jueves, 3 de enero de 2013

Cremación o Entierro, si el Alma es Inmortal, ¿Cuál sería la diferencia?


El Alma es Inmortal, nunca jamás será destruida por la muerte física, sino que seguirá con su progreso espiritual mediante la reencarnación

Cada vez que reencarna el Alma Inmortal, mejora poco a poco hasta llegar a la pureza espiritual. El cuerpo físico es solo una envoltura temporal en cada Reencarnación. Cuando ese cuerpo de una vida se deteriora por el envejecimiento o porque sufre alguna enfermedad física y deja de tener vida, ese cuerpo material se desecha, o se entierra y se separa del Alma, o sea el vinculo que los une se rompe.

Si el cuerpo fallece en lo físico, se convierte en polvo como ocurre, no importa que se convierta en polvo antes o después, por lo tanto la cremación lo que hace es acelerar el proceso de convertir ese cuerpo en polvo. Ese cuerpo no se volverá a usar para nada. 

La pregunta es: ¿Donde serán ubicados las Almas,  los que desencarnan en cada instante hoy día?, esto será determinado,  en términos espirituales en lo adelantado que se pueda estar al momento de la muerte, y en el comportamiento que implica los pensamientos e intensiones hacia el bien común de todos sus semejantes que haya realizado en su vida.

El proceso de cremación no está definido en los libros codificados. Pero la lógica nos indica que el cuerpo sin Alma, es una masa de carne sin vida. El Alma sale inmediatamente del cuerpo físico, sus arraigos son meramente de tipo moral, no son físicos. Hacer que los familiares esperen a que un cuerpo se descomponga y hacerlos esperar la cremación, por conceptos no avalados por los Espíritus es simplemente un error doctrinario.  El Espiritismo no es una religión, y no se basa en conceptos religiosos,  ni establece tiempo en cuanto a esperar o no,  al momento que se produce la muerte fisica.

Esperar 72 hrs es exponer a riesgos de salud a los mismos familiares, y no es algo que los profesionales funerarios puedan estar de acuerdo.

Dejemos que el proceso de enterramiento o por cremación se den sin imposición de requisitos que el Espiritismo no ha indicado en ninguno de los Libros Codificados.

Veamos que nos dijeron los espíritus en el Libro El Evangelio Según El Espiritismo, donde nos habla de las impurezas del alma que son las que determinan donde estarán las almas de los desencarnados en el momento que transitan hacia el mundo espiritual.

"VIII. Si el alma es inmaterial, debe pasar después de esta vida a un mundo igualmente invisible e inmaterial, del mismo modo que el cuerpo, cuando se descompone vuelve a la materia. Sólo que conviene mucho distinguir bien el alma pura, verdaderamente inmaterial, que se alimenta como Dios de la ciencia y de los pensamientos, del alma más o menos manchada de impurezas materiales, que la impiden elevarse hacia lo divino y la retienen en los lugares de su morada terrestre."
EL EVANGELIO SEGÚN
EL ESPIRITISMO
______________________________________
Esto explica que el Alma se queda retenida en los entornos y no en el cuerpo corpóreo físico ya fallecido cuando los arraigos materiales fueron y aún son preponderantes.  Porque los espíritus inferiores o no moralizados permanecen cerca de lo que fueron sus moradas terrestres. Esto puede explicar en resumen que cuando un alma encarnada se moraliza al desencarnar va a un lugar completamente diferente a donde se ubican aquellas que al no ser moralizadas desencarnan y no pueden elevarse por causa de sus impurezas materiales que le impiden elevarse hacia lo divino.

Los apegos materiales no son de tipo físicos al cuerpo ya fallecido, sino que los apegos son al pensamiento materializado que no esta listo aún listo a desprenderse totalmente de su arraigo a las cosas materiales de su encarnación.  Pero son arraigo moralesmorales,  no físicos.    

El apego es conceptual en vez de físico.  Cuando esa Alma Desencarnada se le Moraliza, ella misma debe arrepentirse, y reconocer que los apegos al concepto material, lo que lograron fue detener su adelantamiento espiritual, pues ese apego modifico su comportamiento y sus intensiones en sus acciones, por eso desencarnó siendo materialista más que espiritualista, y eso causa un peso moral que se debe reconocer y lograr arrepentimiento para llegar a la luz que es el conocimiento espiritual.  Es desrraigamiento material que incluye sus apegos al cuerpo físico que falleció, y que cuando se crema ya no es necesario seguir pensando en algo que ya seria polvo eventualmente.  No afecta en nada el estado del Alma desencarnada lo que ocurra con el cuerpo.

Para entender el comportamiento del Alma al desencarnar lo vemos en el item #257, Libro de los Espíritus a continuación.

Ensayo teórico acerca de la sensación en los Espíritus

#257. El cuerpo es el instrumento del dolor. Si no constituye su causa primera, es al menos su causa inmediata. El alma tiene la percepción de ese dolor. Dicha percepción es el efecto. El recuerdo del dolor que el alma conserva puede ser muy penoso, pero no puede tener una acción física. En efecto, ni el frío ni el calor pueden desorganizar los tejidos del alma. El alma no puede helarse ni quemarse. ¿No vemos a diario que el recuerdo o la aprensión de un mal físico producen el mismo efecto que la realidad? ¿Y que incluso ocasiona la muerte? Todo el mundo sabe que las personas a quienes se les amputó un miembro sienten dolor en ese miembro que ya no existe. Por cierto, dicho miembro no es la sede del dolor, ni siquiera su punto de partida. El cerebro ha conservado la impresión, eso es todo. 

Podemos creer, pues, que hay algo análogo en los padecimientos del Espíritu después de la muerte. Un estudio más profundo del periespíritu, que desempeña un papel tan importante en todos los fenómenos espíritas –las apariciones  vaporosas o tangibles, el estado del Espíritu en el momento de la muerte, la idea tan frecuente en él de que aún sigue vivo, el cuadro tan conmovedor de los suicidas y los ajusticiados, el de las personas que se dejaron cautivar por los goces materiales, y tantos otros hechos–, ha venido a arrojar luz sobre esa cuestión y ha dado lugar a explicaciones cuyo resumen presentamos aquí. El periespíritu es el lazo que une al Espíritu con la materia del cuerpo. Es extraído del medio circundante, del fluido universal. Participa a la vez de la electricidad, del fluido magnético y, hasta cierto punto, de la materia inerte. Podríamos decir que es la quintaesencia de la materia. Es el principio de la vida orgánica, pero no el de la vida intelectual, que es propia del Espíritu. Es, además, el agente de las sensaciones exteriores. En el cuerpo, dichas sensaciones se encuentran localizadas en los órganos que les sirven de conductos. Una vez destruido el cuerpo, las sensaciones son generales. Por esa razón el Espíritu no dice que le duele la cabeza más que los pies. Por otra parte, es preciso no confundir las sensaciones del periespíritu –que ha recobrado su independencia– con las del cuerpo. Sólo podemos tomar estas últimas como un término de comparación, y no como analogía. _____________________ 
NOTA IMPORTANTE,  ES UNA COMPARACIÓN Y NO UNA ANALOGÍA. 
_____________________
Desprendido del cuerpo, el Espíritu puede sufrir, pero ese sufrimiento no es el del cuerpo, aunque tampoco se trata de un sufrimiento exclusivamente moral, como el remordimiento, puesto que se queja del frío y del calor. Tampoco sufre más en invierno que en verano. Hemos visto Espíritus que pasaban a través de las llamas sin experimentar nada penoso. La temperatura, pues, no les causa la menor impresión. Por consiguiente, el dolor que sienten no es un dolor físico propiamente dicho, sino un vago sentimiento íntimo, del que el Espíritu mismo no siempre se da perfecta cuenta, precisamente porque el dolor no está localizado ni es producido por agentes exteriores. Es más bien un recuerdo que una realidad, pero un recuerdo tan penoso como aquella. Sin embargo, como veremos, a veces hay algo más que un recuerdo. La experiencia nos enseña que en el momento de la muerte el periespíritu se desprende del cuerpo con mayor o menor lentitud. Durante los primeros instantes el Espíritu no se explica su situación. No cree estar muerto. Se siente vivo. Ve su cuerpo a un lado, sabe que es el suyo, pero no comprende por qué se encuentra separado de él. Ese estado continúa mientras existe un lazo entre el cuerpo y el periespíritu. Un suicida nos decía: “No, no estoy muerto”. Y añadía: “Sin embargo, siento que los gusanos me devoran”. Ahora bien, de seguro los gusanos no devoraban el periespíritu, y menos aún el Espíritu; sólo devoraban el cuerpo. Pero como la separación del cuerpo y el periespíritu no era completa, de ahí resultaba una especie de repercusión moral que le transmitía la sensación de lo que sucedía en el cuerpo. Tal vez repercusión no sea la palabra adecuada, pues podría dar lugar a creer en un efecto demasiado material. Era más bien la vista de lo que sucedía en su cuerpo, al cual lo ligaba su periespíritu, lo que producía en él una ilusión que tomaba por realidad. Así pues, no se trataba de un recuerdo, puesto que en vida nunca había sido devorado por gusanos. Era un sentimiento actual67.
________________________________
67 [Recomendamos al lector ahondar en el sentido de las palabras “sentimiento” (sentiment) y “sensación” (sensation), especialmente en lengua francesa. El sentimiento se distingue de la sensación por el hecho de que es provocado por una idea o representación (en el ejemplo: la imagen de los gusanos) y no está localizado en una parte especifica del cuerpo.]
________________________________
Vemos, de este modo, las deducciones que pueden extraerse de los hechos cuando se los observa con atención. Durante la vida, el cuerpo recibe las impresiones exteriores y las transmite al Espíritu por intermedio del periespíritu, que constituye, probablemente, lo que se denomina fluido nervioso. Cuando está muerto, el cuerpo no siente nada más, porque en él ya no hay Espíritu ni periespíritu. Desprendido del cuerpo, el periespíritu experimenta la sensación, pero como esta ya no le llega por un conducto limitado, es una sensación general. Ahora bien, como el periespíritu sólo es en realidad un agente de transmisión –puesto que la conciencia pertenece al Espíritu–, de ahí resulta que, si pudiera existir un periespíritu sin Espíritu, aquel no sentiría más que lo que siente el cuerpo cuando está muerto. Del mismo modo, si el Espíritu no tuviera periespíritu, sería inaccesible a toda sensación penosa. Esto sucede a los Espíritus completamente purificados. Sabemos que cuanto más se purifican, más etérea se torna la esencia del periespíritu, de donde se sigue que la influencia material disminuye a medida que el Espíritu progresa, es decir, a medida que el periespíritu se vuelve menos denso. Se dirá, no obstante, que las sensaciones agradables son transmitidas al Espíritu mediante el periespíritu, del mismo modo que las sensaciones desagradables. Ahora bien, si el Espíritu puro es inaccesible a estas, debe serlo también a las otras. Esto es así, sin duda, en lo que respecta a las sensaciones que provienen únicamente de la influencia de la materia que conocemos. El sonido de nuestros instrumentos, el perfume de nuestras flores, no le causan ninguna impresión. Sin embargo, hay en él sensaciones íntimas de un encanto indefinible, acerca de las cuales no podemos formarnos ninguna idea, porque somos en relación con ellas como ciegos de nacimiento respecto a la luz: sabemos que existen, pero ¿de qué modo? Ahí se detiene nuestra ciencia. Sabemos que en el Espíritu hay percepción, sensación, audición, visión; que esas facultades son atributos de todo su ser, y no de una parte de este, como en el hombre. Pero, volvemos a preguntarnos, ¿de qué manera? No lo sabemos. Los propios Espíritus no pueden explicárnoslo, porque nuestro lenguaje no ha sido hecho para expresar ideas que no poseemos, así como en el idioma de los salvajes no existen términos para expresar nuestras artes, ciencias y doctrinas filosóficas. Al decir que los Espíritus son inaccesibles a las impresiones de nuestra materia, nos referimos a los Espíritus muy elevados, cuya envoltura etérea no tiene analogía en la Tierra. No sucede lo mismo con aquellos cuyo periespíritu es más denso. Estos Espíritus perciben nuestros sonidos y olores, pero no por medio de una parte limitada de su persona, como cuando estaban vivos. Podríamos decir que las vibraciones moleculares se hacen sentir en la totalidad de su ser y llegan así a su sensorio común68, que es el propio Espíritu, aunque de una manera diferente y quizás también con una impresión diferente, lo que produce una modificación en la percepción.

68 [Sensorium commune: El autor recurre a esta expresión de la lengua francesa que alude al sensorio o sentido común. Dicha facultad, en el hombre, ha sido objeto de estudio desde muy antiguo. Aristóteles fue uno de los primeros en referirse a ella (Véase su obra “Acerca del Alma”: De Anima, III 1).]

Si bien escuchan el sonido de nuestra voz, nos comprenden sin el auxilio de la palabra, tan sólo mediante la transmisión del pensamiento. En apoyo de lo que decimos, viene el hecho de que esa penetración es tanto más fácil cuanto más desmaterializado está el Espíritu. En lo que respecta a la visión, la de los Espíritus es independiente de nuestra luz. La facultad de ver es un atributo esencial del alma, para la cual no existe la oscuridad. No obstante, esa facultad es más amplia y penetrante en los Espíritus que están más purificados. Así pues, el alma o Espíritu posee en sí la facultad de todas las percepciones. Durante la vida corporal, tales percepciones se hallan obstruidas por la densidad de los órganos. En la vida extra corporal lo están cada vez menos, a medida que la envoltura semi material se clarifica. Esa envoltura, extraída del medio circundante, varía según la naturaleza de cada mundo. Al pasar de un mundo a otro, los Espíritus cambian de envoltura como nosotros cambiamos de ropa cuando pasamos del invierno al verano o del polo al ecuador. Así pues, los Espíritus más elevados, cuando vienen a visitarnos, se revisten con el periespíritu terrestre69, y entonces sus percepciones se producen como en los Espíritus comunes.

69 [“revêtent le périsprit terrestre”, es decir, se revisten con los fluidos del medio circundante, con los cuales se conforma el periespíritu. Véanse los §§ 94, 150 y 187.]

No obstante, todos ellos, tanto los inferiores como los superiores, sólo escuchan y sienten lo que quieren. Como no tienen órganos sensitivos, pueden a voluntad hacer que sus percepciones se activen o se anulen. Sólo se ven obligados a escuchar una cosa: los consejos de los Espíritus buenos. Aunque la vista siempre se mantiene activa, ellos pueden hacerse invisibles recíprocamente. De acuerdo con la categoría a la que pertenecen, pueden ocultarse de los que son inferiores a ellos, pero no de los superiores. En los primeros momentos que siguen a la muerte, la vista del Espíritu siempre está turbada y es confusa. Se aclara a medida que este se desprende, y puede adquirir la misma claridad que tenía en vida, con independencia de su penetración a través de los cuerpos que para nosotros son opacos. En cuanto a la extensión de la vista a través del espacio ilimitado, así como en el porvenir y en el pasado, la misma depende del grado de pureza y elevación del Espíritu.

Se nos dirá: “Esa teoría no es muy tranquilizadora. Pensábamos que, una vez liberados de nuestra densa envoltura, instrumento de nuestros dolores, no sufriríamos más. Pero ahora nos informáis que nuestros padecimientos continuarán; no importa de qué modo, pues aun así sufriremos”.

Así es, por desgracia. Todavía podremos padecer, y mucho, y por un tiempo muy prolongado, pero también podremos dejar de sufrir desde el instante mismo en que abandonemos esta vida corporal.

Los padecimientos de la Tierra a veces son independientes de nosotros. No obstante, muchos son la consecuencia de nuestra voluntad. Remontémonos a su origen y veremos que la mayor parte de ellos es el resultado de causas que habríamos podido evitar.

¿Cuántos males, cuántas enfermedades debe el hombre a sus excesos, a su ambición, en una palabra: a sus pasiones? El hombre que siempre haya vivido con sobriedad, sin abusar de nada, que siempre haya sido sencillo en sus gustos y modesto en sus deseos, se ahorrará muchas tribulaciones. Lo mismo sucede con el Espíritu, pues los padecimientos que soporta siempre son la consecuencia del modo como vivió en la Tierra. Sin duda, ya no tendrá gota ni reumatismo, pero sí otros pesares que no son menores. Hemos visto que sus padecimientos son el resultado de los lazos que existen todavía entre él y la materia.

Cuanto más desprendido está de la influencia de la materia –dicho de otro modo, cuanto más desmaterializado se halla–, menos sensaciones penosas experimenta. Ahora bien, de él depende liberarse de dicha influencia desde esta vida. Tiene libre albedrío y, por consiguiente, la opción de hacer o dejar de hacer. Domina sus pasiones animales, no tenga odio ni envidia, celos ni orgullo, no se deje dominar por el egoísmo, purifique su alma mediante los buenos sentimientos, practique el bien, no atribuya a las cosas de este mundo más importancia de la que merecen. Entonces, incluso con su envoltura corporal, ya estará purificado, ya estará desprendido de la materia, y cuando abandone esa envoltura no sufrirá más su influencia. Los padecimientos físicos que haya experimentado no dejarán en él ningún recuerdo penoso; no le quedará al respecto ninguna impresión desagradable, porque sólo habrán afectado al cuerpo y no al Espíritu. Se sentirá feliz de haberse liberado, y la paz de su conciencia lo eximirá de todo padecimiento moral. Hemos interrogado a miles de Espíritus, que han pertenecido a todas las categorías de la sociedad, a todas las posiciones sociales. Los hemos estudiado en todos los períodos de su vida espírita, desde el instante mismo en que abandonaron su cuerpo. Los hemos seguido paso a paso en esa vida de ultratumba para observar los cambios que se operaban en ellos, en sus ideas y sensaciones. Desde ese punto de vista, han sido los hombres más comunes los que nos proporcionaron los elementos de estudio más valiosos. Ahora bien, siempre hemos observado que los padecimientos guardan relación con la conducta, cuyas consecuencias los Espíritus sufren, y que esa nueva existencia es la fuente de una felicidad inefable para los que han seguido el camino del bien. 

En conclusión, si sufren, es porque así lo han querido. Sólo deben culparse a sí mismos, tanto en el otro mundo como en este.
___________________________________
Tambien en El Libro de Los Espíritus nos indican lo siguiente:

136. ¿Es independiente el alma del principio vital?
- El cuerpo no es sino la envoltura, sin cesar lo estamos repitiendo.

136 a. ¿Puede el cuerpo existir sin el alma?
- Si, y sin embargo, tan pronto el cuerpo cesa de vivir, el alma lo deja. Antes del nacimiento no hay todavía una unión definitiva entre el alma y el cuerpo. Luego que esta unión se ha establecido, la muerte del cuerpo rompe los lazos que lo unen al alma y ésta abandona a aquél. La vida orgánica puede animar un cuerpo sin alma, pero esta última no puede habitar un cuerpo privado de vida orgánica.

136 b. ¿Qué sería nuestro cuerpo si no existiera el alma?
- Una masa de carne sin inteligencia, todo lo que queráis, excepto un ser humano.

137. Un mismo Espíritu ¿puede encarnar en dos cuerpos diferentes a la vez?
- No: el Espíritu es indivisible y no puede animar simultáneamente a dos seres distintos. (Véase, en El libro de los Médiums, el Capítulo “Bicorporeidad y transfiguración”).

155. ¿Cómo se opera la separación del alma y el cuerpo?
- Habiéndose roto los vínculos que la retenían, ella se desprende.

155 a. La separación ¿se lleva a efecto de manera instantánea, por una transición brusca? Entre la vida y la muerte ¿hay una línea de demarcación netamente trazada?
- No. El alma se desprende en forma gradual, no escapa como un pájaro cautivo que ha sido devuelto súbitamente a la libertad. Los dos estados se tocan, confundiéndose. Así, el Espíritu se desprende poco a poco de sus ataduras: éstas se sueltan, no se quiebran. 

Veamos lo que comentó Allan Kardec: 
Durante la vida el Espíritu se halla ligado al cuerpo por su envoltura semi-material, o periespíritu. La muerte destruye sólo al cuerpo y no a esa segunda envoltura,

"la cual se separa del cuerpo cuando cesa en éste la vida orgánica".

La observación ha probado que en el proceso de la muerte el desprendimiento del periespíritu no se opera súbitamente por completo. Sólo se realiza en forma gradual y en un plazo muy variable, según los individuos. En algunos es bastante rápido, y se puede afirmar que tal proceso de liberación, se cumple en unas pocas horas. Pero en otros –sobre todo en aquellos cuya vida ha sido enteramente material y sensual- el desprendimiento es mucho menos rápido y en ocasiones se prolonga por días, semanas y hasta meses,

"lo que no implica que haya en el cuerpo la menor vitalidad ni la posibilidad de un retorno a la vida",

sino que persiste una simple afinidad entre el cuerpo y el Espíritu, afinidad que siempre se halla en relación con la preponderancia que el Espíritu dio a la materia en el transcurso de la vida. En efecto, es razonable pensar que cuanto más se haya identificado el Espíritu con la materia tanto más laborioso le será el separarse de ella, mientras que la actividad intelectiva y moral y la elevación de pensamientos operan un principio de desprendimiento, incluso durante la vida del cuerpo, y cuando llega la muerte, la separación es rápida.

Este es el resultado de los estudios hechos sobre todos los individuos observados en el momento de la muerte. Esas observaciones prueban, inclusive, que la afinidad que en algunas personas subsiste entre el alma y el cuerpo es a veces sobremanera penosa, por cuanto el Espíritu puede sentir el horror de la descomposición de la materia. Este caso es excepcional y propio de ciertos géneros de vida y de algunos tipos de muerte. Se presenta en ciertos suicidas.





Comentario de Frank Montañez

Claramente el Evangelio según El Espiritismo y el Libro de Los Espíritus indican que la separación del Alma del cuerpo se opera rápidamente.  Tambien se indica que el Alma: la cual se separa del cuerpo cuando cesa en éste la vida orgánica y lo que impide el Alma a elevarse no es su cuerpo orgánico ya fallecido, sino los apegos materiales en concepto y esto le  impiden elevarse hacia lo divino y la retienen en los lugares de su morada terrestre."

En este punto se tiende a tener puntos encontrados cuando se habla de la Turbación del Alma, donde El Libro de Los Espíritus se refiere a los lazos que se van soltando en ocasiones lentamente dependiendo de los apegos que se tenían de lo material (No del cuerpo Físico  sino del concepto Material). Pero esos apegos se refieren al concepto de materialismo, desde el punto de vista de orientación espiritual. 

Se es materialista o se es espiritual, y el cuerpo físico ya no tiene vida orgánica, y ya no logrará recobrar la vida, pues el Alma ya no regresará a este cuerpo ya desechado.

Este cuerpo material sin vida, no es lo que determina si el alma sigue siendo materialista o espiritual. Su composición material sigue siéndolo, aunque sea cremado, lo que ocurre es que la materia se transforma su estado físico (Carne y agua, vulgarmente hablando) se convierte en polvo luego de la descomposición natural o más rápidamente cuando se es cremado.  

La materia nunca se destruye, pero puede transformarse.  Los lazos que la unen al Alma desencarnada ya no existen, ni volverán a existir. 

Los lazos referidos no son en términos del lazos con el cuerpo ya sin vida sino los lazos que se tenían con los pensamientos y actitudes materialistas.

Sin embargo, el desprendimiento lento de la materia como concepto, y sus lazos, se refieren al concepto materialista y no a la materia del cuerpo.  No se debe confundir la materialidad del cuerpo, con el concepto materialista en pensamiento e intenciones que se tenía antes de desencarnar el Alma contrario a la espiritualidad. 

Un Alma desencarnada con apegos materiales es desde el punto de vista del concepto que modifica el comportamiento a lo que es el materialismo que se vivía como concepto de vida.  Cuando una persona en vida con su Alma encarnada, pero con apegos materiales, se refiere al comportamiento y no a la composición del Cuerpo

El cuerpo seguirá su curso de descomposición, no importa su forma, pues esa materia nunca se destruye.  Los “Apegos Materiales” son conceptos de ver la vida que afectan el comportamiento del Alma desencarnada.  La composición del cuerpo no afecta las intensiones del alma, pues la conciencia materialista no es determinada por el cuerpo, sino por la conciencia de lo que el materialismo significa.  Al momento que esa Alma Desencarnada tome conciencia de que el bien común se aleja del materialismo, es ese el momento que el Alma continua con su proceso evolutivo.

Los apegos materiales, no se refieren al cuerpo físico, sino al concepto materialista del Alma, cuando estaba encarnada. Si el cuerpo está en descomposición y los gusanos están descomponiéndolo o si el cuerpo aceleradamente se convierte en polvo, en nada cambiaran las intenciones materialistas de esa Alma Desencarnada.  Solo modifica la esenciamaterialista, la educación que obtenga esa Alma Desencarnada va a modificar sus intensiones, y esto solo lo logra el proceso de moralización y no la composición del cuerpo sin vida, sea que está en descomposición o ya se haya cremado. Quiero añadir, que al momento de romperse el vinculo del Alma Desencarnada con el cuerpo sin vida, no tiene límite de tiempo, como se ha dicho que hay que esperar 72 hrs, pues no tiene sentido si se espera o no para llevar a cabo la cremación. Los lasos materiales que se refinen, no son lazos con el cuerpo físico, sino lazos de comportamiento materialista.





Por lo tanto si te preguntas que el cuerpo no debe cremarse, porque debe esperar ser resucitado, no hace lógica que vuelva a la vida, pues la Resurrección no tiene razón de ser en el mundo espiritual. Imagina moléculas que se convierten en polvo cuando ese cuerpo se deteriora y que es polvo, ya sea cremado o por descomposición natural, y vuelva a integrarse nuevamente.  

Luego de mil años, cuando esas moléculas ya se unieron a través del tiempo en otros cuerpos con otras moléculas en diferentes cuerpos y en cuerpos de otros animales. Pues las moléculas se dispersan a través de los años en los torrentes de los ríos, al mar y hasta las arenas del Sahara.

Ese polvo de los cuerpos fallecidos que son moléculas transformadas de fallecidos, se unieron a través del tiempo a la materia orgánica del planeta, se absorben por alimentos que adquieren nutrientes de la tierra, y por miles de otros seres humanos que consumiendo alimentos que fueron creados con moléculas de esos cuerpos y la carne animal para poder vivir, es imposible que puedan volver a su estado original.

Concilio de Nicea I, Constantino
aparece aquí junto Obispos
La Resurrección no se puede probar, ni científicamente ni espiritualmente, fueron los hombres que asistieron al Concilio de Nicea I, de Constantino I, el grande, emperador de Roma en el 325 dc los que se inventaron ese término, y que luego se incluyo en la Biblia. Nunca antes se consideraba la resurrección sino la reencarnación que era lo que todo el mundo de ese tiempo conocía.

Además, el pensar que la resurrección es lo correcto, que pasaría con Lázaro que supuestamente resucitó y la biblia habla de una sola resurrección, o que pasaría con la hija de Jairo. O con el mismo Jesús que ya resucitó según la Biblia, pues porque vendría Jesús nuevamente si ya resucitó, entonces la Biblia se equivoca una vez más con conceptos que no se pueden probar ni sustentar. Además implica que el Alma Inmortal se queda en un estado contemplativo hasta que se produzca una resurrección. Eso no tiene lógica espiritual.

El Espiritismo cree en la Inmortalidad del Alma, por lo tanto en la reencarnación para mejoramiento espiritual. Concluyo diciendo, que la opción de la Cremación es una muy viable considerando lo costoso de los servicios funerarios. El cuerpo al morir físicamente, el Alma Inmortal se desprende y continua con su proceso evolutivo y rompe con el vinculo que la une al cuerpo. 

Esa ruptura se logra al momento de la muerte física. al llegar la muerte corporal el Alma Inmortal desencarnada se desprende al romperse el vinculo que los unía.





Reflexión Final

El proceso de cremación no está definido en los libros codificados. Pero la lógica nos indica que el cuerpo sin Alma, es una masa de carne sin vida. El Alma sale inmediatamente del cuerpo físico, sus arraigos son meramente de tipo moral, no son físicos. Hace que los familiares esperen a que un cuerpo se descomponga al hacer esperar la cremación, por conceptos no avalados por los Espíritus es simplemente una error doctrinario.  El Espiritismo no es una religión, y no se basa en conceptos religiosos.

Esperar 72 hrs es exponer a riesgos de salud a los mismos familiares, y no es algo que los profesionales funerarios puedan estar de acuerdo.

Dejemos que el proceso de enterramiento p cremación se den sin imposición de requisitos que el Espiritismo no ha indicado en ninguno de los Libros Codificados.

El Espiritismo, es una filosofía noble, que solo conduce a al ser humano que se encuentre con su Alma Inmortal encarnada y enseña como adelantarla para su progreso espiritual. Los religiosos, solo buscan justificación a lo que nunca han podido probar por Dogmas. ¿Qué difícil es poder ver que el Bien Común le hace bien al ser humanos?. 

Los Apegos Materiales del alma desencarnada, no se refieren al cuerpo orgánico sin vida, sino al concepto de lo que significa el ser materialista o ser espiritual. Por lo tanto, si el cuerpo se descompone naturalmente en polvo o se acelera el proceso mediante la cremación, no modifica en nada los apegos que esa Alma Desencarnada experimenta al desprenderse del cuerpo orgánico sin vida. 

El Espiritismo ha sido tergiversado, vejado, malinterpretado y todo, porque los intereses de los materialistas y los orgullosos no han querido que el Espiritismo que representa libertad espiritual, pueda seguir logrando el progreso de la Humanidad mediante sus enseñanzas en Bien Común que es en contra de estos flagelos de la humanidad, egoísmo, orgullos, codicia y materialismo. El Espiritismo no es ser hechicero, brujo o adivino. Tampoco se hacen Rituales de ningún tipo. No se le desea mal a nadie y se cumple fielmente con el Bien Común o lo que es la Moral. Jesús dijo: "No le hagas a nadie lo que no te gustaría te hicieran a ti". de eso se trata nuestra Filosofía Espirita, pues es lo que hace adelantar el Espíritu.

Es tiempo de dejar la religiosidad, los dogmas y abrir los ojos al Bien Común, y Bien Común es una forma de describir El EspiritismoLa Cremación es algo que solo convierte el cuerpo fallecido en polvo más rápido de lo que ocurre en un entierro, donde el cuerpo se descompone y finalmente se convierte en polvo. Dejemos al lado los conceptos religiosos y pensemos con lógica y razón. El cuerpo, la envoltura son solo pasajeros, el Alma es Inmortal y perdura por siempre.




************************

Frank Montañez
“Soy Espírita”
Director de la Página
“Soy ESPÍRITA TV”
No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

NOTA Importante:
Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado.  Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.

Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:

Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com
Nombre del Artículo:
Fecha Publicado:

Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.





Revisado en: 12/20/15
visitas

3 comentarios:

  1. Excelente artículo para sacar de dudas a muchos que aún andan confusos al respecto. En efecto, es la reencarnación y no la resurrección del cuerpo lo que opera. Los apegos materiales tras la muerte se sitúan en el espíritu y no en el cuerpo. Felicidades, Frank.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Frank,un abrazo desde España

    ResponderEliminar
  3. HOLA FRANK. Como siempre, agradecido por sus aclaraciones. Sé que la Verdad te guía. Aunque La Codificación Espírita no menciona este tema, es preciso sacar conclusiones de acuerdo a las Enseñanzas de los Espíritus Puros, que se encuentra en ella. Abrazo Fraterno.

    ResponderEliminar

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago