después de algunas farsas, viendo que no podía negar o disfrazar su identidad, concluyó por confesar que no era aquel cuyo nombre tomaba. Habiéndole preguntado por qué abusaba de esta persona, contestó estas palabras que pintan claramente el carácter de esta clase de Espíritus: Buscaba un hombre que pudiera conducir; lo he encontrado y me quedo con él. – Pero si se le hace ver claro os echará fuera. - ¡Esto lo veremos” Como no hay peor ciego que aquel que no quiere ver, cuando se reconoce la inutilidad de toda tentativa para abrir los ojos del fascinado, lo mejor es dejarle en sus ilusiones. No puede curarse un enfermo que se obstina en conservar su enfermedad y se complace en ella.

251. La subyugación corporal quita a menudo al obseso la energía necesaria para dominar al Espíritu malo; por esto es necesaria la intervención de una tercera persona, obrando sea por el magnetismo, sea por el imperio de su voluntad. En defecto del concurso del obseso, esta persona debe tomar el ascendiente sobre el Espíritu; pero como este ascendiente no puede ser sino moral, sólo es dado el ejercerlo a un ser moralmente superior al Espíritu, y su poder será tanto más grande cuanto mayor será su superioridad moral, porque impone al Espíritu que se ve forzado a inclinarse ante él; por esto Jesús tenía tan grande poder para sacar lo que entonces llamaban demonios, es decir, los malos Espíritus obsesores. Nosotros no podemos dar aquí sino consejos generales, porque no hay ningún proceder material, sobre todo ninguna fórmula, ni menos ninguna palabra sacramental que tenga el poder de echar a los Espíritu obsesores. Lo que le falta muchas veces al obseso, es una fuerza fluídica suficiente; en este caso la acción magnética de un buen magnetizador puede serle útil y servirle de ayuda. Por otra parte, siempre es bueno tomar por la mediación de un médium seguro, los consejos de un Espíritu superior o de su ángel de la guarda.

252. Las imperfecciones morales del obseso son, a menudo, un obstáculo para su libertad.
He aquí un ejemplo notable que puede servir de instrucción para todos: Hacía ya algunos años que varias hermanas eran víctimas de depredadores muy desagradables. Dispersados sin cesar sus vestidos por todos los rincones de la casa, hasta por el tejado, cortados, rotos y acribillados de agujeros, por más que tuviesen buen cuidado de encerrarlos bajo llave. Estas señoras, relegadas en una pequeña localidad de provincia, nunca habían oído hablar de Espiritismo. Naturalmente su primer pensamiento fue que eran el blanco de burlas de mal género; pero esta persistencia y las precauciones que tomaban les quitaron esta idea. Después de mucho tiempo, con motivo de algunas indicaciones, creyeron oportuno dirigirse a nosotros para conocer la causa de estas desgracias y los medios de remediarlas si era posible. La causa no era dudosa; el remedio era más difícil. El Espíritu que se manifestaba por actos semejantes era evidentemente malévolo. Se mostró en la evocación de una grande perversidad e inaccesible a todo buen sentimiento. La oración pareció, sin embargo, ejercer una influencia saludable; pero después de algún tiempo de descanso, el pillaje empezó de nuevo. Aquí está el consejo que con este motivo dio un Espíritu superior. Lo mejor que pueden hacer estas señoras es rogar a sus Espíritus protectores que no las abandonen; no tengo otro consejo mejor para darles; que examinen su conciencia para confesarse a sí mismas y ver si han practicado siempre el amor al prójimo y la caridad; no quiero decir la caridad que da y distribuye, sino la caridad de la lengua; porque desgraciadamente ellas no saben retener la suya, y no justifican, por su actos piadosos, el deseo que tienen de quedar libres del que les atormenta. Les gusta mucho decir mal del prójimo, y él Espíritu que les obsesa se venga, porque le hicieron padecer mucho cuando vivía. Que repasen su memoria y verán muy pronto con quién tienen que habérselas. Sin embargo, si consiguen mejorarse, sus ángeles guardianes se les acercarán, y su sola presencia bastará para echar fuera al Espíritu malo que se ha apoderado de una de ellas sobre todo, porque su ángel de la guarda ha tenido que alejarse en vista de los actos reprensibles o de los pensamientos malos. Lo que les falta son fervientes oraciones por los que sufren, y sobre todo la práctica de las virtudes impuestas por Dios a cada uno, según su condición. Sobre la observación que hicimos de que estas palabras nos parecían un poco severas, y que quizá sería necesario endulzarlas para transmitirlas, el Espíritu añadió: Yo debo decir lo que he dicho y del modo como lo digo, porque las personas en cuestión tienen la costumbre de creer que no hacen mal con la lengua, y hacen mucho. Por esto es menester impresionar su Espíritu de manera que sea para ellos una advertencia formal. De esto se desprende una enseñanza de una gran importancia, y es que las imperfecciones morales dan lugar a los Espíritus obsesores, y que el medio más seguro de desembarazarse de ellos es el atraer a los buenos por la práctica del bien. Los Espíritus buenos tienen, sin duda, más poder que los malos, y su voluntad basta para alejarlos; pero solo asisten a los que les secundan por los esfuerzos que hacen para mejorarse; de otro modo se alejan y dejan el campo libre a los Espíritus malos que vienen a ser de este modo, en ciertos casos, instrumentos de castigo, porque los buenos les dejan obrar con este fin.

253. Por lo demás, es menester guardarse de atribuir a la acción directa de los Espíritus todos los disgustos que pueden ocurrir; estos disgustos son, a menudo, la consecuencia de la incuria o de la imprevisión. Un labrador nos hizo escribir que hacía doce años era víctima de toda suerte de desgracias con respecto a su ganado; tan pronto se le morían las vacas como no daban leche; lo mismo le sucedía con los caballos, los carneros o los cerdos. Hizo muchos novenarios que no remediaron el mal, lo mismo que las misas que hizo celebrar, ni los exorcismos que hizo practicar. Entonces, según las preocupaciones de los campesinos, se persuadió que se había echado una maldición sobre sus animales. Creyéndonos, sin duda, dotados de un poder para conjurar, mayor que el del sacerdote de su lugar, nos consultó. Aquí está la contestación que obtuvimos: La mortalidad o las enfermedades de los ganados de este hombre provienen de que sus cuadras están infestadas y no las hace reparar porque esto cuesta dinero.

254. Terminaremos este capítulo con las respuestas dadas por los Espíritus a algunas preguntas, viniendo en apoyo de lo que hemos dicho.
1. ¿Por qué ciertos médiums no pueden desembarazarse de los Espíritus malos que se unen a ellos, y cómo los Espíritus buenos que evocan no son bastante poderosos para alejar a los otros y comunicarse directamente?
No es el poder el que falta al Espíritu bueno; muchas veces es el médium que no es bastante fuerte para secundarle; su naturaleza se presta mejor a ciertas relaciones; su fluido se identifica más bien con un Espíritu que con otro; esto es lo que da mucho imperio a los que quieren mortificar.
2. ¿Nos parece, sin embargo, que hay personas muy meritorias, de una moralidad irreprochable, y con todo se ven imposibilitadas de comunicarse con los Espíritus buenos?Esta es una prueba; ¿y quién os ha dicho que su corazón no esté manchado con un poco de mal, que el orgullo no domine un poco la apariencia de bondad? Estas pruebas, mostrando al obseso su debilidad, deben conducirle a la humildad. ¿Hay alguno sobre la Tierra que pueda llamarse perfecto?Habrá quien tenga todas las apariencias de la virtud, y aun puede tener muchos defectos ocultos, un antiguo germen de imperfección. Por ejemplo, vosotros decís de aquel que no hace mal y que esleal en sus relaciones sociales: es un hombre bueno y digno. ¿Pero sabéis vosotros si sus buenas cualidades están empañadas por el orgullo, si no hay en él un fondo de egoísmo, si es avaro, celoso,rencoroso, maldiciente y cien otras cosas que vosotros no apercibís, porque vuestras relaciones con él no os han puesto en este caso? El medio más poderoso para poder combatir la influencia de los Espíritus malos es el acercarse todo lo posible a la naturaleza de los buenos.
3. La obsesión que se opone a que un médium obtenga las comunicaciones que desea, ¿es siempre una señal de ser indigno por su parte?Yo no he dicho que esta fuese una señal de poca dignidad, sino que puede ponerse un obstáculo a ciertas comunicaciones; lo que debe procurar es quitar el obstáculo que está en él; sin esto, sus oraciones y sus súplicas nada hacen. No basta que un enfermo diga a su médico: Dadme la salud, yo quiero estar bueno; el médico no puede nada si el enfermo no hace lo que es necesario.
4. ¿La privación de comunicarse con ciertos Espíritus sería, acaso, una especie de castigo?En ciertos casos esto podría ser un verdadero castigo, así como la posibilidad de comunicarse con ellos es una recompensa que debéis esforzaros en merecer. (Véase “Pérdida y suspensión
de la Mediúmnidad”, número 220).
5. ¿Pueden combatirse las influencias de los Espíritus malos, moralizándoles?
Sí, esto es lo que no se hace y es lo que no debe olvidarse de hacer, porque a menudo es una tarea que se os ha dado y que vosotros debéis cumplir caritativa y religiosamente. Por sabios consejos puede excitarse al arrepentimiento y activar su adelantamiento.— ¿Cómo puede un hombre, con relación a esto, tener una influencia que no tienen los mismos Espíritus? Los Espíritus perversos se aproximan más bien a los hombres que procuran atormentar, que a los Espíritus, de los que se alejan todo lo posible. En este contacto con los humanos, cuando encuentran quien los moraliza, en un principio no le escuchan, se ríen; después, si se les sabe conducir, concluyen por dejarse conmover. Los Espíritus elevados no pueden hablarle sino en nombre de Dios, y esto les asusta. El hombre no tiene, ciertamente, más poder que los Espíritus superiores, pero su lenguaje se identifica mejor con su naturaleza, y viendo el ascendiente que puede ejercer en los Espíritus inferiores, comprende mejor la solidaridad que existe entre el Cielo y la Tierra. Por lo demás, el ascendiente que el hombre puede ejercer sobre los Espíritus está en razón de su superioridad moral. No domina a los Espíritus superiores, ni aun a aquellos que, sin ser superiores, son buenos o benévolos, pero puede dominar a los Espíritus que le son inferiores en moralidad. (Véase número 279).
279. ¿Todos los Espíritus pueden acercarse recíprocamente?
- Los buenos van a todas partes, y precisa que así sea para que puedan ejercer su influencia sobre los malos. Pero las regiones habitadas por los buenos están prohibidas para los Espíritus imper-fectos, a fin de que éstos no puedan llevar a ellas la perturbación de las malas pasiones. 
6. ¿La subyugación corporal, llevada hasta cierto grado, podría tener por consecuencia la locura?Sí, una especie de locura cuya causa no es conocida de la gente, pero que no tiene relación con la locura ordinaria. Entre los que se tienen por locos hay muchos que no son más que subyugados; les sería necesario un tratamiento moral, mientras que se les vuelve verdaderamente locos con los tratamientos corporales. Cuando los médicos conozcan bien el Espiritismo, sabrán hacer esta distinción y curarán más enfermos que con los baños de chorro (221).
221. ¿A un recuerdo retrospectivo debe el hombre, aun en estado salvaje, el sentimiento instintivo de la existencia de Dios y el presentimiento de la vida futura?
- Se trata de un recuerdo que ha conservado de lo que sabía como Espíritu antes de encarnar. Pero el orgullo sofoca a menudo ese sentimiento. 
7. ¿Qué debemos pensar de aquellos que, viendo algún peligro en el Espiritismo, creen que el medio de evitarlos es prohibir las comunicaciones espiritistas?Si pueden impedir a ciertas personas el comunicarse con los Espíritus, no pueden impedir las manifestaciones espontáneas, hechas a estas mismas personas, porque no pueden suprimir losEspíritus ni impedir su influencia oculta. Esto se parece a los niños que se tapan los ojos y creen que nadie les ve. Sería locura el querer suprimir una cosa que ofrece grandes ventajas, porquelos imprudentes pueden abusar; el medio de evitar estos inconvenientes, es al contrario, el hacer conocer el fondo de esta cosa.
Ya he tenido casos que se han mejorado, dejando la dependencia de drogas psiquiátricas y han vuelto a la realidad. Simplemente educando a las personas y logrando que su fuerza de voluntad haga que lo que para muchos no es posible, si es posible revertir los síntomas.

A continuación además, la descripción de como la ciencia considera a la Esquizofrenia, como una enfermedad mental o un trastorno mental.



      
La Esquizofrenia según WIKIPEDIA

La esquizofrenia (del griego clásico σχίζειν schizein ‘dividir, escindir, hendir, romper’ y φρήν phrēn, ‘entendimiento, razón, mente’) es un diagnóstico psiquiátrico en personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad.[1] La esquizofrenia causa además una mutación sostenida de varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social.Saltar a: navegación, búsqueda

Para otros usos de este término, véase Esquizofrenia (desambiguación)




.
Artículo destacado
Esquizofrenia

Autorretrato de un paciente con esquizofrenia, en el acto de su tratamiento.
Clasificación y recursos externos

El concepto de esquizofrenia comenzó históricamente con el término «demencia precoz» de Bénédict Morel a mediados del siglo XIX. En 1898 Emil Kraepelin delimitó dentro de la demencia precoz varios trastornos como la hebefrenia y la catatonia. Precisamente, debido a las múltiples combinaciones sintomáticas posibles, se ha sugerido que la esquizofrenia se trataría de varios trastornos y no de uno solo. Por esta razón, Eugen Bleuler prefirió utilizar el plural schizophrenias para referirse a esta patología cuando acuñó el nombre en 1908. A pesar de su etimología, la esquizofrenia no es lo mismo que el trastorno de identidad disociativo (o «trastorno de personalidad múltiple», o de «doble personalidad»), con el que ha sido frecuentemente confundida.[2] Actualmente, el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales distingue cinco variables o subtipos dentro de la esquizofrenia, mientras que la Organización Mundial de la Salud distingue siete subtipos. Por otro lado, existe una amplia variedad de modelos categoriales y dimensionales que tratan de abordar y explorar los síntomas de la esquizofrenia y su diagnóstico.[3] [4]
Los síntomas de la esquizofrenia suelen comenzar en adultos jóvenes y aproximadamente 0,4-0,6% de la población se ve afectada.[5] [6] Una persona con esquizofrenia, por lo general, muestra un lenguaje y pensamientos desorganizados, delirios, alucinaciones, trastornos afectivos y conducta inapropiada.[7] El diagnóstico se basa en las experiencias reportadas por el mismo paciente y el comportamiento observado por el examinador. No existen actualmente pruebas de laboratorio para el diagnóstico de la esquizofrenia y ninguno de los síntomas es patognomónico de esta condición, lo que dificulta el diagnóstico.

Algunos estudios sugieren que la genética, defectos durante el neurodesarrollo, el entorno durante la infancia o procesos psicológicos y sociales son factores importantes que pudiesen contribuir a la aparición de la esquizofrenia. Ciertos medicamentos y el uso recreativo de drogas parecen causar o empeorar los síntomas. La investigación psiquiátrica actual se centra en el papel de la neurobiología, pero no se ha encontrado ninguna causa orgánica.[8] Se ha notado un consistente aumento en la actividad de la dopamina en la vía mesolímbica del cerebro en las personas esquizofrénicas. Sin embargo, la dirección de la causalidad biológica continúa siendo una incógnita.

El tratamiento farmacológico de primera línea son los medicamentos antipsicóticos, que fundamentalmente actúan suprimiendo la actividad de la dopamina. Las dosis de los antipsicóticos empleados son generalmente más bajas que en las primeras décadas de su uso. La psicoterapia y la rehabilitación profesional y social también son importantes. En casos más graves, donde hay riesgo para el mismo paciente y para otros a su alrededor, puede ser indicada la hospitalización involuntaria, aunque la estadía hospitalaria es menos frecuente y por períodos más cortos que en tiempos pasados.[9] Por lo general, los trastornos de la cognición contribuyen a problemas persistentes de la conducta. Los pacientes esquizofrénicos suelen tener otros problemas de salud, incluyendo drogodependencia, depresión y trastorno de ansiedad,[10] así como problemas sociales como desempleo, pobreza y baja calidad de vida. La esperanza de vida de los pacientes con esquizofrenia es de 10 a 12 años menor que los individuos sin la enfermedad, por razón de los problemas de salud y una mayor frecuencia de suicidio.



El Libro de Los Espíritus tambien hace referencia sobre este tema :

INTERVENCIÓN DE LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO CORPORAL
I.- Penetración de nuestro pensamiento por los Espíritus, Libro de Los Espíritus.

456. ¿Ven los Espíritus lo que hacemos?
- Pueden verlo, puesto que sin cesar os halláis rodeados de ellos. Pero cada uno no ve más que las cosas en que concentra su atención, y no se ocupa de las que le son indiferentes.

457. ¿Pueden los Espíritus conocer nuestros más secretos pensamientos?
- Suelen conocer a menudo aquello que quisierais ocultaros a vosotros mismos, pues no pueden serles disimulados ni actos ni pensamientos.

457 a. Según esto, parecería más fácil esconder una cosa a una persona viviente que a esa misma persona después de su muerte…
- Por cierto que sí, y cuando os creéis vosotros bien ocultos, tenéis muchas veces a una multitud de Espíritus a vuestro lado, que están mirándoos.

458. ¿Qué piensan de nosotros los Espíritus que nos circundan y que nos observan?
- Depende. Los Espíritus traviesos se ríen de las pequeñas molestias que os producen y se burlan de vuestras impaciencias. Los Espíritus serios os tienen lástima por vuestras extravagancias e infortunios y tratan de ayudaros.

II.- Influencia oculta de los Espíritus sobre nuestros pensamientos y acciones

459. ¿Influyen los Espíritus sobre nuestros actos y pensamientos?
- A ese respecto su influjo es mayor de lo que creéis, porque son sobrada frecuencia son ellos los que os dirigen.

460. ¿Tenemos pensamientos que nos son propios y otros que se nos sugieren?
- Vuestra alma es un Espíritu que piensa. No ignoráis que muchos pensamientos os llegan a la vez sobre un mismo asunto, y a menudo muy contrarios los unos de los otros. Pues bien, lo hay siempre vuestros y nuestros. Es eso lo que os pone en la incertidumbre, porque tenéis en vosotros dos ideas que recíprocamente se combaten.

461. ¿De qué manera podemos distinguir los pensamientos propios de aquellos otros que nos son sugeridos?
- Cuando un pensamiento os es inspirado, viene a ser como una voz que os habla. Vuestros propios pensamientos son, por lo general, los que se os ocurren primero. Por lo demás, esa distinción no reviste para vosotros gran interés, y a menudo resulta útil no saberlo, ya que así el hombre obra con más libertad. Si se decide por el bien, lo hace de mejor gana. Si por el contrario, opta por el mal camino, mayor será su responsabilidad.

462. Los hombres de gran inteligencia y aun geniales, ¿toman siempre sus ideas de su propio acervo?
- En ocasiones las ideas les vienen de su propio Espíritu, pero con frecuencia también les son sugeridas por otros Espíritus que los juzgan capaces de comprenderlas y dignos de transmitirlas. Cuando en sí mismos no las encuentran, apelan a la inspiración: es esta una evocación que están haciendo sin sospecharlo.
Si fuese útil que pudiéramos distinguir con claridad nuestros propios pensamientos de aquellos otros que nos son inspirados, Dios nos hubiera proporcionado el medio para hacerlo, así como nos provee el de distinguir el día de la noche. Cuando una cosa permanece en la oscuridad es porque debe ser así para nuestro bien.

463. Se dice a veces que el primer impulso siempre es bueno. ¿Es esto exacto?
- Puede ser bueno o malo, conforme al grado de adelanto del Espíritu encarnado. Es siempre bueno en aquel que escucha las buenas impresiones.

464. ¿Cómo distinguir si un pensamiento que nos es sugerido procede de un Espíritu bueno o de uno malo?
- Estudiad el asunto. Los Espíritus buenos sólo aconsejan el bien. A vosotros cabe distinguir.

465. ¿Con qué propósitos los Espíritus imperfectos nos incitan al mal?
- Para haceros sufrir como ellos sufren.

465 a. ¿Atenúa esto sus padecimientos?
- No, pero lo hacen por envidia de ver a seres más dichosos.
465 b. ¿Qué clase de sufrimientos quieren que experimentemos?
- Los que resultan de ser de un orden inferior y alejado de Dios.

466. ¿Por qué permite Dios que algunos Espíritus nos empujen al mal?
- Los Espíritus imperfectos son instrumentos destinados a probar la fe y constancia de los hombres en el bien. Tú, puesto que eres Espíritu, debes progresar en la ciencia de lo infinito, de ahí que pases por las pruebas del mal para llegar al bien. Nuestra misión consiste en ponerte en el bueno camino, y cuando actúan sobre ti malas influencias es porque tú las llamas con el deseo del mal, por cuanto los Espíritus inferiores acuden a ayudarte en el mal cuando tienes la voluntad de cometerlo: sólo pueden secundarte en el mal cuanto tú así lo quieres. Si sientes inclinación por el crimen tendrás a tu lado una nube de Espíritus que fomentarán en ti ese pensamiento. Por habrá también a tu vera otros que tratarán de influir sobre ti para el bien, lo cual restablece el equilibrio y te deja dueño de escoger.
Así deja Dios librada a nuestra conciencia la elección de la ruta que debemos seguir, y la libertad de ceder a una u otra de las influencias opuestas que sobre nosotros se ejercen.
467. ¿Podemos liberarnos del influjo de aquellos Espíritus que incitan al mal?
- Sí, porque no se dedican sino a quienes los solicitan con sus deseos o los atraen con sus pensamientos.

468. Los Espíritus cuya influencia es rechazada por la voluntad del hombre ¿renuncian a sus tentativas?
- ¿Qué otra cosa quieres que hagan? Cuando no pueden obtener nada, ceden. Sin embargo, acechan el instante propicio, como hace el gato con el ratón.

469. ¿Por qué medio se puede neutralizar el influjo de los malos Espíritus?
- Realizando el bien, y poniendo en ello toda vuestra confianza en Dios, rechazaréis la influencia de los Espíritus inferiores y destruiréis el imperio que querrían tener sobre vosotros. Guardaos de prestar oídos a las sugestiones de aquellos Espíritus que despiertan en vosotros malos pensamientos, que fomentan la discordia entre los hombres y excitan en vosotros todas las pasiones viles. Desconfiad, sobre todo, de aquellos que halagan vuestro orgullo, porque os están tomando por vuestro lado débil. He ahí por qué Jesús os hace exclamar en la oración dominical: “Señor, no nos dejéis caer en tentación, mas líbranos del mal”.

470. Los Espíritus que tratan de inducirnos al mal y que de este modo ponen a prueba nuestra firmeza en el bien, ¿han recibido la misión de hacerlo? Y si es una misión la que están cumpliendo ¿les cabe la responsabilidad de ella?
- Ningún Espíritu recibe la misión de hacer el mal. Cuando lo acomete, es por su propia voluntad y, por tanto, sufre sus consecuencias. Dios puede permitirle que lo haga para probaros, pero no se lo ordena, y a vosotros toca rechazarlo.

471. Cuando experimentamos un sentimiento de angustia, de ansiedad indefinible, o de satisfacción interior sin causa conocida, ¿se debe esto únicamente a una disposición física?
- Casi siempre se trata de un efecto de comunicaciones que, sin saberlo, tenéis con los Espíritus, o que habéis mantenido con ellos durante el sueño.

472. Los Espíritus que quieren incitarnos al mal ¿lo hacen aprovechando las circunstancias en que nos hallamos, o a éstas pueden producirlas?

- Aprovechan las circunstancias existentes, pero a menudo también las provocan, empujándoos sin que lo sepáis hacia el objeto de vuestra codicia. Así por ejemplo, un hombre encuentra en su camino una suma de dinero. No creo que sean los Espíritus los que la han dejado en tal lugar, pero sí pueden inspirar al hombre la idea de ir hacia ese lado, y entonces ellos le sugieren que se apropie el dinero, en tanto otros Espíritus le están sugiriendo que lo devuelva a su legítimo dueño. Lo propio ocurre con todas las demás tentaciones.



Libro de Los Espiritus      
V.- Idiotismo, locura

371. ¿Es fundada la opinión según la cual los cretinos e idiotas59poseerían un alma de naturaleza inferior?
- No: tienen un alma humana, con frecuencia más inteligente de lo que pensáis, y que sufre por la insuficiencia de los medios que dispone para comunicarse, del mismo modo que el mudo padece por no poder hablar.

372. ¿Qué objeto se propuso la Providencia al crear seres desdichados, como los cretinos e idiotas?
- Son Espíritus en punición los que habitan cuerpos de idiotas. Esos Espíritus sufren por el constreñimiento que experimentan y la impotencia en que se hallan para manifestarse mediante órganos no desarrollados o defectuosos. El Libro de los Espíritus 200

372 a. Entonces ¿no es exacto afirmar que los órganos influyen sobre las facultades?
- No hemos dicho nunca que los órganos no influyeran. Antes bien, influyen en gran manera sobre la manifestación de las facultades, pero ellos no otorgan esas facultades: ahí radica la diferencia. Un buen músico con un instrumento mediocre no hará buena música, y esto no le impedirá ser un ejecutante virtuoso.
Es preciso distinguir el estado normal del patológico. En estado normal, lo moral supera el obstáculo que la materia le opone. Pero, casos hay en que la materia ofrece tal resistencia que las manifestaciones son impedidas o desnaturalizadas, como acontece en la idiotez y la locura. Éstos son los casos patológicos, y en semejante estado, no gozando el alma de toda su libertad, la ley humana misma la exime de la responsabilidad de sus actos.

373. ¿Qué valor puede tener la vida para seres que, como los idiotas y cretinos, no pudiendo hacer el bien ni el mal, se ven impedidos de progresar?

- Se trata de una expiación impuesta al abuso que se ha podido hacer de ciertas facultades. Es un período de purificación.

373 a. El cuerpo de un idiota ¿puede contener un Espíritu que haya animado a un hombre genial, en una existencia precedente?
- Sí. El genio se convierte a veces en una calamidad cuando de él se abusa.
No siempre la superioridad moral está en razón de la superioridad del intelecto, y los más grandes genios acaso tengan bastante que expiar. De ahí que muchas veces les corresponda una existencia inferior a la que vivieron antes, y que es causa de sufrimientos. Los obstáculos que el Espíritu encuentra para sus manifestaciones son para él como las cadenas que limitan los movimientos de un hombre vigoroso. Se puede decir que los cretinos e idiotas son defectuosos del cerebro, así como el cojo lo es de las piernas y el ciego de los ojos.

374. El idiota, en estado de Espíritu, ¿tiene conciencia de su estado mental?
- Sí, muy a menudo. Comprende que las cadenas que traban su vuelo son una prueba y una expiación.

375. En la locura ¿cuál es la situación del Espíritu?
- En estado de libertad, el Espíritu recibe directamente sus impresiones y ejerce asimismo de manera directa su acción sobre la materia. Pero, si se encuentra encarnado, se halla en condiciones del todo diferentes y en la necesidad de hacerlo sólo con ayuda de órganos especiales. Si una parte o el conjunto de tales órganos se ha alterado, su acción o sus impresiones, en lo que a dichos órganos concierne, se ven interrumpidas. Si pierde los ojos se vuelve ciego. Si se trata del oído, se torna sordo, etcétera. Ahora, figúrate que el órgano que preside los efectos de la inteligencia y de la voluntad sea parcial o enteramente afectado o modificado, y te será fácil comprender que, no teniendo ya el Espíritu a su servicio sino órganos incompletos o desnaturalizados, de ello debe resultar una perturbación de la que el Espíritu –para consigo mismo y en su fuero interno- tiene perfecta conciencia, pero cuyo curso no es dueño de detener.

375 a. Entonces ¿es siempre el cuerpo y no el Espíritu el que está desorganizado?
- En efecto, pero no hay que perder de vista que, así como el Espíritu obra sobre la materia, ésta reacciona sobre él en cierta medida, y el Espíritu puede encontrarse momentáneamente impresionado por la alteración de los órganos por los cuales manifiesta y recibe sus impresiones. Puede acontecer que a la larga, cuando la locura haya durado mucho tiempo, la repetición de los mismos actos termine por ejercer sobre el Espíritu una influencia de la que no es liberado sino después de haberse separado por completo de toda impresión material.

376. ¿A qué se debe que la demencia arrastre a veces al suicidio?
- El Espíritu sufre por el constreñimiento que experimenta y la impotencia en que está de manifestarse libremente, de ahí que busque en la muerte un medio de romper sus ataduras.

377. El Espíritu del alienado ¿se resiente, después de la muerte, del desarreglo de sus facultades?
- Puede resentirse de ello por algún tiempo después de la muerte, hasta que esté completamente desprendido de la materia, como el hombre que despierta experimenta por un rato la perturbación en que el sueño lo ha sumergido.

378. ¿Cómo puede la alteración del cerebro reaccionar sobre el Espíritu después de la muerte?
- Es un recuerdo. Un peso oprime al Espíritu, y como no ha tenido conocimiento de cuanto ha ocurrido durante su demencia, siempre necesita cierto tiempo para volver a ponerse al corriente de la situación. De ahí que, cuanto más haya durado su locura en vida, más durará su molestia, el constreñimiento después de la muerte. El Espíritu desprendido del cuerpo sigue sintiendo durante algún tiempo la impresión de sus ligaduras.



      ¿Cómo lograr vencer este Flagelo, llamado “Obsesión Subyugante” por el Espiritismo y “Esquizofrenia”, por la ciencia?  Otros ejemplo lo son la “Anorexia Nerviosa” como algunos ejemplos de Obsesiones Subyugantes.


Ahora bien, terminamos la discusión de este tema, con un resumen que nos
Conduce a la Cura de una Obsesión. Si; es posible lograr la cura pero es en esencia y requerido de la “Voluntad” del obsesado, pues el Libre Albedrío tambien aplica aquí.  Somos responsables de nuestras acciones y decisiones, y esto ya ha sido determinado como una Ley Universal que se llama Libre Albedrío

No se puede pretender que en situaciones donde utilizar la "Voluntad" no impere el Libre Albedrío, primeropues precisamente para eso hemos encarnado, para expiar y reparar las faltas cometidas en del pasado. Una Obsesión Espiritual en este caso una Obsesión Subyugante, debe ser vencida haciendo que con la voluntad un espiritu imperfecto que quiere tener imperio, se le impida seguir interviniendo en la mente. y para lograr ese objetivo, debe de considerar lo siguiente:
1.   La "VOLUNTAD" Es necesario la voluntad para Lograr el RECHAZAR LAS VOCES EN LA MENTE CON SEVERIDAD: Luego de haber orado a Dios para permiso como te expreso a continuación, el uso apropiado de la Voluntad logrará que se pueda retomar el control de tu vida. Si no se tiene la voluntad para enfrentar este problema obsesivo, entonces es muy difícil lograr erradicar esas voces de la mente. Dos cosas esenciales deben hacerse en este caso. Primero, probar al Espíritu que uno no es su juguete, y que le es imposible el engañarnos; segundo, gastar su paciencia, mostrándose más paciente que él; si está bien convencido que pierde el tiempo, concluirá por retirarse, como lo hacen los importunos cuando no se les escucha. Pero no siempre basta esto, y el proceso puede ser largo porque los hay que son tenaces, y para ellos los meses y los años son poca cosa. En tal caso el médium debe hacer una evocación ferviente a su buen Espíritu Protector, lo mismo que a los Buenos Espíritus que le son simpáticos, y rogarles que le asistan.
2.   La “Oración” – Es muy importante, la oración en este procedimiento. Sugiero la siguiente oración de fé:
Primero pedir Permiso a DIOS para que asigne buenos Espíritus para que acudan en ayuda:
"AMADO DIOS, EN ESTE MOMENTO ACUDO A TU PRESENCIA CON FE Y CON HUMILDAD, TE PIDO A QUE DES TU PERMISO A QUE BUENOS Espíritus COMISIONADOS POR TI, SE ACERQUEN A MÍ, Y DERRAMEN DE SUS “BUENOS FLUIDOS” PARA LOGRAR FORTALECER MI VOLUNTAD Y ASÍ DECIRLE AL ESPÍRITU OBSESOR QUE NO PUEDE ENTRAR EN MI MENTE CON VOCES QUE YO NO HE AUTORIZADO.

TE PIDO QUE ESOS FLUIDOS DONADOS POR BUENOS Espíritus, ME ALIVIEN MI INTERIOR Y NO PERMITAN QUE ESTE ESPÍRITU TOME CONTROL DE MIS FACULTADES NI ME MOLESTE “NUNCA MAS”,

ADEMÁS QUE ESTOS FLUIDOS ME PROTEJAN Y ME DEN BUENAS INSINUACIONES EN MI MENTE Y QUE NO PERMITAN QUE LAS VOCES QUE TRATAN DE TENER IMPERIO EN MI, PUEDAN ENTRAR EN MI INTERIOR.
TE PIDO ESTO CON TODA CERTEZA DE QUE TU HAS DADO TU PERMISO PARA QUE ASÍ SEA”.
        Segundo, ahora me dispongo a exigirle al Espíritu Obsesor que no tiene permiso de invadir la mente con voces no autorizadas.
"NO ACEPTO QUE TRATES DE ENTRAR EN MI MENTE, NO TIENES MI PERMISO,TE EXIJO QUE NO ENTRES NUNCA MAS, TENGO VOLUNTAD Y LIBRE ALBEDRÍO  Espíritus BUENOS Y COMISIONADOS POR DIOS ESTÁN A MI LADO EN TODO MOMENTO, TENGO LIBRE ALBEDRÍO Y TENGO MAS MÉRITOS MORALES QUE TU, ASÍ QUE SAL FUERA, NO SOY TU JUGUETE ".
TENGO MÁS MÉRITOS MORALES QUE TU Y ESO HACE QUE SEA SUPERIOR A TÍ.

ADEMÁS, TENGO EL PERMISO DE DIOS Y BUENOS Espíritus YA ESTÁN A MI LADO ASIGNADOS CON EL PERMISO DE DIOS PARA EVITAR QUE TU PUEDAS INTRODUCIR CUALQUIER MAL PENSAMIENTO EN MI MENTE.

TENGO LIBRE ALBEDRÍO PARA DECIDIR QUE VIENE A MI MENTE Y QUE NO. NO TIENES MI PERMISO PARA TRAER PENSAMIENTOS NO SOLICITADOS, POR LO TANTO TE EXIJO QUE TE VAYAS Y NO REGRESES NUNCA MÁS”.
3.   La Educación: es muy importante tanto para el obsesado como al Espíritu Obsesor. Esto se logra leyendo los libros codificados. Se recomienda leer EL Libro de Los Espíritus, en audio es una buena opción,  lo obtienes gratuito en el siguiente enlace (Descarga este libro en Audio, así es más fácil), esto ayudará a comprender a los Espíritus y poder clasificarlos en buenos y malos, además mientras se escucha el audio narrando el libro, ambos, el obsesor y el obsesado se educan. El Espíritu obsesor deberá ser educado para que logre desistir de seguir obsesando. 
Sugiero que se lea todos los días el Libro de el Evangelio Según El Espiritísmo. Se deberá leer por temas, no simplemente abrir el libro en cualquier página, sino escoger temas y leerlos, si posible en voz alta a fin de que el Espíritu Obsesor se comience a educar.  Esto es muy importante en este proceso. Si prefieres lo haces con el Libro en Audio, así es más fácil. El siguiente enlace te lleva a descargar el Libro en Audio del Evangelio Según El Espiritismo.
4.   La Moralización:  Es de suma importancia en este proceso:  Esto significa un cambio de comportamiento hacia el Bien Común.  Jesús nos indicó que:

“NO LE HAGAS ANADIE LO QUE NO TE GUSTARÍA TE HAGAN A TÍ”.

Hacer lo que recomendó Jesús conduce a un cambio en comportamiento hacia el Bien Común.  Es muy sencillo comenzar a moralizarte. Se hace tratando de ser mejor hoy de lo que fuisteis ayer. Al cabo de unos días se habrá logrado ser mejor ser humano. Si antes mentías, ahora no lo haces, si antes cualquier cosa te daba ira, ahora tratas de controlar eso. Deja atrás los orgullos y las envidias. Ve la vida diferente, fuera de materialismos. No codicies lo que otro tiene, ama al que no te ama, perdona al que te hace mal. Este modo de ver la vida, en unos pocos días te dará los Meritos Morales necesarios para estar sobre cualquier espíritu en términos Morales. Lograrás tener más control de tu vida y serás feliz haciendo el bien a los demás.  El Espíritu obsesor, no puede imponerse sobre el bien. Se debe ser paciente, pero así se estará en el proceso de  moralización.

5.   El Magnetismo : Los Pases Magnéticos son un gran recurso para ayudarte a vencer a ese Espíritu Obsesor. Recomiendo que se asista a una Casa Espírita, que sus actividades sean de carácter o de consecuencias morales. Donde se enseñen los libros codificados por Allan Kardec. No asistas a ningún lugar que te cobre dinero por sus servicios, que realicen cualquier tipo de ritual, o que realicen hechicerías, brujerías o adivinaciones del futuro. No me refiero a esas Casas Espiritas. En esos lugares no están los buenos Espíritus.En las Casas Espiritas de consecuencias morales allí encontrarás a Médiums Serios de Méritos o ascendencias Morales que pueden ayudar a desprender al espíritu obsesor. Ahí te pueden aplicar los Pases Magnéticos.
Si no logras ubicar una Casa Espírita, tú mismo puedes aplicarte “Pases Magnéticos”. El siguiente enlace te ayuda a que realices “Pase” tú mismo. Puedes aplicarte Pases Magnéticos una vez por semana. También sugiero que toda el agua que consumas sea agua fluidificada o Magnetizada que tú mismo puedes magnetizar. Sigue el siguiente enlace para tu ayuda. (Pases Magnéticos)
6.   Conocer el Espíritu Protector : Es muy recomendable conocer el Espíritu protector. Cada cual tiene un Espíritu asignado desde su nacimiento. Puedes ir por los pasos para conocer tu Espíritu Protector, siguiendo los enlaces a continuación. El siguiente enlace te ilustra cómo lograr conocer al Espíritu Protector.
Siguiendo estos sencillos pasos con fe y amor, te aseguro que podrás mejorarte.  Te puedes comunicar con los grupos en paginas comunitarias de “Soy Espírita”, así te asistimos con la Oración Magnética Mental de la semana. Te incluimos en los pedidos de oración y eso también te ayudará.
Pero no siempre basta esto, y el proceso puede ser largo porque los hay que son tenaces, y para ellos los meses y los años son poca cosa. En tal caso el médium debe hacer una evocación ferviente a su buen ángel guardián, lo mismo que a los buenos Espíritus que le son simpáticos, y rogarles que le asistan.

      Comparto ademas en este articulo una Psicografía para un Llamado al Estudio Científico de la Obsesión Subyugante y el Sonámbulismo

Psicografía dictada a Frank Montañez el 31 agosto 2012, a las 2:25 am Indiana, Estados Unidos, con Texto Perfumado

La siguiente Psicografía me fue dictada esta madrugada en mi casa en Estados Unidos.  No pude resistir la emoción de la visita espiritual de Espíritus Superiores que llenaron mi espacio y su presencia me llenó de mucha felicidad que causaron innumerables lagrimas de felicidad. La comparto con ustedes en mi muro y en las páginas que publico. Si sientes que este mensaje profundo a un llamado a que profesionales de la Salud den un paso adelante y se dispongan a estudiar y a divulgar por medio de la Educación, estudios en áreas de la Anorexia Nerviosa para progresar y erradicar los Espíritus imperfectos en el campo de Obsesión Subyugante y en el Sonambulismo que expone el comportamiento del Alma

Este esfuerzo es para dominio público, no necesita pedirme permiso para publicarlo en su Muro. Recomiendo que si decides publicarlo en tu muro, copies también esta nota introductoria para que se entiendan los propósitos. Me alegra saber que contribuyes junto a mí a la Divulgación Espírita a la Humanidad.

      El siguiente Vídeo Complementario expresa el contenido de la Psicografia y por su puesto la opinión que vierto al respecto.



Llamado al Estudio Científico de la Obsesión Subyugante y el Sonámbulismo


      
                Es tiempo que los profesionales de la Salud en los campos de la psicología, sociología, psiquiatría, endocrinología, y la neurología den muestra de compromiso con la humanidad haciendo estudios avanzados en condiciones como la Anorexia Nerviosa y el Sonámbulismo.

                "Qué condiciones nerviosas ocasionadas por la influencia de Espíritus obsesores subyugantes para los casos de desordenes mentales en el comportamiento humano y el estudio del comportamiento del Alma en los casos de Sonámbulismo. El mundo espiritual está listo para asistir aquellos que sientan este llamado de Caridad Humana. 
                Los tiempos están listos para que den las pasos necesarios para que el Espiritismo tome lugar de Ciudadanía y de un modo preponderante logre que la atención de la comunidad científica vea el aspecto espiritual de una manera seria y parte integral del desarrollo humano. Ha llegado el momento de que se allanen los obstáculos producidos por el escepticismo, la religiosidad y los comportamientos materialistas humanos y dé paso al desarrollo espiritual científico. Ya el momento de las manifestaciones espirituales serán tomados en un segundo plano y dé paso al desarrollo científico con bases espirituales. Como parte del adelanto de la humanidad, deberá desarrollarse el estudio científico de las causas y los remedios a obsesiones que atacan a los seres humanos y que deben ser atendidos para ayudar al adelantamiento espiritual mediante la educación.
                Los comportamientos del Alma mediante el estudio del sonambulismo podrá explicar cómo el mundo espiritual se desarrolla en los entornos de los seres humanos. Los profesionales de la salud que han sido expuestos al conocimiento espiritual contenidos en la Codificación Espírita lograrán activar el interés y los deseos de desarrollar el Bien Común mediante los progresos científicos en las áreas mencionadas. Estaremos apoyando esos esfuerzos con la participación de Espíritus Superiores y Puros debidamente autorizados por Dios Todopoderoso."

Psicografía dictada a Frank Montañez, Espíritu Sebastián
el 31 de agosto de 2012,
a las 2:25 am en Indiana, Estados Unidos.
Texto Perfumado.

Psicografía dictada a Frank Montañez el 31 agosto 2012

“Es tiempo que los profesionales de la Salud en los campos de la psicología, sociología, psiquiatría, endocrinología, y la neurología den muestra de 



      
Conclusión

Parecería una misión imposible de lograr desprender ese espíritu Obsesor. Pero lo importante es contar con La Voluntad del Obsesado que pueda exigir al Espíritu Obsesor que desista de sus ataques, y que ha estado induciendo voces a la mente no solicitadas.

Personalmente he tenido casos de niños menores de 15 años, que mediante la educación Espírita y el uso de su voluntad, lograron rechazar malos Espíritus que estaban obsesando, esto me demuestra que cuando se ejerce el derecho a su voluntad y se le exige al espíritu obsesor que debe retirarse, este no tiene otra alternativa que irse por donde llegó.

Un caso reciente: Una chica de 20 años con problemas de Esquizofrenia en Lima, Perú. Ella había estado entrando en trance cuando un espíritu obsesor que le gritaba en su mente y la subyugaba haciendo que cayera inconsciente por más de una hora, la había estado atormentando en las pasadas semanas.

Lo que voy decir puede incredulidad, me podrías decir que es algo imposible de creer. Y una niña de 4 añitos que es su prima, que junto a su mama sigue lo que estoy haciendo, ven mis vídeos y su mama lee mis artículos, pero la niña no sabe leer aún.  Sin duda alguna esta pequeña niña llamada Daphne, ha demostrado tener encarnado a un espíritu muy avanzado.  Cuando hoy la chica de 20 años llamada Andrea, fue atacada por el espíritu obsesor y la tomó y la llevo al estado inconsciente, como lo había hecho antes.

Normalmente la tomaba por 1 hora o más. Pero hoy siguiendo estas instrucciones y hablándole directamente al Espíritu Obsesor Daphne le habló al espíritu y le dijo "No te permito que entres te pido por favor que te vayas y grito ahorita!!!! Y Andrea regresó y otra ves se niveló" y este abandonó el cuerpo a los 10-15 minutos, mucho antes del tiempo que incurría anteriormente. Y para sorpresa, Daphne le habló a ese espíritu y fue cuando el espíritu se retiró.

Muy interesante caso. A los Espíritus obsesores se les tiene que hablar con severidad, (Ítem #249 Libro de Los Médiums) y hay que dejarle saber que uno no es juguete de ellos (Misma cita, Ítem #249, Libro de los Médiums).

Todo este campo es árido aún, para que los profesionales de la salud puedan entender que el Espiritismo puede ayudar a la Cura de esta enfermedad que los médicos dicen que es un trastorno mental, nosotros la consideramos como una obsesión, pues hasta qué punto puede un chico de 14 años, como muchos que se comunican conmigo y pueden ellos llegar a entender que la voluntad es lo que puede hacer desprender a ese espíritu obsesor. Pero en mi caso, Daphne es un perfecto ejemplo de que sí; un chico puede repeler esa influencia del espíritu.

Exhorto a los profesionales de la Salud, que de acuerdo a la medicina moderna, ni se ha podido determinar de dónde proviene la Esquizofrenia ni conocen aún el modo de curar esta enfermedad mental, que consideren al Espiritismo que puede ayudar de manera notable a erradicar ese mal de la humanidad.  

Es tiempo de cumplir con el compromiso de curar y ayudar a los enfermos sin mirar lo que representa un tratamiento en términos económicos. La ciencia no logrará cambio alguno en términos de progreso para los caso de Esquizofrenia, si los siguen mirando como un recurso económico en cadena para obtener beneficios. Mientras no haya un cambio en ese sentido, nos toca nosotros los Espiritistas del mundo a proveer las avenidas para obtener la curación de las personas que sufren por las asechanzas de Espíritus Imperfectos que se manifiestan sin respeto al ser humano.

Los que han oído este llamado, los he podido ayudar y sin alardear de los resultados, niños, jóvenes y adultos ya han estado experimentando mejorías en su calidad de vida, se han dado la oportunidad de mejorarse, y sus familiares también se han beneficiado.

Yo no cobro dinero por esta educación que doy, solo la satisfacción de volver a percibir sonrisas y ver desarrollada la felicidad que habían perdido.

Es tiempo de reconocer que la Esquizofrenia es provocada por la influencia indebida de Espíritus obsesores y que existe la oportunidad de curar esta Obsesión mediante lo que propone el Espiritismo.



     
El tema de la Obsesión en el Espiritismo esta bastante bien definido. A continuación te presento el tema de la obsesión 


Consola de Vídeos de “Soy Espírita” de La Obsesión
A continuación es la consola para vídeos de ‘Soy Espírita”.Los vídeos que contiene, pueden ser vistos uno detrás del otro en secuencia o al azar según el caso.Usted puede escoger el vídeo que desea ver de los que ya están incluidos o simplemente ver el que esta posicionado. Así hace que la imagen sea agrandada.Es muy fácil.

La Obsesión desde una Perspectiva Espirita
Aquí podrá ver los vídeos individuales si prefiere
Los siguientes enlaces te dirigirán específicamente es cada uno de los temas de la Obsesión como alternativa a la Consola de Fideos de "Soy Espírita", estos son los vídeo que también tenemos publicados y son parte de este blog...


Las Drogas Psiquiátricas violan el Libre Albedrío del individuo, pero el Espiritismo te devuelve tu VIDA…

Volvamos a la Dualidad, Cuerpo y Espíritu del pasado, y eso bebiera haber sido, pero como no representa ganancias económicas para los que hoy se benefician de las Drogas Psiquiátricas, no se le ha dado importancia. Si; el espíritu es parte del cuerpo, y los malos Espíritus ocasionan Obsesiones Espirituales que son confundidas con Trastornos Mentales. Es tiempo de llamar por su nombre lo que en realidad no son enfermedades mentales sino Obsesiones Espirituales.  los Espiritas deben dejar de utilizar el termino "Trastornos Mentales", pues ya sabemos que las Obsesiones Espirituales son condiciones inducidas por Espíritus Imperfectos e Impuros.

Comienzo una lucha seria contra la Obsesión, únete a mi...


       

¿“Trastorno Bipolar Pediátrico”?, ¿Trastorno de Ansiedad Social? un gran negocio para las farmacéuticas, aquí los “Mercaderes de Trastornos Mentales”, enferman a la humanidad aplicando medicamentos a inocentes, a niños sanos, atentan contra la vida de los seres humanos sanos y la vida de nuestros Niños.
NINGUNO DE LOS “TRASTORNOS MENTALES” HAN SIDO PROBADOS, NI SE HAN LOGRADO NINGUNA CURA, SOLO EL CRECIMIENTO ALARMANTE DE SUICIDIOS PRODUCTO DE LOS EFECTOS SECUNDARIOS QUE PRODUCEN, Y LOS BOLSILLOS DE LAS COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS HACIENDO MILES DE MILLONES DE DÓLARES POR MINUTO SON LOS BENEFICIADOS. LOS SIQUIATRAS NO DICEN NADA PARA LOGRAR LA SALUD MENTAL, EN VEZ DE CONTRIBUIR A QUE SE SIGA CREYENDO QUE EXISTEN LOS“TRASTORNOS MENTALES”.
El ser inescrupulosos no justifica sus actos infames contra la humanidad. Todos estos trastornos mentales son creados sin ninguna prueba de que es los que los provoca y sin ninguna seguridad que serán curados. El único milagro es lograr acaparar una porción del mercado “Market Share” a expensas de gente sana que no tienen ninguna enfermedad mental.

La educación es efectiva, pero él no patrocinar ninguna empresa que produce medicinas psiquiátricas de una manera irresponsable, sería un modo de decirles que basta ya de atentar contra la salud mundial, de nuestros niños y adultos inocentes.

¡Basta YA de querer hacer un negocio sobre las Enfermedades Mentales!.





       
Continuemos con este articulo con el siguiente vídeo que expone unas realidades. lo expuesto en este vídeo es de total responsabilidad de los autores y los que lo promueven en el Internet. Invito a la reflexión, mi interés es no evaluar si es o no cierto lo expuesto, ustedes mismos lo juzgaran, sino introducir mi tema, para luego dirigirme a lo que considero es lo real, Las Obsesiones Espirituales.



La Psiquiatría: Industria de la Muerte


El vídeo contiene declaraciones de resultados de profesionales de la salud, académicos, expertos en derechos legales y humanos y víctimas de las brutalidades psiquiátricas que van desde electrochoque y compromiso involuntario hasta la tortura política, cirugía del alma y los devastadores efectos de los psico-fármacos.
Esta investigación entiende que la psiquiatría es una industria manejada completamente por el dinero, y brinda orientación práctica para los legisladores, doctores, defensores de derechos humanos y ciudadanos para que tomen medidas en su propio ámbito a fin de que la psiquiatría cumpla con las leyes.
Esta producción llevó dos años de preparación. Las imágenes gráficas de archivos y filmes actuales que describen a los psiquiatras en acción, entrevistas reveladoras con expertos médicos y conmovedores relatos de las víctimas y sus familias, hacen de este el más completo y devastador documental del abuso psiquiátrico jamás producido.
"Poderoso y perturbador pero en última instancia inspirador".
- Martin Whithley, parlamentario de EE.UU.
Los CONTENIDOS en este vídeo:
Capítulo 1, La Psiquiatría: Una Industria De La Muerte
Capítulo 2, Los Orígenes De La Psiquiatría
Capítulo 3, El Hombre Re-definido
Capítulo 4, La Psiquiatría: Los Hombres Tras El Holocausto

Capítulo 5, La Psiquiatría: Creando Racismo

Capítulo 6, Psiquiatría Soviética
Capítulo 7, Daño Cerebral: Cura Milagrosa De La Psiquiatría
Capítulo 8, Drogando Por Lucro
Capítulo 9, Coacción e Inmovilización Psiquiátricas
Capítulo 10, Criminalidad Psiquiátrica
Capítulo 12, Los Niños: En La Mira De La Psiquiatría
Capítulo 13, La Psiquiatría: Influencia Oculta
Capítulo 14, Comisión de Ciudadanos Por Los Derechos Humanos



 







REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN

El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
Obras Póstumas, Allan Kardec
Génesis – Allan Kardec
El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
El Libro de Los Médiums – Allan Kardec
WIKIPEDIA
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=t-ce4a_XO38

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=7WbmywiREZA

Frank Montañez, Espiritísmo, Espirítista, Spiritism, Allan Kardec,

3 comentarios:

  1. Estimado Franck, exelente la explicacion, nadie podría estar en contra, pero Kardec también nos informa que "el espiritismo no produce la locura" "Ella viene por la debilidad del cerebro del individuo" también nos informa de un espíritu que al ser consultado de porque no abandonaba a dicha persona le responde "este no puede oponerme resistencia" porque era un retrasado mental...con tus conocimientos conocerás los libros donde explica tal cosa kardec. me parece un tanto aventurado eliminar los medicamentos y dedicarse a la oración (desobsesión) para tratar los trastornos psiquiátricos...podremos tener problemas similares a los fanáticos de otras sectas...

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo de 32 años, ha sido víctima de la esquizofrenia crónica durante muchos años, la medicina anti-psicótico (Seroquel, Zyprexa, Haloperidol, Amisulprida) induce psicosis, no ayudar más bien empeorado la situación, la medicación homeopatía es buena, pero tiene un montón de limitación también como no estaba trabajando para mi hijo. Tengo buscar solución en todas partes todo fue en vano hasta que entré en contacto con un médico a base de plantas cuya funciona perfectamente para él medicina, mi situación hijo ha mejorar en gran medida que es lo que siempre he querido, estoy muy feliz ahora. Si ha relacionado problema, no perder la esperanza, en contacto conmigo para que yo pueda dirigir al médico. (jeolard70@gmail.com)

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo... muy esperanzador

    ResponderEliminar

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago