martes, 14 de febrero de 2017

¿Porqué Dios Permite que los seres vivos se coman unos a otros, siendo Él en sus atributos, inmensamente justo y bueno, y que esto sea parte de la Ley de Destrucción, que es una Ley Moral y Natural?


Allan Kardec en el Libro de los Espíritus, nos dejo dicho: En el tema de Regreso a la Vida Corporal y el “Olvido del Pasado”, que lo que Dios hace, bien hecho esta. Veamos el Ítem #394, del Libro de Los Espíritus:

394. (…)
De ahí concluimos, pues, que todo lo que Dios ha hecho está bien hecho. No nos compete criticar sus obras ni decir de qué modo habría tenido Él que regular el universo.
___________________________________

Nota de Frank Montañez, 
“Entonces, el hombre siempre está cuestionando la naturaleza de las cosas, y es ahí precisamente que se topa con la Sabiduría infinita de Dios. Dando lugar a la incredulidad y a no considerar seriamente lo que no entiende de lo que Dios ha hecho.  Eso ocurre con la justificación de los designios de DIOS en el Universo que Él mismo creo. El Libro de Génesis Espiritual, nos ilustra la Ley de Destrucción. Veamos:…”


Veamos el contenido de la información discutida en el vídeo de este tema, y debido a que la referencia es del Libro de Génesis ADULTERADO, me propongo verificarlo con la 4ta revisión confiable de traducción al Español por la Sociedad Barcelonesa en el año 1871 comparándola con la traducción de Gustavo N. Martínez (ADULTERADA) de la Confederación Espírita de Argentina en unión o cooperación al Consejo Espírita Internacional (CEI):

Tema: El bien y el mal
Capítulo III, Libro de Génesis de Allan Kardec
Destrucción mutua de los seres vivos

Génesis - Capítulo III, Ítem #20 al #24
Génesis Sociedad Barcelonesa 1871- 4ta Revisión –
NO ADULTERADA
Génesis Gustavo N. Martínez – 5ta Revisión ADULTERADA
Diferencias
Destrucción recíproca de los seres.
20. —La destrucción recíproca de los seres vivientes es una de las leyes de la naturaleza que al primer aspecto parece conciliarse mal con la bondad de Dios.

Destrucción mutua de los seres vivos
20. La destrucción recíproca de los seres vivos es una de las leyes de la naturaleza que, a primera vista, menos parece concordar con la bondad de Dios.


Se pregunta ¿por qué les ha impuesto la necesidad de destruirse mutuamente para alimentarse con los despojos respectivos?

Uno se pregunta por qué Dios creó para ellos la necesidad de que se destruyan mutuamente, para alimentarse los unos a costa de los otros.


Para quien no tiene en cuenta sino la materia y limita sus reflexiones á la vida presente, parece efectivamente una imperfección en la obra divina;
En efecto, a quien sólo ve la materia, y restringe su visión a
la vida presente, podría parecerle que existe una imperfección en la obra divina.

y de aquí deduce la incredulidad que no siendo la obra de Dios perfecta, no hay Dios, el cual no podría haber hecho, siendo perfecto, una cosa que no lo fuese.

Eso se debe a que, en general, los hombres juzgan la perfección de Dios desde el punto de vista humano; miden la sabiduría divina de acuerdo con el propio juicio que se forman de ella, y suponen que Dios no podría hacer nada mejor de lo que ellos mismos harían.

Los que así arguyen, juzgan de la perfección de las obras de Dios bajo su punto de vista: su propio juicio es la medida de su sabiduría, y se figuran que Dios no podría hacer cosa mejor que lo que ellos conciben.



Su corto alcance, que no les permite abarcar el conjunto, no les deja comprender que un bien real puede ser el resultado de un mal aparente.
Como la limitada visión de que disponen no les permite apreciar el conjunto, no comprenden que un bien real pueda provenir de un mal aparente.

El conocimiento del principio espiritual, considerado en su esencia verdadera, y de la gran ley de la unidad que constituye la armonía de la creación, es lo que puede dar al hombre la clave de este misterio y mostrarle la sabiduría providencial y la armonía, allí precisamente donde creía ver una anomalía, una contradicción flagrante.
Sólo el conocimiento del principio espiritual, considerado en su verdadera esencia, así como el de la gran ley de unidad que constituye la armonía de la Creación, pueden otorgarle al hombre la clave de ese misterio, para mostrarle la sabiduría providencial y la armonía precisamente allí donde sólo ve una anomalía y una contradicción.

Sucede con esto como con otras cosas: el hombre no está apto para sondear con su inteligencia ciertas profundidades, sino cuando su espíritu ha llegado a un grado suficiente de madurez.

***Contenido eliminado del Original ***

21.—La verdadera vida del animal, lo mismo que la del hombre, no está en su envoltura corporal, que no es sino su vestidura:
21. La verdadera vida, tanto del animal como del hombre, no reside en la envoltura corporal, del mismo modo que no está en la vestimenta.

reside en el principio inteligente que precede y sobrevive al cuerpo.
Reside en el principio inteligente que preexiste y sobrevive al cuerpo.

Este principio tiene necesidad del cuerpo para desarrollarse por el trabajo que debe hacer sobre la materia bruta:
Ese principio necesita del cuerpo para desarrollarse a través del trabajo que le corresponde realizar sobre la materia bruta.

el cuerpo se -gasta y deshace en este trabajo; más el espíritu no se gasta, antes por el contrario, sale cada vez más robusto, más lúcido, mas capaz.
El cuerpo se consume en ese trabajo, pero el Espíritu no se gasta; por el contrario, sale del cuerpo cada vez más fuerte, más lúcido y con mayor aptitud.

¿Qué importa, pues, que el Espíritu cambie con más ó menos frecuencia de envoltura?
¡Qué importa, entonces, que el Espíritu cambie más o menos frecuentemente de envoltura!

Por eso no deja de ser Espíritu, como el hombre no deja de ser hombre porque en el año cambie cien veces de traje.
No por eso deja de ser Espíritu. Es exactamente como si un hombre cambiase de ropa cien veces en el año: no por eso dejaría de ser hombre.

Con el espectáculo incesante de la destrucción quiere Dios mostrar al hombre el poco caso que debe hacer de la envoltura material, y suscita en él la idea de la vida espiritual, haciéndosela desear como una compensación.
Mediante el espectáculo incesante de la destrucción, Dios
enseña a los hombres el poco caso que deben hacer de la envoltura material, y suscita en ellos la idea de la vida espiritual, haciendo que la deseen como una compensación.

Mas se objetará: ¿no podía llegar Dios por otros medios al mismo resultado, sin obligar á los seres á destruirse ferozmente? ¡Atrevimiento es querer penetrar los designios de Dios!

Se alegará: ¿no podía Dios llegar al mismo resultado por otros medios, sin obligar a los seres vivos a que se destruyan mutuamente?

***Muy mala traducción que cambia el sentido de la idea original, deja fuera: ¡Atrevimiento es querer penetrar los designios de Dios! **

Si todo es sabiduría y bondad en su obra, debemos suponer que no deben desmentirse en este punto, y que si no lo alcanzamos debemos achacarlo á nuestra poca comprensión actual.
Si en su obra todo es sabiduría, debemos suponer que esa sabiduría no existirá más en un punto que en otro; si no lo comprendemos así, debemos atribuirlo a nuestro escaso adelanto.

Sin embargo, podemos ensayar esta investigación tomando por guía y punto de partida el axioma de que Dios debe ser infinitamente justo y bueno.
Sin embargo, podemos intentar la investigación de la causa por la cual nos parece defectuoso, tomando como orientador este principio: Dios debe ser infinitamente justo y sabio.

Busquemos, pues, en toda su justicia y su sabiduría, é inclinémonos ante lo que exceda á nuestra comprensión limitada.
Por lo tanto, busquemos en toda su justicia y su sabiduría, e inclinémonos ante aquello que supere nuestro entendimiento.

- 22. —El primer resultado útil que se nos ofrece en este fenómeno de la destrucción de unas por otras especies, utilidad puramente física, es que los cuerpos orgánicos no pueden conservarse sino a expensas de materias orgánicas; porque solo en ellas se encuentran los elementos nutritivos necesarios a su conservación y desarrollo.
22. Una primera utilidad que se presenta de esa destrucción, utilidad puramente física, por cierto, es la siguiente: los cuerpos orgánicos sólo se conservan con el auxilio de las materias orgánicas, pues sólo ellas contienen los elementos nutritivos necesarios para su transformación.

Teniendo necesidad los cuerpos de renovarse incesantemente, por ser instrumentos necesarios de acción del principio inteligente, la Providencia hace servir unos cuerpos para el sostenimiento de otros. Mas el espíritu que los anima no por eso resulta aniquilado ni alterado, solo sí despojado de su envoltura material.
Como los cuerpos, instrumentos de acción del principio inteligente, necesitan ser renovados constantemente, la
Providencia hace que sirvan para su mutuo mantenimiento. Es por eso que los seres se nutren unos de otros. Pero entonces, es el cuerpo el que se alimenta del cuerpo, sin que el Espíritu se aniquile o altere. Sólo queda despojado de su envoltura12.


12 Véase la Revista Espírita, de agosto de 1864, “Extinción de las razas”. (N. de Allan Kardec.)
**Nota añadida de Allan Kardec, NO existe en la original***
23. —Hay en tanto consideraciones morales de orden más elevado. La lucha es necesaria al desarrollo del Espíritu, porque en ella ejercita sus facultades,

23. Existen también consideraciones morales de un orden más elevado. La lucha es necesaria para el desarrollo del Espíritu. En la lucha ejercita sus facultades.

y es necesario estímulo tan poderoso como el de la propia conservación para inducir á Espíritus adormecidos a la actividad.

**Esta parte del Original fue eliminada***

El que ataca por obtener su alimento, y el que ha de defenderse por conservar la vida rivalizan en esfuerzos de ingenio y de actividad, de que resultan el activo ejercicio y el desarrollo de su respectiva inteligencia.
El que ataca en busca del alimento, y el que se defiende para conservar la vida, emplean la astucia y la inteligencia, incrementando de ese modo sus fuerzas intelectuales.

Sucumbe al fin cada cual á su vez, á mano de sus enemigos. Pero que es lo que en realidad pierden en fin de cuenta después de haber vivido? Su exterioridad: el Espíritu que sobrevive, tomará otra más aventajada á la primera ocasión.
Uno de los dos sucumbe; pero, en realidad, ¿qué fue lo que el más fuerte o el más hábil le quitó al más débil? La vestimenta de carne, nada más. El Espíritu, que no ha muerto, tomará otro cuerpo más adelante.

24. — En los seres inferiores de la creación, en los que no existe él sentido moral y en que la inteligencia no ha reemplazado al instinto, la lucha no puede tener otro móvil que la satisfacción de una necesidad material. Una de las necesidades materiales

24. En los seres inferiores de la Creación, en aquellos a los que les falta el sentido moral, en los cuales la inteligencia todavía no ha sustituido al instinto, la lucha no puede tener por objetivo más que la satisfacción de una necesidad material.


más imperiosas es la de la alimentación: luchan, pues únicamente para vivir, es decir, para coger ó defender una presa, porque no pueden ser estimulados por otro móvil más elevado.
Ahora bien, una de las necesidades materiales más imperiosa es la de la alimentación. Ellos, pues, luchan únicamente para vivir, es decir, para obtener o defender una presa, ya que no podría impulsarlos un motivo más elevado.
**Traducción confusa del Original***

En este período de la existencia es cuando el Espíritu se va formando y se ensaya en los afanes de
la vida,
En ese primer período el alma se elabora y se prepara para la vida.


hasta que alcanzando el grado de desarrollo necesario para su transformación,
En el hombre existe un período de transición, en el que apenas se diferencia de los irracionales.

**Traducción confusa del Original***

recibe de Dios nuevas facultades: el libre albedrio y el sentido moral, la centella divina, en una palabra, que dá nuevo sesgo á sus ideas y le dota de nuevas aptitudes, que suponen nuevas percepciones. Pero las nuevas facultades de que está dotado, se desarrollan gradualmente, porque nada es brusco en la naturaleza.

En las primeras edades domina
el instinto animal, y el motivo de la lucha sigue siendo la satisfacción de las necesidades materiales. Más tarde, el instinto animal y el sentimiento moral se equilibran. Entonces, el hombre lucha, ya no para alimentarse, sino para satisfacer su ambición, su orgullo y la necesidad de dominar.
**Traducción confusa del Original***

Hay un período de transición en que el hombre apenas se diferencia del bruto en las primeras edades: el instinto animal predomina y la lucha tiene todavía por móvil la satisfacción de las necesidades materiales. Más tarde el instinto y el sentido moral se contrabalancean, y entonces lucha el hombre, no ya por su sustento, sino por satisfacer su ambición, su orgullo, el afán de dominar, y para eso es preciso todavía destruir. A medida que el sentido moral va predominando, se desarrolla la sensibilidad: la necesidad de destruir va desapareciendo hasta extinguirse y hacerse odiosa. El hombre en ese estado tiene horror á la violencia y al derramamiento de sangre.
La lucha, sin embargo, es siempre necesaria para los progresos del Espíritu, porque, aun llegado á este punto, que nos parece culminante, está muy lejos de la perfección. Solo á fuerza de aplicación y de actividad puede adquirir conocimientos y experiencia; y despojarse de los últimos vestigios de la animalidad. Más en ese grado de elevación, la lucha en vez de ser sangrienta y brutal, se hace puramente intelectual: lucha contra las dificultades y no contra sus semejantes (1)
Para eso, todavía necesita destruir. Sin embargo, a medida que el sentido moral obtiene preponderancia, se desarrolla la sensibilidad, y la necesidad de destrucción disminuye hasta que acaba por desaparecer, porque se vuelve detestable. En ese caso, el hombre tiene horror a la sangre. Con todo, la lucha siempre es necesaria para el desarrollo del Espíritu, pues incluso una vez que ha llegado a ese punto que nos parece culminante, todavía está lejos de ser perfecto. Sólo a costa de su actividad conquista conocimientos, experiencia, y se despoja de los últimos vestigios de la animalidad. No obstante, en esas circunstancias, la lucha, que antes era sangrienta y brutal, se vuelve puramente intelectual. El hombre lucha contra las dificultades, ya no contra sus semejantes13.

**Traducción confusa del Original, luce como una opinión personal del traductor***

(1) Esta cuestión hace parte de la no menos grave de las relaciones entre la humanidad y la animalidad, de que trataremos más adelante. En esta parte ha sido nuestro objeto demostrar que la destrucción mutua de las especies no arguye racionalmente contra la sabiduría divina, y que todo está unido en el sistema de la creación por las le es de leyes de 1a naturaleza cuya unión, cuyo encadenamiento resulta interrumpido, si se prescinde del principio espiritual, como sucede con tantos otras cosas, teniendo solo en cuenta la materia.
13 Sin prejuzgar las consecuencias que se puedan extraer de este principio, apenas quisimos demostrar, mediante esa explicación, que la destrucción mutua de los seres vivos en nada invalida la sabiduría divina, y que todo se encadena en las leyes de la naturaleza. Esa concatenación se quiebra necesariamente si se prescinde del principio espiritual. Muchas cuestiones permanecen  insolubles porque se toma en cuenta solamente la materia. Las doctrinas materialistas llevan consigo el principio de su propia destrucción. Tienen en su contra no sólo el antagonismo con las aspiraciones de la generalidad de los hombres y sus consecuencias morales, que harán que sean rechazadas como disolventes de la sociedad, sino también la necesidad que el hombre experimenta de comprender todo lo que es resultado del progreso. El desarrollo intelectual conduce al hombre a la investigación
de las causas. Ahora bien, por poco que este reflexione, no tardará en reconocer la impotencia del materialismo para explicarlo todo. ¿Cómo es posible que doctrinas que no satisfacen al corazón, ni a la razón ni a la inteligencia, que dejan sin resolver las cuestiones más vitales, lleguen a prevalecer? El progreso de las ideas aniquilará el materialismo, así como ha destruido al fanatismo. (N. de Allan Kardec.)
***Esta nota, mas parece una opinión personal del traductor, y no un contenido del Original francés. Además, el traductor le añadió el nombre de Allan Kardec, que no está en el Original francés ***





A pesar de que encontramos estas porciones, adulteradas,  en escencia la información contenida en el video es correcta.  

Veamos entonces el texto citado en mi video de este tema.

20. La destrucción recíproca de los seres vivos es una de las leyes de la naturaleza que, a primera vista, menos parece concordar con la bondad de Dios. Uno se pregunta por qué Dios creó para ellos la necesidad de que se destruyan mutuamente, para alimentarse los unos a costa de los otros.

En efecto, a quien sólo ve la materia, y restringe su visión a la vida presente, podría parecerle que existe una imperfección en la obra divina. Eso se debe a que, en general, los hombres juzgan la perfección de Dios desde el punto de vista humano; miden la sabiduría divina de acuerdo con el propio juicio que se forman de ella, y suponen que Dios no podría hacer nada mejor de lo que ellos mismos harían. Como la limitada visión de que disponen no les permite apreciar el conjunto, no comprenden que un bien real pueda provenir de un mal aparente. Sólo el conocimiento del principio espiritual, considerado en su verdadera esencia, así como el de la gran ley de unidad que constituye la armonía de la Creación, pueden otorgarle al hombre la clave de ese misterio, para mostrarle la sabiduría providencial y la armonía precisamente allí donde sólo ve una anomalía y una contradicción.


24. En los seres inferiores de la Creación, en aquellos a los que les falta el sentido moral, en los cuales la inteligencia todavía no ha sustituido al instinto, la lucha no puede tener por objetivo más que la satisfacción de una necesidad material. Ahora bien, una de las necesidades materiales más imperiosa es la de la alimentación. Ellos, pues, luchan únicamente para vivir, es decir, para obtener o defender una presa, ya que no podría impulsarlos un motivo más elevado. En ese primer período el alma se elabora y se prepara para la vida. En el hombre existe un período de transición, en el que apenas se diferencia de los irracionales. En las primeras edades domina el instinto animal, y el motivo de la lucha sigue siendo la satisfacción de las necesidades materiales. Más tarde, el instinto animal y el sentimiento moral se equilibran. Entonces, el hombre lucha, ya no para alimentarse, sino para satisfacer su ambición, su orgullo y la necesidad de dominar. Para eso, todavía necesita destruir. Sin embargo, a medida que el sentido moral obtiene preponderancia, se desarrolla la sensibilidad, y la necesidad de destrucción disminuye hasta que acaba por desaparecer, porque se vuelve detestable. En ese caso, el hombre tiene horror a la sangre. Con todo, la lucha siempre es necesaria para el desarrollo del Espíritu, pues incluso una vez que ha llegado a ese punto que nos parece culminante, todavía está lejos de ser perfecto. Sólo a costa de su actividad conquista conocimientos, experiencia, y se despoja de los últimos vestigios de la animalidad. No obstante, en esas circunstancias, la lucha, que antes era sangrienta y brutal, se vuelve puramente intelectual. El hombre lucha contra las dificultades, ya no contra sus semejantes 13.
_______________________
Dios, en su sabiduría, y su inspiración divina, nos ilustra la ley de destrucción, desde una explicación lógica. 

Lo cual explica que en la lucha de supervivencia brutal,  finalmente,  se convierte en una lucha intelectual.

1 comentario:

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago