sábado, 17 de enero de 2015

Espíritus Puros -Características y Responsabilidades según expresado en los 5 Libros Codificados



JESÚS EL NAZARENO NI ERA PURO Y, NI ERA DIOS, pues Él  mismo lo dijo, que sólo era hijo, y que Sólo, existe un Dios. 

Jesús es parte esencial de las ENSEÑANZAS del Espiritismo. Todas sus ENSEÑANZAS, forman parte de la Educación Espírita. Deseamos que todos los Espíritus encarnados y desencarnados, aprendan las enseñanzas del Espiritismo a traer de las ENSEÑANZAS de Jesús el Nazareno, pero Jesús ni era Dios, ni tampoco era Puro y Perfecto cuando nació en Nazareth, hace 21 siglos. 

Los Espitiyus Puros y Perfectos,  según los 5 Libros codificados 

Los Espíritus Puros, son los mensajeros de Dios, son los únicos que se comunican con Dios directamente y precisamente esa es la misión de ellos, Transmitir los mensajes de DIOS a la humanidad. Aquí vemos listados todas las referencias en todos los libros codificados


Escala espírita

100. Observaciones preliminares.
– La clasificación de los Espíritus se basa en su grado de adelanto, en las cualidades que han adquirido y en las imperfecciones de que habrán de despojarse aún. Esta clasificación, por lo demás, no tiene nada de absoluto: cada categoría presenta un carácter definido sólo en su conjunto; pero
de un grado a otro la transición es imperceptible y, en los límites, el matiz se borra como en los reinos de la naturaleza, en los colores del arco iris o incluso en los diferentes períodos de la vida del hombre. Podemos, pues, formar un mayor o menor número de clases, según el punto de vista desde el cual se considere la cuestión. Sucede aquí como en todos los sistemas de
clasificación científica: son más o menos completos, racionales y cómodos para la inteligencia. Con todo, comoquiera que sean, no cambian en nada el fondo de la ciencia. Por consiguiente, los Espíritus interrogados sobre este punto han podido diferir en el número de categorías, sin que eso tenga mayor trascendencia.

Se ha insistido en esta contradicción aparente, sin reflexionar acerca de que los Espíritus no dan importancia alguna a lo que es puramente convencional. Para ellos el pensamiento lo es todo: dejan a nuestro criterio la forma, la elección de los términos, las clasificaciones; en una palabra, los sistemas.

Agreguemos aún esta consideración, que jamás debe perderse de vista: entre los Espíritus, del mismo modo que entre los hombres, los hay muy ignorantes, y nunca estaremos suficientemente prevenidos contra la tendencia a creer que ellos deben saberlo todo porque son Espíritus. Cada clasificación exige método, análisis y conocimiento profundo del asunto. Ahora bien, en el mundo de los Espíritus, los que tienen conocimientos limitados son –como en la Tierra los ignorantes– incapaces de abarcar un conjunto, de formular un sistema. Conocen o comprenden sólo de modo imperfecto cualquier clasificación. Creen que todos los Espíritus que son superiores a ellos pertenecen al primer orden, pues no pueden apreciar los matices del saber, de la capacidad y la moralidad que los distinguen, como sucede entre nosotros a un hombre rudo en relación con los hombres educados. Incluso los que son capaces de hacer esa distinción pueden diferir en los detalles conforme a su punto de vista, sobre todo cuando una división no tiene nada de absoluto. Linneo, Jussieu y Tournefort tuvieron cada uno su método, y la botánica no ha cambiado por eso, pues ellos no inventaron las plantas ni sus caracteres; sólo observaron las analogías con arreglo a las cuales formaron los grupos o clases. 

Así hemos procedido nosotros: no inventamos los Espíritus ni sus caracteres. Hemos visto y observado, los hemos juzgado por sus palabras y sus actos, y después los clasificamos por sus similitudes, basándonos en los datos que ellos mismos nos proporcionaron. Los Espíritus admiten, por lo general, tres categorías principales o tres grandes divisiones. En la última, la que se ubica en la base de la escala, están los Espíritus imperfectos, caracterizados por el predominio de la materia sobre el espíritu, y por la propensión al mal. Los de la segunda se caracterizan por el predominio del espíritu sobre la materia, y por el deseo del bien: son los Espíritus buenos. La primera, finalmente, comprende a los Espíritus puros, que han alcanzado el grado supremo de la perfección. 

Esta división nos parece absolutamente racional y presenta caracteres bien definidos. Sólo nos restaba hacer resaltar, por medio de un número suficiente de subdivisiones, los matices principales del conjunto. Es lo que hemos hecho con el concurso de los Espíritus, cuyas benévolas instrucciones jamás nos han faltado. Con la ayuda de este cuadro será fácil determinar la categoría y el grado de superioridad o de inferioridad de los Espíritus con los cuales podemos entrar en relación y, por consiguiente, el grado de confianza y de estima que ellos merecen de nuestra parte. Es en cierto modo la clave de la ciencia espírita, pues sólo dicho cuadro puede dar cuenta de las anomalías que presentan las comunicaciones, al ilustrarnos acerca de las desigualdades intelectuales y morales de los Espíritus. Debemos señalar, sin embargo, que los Espíritus no siempre pertenecen de modo exclusivo a tal o cual clase. Dado que su progreso sólo se cumple gradualmente, y a menudo más en un sentido que en otro, pueden reunir los caracteres de varias categorías, lo que es fácil de apreciar a través de su lenguaje y de sus actos.


Primer orden. – Espíritus puros
112. Caracteres generales. – Influencia nula de la materia. Superioridad intelectual y moral absoluta en comparación con los Espíritus de los otros órdenes.

113. Primera y única clase. – Han recorrido todos los grados de la escala y se han despojado de todas las impurezas de la materia. Alcanzaron la suma de la perfección de que es capaz la criatura, razón por la cual ya no habrán de sufrir pruebas ni expiaciones. Como no se encuentran sujetos a la reencarnación en cuerpos perecederos, realizan la vida eterna en el seno de Dios. Gozan de una dicha inalterable, porque no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material. Con todo, esa dicha no consiste en una ociosidad monótona que transcurre en perpetua contemplación. Son los mensajeros y los ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para mantener la armonía universal. Dirigen a los Espíritus inferiores a ellos, los ayudan a perfeccionarse y les asignan su misión. Asistir a los hombres en sus padecimientos, incitarlos al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la felicidad suprema, es para ellos una grata ocupación. Se los designa a veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos, pero muy presuntuoso sería el que pretendiese tenerlos constantemente a sus órdenes.



Progresión de los Espíritus

114. Los Espíritus, ¿son buenos o malos por naturaleza, o mejoran por sí mismos?
“Los Espíritus mejoran por sí mismos: al hacerlo pasan de un orden inferior a otro superior.”

115. Los Espíritus, ¿han sido creados unos buenos y otros malos?
“Dios creó a todos los Espíritus simples e ignorantes, es decir, desprovistos de ciencia. A cada uno le dio una misión con el objetivo de instruirlos y de hacerlos llegar progresivamente a la perfección mediante el conocimiento de la verdad, y para aproximarlos a Él. Para ellos la dicha eterna e imperturbable reside en esa perfección. Los Espíritus adquieren esos conocimientos al pasar por las pruebas que Dios les impone. Algunos aceptan esas pruebas con sumisión y llegan más pronto al objetivo que se les asignó. Otros sólo las sufren con quejas, y así, por su culpa, quedan alejados de la perfección y de la felicidad prometida.”

[115a] – Según esto, en su origen los Espíritus parecen ser como los niños: ignorantes y sin experiencia, aunque poco a poco adquieren los conocimientos que les faltan a medida que recorren las diferentes fases de la vida.
“Sí, la comparación es exacta. El niño rebelde permanece ignorante
e imperfecto. Aprende más o menos según su docilidad. Sin embargo, la vida del hombre tiene un término, mientras que la de los Espíritus se extiende hasta lo infinito.”

116. Entre los Espíritus, ¿los hay que quedarán perpetuamente en las categorías inferiores?
“No, todos llegarán a ser perfectos. Cambian, pero con lentitud, porque como lo hemos dicho en otra ocasión, un padre justo y misericordioso no puede conservar a sus hijos en el destierro por toda la eternidad. ¿Pretenderías acaso que Dios, tan grande, bueno y justo, fuese peor que vosotros mismos?”

117. ¿Depende de los Espíritus apresurar su progreso hacia la perfección?
“Sin duda. Llegan con mayor o menor rapidez según su deseo y su sumisión a la voluntad de Dios. Un niño dócil, ¿no se instruye acaso más rápido que uno reacio?”

118. Los Espíritus, ¿pueden degenerar?
“No. A medida que avanzan comprenden lo que los alejaba de la perfección. Cuando el Espíritu ha concluido una prueba, adquirió el conocimiento de ella y no lo olvida. Puede permanecer estacionario, pero no retrocede.”

119. ¿No podría Dios eximir a los Espíritus de las pruebas que deben sufrir para llegar a la primera categoría?
“Si hubiesen sido creados perfectos no tendrían el mérito para gozar de los beneficios de esa perfección. ¿Cuál sería el mérito si no hubiera lucha? Por otra parte, la desigualdad que existe entre ellos es necesaria para su personalidad. Además, la misión que cumplen en los diferentes grados está dentro de los designios de la Providencia en relación con la armonía del universo.”

Puesto que en la vida social todos los hombres pueden llegar a los primeros puestos, valdría preguntarse por qué el soberano de un país no asciende a general a cada uno de sus soldados, por qué todos los empleados subalternos no llegan a ser funcionarios superiores, o por qué todos los escolares no se convierten en maestros. Ahora bien, hay una diferencia entre la vida social y la vida espiritual: la primera es limitada y no siempre permite ascender todos los grados, mientras que la segunda es ilimitada y deja a cada uno la posibilidad de elevarse al grado supremo.

120. ¿Todos los Espíritus pasan por la serie del mal para llegar al bien?
“No por la serie del mal, sino por la de la ignorancia.”

121. ¿Por qué algunos Espíritus han seguido el camino del bien y otros el del mal?
“¿Acaso no tienen libre albedrío? Dios no creó Espíritus malos; los creó simples e ignorantes, es decir, con tanta aptitud para el bien como para el mal. Los que son malos llegaron a serlo por su voluntad.”

122. ¿Cómo pueden los Espíritus, en su origen, cuando aún no tienen
conciencia de sí mismos, tener la libertad de elegir entre el bien y el mal? ¿Hay en ellos un principio, alguna tendencia que los lleve en una dirección más que en otra?
“El libre albedrío se desarrolla a medida que el Espíritu adquiere la conciencia de sí mismo. No habría libertad si la elección fuese determinada por una causa independiente de la voluntad del Espíritu. La causa no está en él, sino fuera de él, en las influencias a las cuales cede en virtud de su voluntad libre. Se trata de la gran alegoría de la caída del hombre y del pecado original: algunos cedieron a la tentación, otros resistieron.”

[122a] – ¿De dónde provienen las influencias que se ejercen sobre él?
“De los Espíritus imperfectos que procuran apoderarse de él y dominarlo, y que se complacen en hacerlo sucumbir. Es lo que se ha querido representar mediante la figura de Satán.”

[122b] – Esa influencia, ¿sólo se ejerce sobre el Espíritu en su origen?
“Lo sigue durante su vida de Espíritu hasta que haya conseguido tal dominio de sí mismo, que los malos renuncien a obsesionarlo.”

123. ¿Por qué Dios ha permitido que los Espíritus puedan seguir el camino del mal?
“¿Cómo os atrevéis a pedir a Dios cuenta de sus actos? ¿Acaso creéis poder penetrar sus designios? Sin embargo, estáis en condiciones de deciros esto: la sabiduría de Dios está en la libertad que deja a cada uno de elegir, pues cada uno tiene el mérito de sus obras.”

124. Puesto que hay Espíritus que desde el principio siguen el camino del bien absoluto, y otros el del mal absoluto, ¿existen sin duda grados entre esos dos extremos?
“Sí, con certeza, y son la gran mayoría.”
125. Los Espíritus que han seguido el camino del mal, ¿podrán
llegar al mismo grado de superioridad que los otros?
“Sí, pero las eternidades serán más largas para ellos.”
Por la expresión las eternidades debemos entender la idea que tienen los Espíritus inferiores acerca de la perpetuidad de sus padecimientos, porque no les es dado ver el término de los mismos. Esa idea se renueva con cada una de las pruebas ante las que sucumben.

126. Los Espíritus que han llegado al grado supremo después de haber pasado por el mal, ¿tienen ante Dios menos mérito que los otros?
“Dios contempla a los extraviados con la misma mirada y los ama a todos con el mismo amor. Se los llama malos porque han sucumbido, pero antes sólo eran Espíritus simples.”

127. Los Espíritus, ¿son creados iguales en cuanto a sus facultades intelectuales?
“Son creados iguales, pero al no saber de dónde provienen es preciso que el libre albedrío siga su curso. Progresan con mayor o menor rapidez, tanto en inteligencia como en moralidad.”
Los Espíritus que siguen desde el principio el camino del bien no son por eso Espíritus perfectos. Si bien no tienen malas tendencias, no están eximidos de adquirir la experiencia y los conocimientos necesarios para alcanzar la perfección. Podemos compararlos con niños que, sea cual fuere la bondad de sus instintos naturales, tienen necesidad de desarrollarse, de instruirse, y no
llegan sin transición de la infancia a la edad madura. Así como hay hombres que son buenos y otros que son malos desde la infancia, de igual modo hay Espíritus que son buenos o malos desde el principio, con la diferencia capital de que el niño tiene instintos completamente formados, mientras que el Espíritu, en su formación, no es ni malo ni bueno; tiene todas las tendencias, y toma una u otra dirección en virtud de su libre albedrío.



Todas las referencias a Espíritus Puros a través de los Libros Codificados.

L.E. = Libro de Los Espíritu
  • Tienen la misión de transmitir la Palabra de Dios.(Génesis Cap1, #10).
  • Ellos son los mensajeros y los ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para mantener la armonía universal. (L.E. Ítem #113).
  • Dirigen a los Espíritus inferiores a ellos, los ayudan a perfeccionarse y les asignan su misión. (L.E. Ítem #113).
  • Tienen Influencia nula de la materia. (L.E. Ítem #113).
  • Tienen Superioridad intelectual y moral absoluta en comparación con los Espíritus de los otros órdenes. (L.E. Ítem #113).
  • Gozan de una dicha inalterable, porque no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material.  (L.E. Ítem #113).
  • Asisten a los hombres en sus padecimientos. (L.E. Ítem #113).
  • Incitan al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la felicidad suprema. (L.E. Ítem #113).
  • Es para ellos una grata ocupación. Se los designa a veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. (L.E. Ítem #113).
  • Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos, pero muy presuntuoso sería el que pretendiese tenerlos constantemente a sus órdenes. (L.E. Ítem #113).
  • La pureza de sus sentimientos y su amor al bien: son los ángeles o Espíritus puros. (L.E. Ítem #113).
  • Pertenecen a la primera categoría de espíritus, son los que podemos considerar a los que llegaron a la perfección: los Espíritus puros. Han alcanzado el grado supremo de la perfección. (LE Ítem # 97).
  • Los seres que llamamos ángeles, arcángeles y serafines, son los Espíritus puros. (LE Ítem #128).
  • Sería más exacto llamar vida eterna a la de los Espíritus puros, los que por haber alcanzado la perfección no habrán de sufrir más pruebas. Esa es más bien la dicha eterna. (LE Ítem # 153ª).
  • Existen mundos en los que el Espíritu, cuando deja de habitar en un cuerpo material, no tiene otra envoltura más que el periespíritu e incluso esa envoltura se vuelve tan etérea que para vosotros es como si no existiera. Ese es el estado de los Espíritus puros.” (LE Ítem # 186).
  • LE: 153. ¿En qué sentido se debe entender la vida eterna?
    “La vida eterna es la vida del Espíritu; la del cuerpo es transitoria y pasajera. Cuando el cuerpo muere, el alma regresa a la vida eterna.”
    [153a] – ¿No sería más exacto llamar vida eterna a la de los Espíritus puros, los que por haber alcanzado la perfección no habrán de sufrir más pruebas?
    “Esa es más bien la dicha eterna. No obstante, se trata de una cuestión de palabras. Llamad a las cosas como más os guste, con tal de que os pongáis de acuerdo.”. “La vida eterna es la vida del Espíritu; la del cuerpo es transitoria y pasajera. Cuando el cuerpo muere, el alma regresa a la vida eterna.” O sea se le puede llamar vida eterna a la de los Espíritus puros, los que por haber alcanzado la perfección no habrán de sufrir más pruebas.
  • Existen mundos en los que el Espíritu, cuando deja de habitar en un cuerpo material, no tiene otra envoltura más que el periespíritu, e incluso esa envoltura se vuelve tan etérea que para vosotros es como si no existiera. Ese es el estado de los Espíritus purosLE: #186. ¿Existen mundos en los que el Espíritu, cuando deja de habitar en un cuerpo material, no tiene otra envoltura más que el periespíritu? “Sí, e incluso esa envoltura se vuelve tan etérea que para vosotros es como si no existiera. Ese es el estado de los Espíritus puros.”[186a] – De ahí parece resultar que no hay un límite preciso entre el estado de las últimas encarnaciones y el de Espíritu puro. “Ese límite no existe. La diferencia entre ambos estados desaparece poco a poco, por lo que se vuelve imperceptible, como la noche que se diluye ante las primeras luces del día.”
  • Los Espíritus puros habitan en mundos determinados, pero no están confinados en ellos como los hombres en la Tierra. Con más facilidad que los demás Espíritus, pueden estar en todas partes. (LE Ítem # 188).
  • Aunque se haya tenido en una vida, una conducta perfecta, deberá aún, superar todos los grados hasta convertirse en Espíritus puros, por lo tanto deberá pasar por todos los grados intermedios. (LE - Ítem # 192).
  • Los Espíritus puros, aquellos que han llegado a la perfección, no son errantes: su estado es definitivo. es decir, perfectos y sin necesidad de volver a encarnar. ” (LE Ítem # 226).
  • La felicidad de los Espíritus buenos, consiste en conocer todas las cosas. En no tener odio, celos, envidia, ambición, ni ninguna de las pasiones que causan la desdicha de los hombres. El amor que los une es para ellos la fuente de una suprema felicidad. No experimentan las necesidades ni los padecimientos ni las angustias de la vida material. Son felices por el bien que hacen. Por lo demás, la dicha de los Espíritus siempre es proporcional a su elevación. Si bien es cierto que sólo los Espíritus puros gozan de la dicha suprema, los demás no son desdichados. (LE Ítem # 967.).
  • Los Espíritus puros están reunidos en el seno de Dios y ocupados como Todo en la naturaleza, desde el grano de arena, canta, es decir, proclama el poder, la sabiduría y la bondad de Dios. Pero no creas que los Espíritus bienaventurados se encuentran en estado de contemplación por toda la eternidad. Sería una felicidad estúpida y monótona. Además, sería la felicidad del egoísta, puesto que su existencia constituiría una inutilidad sin término. Esos Espíritus ya no sufren las tribulaciones de la existencia corporal, lo cual es de por sí un goce. Por otra parte, como hemos dicho, conocen y saben todas las cosas. Aprovechan la inteligencia que han adquirido para contribuir al progreso de los otros Espíritus. Esa es su ocupación y, al mismo tiempo, un goce.” (LE Ítem # 969.).
  • La reencarnación del alma en un mundo menos grosero, es una recompensa. Es la consecuencia de su purificación. Porque a medida que los Espíritus se purifican, encarnan en mundos cada vez más perfectos, hasta que se hayan despojado por completo de la materia y limpiado todas sus manchas, para gozar eternamente de la felicidad de los Espíritus puros en el seno de Dios.” (LE Ítem # 985.).

                      • Los espíritus puros son los mesías mensajeros de Dios para la transmisión y la ejecución de sus voluntades. Llevan a cabo las grandes misiones, presidiendo a la formación de los mundos y a la armonía general del Universo, cometido glorioso al cual se llega con la perfección. Los espíritus de rango más elevado son los únicos iniciados en los secretos de Dios, inspirándose en su pensamiento, puesto que son sus representantes directos. (Cielo y el Infierno – CAPÍTULO III El Cielo - Ítem #12).
                      • La dicha radica en las cualidades propias de los individuos, y no en el estado material del centro en que se encuentran. La dicha está, pues, en todas partes donde haya espíritus capaces de ser felices, y no tiene ningún sitio señalado en el Universo. En cualquier lugar en que se encuentren los espíritus puros puede contemplarse la Divina Majestad, porque Dios está en todas partes. (Cielo y el Infierno – CAPÍTULO III El Cielo Ítem #15).
                      • Así se encuentra realizada la gran ley de unidad de la Creación. Dios no ha estado jamás inactivo. Siempre ha tenido espíritus puros experimentados e iluminados, para transmitirle sus órdenes y para la dirección de todas las partes del Universo, desde el gobierno de los mundos hasta los más ínfimos detalles. No ha tenido, pues, necesidad de crear seres privilegiados exentos de cargas. Todos, antiguos o nuevos, han conquistado sus grados en la lucha y por su propio mérito, en fin, son hijos de sus obras. Así se cumplen igualmente la soberana justicia de Dios. [Cielo y el Infierno – CAPÍTULO VIII Los Ángeles según la Iglesia Ítem #15.].
                      • Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1). (Génesis - CAPÍTULO I, Caracteres de la revelación espírita #10.).
                      • Sabe que no hay criaturas desheredadas o menos dotadas que otras, que Dios no crea seres privilegiados exentos del trabajo que les es impuesto para progresar; que no hay seres perpetuamente destinados al mal y al sufrimiento; que los que son designados demonios son espíritus atrasados e imperfectos que dañan en el estado de espíritus como lo hacían cuando eran hombres, pero que adelantarán y mejorarán; que los ángeles, o espíritus puros, no son seres privilegiados en la Creación, sino espíritus que han alcanzado su meta, después de haber recorrido el camino del progreso; que no hay creaciones múltiples ni categorías diferentes entre los seres inteligentes, sino que toda creación surge de la ley de unidad que gobierna al Universo y que todos los seres gravitan hacia una meta común: la perfección, sin que unos sean favorecidos a expensas de los demás, pues todos son hijos de sus obras. (Génesis - CAPÍTULO I, Caracteres de la revelación espírita Ítem #30.).
                      • Ya hemos admitido al ser espiritual y no podemos aceptar que su origen esté en la materia; pues bien, ¿cuál es, entonces, su punto de partida? En este terreno, los medios de investigación se equivocan, como en todo lo que se refiere al principio de las cosas. El hombre sólo es capaz de constatar aquello que existe. Sobre el resto, únicamente puede emitir hipótesis. Y ya sea porque este conocimiento sobrepasa el alcance de su inteligencia actual o porque tal conocimiento le pueda resultar ahora inútil o inconveniente. Dios no se lo concede ni siquiera por medio de la revelación. Lo que Dios revela a los hombres por intermedio de sus mensajeros y que, por otra parte, ellos mismos podrían deducir por sí del principio de la justicia soberana, que constituye uno de los atributos esenciales de la Divinidad, es que todos tienen un mismo punto de partida. Todos son creados simples e ignorantes y con idéntica aptitud para progresar mediante su actividad individual; que todos alcanzarán el grado de perfección compatible con la criatura gracias a sus esfuerzos personales y que todos, hijos de un mismo Padre, son objeto de igual solicitud, razón por la cual nadie recibe privilegios o dones especiales ni nadie está exento del trabajo que le es impuesto a los demás para alcanzar la meta. (CAPÍTULO XI, Génesis Espiritual, El principio espiritual. Ítem #7).
                      • Así como Dios creó los mundos materiales de toda eternidad, también creó seres espirituales eternos: de otro modo, los mundos materiales no tendrían finalidad. Se podría llegar a concebir a los seres espirituales sin mundos materiales, pero nunca a éstos sin seres espirituales. La finalidad de los mundos materiales es abastecer a los seres espirituales de los elementos de trabajo para el desarrollo de su inteligencia. (CAPÍTULO XI, Génesis espiritual, El principio espiritual. Ítem #8).
                      • El progreso es la condición normal de los seres espirituales y la perfección relativa la meta que deben alcanzar. Ahora bien, como Dios ha creado de toda eternidad y crea sin cesar eternamente, hay seres que ya han logrado llegar al punto culminante de la escala. Antes de que la Tierra existiese, ya los mundos sucedían a los mundos. Cuando la Tierra salió del caos de los elementos, el espacio estaba poblado por seres espirituales de diferentes órdenes, desde quienes nacían a la vida hasta aquellos que ocupaban ya un lugar entre los espíritus puros, vulgarmente llamados ángeles. (CAPÍTULO XI, Génesis espiritual, El principio espiritual. Ítem #9).
                      • Los demonios llenan el intervalo que separa el cielo de la tierra; son el lazo que une el gran todo con el mismo. No entrando nunca la Divinidad en comunicación directa con el hombre, por la mediación de los demonios es como los dioses se comunican y hablan con él, sea en estado de vela o durante el sueño. La palabra Daimón, de la que se ha formado demonio, no se tomaba en mal sentido en la antigüedad, como entre los modernos; no se aplicaba exclusivamente a los espíritus malhechores, sino a todos los espíritus en general, entre los cuales se distinguían a los espíritus superiores, llamándoles dioses; y a los espíritus menos elevados o demonios, propiamente dichos, que comunicaban directamente con los hombres. El Espiritismo dice también que los espíritus pueblan el espacio; que Dios no se comunica con los hombres sino por mediación de los espíritus puros, encargados de transmitir su voluntad; y que los espíritus comunican con ellos durante la vela y durante el sueño. Substituid la palabra demonio por espíritu, y tendréis la doctrina espiritista; poned la palabra ángel, y tendréis la doctrina cristiana. [Evangelio según el Espiritismo, Cap. VI]..
                      • De todas las facultades que Jesús puso de manifiesto, ninguna se encuentra fuera de las posibilidades humanas. Todas se hallan comúnmente en el hombre, porque están en la naturaleza. No obstante, debido a la superioridad de su esencia moral y de sus cualidades fluídicas, esas facultades alcanzaron en Él proporciones superiores a las vulgares. Cuando dejaba a un lado su envoltura carnal, Jesús exhibía la condición de los Espíritus puros.[La Génesis - Capítulo XV. #44].·         En las sucesivas encarnaciones, el Espíritu se va despojando poco a poco de sus impurezas y perfeccionándose por el trabajo, llegado así al fin de sus existencias corpóreas; pertenece, entonces, a la orden de los Espíritus puros o de los ángeles y goza, al mismo tiempo de la vida completa de Dios y de una felicidad sin mácula por la eternidad. [El Espiritismo en su más simple expresión, Allan Kardec - #27]. 
                      •  ¿Hace Dios revelaciones directas a los hombres? Esta es una pregunta que no nos animaríamos a responder con un sí ni con un no rotundo. No es algo totalmente imposible, pero no existe una prueba cierta al respecto. Lo que sí sabemos es que los espíritus más cercanos a Dios por su perfección e imbuidos del pensamiento divino, pueden ser sus transmisores. [El Libro de Génesis, nos indica lo siguiente: #9.].
                      • Puesto que el conocimiento de todas las cosas sólo es dado a los Espíritus  perfectos, para los demás Espíritus –tanto como para nosotros– hay misterios que ellos explican a su manera, según sus propias ideas, y acerca de los cuales pueden formarse opiniones más o menos exactas, opiniones que, por amor propio, tratan de hacer que prevalezcan, y que se complacen en reproducir en sus comunicaciones.[Libro de Los Médiums - Capítulo XXVII, Contradicciones y mistificaciones.
                      Aquí hemos visto claramente que los Espíritus Puros son los únicos que tienen comunicación directa con DIOS. ¿Porque dudar que lo contenido en los Libros Codificados, no pueda ser la genuina Palabra de Dios a la Humanidad?

                      Conclusión a este tema: 

                      Era Jesús el Nazareno, un Espíritu Superior, no era Puro y Perfecto cuando encarnó hace 21 siglos.
                      Esta claro en este artículo, que Jesús cuando encarnó en cuerpo físico, no era Puro y Perfecto, hace 21 siglos, sino que era en efecto, un Espíritu Superior (según el Libro de Génesis, Capitulo XV, Ítem #2. y Superior en la Escala Espirita),de acuerdo a la descripción de un Espíritu Superior y un Espíritu Puro y Perfecto. 
                      Se ha demostrado que Jesús, no era Puro y Perfecto, por eso sufrió como cualquier Mortal. También me apoya la Escala Espirita, en el Libro de Los Espíritus, ítem #113.
                      Primer orden.- Espíritus puros
                      112. Caracteres generales.- Influencia nula de la materia. Superioridad intelectual y moral absoluta en comparación con los Espíritus de los otros
                      órdenes.

                      113Primera y única clase.Han recorrido todos los grados de la escala y se han despojado de todas las impurezas de la materia. Alcanzaron la suma de la perfección de que es capaz la criatura, razón por la cual ya no habrán de sufrir pruebas ni expiaciones. Como no se encuentran sujetos a la reencarnación en cuerpos perecederos, realizan la vida eterna en el seno de Dios. Gozan de una dicha inalterable, porque no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material. 

                      Con todo, esa dicha no consiste en una ociosidad monótona que transcurre en perpetua contemplación. Son los mensajeros y los ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para mantener la armonía universal. Dirigen a los Espíritus inferiores a ellos, los ayudan a perfeccionarse y les asignan su misión. Asistir a los hombres en sus padecimientos, incitarlos al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la felicidad suprema, es para ellos una grata ocupación. Se los designa a veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos, pero muy presuntuoso sería el que pretendiese tenerlos constantemente a sus órdenes.

                      Ahí dice que los Espíritus Puros y Perfectosno están sujetos a nuevas reencarnaciones.
                      Si Jesús hubiese sido un Espíritu Perfecto y Puro, al momento de reencarnar, invalidaría toda la Tercera Revelación Espirita. Los Libros Codificados serian una farsa, y no tendríamos Espiritismo.
                      Todos los argumentos de "Emmanuel, Espíritu inferior y contradictor del Espiritismo", que fungía como Espíritu Mentor de Chico Xavier, son mentiras, misticismos que no puede probarse espiritualmente. 
                      Nadie validó esa mentira. Los Espíritus, no sometieron esta información del "Libro el Consolador", ítem #243 a ninguna validación Espiritual. 
                      En este libro cito el ítem #243, donde Emmanuel dijo que Jesús era una excepción a la regla. Esto se debe considerar como una Opinión Personal, aislada, que el Espiritismo no puede hacerse responsable.
                      Específicamente en el Libro el Consolador de Emmanuel, Psicografiado por Chico Xavier en la Página #75, dice lo siguiente:

                      Primero que Jesús era una excepción a la regla Espiritual, que todos los Espíritus caen o retrogradan excepto Jesús que era una excepción a la regla.

                      243.- ¿Todos los Espíritus que pasaron por la Tierra tuvieron las mismas características evolutivas, en lo que se refiere al problema del dolor?
                      Todas las entidades encarnadas en el orbe terrestre son Espíritus que se rescatan o aprenden en las experiencias humanas, después de las caídas del pasado, con excepción de Jesús - Cristo, fundamento de toda la verdad en este mundo, cuya evolución se verificó en línea recta hacia Dios, y en cuyas manos angélicas reposa el gobierno espiritual del planeta, desde sus inicios.
                      De manera que no podemos tomar como un hecho lo dicho por Emmanuel y aceptado por Chico Xavier, que nunca lo desmintió.



                      Claramente este Ítem #178 corrobora que se puede aceptar las tribulaciones en la encarnación para adelantar su Espíritu. Jesús, cumplió su misión y también expió y así, cuando fue muerto en la cruz, logró alcanzar la pureza espiritual, pues su cuerpo desapareció mientras estaba custodiado por soldados romanos con la piedra que cerraba su salida y estaba sellada por el sello romano. Este hecho fue corroborado por los 4 evangelios de la Biblia.

                      Solo ha sido la Opinión Personal de un Espíritu, contradictor del Espiritismo. Ni Chico Xavier, ni el llamado Benefactor, Espíritu Mentor y Chico Xavier sobre colocar a Jesús como una excepción a la regla espiritual, (Según el Libro de Génesis Espiritual, Capítulo  I, ítem #30).  
                      La Génesis - Capítulo I
                      Caracteres de la revelación espírita

                      30. El espiritismo, que parte de las propias palabras de Cristo, como este partió de las de Moisés, es una consecuencia directa de la doctrina cristiana. A la idea vaga de la vida futura agrega la revelación de la existencia del mundo invisible que nos rodea y puebla el espacio, y con eso determina en forma precisa la creencia; le da un cuerpo, una consistencia, una realidad en el pensamiento. Define los lazos que unen el alma al cuerpo, y levanta el velo que ocultaba a los hombres los misterios del nacimiento y de la muerte.

                      Mediante el espiritismo el hombre sabe de dónde viene, hacia dónde va, por qué está en la Tierra, por qué sufre transitoriamente, y ve por todas partes la justicia de Dios. Sabe que el alma progresa sin cesar, a través de una serie de existencias sucesivas, hasta que haya alcanzado el grado de perfección que la aproxima a Dios. Sabe que todas las almas, como tienen un mismo punto de origen, son creadas iguales, con la misma aptitud para progresar, en virtud de su libre albedrío; que todas son de la misma esencia, y que no existe diferencia entre ellas, salvo en cuanto al progreso realizado; que todas tienen el mismo destino y alcanzarán la misma meta, más o menos rápidamente, conforme
                      a su trabajo y buena voluntad.

                      Sabe que no existen criaturas desheredadas, ni más favorecidas unas que otras; que Dios no privilegió la creación de ninguna de ellas, ni a nadie dispensó del trabajo impuesto a las otras para que progresen; que no hay seres perpetuamente consagrados al mal y al sufrimiento; que aquellos a los que se designa con el nombre de demonios son Espíritus imperfectos y que todavía están atrasados, que practican el mal en el estado de Espíritus como lo practicaban cuando eran hombres, pero que adelantarán y se perfeccionarán; que los ángeles o Espíritus puros no son seres aparte en la Creación, sino Espíritus que llegaron a la meta, después de haber recorrido palmo a palmo el camino del progreso; que de tal modo no hay creaciones múltiples ni diferentes categorías entre los seres inteligentes, sino que toda creación es el resultado de la gran ley de unidad que rige el universo; sabe, por último, que todos los seres gravitan hacia un fin común, que es la perfección, sin que unos sean favorecidos a expensas de otros, pues todos son hijos de sus propias obras.

                      Por lo tanto, no existe evidencia de que Jesús, el Nazareno, era Puro y Perfecto cuando encarnó hace 21 siglos, sino que tenia todas las características de un Espíritu Superior.

                      No hay comentarios:

                      Publicar un comentario

                      Seguir a Frank en Facebook

                      ¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

                      ¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
                      Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

                      Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

                      “Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

                      Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


                      Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

                      Mensajes en Fotos


                      Body

















                      1/15/16

                      Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









                      • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



                      • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



                      • Oración Magnética Mental. (Grupales),



                      • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



                      • Educación Espirita.


                      Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



                      Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






                      Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








                      Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











                      Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












                      REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



                      • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

                      • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

                      • Obras Póstumas, Allan Kardec

                      • Genesis

                      • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

                      • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











                      Frank Montañez

                      “Soy Espírita”

                      Director de la Página


                      Soy Espirita en Facebook

                      Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

                      Blog de Soy Espirita

                      soyespirita@yahoo.com

                      "Soy Espirita" en Twitter

                      "Soy Espirita" en Google +

                        No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





                      NOTA Importante:




                      Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




                      Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




                      Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




                      Nombre del Artículo:


                      Fecha Publicado:


                      Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






                      Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































                      Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




                      Audio Libros en Español GRATUITOS




                      Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





                      ¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





                      Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


                      Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




                      Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


                      ________________________________________




                      NOTA ACLARATORIA:





                      Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





                      • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

                      • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













                      No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




                      Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




                      Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































                      Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





                      Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



                      De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




                      Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


                      “A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





                      Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


                      Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

                      Firmado por Allan Kardec.






                      El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


                      Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


                      La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


                      1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






                      Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



                      En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



                      EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



                      El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


                      Obras Póstumas – Allan Kardec







                      TODOS SOMOS MÉDIUMS





                      Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




                      Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




                      Channing






                      Libro de Los Mediums - Capt. XVII


                      Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


                      Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


                      "Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


                      San Luis






                      Mapa de Visitas

                      Horarios en comparación a Chicago