jueves, 26 de marzo de 2015

Profecía = Predicción = Adivinación - CUIDADO El Libre Albedrío es contrario a la adivinación. Las Profecías y que significan en el Espiritismo

La Profecía, no es una palabra bonita religiosa, que justifica la adivinación de modo religioso. Se les llama Profetas, a los que con una religión que los respalda, hablan del futuro, dejando a un lado el concepto de Libre Albedrío y violando las leyes naturales ya establecidas.  Cuando esto ocurre, no importa que se llame profecía o adivinación, de igual modo violenta los propósitos de Dios que imposibilita ejercer en el Libre Pensar para convertirse en meras máquinas. Dios no quiere máquinas, quiere libre pensadores que tomen decisiones, que estén aptos para decidir por el Bien o el Mal, aunque el Bien es lo correcto, es uno mismo que lo decide.


El Espiritismo ha sido claro en los Libros Codificados en cuanto a no avalar ninguna actividad adivinatoria.

Proliferan los que dicen que Dios me dijo, y los crédulos empedernidos, de inmediato les creen. Es como que creer debe se automático cuando se menciona a Dios.

Ningún Profeta que su Espíritus esta encarnado, o que haya existido, en otro tiempo, ha recibido ningún mensaje profético de DIOS y menos para predecir el porvenir o para hablar de   catástrofes   o cataclismos en contra de la humanidad, pues solo los Espíritus Puros y perfectos, pueden comunicarse con DIOS. Los profetas son solo Espíritus Superiores, ellos no pueden hablar directamente con DIOS. ¿Y porque se les llama Profetas? Eso lo discutiremos en este articulo. 

Son mentirosos y quedan al descubierto cuando sus llamadas profecias no se cumplen; DIOS solo se comunica con Espíritus Puros y Perfectos que no reencarnan más. Por lo tanto cualquier profeta que esta encarnado, no puede ser un Espiritu Puro y Perfecto, sino un Espíritu Superior y el Espiritismo, nos ha indicado que Dios solo habla con Espíritus   Puros y Perfectos y no con Espíritus Superiores o de menos nivel espiritual en Moral. Entonces si alguien dice que Dios le dijo, es mentiroso y pernicioso de acuerdo al Espiritismo.

Veamos las caracteristicas de los Los Espíritus Puros y Perfectos que ya no reencarnaran más, vea Ítem   #113 del libro de los Espíritus:


Primer orden. – Espíritus puros


112. Caracteres generales. – Influencia nula de la materia. Superioridad intelectual y moral absoluta en comparación con los Espíritus de los otros órdenes.
113. Primera y única clase. – Han recorrido todos los grados de la escala y se han despojado de todas las impurezas de la materia. Alcanzaron la suma de la perfección de que es capaz la criatura, razón por la cual ya no habrán de sufrir pruebas ni expiaciones. Como no se encuentran sujetos a la reencarnación en cuerpos perecederos, realizan la vida eterna en el seno de Dios. Gozan de una dicha inalterable, porque no están sujetos a las necesidades ni a las vicisitudes de la vida material. Con todo, esa dicha no consiste en una ociosidad monótona que transcurre en perpetua contemplación. Son los mensajeros y los ministros de Dios, cuyas órdenes ejecutan para mantener la armonía universal. Dirigen a los Espíritus inferiores a ellos, los ayudan a perfeccionarse y les asignan su misión. Asistir a los hombres en sus padecimientos, incitarlos al bien o a la expiación de las faltas que los alejan de la felicidad suprema, es para ellos una grata ocupación. Se los designa a veces con los nombres de ángeles, arcángeles o serafines. Los hombres pueden entrar en comunicación con ellos, pero muy presuntuoso sería el que pretendiese tenerlos constantemente a sus órdenes.  



Entonces, debe estar claro, de acuerdo al Espiritismo, que los auto llamados Profetas de Dios, solo hacen alarde de un privilegio que no tienen, pues solo Espíritus Puros y Perfectos son los que se comunican con Dios directamente. No existe comunicación directa con espiritus Superiores encarnados que son solo los que tienen esa potestad de comunicarse con Dios directamente.




Solo los Espíritus Puros tienen la Misión de transmitir la Palabra de Dios…
  • Génesis Cap. I - #10, Allan Kardec según el Libro de Génesis: Ítem #10. “Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).
  • y en el Evangelio Según el Espiritismo: Artículo VI – Introducción: “El Espiritismo dice también que los espíritus pueblan el espacio; que Dios no se comunica con los hombres sino por mediación de los espíritus puros, encargados de transmitir su voluntad; y que los espíritus comunican con ellos durante la vela y durante el sueño.” Primera Parte - Capítulo III, #12, Libro el Cielo y el Infierno
  • (…) “Los Espíritus puros son los mesías o mensajeros de Dios que transmiten y ejecutan su voluntad. Llevan a cabo las misiones de importancia, presiden la formación de los mundos y la armonía general del universo, tarea gloriosa confiada sólo a quienes alcanzaron la perfección. Los Espíritus del orden más elevado son los únicos que participan de los secretos de Dios, porque se inspiran en su pensamiento y son sus representantes directos.”
  • Ya hemos admitido al ser espiritual y no podemos aceptar que su origen esté en la materia; pues bien, ¿cuál es, entonces, su punto de partida? En este terreno, los medios de investigación se equivocan, como en todo lo que se refiere al principio de las cosas. El hombre sólo es capaz de constatar aquello que existe. Sobre el resto, únicamente puede emitir hipótesis. Y ya sea porque este conocimiento sobrepasa el alcance de su inteligencia actual o porque tal conocimiento le pueda resultar ahora inútil o inconveniente. Dios no se lo concede ni siquiera por medio de la revelación. Lo que Dios revela a los hombres por intermedio de sus mensajeros y que, por otra parte, ellos mismos podrían deducir por sí del principio de la justicia soberana, que constituye uno de los atributos esenciales de la Divinidad, es que todos tienen un mismo punto de partida. Todos son creados simples e ignorantes y con idéntica aptitud para progresar mediante su actividad individual; que todos alcanzarán el grado de perfección compatible con la criatura gracias a sus esfuerzos personales y que todos, hijos de un mismo Padre, son objeto de igual solicitud, razón por la cual nadie recibe privilegios o dones especiales ni nadie está exento del trabajo que le es impuesto a los demás para alcanzar la meta. (CAPÍTULO XI, Génesis Espiritual, El principio espiritual. Ítem #7)





Ahora bien, un Espiritista de Verdad, no viola el concepto de no a la adivinación y menos por dinero. La Mediumnidad, nunca deberá prestarse para eso. Aquí podrán  evaluar lo que el capitulo   CAPÍTULO XXVI, del Libro EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO,.

"Dad gratuitamente lo que recibís gratuitamente".     

dice lo siguiente:

Misión de los profetas.
4. Se atribuye vulgarmente a los profetas el don de revelar el porvenir, de manera que las palabras "Profecías ypredicciones", han venido a ser sinónimas. En el sentido evangélico, la palabra profeta tiene una significación más extensa; se llama así a todo enviado de Dios con misión de instruir a los hombres y revelarles las cosas ocultas y los misterios de la vida espiritual. Un hombre puede, pues, ser profeta sin hacer predicciones, y ésta era la idea de los judíos en tiempos de Jesús; por esto cuando fue conducido ante el gran sacerdote Caifás, los Escribas y los Ancianos, estando reunidos le escupieron al rostro, le dieron puñetazos y bofetones, diciendo:   "Cristo, profetízanos y dí quién te ha pegado". Sin embargo, sucedió que los profetas tuvieron la ciencia anticipada del porvenir, sea por intuición, sea por revelación providencial, a fin de dar advertencias a los hombres; habiéndose realizado estos acontecimientos, el don de pronosticar el porvenir ha sido mirado como uno de los atributos de la cualidad de profeta.
Prodigios de los falsos profetas
5. "Se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, que harán grandes prodigios y cosas sorprendentes para seducir a los mismos elegidos". Estas palabras dan el verdadero sentido de la palabra prodigio. En la acepción teológica, los prodigios y los milagros son fenómenos excepcionales, fuera de la ley de la naturaleza. Siendo obras de Dios sólo las leyes de la naturaleza, puede derogarlas sin duda si le place, pero el simple buen sentido dice que no puede haber dado a los seres inferiores y perversos un poder igual al suyo, y aun menos el derecho de deshacer lo que ha hecho.  Jesús no puede haber consagrado tal principio. Si, pues, según el sentido que se da a estas palabras, el espíritu del mal tiene el poder de hacer prodigios tales que los mismos elegidos sean engañados, resultaría que, pudiendo hacer lo que Dios hace, los prodigios y los milagros no son privilegio exclusivo de los enviados de Dios, y nada prueban puesto que nada distingue los milagros de los santos, de los milagros del demonio. Es, pues, preciso buscar un sentido más racional a estas palabras.
No creáis a todos los espíritus.
6. Carísimos, "no queráis creer a todo espíritu", mas probad a los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas, se han levantado en el mundo. (San Juan, epístola I, cap. IV, versículo 1).
7. Los fenómenos espiritistas, lejos de acreditar los falsos Cristos y los falsos profetas, como afectan algunos decirlo, por el contrario, vienen a darles el golpe de gracia. No pidáis al Espiritismo ni milagros ni prodigios, porque declara formalmente que no los produce; así como la física, la química, la astronomía, la geología, etc., vinieron a revelar las leyes del mundo material, él viene a revelar las otras leyes desconocidas, las que rigen las relaciones del mundo corporal y del mundo espiritual, y como sus hermanas mayores de la ciencia, no son menos leyes de la naturaleza, y da la explicación de cierto orden de fenómenos incomprensibles hasta este día destruyendo lo que quedaba aún en el dominio de lo maravilloso.
Aquellos, pues, que intentasen explotar esos fenómenos en provecho suyo haciéndose pasar por mesías de Dios, no podrían abusar mucho tiempo de la credulidad y muy pronto serían descubiertos. Por lo demás, así como se ha dicho ya, estos fenómenos solos nada prueban; la misión se prueba por los efectos morales, que no es dado producir a un cualquiera. Este es uno de los resultados del desarrollo de la ciencia espiritista; averiguando la causa de ciertos fenómenos, levanta el velo de muchos misterios. Los que prefieren la obscuridad a la luz, son los únicos que tienen interés en combatirla; pero la verdad es como el sol: disipa las más densas nieblas. El Espiritismo viene a revelar otra categoría mucho más perniciosa de falsos Cristos y de falsos profetas, que se encuentra, no entre los hombres, sino entre los desencarnados: es la de los espíritus embusteros, hipócritas, orgullosos y pretendidos sabios que de la tierra han pasado a la erraticidad y toman nombres venerados para procurar a favor de la máscara con que se cubren, acreditar ideas a menudo muy extravagantes y absurdas. Antes de que las relaciones Mediúmnicas fuesen conocidas, ejercían su acción de un modo menos ostensible: por la inspiración, la Mediúmnidad inconsciente, auditiva o parlante.

El número de los que en diversas épocas, pero sobre todo en estos últimos tiempos, se han presentado por alguno de los antiguos profetas, por Cristo, por María, madre de Cristo, y aun por Dios, es considerable. San Juan previene contra ellos cuando dice: "Estimados míos, no creáis a todo espíritu, mas probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas se han levantado en el mundo". El Espiritismo da los medios de probarles, indicando los caracteres en que se reconocen los buenos espíritus, caracteres "siempre mortales y jamás materiales" (1). Al discernimiento de los buenos o malos espíritus es, sobre todo, a lo que deben aplicarse estas palabras de Jesús: "Se conoce la clase de árbol por su fruto; un buen árbol no puede producir malos frutos, y un mal árbol no puede producirlos buenos". Por la calidad de sus obras se juzga a los espíritus, como un árbol por la calidad de sus frutos.

INSTRUCCIONES DE LOS ESPÍRITUS

Los falsos profetas
8. Si alguno os dice: "Cristo está aquí", no vayáis, sino por el contrario, preveníos porque los falsos profetas serán numerosos. Más, ¿no veis las hojas de la higuera que empiezan a blanquear? ¿No veis sus numerosos renuevos esperando la época de florecer, y acaso no os ha dicho Cristo: Por el fruto se conoce el árbol? Sí, pues, los frutos son amargos, juzgad que el árbol es malo; pero si son dulces y saludables, decid: Nada puro puede salir de un mal tronco.Así, hermanos míos, es cómo debéis juzgar; las obras son las que debéis examinar.
__________
(1) Véase, para la distinción de los espíritus, el "Libro de los Médiums", cap. XXIV y siguientes.

Si los que dicen estar revestidos del poder divino están acompañados de todas las señales de semejante misión, es decir, si poseen allí más alto grado las virtudes cristianas y eternas: la caridad, el amor, la indulgencia, la bondad que concilia todos los corazones; si, en apoyo de las palabras, unen los actos, entonces podréis decir: verdaderamente son éstos los enviados de Dios. Mas desconfiad de las palabras melifluas, desconfiad de los escribas y fariseos que ruegan en las plazas públicas vestidos con largos ropajes. ¡Desconfiad de aquellos que pretenden tener el sólo y único monopolio de la verdad! No, no; Cristo no está allí, porque los que El envíe a propagar su santa doctrina y a regenerar a su pueblo, serán, a ejemplo del Maestro, dulces y humildes de corazón sobre todas las cosas; aquellos que deben por sus ejemplos y sus consejos, salvar a la humanidad que corre a su pérdida y vaga en las sendas tortuosas, aquellos serán, sobre todo, modestos y humildes. Todo lo que revela un átomo de orgullo, separadlo de vosotros como una lepra contagiosa que corrompe todo lo que toca. Acordaos de que "cada criatura lleva en su frente, sobre todo en sus actos, el sello de grandeza o de su decadencia. Id, pues, mi muy amados hijos, marchad sin desviaros, sin segunda intención, por la bendita senda que habéis emprendido. Marchad, marchad siempre sin miedo, alejad con valor todo lo que pudiera poner trabas a vuestra marcha hacia el fin eterno. Viajeros, no estaréis mucho tiempo en las tinieblas y en los dolores de la prueba, si os entregáis de corazón a esta dulce doctrina que viene a revelaros las leyes eternas y a satisfacer todas lás aspiraciones de vuestra alma hacia lo desconocido. De hoy en adelante podéis dar un cuerpo a esas sílfides ligeras que veis pasar en vuestros sueños y que, efímeras sólo podían encantar a vuestro espíritu, pero nada decían a vuestro corazón. Ahora? amados míos, la muerte ha desaparecido para hacer lugar al ángel radiante que conocéis: ¡al ángel de la esperanza y de la reunión! Ahora vosotros, que habéis cumplido bien la tarea impuesta por el Señor, nada tenéis que temer de su justicia, porque es padre y perdona siempre a sus hijos extraviados que piden misericordia. Continuad, pues, y avanzad sin cesar; que vuestra divisa sea la del progreso, la del progreso continuo y en todas las cosas, hasta que lleguéis, en fin, a ese término feliz en donde os esperan todos aquellos que os han precedido. (Luis. Bordeaux, 1861).

Caracteres del verdadero profeta
9. "Desconfiad de los falsos profetas". Esta recomendación es útil en todos tiempos, pero, sobre todo, en los momentos de transición en que, como en éste, se elabora una transformación de la humanidad, porque entonces una multitud de ambiciosos y de intrigantes se convierten en reformadores y en mesías. Contra estos impostores debe irse con mucho cuidado, y es deber de todo hombre honrado el descubrirlos. Sin duda que vosotros preguntaréis cómo podéis reconocerlos; yo os daré las señales. No se confía el mando de un ejército sino a un general hábil y capaz de dirigirlo; ¿creéis, pues, que Dios es menos prudente que los hombres? Estad ciertos de que El no confía las misiones importantes sino a los que son capaces de llenarlas, porque las grandes misiones son cargas muy pesadas que aniquilan al hombre demasiado débil para llevarlas. Como en todas las cosas el maestro debe saber más que el discípulo; para hacer avanzar a la humanidad moral e intelectualmente son necesarios hombres superiores en inteligencia y en moralidad; por eso son siempre espíritus muy adelantados, que han hecho ya sus pruebas en otras existencias, los que se encarnan con este objeto, porque si no son superiores el centro en el que deben obrar, su acción será nula. Sentado esto, deducid que el verdadero misionero de Dios debe justificar su misión por su superioridad, por sus virtudes, por su grandeza, por el resultado y la influencia moralizadora de sus obras.
Sacad también la consecuencia de que si por su carácter, por sus virtudes, por su inteligencia, está fuera del papel que quiere representar, o del personaje cuyo nombre tome, es sólo un histrión de baja esfera, que ni siquiera sabe copiar su modelo.
Otra consideración es necesaria, y es que la mayor parte de los verdaderos misioneros de Dios, lo ignoran; cumplen aquello para lo que han sido llamados por la fuerza de su genio, secundado por el poder oculto que les inspira, y les dirige sin saberlo, pero sin designio premeditado. En una palabra: "los verdaderos profetas se revelan por sus actos; por ellos se les conoce; mientras que los falsos profetas se llaman a si mismos enviados de Dios"; el primero es humilde y modesto; el segundo es orgulloso y lleno de sí mismo, habla con altanería, y como todos los mentirosos, siempre teme no ser creído.
Se han visto de estos impostores querer pasar por apóstoles de Cristo, otros por el mismo Cristo, y, lo más vergonzoso para la humanidad, es que hayan encontrado gentes bastante crédulas para dar fe a semejantes torpezas. Sin embargo, una consideración bien sencilla debería abrir los ojos del más ciego, y es que si Cristo se volviese a encarnar en la tierra, vendría con todo su poder y todas sus virtudes, a menos de admitir, lo que sería un absurdo, que hubiese degenerado; pues lo mismo que si quitáseis a Dios uno sólo de sus atributos no tendríais Dios; si quitáseis una sola de las virtudes de Cristo, no tendríais ya Cristo. Los que quieren pasar por Cristo, ¿poseen, acaso, todas sus virtudes? Esta es la cuestión; mirad, escudriñad sus pensamientos y sus actos, y reconoceréis que sobre todo les faltan las cualidades instintivas de Cristo: la humildad y la caridad, mientras que tienen lo que El no tenía: la ambición y el orgullo. Notad, además, que hay en este momento y en diferentes países, muchos pretendidos Cristos, como hay muchos pretendidos Elías, San Juan o San Pedro, y que necesariamente no pueden ser todos verdaderos. Tened por cierto que éstas son gentes que explotan la credulidad y encuentran cómodo el vivir a expensas de aquellos que les escuchan. No os fiéis, pues, de los falsos profetas, sobre todo en un tiempo de renovación, porque muchos impostores se llamarán enviados de Dios; se procuran una vana satisfacción en la tierra, pero una terrible justicia les espera; podéis tenerlo por seguro. (Erasto. París, 1862).

Los falsos profetas de la erraticidad
10. Los falsos profetas no están solos entre los encarnados; están también, en mucho mayor número, entre los espíritus orgullosos que, bajo apariencias de amor y de caridad, siembran la desunión y retrasan la obra emancipadora de la humanidad emitiendo a diestro y a siniestro sus sistemas absurdos que hacen aceptar por los médiums; y para mejor fascinar a aquellos que quieren engañar y para dar más peso a sus teorías, se apropian sin escrúpulo nombres que sólo con respeto pronuncian los hombres. Ellos son los que siembran los principios de antagonismos en los grupos, que les inducen a aislarse los unos de los otros y a mirarse con mal ojo. Esto basta para descubrirlos, porque obrando de este modo ellos mismos dan el más formal mentís a lo que pretenden ser. Los hombres, pues, que caen en un lazo tan grosero, son ciegos.Pero hay otros medios de conocerles. Los Espíritus del orden al cual dicen pertenecer deben ser no sólo muy buenos, si que también eminentemente lógicos y racionales. ¡Pues bien! Pasad sus sistemas por el tamiz de la razón y del buen sentido, y veréis lo que quedará de ellos. Convenid, pues, conmigo, que todas las veces que un espíritu indica como remedio a los males de la humanidad o como medios de llegar a su transformación cosas utópicas e impracticables, medidas pueriles y ridículas, cuando formula un sistema que se contradice con las más vulgares nociones de la ciencia, no puede ser sino un espíritu ignorante y mentiroso. Por otra parte, creed bien que si la verdad no es siempre apreciada por los individuos, lo es por el buen sentido de las masas, y esto es también un criterio. Si dos principios se contradicen, tendréis el peso de su valor intrínseco buscando al que tenga más eco y simpatía: "sería ilógico", en efecto, "admitir que una doctrina que viese disminuir el número de sus partidarios, fuese más verdadera que la que los viese aumentar"
Dios, queriendo que la verdad llegue para todos, no la concreta a un círculo estrecho y limitado; la hace brotar de diferentes puntos con el fin de que por todas partes la luz esté al lado de las tinieblas. Rechazad decididamente a todos esos espíritus que se presentan como consejeros exclusivos predicando la división y el aislamiento. Casi siempre son espíritus vanidosos y medianos, que procuran imponerse a los hombres débiles y crédulos prodigándoles alabanzas exageradas, a fin de fascinarles y ponerles bajo su dominio. Generalmente, éstos más bien son espíritus hambrientos de poder que, siendo déspotas públicos o privados cuando vivían, quieren tener aún víctimas para tiranizar después de su muerte. En general, "desconfiad de las comunicaciones que tienen un carácter de misticismo y extrañeza, o que prescriben ceremonias o actos extravagantes; en este caso hay siempre un motivo legítimo  de sospecha. Por otra parte, debéis creer también que cuando debe revelarse una verdad a la humanidad, se comunica, por decirlo así, instantáneamente a todos los grupos formales que poseen buenos médiums, y no a uno solo con exclusión de los demás. Nadie es médium perfecto si está obsesado; y hay obsesión manifiesta cuando un médium sólo es apto para recibir las comunicaciones de un espíritu especial, por alto que quiera ponerse él mismo. En consecuencia, todo médium, todo grupo que se creyera privilegiado por las comunicaciones que sólo ellos pueden recibir, y que, por otra parte, están sujetos a prácticas que rayan en superstición, están indudablemente bajo el peso de una obsesión de las más caracterizadas, sobre todo cuando el espíritu dominador usa nombre que todos, espíritus y encarnados, debemos honrar y respetar, y no dejar que se tomen en boca a cada instante. Es incontestable que sometiendo al crisol de la razón y de la lógica todos los datos y todas las comunicaciones de los espíritus, será fácil rechazar el absurdo y el error. Un médium puede estar fascinado, un grupo engañado; pero la comprobación severa de los otros grupos, mas la ciencia adquirida y la elevada autoridad moral de los jefes de los grupos, mas las comunicaciones de los principales médiums, que reciben un sello de lógica y de autenticidad de nuestros mejores médiums, harán rápidamente justicia a esos dictados mentirosos y astutos, dimanados de una turba de espíritus engañadores y malos. (Erasto, discípulo de San Pablo. París, 1862).
Nota. Uno de los caracteres distintivos de estos espíritus que quieren imponerse y hacer aceptar sus ideas extravagantes y sistemáticas, es el pretender, aun siendo ellos solos en su opinión, tener razón contra todo el mundo. Su táctica es evitar la discusión, y cuando se ven combatidos victoriosamente por las armas irresistibles de la lógica, rehúsan desdeñosamente responder y prescriben a sus médiums el que se alejen de los centros en que no son acogidas sus ideas. Este aislamiento es lo más fatal para los médiums; parece que sufren sin contrapeso el yugo de estos espíritus obsesores que les conducen, como ciegos, y los llevan a menudo por caminos perniciosos. (Véase en la Introducción el párrafo II: "Comprobación universal de la enseñanza de los espíritus". - Libro de los Médiums, cap. XXIII: "De la obsesión").
Jeremías y los falsos profetas
11. Esto dice el Señor de los ejércitos: no queráis oír las palabras de los profetas que os profetizan y os engañan: "hablan visión de su corazón", no de la boca del Señor:
- Dicen a aquellos que me blasfeman: El Señor dijo: paz tendréis; y a todo el que anda en la perversidad de su corazón, dijeron: No os vendrá mal. - ¿Mas quién asistió al consejo del Señor, que vió y oyó lo que dijo? "Yo no enviaba estos profetas, y ellos corrían; no les hablaba y ellos profetizaban". - He oído lo que dijeron los profetas que en mi nombre profetizan mentira y dicen: He soñado, he soñado. - ¿Hasta cuándo será esto en el corazón de los profetas, que vaticinan mentira, y que profetizan engaños de su corazón? - Pues si te preguntare este pueblo, o un profeta, o un sacerdote diciendo:
¿Cuál es la carga del Señor? Les dirás: Vosotros sois la carga y yo os arrojaré, dice el Señor. (Jeremías, capítulo XXIII, v. 16, 17, 18, 21, 25, 26 y 33). Voy a hablaros sobre este pasaje del profeta Jeremías, amigos míos. Dios, hablando por su boca, dijo: "Hablan visión de su corazón". Estas palabras indican claramente que ya en aquella época los charlatanes y los exaltados abusaban del don de profecía y lo explotaban. Abusaban, por consiguiente, de la fe sencilla especie de engaño era bastante general entre la nación Judía y es fácil comprender que el pobre pueblo, en su ignorancia, estaba en la imposibilidad de distinguir los buenos de los malos, y era siempre más o menos engañado por los que se daban el nombre de profetas, que sólo eran impostores o fanáticos. ¿Hay nada más significativo que estas palabras: "Yo no enviaba estos profetas y ellos profetizaban"? Más adelante dijo: "He oído lo que dijeron los profetas, que en mi nombre profetizan mentira y dicen: He soñado, he soñado"; indica de este modo uno de los medios empleados para explotar la confianza que se tenía en ellos. La multitud, siempre crédula, no pensaba averiguar la veracidad de sus sueños o de sus visiones; encontraba esto muy natural e invitaba siempre a estos profetas a que hablasen. Después de las palabras del profeta, escuchad los sabios consejos del apóstol San Juan, cuando dijo: "No creáis a todo espíritu, mas probad si los espíritus son de Dios"; porque entre los invisibles los hay también que se complacen en embaucar cuando tienen ocasión de hacerlo, si bien los más burlados son los médiums cuando no toman bastantes precauciones. Este es, sin duda, uno de los grandes escollos contra los cuales se estrellan algunos, sobre todo cuando son novicios en el Espiritismo. Para ellos es una prueba de la que no pueden triunfar sino con grande prudencia. Aprended, pues, a distinguir los malos de los buenos espíritus, para que vosotros mismos no vengáis a ser falsos profetas. (Luoz, espíritu protector. Carlsruhe, 1861).
A los ojos del vulgo ignorante, todo fenómeno cuya causa no se conoce pasa por sobrenatural, maravilloso y milagroso; una vez conocida la causa, se reconoce que el fenómeno, por extraordinario que parezca, no es otra cosa que la aplicación de una ley de la naturaleza. Así es que el círculo de los hechos sobrenaturales se estrecha a medida que se ensancha el de la ciencia. En todos los tiempos los hombres han explotado, en provecho de su ambición, de su interés y de su dominación, ciertos conocimientos que poseían, a fin de adquirir el prestigio de un poder digamos sobrehumano, o de una pretendida misión divina. Estos son falsos Cristos y falsos profetas; la difusión de las luces mata su crédito, y por esto su número disminuye a medida que los hombres se ilustran. El hecho de obrar aquello que a los ojos de ciertas gentes pasa por prodigio, no es, pues, señal de una misión divina, puesto que puede ser resultado de los conocimientos que cada uno puede adquirir, o de las facultades orgánicas especiales que el más indigno puede poseer, lo mismo que el más digno. 

El verdadero profeta se reconoce por caracteres más formales y exclusivamente morales.

Origen y conocimiento de la ley natural
619. ¿Ha dado Dios a los hombres los medios de conocer su ley?
“Todos pueden conocerla, pero no todos la comprenden. Los que la comprenden mejor son los hombres de bien y los que tienen el propósito de buscarla. No obstante, todos la comprenderán algún día, porque es necesario que el progreso se cumpla.
La justicia de las diversas encarnaciones del hombre es una consecuencia de ese principio, puesto que en cada nueva existencia su inteligencia está más desarrollada y comprende mejor lo que está bien y lo que está mal. Si todo lo relacionado con él debiera ser llevado a efecto en una sola existencia, ¿cuál sería la suerte de tantos millones de seres que mueren a diario en medio del embrutecimiento del salvajismo o en las tinieblas de la ignorancia, sin que hayan podido instruirse? (Véanse los §§ 171 a 222.)
620. El alma, antes de su unión con el cuerpo, ¿comprende la ley de Dios mejor que después de su encarnación?
“La comprende según el grado de perfección al que ha llegado, y conserva el recuerdo intuitivo de ella después de su unión con el cuerpo. No obstante, los instintos malos del hombre hacen que a menudo la olvide.”
621. ¿Dónde está escrita la ley de Dios?
“En la conciencia.”

[621a] – Dado que el hombre lleva en su conciencia la ley de Dios, ¿qué necesidad había de revelársela?
“El hombre la había olvidado o ignorado. Dios quiso que le fuese recordada.”

622. ¿Ha dado Dios a determinados hombres la misión de revelar su ley?
“Sí, por cierto. En todos los tiempos hubo hombres que recibieron esa misión. Son Espíritus superiores encarnados con el objetivo de hacer adelantar a la humanidad.”
623. Los que han pretendido instruir a los hombres en la ley de Dios, ¿no se equivocaron a veces? ¿No hicieron que los hombres se extravíen a menudo con principios falsos?
“Los que no estaban inspirados por Dios, y que por ambición se atribuyeron una misión que no les correspondía, sin ninguna duda han hecho que los hombres se extravíen. No obstante, como en definitiva eran hombres de genio, incluso en medio de los errores que enseñaron suelen encontrarse grandes verdades.”
624. ¿Cuál es el carácter del auténtico profeta?
“El auténtico profeta es un hombre de bien inspirado por Dios. Se lo puede reconocer en sus palabras y en sus acciones. Dios no puede servirse de los labios del mentiroso para enseñar la verdad.”
625. ¿Cuál es el ejemplo más perfecto que Dios ha ofrecido al hombre para que le sirva de guía y modelo?
“Ved a Jesús.”
Jesús es para el hombre el ejemplo de la perfección moral a la que puede aspirar la humanidad en la Tierra. Dios nos lo ofrece como el modelo más perfecto. La doctrina que Jesús enseñó es la más pura expresión de la ley de Dios, porque estaba animado del espíritu divino y es el ser más puro que ha aparecido en la Tierra. Si algunos de los que han pretendido instruir al hombre en la ley de Dios hicieron que a veces aquel se extravíe con principios falsos, ha sido porque ellos mismos se dejaron dominar por sentimientos demasiado terrenales, y porque confundieron las leyes que rigen las condiciones de la vida del alma con las que rigen la vida del cuerpo. Muchos presentaron como leyes divinas las que sólo eran leyes humanas, creadas para servir a las pasiones y dominar a los hombres.
626. Las leyes divinas o naturales, ¿sólo fueron reveladas a los hombres por Jesús? Antes de él, ¿sólo por intuición tuvieron ellos conocimiento de dichas leyes?
“¿No hemos dicho que están escritas en todas partes? Los hombres que han meditado acerca de la sabiduría pudieron, pues, comprenderlas y enseñarlas desde los siglos más remotos. Mediante sus enseñanzas, aunque incompletas, ellos prepararon el terreno para recibir la simiente. Dado que las leyes divinas se encuentran inscriptas en el libro de la naturaleza, el hombre pudo conocerlas cuando se propuso buscarlas. Por esa razón los preceptos que esas leyes consagran han sido proclamados en todos los tiempos por los hombres de bien, y también por eso encontramos sus elementos en la doctrina moral de todos los pueblos que salieron de la barbarie, aunque incompletos o alterados por la ignorancia y la superstición.”
627. Puesto que Jesús enseñó las verdaderas leyes de Dios, ¿cuál es la utilidad de la enseñanza impartida por los Espíritus? ¿Tienen estos que enseñarnos algo más?
“La palabra de Jesús solía ser alegórica y en forma de parábolas, porque hablaba conforme a los tiempos y lugares. Ahora es necesario que la verdad sea inteligible para todos. Hace falta explicar y desarrollar esas leyes, puesto que hay muy pocas personas que las comprenden, y menos aún que las practican. Nuestra misión consiste en impresionar los ojos y los oídos, para confundir a los orgullosos y desenmascarar a los hipócritas, que presentan las apariencias de la virtud y de la religión para encubrir sus bajezas. La enseñanza de los Espíritus debe ser clara e inequívoca, a fin de que nadie pueda alegar ignorancia y que cada uno la juzgue y la aprecie con su propia razón. Estamos encargados de preparar el reino del bien que Jesús anunció. Por eso es necesario que nadie pueda interpretar la ley de Dios con arreglo a sus pasiones, ni falsear el sentido de una ley que es por completo de amor y caridad.”
628. ¿Por qué la verdad no siempre ha sido puesta al alcance de todos?
“Es preciso que cada cosa llegue a su tiempo. La verdad es como la luz: hay que habituarse a ella poco a poco, de lo contrario deslumbra. ”Nunca sucedió que Dios permitiera al hombre recibir comunicaciones tan completas e instructivas como las que le es dado recibir en la actualidad. Había en la antigüedad, como sabéis, algunos individuos que se encontraban en posesión de lo que ellos consideraban una ciencia sagrada, a la que convertían en un misterio para quienes, a su entender, eran profanos. Debéis comprender, con lo que conocéis acerca de las leyes que rigen esos fenómenos, que dichos individuos sólo recibían algunas verdades dispersas en medio de un conjunto de ideas equívocas y casi siempre emblemáticas. Con todo, para el hombre estudioso no hay ningún sistema filosófico antiguo, tradición o religión que pueda   despreciarse, pues todos ellos contienen gérmenes de grandes verdades que –aunque parezcan contradecirse unas con otras, dispersas como se hallan en medio de accesorios sin fundamento– resulta muy fácil coordinar, gracias a que el espiritismo os ofrece la clave de una infinidad de cosas que, hasta ahora, han podido pareceros irracionales y cuya realidad hoy se os demuestra de una manera irrecusable. Por consiguiente, no dejéis de buscar en esos materiales temas de estudio: los hay muy valiosos y que pueden contribuir sobremanera a vuestra instrucción.”
Médiums proféticos 
– Variedad de los médiums inspirados o de presentimientos. Reciben, con el permiso de Dios, y con mayor exactitud que los médiums de presentimientos, la revelación de los acontecimientos futuros de interés general. Están encargados de transmitir ese conocimiento a los hombres, a fin de que se instruyan.
“Si bien hay profetas verdaderos, también los hay falsos. Estos últimos son mucho más numerosos, y confunden los devaneos de su propia imaginación con revelaciones, en caso de que no sean bribones que, por ambición, se presentan como profetas.” (Véase, en El Libro de los Espíritus, el § 624, “Caracteres del auténtico profeta”.)
Conclusión, libro de los Espíritus; Capt: VIII
Los Espíritus –preguntan algunas personas–, ¿enseñan una moral nueva, superior en algo a lo que dijo Cristo? Si esa moral no es otra que la del Evangelio, ¿para qué sirve el espiritismo? Este razonamiento se parece singularmente al del califa Omar, cuando se refería a la Biblioteca de Alejandría:
“Si sólo contiene lo que hay en el Corán –decía– es inútil y, por lo tanto, debe ser quemada. Si contiene otras cosas, es mala; por lo tanto, también hay que quemarla”.
No, el espiritismo no contiene una moral diferente de la de Jesús. Pero a nuestra vez preguntamos: antes de Cristo, ¿no tenían los hombres la ley que Dios entregó a Moisés? ¿No se encuentra su doctrina en el Decálogo? ¿Se dirá por eso que la moral de Jesús es inútil? Preguntamos también a los que niegan la utilidad de la moral espírita: ¿por qué la de Cristo es tan poco practicada? ¿Por qué esos mismos que proclaman con justa razón su sublimidad son los primeros en violar la más importante de sus leyes: la caridad universal? Los Espíritus vienen no sólo a confirmarla, sino también a mostrarnos su utilidad práctica. Tornan inteligibles y patentes las verdades que sólo habían sido enseñadas en forma alegórica. Además, junto con la moral, definen los problemas más abstractos de la psicología. Jesús vino a mostrar a los hombres el camino del verdadero bien. ¿Por qué razón Dios, que lo envió para recordarles su ley despreciada, no enviaría hoy a los Espíritus para hacer que la recuerden, y con mayor precisión, cuando los hombres la olvidan para sacrificarlo todo en pro del orgullo y la codicia? ¿Quién se atrevería a poner límites al poder de Dios y a trazarle sus vías? ¿Quién podría negar que –como lo afirman los Espíritus– los tiempos predichos ya han llegado, y que presenciamos aquellos otros en que verdades mal comprendidas o falsamente interpretadas deben ser reveladas de un modo ostensible para el género humano, a fin de apresurar su adelanto? ¿No hay algo providencial en esas manifestaciones que se producen simultáneamente en todos los puntos del globo? No es un solo hombre, un profeta que viene a advertirnos, sino que en todas partes surge la luz. Se trata de un mundo nuevo que se despliega ante nuestros ojos. Así como la invención del microscopio

nos mostró el mundo de lo infinitamente pequeño, mundo que ni imaginábamos; así como el telescopio nos mostró los millares de mundos, que tampoco imaginábamos, las comunicaciones espíritas nos revelan el mundo invisible que nos rodea, que se relaciona con nosotros sin cesar y sin que lo sepamos toma parte en todo lo que hacemos. En poco tiempo más, la existencia de ese mundo que nos espera será tan incontestable como la del mundo microscópico y la de los mundos perdidos en el espacio. En ese caso, ¿no sirve de nada que se nos haya hecho conocer todo un mundo, que se nos haya iniciado en los misterios de la vida de ultratumba? Es verdad que esos descubrimientos, si así se los puede llamar, contrarían en parte algunas de las ideas aceptadas. Pero ¿acaso los grandes descubrimientos científicos no han modificado también, trastocado incluso, las ideas más arraigadas? ¿No ha sido preciso que nuestro amor propio se doblegara ante la evidencia? Lo mismo sucederá con respecto al espiritismo: dentro de poco obtendrá derecho de ciudadanía entre los conocimientos humanos. Las comunicaciones con los seres de ultratumba han dado por resultado hacernos comprender la vida futura, hacérnosla ver, iniciarnos en el conocimiento de las penas y de los goces que nos aguardan según nuestros méritos y, por lo mismo, hacer que regresen al espiritualismo los que no veían en el hombre otra cosa que materia, nada más que una máquina organizada. Por eso tenemos razón al decir que el espiritismo eliminó al materialismo con los hechos. Si tan sólo hubiese producido ese resultado, el orden social debería agradecérselo. Pero hace más aún: muestra los inevitables efectos del mal y, por consiguiente, la necesidad del bien. La cantidad de personas cuyos sentimientos ha mejorado, cuyas malas tendencias neutralizó al apartarlos del mal, es mayor de lo que se cree y aumenta a diario, pues para ellas el porvenir ya no es algo impreciso, una simple esperanza, sino una verdad que se comprende y se explica cuando vemos y escuchamos a quienes nos han dejado, lamentarse o regocijarse de lo que hicieron en la Tierra. Quien es testigo de tales hechos, comienza a reflexionar y siente la necesidad de conocerse, juzgarse y enmendarse.

¿Qué es el Espiritismo?

Contrario de lo que muchos se piensan, el Espiritismo no es estar frente a una mesa y jugar a la Guija para la evocación de los espíritus.

Tampoco tiene nada que ver con el Tarot (Cartomancia), o Leer la Mano (Quiromancia), o con esos que se autodenominan médiums y espiritistas, sin ni siquiera conocer el Espiritismo en su fondo, o peor aún que hacen profesión de la Mediúmnidad sacando provecho de ello.Ninguna página social o sitio web que simplemente mencione a Allan Kardec o defina en sus palabras lo que significa el Espiritismo, significa que lo que están promoviendo o vendiendo y que lo quieren de alguna manera conectar con el espiritismo, Eso NO ES ESPIRITISMO. 

Diga no! a la
Adivinación
Al menor indicio que le mencionen, Cartas Astrales, Adivinación, Horóscopos o cualquier método para predecir el futuro o cualquier método para hacerle daño a otra persona mediante hechizos, brujerías, Limpias, Rituales Espirituales, Baños de Plantas, Sacrificios de animales o de personas o niños, nada de eso se practica por el Espiritismo.  Menos aun que indiquen que se comunican con los muertos, pues nuestras comunicaciones espirituales son con espíritus desencarnados buenos, elevados y VIVOS, porque el Alma desencarnada es Inmortal y por lo tanto el espíritu desencarnado es un ser espiritual con vida, vivo.

No te dejes confundir con los que les podemos llamar Mercaderes Espirituales, NO ACEPTADOS POR NUESTRA FILOSOFÍA ESPIRITA.

Esta es la definición correcta del Espiritismo:
"El Espiritismo es la ciencia que trata sobre el origen y el destino de los espíritus y las relaciones que pueden establecer con el hombre. El Espiritismo es la filosofía que resulta de estas relaciones, y el resultado de estas comunicaciones que se constituyen en hechos demostrados."
Vea el vídeo de este tema a continuación:

¿Qué es Ser Espirita?



En el Libro de los Espíritus, Allan Kardec deja en claro la locución “mundo espirita”  (monde spirite) como sinónimo de “mundo de los Espíritus”. Salvo cuando es empleada para designar a quien profesa el espiritismo, la palabra “espirita“ (spirite) significa “de los Espíritus”, es decir, perteneciente o relativo a los Espíritus. Reemplazarla por el vocablo “espiritual” (spirituel –spirituelle), implica alterar su sentido. Allan Kardec advirtió que para referirse a cosas nuevas hacen falta palabras nuevas, e introduce la palabra espirita como uno de esos neologismos. 

Así que, ese adjetivo se aplica a muchos vocablos: (doctrina, teoría, ciencia, alma, vida, escala, turbación, naturaleza, infancia, jerarquía), etc. En Plural, la encontramos junto a los términos visitas, fenómenos, comunicaciones, manifestaciones, ideas, creencias libros, etc. Por su parte la palabra “espiritual” es utilizada salvo pocas excepciones en su sentido tradicional.

Por lo tanto no se debe confundir El Espiritismo producto de la Codificación Espirita, muy bien definido por Allan Kardec con cualquier práctica de adivinación o el cobrar dinero por estos servicios espirituales que las consecuencias de sus actividades no sean en Bien Común o Moral

No estoy refiriéndome si lo deben hacer o no o si pueden publicar a Kardec o no, eso no es mi problema. Solo, indico que el que quiera decir que es espiritista y realiza cualquiera de esas actividades no aceptadas por nuestra Codificación Espírita y porque habla con los muertos por, un término muy mal usado, no puede considerarse espiritista según nuestra Codificación Espirita.  Porque la Codificacion enfáticamente nos advierte de no realizar esas prácticas de adivinación.

El Espiritismo Es una Filosofía que ahonda en las profundas cuestiones o interrogantes:
¿De dónde venimos?,
¿Quiénes somos?, y 
¿Hacia dónde vamos?
Es pues una revelación que no procede de la mano de un hombre, un profeta, o una colectividad religiosa, es una revelación que surge de los mismos espíritus. Jesús mismo es un espíritu elevado, cuya pureza lo hace ser el espíritu de más alta jerarquía en el orden de la Escala Espirita, mencionada en El Libro de Los Espíritus,

Por lo tanto los medios utilizados para predecir el futuro. Entre los más conocidos están los siguientes:


  • La Astrología o usar los HOROSCOPOS (a través de los astros),
  • El Tarot
  • La Cartomancia (a través de las cartas),
  • La Quiromancia (a través de los manos),
  • La Nigromancia (a través de los "muertos"),
  • La Cafemancia (a través del café y otras infusiones),
  • La Cleromancia (a través de conchas, piedras y huesecillos).
  • La Mediúmnidad por dinero
  • O cualquier arte de adivinación no tiene que ver nada con el Espiritismo. Pues DIOS lo prohíbe y fue indicado por Espíritus Superiores muy claramente.
La mayoría de los que consultan y pagan por los servicios de adivinos, hechicerospaleros, o cualquiera que lee la mano, o las cartas o practican la parapsicología que se utilice para predecir el futuro o el porvenir o se dedican a predecir el futuro de cualquier modo posible lo hacen por ignorancia o porque le han dicho que eso no es nada malo, que se puede hacer por diversión y de hecho se clasifica como un entretenimiento.

Pero lejos de ser diversión, esto tiene consecuencias, y se cometen grandes errores que redundan en afectarles y cobrarle muy caro por su osadía en sufrimientos y en manchar sus Almas para también afectar las faltas cometidas por la Ley de Causa y Efecto.  Sí; porque estas acciones son faltas cometidas, y 
  • ¿Porque se clasifican como faltas en nuestra filosofía? 
Son faltas, porque atentan con las leyes Naturales y las reglas de Libre Albedrío que todo ser humano tiene. Y no solo son faltas para los que buscan conocer el futuro o el porvenir, sino para aquellos que se dedican a vivir de estas prácticas engañosas. Nuestra filosofía es bien clara en cuanto a este tema.  

A continuación hablaremos sobre la lógica y la razón en por qué Dios no aprueba estas prácticas adivinatorias, además estableceremos claro el que cobrar por estos servicios no es actuar en Moral o Bien Común. No se puede cobrar por algo que se ha obtenido de gratis de los espíritus.  Es como cuando se encuentra algo y lo tratamos de vender sin que nos haya costado nada. 

Hemos estado publicando algunos artículos en los cuales se enfatiza 
El Libre AlbedríoLa Transformación Moral, hemos dicho que la comunicación con Espíritus Buenos y Elevados es la correcta y agradable a Dios y todo esto es para dar conocimiento lógico y con razón de lo que ya debemos saber y que nos afecta nuestro crecimiento espiritual.


Muchos leen nuestros artículos, los analizan y comentan que nos agradecen porque compartimos estos nuevos conocimientos que para muchos es nuevo, pero no es nuevo lo que ya estaba escrito en los Libros Codificados. Y eso está bien, pero luego de obtener este conocimiento, se adquiere además, el compromiso de cambiar nuestros hábitos.  Porque ya no se es ignorante.


Esta reflexión no solo está dirigida a los que acuden a estos lugares a buscar la información del porvenir, sino a los que con su facultad Mediúmnica ofrecen estos servicios, pues en vez de molestarte conmigo por decir esta verdad espiritual, y que tal vez no sabias, pues desearía que lo vieras como un aviso.

Este mensaje es para ti que te dedicas a este trabajo espiritual de decir el futuro y la de consultar espíritus impuros:

"Y que a través de esta información pudieras mirar las avenidas para modificar tu comportamiento. Te ayudará a que tu vida pueda ser diferente.  Pues siempre creíste que nada malo hacías, pero el resultado en tu propia vida no es una en la que puedas decir que es lo más feliz del mundo. Tienes tus problemas, y nunca sales de ellos aún con tus espíritus, que al no estar moralizados no son la ayuda que tu verdaderamente necesitas. Dirás que no puedes dedicarte a otra cosa, pues es lo único que sabes hacer.

        Yo te digo que si lo puedes hacer, pero debe ser tu propia decisión. No he venido a ir contra ti, pues yo te amo mucho y deseo que tu desarrollo espiritual pueda tener lugar hacia el bien. El utilizar los espíritus para predecir el futuro, para realizar trabajos espirituales en contra del Libre Albedrío o libre decisión de otra persona, es algo no agradable a Dios, que te ama mucho, y ha querido que por medio de este mensaje puedas salir de la situación en que estas.  Has estado suplantando el lugar de Dios con meras justificaciones que nada te ayuda a ti y por espiritus impuros y orgullosos que requieren que le rindas pleitesía haciendo rituales y sacrificios que en nada mueven el mundo espiritual.  Todo lo que haces que crees que son resultado de tus maquinaciones y de que tus facultades, NO SON PRODUCIDAS POR Los Buenos Espíritus QUE ESTAN AL LADO DE DIOS., y que afectan a otras personas y que por su ignorancia acuden a tus servicios. 

        Trabajas con el mundo espiritual, pero no conoces las reglas que lo regulan y que son dadas por el mismo Dios. No le quites el lugar que Dios se merece en tu corazón por hacer cosas que no ayudan a los seres humanos a progresar.  Te ofrezco información gratuita sobre lo que dijeron los espíritus de La Codificación. Verás que puedes obtener otra forma digna de vida y esas facultades bellas y hermosas que tienes pueda ayudar al bien común. Siempre hazte la pregunta, porque Frank escribe esto si lo que hace es atentar con mi sustento. Y yo te digo que lo hago es por tu bien espiritual, para que en vez de estancarte espiritualmente, puedas progresar y así lograr ser feliz en lo que queda de tu existencia. Ademas, porque he sido dirigido a decirlo por los espíritus elevados que desean el bien para tí.  Aunque hayas cometido muchos males, Dios te dá la oportunidad de rectificar tu camino hoy.

Considera esta intervención mía como una ayuda a tu desarrollo mediúmnico, déjame ayudarte, solo déjate ayudar.  Dios quiere darte esta oportunidad para que cambies tu vida hoy.  No mires lo económico como la solución a tus problemas hoy.  Un día me lo agradecerás.  Los espíritus que han motivado a que puedas leer esta información son espíritus que te conocen mejor que yo.  Y debes percibir que lo que estoy diciendo es cierto, aunque no lo quieras admitir."

Ahora vamos a continuar con este tema dirigido a los lectores que desean saber porque consultar a Médiums, Adivinos, Santeros para saber el porvenir o la suerte es en contra de las Leyes de Dios, averigua que nuestra Filosofía Espírita tiene que decir en cuanto a estas practicas…


Esta Reflexión tiene el propósito de desarrollar la conciencia y a que obtengas conocimiento que conduzca al cambio y a la Transformación Moral de cada individuo. Ahora bien, adquieres un conocimiento nuevo, ya sabes que no es solo por diversión, ¿cuál es el próximo paso?


Pretendemos que al evaluar lo que tenemos que decirte, realices los cambios necesarios para lograr activar tu crecimiento espiritual, que es a lo que todos aspiramos.

I - ¿Porque nuestra filosofía no está de acuerdo en cuanto a conocer el futuro o el porvenir?
Resumamos este tema en varios importantes subtemas que están muy lejos de ser de entreteniendo o diversión:


Definir porque nuestra filosofía no está de acuerdo en cuanto a conocer el futuro o el porvenir.


·         Porque no se debe cobrar por estos servicios, si los mismos son obtenidos gratuitamente.     
·         Las comunicaciones que estos mercaderes espirituales venden, no provienen de Espíritus Buenos y Elevados, sino de espíritus Inferiores o no Moralizados. 


En estos lugares te hablan bonito, te mencionan a Jesús y también te dicen que creen en Dios, y te dan la confianza que necesitas para acercarte y ellos venderte los servicios.

El Libro de GENESIS, escrito por Allan Kardec nos dice lo siguiente:


LAS PROFECÍAS SEGÚN EL ESPIRITISMO en el Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec, y en el CAPÍTULO XVI, en la sección Teoría de la Presciencia, nos dice lo siguiente con relación al conocimiento del porvenir:

Si no lo hace así, es porque el conocimiento del porvenir resultaría perjudicial para el hombredificultaría su libre albedrío.


Veamos lo que nos dice el Libro de Los Espíritus:
NOTA IMPORTANTE: Cuando presentamos extractos de los libros de la codificación, en este caso del El Libro de Los Espiritus, siempre aparece el número de la pregunta, se refiere a lo que Allan Kardec preguntó al Espíritu y luego inmediatamente lo que contestaron los Espíritus a Kardec.

Nota: Puedes obtener este libro dando Clic en el siguiente enlace: El Libro de Los Espiritus,

Libro de Los Mediums nos indica que preguntas le podemos hacer a los Espíritus, a fin que no entremos en el aspecto de conocer el porvenir:

Preguntas sobre el Porvenir
Libro de Los Médiums
Preguntas que se pueden formular a los Espíritus

289. Preguntas sobre el porvenir
7. ¿Pueden los Espíritus revelarnos el porvenir?
“Si el hombre conociera el porvenir descuidaría el presente.“Ese es un punto sobre el cual insistís reiteradamente, a fin de obtener una respuesta concreta. Se trata de un gran error, pues la manifestación de los Espíritus no constituye un medio de adivinación. En todo momento os decimos que si os obstináis en recibir una respuesta, os responderá un Espíritu frívolo.” (Véase El Libro de los Espíritus, “Conocimiento del porvenir”, § 868.)

8. Los Espíritus, sin embargo, ¿no anuncian en ocasiones, de modo espontáneo y verídico, acontecimientos que ocurrirán en el porvenir?
“Puede ocurrir que el Espíritu prevea cosas que juzga útil revelar, o que él tiene como misión dar a conocer. No obstante, en esos casos de debe desconfiar más aún de los Espíritus embusteros, que se divierten haciendo predicciones. Sólo el conjunto de las circunstancias permite reconocer el grado de confianza que esas predicciones merecen.” 
9. ¿De qué clase de predicciones debemos desconfiar más?
“De aquellas cuyo objetivo no sea de utilidad general. Las predicciones personales pueden, en su mayoría, ser consideradas apócrifas.” 
10. ¿Con qué objetivo los Espíritus anuncian espontáneamente acontecimientos que no se realizan?
 “Por lo general lo hacen para divertirse con la credulidad, el terror o la alegría que provocan; posteriormente, se ríen de la decepción. Con todo, algunas veces, esas predicciones falsas tienen un objetivo más serio: el de poner a prueba a aquellos a quienes se les anuncian, a fin de ver cómo las toman, y la clase de sentimientos, buenos o malos, que generan en ellos.”
OBSERVACIÓN – Tal sería, por ejemplo, el anuncio de algo que pueda despertar la codicia o la ambición, como la muerte de una persona, la perspectiva de una herencia, etc. 
11. ¿Por qué los Espíritus serios, cuando hacen que presintamos un acontecimiento, no especifican la fecha? ¿Es porque no pueden, o porque no quieren?
“Por ambas razones. En ciertos casos, pueden hacer que un acontecimiento sea presentido, en cuyo caso se trata de un aviso que os dan. En cuanto a precisar la fecha, a menudo no deben hacerlo; e incluso no pueden, porque ellos mismos lo ignoran. El Espíritu puede prever que un hecho ocurrirá, pero el momento exacto probablemente dependa de circunstancias que todavía no se hayan concretado, y que sólo Dios conoce. En cambio, los Espíritus frívolos, que no tienen escrúpulos en engañaros, determinan el día y la hora sin preocuparse por el resultado. Por eso, toda predicción circunstanciada debe despertar vuestra sospecha. “Os digo una vez más que nuestra misión consiste en haceros progresar. Para eso os ayudamos tanto como podemos. Nunca será engañado quien solicite sabiduría a los Espíritus superiores. Sin embargo, no creáis que perderemos nuestro tiempo en escuchar vuestras necedades y en deciros la buenaventura. Dejamos esa ocupación a los Espíritus frívolos, que se divierten con eso como niños traviesos. “La Providencia ha puesto límites a las revelaciones que se pueden hacer a los hombres. Los Espíritus serios guardan silencio acerca de todo lo que les está prohibido revelar. Quien insiste en obtener una respuesta se expone a las bribonadas de los Espíritus inferiores, que están siempre dispuestos a aprovechar las ocasiones que se les presentan para tender trampas a vuestra credulidad.”
OBSERVACIÓN – Los Espíritus ven o presienten los acontecimientos del futuro por inducción. Ven que los acontecimientos se realizan en un tiempo que ellos no miden como nosotros. Para precisar su fecha, tendrían que identificarse con nuestra manera de calcular el tiempo, lo que no siempre juzgan necesario. Esa es, muchas veces, la causa por la que se producen errores aparentes. 
12. ¿Existen hombres dotados de una facultad especial, que les permite entrever el futuro?
“Sí, aquellos cuya alma se desprende de la materia. En ese caso, el Espíritu es el que ve. Cuando lo considera útil, Dios les permite revelar ciertas cosas, con miras al bien. No obstante, incluso entre ellos hay impostores y charlatanes. Esa facultad llegará a ser más común en el futuro.” 
13. ¿Qué debemos pensar de los Espíritus que se complacen en predecir el día y la hora exacta en que alguien morirá?
“Son bromistas de mal gusto, y de muy mal gusto, que no tienen otro objetivo que gozar con el miedo que causan. Nunca hay que preocuparse por eso.”

14. ¿A qué se debe que algunas personas sean advertidas, a través de un presentimiento, de la fecha en que morirán?
“La mayoría de las veces, el propio Espíritu lo sabe en sus momentos de libertad, y la persona conserva la intuición de ello al despertar. Por esa razón, como están preparadas para el suceso, esas personas no se atemorizan ni se conmueven. En esa separación del alma y el cuerpo no ven más que un cambio de situación, o si lo preferís, y para emplear un lenguaje más corriente, sóloven el reemplazo de un vestido de tela pesada por uno de seda. El miedo a la muerte disminuirá a medida que se difundan las creencias espíritas.” 
290. Preguntas sobre las existencias pasadas y futuras
15. ¿Pueden los Espíritus revelar nuestras existencias pasadas?
“Algunas veces Dios permite que os sean reveladas, según el objetivo. Si es para vuestra edificación e instrucción, esas existencias son reales y, en ese caso, la revelación es hecha casi siempre en forma espontánea y absolutamente imprevista. No obstante, Dios nunca permite que eso suceda para satisfacer una vana curiosidad.” 
[15a] – ¿Por qué algunos Espíritus nunca se rehúsan a hacer ese tipo de revelaciones?
“Son Espíritus bromistas, que se divierten a expensas de vosotros. En general, debéis considerar falsas, o al menos sospechosas, todas las revelaciones de esa naturaleza que no se propongan un objetivo eminentemente serio y útil. Con la revelación de presuntos orígenes, los Espíritus burlones se complacen en lisonjear el amor propio de las personas. Hay médiums y creyentes que aceptan a pie juntillas lo que les dicen al respecto, sin notar que el estado actual de sus Espíritus no justifica de ningún modo la categoría que pretenden haber ocupado. Esa pequeña vanidad sirve de entretenimiento a los Espíritus burlones tanto como a los hombres.  Sería más lógico, y más en consonancia con la marcha progresiva de los seres, que esas personas hubiesen ascendido, en lugar de descender, lo que sin duda les resultaría más honroso. Para que se pueda dar crédito a esa clase de revelaciones, es preciso que sean hechas espontáneamente, a través de diversos médiums, que no se conozcan entre sí, ni que conozcan lo que fue revelado anteriormente a cada uno. Sólo entonces habrá una razón evidente para creer.”

[15b] – Puesto que no podemos conocer nuestra individualidad anterior, ¿sucede lo mismo con la clase de vida que hemos tenido, la posición social que ocupamos, las cualidades y los defectos que predominaron en nosotros?
“No, eso puede ser revelado, porque podéis utilizarlo para vuestro mejoramiento. Con todo, por otra parte, al estudiar vuestro presente podréis deducir por vosotros mismos vuestro pasado.”(Véase El Libro de los Espíritus, “Olvido del pasado”, § 392.)

16. ¿Podemos obtener alguna revelación acerca de nuestras existencias futuras?
“No; todo lo que ciertos Espíritus os digan al respecto no será más que una broma. Esto se comprende fácilmente, porque vuestra existencia futura no se puede determinar con antelación,ya que dependerá de vuestro proceder en la Tierra, así como de las resoluciones que adoptéis en el estado de Espíritu. Cuanto menos tengáis para expiar, tanto más dichosa será vuestra próxima existencia. No obstante, saber dónde y cómo transcurrirá, os lo repetimos, es imposible, salvo en el caso especial y raro de los Espíritus que sólo se encuentran en la Tierra para cumplir en ella una misión importante, porque entonces su camino se encuentra, en cierto modo, trazado con anticipación.”


Libro de Los mediums, no es permitido saberlo tos:
Item #300. ¿Para qué sirve la enseñanza de los Espíritus –alegarán algunas personas–, si no nos ofrece mayor certeza que la enseñanza humana? La respuesta es fácil. No aceptamos con la misma confianza la enseñanza de todos los hombres y, entre dos doctrinas, preferimos aquella cuyo autor nos parece más ilustrado, más capaz y juicioso, y menos accesible a las pasiones. De la misma manera se debe proceder con los Espíritus. Si bien entre ellos los hay que no están por encima de la humanidad, muchos son también los que la han superado, y que pueden ofrecernos instrucciones que en vano buscaríamos entre los hombres más instruidos. Debemos dedicarnos, pues, a distinguirlos entre la multitud de los Espíritus inferiores, en caso de que queramos ilustrarnos. El conocimiento en profundidad del espiritismo nos conduce a que hagamos esa distinción. No obstante, esas instrucciones tienen un límite, porque si no es dado a los Espíritus saberlo todo, con más razón debe ser así en el caso de los hombres. Por consiguiente, hay cuestiones sobre las cuales sería inútil interrogar a los Espíritus, ya sea porque se les prohíbe revelarlas, o porque ellos mismos las ignoran, de modo que al respecto sólo pueden darnos su opinión personal. Ahora bien, son precisamente esas opiniones personales las que los Espíritus orgullosos presentan como verdades absolutas. Insisten, sobre todo, en aquello que debe permanecer oculto, como el futuro y el principio de las cosas, a fin de dar la impresión de que están en conocimiento de los secretos de Dios. Por esa razón, son esos los puntos sobre los cuales existen más contradicciones. (Véase el capítulo precedente.)
VII.- Conocimiento del porvenir

Libro de los Mediums, prohíbe decir el porvenir: Item No. 300

No. 300. ¿Para qué sirve la enseñanza de los Espíritus –alegarán algunas personas–, si no nos ofrece mayor certeza que la enseñanza humana? La respuesta es fácil. No aceptamos con la misma confianza la enseñanza de todos los hombres y, entre dos doctrinas, preferimos aquella cuyo autor nos parece más ilustrado, más capaz y juicioso, y menos accesible a las pasiones. De la misma manera se debe proceder con los Espíritus. Si bien entre ellos los hay que no están por encima de la humanidad, muchos son también los que la han superado, y que pueden ofrecernos instrucciones que en vano buscaríamos entre los hombres más instruidos. Debemos dedicarnos, pues, a distinguirlos entre la multitud de los Espíritus inferiores, en caso de que queramos ilustrarnos. El conocimiento en profundidad del espiritismo nos conduce a que hagamos esa
distinción. No obstante, esas instrucciones tienen un límite, porque si no es dado a los Espíritus saberlo todo, con más razón debe ser así en el caso de los hombres. Por consiguiente, hay cuestiones sobre las cuales sería inútil interrogar a los Espíritus, ya sea porque se les prohíbe revelarlas, o porque ellos mismos las ignoran, de modo que al respecto sólo pueden darnos su opinión personal. Ahora bien, son precisamente esas opiniones personales las que los
Espíritus orgullosos presentan como verdades absolutas. Insisten, sobre todo, en aquello que debe permanecer oculto, como el futuro y el principio de las cosas, a fin de dar la impresión de que están en conocimiento de los secretos de Dios. Por esa razón, son esos los puntos sobre los cuales existen más contradicciones. (Véase el capítulo precedente.)

El provenir pertenece a los secretos de Dios. Entonces, los profetas no tienen permiso de revelar los secretos de Dios. Veamos el Libro de los Espíritus, que vuelve y recalca, que el futuro esta prohibido y pertenece al los Secretos de Dios.  Para que Dios quiere revelar sus secretos, si el futuro no es permitido saberlo parque interrumpe el Libre albedrío de los seres humanos. Entonces ¿para que sirven los llamados profetas? Para que con su ejemplo guíen a los hombre a su progreso espiritual.

Pregunta # 868. ¿Puede el futuro ser revelado al hombre?
- En principio, el porvenir se le oculta, y sólo en casos raros y excepcionales permite Dios su revelación.
Entonces está vedado el conocer el porvenir porque está oculto a los hombre y se constituye en "Secretos de Dios", que se necesita su autorización para poder revelarlo, pues solamente en casos raros y excepcionales que se permite ser revelado al hombre. Por lo tanto las profecías también son secretos de Dios. y si se revelan acontecimientos que no se cumplen y que sean falso, el Profeta, es tildado de falso y pernicioso... 

# 869. ¿Con qué propósito le es ocultado al hombre el porvenir?
- Si el ser humano conociera el futuro descuidaría el presente y no obraría con la misma libertad, porque estaría dominado por la idea de que si una cosa debe ocurrir no ha de ocuparse de ella; o si no, trataría de ponerle obstáculos. Dios no ha querido que fuese así, a fin de que cada cual coadyuve en la realización de las cosas, incluso aquellas a las que querría oponerse. De modo, pues, que tú mismo preparas muchas veces, sin sospecharlo, acontecimientos que sobrevendrán en el curso de tu vida.
# 870. Puesto que resulta útil que desconozcamos el porvenir ¿por qué Dios consiente, en ocasiones, el que nos sea revelado?
- Es cuando ese conocimiento anticipado debe facilitar la realización de algo en lugar de ponerle trabas, comprometiendo a actuar de otro modo del que se hubiera hecho de no mediar tal revelación del futuro. Por otra parte, a menudo suele ser una prueba. La perspectiva de un suceso puede despertar pensamientos más o menos buenos. Si un hombre debe saber, por ejemplo, que recibirá una herencia con la que no contaba, podrá ser tentado por la codicia, por el júbilo aumentar sus goces materiales, por el deseo de poseer antes esa fortuna, deseando tal vez la muerte de aquel que ha de legársela. O, por el contrario, tal perspectiva suscitará en él buenos sentimientos e ideas generosas. Si la predicción no se cumple, representa otra prueba: la de cómo soportará su desengaño. Pero no por ello dejará de tener el mérito o el demérito de los pensamientos buenos o malos que la creencia en el hecho haya engendrado en él.
Expliquemos un poco mejor lo acabado de expresar por Kardec, este ejemplo es muy clásico. Si un hombre busca que le digan el porvenir o el futuro, y el médium le indica que va a recibir una herencia.  Antes de tener este conocimiento todo estaba tranquilo. De pronto esta información que le proveen causará unos acontecimientos que antes no existían.    
Primero, la información de su futuro en que recibirá una herencia, al conocerla le llenará de alegría aparente y momentánea. Esto porque despertará sentimientos que antes no tenía, pero le activará sentimientos de codicia. ¿Que voy hacer con este dinero que antes no contaba?, y antes de tenerlo en sus manos ya está planificando como gastarlo, pero procurando que nadie se le acerque para que le dé dinero, despertando así, un sentimiento Egoísta.  Aquí se despierta la codicia y el egoísmo.
Segundo, al tardarse de cumplir la predicción, ahora le ataca deseos de desear la muerte del que le va a dejar la herencia para que pueda recibir el dinero lo antes posible.  Planificará tal vez la manera de que esto ocurra lo antes posible.  En ambos casos acumulará faltas en sus Faltas, lo cual significará que deberá pagar por estas faltas en el futuro o en otra reencarnación.
Tercero, si es una herencia deberá litigar con los herederos o con aquellos que creen ellos son los merecedores de la herencia.
Cuarto,  de no ocurrir la predicción, habrá perdido el dinero que le pagó al adivino y deberá lidiar en cómo soportará su desengaño.
Quinto: Las contaminaciones espirituales    ocasionaran una Obsesión Suceden cuando     una persona frecuenta o simplemente visita ambientes donde predomina la influencia de Espíritus inferiores o Impuros. Los lugares donde se practica la hechicería son propensos a contaminaciones obsesivas dado que no haya afinidad moral con el ambiente, sino inmoralidad. Espíritus atrasados, vinculados al lugar donde la persona fue, se envuelven en su vida mental, perjudicándola, y ocasionando una Obsesión que será bien difícil erradicar de su vida.


Todo esto creado por alguién irresponsable que al pretender ganar dinero, le creará a usted todos estos contratiempos.  Esto sin contar que usted cederá su derecho a decidir en la vida por una predicción del porvenir.  Entonces su curiosidad le ocasionará muchos problemas y el más grave de todos es que afectará sus faltas cometidas.
Muchos deciden dejar sus trabajos por lo que los adivinos dicen, hacen decisiones perjudiciales como mudándose de su casa, vendiendo sus propiedades o toman decisiones drásticas como invirtiendo todo su dinero en negocios inseguros o hasta sacando sus hijos de la escuela. 

Veamos lo que hicieron aquellos que creyeron en las predicciones del fin del mundo en el 21 de mayo de 2011, lo cual nunca ocurrió

LO MAS PERJUDICIAL ES QUE ESTAS ACTIVIDADES DE PREDICCIÓN AFECTAN EL LIBRE ALBEDRÍO DEL SER HUMANO. POR LO TANTO CECE Y DESISTA DE BUSCAR EL PORVENIR POR MEDIO DE ADIVINOS, BRUJOS O HECHICEROS.
871. Visto que Dios todo lo sabe, sabrá igualmente si un hombre debe fracasar o no ante determinada prueba. Pues bien, ¿para qué se necesita esa prueba, si no puede mostrar a Dios nada que ya no sepa acerca de esa persona?
- Tanto valdría preguntar por qué Dios no creó al hombre perfecto y realizado (párrafo 119); o por qué pasa el hombre por la niñez antes de llegar a la edad adulta (párrafo 379 y siguientes). La prueba no tiene por objeto instruir a Dios respecto al mérito de ese individuo, por cuanto Dios sabe perfectamente lo que vale, sino dejar a ese hombre toda la responsabilidad de su acción, puesto que es él libre de realizarla o no. Sabiendo que el ser humano posee la facultad de optar entre el bien y el mal, la prueba tiene por efecto el de confrontarlo con la tentación del mal y dejarle todo el mérito de resistirse a él. Ahora bien, aunque Dios sepa perfectamente, de antemano, si fracasará o no, no puede en su justicia ni penarlo ni recompensarlo por un acto que no ha realizado. (Ver párrafo 258).
Kardec: Lo mismo acontece entre los hombres. Por muy capaz que sea un aspirante, por mucha que fuere la certidumbre que tenga de que triunfará, no se le confiere ningún grado sin examen previo, esto es, sin someterlo a prueba. De igual manera, el juez sólo condena al acusado sobre la base del acto consumado y no por la presunción de que pueda o deba cometer ese acto.

Cuanto más reflexionamos sobre las consecuencias que resultarían, para el hombre, del conocimiento del futuro, tanto más vemos cuán sabia ha sido la Providencia al ocultárselo. La certidumbre de un acontecimiento dichoso lo sumergiría en la inacción. La de un suceso desgraciado, en el desánimo. En uno y otro caso sus fuerzas se verían paralizadas. De ahí que el porvenir sólo se muestre al hombre como un objetivo que debe alcanzar mediante sus esfuerzos, pero sin que conozca la serie de pruebas porque debe pasar para alcanzarlo. El conocer todos los incidentes del camino le quitaría su iniciativa y el uso de su libre albedrío. Se dejaría deslizar por la pendiente fatal de los acontecimientos sin ejercer sus facultades. Cuando el buen éxito de algo es cosa segura, ya no nos preocupamos del asunto.

II - ¿Porque no se debe cobrar por estos servicios, si los mismos son obtenidos gratuitamente?

Veamos lo que dice el Libro del Evangelio Según el Espiritismo, en el Capitulo XXVI. Nota: Puedes obtener este libro tambien dando Clic en el siguiente enlace: Evangelio Según El Espiritismo, ahora bien uniendo varios extractos de estos libros podemos llegar a conclusiones.

CAPÍTULO XXVI
Dad gratuitamente lo que recibís gratuitamente
Don de curar. - Oraciones pagadas. - Mercaderes echados del templo. - Mediumnidad Gratuita.

Don de curar

1. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, lanzad demonios;
"graciosamente recibisteis, dad graciosamente". (San Mateo, cap. X, v. 8).

2. "Dad gratuitamente lo que habéis recibido gratuitamente"; dijo Jesús a sus discípulos; por este precepto prescribe que no se haga pagar lo que uno mismo no ha pagado, y lo que ellos habían recibido gratuitamente era la facultad de curar a los enfermos y echar a los demonios, es decir, a los malos espíritus; este don se les dió gratuitamente por Dios para el alivio de los que sufren y para ayudar a la propagación de la fe, diciéndoles que no hicieran con él ningún negocio, ni un objeto de especulación, ni un medio de vivir.

Oraciones pagadas
3. Y oyéndolo todo el pueblo, dijo a sus discípulos: - Guardáos de los escribas, que quieren andar con ropas talares y gustan de ser saludados en las plazas, y de las primeras sillas en las sinagogas, y de los primeros asientos en los convites. - "Que devoran las casas de las viudas pretextando larga oración". Estos recibirán mayor condenación. (San Lucas,cap. XX, v. 45, 46 y 47. - San Marcos, cap. XII, v. 38, 39 y 40. - San Mateo, cap.
XXIII, y. 14).

4. También dijo Jesús: No hagáis pagar vuestras oraciones; no hagáis como los escribas, que bajo el pretexto de largas oraciones, "devoran las casas de las viudas"; es decir, acaparan las fortunas. La oración es un acto de caridad, un impulso del corazón, y hacer pagar lo que se dirige a Dios por otro, es constituirse en intercesor asalariado, pues entonces la oración no es más que una fórmula cuya duración está proporcionada a la cantidad que produce. Luego, una de dos: Dios mide o no sus gracias por el número de palabras; si se necesitan muchas, ¿por qué se dicen pocas o ninguna al que no puede pagar? Esto es una falta de caridad; si por el contrario, una sola basta, lo que sobra es inútil y entonces ¿por qué se hace pagar? Esto es una prevaricación. Si Dios no vende los beneficios que concede ¿por qué aquel, que ni siquiera es el distribuir, ni puede garantizar la obtención de ellos, hace pagar una súplica que no puede tener seguro resultado? Dios no puede subordinar un acto de clemencia, de bondad o de justicia que se solicite de su misericordia, a una cantidad de dinero; de otro modo resultaría que si la cantidad no se pagó o es insuficiente, la justicia, la bondad y la clemencia de Dios estarían en suspenso. La razón, el buen sentido y la lógica, dicen que Dios, la perfección absoluta no puede delegar a criaturas imperfectas el derecho de poner precio a su justicia. La justicia de Dios es como el sol; está por todo el mundo, lo mismo para el pobre que para el ricoSi se considerara como inmortal el tráfico que se hace con las gracias de un soberano de la tierra, ¿es, acaso, más lícito el vender las del Soberano del universo? Las oraciones pagadas tienen otro inconveniente; el que las compra, se cree muchas veces dispensado de rogar por él mismo, porque se considera en paz cuando ha dado su dineroSe sabe, además, que los espíritus se conmueven sólo por medio del fervor del pensamiento que se interesa por ellos; y ¿qué fervor puede tener aquel que encarga a un tercero que rece para él, pagando? ¿Cuál es el fervor de este tercero cuando delega su mandato a otro, éste a otro, y así sucesivamente? ¿No es esto rebajar la eficacia de la oración al valor de una moneda corriente?




Mercaderes echados del templo

5. Vienen, pues, a Jerusalén. Y habiendo entrado en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo: y trastornó las mesas de los banqueros, y las sillas de los que vendían palomas. - Y no consentía que alguno transportase mueble alguno por el templo. - Y les enseñaba diciendo: ¿No está escrito: mi casa, casa de oración será llamada de todas las gentes?  Más vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. - Cuando lo supieron los príncipes de los sacerdotes y los escribas, buscaban cómo quitarle la vida: porque le temían por cuanto todo el pueblo estaba maravillado de su doctrina. (San Marcos, cap. XI, v. de 15 a
18. - San Mateo, capítulo XXI, v. 12 y 13).

6. Jesús echó a los mercaderes del templo: con esto condena el tráfico de las cosas santas "bajo cualquier forma que sea". Dios no vende, ni su bendición, ni su perdón, ni la entrada del reino de los cielos; luego el hombre no tiene el derecho de hacerlos pagar.

Mediúmnidad Gratuita
7. Los médiums modernos - porque los apóstoles poseían también la Mediúmnidad - han recibido igualmente de Dios un don gratuito, que consiste en ser los Intérpretes de los espíritus para la instrucción de los hombres, para enseñarles el camino del bien y conducirles a la fe, y no para vender palabras que no les pertenecen, porque no son producto "de su concepción, ni de sus investigaciones, ni de su trabajo personal". Dios quiere que la luz llegue a todo el mundo, y no quiere que el más pobre quede desheredado y pueda decir: No tengo fe porque no he podido pagarlayo no he tenido el consuelo de recibir la ayuda y los testimonios de afecto de los que lloro, porque soy pobre. Por esta razón la Mediúmnidad no es un privilegio, sino que se halla en todas partes y hacerla pagar sería desviarla de su objeto providencial.

8. El que conozca un poco las condiciones en que se comunican los buenos espíritus y su repulsión por todo lo que es de interés y de egoísmo, sabe cuán poca cosa se necesita para alejarles; nunca podrá admitir que los espíritus superiores estén a disposición del primero que llegue y les llame, a tanto la sesión, pues el buen sentido rechaza tal pensamiento. ¿Acaso no sería una profanación evocar a precio de oro a los seres que nosotros respetamos o que queremos? Sin duda que de este modo pueden obtenerse manifestaciones; pero, ¿quién podría garantizar su sinceridad?

Los espíritus ligeros, mentirosos, traviesos y toda la cohorte de espíritus inferiores, muy poco escrupulosos, vienen siempre a responder y están dispuestos a lo que se les pregunta, sin que les dé ningún cuidado mentir. Luego, el que quiere comunicaciones formales, debe, desde luego pedirlas formalmente, y después penetrarse bien de la naturaleza de las simpatías del médium con los seres del mundo espiritual. La primera condición para adquirir la benevolencia de los buenos espíritus, es la humildad, el sacrificio la negación y el desinterés "moral y material" más absoluto.

9. Al lado de la cuestión moral se presenta una consideración efectiva no menos importante, que tiene relación con la misma naturaleza de la facultad. La Mediúmnidad formal no puede ser ni será nunca una profesión, no sólo porque sería desacreditada moralmente y muy pronto asimilada a la de los que dicen la buenaventura, sino porque se opone a ella un obstáculo material: el de ser una facultad esencialmente movible, fugitiva y variable, y sobre cuya permanencia nadie puede tener una completa seguridad. Luego, para explotarla, sería un recurso del todo incierto, toda vez que podría faltar en el momento que fuese más necesaria. Otra cosa sucede con un talento adquirido por el estudio y el trabajo y que por lo mismo, siendo una propiedad, naturalmente se permite sacar partido de él. Pero la Mediúmnidad ni es un arte ni es un talento, por lo cual no puede ser una profesión; sólo existe por el concurso de los espíritus, y si éstos hacen falta, ya no hay Mediúmnidad; la aptitud puede subsistir, pero el ejercicio está anulado. Así es que no hay ningún médium en el mundo que pueda asegurar la producción de un fenómeno espiritista en un momento dado. Explotar la Mediúmnidad, es pues, disponer de una cosa que realmente no se tiene, y afirmar lo contrario seria engañar al que la pagara; hay más aun, y es que el médium no dispone de "sí mismo", sino de los espíritus de las almas de los muertos, cuyo concurso se pone a precioEste pensamiento repugna instintivamente. El tráfico degenerado en abuso y explotado por el charlatanismo, la ignorancia, la credulidad y la superstición, motivó la prohibición de Moisés. El espiritismo moderno, comprendiendo lo formal del asunto, por el descrédito que ha echado sobre esta explotación, ha elevado la Mediúmnidad al rango de misión. (Véase el "Libro de los Médiums", capítulo XXVIII. - Y el "Cielo a Infierno", cap. XII.)

10. La Mediúmnidad es una cosa santa que debe practicarse santa y religiosamente. Si hay una clase de Mediúmnidad que requiere esta condición y de un modo más absoluto, es la Mediúmnidad curativa. El médico da el fruto de sus estudios, que ha hecho a costa de sacrificios, a menudo muy penosos; el magnetizador da su propio fluido y muchas veces su salud: éstos pueden poner precio a sus facultades; pero el médium que cura, sólo transmite el fluido saludable de los buenos espíritus, y por lo tanto no tiene derecho de venderlo, Jesús y los apóstoles, aunque pobres, no hacían pagar las curaciones que operaban.

Así, pues, el que no tenga de qué vivir, que busque recursos por otra parte y no en la Mediúmnidad; que no consagre en ello, si es necesario, sino el tiempo de que pueda disponer materialmente. Los espíritus ya tomarán en cuenta su sacrificio y abnegación, mientras que se retirarán de los que esperan hacer de esto un negocio.


III - Las comunicaciones que estos mercaderes espirituales venden, son comunicaciones de Espíritus Inferiores o no Moralizados


Podemos inferir sin temor a equivocarnos que efectivamente lo que comunican estos mercaderes espirituales son mensajes dados por espíritus inferiores




NINGÚN ESPÍRITU BUENO NI ELEVADO SE PUEDE PRESTAR PARA DAR MENSAJES A MERCADERES, CUANDO LA POSICIÓN DE DIOS AL RESPECTO, ESTA MAS QUE DEFINIDA Y SUSTENTADA CON TODA LÓGICA Y RAZÓN.

________________________________________________

Reflexión Final

En cuanto a consultar con Médiums, Adivinos, Hechiceros o todos aquellos que se dedican a decir el futuro, o el porvenir y que cobran por sus servicios y que cobran por sus servicios de Mediúmnidad y que transgreden las leyes establecidas por Dios y que Moisés lo mencionó en el Libro de Deteronomio, está claro que es incorrecto. El mismo Dios decidió que el futuro no se revelará porque interfiere con el Libre Albedrío del ser humano. Este nuevo conocimiento para los que evalúan esta reflexión debe ser lo suficiente contundente para desistir de esta práctica de acudir al menor indicio de problemas a consultar a otros para obtener respuestas.

Pero las personas que su trabajo es el adivinar el adivinar el futuro o porvenir pueden rectificar y pueden lograr que al rectificar su camino, pueda dedicarse al bien común, como lo he explicado anteriormente arriba en este articulo.

En todo esto su Génesis, en la mayoría de las ocasiones ocurre por ignorancia y falta de conocimiento, pero ay! de aquellos que sabiendo estas verdades, continúan realizando consultas sobre el porvenir, sobre cosas materiales que tampoco es agradable a Dios, y que en ocasiones buscando solución en cuanto a problemas de amores de los seres humanos, y que deben ser resueltos por los individuos y no por encantamientos y o ritos religiosos.


Cuando se asiste a estos lugares para lo siguiente:

  • Saber el porvenir o el futuro.
  • Consultar par saber información de la misma persona o de otra persona.
  • Para por medio de un trabajo espiritual con malos y bajos espíritus y así hacer algún daño material o físico con otros.
  • Para por medio de trabajos espirituales lograr con un familiar o un conjuge cambie su modo de pensar y traerlo nuevamente, interviniendo en su libre albedrío.
  • Buscando que problemas económicos y físicos sean resueltos.
  • Para hacerle daño físico o económico a otros.
O cualquier otro propósito ilícito, ocasiona faltas que luego tendrán que ser expiadas.  Entonces ya dejará de ser pura diversión, y se convertirán en transgresiones graves de las leyes espirituales y de Dios.  Su desarrollo espiritual será detenido y las faltas cometidos por los que acuden a lugar a solicitar estos servicios y a los que proveen los servicios también.

No creo que añadir algo más sea necesario. Por lo tanto dejo a que cada cual llegue a sus propias conclusiones.

Ya hemos visto cual es la posición de nuestra Filosofía Espirita con relación a este tema.

Hemos presentado el tema casi literalmente a lo que dice La Codificación Espirita.  Se define claramente al tipo de comunicación a la que se exponen aquellos que buscan siempre respuestas y van en búsqueda de consultar por sus pesares y a otros que consultan por sus egoísmos, su avaricia hacia la obtención o el temor a perder lo material, en fin una infinidad de propósitos.

Pero lo más importante es que aunque es un tema que a muchos les molesta tener que reconocer y que significa cambios radicales en sus vidas, es un tema que alguna vez en la vida debemos enfrentar.  Nuestra filosofía es una de Amor, Caridad y Moral, estamos claro en esto. Sabemos que nos exponemos a la crítica inmisericorde, pero la esencia es que tú eres alguien muy apreciado por Dios y sentimos que debemos ayudarte a entender estas cosas. Hoy has leído esto y quiera Dios que puedas reflexionar y rectifiques tu caminar por la vida.

Es tiempo de que no continuéis tu vida como un niño que no sabe a dónde ir, es tiempo que entiendas que tu paso por la vida ha tenido un propósito divino, tu eres responsable de todos tus actos, nadie más decide por ti.  No eres merecedor de una vida mejor si siempre quieres que otro decida por ti. Es tiempo de crecer, es tiempo de que pienses que mereces algo mejor, pero cuesta el cambiar nuestras actitudes en la vida.  La incertidumbre en que vives, las angustias que no sabes cómo quitarte de encima ha sido provocada precisamente por estas consultas fuera de lugar que has tenido.

El hombre mientras tiene un trabajo, una casa, dinero en el banco, que produce una paz mental efímera y pasajera, se desespera y no sabe qué hacer cuando eso que le daba tanta seguridad ya no está. Lo despiden a uno del trabajo, y ahora no sé qué hacer, no va haber dinero para sostenerme!, ¿qué hago ahora? Se pregunta. La angustia lo abate y finalmente opta por quitarse la vida o a robar, en fin que más pasa por su mente.

Pero aquellos que están firmes en sus convicciones, no temen porque acuden a la fuente del conocimiento eterno y obtienen el consuelo necesario.  Pues la vida tiene altas y bajas y con eso aprendemos a caminar y si lo hacemos en bien obtendremos los resultados positivos que se necesitan para la paz mental que tanto se busca.


Concluimos enfatizando que todo lo que el hombre hace para agradar a Dios no incluye lo siguiente para agradarlo:


·         No se puede Predecir el futuro o el porvenir,


·         No se debe cobrar dinero por los servicios de Mediúmnidad (Comunicación con los Espíritus, que pueda incluir comunicación con espíritus inferiores, orgullosos y posesivos que reclaman sean venerados),


·         Ni tampoco DIOS Necesita de ningún ritual o sacrificios de ninguna índole.  Todo aquel que le diga a usted que el espíritu requiere cualquier orden de ritual o sacrificio, ESO NO PROVIENE DE DIOS, SINO DE ESPIRITUS INFERIORES QUE HAN OBSESIONADO A LOS QUE RECLAMAN ESTOS ACTOS y que no han experimentado una transformación Moral aún.  Sus actos son de índole de orgullo porque reclaman estas actividades para si y le justifican a los Mercaderes Espirituales cobrar dinero por sus servicios.


Nuestra Filosofía Espírita, bajo ninguna circunstancia patrocina ninguna de estas prácticas que lejos de agradar a Dios, lo que hacen es afectar el Libre Albedrío e interfieren con la Ley de Causa y Efecto o sea su Karma de los individuos.

Enseñamos en nuestra filosofía el actuar y conducirnos en Moral o Bien Común, que es lo que transforma al hombre a uno de bien que interaccionando en esos términos con los seres humanos logra contribuir con el adelanto y progreso de la humanidad.
  

REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN

·         El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec
·         El Libro de Los Espiritus, Allan Kardec
·         Génesis, Allan Kardec
_______________________






Frank Montañez
“Soy Espírita”
Director de la Página
No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank

NOTA Importante:
Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado.  Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.

Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:

Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com
Nombre del Artículo:
Fecha Publicado:

Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.




widgeo.net



Revisado en: 3/26/14






Profecía

De Wikipedia, la enciclopedia libre


Una profecía (del latín prophetīa, y este del griego προφητεία, o quizá del griego φαινος, aparición) es, en la primera acepción del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, un «don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras».
Representación del Profeta Jeremías
hecha por 
Miguel Ángel.
Podría considerarse la existencia de diferencias entre los términos profecía y predicción. El Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española no marca límites tan precisos en el sentido de la palabra predicción, al señalar que predecir significa «anunciar por revelación, ciencia o conjetura algo que ha de suceder». Por lo tanto, la predicción puede involucrar un don sobrenatural, un proceso lógico-racional, o un juicio más o menos subjetivo basado en indicios u observaciones. Por el contrario, la mayoría de las acepciones del citado diccionario referidas a la palabra profecía señalan que se trataría de un «don sobrenatural», es decir, que sería «inspirada por Dios». Así, se sitúa a las profecías mayormente en el ámbito de la fe, sin ligarlas necesariamente a un razonamiento en la previsión del resultado predicho.

En grados diversos y formas variables, las religiones de la antigüedad hicieron referencia a hombres «inspirados» que afirmaban hablar en nombre de su dios. Pero en las grandes religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo, islam), las manifestaciones extraordinarias nunca constituyen lo esencial en los profetas, que se distinguen claramente de otros exaltados o simuladores por tener simplemente carácter de mensajeros. Las profecías eran, pues, consideradas simples indicadores del designio de Dios. Hasta la fecha, más allá de las evidencias científicas que puedan o no resultar suficientes para unos u otros, muchos seguidores de estas grandes religiones históricas afirman que, en buena medida, las profecías de sus libros sagrados se han cumplido.

Las profecías en Israel y en el cristianismo primitivo

En la tierra de Israel, los profetas se diferenciaban de los existentes en otros pueblos, por tener los siguientes rasgos:[1]
1) Eran considerados como hombres llamados por Dios, y varios de ellos narraron con claridad su vocación, e inclusive su reticencia inicial a seguir el llamado. Por lo tanto, se los estimaba como hombres que tenían una «experiencia de Dios»: hablaban a partir de lo que vivieron ellos.
2) Eran hombres de palabra. No se dedicaban a «adivinar». Interpretaban la historia «desde la perspectiva de Dios», y así señalaban las exigencias de Dios, tanto al pueblo como a los gobernantes y sacerdotes, para llevarlos por la senda del arrepentimiento y del amor.
3) Eran profundamente religiosos: sus palabras eran en todo coherentes con sus obras.
4) Eran intercesores por el pueblo delante de Dios. Por eso, una de las tres partes de la Biblia hebrea es llamada «nebi'im» (= profetas).
Siendo estos el carácter y la función de los profetas, no es de extrañar que la Biblia ponga a Moisés a la cabeza del linaje de los profetas, pues conoció al Señor Dios «cara a cara» (Deuteronomio 34, 10). Son ejemplos memorables de profetismo los profetas Elías y Eliseo, y los profetas «canónicos» Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós, Oseas, Miqueas, Sofonías, Nahúm, Habacuc, Ageo, Zacarías, Malaquías, Abdías, Joel, etc.
La comunidad cristiana primitiva reconoció que en ella se manifestaba nuevamente la inspiración profética, como señala explícitamente Pablo de Tarso: «El que profetiza habla a los hombres para edificarlos, exhortarlos y reconfortarlos... El que profetiza edifica a la comunidad» (I Corintios 14, 3-4).

La supervivencia de las profecías en el tiempo: la profecía de María

La característica común de las profecías que sobreviven al paso del tiempo es que han sido determinadas como tales después de que ocurrieron los hechos. Por ejemplo, el Nuevo Testamento incluye una perícopa en la que Jesús de Nazaret señalaba que el Templo de Jerusalén sería destruido (Mateo 24, 1-2) lo que, efectivamente, sucedió en el año 70 d.C. a manos de las legiones romanas comandadas por Tito.


Oración del Magnificat en la
 
Iglesia de la Visitación
(Ain Karim, 
Israel), escrita en hebreo.
Un ejemplo que los cristianos consideran extraordinario es la llamada «profecía de María», madre de Jesús. Ain-Karim, una pequeña ciudad situada siete kilómetros al oeste de Jerusalén, en la montaña de Judea, fue escenario de este vaticinio en los albores mismos de la era cristiana. Allí vivía Isabel con su esposo Zacarías, cuando María fue a visitarla. Luego del saludo inicial, María realiza un cántico de alabanza a Dios, el Magnificat. En el momento culminante del Magnificat, María profetiza:
«Todas las generaciones me llamarán bienaventurada».
Dice el escritor Giuseppe Ricciotti: «¿Cabría imaginar profecía más inverosímil que ésta?... Una muchacha de quince años escasos, desprovista de bienes de fortuna y de toda posición social, desconocida a sus compatriotas y habitante de una aldea no menos desconocida, proclamaba confiadamente que la llamarían bienaventurada todas las generaciones. ¡Fácil parecía coger la palabra a aquella muchacha profetizante con la certeza absoluta de verla desmentir antes de la primera generación! Hoy han pasado veinte siglos y puede hacerse el cotejo entre la predicción y la realidad. Ahora puede ver la historia sin trabajo si María previó con justeza y si la humanidad hoy la exalta más que a Herodes el Grande, entonces árbitro de Palestina, y que a Cayo Julio César Octaviano Augusto, entonces árbitro del mundo.»[2] Quizá sería aún más preciso, dadas las diferencias sociales existentes entre varones y mujeres en el siglo I, comparar la exaltación de María con la de la mujer más poderosa de su época, probablemente Livia Drusila (57 a.C. — 29 d.C.), tercera esposa de Augusto y emperatriz romana, deificada por Claudio, y preguntar quién de las dos ha sido más conocida y reverenciada a través de los tiempos.
A lo largo de la historia, los hombres han mencionado y comentado numerosas profecías, muchas de ellas oscuras y difíciles de desentrañar. El cumplimiento de la profecía de María, madre de Jesús, resulta evidente y constante para los cristianos después de tantos siglos, como también clara y concreta su formulación.

Artes adivinatorias y leyendas urbanas

Retrato de Nostradamus.
El término profeta se aplica in sensu stricto en el ámbito de la fe y se refiere, como se señaló anteriormente, al que transmite la palabra de Dios. En un sentido más laxo, se puede considerar una profecía a un «juicio o conjetura que se forma de algo por las señales que se observan en ello» (quinta acepción del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española). Se trataría de una afirmación clarividente sobre el futuro, en general; a veces consideradas como un viaje no físico a través del tiempo. Este otro tipo de llamadas profecías pueden tener como marco la parasicología o las artes adivinatorias, como es el caso de las Centurias de Nostradamus. Se trata de supuestas indicaciones de hechos futuros que según los escépticos están escritas con un lenguaje ambivalente y, por tanto, podrían referirse a casi cualquier evento que se pueda hacer coincidir con el hecho profetizado. Quizá debido a la oscuridad de sus cuartetas proféticas, éstas han perdurado por siglos y han sido a menudo interpretadas de forma distinta por diferentes estudiosos a lo largo de los años. Muchos libros han sido escritos basándose en estas varias interpretaciones, a pesar de que las diversas «lecturas» de su material han variado de una publicación a otra.


Ejemplos de ello son algunas presuntas referencias a Napoleón Bonaparte: «Un emperador nacerá cerca de Italia/ que al Imperio será vendido bien caro/ dirán con qué gentes se une/ será considerado menos príncipe que carnicero». En otra, puede leerse: «De simple soldado llegará a imperio/ de la ropa corta llegará a la larga/ valiente en armas, lo peor con la Iglesia/ vejará a los sacerdotes como el agua empapa la esponja». También las presuntas referencias a Adolf Hitler: «De lo más profundo del Occidente de Europa/ de gentes pobres un niño nacerá/ con su lengua seducirá a la muchedumbre/ su fama crecerá más en el reino de Oriente». Es la supuesta profecía que vaticina su nacimiento. Durante la Segunda Guerra Mundial alcanzó difusión la teoría de que la palabra «Hister» mencionada en otra cuarteta –II, 24– sea una aproximación fonética al nombre del dictador, a pesar de que también se trate del nombre latinizado del río Danubio.

En todos los casos, existirían diferencias en el nivel de claridad y precisión respecto de una profecía bíblica en el sentido estricto de la palabra, como fue la de María.

Lo mismo sucede con ciertas profecías tradicionales en las grandes religiones monoteístas, cuando son interpretadas fuera de contexto, como la «profecía de los papas» de san Malaquías, o las profecías apocalípticas, que tienen como tema principal el fin del mundo o Armagedón.

Algunas supuestas profecías son consideradas por algunos grupos solo como leyendas urbanas, como por ejemplo la leyenda correspondiente a los eventos del 11 de septiembre de 2001 que se hizo popular y circuló masivamente en la Internet luego de producido el ataque a las Torres Gemelas; mientras otros no están de acuerdo, y consideran que existirían antecedentes, tales como una cuarteta de las profecías de Nostradamus.







El Espiritismo no considera la adivinación como algo correcto, pues claramente interfiere en el Libre Albedrío. La Profecía es adivinación 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir a Frank en Facebook

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo?

¿Cómo reconocer un “Espiritista Verdadero”, en el Espiritismo? 
Un Espiritista Verdadero es aquel que según el Libro de Obras Póstumas, de Allan Kardec lo describe así:

Breve Contestación a los Detractores del Espiritismo

“Solo reconoce por adeptos suyos a los que practican su enseñanza, es decir, a los que trabajan en su propio mejoramiento moral, esforzándose en vencer sus malas inclinaciones, en ser menos egoístas y orgullosos, más afables, más humildes, pacientes, benévolos, caritativos para con el prójimo y moderados en todas las cosa, pues este es el signo característico del espiritista verdadero…”

Un Espiritista Verdadero, no es el que cobra menos dinero. Esos son “Charlatanes”, infiltrados en el Espiritismo. Los “Charlatanes”, son los que cobran dinero en el Espiritismo.


Evaluar a un Espiritista, y saber si es uno Verdadero, se necesita tener conocimiento adquirido, mediante la lectura de los Libros Codificados de Allan Kardec, Así se puede verificar la autenticidad.

Mensajes en Fotos


Body

















1/15/16

Un RESUMEN sobre los recursos del Espiritismo para sanar las Obsesiones Espirituales seria:









  • Moralización del Obsesado obteniendo su ascendencia Moral y luego al Obsesor moralizarlo.



  • Fortalecimiento de la "Voluntad" del Obsesado para que pueda Rechazar al Obsesor.



  • Oración Magnética Mental. (Grupales),



  • Magnetización del Obsesado, mediante Pases Magnéticos.



  • Educación Espirita.


Los postulados y la definición de la Filosofía Espirita antes expresada es nuestra razón de ser en esta red social. Por la naturaleza de este medio, muchas personas con diferentes corrientes de pensamiento y de diferente postura con relación al Espiritismo, pueden hacer comentarios a nuestras reflexiones. Esto nos llena de mucha satisfacción, porque ilustra claramente que el propósito de la existencia de esta página ha cometido su propósito al lograr cruzar barreras de idiomas y de pensamientos. Estamos muy claros en que nuestra filosofía es una de carácter Kardeciana y es la que promulga el deseo genuino de Dios en cuanto al comportamiento Moral de nuestra sociedad y de toda la raza humana, pero no tenemos ninguna conexión con otras corrientes de pensamiento sincretistas como lo son: Práctica de africanismo, indigenismos o ritualismos étnicos, Religiosos, folclóricos o sincréticos ni se hacen rezos, baños de plantas, consume de aguardiente o tabacos, inhalaciones toxicas, curaciones mágicas, maleficios o encantamientos y Santería.



Las obsesiones se Curan según el Espiritismo.






Excelente recurso de información según El Espiritismo, en el siguiente Libro Gratuito:








Todos están bienvenidos a comentar nuestras reflexiones, pero en nada esto significa que patrocinemos estas corrientes diferentes de pensamientos.











Queremos ser un faro, donde aquellos que desean encontrar el puerto seguro, puedan libremente acercarse al dialogo y a la comprensión. Jesús nos enseño a no hacer acepción de persona alguna, somos llamados a la comprensión y a la tolerancia con todos aquellos que aunque tengan pensamientos diferentes, siguen siendo seres humanos en el proceso de encontrar el sendero de la verdad en su camino evolutivo.












REFERENCIAS PARA ESCRIBIR ESTA REFLEXIÓN



  • El Evangelio Según El Espiritismo, Allan Kardec

  • El Libro de Los Espíritus, Allan Kardec

  • Obras Póstumas, Allan Kardec

  • Genesis

  • El Cielo Y el Infierno – Allan Kardec

  • El Libro de Los Médiums – Allan Kardec











Frank Montañez

“Soy Espírita”

Director de la Página


Soy Espirita en Facebook

Nuestro Canal Soy Espirita en Youtube

Blog de Soy Espirita

soyespirita@yahoo.com

"Soy Espirita" en Twitter

"Soy Espirita" en Google +

    No dejes de inscribirte en mi blog, así podrás recibir notificación de nuevas adiciones a mi página. Debes tener una cuenta de correo electrónico de gmail para poder hacer comentarios a los artículos y también para inscribirte en este blog. Además, si consideras que esta reflexión hoy ha sido de mucha ayuda, por favor compártela haciendo un enlace a tu muro en Facebook y no dejes de escribir un comentario para así saber que ha servido de ayuda a alguien. Gracias por leer este blog. Frank





NOTA Importante:




Si consideras que este articulo o reflexión es útil, y deseas citarnos en un artículo o nota que publiques en tu blog o en Facebook, por favor haz una mención de que obtuviste la información de un articulo nuestro ya publicado. Eso es actuar en Moral y bien común. No permitas que el atribuirte consciente o inconscientemente crédito por algo que copiaste de otro autor, afecte tu espiritualidad, y que cometas faltas que se han de acumulan a las que ya tienes.




Si me mencionas o no, no es importante para mí, pero sí; es una falta el atribuirte que la información publicada es de tu autoría al no hacer mención alguna del autor original, si no das el crédito al que originalmente lo creo, eso es propiedad intelectual y al no dar el crédito, constituye una falta de moralidad. Recomiendo que añadas al final de tu reflexión algo así:




Partes de esta reflexión ha sido tomada de un artículo publicado por Frank Montañez de “Soy Espírita” en su blog: www.soyespirita.blogspot.com




Nombre del Artículo:


Fecha Publicado:


Eso evitarás que actúes mal sin quererlo hacer, de eso se trata la Educación Espírita.






Los siguientes enlaces te conducen a estos temas ya publicados para ayudarte en tu desarrollo de educación espiritual:









































Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son mas fáciles de manejar. Te los ofrezco gratuitos en estos enlaces y en audio que son más fáciles de manejar.




Audio Libros en Español GRATUITOS




Los invito a que descarguen los AUDIO Libros en mi blog. No hay escusas para no leer el Libro de los Espíritus y el de Los Médiums, pues pueden escucharlos narrados. Visita mi blog o simplemente dale clic al libro que ves listado a continuación.





¡VIVA EL ESPIRITÍSMO!





Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO.


Haz clic en este enlace - AUDIO LIBRO – GÉNESIS




Espero estos enlaces te conduzcan a información que te ayude a lograr activar tu crecimiento espiritual, a través de la Transformación Moral.


________________________________________




NOTA ACLARATORIA:





Han notado que nuestras reflexiones se redactan para la Educación de nuestra filosofía, tal y como lo ilustran Los Espíritus de La Codificación Espirita dada a Allan Kardec. Muchas de estas enseñanzas lucen como que deben ser tratadas en la Casa Espírita y creo que sí; es esto correcto. Pero la mayoría de nuestros lectores no tienen acceso a Casa Espírita alguna, entonces no nos podemos quedar con las manos cruzadas esperando que Espíritus Impuros que sabiendo esta realidad se adelanten se introduzcan en los hogares de personas que con genuino interés se acercan a nuestra página buscando ayuda. Para ellos les sugiero considerar conformar un pequeño grupo de Estudios en su hogar. Así se deleitaran de las enseñanzas de los Espíritus. Estos dos enlaces te ayudaran a comenzar a conformar tu grupo de Estudio:





  • http://soyespirita.blogspot.com/2014/01/ley-de-sociedad-i-necesidad-de-la-vida.html

  • http://soyespirita.blogspot.com/2011/08/recomendaciones-para-los-nuevos-grupos.html













No demostramos compasión si no ayudamos a estas personas en estos lugares inaccesibles que no existe ninguna Casa Espírita cerca y tal vez nunca la habrá a no ser por nuestra educación por el Internet. Para muchos el desarrollo de la Mediúmnidad es tan serio que no han desarrollado aun Médiums en sus lugares de reunión. Pero eso no debe ser la norma, pues el mismo Allan Kardec nos apercibió de que esto era esencial en el desarrollo espiritual de las comunicaciones Mediúmnica.




Preferimos hacer accesible esta información para aquellos que genuinamente desean crecer espiritualmente, y yo soy el de pensar que si los deseos de estos nuevos allegados son encaminados al desarrollo de la Mediúmnidad, es preferible ayudarlos que dejarlos a expensas de Espíritus Impuros que aprovechándose del deseo más profundo de crecer espiritualmente intervengan para que esto no se logre.




Esta educación debe ser el detonador para el establecimiento de nuevos centros de reunión para nuevos allegados y esto cumple el propósito de la codificación y de la Ley de Progreso y Crecimiento espiritual a que todos tenemos derecho.









































Autenticidad de los libros Codificados por Allan Kardec según el Libro de Génesis, ¿Qué es una Opinión en el Espiritismo? y el propósito del Espiritismo con la Humanidad:





Ítem #10. Sólo los espíritus puros reciben la misión de transmitir la palabra de Dios, pues hoy sabemos que los espíritus están lejos de ser todo perfectos y que algunos intentan aparentar lo que no son, razón por la cual San Juan ha dicho: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” (Primera Epístola Universal de San Juan Apóstol 4:1).



De modo que nadie tiene la autoridad Espiritual ni Moral de realizar cambios a los libros codificados que no sean los dueños y autores originales; "Los Espíritus".




Veamos lo que dice la introducción del Libro de Génesis, comentado y firmado por Allan Kardec y lee como sigue: Introducción, De la primera edición, publicada en enero de 1868.


“A pesar de la intervención humana en la elaboración de esta





Doctrina, la iniciativa pertenece a los espíritus, pero no a uno en especial, ya que es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de muchos espíritus, puesto que si se basara en la doctrina de un espíritu no tendría otro valor que el de una "opinión personal". El carácter esencial de la Doctrina y su existencia misma se basan en la uniformidad y la concordancia de la enseñanza. Por tanto, todo principio no general no puede considerarse parte integrante de la Doctrina, sino una simple opinión aislada de la cual el Espiritismo no se responsabiliza.


Es esa concordancia colectiva de opiniones, sometidas a la prueba de la lógica, la que otorga fuerza a la Doctrina Espírita y asegura su vigencia. Para que cambiase, sería necesario que la totalidad de los espíritus mudasen de opinión, es decir, que llegase el día en que negasen lo dicho anteriormente. Ya que la Doctrina emana de la enseñanza de los espíritus, para que desapareciese sería necesario que los espíritus dejasen de existir. Y es por eso que esta Doctrina prevalecerá siempre sobre los demás sistemas personales, que no poseen, como ella, raíces por doquier. El Libro de los Espíritus ha consolidado su prestigio porque es la expresión de un pensamiento colectivo y general.”

Firmado por Allan Kardec.






El Libro de Génesis, escrito por Allan Kardec nos indica lo siguiente tambien:


Ítem #40. El Espiritísmo presenta, como ha sido demostrado (cap. I, n.º 30), todos los caracteres del Consolador prometido por Jesús. No es, en absoluto, una doctrina individual, una concepción humana; nadie puede decirse su creador (Pues sus creadores fueron los Espíritus). Es el fruto de la enseñanza colectiva de los espíritus presididos por el Espíritu de Verdad. No suprime nada del Evangelio: lo completa y aclara. Con la ayuda de las nuevas leyes que revela, en unión con las de la ciencia, hace comprender lo que era ininteligible y admitir la posibilidad de aquello que la incredulidad tenía inadmisible. Hubo precursores y profetas que presintieron su llegada. Por su poder moralizador, prepara el reino del bien sobre la Tierra.


La doctrina de Moisés, incompleta, terminó circunscrita al pueblo judío; la de Jesús, más completa, se extendió a toda la Tierra mediante el cristianismo, pero no convirtió a todos; el Espiritismo, más completo aún, con raíces en todas las creencias, convertirá a la Humanidad.1


1. Todas las doctrinas filosóficas y religiosas llevan el nombre de la individualidad fundadora, por lo que se dice: el Mosaísmo, el Cristianismo, el Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, etc. La palabra Espiritismo, por el contrario, no involucra a ninguna persona en especial; pero sí define a una idea general que indica, al mismo tiempo, el carácter y la fuente múltiple de la Doctrina. [N. de A. Kardec.]






Claramente Allan Kardec y El Espíritu de verdad que dictó los Libros Codificados que el Espiritísmo, más completo aún, es con raíces en TODAS LAS CREENCIAS y la fuente múltiple de la doctrina, refiriéndose a que con Moisés la Doctrina fue incompleta y la de Jesús se extendió mediante el Cristianismo, pero no convirtió a todos, por lo tanto es hoy que el Espiritísmo ha de ser de todos, todas las doctrinas religiosas, "Mosaísmo, Cristianismo, Mahometismo, el Budismo, el Cartesianismo, el Furierismo, el Sansimonismo, y yo ando los Musulmanes, los Hinduistas, los Ateos, los Laicos, los de Joaquín Trincado, los Santeros, Umbanda, en fin a "TODOS", es más incluyo, hasta los extraterrestres, Todos adelantaran sus Espíritus mediante las enseñanzas del Espiritísmo.



En el libro de Obras Póstumas, Allan Kardec, luego de haber dedicado 13 años a la Codificación Espírita, y haber codificado y publicado los 5 Libros Básicos, dijo lo siguiente refiriéndose al Espiritismo:



EL ESPIRITÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN Constituida…



El espiritismo es una doctrina filosófica que tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura; pero no es una religión constituida, dado que no tiene culto, rito ni templo, y que entre sus adeptos ninguno ha tomado ni recibido titulo de sacerdote o sumo sacerdote. Estas calificaciones son pura invención de la crítica.


Obras Póstumas – Allan Kardec







TODOS SOMOS MÉDIUMS





Libro de Los Mediums - Sobre los Médiums - X




Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los orienta hacia el bien, en caso de que sepan escucharlo. Ahora bien, poco importa que algunos se comuniquen directamente con él a través de una mediumnidad especial, y que otros sólo lo escuchen a través de la voz del corazón y de la inteligencia, pues no deja de ser su Espíritu familiar quien los aconseja. Llamadlo espíritu, razón o inteligencia: en todos los casos es una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras. Sin embargo, no siempre las comprendéis. No todos saben proceder de acuerdo con los consejos de la razón, no de esa razón que se arrastra y repta más de lo que camina, que se pierde en la maraña de los intereses materiales y groseros, sino de esa razón que eleva al hombre por encima de sí mismo y lo transporta a regiones desconocidas. Esa razón es la llama sagrada que inspira al artista y al poeta, el pensamiento divino que eleva al filósofo, el impulso que arrebata a los individuos y a los pueblos. Razón que el vulgo no puede comprender, pero que eleva al hombre y lo aproxima a Dios más que ninguna otra criatura; entendimiento que sabe conducirlo de lo conocido a lo desconocido, y le hace realizar las cosas más sublimes. Escuchad, pues, esa voz interior, ese genio bueno que os habla sin cesar, y llegaréis progresivamente a oír a vuestro ángel de la guarda, que desde lo alto del cielo os tiende la mano. Repito: la voz íntima que habla al corazón es la de los Espíritus buenos, y desde ese punto de vista todos los hombres son médiums.




Channing






Libro de Los Mediums - Capt. XVII


Amigos míos, permitidme que os dé un consejo, dado que avanzáispor un terreno nuevo, y si seguís la ruta que os indicamos no osextraviaréis. Se os ha dicho una gran verdad, que deseamos recordaros: el espiritismo es sólo una moral, y no debe salirse de los límites de la filosofía, ni más ni menos, salvo que quiera caer en el dominio de la curiosidad.


Dejad de lado las cuestiones científicas, pues la misión de los Espíritus no es resolverlas, ahorrándoos el esfuerzo de las investigaciones.


"Tratad antes de mejoraros, pues de ese modo progresaréis realmente".


San Luis






Mapa de Visitas

Horarios en comparación a Chicago