domingo, 30 de junio de 2019

Los Espíritus EVOLUCIONADOS, no mistifican, no se contradicen, ni imponen sus criterios, eso lo hacen SÓLO; los Espíritus MALOS, IMPUROS e IMPERFECTOS.  Por lo tanto, los Espíritus Malos no pueden llamarse Espíritus BENEFACTORES y menos EVOLUCIONADOS en el Espiritismo. La Definición de Malos Espíritus, no incluye a los Espíritus EVOLUCIONADOS que están bien definidos en el libro de Los MÉDIUMS y el Libro de Los Espíritus. Evaluamos a los Espíritus, con los temas de la Identidad de los Espíritus, el tema de las Mistificaciones en El Libro de Los Médiums, Ítems 255 al 267, 268.1, 268.5, 301.2, 303.3 y 303.4, y la Escala Espírita en el libro de Libro de Los Espíritus, Ítems 100 al 113. Esta información nos ilustran cómo distinguir si los Espíritus son Evolucionados o no lo son. Tenemos la información necesaria para identificar y separar los Espíritus verdaderamente evolucionados de los Espíritus Malos, Impuros e Imperfectos. Allan Kardec ni los ESPÍRITUS de los libros Codificados, llamaron a los Espíritus BENEFACTORES, sólo los religiosos llaman a los Espíritus, Santos Benefactores, a los Espíritus NO EVOLUCIONADOS...


    Podemos definir a los Malos Espíritus, que es lo mismo a decir Espíritus Inferiores o Imperfectos, con la información que se presenta en este artículo. No existe, según el Espiritismo otra forma para referirse a Malos 
Espíritus. Decir que los Espiritus estan equivocados, no es lo que enseña el Espiritismo, pues los Espíritus SIEMPRE gozan de "Plena Conciencia". 

    Cuando nos referimos a Espíritus EVOLUCIONADOS, no nos referimos a Espíritus que Mistifican, que se contradicen, que se imponen, y que demuestran no estar Moralizados aún. Aquí tenemos la Definición de los MALOS Espíritus, en este artículo.   

    Distinción de los Buenos Espíritus y de los Malos Espíritus.­ Cuestiones sobre la naturaleza y la identidad de los Espíritus. Pruebas posibles de identidad. 


    El Libro de Los Mediums nos habla sobre el tema de la Identidad de los Espíritus.   


    Comencemos con el ítem #303.3 cuando nos habla de las Mistificaciones, le seguimos con los Ítems #255 hasta el #267, con sus agregados.


    Los Espíritus No son Equivocados, confundidos, pues, siempre gozan de la intuición en saber y decidir por el bien o el mal y ¿cuáles son los Espíritus EVOLUCIONADOS?           

    Estos son mis Enlaces sobre este tema... Los Espíritus nos pueden dar luz a la condición del Espíritu antes de encarnar, que nunca podríamos considerarlo "LOCO", pues el Espíritu tiene plena conciencia de sus actos, SIEMPRE.

viernes, 28 de junio de 2019

Expiacion, arrepentimiento y sufrimientos segun el Espiritismo


Expiacion según el Espiritismo.

El espiritismo dedica una seccion completa en el Libro de Los Espiritus. A través de este estudio, he notado que los Espiritualistas no entienden qué significa la Expiación y hasta lo confunden con "Redención". Esto es el resultado de ver el Espiritismo Religioso Cristiano, que en realidad es Espiritualismo, pero no Espiritismo Verdadero y como una Religión. Es una pena que los Espiritualistas consideren esta bella filosofia como una religion, que viola el Libre Pensar y establece demarcaciones entre los hombres.

Pero vale la pena dedicar tiempo a reparar esas malas enseñanzas. Antes de discutir el tema de la Expiacion de acuerdo a las enseñanzas del Espiritismo Verdadero basado en el contenido de los libros codificados.

He conseguido el perfecto ejemplo de los Espiritualistas promovidos por la Federacion Espirita de Brasil, la FEB, que analizan el tema utilizando el Libro del Evangelio segun el Espiritismo, y nunca citan el Libro de Los Espiritus, ni el libro del Cielo y el Infierno.

Veamos un artículo publicado en el Anuario Espiritista 2008 de la Federacion Espirita de Brasil FEB, y divulgado y publicado por Luz Espiritual, de España que se distinguen en publicar todo lo que publica la Federacion Espírita de Brasil, FEB. Vean este artículo, copiado literalmente.
Post navigation
 PreviousNext ¿Expiación o misión?Posted on febrero 27, 2013
Muchas personas buscan dar un sentido a su vida, valiéndose, incluso, de los recursos de la religión para que su tránsito por la Tierra se corresponda con algo que tenga un significado real e importante. Algunos intentan inmortalizar su jornada a través de construcciones materiales, rascacielos, puentes descomunales, marcas físicas de la acción humana en la faz del mundo. Otros desean realzar su trayectoria entre los encarnados a través de los descubrimientos científicos, de las innovaciones tecnológicas, de los procesos productivos que los enriquecen con los bienes del mundo. No obstante, sólo la comprensión de la realidad del Espíritu puede dar a cada uno la verdadera dimensión del sentido real de una vida en la superficie de la Tierra.
Si buscamos con ojos para ver, encontraremos los indicativos más sólidos del por qué renacemos en este mundo. Ciertamente, los adeptos del Espiritismo Cristiano ya comprenden que es preciso regresar al mundo para proseguir el crecimiento o maduración de la esencia del Ser a través de los múltiples desafíos materiales y morales, y, de igual suerte, recibir los efectos de lo que sembramos con nuestras actitudes del pretérito, bien hayan sidos ellas positivas o negativas. No obstante, la mayoría de las interpretaciones sobre el tema se fija en la imagen del individuo deudor que recibiría el sufrimiento como retribución por el mal realizado, como si nuestra función en la Tierra correspondiese a un largo trayecto por el valle de las lágrimas.
Tal vez por el predominio de la ignorancia de nuestras almas, incluso aquellas que ya tuvieron la dicha de algún entendimiento o de conocer las leyes espirituales de la vida, la visión se habitúa a buscar dolores como recurso lógico de entendimiento sobre la principal motivación de vivir. Vivir para sufrirhe ahí el destino del ser humano. Vivir para pagar deudas… he ahí el sentido de la Justicia de Dios. Si solamente el entendimiento de un Dios tirano podría justificar la primera afirmación, sólo la idea de un Dios avaro podría dar razón al segundo entendimiento. Un Dios que se satisface con el sufrimiento del ser amado o que exige el pago hasta la última moneda, representa, en verdad, el concepto interno que cada criatura construye para relacionarse con el Ser Supremo, especie de altar íntimo en el cual las personas demuestran sus limitaciones conceptuales y su falta de madurez en lo que atañe a la Divinidad.
A pesar de todas las creaciones humanas, sólo el entendimiento de la Doctrina Espírita podría retirar de ese altar íntimo, esa figura grotesca de un Dios despótico dando latigazos para hacer llorar a sus hijos, o de ese inversor astuto, agiotista celeste, que espera retirar de sus negocios y préstamos todos los beneficios, aunque eso cueste el bienestar, la felicidad, el crecimiento de los que tomaron de prestado sus recursos.
Sin embargo, al volvernos hacia “El Evangelio según el Espiritismo”, nos encontraremos con otro Dios. Ni verdugo, ni capitalista. Muchas veces nos acercamos a los textos de la Buena Nueva y los leemos con los ojos sin que el corazón o el raciocinio puedan extraer de sus líneas toda la rica gama de enseñanzas y conclusiones. Por lo tanto, es necesario leer con calma, con serenidad, con placer, para que las cosas bellas del Espíritu se revelen al alma deseosa de profundidad. Entonces, hagamos juntos, un abordaje pausado, no apresurado de los diversos panoramas de un breve viaje por una de sus sendas, uno de los caminos revelados por el bendito libro que nos trae las excelentes noticias: la Buena Nueva o los Evangelios según el Espiritismo. Para que entendamos a ese Dios diferente de las antiguas o modernas concepciones al igual que nuestro papel en el mundo creado por Él, comencemos a estudiar los conceptos de nuestro planeta, desde el punto de vista de su nivel evolutivo.
En el Capítulo III de “El Evangelio Según el Espiritismo”, encontramos referencias directas sobre las diversas moradas en la casa del Padre, expresión usada por Jesús al referirse a las diferentes categorías de mundos habitados. Pues, al lanzar el razonamiento de los hombres de su tiempo en dirección a las grandezas celestiales, el Señor nos hacía prever la lógica y la pedagogía del Creador, estableciendo diferentes niveles de evolución en las sucesivas etapas de nuestro aprendizaje.
Secundado por las orientaciones de los Espíritus Superiores que vinieron a retirar el velo de la ignorancia o la ingenuidad de las miradas humanas, Kardec nos presenta la calificación evolutiva de innumerables moradas, siendo obvio o intuitivo que, aunque hayan establecido una cierta graduación evolutiva en la que subdividieron a los mundos, ciertamente no pudieron ser más específicos o no presentaron tal escala en sus más profundos matices. Aún así, podemos entender la existencia de mundos superiores y mundos inferiores, habitados por una misma humanidad que en ellos se subdivide según su propio patrón evolutivo. Y del análisis rápido de su contenido, entendemos que tal escala se origina en los mundos primitivos, primera etapa de la jornada evolutiva, destinados a la reencarnación de los espíritus recién llegados al nivel de primitiva racionalidad, según dejamos la brutalidad de los animales irracionales. Inmediatamente después, encontramos los planetas calificados como mundos de expiaciones y pruebas, patrón que ostentaría nuestra Tierra, en vista del nivel evolutivo y de los desafíos que presenta a sus habitantes.
A continuación, vendrían los mundos regeneradores, seguidos de los mundos felices y de los mundos celestiales o divinos, siempre en el progreso ascendente de la evolución de los Espíritus. Inclinándonos sobre nuestra propia condición, por ser la que nos corresponde vivir en este momento tan peculiar de nuestro crecimiento espiritual, iniciemos nuestro modesto estudio con una búsqueda conceptual que ya nos ayudará a entender lo que pasa en un mundo de expiación y pruebas. Recurriendo a las expresiones de los diversos diccionarios que existen, encontramos algunas definiciones acerca del término EXPIACIÓN, de las cuales escogemos las siguientes:
a) Sufrir las consecuencias de
b) Purificarse (de crímenes o pecados)
Así, a primera vista, en la palabra examinada no encontramos, en esas dos definiciones, la rigurosa necesidad del DOLOR como contrapartida de determinados actos practicados. Expiación –en el sentido de recibir las consecuencias de–, de soportar los efectos de los actos o decisiones, o incluso, liberarse de equívocos, limpiarse del mal representado por crímenes y pecados. Como podemos entender de forma clara, no está necesariamente definida en la palabra expiación, como única interpretación posible, la del rescate de los errores a través del sufrimiento o del dolor.
Aplicando ese concepto al mundo en que vivimos, podremos entenderlo como un lugar destinado a la purificación del Espíritu que necesita de desafíos para discernir como conducirse, así como un lugar en el cual cada uno está sometido al sistema de responsabilidad personal y directa por cualquier acto que realice. Y si estableciésemos este punto de partida, entenderíamos que la Tierra no es vista por las Inteligencias Superiores que la gobiernan como una cárcel de castigo, o como una penitenciaría correccional. Ante todo, es administrada como una excelente escuela para la redención y crecimiento de los alumnos.
Sigamos nuestro análisis del mencionado Capítulo III. Al encararlo de forma objetiva, descubriremos que salvo Espíritus Elevados que pueden renacer en su seno para acelerar sus procesos de desarrollo –por lo que podrían ser considerados excepciones en el ámbito reencarnatorio, realizando tareas específicas en las diversas épocas del desenvolvimiento de un orbe– sólo pueden renacer en la Tierra espíritus de tres categorías evolutivas, en una de las cuales, ciertamente, podremos encuadrarnos de forma fácil. La primera de ellas es la de los espíritus primitivos. Así, la Tierra es un planeta de expiación que sirve de cuna a espíritus que acabaron de salir de la infancia para desarrollarse al contacto con Espíritus más avanzados. Como nos explica el Evangelio, podrían ser entendidos como aquellos pertenecientes a las razas clasificadas como salvajes y que comienzan el largo proceso de su maduración.
La segunda categoría de Espíritus autorizada a usar la Tierra como escuela para el progreso, son los que pertenecen a las razas semi civilizadas, formadas por los mismos espíritus primitivos un poco mejorados, ya un poco más desenvueltos debido al contacto con otros más evolucionados.
Estas dos primeras categorías están caracterizadas por su natural atraso, desconectadas todavía con relación a los avances tecnológicos, a los vuelos de la razón, de la inteligencia un tanto más brillante y la presencia de ciertos hábitos cultivados por el Espíritu, tales como reglas de higiene, organización y procedimientos básicos que demuestran algunas cualidades administrativas. Si observamos los orígenes del progreso humano, encontraremos innumerables ejemplos de civilizaciones primitivas o semi civilizadas, desde el punto de vista de sus prácticas rudimentarias, de la inobservancia de procedimientos tenidos hoy como esenciales para una sociedad aún poco organizada.
Así podremos evaluar nuestras inclinaciones personales, nuestros hábitos generales, nuestras maneras de ser y estilos de vivir para identificarnos como pertenecientes o no a las dos primeras categorías espirituales que pueden renacer en la Tierra. Si usted no consiguió todavía colocarse en alguna de ellas, sólo restará la tercera categoría como opción subyacente, de la cual no tendrá forma de escaparse, a no ser que nos consideremos seres angelicales que descendimos de los Páramos Sublimes con nobilísimas realizaciones inmortales programadas. Pero antes que nos adentremos a la categoría que nos queda, entendamos que, tal como nos lo enseña el Evangelio, las dos categorías anteriores pasan por muchos dolores en la Tierra, en los procesos de crecimiento, de maduración, de perfeccionamiento, pero ninguno de esos dolores o aflicciones son considerados fases de una EXPIACIÓN. Ellos están padeciendo ciertos tipos de dolores pero, como nos lo revelan los Espíritus Superiores en el referido capítulo del Evangelio, están sufriendo no por expiación, sino para su EDUCACIÓN. Por faltarles madurez del sentido moral, por no haber desarrollado convenientemente el raciocinio, de forma que pudiesen volverse responsables por sus elecciones, (Eso es decir que no tienen Libre Albedrio), tales espíritus son colocados en el mundo físico con la finalidad del aprendizaje, muchas veces recibiendo el sufrimiento como efecto educativo para mejorar sus elecciones, por lo que no les es aplicada la ley de causa y efecto por no haber completado el sentido de discernimiento.
Solamente la tercera categoría de Espíritus admitidos para educarse en la Tierra en procesos reencarnatorios es aquella que puede ser considerada, realmente, EN EXPIACIÓN. Ocurre así porque sólo sus integrantes ya alcanzaron el nivel de evolución racional que les permite discernir en los momentos de la vida y escoger con libertad los caminos que deberán trillar. Sin el discernimiento no puede haber responsabilidad y, sin responsabilidad por la elección, no pueden ser considerados en expiación, aquellos que no saben lo que están escogiendo; (Error nadie sabe sobre su pasado por ley del Olvido del Pasado) lo que autoriza la Ley del Universo, es, en el caso de los primeros tipos de Espíritus citados anteriormente, a relevar sus deslices, relegar sus equívocos a momentos de inmadurez y a encaminarlos a sucesivas encarnaciones en las cuales puedan ir mejorando sus patrones de entendimiento. Sólo pueden sobrellevar el peso de sus elecciones aquellos cuyo discernimiento se estableció como característica de su propia evolución y de las conquistas adquiridas.
 Nota de Frank Montañez añadida : Aquí se cita la Biblia????
"Ese es el tenor del comentario del Cristo registrado en el Evangelio Canónigo de Juan, en el capítulo 9, a partir del versículo 39, verbis:
“–Vine a este mundo para ejercer un juicio; para que los que no ven, vean, y los que ven, se tornen ciegos. Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, oyendo esas palabras, le preguntaron: –¿Acaso nosotros somos también ciegos? Jesús les respondió: –SI FUESEIS CIEGOS, NO TENDRÍAIS PECADO; MÁS, AHORA, PORQUE DECÍS: VEMOS, ES POR ESO QUE VUESTRO PECADO PERMANECE EN VOSOTROS”. Con tal afirmación Jesús reconocía a los fariseos la condición de pecadores, exactamente porque se presentaban como los más capacitados de la raza, inteligentes, astutos, dominando de tal forma el conocimiento que creyéndose superiores a los otros del populacho, desean que Jesús los reconozca como personas lúcidas. Y es justamente en función de esa lucidez, de la razón, que el Maestro los incluye entre los que se mantienen en pecado, por cuanto si no fuesen poseedores del poder de discernir, estarían excluidos del sistema de la responsabilidad ante la Ley del Universo. Naturalmente que, tratando del caso de la curación del ciego para el cual Jesús hace lodo y lo aplica sobre los ojos, el Divino Amigo aprovecha esa circunstancia de una curación material de un ciego de nacimiento para incluir también la ceguera del Espíritu. Si fuésemos ciegos en el alma, o sea, si no viésemos el error, si no conociésemos los equívocos, si no discerniésemos entre el Bien y el Mal a causa de nuestra inmadurez, no tendríamos ningún pecado porque no podríamos ser sometidos al régimen de cosecha obligatoria. No obstante, como decimos que somos conscientes y nos enorgullecemos de nuestra propia razón, a causa de eso nos catalogamos entre aquellos que ya alcanzaron los niveles donde la responsabilidad de vivir gana nuevos ámbitos y nos volvemos aptos para encuadrarnos en el régimen de la ley de la causalidad. Así, si no nos encontramos en las dos categorías anteriores, estaremos fatalmente incluidos en la tercera de ellas, la única, repítase, en estado EXPIATORIO en la Tierra. Por tanto, ¿quiénes serían esos espíritus? Habla de nuevo “El Evangelio Según el Espiritismo”: “LOS ESPÍRITUS EN EXPIACIÓN SON AHÍ, SI ASÍ SE PUEDE EXPRESAR, EXTRANJEROS, ELLOS YA VIVIERON SOBRE OTROS MUNDOS DE DONDE FUERON EXCLUIDOS…
Primera noticia interesante y de verás importante:
Los de la tercera categoría vinieron de otros orbes, mundos mejores que la Tierra de donde fueron excluidos. ¿Pero, cuál habría sido la causa de la exclusión? ¿Por qué motivo una medida tan drástica habría sido admitida en el orden del Universo? Nuevamente el Evangelio nos lo revela: …DE DONDE FUERON EXCLUIDOS POR SU OBSTINACIÓN EN EL MAL Y PORQUE ERAN UNA CAUSA DE PERTURBACIÓN PARA LOS BUENOS.
Por tanto, dos factores básicos, determinaron la salida de los miembros de la tercera categoría autorizada a renacer en la Tierra, luego de aquel mundo mejor que habitaban. El primero fue el que ellos eran obstinados en la práctica del Mal. Y el segundo era que los que eran mejores no merecían más su compañía, ya que ellos se transformaban en una causa de perturbación para los buenos. He ahí la conexión entre causa y efecto. Tratándose de Espíritus más capacitados para el entendimiento, tanto que ya convivían en un ambiente que había logrado mayor evolución que la Tierra, alguno de sus miembros, recalcitrantes, tercos, obstinados en la viejas prácticas, se negaban a adoptar las transformaciones indispensables para poder continuar participando de aquel conjunto de entidades consagradas a su propia evolución. , 
Nota de Frank Montañez añadida : "Porque nunca les enseñaron a practicar la Moral y en cambio los saturaron con religión".
Imaginemos un barrio sórdido de la periferia que, por iniciativa del gobierno del municipio y con la participación y apoyo de los propios moradores, comenzase a recibir obras de mejoramiento, a través de la pavimentación de las vías, de la instalación del sistema de agua y de cloacas, de la renovación de las casas, de la instalación de la luz eléctrica, de la sustitución de los ranchos y casuchas por moradas de ladrillos, para beneficio de todos. No obstante, en esa misma comunidad, un pequeño grupo de marginales o malhechores acostumbrados a la oscuridad de los callejones sucios, al mal olor y al abandono de sus viviendas, comienza a dañar las obras de mejoría con las cuales el gobierno colectivo deseaba transformar la vida de los ciudadanos, con la ayuda de los propios interesados y para felicidad de los mismos. Naturalmente que tales actitudes vandálicas, destructivas, producirán malestar en los residentes interesados en el progreso que, por ser ya personas mejoradas, no podrán hacer justicia con sus propias manos, matando a los alborotadores, los destructores, los vándalos.
 Así, incumbirá al gobierno municipal en función, la adopción de medidas que lleven a esos individuos irresponsables para lejos del grupo en el cual, por obvias demostraciones de incompatibilidad, ya no pueden ser admitidos ni sabrían disfrutar de los beneficios que los demás se merecen. Este es el tenor básico de los integrantes del tercer grupo de espíritus autorizados a renacer en la Tierra. Traen en sí mismos las marcas de su atraso, en la rebeldía, en el irrespeto hacia los derechos ajenos, en los intereses personales predominando sobre las aspiraciones colectivas, en la egolatría y en la ambición desmedida, alimentadoras del orgullo avasallador que los transforma en verdugos unos de los otros. Entonces son retirados del ambiente noble del mundo que los tenía que soportar, para garantizar la paz de los que ya habían demostrado suficiente tolerancia y paciencia al punto de merecer la adopción, por parte de los gobiernos celestes, de tan importante medida propendiendo el saneamiento colectivo y la capacitación de sus pacíficos habitantes para los vuelos más elevados de la evolución espiritual. Sí… los espíritus que componen este último grupo son extranjeros defectuosos y rebeldes que acabaron siendo deportados.
Nota de Frank Montañez añadida : "Justificación irrelevante y fuera de contexto".
Entonces podríamos pensar que volvemos al problema planteado al comienzo de este artículo, o sea, que vinieron a una penitenciaría a expurgar los males y a pagar deudas. No obstante, el Evangelio continúa sorprendiendo al lector distraído de antes, con nuevas e importantes revelaciones: “FUERON RELEGADOS, POR UN TIEMPO, ENTRE LOS ESPÍRITUS MÁS ATRASADOS Y TIENEN POR MISIÓN HACER AVANZAR EL PROGRESO, PORQUE TRAJERON CONSIGO SU INTELIGENCIA DESARROLLADA Y EL GERMEN DE LOS CONOCIMIENTOS ADQUIRIDOS”. Así, aprendemos que el destierro o exilio es apenas una determinación temporal, facultando su regreso a la antigua morada tan rápidamente como hayan corregido sus hábitos nocivos. Al mismo tiempo, vinieron a la Tierra con algo importante que hacer. Fueron relegados a un mundo con una MISIÓN. Son pues, espíritus misioneros del Bien, a través de cuyo ejercicio conquistarán los galardones indispensables para el regreso a su antigua morada, después de haber actuado en sentido opuesto al de sus bajas inclinaciones.
Nota de Frank Montañez añadida  Eso no es lo que dicen los Libros Codificados, la mision que todos los Espíritus tienen es la de espiar las faltas cometidas y desarrollar la Moral a través del crecimiento intelectual.
Fueron colocados en el seno de pueblos menos elevados con la MISIÓN de ayudarlos a crecer, compartiendo con ellos el conocimiento tecnológico adquirido en largos milenios de avance cultural, traídos para la Tierra como gérmenes archivados en sus mentes, estableciendo una aceleración en el avance de los pueblos primitivos o semi civilizados al mismo tiempo en que se ofrece un crisol para la fusión de los defectos en nuevos y más nobles materiales del Espíritu.
Nota de Frank Montañez añadida :"Tampoco esos fueron los propósitos, porque para poder ayudar a otros deben haber adquirido méritos Morales, que no tienen, hasta que deciden hacer el Bien. Primero crecen en conocimiento e inteligencia y cuando estan listos comienzan a crecer en Moral, y se hacen responsables de espiar faltas con dulzura y resignacion.
“AHÍ ESOS ESPÍRITUS TIENEN QUE LUCHAR, AL MISMO TIEMPO, CONTRA LA PERVERSIDAD DE LOS HOMBRES Y CONTRA LA INCLEMENCIA DE LA NATURALEZA, DOBLE Y PENOSO TRABAJO QUE DESARROLLA, DE UNA SOLA VEZ, LAS CUALIDADES DEL CORAZÓN Y LAS DE LA INTELIGENCIA. ES ASÍ QUE DIOS, EN SU BONDAD, HACE REVERTIR NUESTRO PROPIO CASTIGO EN PROVECHO DEL PROGRESO DEL ESPÍRITU”.
Nota de Frank Montañez añadida :: "Dios no hace nada, sino que ya les había dado su Libre Albedrío impregnado en la Ley Natural incrustadas en sus conciencias. Cada cual es responsable de decidir por el bien o en el mal y será responsable de sus consecuencias. Cuando decide hacer el bien comienza a tener méritos Morales que junto a su desarrollo intelectual y su inteligencia, puede ir liquidando las deudas y activar su adelanto espiritual.           
Así, entenderemos que tal tarea es una invitación al desempeño de la más noble de todas las MISIONES que pueden ser atribuidas a un Ser: LA DE SERVIR DE EJEMPLO AL CRECIMIENTO DE OTROS SERES. Al convertirse en ejemplo de superación, los espíritus exiliados de otro mundo mejor y, porque no decirlo, exiliados de sí mismos, podrán amparar a seres menos desarrollados, compartiendo sus conocimientos y potencialidades y ampliando en los pueblos primitivos y semi civilizados el entendimiento moral y espiritual, en la medida en que sean cumplidores de esa ennoblecedora tarea. No obstante, para los perezosos, la interpretación más fácil de tal invitación al trabajo es la de que Dios se disgustó con ellos y los castigó con la expiación de sus pecados o está esperando, impacientemente, que el deudor venga a pagar deudas contraídas.
Encontraremos la rutina del trabajo agotador para la conquista del pan de la supervivencia como una de las más importantes maneras de disciplina del Espíritu rebelde, del alma perezosa, indomable, de tal manera que, según otra definición encontrada en la misma obra básica ahora estudiada, en su capítulo XX, será entre los MÁRTIRES DEL TRABAJO, DE ESA EXPIACIÓN TERRESTRE, que se encontrarán los espíritus más maleables para la aceptación de las Verdades Imperecederas del Alma, ya azotados por las duras rutinas de la agotadora supervivencia, y ya modelados por las fuerzas brutas de un mundo menos avanzado en sus estructuras físicas.
Si buscamos en “El Libro de los Espíritus”, encontraremos en la pregunta número 573 la misma definición acerca de nuestra tarea en la Tierra. No más sufrir para pagar, sufrir para expurgar, sufrir para entregar a Dios nuestra cuota de retribución por el mal que hicimos. En la referida pregunta, Allan Kardec indaga en lo que consistiría la misión del espíritu encarnado. ¿MISIÓN? –interrogamos, confundidos en nuestros razonamientos tortuosos, argumentando ¿cómo sería posible que Espíritus exiliados, espíritus obstinados en el Mal, espíritus perturbadores de los Buenos pudiesen ser escogidos para ejercer misiones? Y la Bondad Divina viene en nuestro auxilio para afianzar que nosotros, los que nos consideramos pertenecientes a la tercera categoría de los Espíritus renacidos en el orbe terreno, estamos en misión:
“INSTRUIR A LOS HOMBRES, AYUDAR A SU PROGRESO, MEJORAR SUS INSTITUCIONES POR MEDIOS DIRECTOS Y MATERIALES. PERO LAS MISIONES SON MÁS O MENOS GENERALES E IMPORTANTES, PUES AQUEL QUE CULTIVA LA TIERRA CUMPLE UNA MISIÓN LO MISMO QUE EL QUE GOBIERNA O INSTRUYE. TODO SE ENCADENA EN LA NATURALEZA, Y AL MISMO TIEMPO EN QUE EL ESPÍRITU QUE SE PURIFICA POR LA ENCARNACIÓN, CONCURRE, BAJO ESTA FORMA, AL CUMPLIMIENTO DE LOS PROPÓSITOS DE LA PROVIDENCIA. CADA UNO TIENE SU MISIÓN EN ESTE MUNDO, PUESTO QUE CADA UNO PUEDE SER ÚTIL EN ALGO”.
Así, queridos hermanos, no miremos a la vida como aquel hombre que se encamina al catafalco del destino, esperando el merecido apretón de la cuerda de la justicia alrededor del cuello insolente o agresivo. Entendamos que: O somos espíritus primitivos o semi civilizados, merecedores de los espinos del mundo como proceso educativo, o somos espíritus extranjeros, venidos de mundos mejores no para crear problemas, no para explotar a los menos evolucionados, no para enriquecernos a costa del hambre o de la credulidad de los menos atentos o capacitados por el raciocinio. Estamos aquí como delegados del Creador, agentes de su Bondadosa Solicitud, con tareas definidas en la INSTRUCCIÓN, AYUDA Y MEJORÍA de su patrón de entendimiento, de su calidad de vida, de sus esperanzas de crecimiento. No importa cuál sea nuestro ramo de actividad, no importa en qué tipo de trabajo estemos envueltos, no importa si sólo somos un barrendero de la calle, un recogedor de basura, un conductor de autobús, una cocinera o costurera humildes, todos nosotros estamos desempeñando funciones MISIONERAS gracias a las cuales la Bondad Divina dirigirá los destinos de los más afligidos y revelará que el gobierno del UNIVERSO se ocupa, por todos los medios y caminos, de la atención a las necesidades de todos los hijos y especialmente de los menos afortunados. Cuando no entendemos ese nexo claro de responsabilidad constructiva del Bien y no transformamos nuestra vida en actitudes que lo representen en la vida de los que nos rodean como acreedores de nuestra mejor preparación y de las conquistas que ya logramos realizar, reducimos la misión celestial a un simple conjunto de sufrimientos expiatorios, al derramamiento de lágrimas de sangre como forma de pago por una deuda impagable. Cuando despreciamos en nosotros la tarea del Bien para transformar nuestra vida, nuevamente, en el ejercicio de goces egoístas como si nada tuviésemos que hacer en la tierra de los que sufren, pasamos a soportar el peso de nuestros equívocos y el dolor se presentará para hablarnos de nuestra liviandad, despreciando la sagrada oportunidad de cooperar con Dios para el mejoramiento de todas las cosas.
Así, más que simples religiones de fachada, vendiendo “artículos divinos” cobrando el precio del vil metal, todos estamos en el mundo no para que seamos religiosos profesionales, campeones o victoriosos de los certámenes infantiloides del intelecto exacerbado, hinchados por los mecanismos de las disputas de la vanidad, inflándonos de arrogancia intelectual. Todos venimos para cumplir una misión especial, ayudando al Creador a amparar a otras criaturas al mismo tiempo en que nos ayudamos en la conquista del derecho de regresar al antiguo hogar. ¿Cómo conseguiremos retornar a él si al observar nuestras actitudes de hoy, nuestras conductas más profundas, nuestras inclinaciones para los vicios, nuestros deseos desenfrenados, nuestra falta de vigilancia en todas las áreas, encontramos aún pendiendo sobre nosotros las mismas antiguas determinaciones que nos exilaron de la casa generosa? ¡Obstinados en el mal y causa de perturbación para los buenos! Si todavía nos empecinamos en hacer lo que no es correcto, a pesar de tener el discernimiento y el entendimiento de que lo que hacemos está errado y si nuestras dañinas conductas nos causan placer en la exacta medida en que nos produzcan ganancia material o alimenten nuestros más ocultos vicios, ¿cómo solicitar el regreso si continúan vivas en nosotros las causas de nuestro destierro?
Por eso, queridos hermanos, al concluir este modesto estudio nos preguntamos: ¿Cuánto tiempo pasará para que conociendo nuestra verdadera misión en la Tierra, comencemos a cumplirla? Recordemos las palabras de Jesús, dirigidas a los que eran las mayores inteligencias de su raza, los más preparados entre todos los judíos de su tiempo, los más ricos en bienes materiales, y entendiendo nuestra condición de Espíritus pertenecientes a la categoría de los extranjeros, apliquémonos las advertencias que el Maestro dirige a los fariseos de todas las épocas y lugares:
“SI FUESEIS CIEGOS, NO TENDRÍAIS PECADO; PERO, AHORA, DECÍS QUE VEIS Y ES POR ESO QUE PERMANECE EN VOSOTROS VUESTRO PECADO”.
Por eso, querido lector, si ya estamos preparados para expiar nuestros errores, preguntémonos si ya NOS DISPUSIMOS A COMENZAR A CUMPLIR NUESTRA MISIÓN, a fin de cuentas, ¡ESTA ES LA VOLUNTAD DEL PADRE!
¡Brille vuestra luz!
¡Mucha paz!André Luiz de Andrade RuizExtraído del “ANUARIO ESPÍRITA 2008?This entry was posted in Articulos by MariCarmen. Bookmark the permalink.
 http://www.akardec.com/?p=23355
Este articulo que he compartido, es un gran ejemplo del Espiritualismo en el Espiritismo, con ideas completamente fuera de contexto.
Código penal de la vida futura - Las penas futuras según el Espiritismo. Debes entender que ninguna falta cometida por el hombre en ésta o en previas existencias, será olvidada.

Todas las faltas cometidas consciente o inconscientemente será necesario que sean expiadas. El Espiritismo enseña la reparación de faltas cometidas através de la Expiación que no es lo mismo a la llamada Redención de los pecados, que los Espiritualistas cristianos predican y enseñan. Porque si no es así, el Espíritu, detiene el progreso de su Espíritu, ya que las faltas cometidas no se perdonan o se redime, sino que se tienen que expiar, reparar a través de sufrir lo mismo que se hizo sufrir a otros.
Es mejor resignarse ante las calamidades, y entender que lo justo es reparar con sufrimientos iguales a los que su falta ocacionó a otros. Y esos otros Espíritus agraviados son los mismos Espíritus a los cuales se les debe reparar las faltas cometidas. Puedes leer el ítem #17, del Codico Penal del Espiritismo al que hacemos referencias.
Sí sólo te dedicas a evaluar las calamidades, y te olvidas que las víctimas sufren porque hicieron sufrir a otros, no podrás entender el proceso evolutivo del Espíritu.
Cada muerte física indica que ese Espíritu encarnado tiene, es el fin de su misión en cada existencia. El dolor provocado por su pérdida, indica que los familiares y amigos que sufren esa pérdida, están en una prueba en esta existencia. Los sufrimientos no son eternos, ni tampoco son perdonados por una redención de Jesús.
La ley de Causa y Efecto en el Espiritismo, se explica en que toda acción buena o mala tiene sus consecuencias. Hacer el bien, ocasiona que la acción sea resultante en el adelanto del Espíritu. Hacer el mal, resulta en no progresar en el Espíritu. Las penas futuras según el Espiritismo, te ilustra el proceso para llegar hasta la reparación de las faltas cometidas. Este es un tema de suma importancia para los Espiritistas, porque saben de antemano, qué ocurre cuando se comenten faltas que deberán ser reparadas, para lograr progreso del Espíritu.

Las penas futuras según el Espiritismo
La carne es débil • Bases de la doctrina espírita acerca de las penas futuras • Código penal de la vida futura.
Libro del Cielo y el Infierno, capítulo VII, Ítem #17 dice explicitamente:
17. ° El arrepentimiento puede tener lugar en todas partes y en cualquier tiempo; si es tardío, el culpable sufre mucho más tiempo. Consiste la Expiación en los sufrimientos físicos y morales, que son consecuencia de la falta cometida, sea en esta vida, o despues de la muerte en la vida espiritual, sea en una nueva existencia corporal hasta que queden borradas las huellas de la falta. La reparación consiste en hacer bien a aquel a quién se hizo daño. Aquel que no repare en esta vida las faltas cometidas, por impotencia o falta de voluntad, en una existencia ulterior, se hallará en contacto con las mismas personas a quienes habrá perjudicado y en condiciones escogidas por él mismo, que le faciliten probarles la buena voluntad de hacerles tanto bien como mal les había hecho ántes. Todas las faltas no ocasionan siempre un perjuicio directo y efectivo; en este caso, la reparación se verifica, haciendo aquello que debía hacerse y no se ha hecho, cumpliendo los debares descuidados o desconocidos, las misiones en que se ha faltado; practicando el bien en contra del mal hecho anteriormente, esto es, siendo humilde, si antes era orgulloso, dulce si duro, caritativo si egoista, benévolo si malévolo, laborioso si perezoso, útil si inútil, sobrio si disoluto, de buen ejemplo, si malo, etc. Así es cómo el espíritu progresa, aprovechando su pasado (1). (1) La necesidad de la reparación es un principio de rigurosa justicia, que puede considerarse como la verdadera ley de rehabilitación moral de los Espíritus. Es una doctrina que ninguna religión ha proclamado aún. Sin embargo, algunas personas la rechazan; porque hallarian más cómodo borrar sus malas acciones con un sencillo arrepentimiento, que no cuesta más que palabras ayudadas por algunas fórmulas; libres son de creerse satisfechas; más tarde verán si esto les basta. Pregunteseles si ese principio no está consagrado por la ley humana, y si la justicia de Dios es inferior a la de los hombres. ¿Se darían por satisfechos de un individuo que, habiéndoles arruinado por abuso de confianza, se limitase a decir que lo siente infinitamente? ¿Por qué retroceden ante una obligación, que todo hombre honrado se creé en el deber de cumplir en la medida de sus fuerzas? Cuando esta perspectiva de la reparación se inculque en la creencia de las masas, será un freno mucho más poderoso que el del infierno y de las penas eternas; porque se refiere a la actualidad de la vida, y el hombre comprenderá la razón de ser de las circunstancias penosas en que se encuentra colocado.
____________________
http://soyespirita.blogspot.com/2016/03/codigo-penal-de-la-vida-futura.html
Todos tenemos la oportunidad a la


Expiación y al Arrepentimiento...
Libro de Los Espiritus
171. ¿En qué se basa el dogma de la reencarnación?
En la justicia de Dios y en la revelación, porque os lo repetimos sin cesar: un buen padre siempre deja a sus hijos una puerta abierta al arrepentimiento. ¿No te dice la razón que sería injusto privar para siempre de la dicha eterna a aquellos cuyo mejoramiento no dependió de sí mismos? ¿Acaso los hombres no son todos hijos de Dios? Sólo entre los hombres egoístas se encuentra la iniquidad, el odio implacable y los castigos irremisibles.”
Acerca de la oración 658. La oración, ¿es grata a Dios?
“La oración siempre es grata a Dios cuando ha sido dictada por el corazón, pues la intención lo es todo para Él. La oración del corazón es preferible a la que puedes leer, por bella que esta sea, si lo haces más con los labios que con el pensamiento. La oración es grata a Dios cuando se dice con fe, fervor y sinceridad. Con todo, no creas que Él se conmueve con la oración del hombre vano, orgulloso y egoísta, a menos que se trate de un acto de sincero arrepentimiento y de verdadera humildad.”



EXPIACIÓN Y ARREPENTIMIENTO 990. ¿Tiene lugar el arrepentimiento en estado corporal o espiritual?
«En estado espiritual, pero puede también tener lugar en el corporal cuando comprendáis bien la diferencia entre el bien y el mal».

991. ¿Qué consecuencia produce el arrepentimiento en estado espiritual?
«El deseo de una nueva encarnación para purificarse. El espíritu comprende las imperfecciones que le privan de ser feliz, y por esto aspira a una nueva existencia en que podrá expiar sus faltas». «332-975.).
____________________________________
EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS
CAPÍTULO VII
REGRESO A LA VIDA CORPORAL
Preludios del regreso. - Unión del alma y del cuerpo. Aborto. - Facultades morales e intelectuales del hombre. - Influencia del organismo. - Idiotismo, locura. - De la nfancia.
- Simpatías y antipatías terrestres. - Olvido del pasado

PRELUDIOS DEL REGRESO
330. ¿Los espíritus conocen la época en que se reencarnarán?
«La presienten, como el ciego siente el fuego a que se aproxima. Saben que han de volver a tomar cuerpo, como sabéis vosotros que habéis de morir un dia, sin saber cuándo sucederá». (166)
-¿Es, pues, la reencarnación una necesidad de la vida espiritista, como la muerte lo es de la vidá corporal?
«Justamente es así».
331. ¿Todos los espíritus se ocupan de su reencarnación?
«Los hay que ni siquiera piensan en ella, ni la comprenden, lo que depende de su naturaleza más o menos adelantada. Para algunos es un castigo la incertidumbre en que están de su porvenir».
332. ¿Puede el espíritu apresurar o retardar el momento de su encarnación?
«Puede apresurarlo, solicitándolo con sus oraciones y puede también retardarlo, si retrocede ante la prueba; porque entre los espíritus los hay cobardes e indiferentes; pero no lo hace impunemente, pues sufre en consecuencia, como el que retrocede ante un remedio saludable que puede curarle».
333. Si un espíritu se considerase bastante feliz en una condición mediana entre los espíritus errantes, y si no ambicionase elevarse más, ¿podría prolongar indefinidamente semejante estado?
«Indefinidamente no, pues el progreso es una necesidad que tarde o temprano experimenta el espíritu. Todos deben ascender; este es su destino».
334. La unión del alma a tal o cual cuerpo, ¿está predestinada, o sólo en el último instante se hace la elección?
«El espíritu está destinado con antelación. Escogiendo la prueba que quiere sufrir, el espíritu solicita encarnarse, y Dios, que lo sabe y ve todo, ha sabido anticipadamente que tal alma se unirá a tal cuerpo».
335. ¿Tiene el espíritu la elección del cuerpo en que ha de entrar, o solamente la del género de vida que le ha de servir de prueba?
«Puede elegir también el cuerpo; porque las imperfecciones de éste son pruebas que favorecen su progreso, si vence los obstáculos que en él encuentra; pero no siempre depende de él la elección. Puede pedirla».
-¿Podría desistir el espíritu, en el último momento de entrar en el cuerpo elegido por él?
«Si desistiese sufriría por ello mucho más que aquel que ninguna prueba hubiese intentado».
336. ¿Podría suceder que un niño que hubiera de nacer, no encontrase espíritu que quisiese encarnarse en él?
«D¡os proveería entonces. Cuando el niño ha de nacer viable. está siempre predestinado a tener un alma, pues nada ha sido creado sin propósito».
337. ¿Puede ser impuesta por Dios la unión del espíritu a un cuerpo determinado?
«Puede ser impuesta lo mismo que las otras pruebas, so bre todo, cuando el espíritu no es apto aún para elegir con conocimiento de causa. Por vía de expiación, el espíritu puede ser obligado a unirse al cuerpo de un niño que, por su nacimiento y la posición que ocupará en el mundo, podrá ser objeto de castigo».
338. Si aconteciese que muchos espíritus se presentasen para el mismo cuerpo que ha de nacer, ¿qué decidirían entre ellos?
«Muchos pueden pedirlo, y Dios juzga en semejante caso el que es más capaz de cumplir la misión a que está destinado el niño; pero, te digo, que el espíritu está designado antes del momento de unirse al cuerpo».
339. ¿Acompaña al momento de la encarnación una turbación semejante a la que tiene lugar a la salida del cuerpo?
«Mucho mayor y sobre todo más prolongada. Al morir el espíritu sale de la esclavitud, al nacer entra en ella».
340. ¿El instante en que un espíritu ha de encarnarse es solamente para él? ¿Realiza este acto como cosa grave e importante?
«Viene a ser como un viajero que se embarca para una travesía peligrosa, y que ignora si hallará la muerte en medio de las olas que desafía».
El viajero que se embarca sabe a qué peligros se expone; pero ignora si naufragará. Así sucede al espíritu, conoce la clase de pruebas a que se somete; pero ignora si sucumbirá. Del mismo modo que la muerte del cuerpo es una especie de renacimiento para el espíritu, la reencarnación es para éste una especie de muerte, o mejor de destierro o clausura. Abandona el mundo de los espíritus por el corporal, como el hombre abandona el mundo corporal por el de los espíritus. El espíritu sabe que se reencarnará, como el hombre que morirá; pero como este último, aquél no tiene conciencia de ello hasta el postrer instante, cuando llega el tiempo deseado. Entonces, en aquel momento supremo, se apodera de él la turbación como del hombre que agoníza, turbación que dura hasta que la nueva existencia está completamente formada. Los preludios de la reencarnación son una especie de agonía para el espíritu.
341. La incertidumbre del espíritu sobre la eventualidad del éxito de las pruebas que va a sufrir en la vida, ¿es causa de ansiedad antes de la encarnación?
«Ansiedad muy grande, puesto que las pruebas de la existencia no adelantarán o retardarán, según las soporte bien o mal».
342. En el momento de la reencarnación, ¿está acompañado el espíritu de otros espíritus amigos que asisten a su partida del mundo espiritista, como salen a su encuentro cuando regresa?
«Depende de la esfera en que habita el espíritu. Si se encuentra en la esfera donde reina l afecto, los espíritus que le aman le acompañan hasta el último momento, le animan y a veces hasta le siguen en la vida».
343. Los espíritus amigos que nos siguen en la.vida, ¿son los que a veces vemos en sueños, que nos demuestran afecto y que se nos presentan bajo formas desconocidas?
«A menudo son ellos que vienen a visitarnos como vosotros, vais a ver al prisionero»
_____________________________________
975. ¿Los espíritus superiores comprenden la dicha del justo? «Sí, y esto es lo que origina su suplicio, porque comprenden que están privados de ella por culpa suya. Por esto el espíritu, separado de la materia, aspira a una nueva existencia corporal; porque cada existencia, si la emplea bien, puede abreviar la duración de aquel suplicio. Entonces es cuando elige las pruebas por cuyo medio podrá expiar sus faltas; porque, sabedlo bien, el espíritu sufre por todo el mal que ha hecho, o cuya causa voluntaria ha sido, por todo el bien que hubiera podido hacer y no hizo, y por todo el mal que resulta del bien que no ha hecho.
»El espíritu errante no tiene ya velo, está como fuera de la bruma y ve lo que le aleja de la dicha, sufriendo entonces más, porque comprende cuán culpable ha sido. Para él no existe ya ilusión, sino que ve la realidad de las cosas».
El espíritu errante abarca por una parte, todas sus existencias pasadas, y por otra, ve el porvenir prometido y comprende lo que le falta para llegar a él. Tal como un viajero que ha llegado a la cumbre de la montaña, ve el camino recorrido y el que le falta que recorrer para llegar al término.
992. ¿Qué consecuencia produce el arrepentimiento en estado corporal?
«Progresar desde la vida presente, si hay tiempo de reparar las faltas. Cuando la conciencia acusa y señala una imperfección, puede uno siempre mejorarse».
993. ¿No hay hombres que sólo tienen el instinto del mal y son inaccesibles al arrepentimiento?
«Te he dicho que se ha de progresar incesantemente. El que, en esta vida, sólo tiene el instinto del mal, tendrá el del bien en otra, y por esto renace muchas veces; porque es preciso que todos progresen y alcancen el objeto, los unos en más tiempo, los otros en menos, según su deseo. El que sólo tiene el instinto del bien está ya purificado, porque ha podido tener el del mal en una existencia anterior. (894)
894. Hay personas que hacen el bien espontáneamente, sin que hayan de vencer ningún sentimiento contrario, ¿tienen éstos tanto mérito como los que han de luchar con su propia naturaleza, y la vencen?
«Los que no tienen que luchar es porque en ellos se ha realizado ya el progreso. Han luchado en otro tiempo y han vencido, y de aquí que los buenos sentimientos no les cuesten ningún esfuerzo y les parezcan muy naturales sus acciones; el bien se ha convertido para ellos en hábito. Débeseles honrar, pues, como a viejos guerreros que han ganado sus grados.
»Como estáis lejos aún de la perfección, esos ejemplos os sorprenden por el contraste, y los admiráis tanto más cuanto más raros son; pero sabed que en los mundos más adelantadosque el yuestro, es regla general lo que es excepción en el vuestro. En ellos es espontáneo por todas partes el sentimiento del bien; porque no están habitados más que por los espíritus buenos, y una sola mala intención sería allí una excepción monstruosa. He aquí por qué en ellos los hombres son felices, y así sucederá en la Tierra cuando la humanidad se haya transformado, y cuando comprenda y practíque la caridad en su verdadera acepción».,
994. El hombre perverso que no ha reconocido sus faltas durante la vida, ¿las reconoce siempre después de la muerte?
«Si, las reconoce siempre. y entonces sufre más, pues siente todo el mal que ha hecho o del que ha sido causa voluntaria. El arrepentimiento, sin embargo, no siempre es inmediato, hay espíritus que se obstinan en el mal camino a pesar de sus sufrimientos, pero tarde o temprano reconocerán el falso camino en que se han internado, y vendrá el arrepentimiento. Para iluminarlos trabajan los espíritus buenos, y con igual fin podéis trabajar vosotros».
995. ¿Hay espintus que, sin ser malos, son indiferentes respecto de su suerte?
«Hay espíritus que en nada útil se ocupan, están a la expectativa; pero, en tal caso, sufren proporcionalmente, y como en todo debe haber progreso, éste se manifiesta por medio del dolor».
-¿No sienten deseos de abreviar sus sufrimientos?
«Sin duda lo sienten; pero no tienen bastante energía para querer lo que podría aliviarles. ¿Cuántos hay entre vosotros que prefieren morirse de hambre a trabajar?»
996. Puesto que los espíritus ven el mal que les sobrevienen de sus imperfecciones, ¿a qué se debe que los haya que agravan su posición y prolongan su estado de inferioridad, haciendo el mal como espíritus, alejando a los hombres del buen camino?
«Los que así obran son aquellos cuyo arrepentimiento es tardío. El espíritu que se arrepiente puede en seguida dejarse arrastrar nuevamente al camino del mal por otros espíritus más atrasados aún». (971)
    971. ¿Es siempre buena la influencia que ejercen unos espíritus en otros?
    «Buena siempre de parte de los espíritus buenos, no hay que decirlo; pero los espíritus perversos procuran alejar del camino del bien y del arrepentimiento a los que creen  susceptibles de dejarse arrastrar, y a quienes, durante la vida, han arrastrado al mal con frecuencia».
      -¿De modo que la muerte no nos libra de la tentación?
        «No; pero la acción de los espíritus malos es mucho menor en los otros espíritus que en los hombres, porque no tienen por auxiliares a las pasiones materiales». (996)
        896. Hay gentes desinteresadas sin discernimiento, que prodigan su hacienda sin provecho al y sin emplearla racionalmente; ¿tienen algún mérito?
        «Tienen el del desinterés, pero no el del bien que podrían hacer. Si el desinterés es una virtud, la prodigalidad irreflexiva es siempre una falta de juicio por lo menos. No se da a losunos la fortuna para que la despilfarren, como no se da a los otros para que la encierren en sus arcas. Es un depósito del que habrán de dar cuenta; porque habrán de responder de todo el bien que estaba en sus manos hacer, y que no hicieron; de todas las lágrimas que hubieran podido enjugar con el dinero que han dado a los que no lo necesitaban».
        997. Se ven espíritus de notoria inferioridad accesibles a los buenos sentimientos y conmoverse con las oraciones que por ellos se hacen. ¿A qué se debe que otros espíritus, a quienes debiera creerse más ilustrados, demuestran un endurecimiento y un cinismo del que nada puede triunfar?
        «La oración sólo produce efecto en favor del espíritu que se arrepiente; el que, arrastrado por el orgullo, se subleva contra Dios, y persiste en sus extravíos, exagerándolos aún, como hacen los espíritus desgraciados, no siente efecto alguno de la oración, ni lo sentirá hasta que se manifieste en él la luz del arrepentimiento». (664) No debe perderse de vista que el espíritu, después de la muerte del cuerpo, no se transforma súbitamente; si su vida ha sido reprensible, débese a que era imperfecto, y la muerte no le hace inmediatamente perfecto. Puede persistir en sus errores, en sus opiniones falsas, en sus preocupaciones, hasta que el estudio, la reflexión y el sufrimiento le ilustren.
        664. ¿Es inútil orar por los muertos y por los espíritus que sufren, y en caso afirmativo, cómo pueden aliviarlos nuestras oraciones y abreviar sus padecimientos? ¿Tienen la fuerza para hacer que se desvíe la justicia de Dios?
        «La oración n'o puede producir el efecto de cambiar los designios de Dios; pero el alma por la cual se ora, expenmenta alivio; porque la oración es una prueba del interés que se le da, y el desgraciado se siente aliviado siempre que halla almas caritativas que compadecen sus dolores. Por otra parte, por medio de la oración se le excita al árrepentimiento y al deseo de hacer aquello que es necesario para ser feliz. En este sentido es como puede abreviarse su pena, si a su vez secunda con su buena voluntad. El deseo de mejorarse, excitado por la oración, atrae al espíritu que sufre, espíritus mejores que vienen a ilustrarle, a consolarle y a darle esperanza. Jesús oraba por las ovejas descarriadas, y os enseña de este modo que seríais culpables, si no lo hicieseis por aquellos que más lo necesitan». 
        998. ¿Se verifica la expiación en estado corporal o en estado de espíritu?
        «La expiación se verifica en estado corporal, por medio de las pruebas a que se somete el espíritu, y en la vida espiritual por medio de los sufrimientos morales inherentes al estado deinferioridad del espíritu».
        999. El arrepentimiento sincero durante la vida, ¿basta a borrar las faltas y a que Dios nos perdone?
        «El arrepentimiento favorece el mejoramiento del espíritu, pero ha de expiarse el pasado».
        -Si, según esto, dijese un criminal que, puesto que debe en todo caso expiar su pasado, no tiene necesidad de arrepentirse, ¿qué le sucedería?
        «Si se obstina en malos pensamientos, su expiación será más larga y penosa».
        1000. ¿Podemos redimir nuestras faltas en esta vida?
        «Sí, reparándolas; pero no creáis redimirías con algunas pueriles privaciones, o haciendo donaciones para después de vuestra muerte, cuando ya no necesitáis lo que dais. Dios no hace caso alguno del arrepentimiento estéril, fácil siempre y que no cuesta otro trabajo que golpearse el pecho. La pérdida de un dedo haciendo un servicio, borra más faltas que llevar el cilicio durante años enteros, sin más objeto que la propia conveniencia. (726)
        726. Si los sufrimientos de este mundo nos elevan según el modo como se soportan, ¿nos elevamos por los que voluntariamente nos creamos?
        «Los únicos sufrimientos que elevan son los naturales, porque proceden de Dios; los sufrimientos voluntarios para nada sirven cuando ningún bien reportan a los otros. ¿Crees tú que los que acortan su vida con rigores sobrehumanos, como los bonzos, los fakires y ciertos fanáticos de muchas sectas, adelantan en su camino? ¿Por qué no trabajan mejor en bien de sus semejantes? Que vistan al indigente, que consuelen al que llora, que trabajen por el enfermo, que sufran privaciones para alivia a los desgraciados, y entonces su vida será útil y agradable a Dios. Cuando en los sufrimientos voluntarios que se experimentan, no se mira más que a sí mismo, es egoísmo; cuando se sufre por los otros, es caridad. Estos son los preceptos de Cristo». 
        »Sólo con el bien se repara el mal, y ningún mérito tiene la reparación, si no afecta al hombre, ni en su orgullo ni en sus intereses materiales. »¿De qué le sirve, para su justificación, restituir después de su muerte, los bienes mal adquiridos, cuando vienen a serle inútiles y cuando de ellos se ha aprovechado? »¿De qué le sirven la privación de algunos goces fútiles y de algunas superfluidades, si queda en pie el daño que ha causado? »¿De qué le sirve, en fin, humillarse ante Dios, si conserva su orgullo para con los hombres?» (720-821)
        720. Las privaciones voluntarias con la mira de una expiación voluntaria también, ¿tiene mérito ante Dios?«Haced bien a los otros y tendréis más méritos».-¿Hay privaciones voluntarias que son meritorias?«Sí, la privación de los goces inútiles; porque desprende al hombre de la materia y eleva su alma. Lo meritorio es, resistir a la tentación que solicita a los excesos o al goce de las cosas inútiles; disminuir lo necesario para dar a los que no tienen bastante. Si la privación no es más que un vano simulacro, es una irrisión».
        821. Las funciones a que está destinada la mujer por la naturaleza, ¿tienen tanta importancia como las reservadas al hombre?
        «Sí, y aún mayor. Ella es quien le da las primeras nociones de la vida».
        1001. ¿No tiene ningún mérito asegurar, para después de la muerte, un empleo útil a los bienes que se poseen?
        «Ningún mérito no es la palabra, pues siempre vale más algo que nada; pero está el mal en que el que da para después de su muerte, es a menudo más egoísta que generoso; quiere disfrutar del honor del bien, sin haberse tomado ningún trabajo. El que se priva, viviendo aún, tiene doble provecho: el mérito del sacrificio, y el placer de ver aquellos a quienes hace felices. Pero el egoismo dice: Lo que das te lo quitas a tus goces, y como aquél grita más que el desinterés y la caridad, el hombre conserva sus bienes, con el pretexto de sus necesidades y de las exigencias de su posición. ¡Ah, compadeced al que no conoce el placer de dar, pues está desheredado de uno de los más puros y suaves goces! Dios, sometiéndole a la prueba de la fortuna, tan resbaladiza y peligrosa para su porvenir, ha querido darle como compensación la dicha de la generosidad de la cual puede disfrutar desde la tierra». (814)
        PRUEBAS DE LA RIQUEZA Y DE LA MISERIA
        814. ¿Por qué ha dado Dios a unos las riquezas y el poder y a otros la miseria?
        «Para probar a cada uno de un modo diferente. Ya sabéis, por otra parte. que los mismos espíritus son los que han elegido esas pruebas, en las cuales sucumben con frecuencia».
        1002. ¿Qué debe hacer el que, en artículo de muerte, reconoce sus faltas, y no tiene tiempo de repararlas? ¿Basta el arrepentimiento en este caso?
        «El arrepentimiento apresura su rehabilitación, pero no le absuelve. ¿Acaso no tiene ante si el porvenir que nunca le es negado?»
        http://youtu.be/bx7Dk-lpadY




        Pruebas, Expiaciones y Misiones, explicadas según el Espiritismo-Soy Espírita 

        El libro el Consolador Psicografiado por Chico Xavier y dictado por Emmanuel. Estas definiciones, difieren de lo que dicen los Libros Codificados del Espiritismo. Veamos.
        246.- ¿Cuál es la diferencia entre prueba y expiación? La prueba es la lucha que enseña al discípulo rebelde y negligente el camino del trabajo y de la edificación espiritual. La expiación es la pena impuesta al malhechor que comete un crimen. Veamos lo que dice Allan Kardec: Allan Kardec:
        EXPIACIÓN (expiación). Pena que sufren los Espíritus como punición de las faltas cometidas durante la vida corporal. La expiación, como sufrimiento moral, tiene lugar en el estado de erraticidad; como sufrimiento físico, en el estado corpóreo. Las vicisitudes y los tormentos de la vida corporal son a la vez pruebas para el futuro y expiación del pasado. según Allan Kardec Según Allan Kardec:
        PRUEBAS (épreuves). Vicisitudes de la vida corporal mediante las cuales los Espíritus se depuran, según la manera de enfrentarlas. De acuerdo con la Doctrina Espírita, el Espíritu desprendido del cuerpo, al reconocer su imperfección, elige por sí mismo –por un acto de su libre albedrío– el género de pruebas que cree más adecuado para su adelanto y que ha de enfrentar en una nueva existencia. Si ha elegido una prueba que está por encima de sus fuerzas, sucumbe y retarda su adelanto. ¿Qué dice la Codificación en relación a Pruebas, Expiaciones y la Misiones? ¿Prueba?
        Pero el Libro de los Espíritus ...
        118. ¿Pueden los Espíritus degenerar? 
        - No, ya que conforme avanzan van comprendiendo lo que les alejaba de la perfección. Cuando el Espíritu ha superado una prueba, adquiere el conocimiento de ella y no lo echa al olvido. Puede permanecer estacionario, mas no retrocede.
        Por lo tanto no existe la "Caida del Espiritu" o "Retrogrado del Espiritu en el Espiritismo.
        ________________________________________

        Libro de Los Espíritus 
        CAPÍTULO IV PLURALIDAD DE LAS EXISTENCIAS I.- 
        De la reencarnación
        166. ¿Cómo puede acabar de depurarse el alma que no ha alcanzado la perfección durante la vida corporal? 
        - Sufriendo la prueba de una nueva existencia.
         ________________________________________
        166 a. ¿De qué manera realiza el alma esta nueva existencia? ¿Por su transformación como Espíritu?
        - Al depurarse, el alma experimenta sin duda una transformación, pero para ello necesita la prueba de la vida corporal. 
        ________________________________________
        167. ¿Cuál es el objeto de la reencarnación?
        «La expiación y mejoramiento progresivo de la humanidad. ¿Dónde estaría sin eso la justicia?»
        ________________________________________
        171. ¿En qué se funda el dogma de la reencarnación? 
        - En la justicia de Dios y en la revelación, porque sin cesar os lo repetimos: Un buen padre deja siempre a sus hijos una puerta abierta para el arrepentimiento. ¿No te dice la razón que sería injusto privar para siempre de la dicha eterna a todos aquellos de quienes no ha dependido mejorar? ¿Acaso todos los hombres no son hijos de Dios? Sólo entre los humanos egoístas se encuentra la iniquidad, el odio implacable y los castigos sin perdón. Todos los Espíritus tienden a la perfección y Dios les provee los medios de obtenerla mediante las pruebas de la vida corporal. Pero, en su justicia, les reserva que cumplan en nuevas existencias lo que no pudieron hacer o perfeccionar en una primera prueba. ________________________________________
        199. a. ¿Por qué muchas veces se ve interrumpida la vida en la niñez?
        - La duración de la vida del niño puede ser, para el Espíritu en él encarnado, el complemento de una existencia interrumpida antes del término debido, y su muerte es a menudo una prueba o una expiación para los padres.
        ________________________________________
        La Expiación en el Espiritismo es un fundamento que no puede ser interpretado de acuerdo al pensamiento Espiritualista Religioso. Saber el propósito de la Expiación, ayuda a que cada cual pueda activar su adelanto Espiritual.

        Pelicula de Allan Kardec, 29 de agosto 2019



        New


        Contestación oficial sobre la Carta de la Federación Espirita de Brasil FEB

        Esta es mi contestación oficial sobre la Carta de la Federación Espírita de Brasil FEB, que publiqué el 6 de abril del 2018. Y consta en el  artículo que contiene el siguiente Video.

        Contestación oficial de mi parte a la Federación Espírita de Brasil FEB



        Carta de la Federacion Espirita de Brasil FEB del 29 de enero del 2018

        Carta de la Federación Espirita de Brasil FEB, 29 de de enero del 2018.

        Esta carta de la FEB expresa excusas, como justificación para no hacer nada por 134 años desde que Henri Sausse hizo la denuncia de la Infamia el 1 de diciembre de 1884, en el Periodico "Le Espiritisme".

        Todas las excusas son sólo válidas para los que nunca tuvieron compromiso con el Espiritismo, y que creyeron que el Espiritualismo moderno suplantaría las enseñanzas del Espiritismo unido a las enseñanzas apócrifas de Jean Baptiste Roustaing. Pero el Espiritismo, que no es Espiritualismo, no se puede sostener en la mentira. Es por eso que esta defensa por la integridad de la filosofía es muy válida.


        Hoy, la Federación Espirita de Brasil FEB, sólo tiene dos (2) opciones.

        • Opción #1 - Corregir las alteraciones a los libros codificados y restaurar la integridad doctrinaria del Espiritismo, en próximas ediciones de traducciones. 
        • Opción #2 - NO HACER NADA, que automáticamente se convierte en la primera y única Opción.
        Par saber que va a pasar, se debe evaluar el espíritu o las intenciones, que al menos las tenemos por escrito.

        Y es por eso importante evaluar el contenido de la Carta de la FEB del 29 de enero del 2018, a fin de determinar si esas son las intenciones. El hacer las correcciones correspondientes, y cumplir con traducciones correctas, implicaría que sí estaban falsificadas las traducciones realizadas en todos los idiomas, incluyendo el idioma portugués, desde hace 146 años. Esto es poco probable y si esta fuera la opción a seguir, deberíamos estar muy pendientes a que eso se logre. Digamos que quieren hacer creer que esa es la opción, pues es solo cuestión de esperar a que todo se olvide, como ocurrió en el pasado. Hoy la Federación Espirita de Brasil FEB, no ha demostrado ningún interés en preservar la integridad doctrinaria del espiritismo moralizador y consolador, porque el interés real es que el Espiritismo, siga siendo considerado una religión Espiritualista que este de acuerdo a los libros publicados de Chico Xavier y Divaldo Pereira Franco, que son considerados como base fundamental de sus creencias espiritualistas.


        Las que nadie se las cree, ni ellos mismos, tergiversa la verdad, y lo peor para ellos los incriminan en esta maldad infame de falsificar el libro de Génesis publicado por Allan Kardec el día 6 de enero del 1868. 


        Los cogimos con las manos en la masa.



        Creen que ya no tendrán que preocuparse. Están lejos de la verdad. Es ahora que los tenemos con las manos en la masa. Quedarán en ridículo, y la credibilidad mundial los juzgará. No os daremos cuenta pronto que están derrumbado y sin un plan B, por haber sido, malos, mentirosos, hipócritas e Infames. Quedarán en el ridículo mundial. 
        Carta de la FEB 1-5 en Portugués y en español


        ####### Traducción al Español #######
        Pagina 1

        LA GÉNESIS

        MILAGROS Y LAS PREDICCIONES
        SEGÚN EL ESPIRITISMO
        EDICIÓN FINAL

        El propósito de las preguntas formuladas últimamente acerca de lo que sería la edición definitiva de la Génesis, milagros y las predicciones según el Espiritismo, Federación Espírita de Allan Kardec Brasileña, a través de su Consejo de administración, llega oficialmente al movimiento espírita expresa su entendimiento nacional sobre el tema.

        Como todos saben, la primera edición de la obra salió a la luz, en París, el 6 de enero en 1868, seguido ese mismo año, la publicación de las segunda y terceros ediciones, absolutamente idénticas, simplemente reimpresiones de la primera edición. La 4 ª edición, que contiene en la cubierta y la portada el año 1868, se publicó sólo en la primavera de 1869, ya desencarnado el codificador, aunque manteniendo las mismas características de las tres primeras ediciones, con el cual no distingue en cualquier momento.

        La 5ª edición de la génesis, milagros y las predicciones según el Espiritismo, a diferencia de cuatro primeras ediciones, no contiene el año de su lanzamiento, ni en la portada o en la portada, por lo que hasta hace poco no era posible conocer con precisión la fecha publicada. Hoy en día y que el sitio electrónico de la Biblioteca Nacional de Francia, realizar un seguimiento de la fecha exacta de su fecha de lanzamiento: 23 de diciembre de 1872, en el revisado, corregido y ampliado.

        Como es conocido por todos, la quinta edición francesa, o que ella siguió y que son idénticos en todos los puntos, es el que ha servido de espejo a las traducciones en las diversas lenguas nacionales de los países del mundo, por haber sido la última edición revisada. Si he usado los traductores febianos Portugués, incluyendo el Dr. Guillón Ribeiro, siendo pertinente tener en cuenta que la primera edición brasileña de la obra, publicados en los años 80 del siglo XIX y traducido por Joaquim Carlos Travassos, Fortúnio, basado en la edición revisada, corregida y ampliada.

        No es nuevo en la controversia que el último libro de la codificación espírita habría sido "adulterado" .

        Después de la muerte de Allan Kardec, visto que suprime, modifica o agrega palabras, frases y párrafos completos que, en opinión de algunos, no fueron escritos por el autor y que tu desde 1884, 

        1 


        http://soyespirita.blogspot.com/2018/03/carta-de-la-federacion-espirita-de.html

        Seguir a Frank en Facebook

        ¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

        ¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
        Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

        Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

        “Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

        Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


        Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

        Mensajes en Fotos


        Body

















        1/15/16

        Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









        • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



        • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



        • Oración Magnética Mental. (Grupales),



        • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



        • Educación Espirita.


        Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



        Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






        Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








        Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











        Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












        REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



        • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

        • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

        • Obras Póstumas, Allan Kardec

        • Genesis

        • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

        • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











        Frank Montañez

        “Soy Espírita”

        Director de la Página


        Soy Espirita en Facebook

        Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

        Blog de Soy Espirita

        soyespirita@yahoo.com

        "Soy Espirita" en Twitter

        "Soy Espirita" en Google +

          No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





        NOTA Importante:




        Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




        Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




        Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




        Nombre del Artículo:


        Fecha Publicado:


        Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






        Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































        Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




        Audio Libros en Español GRATUITOS




        Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





        ¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





        Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


        Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




        Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


        ________________________________________




        NOTA ACLARATORIA:





        Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





        • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

        • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













        No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




        Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




        Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































        Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





        Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



        De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




        Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


        “A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





        Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


        Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

        Firmado por Allan Kardec.






        El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


        Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


        La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


        1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






        Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



        En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



        EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



        El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


        Obras Póstumas – Allan Kardec







        TODOS SOMOS MÉDIUMS





        Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




        Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




        Channing






        Libro de Los Mediums - Capt. XVII


        Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


        Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


        "Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


        San Luis






        Mapa de Visitas

        Horarios en comparación a Puerto Rico