jueves, 2 de enero de 2014

Permiso de Dios - La lógica espiritual de Pedir Permiso a Dios SIEMPRE - Soy Espírita

Permiso de Dios

¿Porque debemos Pedir Permiso de Dios? - Soy Espírita

No hay nada sacramental en esto de Pedir Permiso a Dios, es nuevo para ti, pero es lo que nos enseñan los Espíritus a través de los Libros Codificados por Allan Kardec.





¿Puedo ser Espiritista?
"Se es espiritista por el solo hecho de simpatizar con los principios de la doctrina y de conformar a ella la conducta. Es una opinión como otra cualquiera, que cada uno ha de tener el derecho de profesar, como se tiene el de ser judío, católico, protestante, furierista, sansimoniano, volteriano, cartesiano, deísta y hasta materialista.
El Espiritismo proclama la libertad de conciencia como un derecho natural y la reclama para los suyos como para todo el mundo. Respeta todas las convicciones sinceras, pidiendo para sí la reciprocidad.", 
Allan Kardec, Obras Póstumas
Nadie debe imponer reglas para que tu seas Espirita o Espiritista, el que así lo haga, estará actuando en desacuerdo con el Espiritismo.




Veamos desde el comienzo como este tema se va desarrollando: 
"Cabe a las personas sensatas separar lo bueno de lo malo. Con seguridad que los que extraen de este hecho la consecuencia de que nos relacionamos sólo con seres malvados, cuya única ocupación consiste en embaucarnos, no tienen conocimiento de las comunicaciones que se llevan a efecto en las reuniones en que no se manifiestan sino Espíritus superiores. Con tal conocimiento no pensarían así. Es enojoso que el azar los haya servido tan mal como para no mostrarles más que el lado malo del Mundo Espírita, porque no queremos suponer que una tendencia simpática atraiga hacia ellos a los malos Espíritus más bien que a los buenos, a los Espíritus mentirosos o a aquellos cuyo lenguaje subleva la grosería. Cuando más, se podría concluir de ello que la solidez de sus principios no es lo bastante poderosa para apartar el mal y que, encontrando cierto placer en satisfacer su curiosidad a este respecto, los malos Espíritus aprovechan la ocasión para deslizarse entre ellos, en tanto que los buenos se alejan.
Juzgar la cuestión de los Espíritus sobre la base de tales hechos, sería tan carente de lógica como evaluar el carácter de un pueblo por lo que se diga y se haga en la reunión de algunos atolondrados o de gentes de mala fama, a la que no asistan ni los sabios ni las personas sensatas. Los que así juzgan se encuentran en la misma situación de un extranjero que, entrando en una gran capital por el peor de sus arrabales, juzgara a todos los habitantes de aquélla sobre la base de las costumbres y el lenguaje de ese barrio de ínfima categoría. En el Mundo de los Espíritus hay también una buena y una mala sociedad. Sírvanse esas personas estudiar lo que sucede entre los Espíritus escogidos y se persuadirán de que la ciudad celeste incluye algo más que la escoria de la población. “Pero –preguntaran ellas- los Espíritus selectos ¿acuden a comunicarse con nosotros?” A éstas les responderemos: No permanezcáis en el arrabal. Mirad, observad, y juzgaréis. Allí están los hechos, para todo el mundo. A menos que no deban aplicarse a esas personas las palabras de Jesús: “Tienen ojos y no ven; oídos, y no escuchan”.
Una variante de esa opinión consiste en no ver, en las comunicaciones espíritas y en todos los hechos materiales a que ellas dan lugar, sino la intervención de una potencia diabólica, nuevo Proteo que se revestiría de todas las formas para engañarnos mejor. No la creemos merecedora de un examen serio, de ahí que no nos demoremos en ella. Ha sido refutada por lo que acabamos de expresar. Sólo agregaremos que, si así fuese, habría que convenir que el diablo es en ocasiones muy sabio y razonable y, sobre todo, muy moral, o si no, que hay también diablos buenos…
Este video a continuacion te habla sobre este tema:  



En efecto, ¿cómo creer que Dios permita sólo al Espíritu del mal que se manifieste sin darnos por contrapeso los consejos de los Espíritus buenos? Si Él no puede hacerlo, sería impotencia. Si puede y no lo hace, esto es incompatible con su bondad. Las dos suposiciones constituirían blasfemias. Notad que admitir la comunicación de los Espíritus malos equivale a reconocer el principio de las manifestaciones. Ahora bien, puesto que ellas existen, no pueden acontecer sin el permiso de Dios. ¿Cómo creen entonces, sin ser impíos, que Él permita sólo el mal, con exclusión del bien? Semejante doctrina es contraria a las más elementales nociones de buen sentido y de la religión.

En efecto, ¿cómo creer que Dios permita sólo al Espíritu del  mal que se manifieste sin darnos por contrapeso los  consejos de los Espíritus buenos?

Si Él no puede hacerlo,  sería impotencia. Si puede y no lo hace, esto es incompatible  con su bondad. Las dos suposiciones constituirían  blasfemias. Notad que admitir la comunicación de los  Espíritus malos equivale a reconocer el principio de las  manifestaciones. Ahora bien, puesto que ellas existen, no  pueden acontecer sin el permiso de Dios. ¿Cómo creen entonces, sin ser impíos, que Él permita sólo el mal, con  exclusión del bien? Semejante doctrina es contraria a las más  elementales nociones de buen sentido y de la religión.




SI DIOS LO SABE TODO, EL YA SABE LO QUE ME PASA, ¿Por qué TENGO QUE ORAR?

Frank, ¿Por qué tengo que ir a Dios para permiso, si él sabe lo que me está ocurriendo? 

Contestación: "Porque DIOS respeta tu Libre Albedrío, y nunca jamás viola tu derecho de elección, por lo tanto cuando acudes a Dios, tú mismo estas solicitando su permiso a que asigne buenos Espíritus que derramen de sus fluidos en tu beneficio, solo cuando tu se lo pides."

Frank Montañez
Soy Espírita

A continuación sin orden en especifico, las referencias en los Libros Codificados  que se relacionan al tema de Pedir Permiso a Dios y su justificación.

El Libro de los Espíritus

235. ¿Progresan los Espíritus durante esas estaciones en mundos transitorios?
- Por cierto que sí. Los que de esta manera se reúnen lo hacen con el propósito de instruirse y poder, con más facilidad, obtener permiso para ir a lugares mejores, llegando a la posición que alcanzan los elegidos.


Vida Espírita

[244a] – Cuando un Espíritu inferior dice que Dios le prohíbe o le
permite alguna cosa, ¿cómo sabe que eso proviene de Él?
“Ese Espíritu no ve a Dios, pero siente su soberanía. Cuandoalgo no tiene que hacerse o una palabra no debe decirse,siente una especie de intuición, una advertencia invisibleque le prohíbe hacerlo. Vosotros mismos, ¿no tenéis presentimientos que son como advertencias secretas para que hagáis o dejéis de hacer tal o cual cosa? Lo mismo nos ocurre anosotros, sólo que en un grado superior, pues comprenderásque, dado que la esencia de los Espíritus es más sutil que lavuestra, ellos pueden recibir mejor las advertencias divinas.”

[244b] – La orden, ¿es transmitida al Espíritu directamente por Dios,
o por intermedio de otros Espíritus?
“No le llega directamente de Dios. Para comunicarse conÉl hay que ser digno de ello. Dios le transmite sus ordenesa través de Espíritus que se hallan más elevados en perfeccióne instrucción.”
Nota: Solo Espíritus Puros tienen la misión de transmitir la palabra de Dios. Génesis #10
V.- Elección de las pruebas
258. En estado errante, y antes de iniciar una nueva existencia corporal, ¿tiene el Espíritu conciencia y previsión de lo que le sucederá durante la vida?
- Él mismo escoge el tipo de pruebas a que quiere ser sometido, y en esto consiste su libre albedrío.

[258a] – Entonces, ¿no es Dios quien le impone las tribulaciones de
la vida como castigo?
“Nada sucede sin el permiso de Dios, pues es Él quien
ha establecido las leyes que rigen el universo. ¡Preguntad,
pues, por qué ha hecho tal ley en vez de otra! Al dar al
Espíritu la libertad de elegir, Dios le deja la responsabilidad
completa de sus actos y de las consecuencias de estos.
Nada obstaculiza su porvenir. Puede optar por seguir el
camino del bien o el del mal. Pero si sucumbe, le queda

un consuelo: no todo terminó para él, pues Dios, en su bondad, le deja la libertad para que recomience lo que
hizo mal. Por otra parte, es necesario distinguir lo que es
obra de la voluntad de Dios, de lo que es obra de la voluntad
del hombre. Si un peligro os amenaza, no habréis
sido vosotros quienes lo crearon, sino Dios. No obstante,
vuestra fue la voluntad de exponeros a ese peligro, porque
habéis visto en él un medio para vuestro progreso, y
Dios lo ha permitido.”

522. Vemos allí que el concepto espírita de instinto se refiere al recuerdo inconsciente de las pruebas que hemos escogido antes de encarnar. Así pues, la voz del instinto es el presentimiento de los sucesos destacados de la actual existencia. El Espíritu encarnado recibe el aviso interior, mas puede atenderlo o no, según su libre arbitrio. Pero no se confunda este concepto espírita de instinto con el concepto psico-biológico de instinto como necesidad orgánica. Sobre éste véanse los parágrafos 589 y 590. [N. de J. H. Pires.]

589. Ciertas plantas, tales como la sensitiva y la dionea, por ejemplo, tienen movimientos que denotan gran sensibilidad, y en ciertos casos una especie de voluntad, como sucede con la segunda de las nombradas, cuyas hojas aprisionan al insecto que acude a posarse en ellas para libar su zumo, y al cual la dionea parece tender una trampa para después matarlo. Esas plantas ¿están dotadas de la facultad de pensar? ¿Poseen voluntad? ¿Constituyen una clase intermedia entre los reinos vegetal y animal? ¿Son una transición de uno a otro de esos reinos?
- En la Naturaleza todo es transición, por el hecho mismo de que nada es semejante y, sin embargo, todo se relaciona. Las plantas no piensan y, por consiguiente, carecen de voluntad. La ostra que se abre, así como todos los zoófitos, están desprovistos de pensamiento. Sólo hay en ellos un instinto ciego y natural.
El organismo humano nos provee ejemplos de movimientos análogos sin participación de la voluntad, como en las funciones digestivas y circulatorias. El píldoro se contrae al contacto de ciertos cuerpos para impedir su paso. Lo propio tiene que suce-der con la sensitiva, cuyos movimientos no implican en manera alguna la necesidad de una percepción, y menos todavía de una voluntad.

590. ¿No hay en las plantas, como en los animales, un instinto de conservación que las mueva a buscar lo que pueda serles útil y a sustraerse de lo que sea capaz de dañarlas?
- Es, si así se quiere, una especie de instinto. Depende de la extensión que se conceda a este vocablo. Pero es puramente mecánico. Cuando en las operaciones químicas veis unirse dos cuerpos, es porque son compatibles, vale decir que hay entre ellos afinidad. Pero no denomináis instinto a esto.

591. En los mundos superiores ¿son las plantas, así como los demás seres, de una naturaleza más perfecta?
- Todo es más perfecto allí, pero las plantas son siempre plantas, como los animales siempre son animales y los hombres son siempre hombres.
78
78.Los Espíritus ¿han tenido un principio o existen, como Dios, de toda eternidad?
- Si no hubieran tenido un principio sería iguales a Dios, pero constituyen su creación y se hallan sometidos a su voluntad. Dios existe de toda eternidad, y esto es incontestable, pero en lo que se refiere a saber cuándo y cómo Él nos creó, no sabemos nada al respecto. Puedes decir que no hemos tenido comienzo si entiendes por ello que, siendo Dios eterno, debió crear sin tregua pero cuándo y cómo fue hecho cada uno de nosotros, te lo repito, nadie lo sabe: allí reside el misterio.

535. Cuando algo venturoso nos sucede ¿debemos dar las gracias a nuestro Espíritu protector?
- Agradeced sobre todo a Dios, ya que sin su permiso nada se consuma. Y en segundo lugar, dad las gracias a los buenos Espíritus, que han sido los agentes de Él.
535 a. ¿Qué sucedería si nos olvidáramos de agradecer?
- Lo que a los ingratos acontece.

IX.- Acción de los Espíritus sobre los fenómenos de la Naturaleza

536. Los grandes fenómenos naturales, aquellos que se consideran una perturbación de los elementos, ¿se deben a causas fortuitas o tienen todos ellos un objeto providencial?
- Todo posee su razón de ser y nada ocurre sin permiso de Dios.

XIII.- Bendición y maldición
557. La bendición y la maldición ¿pueden atraer el bien y el mal, respectivamente, sobre aquellos a quienes van dirigidas?
- Dios no escucha una maldición injusta, y a sus ojos, quien la lanza es culpable. Como tenemos las dos tendencias opuestas –el bien y el mal-, puede haber una influencia momentánea, inclusive sobre la materia. Pero ese influjo sólo se ejerce, en todos los casos, con el permiso de Dios, y como complemento de prueba para el que es objeto de él. Por otra parte, generalmente maldecimos a los malvados y bendecimos a los buenos. La bendición y la maldición jamás pueden apartar a la Providencia del camino de la justicia. La maldición sólo alcanza al maldecido cuando éste es ruin, y la bendición protege únicamente al que la merece. 76
76 Este problema de la bendición y la maldición, así como el de lo prodigioso, que consta en lo parágrafos 528 y 529, ejemplifica de manera positiva la naturaleza racional del Espiritismo, generalmente acusado de supersticioso por lo que ignoran la Doctrina. Pero uno de los puntos más importantes de este capítulo es el que se refiere al instinto, en el párrafo.

528. Una persona mal intencionada arroja contra alguien un proyectil que lo roza sin lesionarlo. ¿Puede un Espíritu benévolo haber desviado de su trayectoria al proyectil?
- Si el individuo no debe ser alcanzado, el Espíritu benévolo le inspirará la idea de darse vuelta, o bien podrá influir en el agresor, de modo que tome mal la puntería; puesto que el proyectil, una vez lanzado, sigue la trayectoria que debe recorrer.
529. ¿Qué debemos pensar de las balas encantadas a que se hace referencia en ciertas leyendas, y que alcanzan fatalmente el blanco?
- Imaginación pura. El hombre se aficiona a lo prodigioso, pero no se contenta con las maravillas de la Naturaleza.
529 a. Los Espíritus que dirigen los acontecimientos de la vida ¿pueden ser contrarrestados por Espíritus que quisieran obtener lo opuesto?
- Lo que Dios quiera, así debe ser. Si hay un retraso o un impedimento, es por su voluntad.

666. ¿Podemos orar a los Espíritus?
- Se puede suplicar a los Espíritus buenos en su carácter de mensajeros de Dios y ejecutores de sus mandatos. Pero su poder está en razón de su superioridad y depende siempre del Señor de todas las cosas, sin cuyo permiso nada se hace. De ahí que las oraciones que se les dirijan sólo sean eficaces si son aprobadas por Dios.

Libro de Los Médiums

11. ¿La producción del fenómeno de los aportes os causa
alguna dificultad, algún embarazo?
No nos causa ninguna dificultad, cuando tenemos el
permiso; podría causárnoslos muy grandes si quisiéramos
producir estos efectos sin estar autorizados para eso.

17. Entre los objetos aportados ¿los hay que pueden ser
fabricados por los Espíritus, esto es, producidos espontáneamente
por las modificaciones que los Espíritus pueden hacer sufrir al
fluido o al elemento universal?
Para mí no, porque no tengo el permiso; sólo lo puede un
Espíritu elevado.

18. ¿Cómo habéis introducido el otro día estos objetos,
puesto que la habitación estaba cerrada?
Los he hecho entrar conmigo envueltos, por decirlo así, en
mi sustancia; para vosotros esto no tiene más explicación.

100. De todas las manifestaciones espiritistas, las más interesantes son, sin contradicción, aquellas por las cuales los Espíritus pueden hacerse visibles. Se verá por la explicación de este fenómeno que, como los otros, nada tiene de sobrenatural. A continuación ponemos las respuestas que con este objeto han dado los Espíritus.

1. ¿Los Espíritus pueden hacerse visibles?
Sí, sobre todo durante el sueño; sin embargo, ciertas personas los ven también durante la vigilia, pero es más raro. Observación.
Mientras que el cuerpo descansa, el Espíritu se desprende de los lazos materiales; es más libre y puede más fácilmente ver a los otros Espíritus con los cuales entra en comunicación. El sueño no es más que el recuerdo de este estado; cuando uno no se acuerda de nada, se dice que no ha soñado, pero el alma no ha dejado de ver y gozar de su libertad. Nosotros nos ocupamos más especialmente aquí de las apariciones en estado de vigilia. (1)
(1)Véase para más detalles sobre el estado del Espíritu durante el sueño. El libro de los Espíritus, cap. “Emancipación del alma”, núm. 409.

2. Los Espíritus que se manifiestan a la vista, ¿pertenecen más bien a una clase que otra?
No, pueden pertenecer a todas las clases, a las más elevadas
como a las más inferiores.

3. ¿Es dado a todos los Espíritus el manifestarse visiblemente?
Todos lo pueden; pero para esto no tienen siempre el permiso
ni la voluntad.

4. ¿Cuál es el fin de los Espíritus que se manifiestan visiblemente?
Esto depende de su naturaleza; el fin puede ser bueno o malo.

5. ¿Cómo puede darse este permiso cuando el fin es malo?
Entonces es para probar a aquellos a quienes se aparecen. La intención del Espíritu puede ser mala, pero el resultado puede ser bueno.

6. ¿Cuál puede ser el fin de los Espíritus que tienen mala intención haciéndose ver?
Asustar y muchas veces vengarse.
– ¿Cuál es el de los Espíritus que vienen con buena intención?
Consolar a las personas que lamentan su ausencia, probar
que existen y están cerca de vosotros, dar consejos y algunas veces
reclamar asistencia para ellos mismos.

7. ¿Qué inconveniente habría en que la posibilidad de ver
los Espíritus fuese permanente y general? ¿No sería esto un medio
de quitar las dudas de los más incrédulos?
Estando el hombre constantemente rodeado de Espíritus, su visión incesante le alteraría, le mortificaría en sus acciones y le quitaría la iniciativa en la mayor parte de los casos, mientras que creyéndose solo obra más libremente. En cuando a los incrédulos, bastantes medios tienen de convencerse si quieren aprovecharse y si no les ciega el orgullo. Sabéis muy bien que hay personas que han visto y que por esto no creen más, puesto
que dicen que son ilusiones. No os inquietéis por estas gentes; Dios se encarga de ellas.
Observación. Habría tanto inconveniente en verse constantemente
en presencia de los Espíritus, como en ver el aire que nos rodea, o los
millares de animales microscópicos que pululan alrededor de nosotros y sobre nosotros. De donde debemos deducir que lo que Dios hace está bien hecho y que sabe mejor que nosotros lo que nos conviene.

105. Por su naturaleza y en su estado normal el periespíritu es invisible, así como hay una porción de fluidos que sabemos que existen y que, sin embargo, no hemos visto jamás; pero pueden también, lo mismo que ciertos fluidos, sufrir modificaciones que le hagan perceptible a la vista, ya sea por una especie de condensación, ya por un cambio en la disposición molecular;
entonces nos aparece bajo una forma vaporosa. La condensación (no es necesario tomar esta palabra a letra; sólo la empleamos a falta de otra y a título de comparación), la condensación, decimos, puede ser tal que el periespíritu adquiere las propiedades de un cuerpo sólido y tangible; pero puede instantáneamente volver a tomar su estado etéreo e invisible. Podemos darnos cuenta de este efecto por el del vapor, que puede pasar de la invisibilidad al estado nebuloso, luego líquido, luego sólido y viceversa. Estos diferentes estados del periespíritu son el resultado de la voluntad del Espíritu y no de una causa física exterior como en nuestros gases. Cuando
nos aparece, es porque pone su periespíritu en el estado necesario para hacerle visible; para esto su voluntad no basta, porque la modificación del periespíritu se opera por su combinación con el fluido propio del médium; pero esta combinación no es siempre posible, lo que explica porque la visibilidad de los Espíritus no es general. Así, no basta que el Espíritu quiera mostrarse; no basta tampoco que una persona quiera verle; es preciso que los dos fluidos puedan combinarse, que haya entre ellos una especie de afinidad; puede ser también que la emisión del fluido de la persona sea bastante abundante para operar la transformación del periespíritu y probablemente otras condiciones que nos son desconocidas; por fin es menester que el Espíritu tenga el permiso de hacerse ver a tal persona, lo cual no siempre se le concede o sólo se le permite en ciertas circunstancias, por motivos que no podemos apreciar.

13. Entonces podría hacer una sustancia alimenticia; supongamos que hubiese hecho un fruto, un manjar cualquiera, ¿se hubiera podido comer y quedar saciado?
Sí, sí; pero no investiguéis tanto para encontrar lo que es tan fácil de comprender. Basta un rayo de sol para hacer perceptibles a vuestros órganos groseros estas partículas materiales que llena el espacio en medio del cual vivís; ¿no sabéis que el aire contiene vapores de agua? condensadlos, los pondréis en el estado normal; privadles del calor y he aquí que esas moléculas impalpables e invisibles vienen a ser un cuerpo sólido
y muy sólido, y muchas otras sustancias de las cuales los químicos os sacarán maravillas más admirables aún; sólo el Espíritu posee instrumentos más perfectos que los vuestros: la voluntad y el permiso de Dios.
Observación. – La cuestión de saciedad es aquí muy importante. ¿Cómo una sustancia que no tiene sino una existencia y propiedades temporales y en algún modo de convención puede producir la saciedad? Esta sustancia por su contacto con el estómago, produce la sensación de saciedad, pero no la saciedad resultante de la plenitud. Si tal sustancia puede obrar sobre la economía y modificar un estado mórbido, puede del mismo modo obrar también sobre el estómago y en ello producir el sentimiento de la saciedad. Rogamos, sin embargo, a los señores farmacéuticos y fondistas que no conciban celos, ni crean que los Espíritus vengan a hacerles la competencia; estos casos son raros, excepcionales, y no dependen jamás de la voluntad; de otro modo se alimentaría y curaría a muy poco precio.

Médiums proféticos: variedad de los médiums inspirados o de presentimientos; reciben con el permiso de Dios y con más precisión que los médiums de presentimientos la revelación de las cosas futuras de un interés general, y que están encargados de hacer conocer  a los hombres para su instrucción.

203. El deseo natural de todo aspirante a médium es el poderse comunicar con el Espíritu de las personas que le son queridas, pero debe moderar su impaciencia, porque la comunicación con un Espíritu determinado ofrece muchas veces dificultades materiales que la hacen imposible para el principiante. Para que un Espíritu pueda comunicarse, es preciso que entre él y el médium haya relaciones fluídicas, que no se establecen siempre
instantáneamente, sino a medida que la facultad se desarrolla y que el médium adquiere poco a poco la aptitud necesaria para entrar en relación con el primer Espíritu que se presenta. De consiguiente puede suceder que con aquel con quien uno desea comunicarse no esté en condiciones propicias para hacerlo, a pesar de su presencia, así como puede también suceder que no tenga la posibilidad ni el permiso de venir al llamamiento que se le hace.
Por esto conviene en un principio no obstinarse en evocar a un Espíritu determinado con exclusión de cualquier otro, porque acontece muchas veces que con aquél no se establecen las relaciones fluídicas con tanta facilidad, por simpatía que se tenga por él. Antes, pues, de pensar en obtener comunicaciones de tal o cual Espíritu, es necesario dedicarse al desarrollo de la facultad, y para esto es preciso hacer un llamamiento general y dirigirse sobre todo a su ángel guardián.

3. ¿Cuáles son las causas que pueden impedir a un Espíritu el venir a nuestro llamamiento?
Su voluntad, la primera; después su estado corporal si está reencarnado, las misiones que pueda tener a su cargo y además puede no concedérsele permiso.

Hay Espíritus que no pueden comunicarse nunca; éstos son aquellos que por su naturaleza pertenecen aún a los mundos inferiores a la Tierra. Los que están en las esferas de castigo tampoco lo pueden a menos de un permiso superior que solo se concede con un fin útil y general. Para que un Espíritu pueda comunicarse, es menester que haya alcanzado el grado de adelanto del mundo en que es llamado; de otro modo es extraño a las ideas de este mundo y no tiene ningún punto de comparación. No sucede lo mismo con los que son enviados en misión o en expiación en los mundos inferiores; éstos tienen las ideas necesarias para contestar.

4. ¿Por qué motivos puede rehusarse a un Espíritu el permiso de comunicarse?
Esto puede ser una prueba o un castigo para él o para quien lo llama.

Habiendo preguntado a San Luis si entendía por esto vituperar las manifestaciones físicas, contestó:
Yo no podría vituperar las manifestaciones físicas, puesto que si tienen lugar, es con permiso de Dios y con un fin útil; diciendo que fueron el vestíbulo de la ciencia, las coloco en su verdadero puesto y afirmo su utilidad. Yo sólo vitupero a aquellos que hacen de ellas un objeto de diversión y de curiosidad, sin aprovechar la enseñanza que es su consecuencia; son para la filosofía del Espiritismo lo que la gramática para la literatura, y el que ha llegado a cierto grado en una ciencia no pierde el tiempo en repasar los elementos.

Obras Póstumas Pag 13

Estos diferentes estados del periespíritu son resultado de la voluntad del
Espíritu, no de una causa física exterior, como en el gas. Cuando un Espíritu
aparece, es porque pone su periespíritu en el estado referido para hacerlo visible. Mas no basta siempre su voluntad; se necesita, para que pueda operarse esta modificación del periespíritu, un concurso de circunstancias independientes de él. Se necesita, además, que el Espíritu tenga permiso para hacerse ver por una determinada persona, lo que no siempre le es concedido, o no lo es más que en ciertas circunstancias por motivos que no podemos apreciar. (Véase El Libro de los Médiums, cap. VI).

Obras Póstumas

49. Médiums proféticos. Son igualmente una variedad de los médiums
inspirados, los cuales reciben, con el permiso de Dios, y con más precisión que los médiums de presentimientos, la revelación de las cosas futuras de un interés general, que están encargados de hacer conocer a los hombres para su instrucción. El presentimiento es dado a la mayor parte de los hombres, en cierta medida, para su uso personal; el don de profecía, al contrario, es excepcional, e implica la idea de una misión en la tierra.


Referencias de los Libros Digitales
Evangelio Según El Espiritismo Pag. 196

Amigos, acordaos de este precepto: "Amaos unos a otros", y entonces, al golpe dado por el odio contestaréis con una sonrisa, y al ultraje, con el perdón. Sin duda el mundo se alzará furioso y os tratará de cobardes; levantad entonces la cabeza bien alta, y mostrad que vuestra frente no temería tampoco en cargarse de espinas, a ejemplo de Cristo, pero que vuestra mano no quiere ser cómplice de un asesinato, que autoriza, digámoslo así, una falsa honra que no es otra cosa que orgullo y amor propio. ¿Dios, al crearnos, os dió el derecho de vida y muerte a los unos sobre los otros? No, sólo ha dado ese derecho a la naturaleza para reformarse y reconstruirse; pero a vosotros, ni siquiera os ha dado el permiso de disponer de vosotros mismos. Como el suicida, el duelista será marcado con sangre cuando comparezca ante Dios, y al uno y al otro el soberano Juez prepara rudos y largos castigos. ¡Si amenazó con su justicia al que dice a su hermano: Racca, cuanto más severa será la pena para el que comparezca ante El con las manos teñidas en sangre de su hermano! (San Agustín. París, 1862).

El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina según el Espiritismo - Allan Kardec

El hombre de bien
3. El verdadero hombre de bien es el que practica la ley de justicia, de amor y de caridad en su más grande pureza. Si pregunta a su conciencia sobre sus propios actos, mira si ha violado esta ley; si no ha hecho daño, si ha hecho todo el bien "que ha podido", si ha despreciado voluntariamente alguna ocasión de ser útil, si alguien tiene quejas contra él; en fin, si ha hecho a otro lo que hubiera querido que hicieran por él. Tiene fe en Dios, en su voluntad, en su justicia y en su sabiduría; sabe que nada sucede sin su permiso, y se somete en todas las cosas a su voluntad.

15. No es esto todo. “Dios permite que ocupen todavía un lugar en la Creación, en las relaciones que debían tener con el hombre y de las cuales hacen el más pernicioso abuso.” ¿Podía Dios ignorar el abuso que harían de la libertad que les concedió? ¿Pues por qué se la concedió? De lo que resulta que fue con conocimiento de causa que entregó sus criaturas a merced suya, sabiendo, en virtud de toda su presciencia, que sucumbirían y tendrían la suerte de los demonios. ¿No tenían bastante con su propia debilidad, sin permitir que fuesen incitadas al mal por un enemigo, tanto más peligroso cuanto es invisible? ¡Al menos si el castigo no fuese más que temporal, y si el culpable pudiese rescatarse por medio de la reparación...! Pero no, está condenado para una eternidad. Su arrepentimiento, su vuelta al bien y sus pesares serán inútiles. De este modo los demonios son los agentes provocadores predestinados a reclutar almas para el infierno, y esto con el permiso de Dios, que sabía, creando esas almas, la suerte que les estaba reservada. ¿Qué se diría en la Tierra de un juez que obrase así para llenar las cárceles? ¡Extraña idea la que se nos da de la divinidad de un Dios cuyos atributos esenciales son la soberana bondad! ¡En nombre de Jesucristo, de aquel que no ha predicado sino el amor, la caridad y el perdón, se enseñan semejantes doctrinas! Hubo un tiempo en que tales anomalías pasaban desapercibidas, o no se las comprendía, o no se las sentía. El hombre encorvado bajo el yugo del despotismo sometía su razón a ciegas, o mejor, abdicaba de su razón, pero hoy, la hora de la emancipación ha sonado. Comprende la justicia, la quiere durante su vida y después de su muerte. Por esto asevera: “¡Esto no es así, no puede ser, o Dios no es Dios!”

Page #72
¿Cuáles son los agentes secretos de estos fenómenos, y los verdaderos actores de estas escenas inexplicables? Los ángeles no aceptarían estos papeles indignos, y no se prestarían a todos los caprichos de una vana curiosidad. Las almas de los muertos, que Dios prohíbe consultar, permanecen en la morada que les ha señalado su justicia, y no pueden, sin su permiso, ponerse a las órdenes de los vivos. Los seres misteriosos que comparecen tanto al primer llamamiento de los heréticos y de los impíos, como de los fieles, del crimen como de la inocencia. no son ni los enviados de Dios, ni los apóstoles de la verdad y de la salvación, sino los secuaces del error y del infierno.
“A

Page #77
14. “Las almas de los muertos, con las que Dios prohíbe consultar, permanecen en la morada que les ha señalado su justicia y no pueden, sin su permiso, ponerse a las órdenes de los vivos.”
El Espiritismo dice también que no pueden venir sin el permiso de Dios. Pero todavía es más riguroso, porque dice que ningún espíritu, bueno o malo, puede venir sin este permiso,
mientras que la iglesia atribuye a los demonios la facultad de poder prescindir de él. Va más lejos aún, puesto que dice que si vienen con este permiso cuando los vivos les llaman, no es para ponerse a sus órdenes.

¿El espíritu acude voluntariamente a la evocación o se le obliga a ello?

Obedece a la voluntad de Dios, esto es, a la ley general que rige el Universo. Juzga si es útil acudir, ejerciendo también de este modo su libre albedrío. El espíritu superior viene siempre que se le llama con un fin útil. No se niega a responder sino a personas poco formales que lo toman todo a broma (El Libro de
los Médiums, cap. XXV)

Los espiritistas están de tal modo convencidos de que no tienen ningún poder sobre los espíritus, y de que no pueden obtener nada de éstos sin el permiso de Dios, que cuando llaman a un espíritu, sea el que quiera, dicen: Ruego a Dios Todopoderoso permita a un buen espíritu
Página 76

Page #78
15. Las acusaciones lanzadas por la iglesia contra 1a práctica de las evocaciones no conciernen, pues, al Espiritismo, puesto que se dirigen principalmente contra las operaciones de la magia con 1a cual no tiene ninguna relación. Puesto que condena en estas operaciones lo que ella
misma condena, puesto que no atribuye a los buenos espíritus un papel indigno de ellos, y puesto que, en fin, declara que no pide ni quiere obtener nada sin el permiso de Dios.

Page #79
más materiales que puedan afectar los sentidos, puesto que los hay? ¿Dios pone, pues, estos medios, que son obra suya, porque todo proviene de Él y nada sucede sin su permiso, a disposición únicamente de los malos espíritus, mientras que impide a los buenos servirse de ellos? De esto se deduce que Dios concede a los demonios más facilidad para perder a los hombres que no a los ángeles guardianes para salvarles.

Page 184
Un miembro de la Sociedad Espiritista de París, que oró por este desgraciado espíritu y le evocó, obtuvo en diferentes intervalos las comunicaciones siguientes:
I
Fui evocado casi después de mi muerte, y no pude comunicarme enseguida, pero muchos espíritus ligeros han tomado mi nombre y mi puesto. Me he aprovechado de la presencia en Bruselas del Presidente de la sociedad de París, y con el permiso de los espíritus superiores, me he comunicado.
Iré a comunicarme a la Sociedad, y haré revelaciones que serán un principio de reparación de mis faltas, y podrán servir de enseñanza a todos los criminales, que leerán y que retlexionarán sobre el relato de mis sufrimientos.

Page 208

de este lapso de tiempo comprendí que el objeto de la encarnación era otro que el que mis sentidos groseros y obtusos me habían hecho seguir, obtuve a fuerza de oraciones, de resignación y de pesares, el permiso de ocuparme en la tarea material de soportar los mismos sufrimientos, y más aún, que había hecho pasar a los otros. Obtuve este permiso, y Dios me dejó el derecho, por mi libre albedrío, de amplificar mis sufrimiento morales y físicos. Gracias al socorro de buenos espíritus que me asistían, persistí en mi resolución de practicar el bien, y les doy gracias por esto, porque evitaron que sucumbiera en la tarea que tomé.

Page 217
Por lo demás, no sabemos que los que no admiten esta doctrina la hayan jamás combatido con otros argumentos más que con el de su repugnancia personal a volver a la Tierra. A ésos podemos contestarles: Para que volváis a ella, Dios no os pide vuestro permiso, así como el juez no consulta la voluntad del condenado para enviarle a presidio.

Page 222
“Por un momento ha llegado al Altísimo su arrepentimiento, la muerte ha suspendido su espada sobre esta cabeza tan querida. Pero ha vuelto a la rebelión y el castigo sigue siempre a la misma. ¡Dichoso uno cuando es castigado en esa Tierra! Rogad, amigos míos, por esta pobre niña, cuya juventud hará difíciles los últimos momentos. Es tan abundante la savia en este pobre ser, a pesar de su estado de decaimiento, que el alma se desatará con trabajo. ¡Oh! Rogad, más tarde os ayudará, y ella misma os dará consuelos, porque su espíritu es más elevado que los de las personas
que la rodean.

“Por un permiso especial del Señor he contestado a lo que me has preguntado, porque es necesario que este espíritu esté ayudado para que el desprendimiento sea más fácil”


Conclusión:

Permiso de Dios

¿Porque debemos Pedir Permiso de Dios? 
Muchos me han criticado porque he indicado que todo lo que hagamos relacionado a cualquier actividad espiritual, procuremos el debido permiso de DIOS, primero.  Muchos se han reído y hecho bromas de lo que trato de educar.  Sin embargo, lo irónico del caso es que esos críticos de Frank, son los primeros que no han dejado atrás las imágenes religiosas y nunca van a Dios para permiso, claramente indicando que no han leído la Codificación Espirita. Dándole más importancia a la idolatría por precisamente no ir a DIOS para permiso, y como consideran que eso no es importante, porque en sus casas espiritas o en su vida personal, nunca le piden permiso a Dios. Prefieren interponer cualquier cosa que aceptar que a Dios se acude para permiso.

Ellos realizan Oraciones sin sentido Espiritual y como papagayos oraciones repetitivas, o de la manera que hacen los religiosos que es exigiéndole a DIOS que interceda por peticiones materiales o egoístas que solo aplican a ellos mismos.  Como lo hacen los religiosos de antaño, y que solo creen que la religión es lo importante en sus vidas. Un Espirita debe pedir permiso SIEMPRE y no hacer meras oraciones repetitivas sin sentido.

El comportamiento religioso, no puede entender que el Espiritismo nos enseña a pedir permiso a Dios primero, y no a interponer, ni CULTOS, ni RITOS, ni IMÁGENES RELIGIOSAS, y menos SACRIFICIOS.  Actividades que solo te alejan del propósito espiritual de acudir a DIOS para Permiso.

El Libro de los Espíritus nos ilustra claramente este concepto.

Ítem #666. ¿Podemos orar a los Espíritus?
- Se puede suplicar a los Espíritus buenos en su carácter de mensajeros de Dios y ejecutores de sus mandatos. Pero su poder está en razón de su superioridad y depende siempre del Señor de todas las cosas, sin cuyo permiso nada se hace. De ahí que las oraciones que se les dirijan sólo sean eficaces si son aprobadas por Dios.

Por eso es importante, dejar de criticar y nos dedicarnos a leer y a instruirnos con lógica y razón de las instrucciones de los Espíritus en Los Libros Codificados.

Este articulo pretende dejar en "record" como referencia la mayoría de las referencias donde se indica lo importante que es “Pedir Permiso a Dios”.

Ya no se vale la justificación de criticar, solo por criticar y dejar a un lado el adelantamiento espiritual que se obtiene mediante la educación y hacer el bien.

Si aprendes hoy que tu Libre Albedrío es parte de comprender que se debe pedir permiso a Dios, pues Dios respeta tu libre albedrío y no interfiere en tus decisiones, y eso se logra respetando el hecho que nada acontece sin el permiso de Dios, incluyendo cuando le solicitas ayuda en tus aflicciones.

Abre tu mente a entender los procedimientos espirituales que ya están definidos en la Codificación Espírita.  Cuando acudes a Dios para Permiso, no necesitas acudir a oraciones repetitivas sin sentido, ni a imágenes ni a ninguna actividad que se interponga con un Dios, TODOPODEROSO, inmensamente Justo y Bueno. Solo acude a el con Fe razonada, humildemente y en amor.

Una Oración de pedido de permiso la encontramos en el Libro de Los mediums, en el ítem # 203, veamos:
203. El deseo natural de todo aspirante a médium es el poderse comunicar con el Espíritu de las personas que le son queridas, pero debe moderar su impaciencia, porque la comunicación con un Espíritu determinado ofrece muchas veces dificultades materiales que la hacen imposible para el principiante. Para que un Espíritu pueda comunicarse, es preciso que entre él y el médium haya relaciones fluídicas, que no se establecen siempre instantáneamente, sino a medida que la facultad se desarrolla y que el médium adquiere poco a poco la aptitud necesaria para entrar en relación con el primer Espíritu que se presenta. De consiguiente puede suceder que con aquel con quien uno desea comunicarse no esté en condiciones propicias para hacerlo, a pesar de su presencia, así como puede también suceder que no tenga la posibilidad ni el permiso de venir al llamamiento que se le hace. Por esto conviene en un principio no obstinarse en evocar a un Espíritu determinado con exclusión de cualquier otro, porque acontece muchas veces que con aquél no se establecen las relaciones fluídicas con tanta facilidad, por simpatía que se tenga por él. Antes, pues, de pensar en obtener comunicaciones de tal o cual Espíritu, es necesario dedicarse al desarrollo de la facultad, y para esto es preciso hacer un llamamiento general y dirigirse sobre todo a su ángel guardián. En esto no hay fórmula sacramental; cualquiera que pretendiera dar una, puede tacharse resueltamente de falsa, porque los Espíritus no atienden a la forma sino al fondo. La evocación debe hacerse siempre en nombre de Dios, y se la puede hacer en los términos siguientes o parecido:
"Ruego a Dios Todopoderoso permita a un buen Espíritu comunicarse conmigo y hacerme escribir; ruego también a mi ángel guardián tenga la bondad de asistirme y apartar a los malos."
Se espera entonces que un Espíritu se manifieste haciendo escribir alguna cosa. Puede que se presente el que se desea, así como puede ser un espíritu desconocido o el ángel guardián; de todos modos, generalmente, se da a conocer escribiendo su nombre; pero entonces se presenta la cuestión de la identidad, una de las que requieren más experiencia, pues hay pocos principiantes que no estén expuestos a ser engañados. Trataremos de ella más adelante en un capítulo especial.Cuando quieran evocarse Espíritus determinados es muy esencial dirigirse primero a los que se sabe que son buenos y simpáticos y que pueden tener un motivo para venir como son los parientes o amigos. En ese caso la evocación puede formularse de este modo:
En nombre de Dios Todopoderoso ruego al Espíritu de tal que se comunique conmigo; o bien: Ruego a Dios Todopoderoso permita al Espíritu de N____. el comunicarse conmigo; 
o cualquiera otra fórmula respondiendo al mismo pensamiento.No deja de ser conveniente el que las primeras preguntas se hagan de tal modo que simplemente requieran la respuesta de sí o no,como por ejemplo: ¿Estás aquí? ¿Quieres responderme? ¿Puedes hacerme escribir? etc. Más tarde esta precaución viene a ser inútil;en un principio sólo se trata de establecer una relación; lo esenciales que la pregunta no sea frívola, que no tenga relación con cosas de interés privado y, sobre todo, que sea la expresión de un sentimiento benévolo y simpático para el Espíritu al cual se dirige.(Véase más adelante el capítulo especial sobre las “Las Evocaciones”).
Entonces debe estar claro que un Espirita, pide permiso primero a Dios. Si lo crees conveniente, sugiero que adoptes este modo de pensar y de orar, aunque no lo hayas hecho nunca. de este modo.


REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN
  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec
  • Obras Póstumas, Allan Kardec
  • Génesis – Allan Kardec
  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec
  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago